Leyenda de los héroes galácticos, Vol:9 Levantamiento

Capítulo 1.   EN LA FRONTERA .

Capítulo 2.  LAS ÚLTIMAS ROSAS DEL VERANO

Capítulo 3   REVERBERACIÓN

Capítulo 4.  FLORECIMIENTO

Capítulo 5.  EL INCIDENTE URVASHI

Capítulo 6.  LA REBELIÓN ES EL PRIVILEGIO DEL HÉROE

Capítulo 7.  QUIEN VIVE POR LA ESPADA…

Capítulo 8.  …POR LA ESPADA MUERE

Capítulo 9.  REQUIEM AETERNAM

  Capítulo 1. EN LA FRONTERA

 I

EL BANCO ESCONDIDO en un rincón del parque arbolado había sido uno de los lugares favoritos de Yang Wen-li. Desde el repentino fallecimiento de Yang, Julian Mintz, su hijo adoptivo y aprendiz en las artes de la guerra, había venido aquí en su lugar. Julian no creía en la comunicación con los muertos más que Yang, pero tomarse el tiempo para sentarse en silencio bajo los árboles se había convertido en una especie de ritual diario que le dio a su corazón inquieto algo a lo que aferrarse. Julian no le había mencionado este hábito a nadie, pero la noticia debía haberse difundido. Ese día vio a un chico con cabello negro y rizado acechando cerca. Después de algunas dudas, el chico se acercó para hablar.

«Disculpe, señor, pero ¿no es usted el teniente Julian Mintz?» Julián asintió. Los ojos del chico brillaron. El color llenó sus mejillas; incluso su respiración se aceleró. Se convirtió en la imagen misma de la adoración.

“Lo he estado siguiendo durante mucho tiempo, señor, quiero decir, siguiendo su carrera. Es un honor conocerte. Eres solo unos años mayor que yo, pero has hecho cosas increíbles y, bueno… ¡realmente te admiro!”

«¿Cuantos años tienes?» preguntó Julián.

«Trece, señor».

Las arenas del reloj de arena se elevaron ante los ojos de Julian. La película de su memoria rebobinaba a través del proyector; Julian sintió que se encogía, y los ojos del chico de cabello rizado fueron reemplazados por otro par que lo miraba, apacible, cálido e inteligente.

«¿Puedes adivinar lo que estoy pensando, Capitán Yang?»

 “Me has dejado perplejo, Julián. ¿Qué es?»

 “¡Realmente te admiro! Mira, sabía que no serías capaz de adivinarlo.”

 Julian se pasó una mano por el pelo rubio. Hace solo unos años, él mismo había estado en el lugar del niño, sin duda mirando a Yang exactamente de la misma manera. El mago más grande de la galaxia, ahora desaparecido para siempre. Julian lo había respetado, admirado, quería ser como él, o al menos seguir sus pasos de alguna manera. Ahora era el objeto de la adulación deslumbrada de otro chico.

«No soy el gran hombre que crees que soy», dijo Julian suavemente. “Acabé al lado de Yang, y eso siempre me puso del lado ganador. Fue suerte, pura y simplemente”.

“Oh, no, señor, la suerte por sí sola no puede llevar a alguien al frente de las fuerzas armadas de Iserlohn a la edad de solo dieciocho años. Realmente lo respeto, teniente, quiero decir, comandante. ¡De verdad!»

«Gracias. Intentaré no decepcionar”.

Julián le tendió la mano. Sabía por experiencia propia que esto era lo que el chico esperaba. Después de su apretón de manos, el chico se puso rojo de emoción. Julian se acomodó en el banco y cerró los ojos. ¿Era así como se transmitirían sus propias ideas? Ciertamente fue así como había heredado las de Yang.

No todas, por supuesto, solo una fracción, pero habían venido a él, una entrega de la antorcha de una generación a la siguiente. De pionero a seguidor. Cualquiera que valorara esa llama tenía la responsabilidad de pasarla al siguiente corredor antes de que se apagara.

Era agosto del 800 EE, tres días después de la proclamación de la República de Iserlohn. Julián tenía dieciocho años. Ya no podía ser un niño, ni en años, experiencia, o responsabilidades. En épocas posteriores, los historiadores se burlarían de la República de Iserlohn como «el gobierno conjunto de la viuda y el huérfano». Las primeras etapas de la república, al menos, justificaron esa burla. Cuando Yang murió, invicto en la batalla, su afligida viuda Frederica se convirtió en la líder política de la república, mientras que Julian, como había señalado su admirador en el parque, asumió el mando de su ejército. Todo esto había sido decidido por los líderes de Iserlohn, pero no se había visto como la mejor opción sino como la única. Si los forasteros tuvieran sus críticas, no podrían ignorarse por completo.

Pero sin un núcleo, Iserlohn no podía sostenerse, y la imagen residual de Yang Wen-li era el único núcleo que tenían. El jefe de administración de Alex Cazellnu, la valentía de Walter von Schenkopp, el liderazgo y la voluntad de actuar de Dusty Attenborough, la destreza de Olivier Poplan en el caza spartanian, la reputación de Willibald Joachim von Merkatz: todo esto ayudó a estabilizar el núcleo, pero ninguno podría haber ocupado su lugar. Para su crédito, todos estos hombres estaban al tanto de esto.

“El mayor milagro en la historia de Yang Wen-li no es su serie de victorias frente a la superioridad numérica, sino el hecho de que, incluso después de su propia muerte, no hubo lucha por el poder entre sus seguidores”, escribió un historiador del período. Había habido un éxodo significativo de la población de Iserlohn después del fallecimiento de Yang, cierto, pero nadie había tratado de usurpar la posición de Frederica o Julian. Por supuesto, siendo las interpretaciones más multitudinarias que los hechos, para otros historiadores esta misma estabilidad se convirtió en objeto no de admiración sino de ridículo.

“¿Quién, después de todo, buscaría activamente la realeza de algún remanso árido? Al final, los oficiales de Yang Wen-li coronaron a su esposa y pupilo con espinas. No eran más que exiliados en la frontera exterior…” Enfrentado a evaluaciones poco generosas de este tipo, Julian se vio obligado a conceder una cosa: de hecho, estaban en la frontera. No de la galaxia o de la alianza, sino de la propia raza humana. Sola en todo el espacio conocido, Iserlohn se negó a doblar la rodilla ante el Kaiser Reinhard von Lohengramm. La base era un lugar sagrado, poblado por herejes que se negaban a reunirse con la abrumadora mayoría de la humanidad.

Sólo en la frontera podía existir tal lugar, y por eso Julián llevaba la palabra con orgullo.

La frontera está más cerca del horizonte, se dijo, y el horizonte es donde amanece la nueva era.

Mientras regresaba del parque a su oficina, Julian se encontró con una conocida que bajaba del ascensor. Estaba vestida con un traje de piloto y su cabello era del color del té débilmente preparado.

“Cabo Kreutzer,” dijo asintiendo.

«Buenos días, teniente Mintz».

Todavía se sentían incómodos el uno con el otro. ¿Verdad? Tal vez sería así siempre. Lo que había entre Katerose “Karin” von Kreutzer y Julian no era tanto una alianza estable o una entente como la palabra “neutralidad” inscrita en una fina capa de hielo. Pero en un grupo tan pequeño como el de ellos, no podían permitirse engancharse al cuello del otro y, después de todo, tanto Julian como Karin habían elegido permanecer en Iserlohn. Una parte de sus corazones se superpuso, una parte que estaba decidida a ver un ideal importante hecho realidad. Quizás, al menos por el momento, eso fue suficiente. Intercambiaron algunas bromas más antes de que Karin cambiara su conversación al tema de los difuntos.

“El mariscal Yang nunca parecía realmente tan impresionante cuando lo conocías en persona. Pero estaba apoyando a la mitad de la galaxia, política, militarmente, incluso filosóficamente”.

Julián no dijo nada. Ella sabía que él estaba de acuerdo.

“Todavía no puedo creer que estuve a su lado”, continuó Karin. “Incluso si fue solo brevemente. Es extraño pensar en ti mismo como un testigo de la historia”.

«¿Alguna vez hablaste con él?»

 “Una o dos veces, pero nunca nada importante. Sin embargo, es gracioso: las cosas que olvidé inmediatamente después de que sucedieron vuelven a mí ahora claras como el agua”.

 Karin se llevó el dedo a los labios con suavidad.

“A decir verdad, no pensé en el mariscal como un gran hombre mientras estaba vivo. Pero ahora que se ha ido, finalmente estoy empezando a entender. Aquí en Iserlohn, sentimos su espíritu directamente, pero a medida que pasa el tiempo, crecerá y crecerá hasta que fluya a través de toda la historia”.

Con eso, Karin levantó una mano a modo de despedida y se alejó. Su expresión podría haber sugerido vergüenza por haber dicho demasiado, pero su paso rebosaba de vida y ritmo. Julian la vio irse, ajustando su boina negra sin ninguna razón en particular, luego se volvió hacia su oficina. Hace tres siglos, cuando Ahle Heinessen murió durante la Marcha larga, los que quedaron atrás lloraron y lamentaron su pérdida, pero ninguno intentó detener su viaje colectivo hacia lo desconocido.

Los que se quedaron en Iserlohn también habían llorado hasta hartarse y comenzaban a enfrentarse una vez más al presente y al futuro. Heinessen había caído, Yang se había perdido, pero la historia seguía adelante. Las vidas continuaron. El poder moldeaba a quienes lo poseían; los ideales se transmitían de un portador a otro. Mientras sobreviviera la raza humana, las hazañas de los que habían venido antes serían registradas y transmitidas a las generaciones siguientes. La historia, le había dicho una vez Yang a Julian, era la crónica común de toda la humanidad. Por dolorosos que fueran algunos recuerdos, no podían ser desterrados o ignorados. Julián suspiró. Dolía recordar cómo había terminado la vida de Yang. Pero olvidar sería aún más doloroso.

II

Cuando se interrogó a personas de edades posteriores sobre el último rango de Yang Wen-li en la Alianza de Planetas Libres, la mayoría respondió, sin dudarlo, si no con bastante precisión, «comandante supremo de las Fuerzas Armadas de la Alianza» o «Alto comandante de la Marina de la Alianza». Algunos fueron más precisos: «director del cuartel general operativo conjunto de la alianza y comandante en jefe de su Armada Espacial, conocido con el término ‘comandante supremo'». Por supuesto, todos estos estaban equivocados: desde el año 796 hasta su muerte en 799, Yang Wen-li fue oficialmente «comandante de la Fortaleza de Iserlohn y comandante de la Flota de Patrulla de Iserlohn».

En abril de 799 EE, cuando comenzó la Batalla de Vermillion, Yang Wen-li comandó prácticamente todas las fuerzas armadas de la alianza. Ciertamente, prácticamente todas las naves de la alianza capaces de realizar viajes interplanetarios se reunieron bajo su mando. Todo esto fue, por supuesto, con la bendición de Alexander Bucock, verdadero comandante en jefe de la armada espacial. Como resultado, aunque nadie criticó las acciones de Yang como ilegítimas o insubordinadas, le fue imposible satisfacer a todos. Incluso hubo quienes lo llamaron tímido, incapaz de actuar sin los debidos fundamentos legales. Pero Yang estaba demasiado ocupado para molestarse con todas las sutilezas y calumnias dirigidas a su persona. Dejando a un lado su propia tendencia a la introspección, la acción y la creación debían tener prioridad sobre la crítica. Lo que significaba que lo mismo era cierto para Julian. Incluso cuando tomaba medidas, Yang siempre se había preguntado: ¿Tengo razón? ¿No hay otra manera?

Julián hacía lo mismo. Sin embargo, formuló la pregunta de manera algo diferente: ¿Qué haría el mariscal Yang? Si todavía estuviera vivo, ¿estaría de acuerdo conmigo? Un enjambre de meteoritos dejado atrás por la desintegración de un planeta, eso era la República de Iserlohn después de la muerte de Yang. Era natural que tantos de sus residentes sintieran que el festival había terminado y abandonaran la base.

“Personalmente, estoy impresionado de que se hayan quedado más de seiscientos mil”, dijo Dusty Attenborough, mientras el vapor de su taza de café de papel le subía por la barbilla. «Cada persona es un mundo, supongo». Attenborough estaba trabajando frenéticamente para reforzar las habilidades de liderazgo de Julian.

Hoy, también, había expulsado “cortésmente” a un líder civil influyente que había suspirado que se habrían quedado felizmente si el mariscal Yang estuviera vivo.

“No necesitamos amigos como ese de todos modos que solo se los quieren acercar cuando el día pinta bien. Si se tratara de una serie de solivisión barata, suficientes quejas de la audiencia podrían devolverle la vida a un protagonista muerto. Pero no vivimos en ese mundo. Vivimos en un mundo en el que una vida perdida desaparece para siempre, que es lo que hace que la vida misma sea tan valiosa”.

«¡Escucha, Escucha!» Olivier Poplan aplaudió desde el otro lado de la mesa. “En una era más temprana, almirante Attenborough, podrías haber sido el próximo Job Trünicht. Qué desperdicio vestirte de uniforme militar.”

«Gracias, Gracias. Cuando sea nombrado presidente, serás el primero en la fila para el Premio Conmemorativo Job Trünicht”.

Julian se rio de sus bromas, en parte con alivio. Recordó su primer encuentro con Poplan después de la muerte de Yang, cuando encontró al comandante encerrado en sus habitaciones envuelto en una neblina etílica, con más de una docena de botellas de licor sobre la mesa. La personalidad de Olivier Poplan se componía de tres elementos: valentía, alegría y refinamiento, pero los tres ahora se habían evaporado, dejando al descubierto el esqueleto de su psique. Alguna vez conocido por su dandismo empedernido e irredente, Poplan había dejado de bañarse, abandonó el afeitado y ciertamente renunció a invitar mujeres a su cama, prefiriendo en cambio cavilar en el centro de una red tejida por él mismo de rabia, intoxicación y desesperación. Incluso la vista de sus dos visitantes no inspiró a la infeliz araña humana a levantarse de su asiento en la mesa.

“Parece que el alcohol finalmente ha envenenado mi cerebro”, dijo Poplan. “Estoy alucinando cosas que ni siquiera quiero. ¿A qué vienen las caras largas?

“comandante Poplan, tiene que dejar de beber. No es bueno para usted.»

Ninguna respuesta.

«Por favor, comandante».

«¡Cállate la boca! ¡¿Qué sabe un niño como tú?!” La voz de Poplan era fuerte y aguda, pero carecía de su habitual vigor y brillo. “¿Por qué tengo que recibir órdenes de alguien excepto de Yang Wen-li? Tengo derecho a decidir quién me da órdenes. ¿Eso no es democracia? ¿Eh?»

Su mano tembló cuando alcanzó su vaso, y solo logró volcarlo, junto con el whisky. Tomó esto con los ojos verdes que rebosaban de intoxicación, luego tomó una botella nueva, la última. Julian agarró el brazo de Poplan con ambas manos, pero no pudo encontrar las palabras adecuadas para decir. Tres segundos y medio después, Attenborough rompió el silencio.

“comandante Poplan, considere esta su notificación formal. Tras la muerte del mariscal Yang, Julian será nuestro líder”. La mirada eléctrica del piloto as atravesó a Julian y Attenborough, pero él escuchó.

“Permítame ser franco, comandante Poplan”, continuó Attenborough. “No permitiré que se cuestione el derecho de Julian a liderar, ni ninguna palabra o acción que socave la autoridad de nuestro liderazgo. Puede que Julian permita estas cosas, pero yo no.”

Ninguna respuesta.

«¿Tienes algún problema con eso? Entonces sal. Si no puedes ser útil para Julian, Iserlohn no te necesita.”

Después de unos segundos de silencio, Poplan dijo:

“No. No hay problema.»

Se agarró a los bordes de la mesa con ambas manos y, de algún modo, se obligó a levantarse con pies inestables. Lo siento, Julián. Sé que debes estar sufriendo mucho más que yo… Pero esto era algo que Olivier Poplan nunca podría decir en voz alta. Desapareció en el cuarto de baño durante veinte minutos, luego reapareció perfectamente arreglado y vestido, aunque todavía con mala cara, y le ofreció a Julian un respetuoso saludo.

 «¡comandante! Con tu permiso, a partir de hoy soy un hombre nuevo. Por favor, no te rindas conmigo”.

Desde ese momento, Poplan nunca más perdió la razón frente a los demás, ni olvidó sus responsabilidades como capitán de la Primera División Espacial.

“No eres el único cuyo temple está siendo probado, Julian. La historia nos plantea la misma pregunta a todos. Ya hemos perdido a Yang Wen-li; ¿Podemos evitar perder la esperanza, la unidad y la dirección?”

Las reflexiones de Attenborough describieron perfectamente cómo se sentía la generación más joven que se había quedado en Iserlohn. Yang Wen-li había sido su roca, pero lo habían perdido para siempre. Todos ellos, incluido Julián, tuvieron que preguntarse una vez más por qué luchaban. Incluso si la respuesta de Attenborough fuera su famoso «capricho y capricho», no podía ignorar los resultados que tendrían sus acciones. En una ocasión, Julian le había llevado cierta idea a Attenborough para que la discutiera.

«¿Que dices? ¿Obligar al imperio a adoptar una constitución? Attenborough se quedó atónito ante la idea, pero después de pensarlo un momento pareció la mejor de las opciones disponibles para ellos. Incluso una constitución antidemocrática podría servir como un hito en el camino de la autocracia a la democracia.

“Sí”, dijo Julián. «No hay necesidad de radicalismo, si el constitucionalismo nos da la oportunidad que necesitamos para infiltrarnos lentamente en el propio Imperio Galáctico».

Algo fácil de decir, pensó Julian con una sonrisa triste. Pero no tenía interés en hacer una última resistencia en Iserlohn y convertirse en mártires trágicos por la democracia ante la fuerza abrumadora del imperio. Se sentía así en parte debido a la influencia de Yang Wen-li, pero toda la Flota Yang compartía este territorio psíquico. Solo en la transmisión exitosa del gobierno republicano democrático a las generaciones posteriores se completaría su «capricho y capricho». Cambiar el Imperio Galáctico de una autocracia a un estado constitucional, si esto fuera posible, tal vez podría realizarse de manera más efectiva en el momento en que toda la humanidad estuviera unida en el mismo estado.

Rudolf von Goldenbaum se había apoderado de una sola democracia y la había convertido en una autocracia. ¿Sería imposible hacer lo mismo al revés? Una pequeña espina en la parte posterior de la mente de Julian fastidió sus cavilaciones. Permaneció incapaz de identificarlo durante varios segundos antes de que Attenborough cambiara de tema.

“Entonces, Julian, quiero decir, comandante Mintz. ¿No crees que probable que el Kaiser dirija una flota para atacar el Corredor Iserlohn?”

“No, no lo creo probable. No ahora, por el momento, el Kaiser concentrará sus esfuerzos en reorganizar el orden galáctico alrededor del Corredor Phezzan.”

“Pero está en la naturaleza del Káiser amar la guerra. ¿No se cansará finalmente de la paz y reabrirá las hostilidades con el pretexto de completar la unificación galáctica?”

“No puedo imaginarlo haciéndolo. Si el mariscal Yang aún viviera, la perspectiva podría intrigarlo. Pero…»

Pero con Julian Mintz como su oponente, simplemente no estará interesado, pensó Julian. Esto no fue autodesprecio sino una evaluación objetiva. Julian era un don nadie; su nombre no tenía ningún tono de autoridad o influencia, al igual que el de Yang antes del Rescate de El Fácil.

Aunque la situación de Julian era ligeramente diferente en el sentido de que al menos podía invocar el nombre de su difunto padre y maestro, lo que no había sido una opción para Yang.

Julian entendió que nunca sería igual a Yang, y tal vez esa comprensión fue lo que le dio dirección y estabilidad a su paso mientras caminaba hacia el futuro.

Frederica Greenhill Yang estaba descansando en su habitación, los ojos color avellana se volvieron hacia la foto de su difunto esposo que tenía en su mesita de noche. Yang Wen-li le devolvió la sonrisa tímidamente desde dentro del marco. Se habían conocido cuando Yang era un oficial recién nombrado con pocas perspectivas aparentes de promoción o condecoración. La había dejado por última vez luciendo exactamente igual. ¿Cuántos hechos se habían acumulado en los doce años transcurridos entre el primer encuentro y la despedida definitiva? Y, sin embargo, esos hechos palidecieron en comparación con el volumen de la memoria y la profundidad del sentimiento.

Un teniente cansado de la Flota de Patrulla de El Fácil, sándwich en mano, luciendo atónito por la inmensidad de la responsabilidad que se le ha encomendado. Cuando se escurrieron entre los dedos del Imperio Galáctico para llegar a salvo al planeta Heinessen, Frederica dejó a sus padres abrazados en el puerto espacial mientras buscaba al hombre que la había salvado. Finalmente lo encontró entre la multitud, pero se había convertido en un héroe de la noche a la mañana y estaba rodeado por los medios, congelado. Ni siquiera podía acercarse a él. Finalmente, sus padres se acordaron de su hija y le pidieron que regresara. Tenía catorce años y estaba al final de su comienzo.

Yang probablemente no encontraría la situación actual de su familia del todo de su agrado. Su esposa se había convertido en la líder de un gobierno revolucionario, su hijo adoptivo era el comandante de un ejército revolucionario, y él mismo era una especie de santo patrón de la democracia, reclutado al servicio incluso después de la muerte para brindar socorro espiritual y asegurar la legitimidad de Frederica y Julian.

“ ‘¿Ni siquiera puedo descansar cuando estoy muerto?’ Sé que eso es lo que quieres decir. Pero si todavía estuvieras vivo, no tendríamos que soportar esta carga en primer lugar». Incluso mientras hablaba, Frederica se dio cuenta de que había aprendido esta lógica de Yang. “Es tu culpa, Yang Wen-li, todo es tu culpa. Que me convirtiera en soldado. Esta base imperial de alguna manera se convirtiéndose en el último reducto de la democracia. Todos quedándose aquí, persiguiendo el sueño del festival. Si tuvieras alguna comprensión de tus responsabilidades, volverías a la vida ahora mismo”.

 Pero, por supuesto, los muertos no podían volver a la vida. Los vivos tampoco podían permanecer sin cambios. El tiempo, una vez perdido, nunca podría ser restaurado. Por eso exactamente el tiempo era más precioso que mil millones de piedras preciosas, y la vida no debía perderse en vano. Yang siempre había mantenido estas verdades. Su réplica característica a las religiones que insistían en el alma eterna o la reencarnación, restando importancia a la muerte física, era: Si la muerte es tan grande, ¿por qué no morir? no te detendré ¿Por qué son siempre los que dicen esas cosas los que se aferran más a la vida?

“Vuelve a mí, Yang”, susurró Frederica. “Va en contra de las leyes de la naturaleza, pero lo pasaré por alto solo por esta vez. Y esta vez no dejaré que mueras antes que yo. Frederica podía verlo tan claramente, murmurando: «Bueno, eso realmente me pone en mi sitio» en su amada boina negra. “

Es aterrador pensar en cuántas personas he enviado a la muerte”, dijo una vez Yang. “El hecho de que yo muera una vez no es suficiente para expiar eso. El mundo puede ser un lugar bastante desequilibrado”.

No había fin para el egoísmo en el que los humanos podían caer. Frederica no había querido que Yang expiara sus pecados. Ella había querido que viviera, incluso si eso significaba drenar la vida de los demás. Vivir una vida tan larga su pensión era una carga para los recursos públicos.

“Es cierto que te perdí. Pero en comparación con nunca tenerte en absoluto, fui realmente bendecida. Puede que hayas matado a millones, pero al menos me hiciste, muy feliz.”

Frederica no había escuchado las últimas palabras de Yang. Pero este era un punto del que no se arrepentía. Sabía que esas palabras habían sido «Lo siento» o «Gracias», y muy probablemente lo primero. No importaba si nadie la creía. Sabía lo que sabía, y eso era suficiente.

III

Después de que el almirante Murai condujera a los elementos insatisfechos e inquietos lejos de la Fortaleza Iserlohn, la unidad entre los que quedaron debería haber sido inquebrantable. Pero nadie era perfecto, y el alcohol en particular era propenso a despertar incertidumbres. Un día, un oficial medio borracho acorraló a Julian junto a la puerta del centro de comando central y comenzó a acosarlo. Karin fue testigo de la confrontación y escuchó algo que no podía dejar pasar:

“Necesitas aprender tu lugar, chico. ¿Ni siquiera pudiste salvar la vida del mariscal Yang, y ahora te haces llamar comandante?

Incluso durante su propia oposición a Julian, Karin nunca había ido tan lejos. Sabía que esas palabras nunca debían pronunciarse. El dolor y la auto-recriminación de Julian por la muerte de Yang eran mayores que los de cualquiera. No era correcto aumentar su sufrimiento. Karin, como miembro de la Fortaleza de Iserlohn, también asumió parte de la responsabilidad por no poder salvar a Yang. El ataque despiadado del hombre contra Julián no demostró más que su propia pobreza de espíritu. Sobre todo, no puedo imaginar al mariscal Yang culpando a Julian por lo que pasó. Sería más probable que se disculpara por no lograr aguantar hasta que Julian llegó corriendo.

 Pensándolo bien, Yang había sido un hombre misterioso. Las palabras de Karin a Julian unos días antes habían sido la verdad: cuando Yang estaba vivo, realmente no le había parecido un gran hombre. Pero hora tras hora, día tras día, Karin empezaba a comprender. Comprenda que todos ellos, Julian, el comandante Poplan, el hombre que había sido el amante de su madre por un breve momento, todos, habían estado bailando con un ritmo sublime y un juego de pies en la palma abierta de Yang Wen-li.

El mariscal Yang, reflexionó Karin, era a la vez puerto de origen y alma mater del espíritu de Iserlohn. Incluso si la graduación hubiera sido inevitable algún día, deseaba que pudieran haber disfrutado su tiempo juntos un poco más. Por ahora, sin embargo, en lugar de hundirse en el abismo de sus pensamientos, optó por actuar en la superficie. Por lo menos, no podía soportar ver a Julian aguantar en silencio el abuso del hombre y responder con nada más que una sonrisa triste. Se sacudió el cabello y se acercó a los dos con paso ordenado. Cuando volvieron su mirada hacia ella, naturalmente, ella no se inmutó ni dudó.

«Teniente Mintz, ¿por qué no dice nada?» dijo Karin, dirigiendo su indignación a Julian en lugar del borracho. “Las críticas de este hombre son completamente injustas. Si fuera yo, le daría unas dos docenas de bofetadas. ¿No es tu responsabilidad defender tu legítima autoridad, por el bien de aquellos que dependen de ti?”

Julian y el borracho se volvieron y miraron a la piloto. Ninguno de los dos dijo una palabra, aunque tenían diferentes expresiones.

“Yo… yo sé que no es asunto mío. Pero…” La voz de Karin fue ahogada por otra, varias veces más fuerte. El hombre borracho se había encogido de hombros ante su interrupción y volvió a su diatriba.

«¡Y tampoco creas que voy a dejar que el mariscal Yang se escape!» balbuceó. “¿Asesinado por la Iglesia de Terra? ¿Qué clase de manera ridícula de morir es esa? Si hubiera caído en el fragor de la batalla, mirando con desprecio al Kaiser Reinhard, podría haber muerto como un héroe, ¡pero no! Menuda vergüenza”

«Repite eso una vez más», gruñó Julian, su expresión completamente transformada. Las críticas a Yang habían cambiado su canal emocional en un instante. «¿Estás diciendo que las personas que son asesinadas no están a la altura de las que mueren en la batalla?»

La expresión del otro hombre también cambió. La voz de Julian era rabia cristalizada. Le había infundido auténtico miedo. En ese momento, una mano cayó sobre el hombro de Julian desde atrás. El gesto fue casual, pero envió una especie de onda ondulante desde la palma que calmó la furia de Julian.

“Vamos, Julian, eh, comandante, eso es. No puedes golpear a un subordinado. Ni siquiera uno sin valor”.

Julian miró de mano a brazo, de brazo a hombro, y finalmente se encontró con un par de familiares ojos verdes que parecían bailar con la luz del sol.

“Comandante Poplan…” El borracho abrió la boca para hablar de nuevo. Popelín le sonrió. La sonrisa no era amistosa.

«Está bien», dijo. “Este es el punto en el que ejercitas un poco tu imaginación. Aquí está su tema: lo que la gente podría pensar de un hombre que abusa de alguien no solo mucho más joven que él, sino que también carga con una responsabilidad mucho mayor”.

El hombre no dijo nada.

“Retrocede mientras puedas”, continuó Poplan. “Si Julian se enfada mucho, te convertirá en albóndigas. Arriesgo mi pellej por tu bienestar aquí.”

El hombre se alejó, murmurando para sí mismo. Poplan sonrió generosamente a Julian y Karin, ambos inmóviles.

«Parece que ustedes, jóvenes, no tienen nada que hacer», dijo. «¿Por qué no me haceis compañía mientras tomo mi café?» Eventualmente, la noticia de este pequeño altercado llegó a oídos de Walter von Schenkopp y Alex Cazellnu.

“Julian sabía que no tenía la experiencia para ser jefe del ejército de Iserlohn”, dijo Schenkopp. “De todos modos, nos permitió ponerlo en esa posición porque lo vio como una forma de enmendar el hecho de no haber protegido al mariscal Yang. Está decidido a tomar el manto de la filosofía de Yang y verlo realizado en la práctica. Si ese borracho era demasiado tonto para comprender un hecho tan obvio, de todos modos, es inútil para Iserlohn. Estaríamos mejor si simplemente se fuera.

 “Personalmente, pienso lo mismo”, dijo Cazellnu, “pero no estoy seguro de que depurarnos de elementos disidentes sea compatible con los principios fundamentales de la gobernabilidad democrática”.

“¿Estás diciendo que la democracia es un sistema para codificar legalmente el autocontrol por parte de los poderosos?” dijo Schenkopp, con una sonrisa torcida en las comisuras de su boca.

“‘El poderoso’ en este caso siendo nuestro Julián, por supuesto. Bueno, el mariscal Yang no se veía ni un poco heroico, así que supongo que tiene sentido que su amado alumno tampoco se vea como el papel”.

Los dos hombres se quedaron en silencio. Las corrientes del aire acondicionado circulaban perezosamente por el espacio entre ellos. Ambos habían reconstruido sus psiques destrozadas después del impacto de perder a Yang para siempre. Pero el recuerdo del invierno sobrevive a la llegada de la primavera. Sus paisajes psíquicos eran tan escarpados, tan intrépidos como siempre, pero los glaciares dentro de ellos habían avanzado permanentemente.

Los tres años y medio entre el nombramiento de Yang como comandante de la Fortaleza de Iserlohn a finales de 796EE y su asesinato habían sido una era de vitalidad y unidad. A pesar de la interrupción de su abandono temporal de la fortaleza misma, esos años habían estado llenos de una luz y un calor que ahora eran difíciles de creer. Los miembros más jóvenes de la república probablemente habían creído que esos tiempos durarían para siempre.

Ni siquiera sus mayores —aunque ni Cazellnu ni Schenkopp habían cumplido todavía los cuarenta— esperaban que la temporada de festivales terminara tan pronto.

Como para tratar de desterrar el silencio, Cazellnu dijo:

“Julian no siente envidia por su predecesor. Esta es una cualidad rara entre aquellos que heredan su poder. Aquí está la esperanza de que solo crezca a partir de aquí”.

Schenkopp volvió a ponerse la boina y asintió.

«Como el mismo Yang podría haberlo dicho, la pregunta ahora es si la historia hablará de ‘Julian Mintz, discípulo de Yang Wen-li’ o ‘Yang Wen-li, maestro de Julian Mintz’. En cuanto a mí, no tengo ni idea.”

“Todo lo que sabemos con certeza es esto: ninguno de nosotros en Iserlohn sabe cómo renunciar mientras aun podemos. ¿Cuento con su acuerdo, almirante Schenkopp?”

 “Por mucho que me duela admitirlo, si”, dijo Schenkopp con una sonrisa. Levantó el brazo a modo de despedida y salió de la oficina. Iserlohn estaba en una severa desventaja numérica; si su ejército no era de élite, no tenía sentido luchar en absoluto, y la responsabilidad de convertir a sus fuerzas en esa élite recaía en él. Cazellnu volvió a su propio trabajo. Tenía su propia responsabilidad: mantener alimentada a la minoría que se había quedado en Iserlohn.

IV

Por improbable que pudiera ser un ataque temprano por parte del imperio, Iserlohn no podía descuidarse en la preparación de una respuesta militar. Julian, por supuesto, pero también Merkatz, Attenborough y Poplan encontraron sus días completamente consumidos con las demandas de formaciones, suministro, recursos humanos y administración de instalaciones.

La generación más joven mostró una diligencia particularmente sorprendente, en parte debido a su sentido del deber, pero también, sin lugar a dudas, en un intento de mantenerse lo suficientemente ocupada como para mantener a raya el recuerdo de la muerte de Yang.

“Cuando el mariscal Yang estaba vivo, estábamos ocupados preparándonos para el festival”, recordaría más tarde Attenborough. “Después de su muerte, nos dimos cuenta de que nos había dejado tarea y nos esforzamos al máximo para hacerla”.

Julian estaba inspeccionando algunas instalaciones portuarias un día cuando Attenborough lo llamó al centro de mando. Llegó para encontrar al vicealmirante con una expresión inusualmente sombría.

“¿Qué ocurre, almirante Attenborough? No pensé que nada pudiera perturbarte.”

Attenborough señaló con la barbilla una pantalla. La mirada de Julian se desplazó según las instrucciones y se quedó paralizado de inmediato. Su razón buscaba negar la información que le proporcionaba su visión. ¿Podría ser realmente cierta la imagen de un anuncio de personal del imperio? La pantalla mostró una cara sonriente familiar. Un rostro que había encantado a cientos de millones de ciudadanos, electores y simpatizantes dentro de la antigua Alianza como su antiguo líder.

“Job Trünicht” dijo Julian, con una voz no más alta que un susurro. Parecía tener problemas incluso para respirar, como si la función de sus pulmones se hubiera degradado repentinamente. Alto consejero de la gobernación de Neue Land, Job Trünicht: las palabras eran una pesadilla vívida.

“No me hagas hablar del juicio del Káiser aquí”, dijo Attenborough, “pero este hombre es una maravilla. No sé qué hay dentro de su cabeza, pero estoy asombrado de que pueda sonreír así, aunque sea solo superficialmente. Parece que Trünicht era más monstruoso de lo que imaginamos”.

Las observaciones de Attenborough pincharon la memoria de Julian. Incluso cuando Yang había despreciado la afición de Trünicht por el gobierno de la mafia, ¿no había temido realmente los otros lados de él?

«¿Cómo puedes tomar esta noticia con tanta calma?» Julian le preguntó a Frederica, quien miraba la pantalla en silencio.

“Oh, No estoy precisamente tranquila”, dijo Frederica. “Pero tenemos que pensarlo. Sobre lo que significa este nombramiento.” Frederica tenía razón. Ningún nombramiento era totalmente no deseado. Como mínimo, lo deseaba el que nombra o el designado.

¿Quién, entonces, había buscado el nombramiento de Trünicht como alto consejero de la gobernación de Neue Land, y con qué propósito? Si fuera simplemente una manifestación de la descarada sed de poder de Trünicht, Julian podría estar tranquilo. Pero eso solo explicaba la flor que había florecido. El problema era la raíz y el suelo.

Julián aún no tenía la visión para discernir su verdadera naturaleza. Sobre todo, le faltaba información. Yang siempre había desconfiado de la tonta práctica de llegar a conclusiones convenientes a partir de información deficiente, y Julian esperaba seguir su ejemplo allí, si no en ningún otro lugar. La muerte de Yang había obligado a Julian a revisar en silencio sus sueños para el futuro.

Nunca le había revelado esto a nadie, pero había llegado a tener la esperanza de que, una vez que todo terminara, podría liberarse tanto de la guerra como de la política y convertirse en un historiador, testificando como un contemporáneo de los acontecimientos de su época.

Pero había dos cosas que tenía que hacer primero. Una era triunfar sobre el mayor conquistador de la historia, El Kaiser Reinhard, y sembrar las semillas de la gobernabilidad democrática en el suelo de la historia.

Este deber era el legado de Yang, pero también un reflejo de sus propios ideales. Su otro deber era la venganza. Por mucho que se culpara a sí mismo por no poder salvar a Yang Wen-li, Julian no permitiría que los que habían planeado y llevado a cabo el asesinato escaparan del castigo. Si Yang hubiera sido asesinado a manos del Kaiser Reinhard, fuera en la batalla o por traición, el único camino que le quedaría a Julian sería odiar y derrotar a Reinhard.

Si la diferencia de fuerza entre sus fuerzas hiciera imposible la victoria en batalla, entonces simplemente tendría que recurrir al flagelo del terrorismo. Incluso si esa elección no hubiera sido lo que Yang hubiera deseado, Julian se habría visto obligado a tomarla de todos modos.

El hecho de que Yang hubiera sido asesinado por la Iglesia de Terra le ahorró a Julian ese odio sin sentido hacia Reinhard. Y tendría no poca influencia en el desarrollo de la historia que aún estaba por venir.

V

El 10 de agosto del año 2 NCI, Job Trünicht llegó al planeta Heinessen para ocupar el puesto que Reinhard le había asignado: alto consejero de la gobernación de Neue Land. Como era bien sabido por todos los involucrados, hasta apenas un año antes, Trünicht había sido jefe de Estado en el mismo territorio. La propia Alianza ya no existía como estado. Los dos hombres que habían dirigido los esfuerzos militares para evitar su desaparición, los Mariscales Alexander Bucock y Yang Wen-li, también se habían ido para siempre. Solo Trünicht había sobrevivido para presentarse ante el mariscal Oskar von Reuentahl, gobernador general de Neue Land.

¿Cómo se atreve a mostrar su rostro aquí, después de drenar a su patria de su vida misma como una vid parásita? Eso pensó Reuentahl, pero no pronunció las palabras en voz alta.

Su mirada bicolor brilló con frialdad cuando atravesó el rostro de Trünicht. Los dos se habían conocido antes. Cuando la Armada Imperial descendió sobre Heinessen y obligó al gobierno de la alianza a firmar un tratado de paz humillante el año anterior, Reuentahl fue uno de los tres representantes del Cuartel General del Comando Supremo que aceptó la rendición de Trünicht.

Los otros dos fueron Wolfgang Mittermeier y Hildegard von Mariendorf. Aunque los tres eran diferentes en personalidad y pensamiento, estaban unidos en su disgusto por las acciones de Trünicht. Apenas podían aceptar lo que había hecho, y mucho menos encontrar motivos para elogiarlo. La vista de Trünicht paseando de regreso a su antiguo refugio, esta vez como un oficial imperial, agregó otra gruesa pincelada al lienzo del desprecio de Reuentahl.

Trünicht no parecía afectado en lo más mínimo por la evidente mala voluntad de Reuentahl. Pronunció un largo discurso de bienvenida, que finalizó con lo siguiente:

“Mariscal Reuentahl, usted es el más grande de los sirvientes del Imperio Galáctico y su líder militar más renombrado. Apenas puedo imaginar que la poca sabiduría que poseo pueda serle útil, pero si puedo servirle de alguna manera, ese sería un honor para mí”.

Justo cuando el prejuicio y la parcialidad amenazaban con nublar la mente penetrante de Reuentahl, detectó una sombra amenazante que se deslizaba bajo la elegante verborrea de Trünicht. O eso, al menos, le pareció.

Alguna reacción química transformó su aversión en homicida, pero Reuentahl mantuvo el control. Precisamente porque la emoción era tan feroz, de hecho, empujó los límites de su razón e invocó una fuerte reacción supresora. En una ocasión, Reuentahl había reprendido al jefe de la Oficina de Seguridad de Seguridad Nacional, Heidrich Lang, lo suficientemente fuerte como para ganarse su resentimiento. No había visto a Lang como una amenaza, y la visión de su amigo cercano Mittermeier humillado había sido suficiente para que él respondiera con pura ira. Para Mittermeier, Reuentahl a menudo asumía mayores riesgos de los que correría de otra manera, y Mittermeier le devolvió el favor. Pero nada de eso sería posible esta vez.

 Reuentahl sintió la necesidad de armarse. Respondió al continuo zumbido de Trünicht con perfecta cortesía, pero abandonó la reunión rápidamente. Inmediatamente después de esto, convocó al almirante Bergengrün, su inspector general y segundo al mando en asuntos militares.

“Monitoread a Trünicht”, dijo Reuentahl. Seguro que está planeando algo desagradable. Bergengrün frunció el ceño ligeramente. Él no soñaría con desobedecer las órdenes de un superior, explicó, pero tampoco veía razón para desperdiciar ningún esfuerzo en una nada como Trünicht.

“En principio, estoy de acuerdo contigo”, dijo Reuentahl. “Pero míralo desde otra perspectiva. Yang Wen-li murió de una muerte no natural, pero Trünicht no solo está vivo, sino que prospera”.

Bergengrün consideró esta observación cáustica, pero la aprensión aún llenaba su rostro serio.

«Excelencia, esto puede no ser útil, pero ¿puedo ofrecer una palabra de advertencia?»

«Adelante. Desde que te convertiste en mi lugarteniente, no recuerdo que me hayas ofrecido un solo consejo que no haya sido útil».

Bergengrün se inclinó, reconociendo el cumplido.

“Es precisamente porque reconozco esto que hago que lo vigiles. Pero tu advertencia es aceptada con agradecimiento.”

“Lo que encuentro desconcertante”, dijo Bergengrün, “es por qué el Káiser ha creído conveniente depositar tanta confianza en Trünicht. Quizás los pensamientos de Su Majestad sobre este asunto son demasiado profundos para que un hombre común como yo los entienda.”

Lo dudo, pensó Reuentahl. Para Reinhard, el simple hecho de reconocer la existencia de Trünicht sin duda era como ensuciar las fértiles llanuras de su psique con efluentes. El Káiser seguramente borraría su nombre de la lista de los vivos si eso fuera posible, pero no sería bueno matar a un hombre simplemente porque no le agradara. Reuentahl sintió lo mismo. El rostro que se dibujó en la mente de Reuentahl no era el Káiser sino su secretario de defensa pálido y de facciones afiladas, el mariscal Paul von Oberstein. Oberstein se dedicó a eliminar todo posible impedimento para el Káiser y su imperio. ¿No podría estar esperando que Reuentahl mataría a Trünicht por ellos y, al hacerlo, darle un pretexto para deshacerse también de Reuentahl?

“En cualquier caso, Trünicht es el hombre que Su Majestad ha elegido. Cualesquiera que sean sus pecados, no me corresponde a mí castigarlo por ellos. Obsérvalo de cerca, sin relajar nunca tu vigilancia. Dudo que tengas que hacerlo por mucho tiempo.”

Con eso, Reuentahl dejo marchar a su inspector general de confianza. Solo en su oficina, el apuesto general se pasó una mano por su cabello castaño oscuro y pensó en silencio. Muchos historiadores han argumentado que Oskar von Reuentahl era, en este momento, el «segundo hombre más poderoso de la galaxia».

Teniendo en cuenta que la autoridad militar en el centro del imperio estaba dividida entre Oberstein y Mittermeier, Reuentahl tenía autoridad dictatorial sobre la fuerza individual más poderosa de todos los sirvientes del imperio, aunque solo fuera dentro de los límites de la Neue Land. En comparación, Oberstein no comandaba ninguna fuerza real, mientras que Mittermeier recibía órdenes directamente del Káiser.

Sin embargo, ¿en qué dirección se dirigirían la asombrosa autoridad y poder de Reuentahl? En este momento, la respuesta no estaba clara ni siquiera para el propio Reuentahl.

  Capítulo 2: Las últimas rosas del verano

 I

REINHARD VON LOHENGRAMM, el mayor conquistador de la historia, todavía vivía en un hotel en Phezzan, el planeta que había convertido en la capital de su nuevo imperio.

Era agosto del año 2 NCI y Reinhard tenía 24 años. Cuatro años y siete meses después de ser nombrado conde Lohengramm, había sido coronado Kaiser y había pasado más de un año desde entonces. Los meses y los años habían estado llenos de guerras de conquista y las exigencias del gobierno y, a pesar de su poder, todavía no tenía una morada permanente.

Había utilizado el hotel de Phezzan como centro de mando de la Operación Ragnarok en los días previos a convertirse en Káiser. Tras su designación oficial como Cuartel General Imperial, se habían llevado a cabo algunas renovaciones, pero desde el exterior se parecía a cualquier otro hotel de rango indeterminado entre segunda y primera clase.

A Reinhard no le gustaba la seguridad excesiva y prefería la sencillez de su entorno, por lo que sus criados no tenían otra opción que apostar guardias fuera de la vista del Káiser de cabellos dorados para proteger su seguridad. Cada vez que el comodoro Günter Kissling, jefe de la Guardia Imperial, recordaba el intento de asesinato del recién coronado Reinhard por parte del joven barón Kümmel, empezaba a tener sudores fríos sin importar el clima.

Además, en junio, Yang Wen-li, el enemigo más fuerte, más temido y más respetado del Imperio Galáctico, había sido víctima de terrorismo cuando se dirigía a una audiencia con el mismísimo Káiser. Ese ataque había sacudido incluso el núcleo del liderazgo del imperio. Por supuesto, hubo quienes bailaron de alegría ante la noticia de la muerte de Yang Wen-li, enemigo oficial de todo el imperio, pero Reinhard y sus oficiales superiores, como el mariscal Mittermeier y el alto almirante Müller, sintieron dolorosamente la muerte de su enemigo. Para Kissling, por supuesto, también fue un recordatorio de que debía permanecer alerta para proteger la seguridad personal del Káiser.

 La oficina de Reinhard estaba en el tercer piso del ala oeste. Como vivienda, usaba una suite en el piso catorce. Había un ascensor, pero a veces, cuando le apetecía, tomaba las escaleras, así que había soldados apostados en cada rellano.

El diseño de la futura residencia imperial, tentativamente llamada Löwenbrunn, había quedado en manos del ministro de industria de Reinhard, Bruno von Silberberg, pero el asesinato de este había dejado el trabajo estancado en la etapa de planificación y selección del sitio. El propio Reinhard no tenía un fuerte vínculo con el proyecto. A diferencia del fundador de la dinastía Goldenbaum, el Kaiser Rudolf, Reinhard no estaba interesado en proyectar el poder y la autoridad imperial a través de edificios de escala asombrosa.

 El reemplazo de Silberberg, Gluck, había instado a Reinhard a repensar su austeridad personal. “Los hábitos demasiado abstemios restringen a aquellos que sirven a su majestad a la frugalidad también. Por su bien, si nada más, por favor considere hacer algunos cambios”.

Reinhard había prometido tomar esto bajo consideración. El problema no se le había ocurrido antes; estaba extrañamente mal informado sobre temas distintos a la política y la guerra. En este caso, había seguido obedientemente el consejo de Gluck y decidió trasladar su cuartel general al antiguo hotel estatal en Phezzan, a partir del 1 de septiembre. Su ministro de asuntos internos, el conde Franz von Mariendorf, y de asuntos militares, el mariscal Paul von Oberstein, también recibieron la instrucción de establecer residencias en el planeta, al igual que el mariscal Wolfgang Mittermeier, comandante en jefe de la Armada Espacial Imperial, así que fueron compradas o alquiladas varias mansiones para este fin.

El conde Mariendorf se mudó con su hija Hildegard a la residencia que Nicolás Boltec había utilizado como secretario general interino de Phezzan. A Mittermeier le ofrecieron una mansión palaciega con más de treinta habitaciones que una vez había perteneció a uno de los comerciantes jubilados más ricos de Phezzan, pero descubrió que su exceso dorado no era de su agrado, y en su lugar alquiló una sencilla casa de dos pisos a diez minutos a pie de la sede del cuartel general.

El 22 de agosto, Mittermeier fue solo al puerto espacial 2 de Phezzan, sin ayudante ni ordenanza, para encontrarse con una llegada de un planeta distante. Finalmente vio a la joven de cabello color crema y ojos violetas. Levantó la mano y se acercó a ella.

«¡Eva!» la llamo llamó.

«¡Wolf! ¿Cómo estás?»

El almirante de más alto rango en la armada imperial y uno de los tres únicos mariscales imperiales, acercó a su esposa y la besó por primera vez en casi un año.

«¿Qué cómo estoy?» él dijo. “Después de tanto tiempo sin probar tu cocina, no muy bien, me temo. Los estándares de mis papilas gustativas se han reducido drásticamente”.

«Sin embargo, veo que el nivel de tus halagos ha aumentado».

Los dos salieron del puerto espacial tomados del brazo. Un observador sin educación podría haberlos confundido con una pareja joven en el grado de oficial de campo o, como mucho, de teniente. Pero algunas de las personas con las que se cruzaron se volvieron para mirar con asombro. ¿Podrían ser realmente Wolfgang Mittermeier, principal sirviente del imperio que controlaba la mayor parte de la galaxia (si la galaxia fuera un cuerpo humano, el imperio representaría todo excepto los últimos cabellos) y su esposa Evangeline? Un mariscal imperial de la dinastía Goldenbaum habría sido conducido en un automóvil de lujo, dispersando a la gente delante de él con pitidos y bastones, y acompañado por al menos una división de ordenanzas. Pero los Mittermeier simplemente abordaron uno de los muchos taxis autónomos que deambulaban por las calles. Evangeline tenía que asistir a una audiencia con el Kaiser.

Mittermeier se había casado a los 24 años, la misma edad que tenía ahora el Kaiser Reinhard. Pero sobre la persona imperial no había ninguna sugerencia ni siquiera de romance, y mucho menos de matrimonio. Para sus sirvientes y ayudantes de alto rango, esto inevitablemente se convirtió en una leve fuente de irritación.

 Si Reinhard hubiera sido un mujeriego como Oskar von Reuentahl, otro mariscal imperial, su personal habría tenido otros dolores de cabeza. Por su parte, Mittermeier hubiera preferido que el Káiser siguiera el camino del medio —el camino común— de familia y heredero. Un ciudadano privado podía permanecer soltero o incluso célibe hasta la muerte si querían, pero el gobernante de un estado autocrático tenía dos deberes: gobernar y la continuación de su línea. No había motivos para criticar a Reinhard con respecto al primero punto, pero con respecto al segundo, en la actualidad era un completo fracaso. Incluso existían rumores —ciertos o no, Mittermeier no lo sabía— de que el Ministerio del Interior de Palacio había enviado, con la mejor de las intenciones, una serie de elegantes bellezas a su dormitorio, pero que todas y cada una de ellas habían sido dejadas solemnemente. esperando fuera de la puerta de esa cámara.

Reinhard recibió a los Mittermeier en el Cuartel General Imperial. La noche anterior había tenido otra vez fiebre, pero esta cedió a la luz de la mañana, dejándolo lleno de energía para aplicar a las tareas de gobierno.

“Frau Mittermeier” dijo «Muchas gracias por venir. Tu esposo es un amigo fiel en el campo de batalla. Me da un inmenso placer tenerlo como mi subordinado”.

“Es usted demasiado amable, Su Majestad. La posición de mi esposo bajo su mando es su mayor alegría en la vida”.

El sirviente de Reinhard, Emil von Selle, trajo tres tazas de café con crema. A medida que su rico aroma llenaba la habitación, lo que había comenzado como una conversación algo incómoda pronto fluyó libremente. Reinhard no era un maestro narrador por naturaleza, pero apreciaba el tiempo que pasaba con los Mittermeier y disfrutaba de sus historias sobre cómo se conocieron y su vida juntos.

«¿Y qué tipo de flores llevó con él, el mariscal Mittermeier en esa ocasión?»

“Me temo que estoy demasiado avergonzado para decirlo”, dijo Mittermeier con una sonrisa triste. Ahora sabía que, en el lenguaje de las flores, las rosas amarillas no eran la elección adecuada para una propuesta de matrimonio.

Su conversación no fue demasiado larga, y el Káiser acompañó a los Mittermeier hasta la entrada del Cuartel General Imperial cuando llegó el momento de irse. Disculpándose una vez más, caminaron uno al lado del otro de regreso a su nueva residencia.

Mittermeier seguía pensando en su audiencia con el Káiser. Mucho de eso había sido de alguna manera inusual.

“Si Su Majestad lo deseara, su vida podría ser un campo de flores”, murmuró. «Que desperdicio.»

«¿Te refieres a la hija del conde Mariendorf?» preguntó su esposa.

“Y muchas otras, si quisiera. Pero si estuviera dentro de mi autoridad hacerlo, aconsejaría al Káiser que la convirtiera en su Kaiserin.”

Tener a su lado a una mujer tan perspicaz e ingeniosa como era Hildegard «Hilda» von Mariendorf seguramente beneficiaría al Káiser. Además, era hermosa. Lo suficientemente hermosa como para ser comparada con el mismo Reinhard. ¿Alguna otra mujer cumplía las condiciones para ser el matrimonio tan bien como ella?

Sin embargo, por lo que pudo observar Mittermeier, aunque el Káiser reconoció el intelecto de Hilda y la trataba con respeto, no pareció especialmente conmovido por su belleza. Por supuesto, no mostraba mucho más interés en su propia buena apariencia, aparentemente viéndola solo como lo que se esperaba que poseyera. Las fuentes de su orgullo y confianza en sí mismo eran la sabiduría, el valor y los principios, no la apariencia. Si hubiera sido susceptible a la intoxicación por su propia belleza, ni Mittermeier, ni su querido amigo Reuentahl, ni ninguno de sus otros hombres se habrían sentido inclinados a confiarle su destino, y mucho menos el futuro de la humanidad. Aun así, si le faltaba sentimiento en el sentido común, eso también era algo a considerar…

Mittermeier negó con la cabeza. Quería ser soldado y nada más. No podía preocuparse ni siquiera por la política, y mucho menos por la vida privada del Káiser, o no habría fin para sus preocupaciones.

Desvió la mirada y sonrió mientras le señalaba a su esposa su nuevo hogar, de pie en silencio bajo el sol de la tarde.

El verano casi había terminado. La muerte de Yang Wen-li al comienzo de la temporada conmocionó a toda la galaxia, desde sus hombres más poderosos hasta las masas impotentes. La fuerza invisible que se había filtrado en sus pechos ante la noticia finalmente se estaba yendo, dejando atrás una sensación de desolación, como si una era estuviera llegando a su fin.

II

“Ya sea un autócrata revolucionario o un revolucionario autocrático, Reinhard von Lohengramm prescindió de la mayoría de las prácticas y tradiciones malvadas de la dinastía Goldenbaum, pero una demostró ser resistente a cualquier intento de desalojo: el hábito entre los asesinos de apuntar al Kaiser”.

El incidente del que hablarían los historiadores en estos términos tuvo lugar la noche del 29 de agosto.

Había llovido hasta bien entrada la tarde, pero luego las nubes retrocedieron hacia el horizonte, permitiendo que cada partícula de la atmósfera limpia captara la luz del sol poniente y tiñera la visión del populacho de un límpido escarlata. El último deber oficial de Reinhard para el día fue su aparición en una ceremonia que marcó el final de la construcción del nuevo cementerio para los caídos en batalla. Después de la ceremonia, Reinhard aceptó las expresiones de gratitud de algunas familias que habían perdido miembros en la guerra y luego comenzó su paseo majestuoso por un pasaje despejado para él a través de una formación de 30.000 soldados.

“¡Sieg Kaiser! Sieg Reich!”

Los vítores llegaron en oleadas, fervientes y rítmicos, formando muros de sonido a ambos lados. En los días de la dinastía Goldenbaum, ¡el grito de Sieg Kaiser! no había sido más que una costumbre conservada por la nobleza. Hoy, era una expresión concreta del entusiasmo y la lealtad de las tropas.

El estado de Su Majestad parece haber mejorado, pensó el comodoro Kissling, con una pequeña antorcha de alivio parpadeando en sus ojos color topacio. El valiente y leal jefe de la Guardia Imperial deploró su impotencia ante los problemas de salud del Káiser, que evidentemente eran graves. También lo enfureció el desconcierto de la falange de médicos de Reinhard, no seleccionados por su ineptitud, ante las frecuentes fiebres del Káiser. A pesar de todos sus estudios, a pesar de los altos salarios que cobraban, habían resultado completamente inútiles.

Sin embargo, cuando no estaba en su lecho de enfermo, Reinhard seguía siendo la viva imagen de la juventud y la vitalidad. Su vigor parecía completamente intacto, hasta el nivel molecular. No había absolutamente ninguna indicación externa de debilitamiento debido a una enfermedad.

Con el Káiser en este evento estaban veinticuatro funcionarios en total, incluido el ministro de asuntos internos, el conde Mariendorf; el ministro de Asuntos Militares, Mariscal Oberstein; el comisionado de la policía militar y comandante de las defensas de la capital, el alto almirante Kessler; el comandante de la flota de la región de Phezzan, el alto almirante Lutz; la asesora principal del Cuartel General Imperial, Vicealmirante Hildegard von Mariendorf; el ayudante principal del Kaiser, el vicealmirante  Streit; el ayudante secundario del Káiser el teniente von Rücke; y el sirviente personal de Reinhard, Emil von Selle. Un observador cuidadoso también habría notado dos médicos en el grupo. Llevaban uniformes militares, pero no sin torpeza.

El mariscal Mittermeier y los altos almirantes Müller, Wittenfeld, Wahlen y Eisenach, los rangos más altos del liderazgo militar, estaban fuera de Phezzan en una misión de reconocimiento de dos semanas, como parte del plan para proteger la nueva capital imperial mediante la construcción de bases militares en ambos extremos del Corredor Phezzan. Como resultado, los que acompañaron a Reinhard en la ceremonia fueron los líderes militares más importantes actualmente en Phezzan. Los responsables de la seguridad estaban en consecuencia tensos. Los principales oficiales de la guardia personal del Káiser se habían visto obligados a familiarizarse con el dolor abdominal que podría llamarse una intensa presión psicológica. El segundo al mando de la guardia, el coronel Jurgens, era conocido como «estómago de hierro» a pesar de su mínimo apetito simplemente porque nunca había sentido este dolor.

Y fue el mismo Estómago de Hierro quien primero notó que algo andaba mal. Como explicó unos días después, “los demás miraban al Káiser, pero yo miraba a los que miraban al Káiser”. Ante un susurro del coronel, Kissling volvió la mirada hacia un hombre entre la multitud. El hombre parecía tener treinta y tantos años y vestía un uniforme de soldado, pero sus acciones carecían de la disciplina del grupo. Las órdenes de Kissling fueron concisas y precisas.

El aspirante a asesino había adoptado exactamente lo contrario del principio de acción del Estómago de Hierro. Sus ojos, llenos de odio e intenciones asesinas, estaban fijos únicamente en Reinhard, sin ver nada más a su alrededor.

Fue arrestado a unos tres metros de su objetivo. En su persona se encontró un bote de cerámica con gas cianuro pulverizable y un cuchillo de bambú pintado con veneno de nicotina. El drama de su arresto se completó casi decepcionantemente rápido, pero la verdadera actuación de este intento de regicidio comenzó después. Cuando los soldados lo agarraron por debajo de los brazos y lo arrastraron lejos, con las muñecas esposadas electromagnéticamente, la capacidad de resistencia minada por una pistola de voltaje, giró la cabeza hacia Reinhard que miraba con frialdad y, ferozmente, gritó: «¡Mocoso rubio!»

Reinhard se había acostumbrado a escuchar este insulto antes de su ascensión al trono. Pronunciarlo era, por supuesto, lesa majestad, pero esto no era más que otra gota de lluvia añadida al vasto estanque del que ya había intentado ser un regicida. Al ver que el hombre estaba a punto de gritar de nuevo, Kissling lo abofeteó lo suficientemente fuerte como para correr el riesgo de dañar los músculos de su cuello. Ante esto, incluso el aspirante a asesino se estremeció.

“¡Miserable impertinente! ¿Eres uno de esos fanáticos de la Iglesia de Terra, que solo buscan la destrucción del orden?”

“No soy terraista”, gruñó el hombre, con los labios partidos chorreando sangre y odio. Su mirada era tan intensa que era como si buscara incinerar al apuesto Kaiser donde estaba.

“¿Te has olvidado de Westerland? ¿Ya has olvidado la atrocidad que cometiste hace solo tres años?”

Westland. La palabra voló como una ballesta sin forma en los oídos de Reinhard para atravesar su corazón. Lo repitió en un murmullo, y por un momento privó a su rostro de su brillo vital. El aspirante a asesino, por el contrario, había recuperado su propio vigor y comenzó una furiosa acusación de su objetivo previsto.

“No eres un Káiser, ni un gobernante sabio. Vuestra autoridad se basa en el derramamiento de sangre y el engaño, como bien sabéis. ¡Usted y el duque Braunschweig se encargaron de que mi esposa y mi hijo fueran quemados vivos!”

La mano de Kissling, levantada para golpear una vez más, vaciló de repente. Miró al Káiser, buscando una decisión o una orden, pero el conquistador de cabello dorado solo se quedó de pie y miró como si estuviera aturdido.

«¡Ven, mátame!» gritó el hombre. “¡Al igual que usted y Braunschweig conspiraron para matar a dos millones de civiles inocentes! ¡Niños, infantes que nunca os habían hecho daño, incinerados en vuestro infierno termonuclear! ¡Mátame como los mataste a ellos!”

La voz del hombre se convirtió en un chillido. Reinhard no respondió. Sus mejillas, tan recientemente enrojecidas por la fiebre, estaban ahora tan pálidas que parecía que el azul hielo de sus ojos se había extendido a ellas. Emil se acercó y colocó una mano sobre el Káiser para sostenerlo.

“Los vivos podrían haber olvidado Westerland, cegados por tu esplendor”, continuó el hombre. “Pero los muertos no olvidarán. ¡Recordarán para siempre por qué fueron incinerados vivos!”

Justo cuando Emil sintió el más leve de los temblores transmitidos por la forma del Káiser, se escuchó otra voz, una voz lo suficientemente fría como para congelar incluso los gritos del aspirante a asesino. Su propietario era Paul von Oberstein, ministro de Asuntos Militares. Se interpuso entre Reinhard y su posible asesino como para proteger al Káiser de la fuerza de la diatriba.

“Tu odio se basa en premisas falsas. Fui yo quien instó a Su Majestad a permitir tácitamente el ataque termonuclear sobre Westerland. Yo debería haber sido tu objetivo, no el Káiser. Incluso podrías haber tenido éxito. Ciertamente menos personas habrían intercedido”.

La voz de Oberstein estaba a la temperatura mínima posible y absolutamente resuelta. «¡Villano!» gritó el hombre, pero nada más. Su rabia y enemistad parecieron perder su dirección y disolverse en una turbulencia incoherente contra una pared invisible de hielo.

“Después de la atrocidad de Westerland, el duque Braunschweig perdió completamente el apoyo popular”, continuó Oberstein. “Con los corazones de la gente vueltos contra él, las fuerzas aristocráticas confederadas se derrumbaron desde adentro. Como resultado, la rebelión terminó al menos tres meses antes de lo que hubiera sido posible de otra manera”.

Incluso cuando las palabras d Oberstein congelaron aún más el aire helado, sus famosos ojos cibernéticos brillaron con calma, iluminando la escena a su alrededor.

“Tres meses más de revuelta habrían agregado al menos diez millones al número de muertos”, dijo Oberstein. “Solo la revelación, en el momento apropiado, de la verdadera naturaleza del duque y las fuerzas aristocráticas aseguró que esos diez millones de muertes permanecieran en el ámbito de lo hipotético”.

“¡Eso es lo que siempre dicen los que tienen poder! “Para salvar a muchos, debemos sacrificar a unos pocos”, así es como os justificáis. Pero, ¿esos «pocos» han incluido alguna vez a tus padres, tus hermanos y hermanas? El hombre clavó su talón en la tierra. “¡Eres un asesino, Reinhard! ¡El trono del mocoso rubio flota en un mar de sangre! ¡Recuerda esto, cada segundo de cada día! Los pecados de Braunschweig fueron pagados con la derrota y la muerte. Todavía vives, pero la cuenta de tus pecados vencerá un día. Hay muchos en la galaxia cuyo alcance se extiende más allá del mío. ¡Llegará un momento, y no muy lejano en el futuro, en que lamentarás tu desgracia de no haber sido asesinado por mí!”

“Llévenlo al cuartel general de la policía militar por ahora”, ordenó Kessler. «Lo interrogaré personalmente más tarde».

El géiser aparentemente inagotable de la denuncia fue silenciado cuando el aspirante a regicida fue invadido por suficientes policías militares para formar tres divisiones. Cuando se lo llevaron a rastras, todo lo que quedó fue la creciente oscuridad de la noche y la procesión imperial. Emil sintió la mano blanca del Kaiser descansar sobre su cabeza, pero no parecía ser un acto consciente. Los ojos de Reinhard no registraron al chico en absoluto.

“Kessler”, preguntó, “¿cómo juzgará la ley a ese hombre por sus acciones?”.

“Cualquier atentado contra la vida del Káiser, por infructuoso que sea, se castiga con la muerte”.

«Esa es la ley de la dinastía Goldenbaum, ¿no es así?»

«Si su Majestad. Pero las leyes de la Dinastía Lohengramm aún no se han establecido en esta área, dejándonos sin otra opción que adherirnos al código anterior…”

Kessler detectó partículas desconocidas en la expresión del joven y brillante gobernante y guardó silencio. Oberstein habló en su lugar, con su habitual compostura inquietante.

“Si es el deseo de Su Majestad salvar el honor del hombre, la ejecución es la forma en que se puede hacer. Que le disparen de inmediato.”

«No. No permitiré su ejecución.”

“Si le ofreces perdonarlo, él solo pagará tu misericordia con otro ataque a tu autoridad”.

A pesar de la imagen de Reinhard de ser sereno y sereno, la mirada que le dirigió a Kessler en ese momento fue incierta, incluso suplicante. Pero también Kessler dio una respuesta indeseable para él.

“Su Majestad, en este asunto estoy de acuerdo con el ministro. No necesita ser ejecutado. Al cautivo se le podría conceder el derecho a un suicidio honroso”.

«No. Eso no servirá.» Reinhard negó con la cabeza, el cabello dorado parecía arrojar un polen melancólico en lugar de su habitual luz deslumbrante.

“No debe haber más asesinatos por Westerland. ¿Lo entiendes? Él no debe ser asesinado. Cuando decida su castigo, lo haré…”

El joven gobernante se apagó, la indistinción de su discurso era un claro testimonio de la indecisión en su corazón. Dio media vuelta y emprendió el camino de vuelta en su coche terrestre. Kessler casi se quedó sin aliento ante la vista. Los hombros del glorioso Káiser estaban alicaídos…

III

El hemisferio carmesí se elevó en el horizonte del planeta Westerland. Hinchándose rápidamente, se transformó en una espeluznante nube en forma de hongo, aullando con un viento ardiente que se convirtió en una tormenta de fuego que abrasaba la superficie del planeta a setenta metros por segundo. Dos millones de personas, hombres y mujeres, adultos y niños, fueron incinerados vivos.

Había sido hace tres años, el año 488 ACI. La atrocidad había sido ordenada por el duque Braunschweig, pero Reinhard había dejado que sucediera para promover sus objetivos estratégicos. Este acto había dejado profundas grietas en los horizontes psicológicos que había compartido durante mucho tiempo con Siegfried Kircheis.

La primera reacción de Kircheis al enterarse de la verdad fue pena por su amigo. “Lord Reinhard, los nobles han hecho algo que nunca debieron haber hecho, pero tú… has fallado en hacer algo que deberías haber hecho. Me pregunto quién cometió el pecado más grande”.

En su suite del piso catorce del Cuartel General Imperial, la mano pálida de Reinhard agarró una botella de vino tinto de cosecha 410 y la inclinó sobre una copa de cristal. Parecía que no la voluntad sino la emoción, controlaba el movimiento de su mano, y el vino desbordó la copa y manchó el mantel de seda blanca con un rojo siniestro. Los ojos azul hielo de Reinhard, más de la mitad bajo el control del alcohol, contemplaron la vista. Incluso en este estado medio estupefacto, era hermoso, pero comparado con la imagen de Reinhard que había espoleado a grandes ejércitos a través del mar de estrellas, su magnetismo natural estaba severamente reducido.

El vino le recordó a un charco de sangre. Una conexión poco notable para hacer, pero en el caso de Reinhard, abrió otra herida. Cabello rojo empapado en sangre roja. El joven pelirrojo que Reinhard había comenzado a evitar después de su diferencia de opinión sobre Westerland, pero que, sin embargo, había dado su propia vida para salvar la de su amigo. Incluso a las puertas de la muerte, no había pronunciado una palabra de protesta o descontento. En cambio, había dicho esto:

«Toma este universo como tuyo».

Era un juramento escrito con sangre real, y Reinhard lo había cumplido. La dinastía Goldenbaum, Phezzan, la Alianza de Planetas Libres, los había aplastado a todos y se había convertido en el mayor conquistador de la historia. Su juramento se había mantenido, y ahora… y ahora se había enfrentado una vez más a los pecados de su pasado. Al final de la gloria, en el pináculo del poder, ¿qué había ganado para sí mismo? Los grilletes de un criminal, no gastados en lo más mínimo por el paso del tiempo. Los gritos de los niños quemados vivos. Había pensado que lo había olvidado. Sin embargo, tal como había declamado el aspirante a asesino, los muertos nunca olvidarían la atrocidad infligida.

Otra presencia perturbó la niebla de la intoxicación. Los ojos oscuros de Reinhard inspeccionaron la habitación, deteniéndose donde encontraron una cabeza de cabello rubio oscuro. A su propietaria, Hilda, le había permitido entrar Emil Selle, que estaba de pie fuera de la puerta, medio llorando.

Reinhard se rio por lo bajo.

“Fraulein von Mariendorf.”  

Privado de grandeza, su voz rozó la superficie helada del aire.

“Es tal como dijo el hombre. Soy un asesino y además un cobarde.”

«Su Majestad…»

“Podría haber detenido al duque, pero no lo hice. Sí, cometió ese mal por su propia cuenta. Pero dejé que sucediera y acepté todas las ganancias. Sé la verdad: que soy un cobarde. Dejando a un lado el trono del Káiser, no soy digno de los vítores que me ofrecen mis hombres.”

Hilda se quedó en silencio. Al igual que Reinhard, era amargamente consciente de su propia impotencia. Sacó un pañuelo y limpió el mantel húmedo, junto con la mano y la manga de Reinhard. Reinhard cerró sus labios parejos para detener el flujo de auto-recriminación, pero Hilda escuchó crujir las heridas en su psique.

Había entrado en la habitación de buena gana, pero no sería fácil curar las heridas del Káiser. Una apelación a la proporción, «solo dos millones», nunca funcionaría. Esa era precisamente la lógica del poder que había empleado Rudolf von Goldenbaum. La vida de Reinhard había comenzado en oposición a tales ideas. Encontrar una justificación para sus pecados sería el primer paso en una pendiente resbaladiza hacia la autodeificación y convertirse en un segundo Kaiser Rudolf.

Como Reinhard, y de hecho como Yang en vida, Hilda no era ni omnipotente ni omnisciente. No confiaba en poder ofrecer la salvación correcta para sus heridas. Pero, después de haber secado su mano, su manga y el mantel, tuvo que pasar a su siguiente acción. Vacilante, abrió la boca para hablar.

“Su Majestad, si ha pecado, creo que ya ha pagado el precio por ello. También creo que esta experiencia sirvió de base para una reforma radical tanto de la política como de la sociedad. Había pecado, y ese pecado fue pagado. Los resultados son lo que queda. Por favor, no se juzgue a sí mismo con demasiada dureza. Hay aquellos a quienes tus reformas llegaron como la salvación.”

El precio del que hablaba Hilda era la muerte de Siegfried Kircheis, como bien entendió Reinhard. Sus ojos se oscurecieron aún más, pero el miasma de la bebida se dispersó abruptamente. Observó cómo Hilda doblaba cuidadosamente su pañuelo, hacía una reverencia y se disponía a salir de la habitación. Medio levantándose de su silla, se sorprendió incluso a sí mismo cuando habló.

«Fräulein».

«¿Si, Majestad?»

“No quiero que te vayas. Quédate conmigo.»

Hilda no respondió de inmediato. La duda de haber oído bien se elevó en su pecho como una marea creciente, y cuando se elevó más alto que su corazón supo que ella y el joven Kaiser habían dado su primer paso en cierta dirección.

“No creo que pueda soportar estar solo”, dijo Reinhard. «No esta noche. Te lo ruego, no me dejes solo.”

Una pausa.

«Si su Majestad. Como desees.»

¿Era esta la respuesta correcta? Incluso Hilda no lo sabía. Pero sí sabía una cosa: había sido la única que podía dar. Para Reinhard, la situación era diferente. Ella sabía que Hilda no era más que un flotador a la que él se aferraba con desesperación en un mar tormentoso. Pero esta noche, por su bien, decidió ser el mejor flotador que pudiera.

IV

30 de agosto.

Hans Stettelzer, el mayordomo de los Mariendorf, estaba visiblemente inquieto y ansioso desde la noche anterior. Fräulein Hilda, su orgullo y alegría, no había vuelto a casa esa noche. A las seis de la mañana, vislumbró su corto cabello rubio oscuro cuando salió de un auto terrestre en la puerta principal y corrió a su encuentro.

¡Fräulein Hilda! ¿Dónde diablos has estado?”

“Buenos días, Hans. Levantado temprano, por lo que veo.”

Su respuesta solo sembró nuevas semillas de ansiedad en el fiel sirviente. Hans conocía a Hilda desde que era un bebé y consideraba su vigor y claridad de pensamiento con orgullo y admiración. La hija de la Casa Mariendorf no era como las hijas protegidas de otras líneas nobles. No malgastaba el dinero en vestidos y chales; ella no jugaba al romance con su tutor de piano, ni buscaba los escándalos de sus compañeros para clavarlos en un caso de espécimen mental.

La única decepción que Hilda le había causado a Hans era no ser un chico. Como hombre, podría haberse convertido en ministro o en mariscal imperial; después de todo, de todos los hijos de la aristocracia, ella era la más sagaz e incluso de temperamento. Así había pensado Hans, solo para ver a Hilda ascender al puesto de asesora principal del Cuartel General Imperial, mucho más allá de las habilidades de cualquier mediocridad masculina, y luego, casi como una ocurrencia tardía, convertirse también en secretaria de Estado.

Durante la dinastía Goldenbaum, la Casa Mariendorf había estado lejos del centro de la sociedad aristocrática. Hoy, los descendientes de ese linaje que alguna vez fue sencillo y mediocre se encontraban en el centro del sistema de autoridad que gobernaba la galaxia. Esto también era obra de Fräulein Hilda.

Y aquí estaba ella, no solo volviendo a casa a las seis de la mañana, sino que parecía más distraída de lo que Hans la había visto nunca.

Pero lo que Hans vio no era la verdad. La aparente distracción de Hilda era un pretexto para ocultar el vago sentimiento de vergüenza que le impedía mirarlo a los ojos. Subió sigilosamente las escaleras hasta su dormitorio, se duchó, se vistió y volvió a bajar para desayunar a las siete y media.

Su padre, el conde Franz von Mariendorf, ya estaba sentado a la mesa. Hilda sabía que si no desayunaba con él solo aumentaría su preocupación, pero al tomar asiento tampoco pudo mirarlo a los ojos. Reuniendo todas sus habilidades como actriz, lo saludó y comenzó a forzar la comida en un estómago que ni siquiera parecía estar de acuerdo en términos de hambre.

De repente, su padre se volvió hacia ella y le dijo: «Supongo que estuvo con Su Majestad anoche ¿No, Hilda?»

La mente de Hilda pareció hacer eco con su voz tranquila y calmada. Su cuchara se deslizó de su mano derecha y cayó en la sopa con un chapoteo que envió gotas hasta su barbilla.

Hilda sabía desde hacía mucho tiempo lo equivocados que estaban los que se burlaban de su padre, diciendo que le debía su posición actual por completo a ella, que no había nada para elogiarlo personalmente excepto la sinceridad. La sabiduría y la perspicacia que informaban su sinceridad podrían no ofrecer mucho espectáculo, pero eran profundas. El mismo hecho de que él nunca había tratado de restringir su desarrollo intelectual, incluso en esa época anterior cuando los grilletes de las nobles convenciones eran más crueles, hacía que sus verdaderos méritos fueran evidentes para cualquiera que quisiera ver.

“Padre, yo…”

«Entiendo, niña». Había un toque de soledad en su rostro, pero también una suave comprensión. «Por lo menos creo que lo hago. No es necesario que lo digas en voz alta. Solo deseaba asegurarme.”

«Lo siento, padre».

Hilda no había hecho nada malo, pero no tenía otras palabras ni siquiera para su amado padre en ese momento. Era como si sus poderes de expresión hubieran entrado en una época de sequía. Unos pasos fuera del comedor rompieron el silencio entre padre e hija. Hans entró volando, su forma gigantesca temblando.

«¡Señor! Hay… el vestíbulo de entrada… un visitante…” Hans jadeó, con espasmos en el pecho, antes de que finalmente pudiera informar quién había llegado. “Cuando abrí la puerta, ¡vi a S-Su Majestad el Kaiser! ¡Su Majestad estaba justo allí! Él desea verlos a ambos.”

Los ojos del conde se dirigieron a su hija. Hilda, la talentosa y hermosa consejera principal del Kaiser Reinhard, cuya mente se decía que valía más para los militares que toda una flota, estaba agarrando el borde del mantel y mirando su sopa, petrificada.

“¿Hilda?” Después de un momento, ella dijo:

“Padre, no puedo ponerme de pie”.

«Parece que Su Majestad tiene algo que discutir contigo».

«Lo siento. Por favor, padre.”  Las palabras de Hilda estaban desprovistas de inteligencia y espíritu.

El conde murmuró para sí mismo mientras se levantaba de la mesa y caminaba hacia el vestíbulo de entrada. Allí encontró al mayor conquistador de la historia de la humanidad esperando pacientemente y acunando un ramo de flores demasiado grande.

Rosas en plena floración, rojas, blancas y rosa pálido. Las últimas rosas del verano, sin duda. Cuando Reinhard vio al dueño de la casa, su bello rostro de repente se volvió tan rosado como las flores.

«Su Majestad.»

«Ah ah. Conde Mariendorf.”

“Es un honor recibirle en mi humilde morada. ¿Puedo preguntar qué trae a Su Majestad aquí esta mañana?”

“El honor es todo mío. Pido disculpas por la hora temprana.”

Si se puede perdonar tal expresión, el rey de la conquista de cabello dorado parecía estar sonrojado por los nervios. Sus ojos empañados se encontraron con los del conde.

“Para Fräulein von Mariendorf”, dijo, confiándole el ramo.

“Su Majestad es demasiado considerado”, dijo el conde. Aceptó las flores y la parte superior de su cuerpo quedó envuelta en una nube de perfume tan intenso que por un momento no pudo respirar. «El mariscal Mittermeier me dijo una vez», dijo Reinhard, «que cuando le pidió a la señora Mittermeier que se casara con él, le trajo un enorme ramo de flores».

«¿De verdad, Su Majestad?» La vaga respuesta del conde desmintió su total discernimiento de por qué el joven Kaiser estaba aquí. Aun así, pensó el conde, podría haber elegido un mejor mentor en el arte del cortejo que el mariscal Mittermeier, de todas las personas.

“Entonces”, continuó Reinhard, “yo quería hacer lo mismo, no, me di cuenta de que debo hacer lo mismo. Así que me tomé la libertad de elegirlas. ¿A la fräulein le gustan las flores?”

«No me imagino que a ella no le gusten, Su Majestad». Reinhard asintió. Por un momento pareció perdido en un laberinto que se interponía entre él y su objetivo, pero luego pronunció las palabras decisivas:

“Conde Mariendorf, deseo tomar a su hija como mi Kaiserin. ¿Puedo tener su permiso para casarme con ella?”

Mariendorf reconoció la sinceridad del hombre que tenía delante, menos Kaiser que joven sin sofisticación. Tanta sinceridad no era desdeñosa, aunque al conde le pareció bastante precipitado pedir la mano de Hilda en matrimonio la misma mañana siguiente a lo ocurrido entre ellos.

Para Mariendorf, esta visita era la prueba de algo que había sospechado durante mucho tiempo. Tanto en la esfera militar como en la política, los éxitos del Kaiser Reinhard fueron de una escala sin precedentes y de una rapidez impresionante. Sin embargo, sus dones estaban muy desequilibrados, y en otras áreas, y particularmente en lo que había entre hombres y mujeres, el niño genio era notablemente ingenuo.

Reinhard habló de nuevo, todavía sonrojado.

“Si Fräulein von Mariendorf lo hubiera hecho, es decir, si las cosas hubieran resultado como deberían y yo hubiera eludido la responsabilidad, no sería mejor que los Kaiser libertinos de la dinastía Goldenbaum. Yo… yo no tengo intención de unirme a ese grupo.”

El conde se permitió un suspiro de tristeza que era muy inadecuado para un sirviente ante su señor. Había muchas formas de asumir responsabilidad. La de Reinhard no era diferente a la de un joven puntilloso e idealista.

“Mein Kaiser, la responsabilidad no necesita ser tan pesada. Estoy seguro de que mi hija actuó por su propia voluntad. Ella no es del tipo que usa los eventos de una sola noche como arma para atrapar a Su Majestad de por vida.”

«Pero…»

“Por hoy, Su Majestad, por favor déjela tranquila. No parece haber puesto en orden sus propios sentimientos todavía, y temo que pueda hablar o actuar de manera irrespetuosa. Ella ya disfruta de una posición mucho más alta de lo que podría haberse esperado. Me aseguraré de enviarla al Cuartel General Imperial cuando las cosas se hayan arreglado”.

Reinhard se quedó en silencio.

«Perdone mi impertinencia, pero por favor deje los asuntos aquí a su humilde servidor mientras Su Majestad se marcha».

Era menos una conversación entre un Kaiser brillante y un ministro aburrido que un consejo de un adulto maduro a un joven inexperto.

“Muy bien”, dijo Reinhard. Lo dejo en tus… en sus manos, conde. Me disculpo no solo por lo temprano de mi visita, sino también por molestarlo con una solicitud que no puede conceder de inmediato. Volveré en un momento más oportuno. Por favor, perdone mis muchas descortesías”. Reinhard estaba a punto de dar media vuelta cuando vaciló y agregó un comentario final. “Dale mis saludos a Fräulein von Mariendorf…”

El comentario carecía de toda gracia, pero Mariendorf admitió que su joven señor podría no haber tenido otra forma de decirlo. Observó la espalda de Reinhard retroceder por el vestíbulo de entrada hasta que Kissling, jefe de la guardia personal del Káiser, le abrió la puerta y lo siguió.

El conde le confió el ramo gigante a Hans y volvió al comedor aun oliendo a rosas. En respuesta a la mirada de Hilda, que era en parte pregunta y en parte súplica, dijo: “Probablemente todo es como te imaginas, Hilda. Su Majestad dijo que quiere tomarte como su Kaiserin.”

Escuchó un silencioso jadeo de su hija.

“Yo… yo no soy digna de tal honor. ¡Casarme con Su Majestad! Eso es absurdo.”

“Sea como fuere, alguien se convertirá en su consorte algún día”, dijo Mariendorf, aunque no con la esperanza de avivar las llamas de la ambición femenina de su hija. Reverenciaba a Reinhard como Káiser, pero sus estándares para un yerno eran diferentes. “¿Sabes, Hilda?”, continuó, “en el siglo XVII dC, había un rey conocido como la Estrella Fugaz del Norte. Fue coronado a los quince años y pronto fue reconocido como un genio militar. Bajo su gobierno, su pequeño país se defendió de los vastos ejércitos de sus vecinos. Y según los informes, no sabía absolutamente nada de las pasiones físicas, ya sea por el sexo opuesto o por el suyo propio, hasta que murió a los treinta años”.

Hilda no dijo nada. “Los talentos inusuales parecen requerir algún tipo de falla equivalente en otra área. Recuerdo esto cuando miro a Kaiser Reinhard. Aunque supongo que debería estar contento de que nuestro gobernante no sea un caso atípico en la otra dirección».

“El Káiser no me quiere”, dijo Hilda, de repente, pero con firmeza. “Incluso yo sé eso. Buscó mi mano en matrimonio únicamente por un sentido del deber y la obligación, padre.”

«Tal vez sea así. Pero, ¿y qué me dices de ti, Hilda?”

«¿Yo?» Esto confirmó la sospecha del conde de que la sagacidad de su hija había desarrollado una muesca en el borde.

«Me pregunto si no lo amas, con ese sentido infantil del deber y obligación…».

Padre finalmente me ha preguntado abiertamente, pensó la hija. Finalmente le pregunté directamente, pensó el padre. Era el tipo de pregunta que uno detestaba hacer, pero también el tipo que, si no se hacía, permanecería para siempre como una semilla de arrepentimiento. La ira y el dolor del aspirante a asesino cuya esposa e hijos habían sido asesinados sin sentido habían forzado, al final, a tomar una decisión decisiva sobre tres hombres y mujeres en el corazón del Imperio Galáctico.

Hilda negó con la cabeza, tratando de escapar de las brumas de la fantasía. Ella no tuvo éxito.

«No lo sé», dijo ella. «Yo lo respeto. ¿Pero yo, como mujer, lo amo como hombre? No lo sé.»

El conde exhaló un profundo suspiro.

“Veo que Kaiser Reinhard no es el único que quiere molestarme. Querida hija, mi orgullo y alegría, a veces es mejor escuchar tu corazón que tu cabeza. No siempre, pero a veces si”.

Indicándole a su hija que se tomara su tiempo para pensar en la confusión que había arrastrado desde la noche anterior, el Conde Mariendorf salió del comedor. Se acomodó en el sillón en un rincón de su biblioteca y contempló la chimenea apagada.

«Me pregunto qué tan bien se llevaron los dos anoche», murmuró con una sonrisa triste. No podía recordar un momento en que una proposición tan seria hubiera estado en equilibrio con una tan cómica.

En lo que respecta al arte de gobernar y la guerra, la galaxia nunca antes había visto gente como Reinhard e Hilda. Pero seguramente hubo muchas parejas con carreras mucho menos espectaculares que, sin embargo, habían madurado más en su vida privada.

Hablando con su hija, el conde había mencionado solo los defectos de Reinhard, pero de hecho su total falta de deseo físico era una característica compartida por Hilda. Sus intereses siempre se habían inclinado más hacia los estudios y análisis políticos y militares que hacia el romance. Así como la sociedad contiene individuos de excesiva lujuria física, también incluye a los del otro extremo. Qué suerte que Reinhard e Hilda, ambos en ese extremo, se hubieran encontrado a salvo, incluso si las causas externas habían jugado un papel bastante importante. Durante los últimos tres años, las fortunas de la Casa Mariendorf se habían visto afectadas por un violento torbellino. Habían cabalgado con seguridad las olas solo a través del genio de Hilda. Esto era un hecho, y el conde lo reconoció como tal. Eres mejor hija de lo que merezco, Hilda, pensó. Pero, por inútil que sea decirlo, si solo te hubieras enamorado de un hombre más promedio, uno menos ambicioso que pudieras admirar de cerca, tal vez podría haber vivido una vida más simple y más adecuada a mi suerte

Era casi la hora de que el conde también comenzara sus deberes como ministro de Asuntos Internos. Regresó a su dormitorio para vestirse con la ayuda de sus sirvientes. De cualquier manera, pensó, dudo que sea ministro por mucho tiempo.

V

Reinhard regresó de la residencia de Mariendorf al Cuartel General Imperial, pero entró en su oficina sin ganas de gobernar.

Estaba avergonzado. ¡Qué debilidad había mostrado él, el Kaiser de toda la humanidad, el mayor conquistador de la historia! El intelecto de Hilda era incomparable, su voluntad indomable, pero era más joven que él y, además, una mujer. Reinhard no despreciaba a las mujeres, pero nunca imaginó que podría depender de una, con una excepción.

Como había percibido el conde Mariendorf, como temía Mittermeier, había en él cierta carencia.

“A pesar de la belleza y el poder del Káiser, mantuvo un estricto autocontrol, incluso hasta el punto de la abstinencia”: tales evaluaciones históricas eran erróneas, o al menos demasiado generosas. No es que Reinhard se impusiera la abstinencia. Sus deseos fisiológicos, aunque no del todo ausentes, eran simplemente muy débiles. Podría tener belleza y poder, pero para la lujuria siempre había sido un extraño. Esto estaba, quizás, más allá de la comprensión para una persona normal, un hombre del rebaño común.

Para aquellos que vivían para los placeres de la carne, así como para aquellos que creían en la sabiduría popular de que los héroes lo hacían, Reinhard debe haberles parecido un personaje desconcertante. Podemos comprender a los que tienen deseos más poderosos que los nuestros, pero nos cuesta hacerlo cuando nos enfrentamos a alguien cuyos impulsos son más débiles.

Sin embargo, por muy empobrecidos que fueran los deseos de Reinhard, sí es cierto que ejerció la autodisciplina para no abusar de su poder en la vida privada.

Desde la época en que heredó el título de Conde Lohengramm, las mujeres acudían a él. Cuando se convirtió en comandante supremo de las Fuerzas Armadas Imperiales y luego en primer ministro imperial, dictador en todo menos en el nombre, la nobleza superviviente luchó por el derecho a presentarle a sus hermanas e hijas. Incluso hubo quienes, al no tener hijas propias, adoptaron hermosas niñas de otras familias específicamente para ofrecérselas al Káiser. Reinhard nunca arrancó una sola flor de esta vertiginosa variedad de bellezas. Un hombre incluso ofreció su propia esposa al Káiser, pero esta exhibición despreciable solo provocó la ira y el desprecio de Reinhard.

Desde que perdió a su querido amigo Siegfried Kircheis, Reinhard había permanecido en parte esclavizado por esa conmoción y arrepentimiento. Esto, quizás, fue lo que ensombreció su corazón y puso un sello de culpa sobre los deseos de la carne que sentía.

Kircheis había dejado el mundo sin siquiera casarse. Para salvar la vida de Reinhard, había dado la suya. Solo tenía veintiún años.

Y, sin embargo, aquí estoy, vivo únicamente a través de su sacrificio, buscando el matrimonio yo mismo. ¿Se puede perdonar esto? ¿No solo por los vivos, sino también por los muertos?

 Reinhard estaba dominado por la sensación de que estaba a punto de cometer un error tan grande que apenas podía expresarse. Pero si no asumía la responsabilidad de la noche que había pasado con Fräulein von Mariendorf, no sería mejor que los lujuriosos Kaiser de la dinastía Goldenbaum, que habían sido despreciados, ridiculizados y finalmente derrocados. El joven Káiser no notó el cambio en los ojos del conde Mariendorf cuando le expresó tales pensamientos. En este punto, su ceguera psicológica solo podría llamarse intencional. Como mínimo, era consciente únicamente de cómo los demás juzgarían su sinceridad como figura pública.

Se apartó el pelo dorado de la frente y sintió la brisa de finales de verano en la piel. Sus ojos melancólicos eran como recipientes de cristal llenos de luz de luna. De su belleza no podía haber dudas, pero no sin una fragilidad inestable. Hasta el día de hoy, no se había dado cuenta de lo inmaduro que realmente era. En la política, en la guerra, era sabio y magnánimo, capaz de reparar impecablemente la brecha entre sujeto y objeto. Pero cuando se trataba de relaciones románticas, él era exactamente lo contrario.

Fue solo cuando se enfrentó a un gran enemigo que el corazón de Reinhard realmente cantó. Solo él y un puñado de otros lo sabían. Un enemigo con suficiente poder podría conducir el calor de la pasión de Reinhard. Cuando esto sucedía, Reinhard brillaba desde adentro. Pero ya no tenía tales enemigos…

Justo después de las diez, el almirante Kessler, comisionado de policía militar, llegó con una expresión triste y solemne. El detenido, informó, se había suicidado en su celda.

«No lo obligaste, ¿verdad?» Reinhard preguntó, con la voz temblando cuando el shock volvió a él. Kessler lo negó con firmeza. Y su negación era cierta: no había movido un dedo para ayudar al hombre a quitarse la vida. Sin embargo, tampoco había hecho ningún esfuerzo por impedir que lo hiciera. Incluso perdonado por su crimen por el propio Káiser, Kessler sabía que el hombre no tendría otra opción.

Por su parte, Reinhard sintió lo que no se dijo, pero no se atrevió a criticar a Kessler. El pecado fue su propia falta de tomar una decisión. Despidió a Kessler con órdenes de enterrar al hombre en secreto, pero con el debido honor. No podía sentir odio por su posible asesino. Nunca había tenido una oportunidad contra el poder de Reinhard.

Si Fräulein von Mariendorf estuviera allí, seguramente le ofrecería su consejo. Pero su padre había dejado en claro que ella estaría ausente de sus deberes por el momento. Reinhard tampoco estaba seguro de qué expresión usar cuando se volvieran a encontrar. Cuando el conde se negó cortésmente a dejar que Reinhard la viera, un fragmento de su mente inconsciente se contrajo con algo parecido al alivio.

“Lo que Kaiser Reinhard buscaba de Hildegard von Mariendorf”, escribió un historiador, “era menos satisfacción sexual y romántica que un consejo sabio y un consejo reflexivo en asuntos tanto públicos como privados. El Káiser estaba libre del terrible prejuicio que podría haber llevado a otro a subestimar su genio por el hecho de ser mujer…” Sin embargo, incluso esta evaluación, mientras elogiaba los logros y el genio de Reinhard como figura pública, ignoraba deliberadamente su inmadurez privada.

“Regalar a los niños cuentos de ‘grandes hombres’ y ‘héroes’ es una simple estupidez. Es como decirle a un ser humano bueno y honrado que tome lecciones de un monstruo de circo”.

Así había hablado una vez Yang Wen-li con Julian Mintz, aunque, por supuesto, Reinhard no tenía forma de saberlo. Si lo hubiera sabido, podría haber asentido con la cabeza, aunque con una expresión de amargura poco halagüeña. Incluso cuando no incomodaba a nadie más en particular, no había dejado de notar lo diferente que era de la gran mayoría de las demás personas. De todas formas, en su vida privada, Reinhard experimentaría grandes cambios este año. Y, para bien o para mal, la naturaleza del gobierno autocrático significa que la vida privada de un gobernante no puede sino afectar al estado y su historia. Sin embargo, antes de estos desarrollos privados, Reinhard y el Imperio Galáctico enfrentarían un peligro de una escala y gravedad sin precedentes. Edades posteriores se referirían al año 2 NCI como “el año de problemas y luchas”, y su temporada final aún estaba por llegar.

  Capítulo 3. Reverberación

 I

LOS EVENTOS DEL PRIMER DÍA de septiembre en el planeta Heinessen pasarían a la historia como el Disturbio de la plaza Nguyen Kim Hua, o simplemente el Incidente del 1 de septiembre. La inmadurez del Kaiser Reinhard en una faceta de su vida privada puede haber sido expuesta, pero su gobierno no había perdido ni un ápice de su justicia o frescura, y por lo que todos podían ver, continuó recorriendo el camino de conquistador épico a gran gobernante, sin perder el ritmo.

Como figura pública, Reinhard ciertamente estaba haciendo suficiente uso de sus talentos para la construcción política. A cinco mil años luz de la nueva capital del imperio, Phezzan, el mariscal Oskar von Reuentahl había comenzado su administración del planeta Heinessen, investido con la plena autoridad del Káiser como gobernador general.

La Gobernación de Neue Land no podía durar para siempre como unidad administrativa. Eventualmente, como el resto del territorio del antiguo imperio, sería gobernado como cualquier otra región a través del Ministerio del Interior, estableciéndose una separación de poderes sobre los asuntos políticos y militares. En ese día, la unificación final de la sociedad humana estaría completa.

“El poder y la autoridad de la Gobernación de Neue Land eran tan grandes que desestabilizaron el mismo sistema de gobierno del imperio”, escribió un historiador posterior. “La designación de Reuentahl para este puesto sacó a la superficie su ambición latente y sembró semillas de conflicto en lo que debería haber sido un suelo pacífico. Debe admitirse que este fue uno de los errores más graves del Káiser”.

Sin embargo, en ese momento, von Reuentahl era visto universalmente como un administrador capaz y eficaz. Primero, era comandante en jefe de los 5.226.400 miembros de la fuerza de seguridad de la Neue Land. Esto le habría permitido imponer un gobierno brutal y militarista, pero en cambio optó por la elasticidad y la flexibilidad en su formulación de políticas.

Un ejemplo de los notables instintos políticos de Reuentahl fue su drástica corrección de ciertos abusos que no habían sido abordados en la época de la alianza. Extirpar la podredumbre que el Antiguo Régimen había permitido en el más sagrado de los planetas resultó ser una excelente oportunidad para que la administración de Reuentahl convenciera a la gente de su justicia. Seiscientos políticos “barril de tocino” * y contratistas militares corruptos, que hasta ahora no habían sido castigados por la ley a pesar de las denuncias de periodistas y fuerzas antigubernamentales, fueron detenidos en una sola operación. Dicho en los términos más directos, este tratamiento tenía la única intención de enviar un mensaje.

Ndt: https://es.wikipedia.org/wiki/Pork_barrel es una forma de clientelismo político.

Pero Reuentahl sabía que lo que se necesitaba en ese momento no era un progreso lento y constante, sino resultados rápidos. Los sospechosos habían tomado ciertas precauciones contra la posibilidad de una acción oficial: destruir pruebas, armarse con defensas legales y sobornar a testigos, pero todo esto se basaba en un sistema republicano democrático y resultó inútil.

La administración de Reuentahl ejerció todo el poder del Estado sobre los malhechores, sin mostrar la menor preocupación por el procedimiento democrático. Cada investigación, cada interrogatorio fue autorizado por una sola orden con la firma del gobernador general y, lo que es más, todos tuvieron éxito. Estos criminales que se habían burlado de la democracia fueron juzgados y castigados por sus malas acciones por la autocracia, un giro irónico de los acontecimientos. Reuentahl trató de exponer ante la ciudadanía el único defecto inevitable de la democracia, su ritmo glacial, para obligar a esa ciudadanía a reconocer el lado positivo del gobierno imperial.

Inicialmente, parecía tener éxito en esto. Y luego llegó el 1 de septiembre.

El gobierno y el ejército de la alianza se habían disuelto hacía mucho tiempo, pero los ex funcionarios públicos y los veteranos se habían reunido para organizar un servicio conmemorativo conjunto. Reuentahl había dado permiso para el evento, pero ni asistió ni envió un mensaje de solidaridad. Tales gestos poco sinceros no eran de su gusto. Como era de esperar, Job Trünicht también optó por mantenerse alejado. Al final, la mayoría de los doscientos mil asistentes a la jornada eran ciudadanos comunes sin distinción especial. Incluso los discursos fueron pronunciados por veteranos de rango relativamente bajo. La ceremonia debería haber terminado pacíficamente. Si los acontecimientos se hubieran desarrollado de acuerdo con los planes del director general de asuntos civiles del Neue Land, Julius Elsheimer, quien había especificado el lugar, así habría sido.

Pero no todos compartían el deseo de paz.

Una multitud de doscientas mil personas puede, por el solo hecho de su tamaño, volverse hostil al orden y la disciplina. Reuentahl había comandado con éxito unidades militares de millones de soldados, pero controlar a una multitud era un asunto diferente.

Por orden del gobernador general, el almirante Bergengrün había apostado una guardia de veinte mil soldados armados alrededor de la plaza. Ambos hombres pensaron que esta medida era excesiva, pero los soldados en la plaza no estaban del todo de acuerdo.

Pudimos sentir que la multitud se volvía más hostil con cada segundo que pasaba; más de un soldado presente en la escena atestiguó este efecto. Nuestra formación estaba muy espaciada al principio, pero gradualmente nos reunimos en un solo lugar. Mientras los soldados observaban la ceremonia con una vaga sensación de inquietud, comenzaron a surgir gritos de aquí y allá dentro de la plaza.

«¡Larga vida al mariscal Yang!»

“¡Viva la democracia!”

«¡Libertad por siempre!»

Estos vítores eran tan apasionados que habrían hecho que Yang Wen-li se encogiera de hombros con impotencia ante Julian sin decir una palabra. Pero entre la multitud emocionada, aquellos que podían mantener una estricta racionalidad en la forma en que lo había hecho Yang eran una minoría absoluta.

El fervor de doscientos mil individuos se fusionó en un solo y gigantesco torrente de sentimientos que pronto se expresó en canciones a través de la plaza.

Era el himno de la Alianza de Planetas Libres.

Mis amigos, algún día,

al opresor lo derribaremos,

 Y en los mundos liberados,

 Levantaremos la bandera de la libertad…

 El himno se compuso originalmente como protesta contra el despotismo de la dinastía Goldenbaum. Ninguna canción podría haber sido más adecuada para llevar a la multitud a nuevas alturas de pasión.

Desde más allá de la oscuridad de la tiranía,

 Con nuestras propias manos,

traigamos el amanecer de la libertad…

 A medida que aumentaba la pasión y la embriaguez de la multitud, los soldados imperiales que los rodeaban intercambiaron miradas inseguras. Tenían un grito embriagador propio: ¡Sieg Kaiser!

Sabían lo que era dejar que la pasión se desbocara, sentir lágrimas correr por sus rostros mientras la energía comunitaria no acompañada por la razón se elevaba hacia un solo foco, pero nunca se habían dado cuenta de lo siniestro que podía parecer algo así para quienes estaban fuera del grupo.

“¡Larga vida a Yang Wen-li!”

“¡Viva la democracia!”

“¡Abajo los opresores!”

Los gritos comenzaron pequeños, pero se multiplicaron en progresión geométrica hasta que hicieron resonar la atmósfera bajo la cúpula. Los soldados imperiales pidieron orden, silencio, pero ya estaban inquietos y se miraban con ansiedad. Según los registros oficiales, la primera piedra se lanzó a las 14.06. A las 14.07, los soldados imperiales estaban siendo impactados por una verdadera lluvia de meteoritos.

«¡Fuera de aquí, perros imperiales!»

“¡invasores, marchaos a casa!”

 Esta fue la primera expresión pública de hostilidad que las fuerzas imperiales habían visto desde el comienzo de su gobierno directo. Se suponía que los ciudadanos se habían resignado a su destino y aceptado el gobierno de los poderosos. Pero el delgado hielo de la civilidad había ocultado aguas hirvientes debajo, y con ese hielo a punto de derretirse, los soldados imperiales que estaban encima estaban en peligro de ahogarse.

“¡Tenedlos bajo control!” Los oficiales dieron las órdenes y los soldados hicieron todo lo posible por obedecer, pero cualquier esperanza de controlar la situación se había esfumado. Incluso los soldados armados y entrenados luchaban para defenderse de los alborotadores, como los soldados ahora los veían, cuando cinco o seis saltaron sobre ellos a la vez. Incluso cuando un alborotador caía bajo la culata de un bláster imperial, otro atacaba al mismo soldado por la espalda, con los dedos buscando los ojos del soldado. A las 14.20 se autorizó el uso de porras y agentes incapacitantes, pero esto fue sólo un reconocimiento ex post facto de un estado de cosas que ya existía. La gobernación se resistió a autorizar el uso de armas de fuego durante unos minutos más, pero a las 14.24 también se rompió esa restricción. Con un solo fogonazo, dos civiles murieron y se encendieron cien odios.

“Los alborotadores arrebataron las armas de fuego de las manos de los soldados, poniendo en peligro sus vidas. Autorizar el uso de armas era la única opción. Fue una medida de autodefensa válida”.

Esta fue la versión oficial de los hechos del ejército imperial. Como una visión parcial de la situación, era incluso factual. Pero en otra parte se encontraban otros hechos. Los soldados imperiales que se enfrentaban a la multitud enfurecida, abrumados por una histérica sensación de peligro, habían disparado contra civiles desarmados.

Sonaron gritos. Corrieron a través del rugido abrumador como un viento en contra, invocando un terror reflejo que, a su vez, provocó ira. La perturbación se extendió. A las 15.19, el incidente fue controlado formalmente, con 4.840 ciudadanos muertos. Los heridos ascendían a más de cincuenta mil, y la mayoría fueron detenidos. El motín también había sido desastroso para el lado imperial, con 118 soldados muertos.

“Qué buenos subordinados tengo”, dijo Reuentahl. “Disparar contra civiles desarmados, qué muestra de coraje y caballerosidad”.

Su tono cáustico podría haber sido demasiado duro con los subordinados en cuestión. Pero con todos sus esfuerzos en la esfera del gobierno deshechos, no pudo contener su ira.

“Lo que quiero saber”, continuó, “es quién enfureció lo suficiente a la gente para que esto sucediera”. Su mente aguda reconoció de inmediato la posibilidad de que el motín en la plaza no fuera una protesta contra el imperio en sí, sino un intento de socavar la autoridad de Reuentahl como gobernador general. Era una idea extremadamente desagradable de considerar, pero no podía ser ignorada. Ni el propio Reuentahl negaría que su personalidad era de las que hacen enemigos. Sin embargo, incluso si hubiera habido un agitador, los disturbios o disturbios no podrían estallar donde no había insatisfacción o ira para empezar.

Para los antiguos ciudadanos de la Alianza, la grandeza de Reinhard y las habilidades de Reuentahl no cambiaron el hecho de que eran invasores, simple y llanamente. El abuso lanzado contra el imperio por los alborotadores podría haber sido grosero, pero no fue infundado.

“¿Entonces el buen gobierno de un invasor no es más que hipocresía? Supongo que tienen algo de razón. Pero eso deja la pregunta de cómo tratar con este asunto en particular.”

Reuentahl todavía estaba lidiando irritado con las complejidades que los disturbios habían dejado a su paso cuando llegó un mensaje para él. Al parecer, uno de los hombres arrestados era un conocido suyo.

“¿Stolet?” Reuentahl frunció el ceño muy levemente.

En el pasado, el mariscal Sidney Stolet había sido un miembro de alto rango de las Fuerzas Armadas de la Alianza, primero como comandante en jefe de su armada espacial y luego como director del Cuartel General de Operaciones Conjuntas. Sin embargo, hace tres o cuatro años, había dimitido de su cargo tras la derrota de la alianza en Amritzer. Los informes decían que el propio Stolet se había opuesto al aventurerismo imprudente de la alianza en ese caso, pero como jefe de la jerarquía militar, la responsabilidad final recaía en él.

Reuentahl ordenó que le trajeran a Stolet a su oficina. Cuando llegó el mariscal de mediana edad, no parecía dominado por el miedo. Estaba sucio, sus ropas estaban rotas y aún tenía sangre seca en la cara. Pero su espíritu estaba erguido, y se incorporó en sus seis pies completos para encontrarse directamente con la mirada heterocromática de Reuentahl.

“Mariscal Sitolet” dijo Reuentahl. «¿Debo inferir que fue bajo su liderazgo que la reciente ceremonia conmemorativa terminó en tragedia?»

Stolet no se inmutó por el tono de Reuentahl.

“Solo era un asistente como cualquier otro”, dijo con calma. “Si la asistencia fuera un delito, entonces soy culpable”.

“Admiro tu franqueza. En ese caso, déjame preguntarte esto: ¿sabes quién fue el responsable de esa fea escena?”

“No. Pero no podría decírtelo, aunque lo supiera.”

No es la respuesta más original, pensó Reuentahl, pero no se sintió defraudado. Si Stolet hubiera respondido de manera opuesta, habría sido decepcionante.

«En ese caso, tampoco podemos liberarte».

“Si me liberaran, solo comenzaría un movimiento de protesta por su gobierno ilegal, esta vez conmigo mismo a la cabeza. Lo único que lamento es que me dejé llevar por la multitud”.

“Respeto tu valentía. Pero como representante del Káiser, debo proteger el orden público de acuerdo con las leyes de Su Majestad. Te pondré bajo arresto una vez más.”

“Como de hecho debes hacerlo. Esto, para ti, es justicia. Virtud. No siento animosidad personal en ti en absoluto.”

No había sensación de triunfo en sus palabras. Silencioso pero distante, el exlíder de las fuerzas armadas de la alianza se dejó llevar. Reuentahl observó cómo sus anchos hombros retrocedían hasta que la puerta se cerró detrás de él y luego se volvió hacia su lugarteniente de confianza.

«Bergengrün, ¿crees que una sola muerte podría despertar a cientos de millones de personas?»

 Bergengrün sabía sin preguntar que la “muerte única” a la que se refería su superior era la del mago de pelo negro Yang Wen-li.

«Tal vez, señor», dijo. “Pero preferiría no enfrentar tal despertar directamente”.

Reuentahl asintió, con los ojos todavía fijos en la puerta.

«Tal cual. Si montaran una rebelión a gran escala, tendríamos que sofocarla por la fuerza de las armas. Combinar el ingenio con un poderoso comandante es un honor para un guerrero, pero reprimir un levantamiento popular es un trabajo apto solo para perros. Qué perspectiva tan miserable.”

Bergengrün miró sorprendido a su superior. De perfil, solo vio el ojo derecho de Reuentahl, con su negro profundo y límpido. ¿Podría ser que en la psicología de Reuentahl acecharan elementos, sutilmente diferentes de los de su señor el Káiser, que rechazaban la perspectiva de una vida en medio de la paz y la prosperidad?

Incluso antes del 1 de septiembre, el éxito de su magistral administración no parecía satisfacerlo.

Mariscal Yang, su prematura muerte puede haber sido una bendición para usted. ¿Qué es un guerrero en tiempos de paz sino un perro con correa? ¿Qué le queda sino una vida de tedio, indolencia y decadencia paulatina?

 Por otro lado, en el monumento a su oponente, Yang Wen-li, se inscribió la siguiente frase: Los vencedores finales son aquellos que pueden soportar la indolencia de la paz.

 Dejando a un lado la validez de esta afirmación, incluso Reuentahl sabía que la «indolencia de la paz» probablemente le resultaría insoportable.

Su homólogo, el ministro de asuntos militares, el mariscal Paul von Oberstein, aparentemente también lo había observado, presumiblemente con cinismo.

“El mariscal Reuentahl es un ave de rapiña. No es el tipo de hombre que podría pasarse la vida cantando canciones de paz en una jaula”.

Así nos llegan las palabras del ministro, aunque las fuentes difieren en la segunda frase. Parece que el propio Reuentahl se había enterado de la evaluación de Oberstein a través de una ruta u otra.

Pero aún no estaba claro cómo respondería.

II

Entre los almirantes de la Armada Imperial, Reuentahl tenía el estilo de vida más extravagante y el que se adaptaba mejor a él. Ernest Mecklinger podría superarlo en refinamiento artístico, pero Reuentahl no tenía rival en la naturalidad con la que exhibía su riqueza y posición.

Era difícil creer que pudiera ser un colega de Fritz Josef Wittenfeld, quien todavía daba la impresión de un oficial joven que vivía en un cuartel y probablemente siempre lo haría (Por supuesto, el desinterés de Wittenfeld en vivir la vida del nuevo rico podría considerarse una de sus virtudes).

Algunos criticaron los “gustos aristocráticos” de Reuentahl, pero esto no fue del todo justo. Cómo vivía no era una cuestión de gustos en absoluto. Era la expresión natural de quién era él.

Los estudiosos de la vida del Kaiser Reinhard rara vez ocultan su asombro por la sencillez y sencillez de su vida privada a la luz de su impresionante apariencia, ambición, habilidad y logros. En todo caso, dirían, fue Reuentahl quien vivió como si fuera de la realeza.

La base del estilo de vida de Reuentahl era la propiedad que había heredado de su difunto padre, pero no se contentó con convertirse en el hijo de otro industrial. En cambio, ingresó a la escuela de oficiales sin depender en absoluto de su herencia. Como militar, pudo dormir incluso en las peores condiciones como si estuviera durmiendo en una cama con dosel, y aceptó la comida sencilla y el trabajo duro sin quejarse.

En consecuencia, el lujo de su existencia cotidiana no despertó resentimiento entre la tropa. Hay una leyenda. Cuando Reuentahl estaba en la escuela de oficiales, estudiando el auge y la caída de cierto imperio en la Tierra antigua, se encontró con la historia de un ministro de confianza que levantó la bandera de la rebelión contra su emperador. El emperador preguntó: ¿Qué agravio te ha vuelto contra mí? Y el ministro rebelde respondió: No tengo ningún agravio. Simplemente deseo ser emperador.”

Ante esto, el joven heterocromático había murmurado para sí mismo: «Ninguna otra razón para la rebelión podría ser tan justa».

Así era la leyenda, aunque no estuvo en circulación antes del año 2 NCI. Tampoco está claro si alguien estuvo presente para escuchar las palabras de Reuentahl. En general, parece imprudente darle demasiada importancia. En cuanto a la opinión del Kaiser Reinhard sobre el estilo de vida de Reuentahl, no tenía intención de imponer la abstinencia a sus subordinados simplemente porque sus propios deseos físicos eran muy débiles.

La violencia contra las mujeres en el campo de batalla estaba estrictamente prohibida, y los infractores eran castigados con severidad y sin piedad, pero esto era para asegurar que se mantuviera la disciplina militar y la confianza general en las fuerzas armadas. Reinhard se abstuvo resueltamente de entrometerse en los asuntos privados de sus almirantes, lo que quizás sea una prueba más de su magnanimidad como gobernante. Y ciertamente había motivos por los cuales los asuntos privados de Reuentahl podrían ser atacados.

Incluso excluyendo a aquellos que tenían mala voluntad hacia él, como el Viceministro del Interior Heidrich Lang, no le faltaron críticas. Hubo muchos que sintieron que un almirante de alto rango del Nuevo Imperio Galáctico debería tener buena conducta y alta moral. Una vez, durante una reunión en su oficina, el Káiser le preguntó de repente a Mittermeier:

«Por cierto, ¿sabes el color de la amante actual del mariscal Reuentahl?» Mittermeier vaciló, pasando las páginas de su memoria. Finalmente ofreció la vaga respuesta:

«Creo que tenía el pelo negro, mein Kaiser».

«Equivocado. Rojo brillante. Al parecer, nuestro mariscal sigue monopolizando las flores del imperio.”

El Káiser se rio alegremente ante la expresión de Mittermeier. Había obtenido su información de su sirviente Emil, quien había notado que un solo cabello caía del hombro de Reuentahl cuando se iba después de un informe sobre el reposicionamiento de las fuerzas en la zona de batalla del Corredor Phezzan. Mittermeier estaba avergonzado en nombre de su amigo, pero Reinhard solo lo dijo como una broma fugaz, no como una acusación de las actividades privadas de Reuentahl.

El Káiser no tenía interés alguno en las vidas románticas de los demás; además, como líder, respetaba la individualidad de cada hombre que dirigía.

“¡Imagine un Wittenfeld sombrío y reticente, un Reuentahl célibe, un Eisenach hablador, un Mittermeier mujeriego, un Mecklinger grosero, un Müller prepotente! Cada uno tiene su propia naturaleza. Si Reuentahl estuviera infringiendo la ley o engañando a otros, eso sería un asunto diferente, pero difícilmente podemos poner en el banquillo a un solo participante en una historia de amor”.

El Reinhard que dijo tales cosas ciertamente tenía la magnanimidad necesaria para controlar a sus almirantes. Bajo un gobernante más crítico, que ignoraba la individualidad y juzgaba a los hombres solo de acuerdo con lo cerca que se adherían a su ideal, un hombre como Wittenfeld nunca podría haber florecido. Cuando Reinhard heredó por primera vez el Condado Lohengramm, tenía una tendencia a vincular directamente la decepción, la ira y la amonestación, castigando severamente a los subordinados por sus errores. Sin embargo, después de la muerte de Siegfried Kircheis, el arrepentimiento de su intolerancia pareció haberlo llevado al autocontrol.

 Y, por supuesto, como cuestión práctica, si cada fracaso fuera severamente castigado, los famosos rangos superiores de la Armada Imperial Galáctica estarían vacíos. Después de todo, prácticamente todos los almirantes de Reinhard habían probado la derrota a manos de Yang Wen-li, al igual que el propio Reinhard. Tal como lo veía ahora el Káiser, sus muchas derrotas tácticas ante el Mago no habían carecido del todo de su lado positivo. Le habían servido como campo de entrenamiento para mejorar tanto su magnanimidad como gobernante como su refinamiento como general.

Y por más milagrosa que haya sido la serie de victorias de Yang, nunca logró anular la inmensa ventaja estratégica que Reinhard había asegurado sobre la alianza al comienzo de su conflicto. Para el comandante de una armada en lugar de una flota, las tácticas significaban menos que la estrategia, y ganar la batalla palidecía al lado de ganar la guerra. Reinhard sabía esto intelectualmente, por supuesto, pero su lucha con Yang lo había probado en la práctica.

Si la Alianza de Planetas Libres no hubiera tenido a Yang Wen-li de su lado, la victoria de Reinhard habría sido mucho más fácil, tal vez demasiado fácil incluso para aprender algo de ellos. Su conciencia de esto, por indistinta que fuera, fue la razón por la que sintió la muerte de Yang con tanta intensidad.

“Y pensar, cuando Kircheis murió, pensé que no tenía nada que perder”, murmuró Reinhard. Él mismo solo se dio cuenta parcialmente de cuán serias eran las palabras que pronunció y cuán profundamente conectadas con la pureza de su energía vital.

Reuentahl no era rival de Yang Wen-li, pero Reinhard valoró mucho su capacidad y habilidad como comandante.

“Si juzgamos basándonos únicamente en el equilibrio entre el intelecto y el valor, Oskar von Reuentahl fue una presencia singular en ese momento, ya sea entre amigos o enemigos”, esta fue la evaluación de Ernest Mecklinger de su colega. En opinión de Mecklinger, Yang se había inclinado hacia el lado intelectual, mientras que Wolfgang Mittermeier, por naturaleza, prefería el valor.

Incluso el Káiser, que sin duda había alcanzado los límites humanos del pensamiento estratégico, se sintió atraído por las tácticas ofensivas. Su derrota táctica en Vermillion se debió en parte al descuido de sus defensas. A Reuentahl no le preocupaba por el momento ese vicio en particular.

 III

Después del incidente del 1 de septiembre, los disturbios menores y los actos de sabotaje continuaron estallando en Neue Land. El almirante Bergengrün entregó un informe a su superior en su calidad de inspector general de las fuerzas armadas.

“Los disturbios planificados y sistemáticos representan la mitad del total”, dijo. “El resto parece ser casualidad o incidentes de imitación”.

“¿Qué tiene que decir nuestro director general de asuntos civiles sobre esta perturbación de la paz?”

“El director Elsheimer siente que mientras los viajes y las comunicaciones permanezcan seguros, no hay nada que temer de los disturbios locales y, con suerte, se mantendrán en ese nivel”.

“Tiene coraje para ser un oficial civil. Supongo que nosotros en el ejército deberíamos asegurarnos de que su modesta petición sea concedida. Dejo los detalles en tus manos.”

“Sí, Su Excelencia. De paso…»

«¿Qué?» “Recientemente llegó una carta a la gobernación que creo que deberías leer”.

Reuentahl aceptó la misiva de Bergengrün y la leyó rápidamente antes de levantar la mirada con un brillo irónico en sus ojos dispares.

«Bueno, bueno», dijo. «¿Qué tenemos aquí?»

Una hora más tarde, Job Trünicht fue convocado a la oficina del gobernador general. Enfrentó la mirada hostil de Reuentahl con ecuanimidad, ya que estaba bastante acostumbrado. Sin una palabra, Reuentahl arrojó la carta sobre su escritorio de mármol. Observó la expresión de Trünicht con frialdad cuando el alto consejero comenzó a leer. Cuando Trünicht permaneció inusualmente en silencio después de terminar, Reuentahl rompió su silencio.

«Una carta bastante interesante, ¿no crees, Alto consejero?»

«Si me permite, Su Excelencia, lo que es interesante, lamentablemente, no es lo mismo que lo que es verdad».

“Reúna cien elementos de interés y seguramente sumarán al menos una verdad, diría yo. Y no hay necesidad de pruebas si quienes tienen el poder están dispuestos a renunciar a ellas. Particularmente en el sistema autocrático de gobierno que tú y tus compañeros desprecian, quiero decir, despreciaban.”

La ironía en su voz era abrasadora. La carta era una denuncia de Trünicht. Alegó que el exlíder de la alianza estaba detrás de la ola de disturbios que se había extendido por Neue Land desde el 1 de septiembre, que su objetivo era recuperar las riendas del poder y que eventualmente apuntaría directamente al gobernador general.

“Por el contrario, el republicanismo democrático en el que confías hace que la voluntad del pueblo sea concreta, o al menos pretende hacerlo”.

“La gente es una cometa en el viento. Impotentes, por muy alto que se eleven”.

“Seguramente no merecen tal desprecio de tu parte. ¿No fueron ellos quienes te hicieron jefe de la alianza y te apoyaron en esa posición? La ingratitud no te ganará su cariño.”

Con toda honestidad,Reuentahl despreciaba tanto a Trünicht como a las personas que lo habían colocado en la sede del poder.

No tenía nada en contra de aquellos que elogiaban a Ahle Heinessen, padre de la Alianza de Planetas Libres, o los republicanos que habían compartido las tribulaciones de su Marcha más Larga. Pero los descendientes de los fundadores de la alianza no habían hecho más que vivir de su legado durante doscientos cincuenta años. Finalmente, derrotados en la guerra con el imperio, algunos incluso habían cambiado de bando para preservar sus cómodos estilos de vida. Trünicht también estaba en esa última categoría y no tenía derecho a criticar tan descaradamente a la gente.

Y, sin embargo, mientras pensaba en esto, Reuentahl sintió que un descontento inusual se agitaba dentro de él de nuevo. Había detectado una peculiar sinceridad en el despido de Trünicht de sus seguidores. ¿Podría el hombre realmente haber sentido nada más que desprecio por ellos todo el tiempo?

En comparación con el Kaiser Reinhard, el “revolucionario que se sentaba en un trono enjoyado”, la imaginación política de Reuentahl estaba unos pasos por detrás.

Podía llevar a cabo las tareas que se le asignaban sin pasar por alto nada, pero destacaba más por su eficiencia que por su creatividad. Tenía un respeto perfecto por su superior y gobernante como figura pública, pero no había dejado de notar las fallas y debilidades privadas de Reinhard.

Sin embargo, por inmaduro que pudiera ser el Káiser en privado, sus logros, habilidad y valor como figura pública no podían negarse. Reuentahl, al menos, no era lo suficientemente mezquino ni injusto para tomar esta línea de crítica.

La evaluación de Ernest Mecklinger sobre Reuentahl después de su primera reunión es de interés aquí. “En última instancia”, escribió Mecklinger, “tuve la impresión de un hombre que nunca estaría satisfecho bajo la autoridad de otro”.

 El único hombre que lo superaba en rango era el propio Káiser, y Reuentahl había aceptado voluntariamente su puesto como criado de Reinhard. En tiempos turbulentos, la relación entre señor ambicioso y un ministro capaz suele ser tan peligrosa como andar en monociclo sobre la hoja de una espada.

La relación de Reinhard y Reuentahl se ajustaba a este patrón, aunque también estaban en juego circunstancias especiales. A menudo se sugirió en épocas posteriores que, si Kircheis hubiera sobrevivido más allá de 488 ACI, si hubiera seguido siendo el inequívoco «segundo hombre del imperio», la tensión entre Reinhard y Reuentahl podría haber permanecido sumergida. Por lo menos, Reuentahl no habría chocado tan fuertemente con Oberstein en la capacidad de este último como ministro de asuntos militares. Todo era especulación, por supuesto, pero debido a que Kircheis murió joven, sin haber atraído casi ninguna crítica como figura pública o privada, no se pueden negar las ricas posibilidades que puede haber en su futuro y el futuro del imperio mismo.

Después de despedir a Trünicht, Reuentahl llamó a Bergengrün a su oficina y emitió una serie de órdenes. La mayoría se refería a lo que quedaba de las fuerzas de Yang Wen-li en la Iserlohn. Unos pocos buques imperiales habían intentado invadir el Corredor Iserlohn, a pesar de la ausencia de órdenes para hacerlo, y Reuentahl dejó en claro una vez más que los militares no tolerarían tal prisa irreflexiva.

Sin embargo, el gobernador general no fue tan tonto como para permitir la libre circulación de personas, suministros o información en el mismo corredor.

Reprimir y aislar los restos de las fuerzas de Yang Wen-li era la base natural de la estrategia de la Armada Imperial. El corredor Iserlohn podría ser la definición misma de un objetivo difícil para las maniobras ofensivas, pero el simple aislamiento era más fácil de lograr.

Al cortar el acceso de la república a la información y los suministros, el imperio aumentaría la presión psicológica sobre sus ciudadanos. Como resultado, para Julian Mintz y los demás líderes de la República de Iserlohn, la calidad y cantidad de la información que pudieran recopilar determinaría sus posibilidades de supervivencia.

IV

Julian Mintz también pasó sus días enterrado bajo las tareas y responsabilidades que le habían sido asignadas. Cada día ordenaba un poco más sus materiales, preparándose para la eventual redacción de su biografía de Yang Wen-li.

El propio Yang no había escrito ninguna obra sustancial antes de su muerte. Si esa muerte no hubiera llegado tan pronto y después de una carrera tan turbulenta, y si la duración de sus años restantes hubiera estado a la altura de sus logros juveniles, seguramente habría podido generalizar sus vastas actividades intelectuales en forma escrita.

Estas ricas posibilidades, sin embargo, habían sido cerradas por el fin que se le impuso. Aun así, había dejado una gran cantidad de recuerdos, aunque fragmentarios.

 El material cubría muchos temas: estrategia, táctica, historia, hechos contemporáneos, política y sociedad, té y alcohol. Julian estaba tomando estos fragmentos desordenados de pensamiento, habla y acción, poniéndolos en orden y reconstituyéndolos junto con sus propios comentarios. En los breves momentos en los que sus responsabilidades como líder de las fuerzas armadas de Iserlohn no se entrometían, se sentaba en su escritorio y trabajaba en su proyecto de transmitir el individuo que había sido Yang Wen-li a las generaciones futuras.

No encontró el trabajo solitario. Era como hablar con los muertos. Los fragmentos de verborrea también eran fragmentos de los recuerdos y momentos que habían formado los últimos seis años para el propio Julian. Una sola palabra podría evocar un rico trasfondo en su mente. Y en cada escena, Yang estaba allí. Se hizo más alto y más bajo dependiendo de la ocasión: todos los recuerdos se veían desde la perspectiva de Julian, que había crecido más de un pie desde su primer encuentro, y las escenas no aparecían en orden cronológico.

«Ciertamente hay cosas que no se pueden decir con palabras, pero solo puedes decir eso una vez que alcanzas los límites del habla».

“Las palabras son como icebergs que flotan en el mar de nuestro corazón. Solo una fracción de cada uno es visible, pero a través de ellos percibimos y sentimos las cosas más grandes debajo de la superficie”.

“Usa las palabras deliberadamente, Julian. Eso te permite decir más, con más precisión, de lo que puedes decir solo con el silencio”.

Y: “El juicio correcto depende de la información correcta y el análisis correcto”.

Todas estas cosas que Yang le había dicho a Julian.

Tres años antes, cuando las fuerzas armadas de la Alianza se fracturaron tras el golpe de estado del Congreso Militar para el Rescate de la República, Yang se vio obligado a luchar contra la poderosa Undécima Flota. Debido a que los dos lados estaban bastante igualados en fuerza, y debido a que la derrota de Yang habría significado el final de la facción que se opuso al golpe, había buscado al enemigo desesperadamente. Cuando recibió información firme de que la Undécima Flota había dividido sus fuerzas, así como la ubicación de cada subdivisión, lanzó sus informes al aire con alegría, bailando torpemente y cantando desafinando con Julián como compañero.

Tal era el valor de la información precisa. Como resultado, Julian lo buscó a través de todas las vías que se le ocurrieron, y algunas más sugeridas por sus ayudantes. Era solo cuestión de tiempo antes de que se produjera una agitación política y militar en ambos extremos del Corredor Iserlohn.

El Kaiser Reinhard actualmente los estaba ignorando mientras construía un nuevo orden galáctico. Pero cuando las grietas comenzaron a mostrarse en la gloriosa armadura de su autoridad, comenzaría la agitación.

Habiendo hecho esta predicción estratégica, la siguiente tarea de Julian fue idear contramedidas; después de todo, no era un historiador de épocas posteriores, sino un participante contemporáneo activo.

La dificultad era que sus mejores opciones en ese momento no necesariamente seguirían siendo óptimas a medida que cambiara su situación. ¿Quién podría haber predicho cómo se vería la galaxia hoy hace solo cinco años?

En 795EE, el Imperio Galáctico de la Dinastía Goldenbaum había estado encerrado en una guerra interminable con la Alianza de Planetas Libres. Cuando hubo pausas en la lucha, las disputas en Phezzan llenaron los vacíos. Parecía que la situación rodaría lenta y monótonamente para siempre. Pero incluso el río más tranquilo tiene alguna que otra cascada a lo largo de su recorrido.

¿Podrían estar pasando por el borde de tal cascada en ese mismo momento? Si es así, la agitación podría llegar incluso antes de lo esperado.

Si el mariscal Yang hubiera estado vivo, Julian podría haberse recostado y dejarlo capitanear el barco. ¿Fue mezquino por parte de Julian extrañar a Yang por un lado y odiar a quienes lo habían asesinado por el otro? Ante este pensamiento, Yang Wen-li habló en un susurro que provenía de algún rincón oscuro de los recuerdos de Julian.

“No, Julián, no lo creo. No puedes amar a menos que también puedas odiar. Eso es lo que me parece, de todos modos.

Él estaba en lo correcto. Yang, la gente en su órbita, el microcosmos que habían creado, ¡cuánto los había amado y atesorado Julian! Era inevitable que odiara a quienes habían ensuciado y destrozado lo que amaba. De la misma manera, precisamente porque Julian tenía en la más alta estima los principios del gobierno republicano democrático, sin duda en parte debido a la influencia de Yang, detestaba el sistema autocrático que se oponía a ellos.

Amarlo todo era un imposible. Pero las palabras de Yang no deben interpretarse de manera demasiado amplia. No eran un estímulo para el odio. Simplemente señalaron la contradicción fundamental en lugares comunes como «el amor lo conquista todo». Este lado introspectivo de Julian era claramente parte de su herencia de Yang.

El riesgo era que pudiera socavar su dinamismo emprendedor o llevarlo de una posición conservadora a una reaccionaria. Esta fue una fuente de leve preocupación para Alex Cazellnu y algunos otros entre los «guardianes» autoproclamados de Julian. Pero sus compañeros más jóvenes se burlaron de ellos por inquietarse.

«¿No crees que es su talento lo que debería preocuparte?» preguntó Poplan con una sonrisa.

“O podría mezclarse con alguna femme fatale y encontrarse con el desastre”, dijo Attenborough.

No todos en su generación habían reconstruido sus psiques tan bien como estos dos. Un ejemplo fue el teniente comandante Soon “Soul” Soulzzcuaritter, quien luchó valientemente para proteger a Yang de sus asesinos. Cuando se reunió con Julian en el hospital de Iserlohn, apenas pudo forzar sus palabras a través del dolor.

«Sobreviví. Solo yo…»

La devastación por haber sobrevivido a dos comandantes, Bucock y Yang, le había robado a la expresión y la voz de Soul su anterior franqueza y buen humor.

«Tenemos suerte de que lo haya hecho, comandante», le había dicho Julian. «Tu supervivencia es nuestro único consuelo».

Julian no podía permitirse hundirse solo en la melancolía. Aunque de mala gana, por mucho que la forma exterior precediera a la realidad, como líder de las fuerzas armadas de la República de Iserlohn, tenía que cumplir con los deberes de su cargo.

No podía conducir a la gente en una dirección pesimista. Aunque se maldijo a sí mismo como inadecuado para la tarea, deseó poder curar el corazón herido de Soul. No le había mentido a Soul, después de todo.

Que alguien hubiera sido rescatado de ese barco, incluso un solo hombre, fue un consuelo innegable para Julian, Schenkopp, Rinz, Mashengo y los demás que intentaron rescatar a Yang sin éxito.

Soul tampoco se permitió revolcarse en el dolor para siempre. Tan pronto como pudo volver a caminar, encontró un nuevo puesto bajo las órdenes de Attenborough.

El único tema de conversación entre los líderes de la República de Iserlohn en estos días fue Job Trünicht. El mero hecho de que Trünicht permitiera que Kaiser Reinhard le diera órdenes fue suficiente para despertar la sospecha y la desconfianza de Cazellnu y Schenkopp. Attenborough consideró medio en serio enviarle a Reinhard una carta advirtiéndole que no confiara en el exjefe de la alianza.

«Es Trünicht, después de todo», dijo Attenborough a Julian. “Obviamente no está tramando nada bueno. No quiero ver al Káiser asesinado por un don nadie también.” Él sonrió con tristeza.

“Aunque supongo que para él también somos unos dones nadie. De todos modos, independientemente de lo que esté planeando ese viejo zorro de Trünicht, cualquiera que se enfrente al famoso mariscal Oberstein tiene mucho trabajo por hacer.”

V

«La era dorada.»

Julian sintió que finalmente había comenzado a comprender el significado de este término. Si en realidad no lo dijo en voz alta, fue menos porque temiera el ridículo que porque aplicar la etiqueta en esta etapa tardía parecía innecesario. Sólo una vez transcurrida una era se pudo apreciar su verdadera preciosidad, seguramente una cruel trampa tendida por el Creador en el entendimiento y la sensibilidad de la humanidad.

Aun así, no era imposible que volviera una Edad de Oro. Construir algo similar, al menos, era el objetivo por el que se esforzaban Julian y sus colegas. Veía a Karin con más frecuencia en estos días, aunque solo hablaban en las mesas del almuerzo o en las oficinas. Si su mentor compartido, Poplan, escuchara esto, sin duda se reiría a carcajadas.

«¿Vas a trabajar en el Registro del mariscal Yang después del trabajo hoy también?»

«Lo había planeado».

«¡Estas tan encerrado!» Este fue el juicio de Karin. Más exactamente, era su forma de expresar preocupación, en un tono que otros podrían reservar para emitir un juicio.

 Julián entendió esto. Más exactamente, sintió como si lo hiciera. Karin era una mujer rica en emociones y no era hábil para mantenerlas bajo control cuando hablaba. Precisamente el otro día, Karin se había encontrado con su padre biológico, Schenkopp, en el pasillo frente a la sede.

«¿Cómo está hoy, cabo Kreutzer?» preguntó.

«De repente mucho peor». Incluso esto podría llamarse progreso; después de todo, era una respuesta. En el pasado, a veces simplemente se daba la vuelta y se alejaba en el momento en que lo veía.

“Oh, querida, qué desafortunado. Y también debes ser tan encantadora cuando estás de buen humor, si así de bonita eres cuando estás de mal humor —fue el tipo de línea gastada con la que Schenkopp no respondió. «No hay necesidad de ocultar lo encantada que estás de verme», dijo en su lugar. “Ambos sabemos la verdad.” Y con ese pronunciamiento casual, se alejó.

Karin lo vio irse, sin palabras. Por mucho que Karin pudiera odiar escucharlo, pensó Julian, simplemente no estaba al nivel de Schenkopp cuando se trataba de actuar. Al parecer, Karin también lo reconoció y su actitud hacia Schenkopp se había suavizado un poco.

 En todo caso, parecía más irritada por su propia incapacidad para mantener la calma y la compostura a su alrededor.

«Estoy seguro de que Frederica estaba diciendo la verdad», Julian una vez la escuchó murmurar.

«Pero aun así…» En una reunión sobre el tema de la defensa de la base, Julian planteó el tema de Karin con el propio Schenkopp. No para criticar, sino simplemente para saber lo que pensaba Schenkopp.

“La opinión que tenga la cabo Kreutzer sobre mí es su problema, no el mío”, dijo Schenkopp. «Si me preguntas sobre mi opinión sobre ella, bueno, ese es mi problema». “

¿Y cuál es su opinión sobre ella, almirante?

“Nunca me ha disgustado una mujer hermosa. Mucho menos uno con espíritu.”

«¿Es ella como su madre en ese sentido?»

«¿Qué es esto? ¡Veo la planificación de nuestro joven comandante para expandir sus horizontes!” Schenkopp se rio odiosamente, pero luego le dio una palmadita en el hombro a Julian y le hizo un comentario sorprendentemente serio.

“En cualquier caso, la hija es mucho más impresionante que la madre en este caso. No hay duda de eso.»

Frederica Greenhill Yang también pasó sus días en medio de una tormenta de trabajo. Ella había hecho lo mismo después de la muerte de su padre. Concentrarse en el deber y la responsabilidad es una forma de dejar de lado el dolor por el momento presente y, presumiblemente, ese efecto psicológico también estuvo presente en su caso.

“Me pregunto si sería mejor si pudiera beber”, decía, y Julian no tenía respuesta. «Ya es demasiado tarde, por supuesto, pero creo que, si Jessica Edwards hubiera estado viva, podríamos haber sido buenas amigas».

Ahora que Frederica la mencionó, Julian se dio cuenta de que Edwards también se había lanzado a la política después de la muerte de su amante. Se estremeció ante la idea de que Frederica terminara como lo había hecho Edwards. Sacudiendo la cabeza para desterrar las imágenes no deseadas, le preguntó a Frederica si le había dado algún consejo a Karin.

“Solo le dije que el almirante Schenkopp nunca ha sido un cobarde”, dijo Frederica. «Es la verdad, después de todo».

“Parece haberla afectado profundamente. El cabo Kreutzer te venera, ¿sabes? La he oído decir que quiere ser como tú.”

«¡Oh mi! Esperemos que no en lo que respecta a la cocina, al menos. Tomar a Madam Cazellnu como modelo sería una mejor opción para su futuro”. Frederica sonrió y Julian sintió que los vientos de la primavera se levantaban en su corazón. Cálido y amable, pero aun conteniendo partículas invernales que llegaron para quedarse. Y Julian era impotente contra eso. Más tarde ese día, recibió una llamada telefónica de la propia Sra. Cazellnu.

“Voy a invitar a cenar a Frederica y a la hija del almirante Schenkopp”, dijo. Tú también debes venir, Julian. Cuantos más, mejor”.

«Gracias», dijo Julian, «¿pero estás seguro de que no sería mejor invitar al almirante en lugar de a mí?»

“Los padres tienen sus propias vidas que llevar por la noche. Además, él no es del tipo para pasar tiempo en familia”. Invitar a Karin y concertar una reunión con su padre solo empeoraría las cosas, explicó la señora Cazellnu.

Ella podría ser la persona más poderosa en la Base Iserlohn, pensó Julian.

Agradecido aceptó su invitación. Ni él ni Frederica se habían esforzado por cocinar desde la muerte de Yang. Parecía poco sentido hacer el esfuerzo cuando estaban comiendo solos. Con cuatro Cazellnus y tres invitados, la cena fue muy animada.

Pero el esposo de la persona más poderosa de Iserlohn parecía menos que entusiasmado mientras comía. Una vez que terminó la comida y se retiraron a la sala de estar, dijo:

«Está bien, Julian, dejemos a las mujeres parlanchinas con sus juegos mientras los hombres tomamos una copa». Con una última mirada de despedida a las mujeres, huyó a su biblioteca y salón combinados. Julián lo siguió y, poco después, la señora Cazellnu trajo una bandeja para la pareja de fugitivos, cargada con jamón, queso, hielo, sardinas en aceite y más.

“Ustedes, muchachos, diviértanse”, dijo. «Sin embargo, tengo que preguntarme acerca de un anfitrión que abandona el campo de batalla tan rápido».

“Es demasiado deslumbrante con la flor de la feminidad de Iserlohn reunida bajo un mismo techo”, dijo Cazellnu. “Necesitamos refugiarnos en algún lugar fresco y oscuro”.

“El almirante Schenkopp o el comandante Poplan pueden salirse con la suya con líneas como esa, pero tú, querido, no puedes”, dijo la señora Cazellnu.

“Pero decir uno de vez en cuando mantiene las cosas frescas. ¿Verdad, Julián?” Julian sonrió y se negó a opinar.

Frederica, Karin y las dos jóvenes de la casa Cazellnu estaban jugando a un juego llamado Horsemanía. Esto implicaba colocar dos pequeñas piezas en forma de caballo en una coctelera y dejarlas caer sobre una estera. La puntuación del jugador dependía de cómo cayeran los caballos. Si los dos estaban de espaldas, veinte puntos; si uno estaba de pie y el otro de lado, cinco puntos, y así sucesivamente.

El hombre de la casa frunció el ceño ante la risa que brotó de la biblioteca.

“No sé lo que ven en ese juego sin sentido”, dijo, volviendo a llenar el vaso de Julian. Aunque reconozco que la risa es mucho mejor que el llanto.

Julian se sentía exactamente de la misma manera. Cualquiera que sea la razón, Iserlohn se estaba riendo de nuevo. Todavía había una posibilidad de regresión, pero la gente se había recuperado del recuerdo del invierno y se estaba moviendo de la primavera al verano.

VI

¿Existió realmente en esa época lo que edades posteriores denominaron “el tallo de esa flor venenosa que los hombres llaman conspiración”?

 Lo hizo. Pero no estaba en condiciones de revelar públicamente esa existencia, o lo que había logrado. Solo una vez que se hubiera convertido en el poder más fuerte y más grande, o al menos lo suficientemente cerca como para estar seguro de su ventaja, se mostraría sobre la tierra.

Debajo de la superficie de cierto planeta, el arzobispo de Villiers de la Iglesia de Terra continuó ideando y dirigiendo innumerables planes malvados y sombríos. En sus momentos libres, hablaba de sus pensamientos a los obispos y sacerdotes de menor rango.

«¿No entiendes por qué fue a Yang Wen-li a quien matamos, y no a Kaiser Reinhard?»

Incluso su voz estaba llena de la luz de la arrogancia. El exitoso asesinato de Yang había hecho que el poder y la autoridad de De Villiers fueran preeminentes entre los arzobispos.

“Para concentrar el odio y el resentimiento de la gente contra Reinhard, debemos convertirlo en un gobernante más absoluto y, finalmente, en un tirano. Cuando llegue el momento de oponerse a ese tirano, esa oposición debe estar arraigada en la fe en la Iglesia, ¡no en esa grotesca espiritualidad que los hombres llaman democracia!”

Desde una perspectiva teocrática, la democracia es ciertamente grotesca, siendo un sistema y un espíritu basados ​​en múltiples sistemas de valores que coexisten uno al lado del otro. Además, cuando se usurpa un sistema de poder, siempre es más fácil apoderarse de uno que está unificado que de uno que está dividido. Mejor, además, si el pueblo tiene poca conciencia de sus derechos y está acostumbrado a ser gobernado. La Iglesia de Terra no tenía un brazo de hierro como el que usó Rudolf von Goldenbaum para derrocar a la Federación Galáctica.

“Las rebeliones de personajes de alto rango despiertan la sospecha de un tirano y dan como resultado purgas. Estos inquietan a los otros sirvientes e invitan a una mayor rebelión. La historia de cualquier dinastía no es más que la repetición de este ciclo, y volveremos esta ley de hierro contra la Dinastía Lohengramm”.

De Villiers, al parecer, era a su manera un historiador. Las lecciones que aprendió de sus estudios no eran filosóficas sino prácticas, principalmente relacionadas con la intriga y la conspiración, pero se necesitaba una mente aguda para acumular tanta información y analizarla en busca de tendencias estadísticas.

“En la antigüedad, cuando el gran imperio de Roma gobernaba nuestra amada Terra, fue inducido en un momento de debilidad a hacer de cierto monoteísmo su fe imperial. Esto le permitió controlar la historia y la civilización durante muchos siglos. Deberíamos recordar este incidente y considerarlo una guía”.

Los altivos pronunciamientos de De Villiers deben haberle ganado algunos enemigos entre los arzobispos ancianos, pero cualquiera que pudiera haber hablado se había ido hacía mucho tiempo. Por el contrario, eran los aduladores los que ahora eran mayoría.

«¿Es por eso que busca provocar que Reuentahl se rebele, Su Gracia?»

“Reuentahl es uno de los sirvientes de más alto rango de la nueva dinastía y tiene una gran experiencia a pesar de su juventud. Una traición de Reuentahl sacudiría incluso al Kaiser Reinhard. ¿Quién será el próximo en convertirse?, se preguntaría, incapaz de controlar sus sospechas sobre sus otros leales criados. Todo lo que necesitamos hacer es amplificar esto”.

Otros seguidores hablaron, ofreciendo una visión más pesimista.

“Oskar von Reuentahl es sin duda un general destacado. Pero, ¿aceptarán en última instancia aquellos a sus órdenes sus órdenes de izar la bandera de la revuelta contra el Káiser?

“Eso es lo que me preocupa. Incluso si todos y cada uno de los cinco millones de hombres de Reuentahl le juran lealtad, eso representa menos de una quinta parte de las fuerzas del imperio. ¿Cómo podría derrotar al mocoso dorado si ese es el alcance de sus recursos?

De Villiers se rió entre dientes. No había necesidad de preocuparse, explicó. Se habían tomado medidas. “Yang Wen-li está muerto. Reuentahl también morirá. Al igual que el mocoso dorado que se atreve a llamarse Káiser. Sus cuerpos fertilizarán la realización de nuestra justicia”.

Después de eso, toda la sociedad humana estaría unida en un vasto imperio donde la religión y la política fueran uno. En el pasado, cuando la humanidad estaba restringida a la superficie de un solo planeta, un estado parecido a este había perdurado durante siglos.

Ahora renacería a escala galáctica, con de Villiers como comadrona. Se acabarían largos años de paciencia y llegaría el tiempo de la gloria. De Villiers se rió una vez más. Era una risa negra, la risa de un hombre que pretendía invertir el curso de la historia a través de sus intrigas.

  Capítulo 4. Florecimiento  

 I

HILDEGARD VON MARIENDORF, asesora principal del Cuartel General Imperial, se presentó nuevamente al servicio el 7 de septiembre.

“Me disculpo por las molestias causadas por mi ausencia. Espero que se me perdone y no permitiré que los asuntos personales interfieran con mi trabajo nuevamente”. Así habló Hilda a su único superior en toda la galaxia. Ese superior, el Kaiser Reinhard, respondió con un incómodo asentimiento. Sin hablar, incapaz de hablar, la despidió de su oficina. La interacción reveló de nuevo la inmadurez que desmentía la magnanimidad de Reinhard como figura pública, pero en realidad Hilda agradeció que hubiera sido breve. Si Reinhard le hablaba, ¿qué podría responderle? Se quedaría paralizada de vergüenza. ¿Y si se disculpa? Eso fue solo un sueño, Su Majestad. Por favor, olvídalo de tu mente, como ya lo he hecho.

 ¿Una táctica diferente, tal vez? Soy súbdito de Su Majestad. Cualesquiera que sean las órdenes que crea conveniente dar, las obedeceré.

 Ninguna respuesta le pareció ideal. Por supuesto, no tenía nada de qué disculparse en primer lugar. Hilda había regresado al trabajo simplemente porque ya no podía ignorar sus responsabilidades oficiales. Todavía no había decidido cómo responder a la propuesta de matrimonio del Káiser. ¿Renunciar a su puesto de asesora principal? No, una renuncia después de una ausencia seguramente invitaría a la especulación de otros. Pensándolo bien, era bastante misterioso que el Káiser joven y soltero y su consejera, joven y soltera, no fueran ya objeto de rumores. Sin duda era porque Reinhard parecía muy distante de tales asuntos, mientras que Hilda siempre había mantenido su relación estrictamente profesional, sin siquiera intentar usar su encanto para mejorar su relación con él.

encantarse a sí misma con sus buenas gracias.

Pero ahora había aparecido un nuevo hecho. ¿Qué sería de ellos? ¿Qué debería hacer ella? A pesar de toda su perspicacia, Hilda no había logrado encontrar las respuestas después de una semana entera de pensar.

 En cuanto al joven y apuesto Kaiser, su estado emocional era uno que nunca había experimentado como figura pública y muy raramente como figura privada: estaba perdido. Le había propuesto matrimonio a Hilda. Si su reacción hubiera sido inmediata, incluso un rechazo inmediato, podría haber puesto sus sentimientos en orden. Pero aún no había recibido ninguna respuesta, dejando su conciencia a la deriva en la superficie de su corazón.

Comprendió que su pregunta no había sido del tipo de la que se podía esperar una respuesta inmediata. Y todavía. Y, sin embargo, si algunos pudieran burlarse de la inmadurez de Reinhard en privado, nadie podría negar su diligencia en el desempeño de sus deberes y responsabilidades imperiales. Continuó gobernando con firme razón y juicio. Un observador cínico podría concluir razonablemente que se había entregado a su trabajo para escapar de sus inquietudes privadas, pero aun así merecía crédito por compartimentar esas inquietudes lejos de su administración. Reinhard solo una vez en su vida había ignorado sus obligaciones como figura pública, y eso había sido inmediatamente después de la muerte de Kircheis.

Sin embargo, incluso las vastas responsabilidades de Reinhard como gobernante permitieron un descanso ocasional. En esos momentos se encontró inseguro de qué hacer. Con un aire de distracción, bebía café o hojeaba tomos secos con solo su grosor para recomendarlos. A veces jugaba al ajedrez tridimensional con su ayudante Emil o con el teniente Rücke, o los sacaba a los dos a cabalgar por los jardines. Habiendo hecho poco tiempo en el pasado para las cosas buenas de la vida, Reinhard tenía dificultades para llenar su agenda cuando no había asuntos de guerra o gobierno. Y, por supuesto, no llenó el espacio de aventuras románticas. Sus ministros principales estaban intranquilos. No solo por la forma en que Reinhard parecía encontrarse con los cabos sueltos en estos días, sino también por la preocupación de que sus fiebres repetidas pudieran presagiar una enfermedad más grave.

Su condición parecía menos una enfermedad debilitante que una pequeña masa de nubes que ocasionalmente cruzaba la cara del sol. Sin embargo, en el pasado, la brillante vitalidad de Reinhard no había permitido que ni la más mínima nube la atenuara. Por esa razón, y porque era una presencia tan insustituible como el sol, sus criados no podían evitar preocuparse.

“Quizás el incidente de Westerland fue un impacto mayor para Su Majestad de lo que pensamos…” El comodoro Kissling, jefe de la guardia personal de Reinhard, mantuvo su rostro inexpresivo mientras escuchaba esos rumores. Sabía que Hilda había pasado la noche en los aposentos privados del Káiser, y que el Káiser había visitado la finca Mariendorf temprano a la mañana siguiente con un ramo de flores, pero naturalmente nunca habló de estos hechos con nadie. Si bien no era, quizás, el igual del alto almirante Ernst von Eisenach, el «comandante silencioso», Kissling sabía cómo mantener la boca cerrada. Habría guardado los secretos de Reinhard incluso si el Káiser hubiera visitado a una mujer diferente cada noche. Hasta entonces, su discreción de labios apretados se había desperdiciado, pero ahora por fin estaba resultando útil.

Personalmente, por supuesto, Kissling no veía por qué a un hombre de la estatura del Káiser no se le debía perdonar alguna que otra amante o desliz. Había un lado incómodo en Reinhard que era terco casi más allá de la redención. Le había propuesto matrimonio a la hija del conde Mariendorf; esto era un hecho inquebrantable. Cualquiera que sea su respuesta, mostraría una falta de integridad tener relaciones con otras mujeres mientras esperaba. Por supuesto, él siempre había visto tales asuntos como más problemas de lo que valían en primer lugar, por lo que se puede objetar que esta charla de integridad era simplemente una forma de justificar su posición actual.

“Algunos insisten en que, debido a que el Káiser era atractivo, debe haber sido un playboy”, observó una vez Ernest Mecklinger. “Cómo explican la existencia de hombres feos pero libertinos, no puedo decirlo”.

Una visión cínica, pero era cierto que pocos habrían adivinado la pobreza de la vida romántica de Reinhard a partir de su evidente belleza y poder. En cualquier caso, Reinhard no intentó arrancar ninguna otra flor de los jardines disponibles para él.

En un desarrollo que provocó una sonrisa arrepentida pero comprensiva del conde Mariendorf, eventualmente se volvió común que Reinhard saliera después de completar sus deberes oficiales del día. Descubrió los mundos del teatro, la música y el arte, por los que nunca antes había mostrado interés. La soledad, al parecer, ahora la sentía como una carga. Los nuevos intereses del Káiser fueron recibidos con menos entusiasmo por los almirantes a los que presionó para que sirvieran como sus compañeros, aunque sus quejas permanecieron en privado.

El alto almirante Wittenfeld fue arrastrado a una actuación de ballet clásico en quizás el ejemplo más atroz de despliegue subóptimo. Lutz encontró la situación de Wittenfeld hilarante, pero pronto se le ordenó asistir a un recital de poesía, del cual regresó desesperado. Wahlen esperó con temor a que llegara su turno, pensando seriamente en cómo podría intercambiar lugares con Mecklinger, el «Artista-Almirante», que estaba destinado a los mundos del antiguo imperio y, por lo tanto, no estaba disponible.

“Su Majestad es en sí mismo una obra maestra. ¿Por qué debería interesarse en expresiones más forzadas del impulso artístico? La única relación que deben tener los poderosos con el mundo del arte es como fuentes de financiación. Su presencia en la audiencia es superflua y sus opiniones innecesarias. Tales cosas solo engendran charlatanes, que halagan los gustos de los poderosos mientras afirman ser grandes maestros”.

Esta era la crítica del mariscal Wolfgang Mittermeier, aunque esta perspectiva desinteresada quizás solo fue posible porque sus deberes al frente de la Armada Espacial Imperial lo excusaban de las salidas del Káiser.

“Si tanto sabe del mundo del arte, por todos los medios acompañe a Su Majestad en nuestro lugar”, lamentó Müller. “Esta noche voy a soportar una especie de concierto de vanguardia que no tengo esperanza de entender. Incluso una guerra o una revuelta sería preferible.”

Esto no fue, por supuesto, una profecía. Pero, en los días venideros, Müller recordaría estas palabras con tristeza.

II

Mientras Reinhard se dedicaba a las tareas de gobierno, cavilaba sobre el territorio inexplorado que enfrentaba en su vida privada y barría su almirantazgo hacia un improvisado «Otoño del Arte», algo estaba floreciendo en lo profundo de los suelos de la conspiración.

 Los tallos de raíces en cuestión habían serpenteado a través de la galaxia para llegar a las entrañas de Phezzan. Que no hubieran tomado una ruta directa no era sorprendente. Esta no era una sola raíz; era una maraña que se había extendido hacia el mismo sol. Y el espeluznante crecimiento estaba ávido de alimento. El vice ministro del Interior y jefe de la Oficina de Seguridad doméstica, Heidrich Lang, y el ex landesherr de Phezzan, Adrian Rubinsky, participaban en una discusión.

Si Oskar von Reuentahl hubiera visto a la pareja, habría sentido la necesidad de dispararles en el acto, pero su encuentro no fue un asunto público. El lugar era una habitación en una de las muchas casas seguras de Rubinsky en la que en el pasado se había decidido la muerte de varias personas. La iluminación de la habitación brillaba a través del cristal, iluminando tonos clave de verde como un bosque artificial. Los dos conspiradores diferían en apariencia y edad, pero compartían una cosa: el desprecio mutuo. Aunque Rubinsky era, quizás, más consciente de esto que Lang. Lang se secó la frente con un pañuelo. Esta fue una de las muchas formas en que ocultó su expresión de aquellos con los que hablaba.

Sin permitir que su burla saliera a la superficie, Rubinsky continuó explicando.

“Si el Káiser no visita Neue Land, será difícil asegurarse de que el mariscal Reuentahl lance su revuelta. Como estoy seguro de que usted aprecia, ministro, debemos tentar al mariscal con una oportunidad tan tentadora que nubla su razón.”

«Eso puede ser así, pero ¿es prudente preparar circunstancias tan ventajosas para el hombre?» Lang respondió. «¿Qué pasa si… qué pasa si, entiendes… su rebelión tiene éxito?» No pudo evitar sentirse aprensivo ante esta perspectiva, que debía evitar a toda costa.

Lang no destacaba por su autoevaluación objetiva, pero incluso él sabía que, si Reuentahl cometía un regicidio y tomaba el control de la galaxia, Lang sería el primero en ser purgado. Sería a la vez tragedia y farsa.

“No hay necesidad de preocuparse”, dijo Rubinsky. “El intento de asesinato del Káiser será solo un espectáculo. Una actuación. Todo ha sido calibrado con precisión para garantizar que escape ileso y decidido a atacar a Reuentahl”.

«¿Estás seguro de eso?»

“¿Le gustaría que lo asegurara por escrito?”

Lang respondió con un silencio puntiagudo. Su objetivo era devorar el plato suntuoso que era el Imperio Galáctico, con su aborrecimiento de Reuentahl como cuchillo y su codicia por el poder como tenedor. En una era en la que la fuerza militar reinaba supremamente, lograr este objetivo no sería posible sin tomar prestada la autoridad y el poder del Kaiser. Si Reinhard sospechaba de sus leales almirantes y convertía su gobierno ilustrado en un reino de terror, Lang ejercería el poder absoluto como fiscal especial y verdugo del Káiser.

La rebelión de Reuentahl sería una oportunidad ineludible para provocar este estado de cosas. Después de todo, ¿cómo podría Reinhard mantener su fe en Mittermeier y los demás después de una rebelión, incluso si fuera sofocada? Mittermeier era el amigo más cercano de Reuentahl, y sería el mejor táctico vivo una vez que muriera.

Si Lang pudiera usar de alguna manera a Mittermeier y Oberstein hacia la aniquilación mutua, no quedaría nada que le impidiera el poder. Hildegard von Mariendorf era solo una niña, sin poder propio. Su padre era un don nadie sincero, pero sin talento. Y, lejos del campo de batalla, los oficiales superiores de Müller para abajo no le preocupaban más que una caja de soldados de juguete.

Pero había ciertas cosas de las que Lang no se dio cuenta. Primero, que su plan, o más bien su fantasía, había sido conjurado y alimentado dentro de su psique por las sutiles maquinaciones de Rubinsky. En segundo lugar, que para Rubinsky no era más que una herramienta, bastante útil a su manera, pero barata, vulgar y totalmente desechable. Rubinsky había tenido cuidado de no permitir que la atención de Lang se posara en estos hechos.

Si alguien estaba al tanto de ellos, no era Lang sino el ministro de asuntos militares del Imperio Galáctico, el mariscal Paul von Oberstein. Ciertamente, los ojos artificiales de Oberstein, con sus computadoras ópticas integradas, vieron mucho más que Lang. Sin embargo, igualmente cierto era que incluso Oberstein no entendía todo lo que vio.

Si Lang fue una herramienta que Rubinsky usó para avanzar en sus intrigas, también fue una herramienta que Oberstein usó con fines políticos. Rubinsky, por supuesto, los consideraba a ambos, parte de su caja de herramientas. Oberstein era su superior y el benefactor que lo había designado para su puesto actual, aunque esto no era muy conocido. Pero el acto más generoso de Oberstein como benefactor de Rubinsky aún estaba por llegar, cuando sería el sacrificio que aseguraría el éxito de su protegido.

Tanto Rubinsky como Lang querían que se produjera la rebelión de Reuentahl, pero sus motivaciones y objetivos eran completamente diferentes. Donde Lang esperaba un fuego controlado, extinguido según el plan, Rubinsky esperaba provocar un infierno que lo abarcara todo. Rubinsky era consciente de esta brecha entre ellos, pero Lang no. Tenía sus sospechas, pero no las había podido confirmar. No era más rival para Rubinsky que para Oberstein. Rubinsky al menos podía burlarse de sí mismo en el espejo. Para Lang, esto era imposible.

Al final, Lang pasaría a la historia como un ministro deshonroso e infiel de la dinastía Lohengramm.

No carecía de cualidades redentoras —en casa, era un buen esposo y un padre cariñoso—, pero estas no eran suficientes para evitar las críticas por sus actos como figura pública.

Sin duda fue la Era de la Ambición que algunos la denominaron más tarde. El propio Kaiser Reinhard, nacido en una familia pobre que era noble solo de nombre, se había convertido en almirante de la antigua dinastía cuando aún era un adolescente, y fue coronado Kaiser cuando tenía poco más de veinte años.

Durante los últimos cinco siglos, la humanidad había sido gobernada por los descendientes de Rudolf von Goldenbaum, algunos ilustrados, otros menos; algunos descendientes directos, otros miembros de otras ramas colaterales de la familia.

 Solo dos hombres en la historia habían derrotado el despotismo de ese linaje: Ahle Heinessen y Reinhard von Lohengramm. Sus métodos y creencias diferían, pero el nombre de ninguno de los dos sería borrado de la historia. Un original puede inspirar a una legión de imitadores. Incluso el objetivo de Reinhard de gobernar una galaxia unificada se inspiró en los logros del Kaiser Rudolf. Por supuesto, Reinhard no pretendía imitar a Rudolf sino superarlo, y a la edad de veinticinco años lo había logrado en gran medida. La escala de los logros de Reinhard llenó de asombro a las multitudes.

Seguramente Lang estaba entre ellos, pero a diferencia de ellos, él no veía al joven y apuesto conquistador como infalible o santo. Un Reinhard infalible no habría dejado que Kircheis muriera, o que él mismo fuera derrotado por Yang Wen-li. Lang tenía la intención de hacer de Reinhard su títere. El primer paso fue despojarlo de sus servidores fieles y capaces, aislándolo en medio de la sospecha y la desconfianza. Tan inexorablemente como se hundió la fortuna del Káiser, la de Lang aumentaría.

III

Fue a fines de agosto cuando comenzaron a circular extraños rumores sobre Phezzan, pero en septiembre estas corrientes subterráneas brotaron a la superficie y un flujo incesante de historias siniestras llegó a los oídos incluso de los funcionarios imperiales.

«El gobernador general Reuentahl planea traicionar al Káiser».

“Reuentahl sabe que no es rival para el Káiser en la batalla, por lo que lo invitará a Heinessen con el pretexto de inspeccionar Neue Land y pretende asesinarlo en el camino.”

“Después de asesinar al Káiser, von Reuentahl presentará al desaparecido Erwin Josef II y declarará la restauración de la dinastía Goldenbaum, pero actuará como regente, para poder mantener el control del gobierno y el ejército. Y por lo que escuché, no mucho después planea coronarse Káiser.”

“No, él no va a asesinar a Kaiser Reinhard. Simplemente va a obligar al Káiser a escribir una declaración de abdicación y retirarse de la vida pública, para que von Reuentahl pueda ocupar su lugar.”

“En cualquier caso, el Káiser le tiene tanto miedo a Reuentahl que ni siquiera puede dejar Phezzan.”

“Escuché que Reuentahl va a enviar una invitación al Káiser a Heinessen, pero, por supuesto, el Káiser nunca la aceptará”.

«En todo caso, probablemente llamará a Reuentahl a Phezzan para interrogarlo».

Los rumores de rebelión habían circulado alrededor de Reuentahl antes, a fines del invierno del mismo año, pero él y Reinhard habían mantenido un diálogo público para asegurarse de que terminaran solo como eso: rumores. Pero, ¿sería posible esta vez una resolución amistosa? Ninguno tenía la confianza para hacer tal predicción. El barón Wenzel von Hassellbag, gran chambelán de Reinhard, era el cuñado menor de la vizcondesa Schafhausen, amiga de la hermana mayor de Reinhard, la archiduquesa von Grünewald. Hassellbag había heredado su baronía después de ser adoptado por la familia. No se destacó por su astucia, pero era cálido y sincero y carente de ambición, lo que lo calificaba perfectamente para su puesto. Como gran chambelán, se esperaba que no solo ayudara al Káiser en el ámbito del gobierno, sino también que se asegurara de que la vida privada de Su Majestad transcurriera sin problemas, aunque Reinhard vivía con tanta sencillez que su guardaespaldas Emil von Salle normalmente podía manejar esos asuntos solo. Fue Hassellbag quien llamó la atención del Káiser sobre los rumores que circulaban por Phezzan.

No fue un desliz de la lengua. Llegó una misiva de Reuentahl solicitando que Reinhard visitara el planeta Heinessen, y Hassellbag la notó en la mesa de la biblioteca en la nueva residencia de Reinhard y se la llevó al Káiser personalmente.

Al darse cuenta de la expresión incómoda en el rostro de su gran chambelán, Reinhard lo obligó a explicarse. O, al menos, así lo describió Hassellbag en las memorias que escribió en sus últimos años. Al día siguiente, 10 de septiembre, para ser precisos, Reinhard convocó una reunión de sus principales oficiales navales en el Cuartel General Imperial. Llegaron para encontrarlo ya de mal humor, con nubes de tormenta invisibles reunidas en su frente. Informó de la invitación de Reuentahl y declaró su intención de aceptarla. Sus ojos se posaron en el ministro de asuntos militares, el mariscal Oberstein, que dio medio paso adelante.

“Su Majestad está, confío, al tanto de los peculiares rumores que circulan en la corte y entre la gente. Hasta que se pueda determinar qué verdad, si es que hay alguna, se esconde detrás de ellos, ¿no sería mejor permanecer en Phezzan?”

«¡Tonterías estúpidas!» Reinhard estaba visiblemente enfurecido, sus ojos azul hielo ardían como llamas a través del zafiro. “Reuentahl nunca me haría daño. No dudo de él. Tampoco le temo. ¿Pretendes abrir una brecha entre un servidor de confianza y yo por el bien de estas absurdas mentiras?”

Los ojos cibernéticos de Oberstein brillaron.

«En ese caso, espero que Su Majestad al menos considere viajar con una flota de naves». “¿E invitar a más incertidumbre y miedo? ¿Por qué un Kaiser necesitaría una flota para viajar dentro de su propio imperio? Si estos comentarios inútiles son lo mejor que puede ofrecer, guárdeselos”.

Reinhard calmó su respiración, luego fijó su mirada en otro asistente.

«Alto almirante Müller».

«Si, Majestad.»

“Por la presente eres nombrado jefe de mi séquito. Comiencen los preparativos para nuestra partida.”

 «Si su Majestad.»

Müller inclinó levemente su cabeza de cabello color arena. Hubo un breve silencio, y luego otro hombre abrió la boca para hablar: el alto almirante Kornelias Lutz.

“Su Majestad, ¿podría tener permiso para unirme a su séquito? Mi hermana menor está casada con un oficial civil de la gobernación de Neue Land y hace tiempo que no la veo. Esto me daría la oportunidad de hacerlo”.

Con este ataque desde el flanco, Lutz rompió con éxito el muro de la fortaleza hasta ahora inexpugnable de Reinhard. Una de las razones de su éxito fue el hecho de que el cambio oficial de capital y la reestructuración militar que lo acompañó habían hecho que su puesto temporal como comandante de flota para la región de Phezzan fuera algo discutible. Hasta que recibió una nueva asignación, Lutz estaba efectivamente sin deberes, solo activo como consejero en el Cuartel General Imperial y el Ministerio de Defensa. Dadas las circunstancias, su pedido de acompañar a Reinhard en su viaje era razonable.

Más tarde, después de que abandonaron la presencia del Káiser, Wittenfeld se lamentó: “¡Qué decepción! ¿Por qué Su Majestad no me lleva con él?”

Lutz le dedicó una sonrisa, un toque de púrpura en sus ojos azules.

«Estoy seguro de que Su Majestad lo aceptaría si realmente esperara enfrentarse al mariscal Reuentahl», dijo. “Esperemos que este viaje sea pacífico”.

Más desconcertante para Lutz y sus compañeros almirantes fue el hecho de que Hildegard von Mariendorf, por lo general un elemento permanente del lado del Káiser, se quedaría atrás.

“Fräulein von Mariendorf no ha estado del todo bien últimamente. La exposición al warp sería desaconsejable en su estado actual”. Esta fue la explicación que ofreció el propio Káiser, por lo que sus almirantes la aceptaron.

Ahora que lo pensaban, la sagaz contessina tampoco había sido llamada a la reunión de hoy. Así que esa era la razón de su reciente serie de ausencias, pensaron. En verdad, sin embargo, Reinhard tenía otra razón mucho más personal para no llevarla con él. Habían pasado más de diez días desde su noche juntos, y aunque Hilda había retomado sus funciones en el cuartel general, aún no le había dado respuesta a su propuesta.

Ella nunca antes había sufrido tal indecisión, pero cada vez que lo consideraba, se encontraba miserablemente frente a la misma pregunta, incapaz de encontrar la respuesta: ¿casarse con ella le traería felicidad a Reinhard?

Reinhard la llamó a su oficina para informarle su decisión.

«Fräulein», dijo, adoptando una manera nítidamente profesional. «A fines de este mes, partiré hacia la Neue Land».

«Si su Majestad. La noticia me había llegado”.

«Debes permanecer en Phezzan».

Una pausa.

«Si su Majestad.»

«Me gustaría que usara este tiempo para decidir su respuesta al asunto que planteé el otro día». El joven Kaiser evadió la mirada de la condesa, manteniendo sus ojos fijos en su cabello rubio ahumado. “Me refiero a mi propuesta de matrimonio, naturalmente.”

Podría decirse que esta aclaración innecesaria fue un ejemplo de la inmadurez de Reinhard. Pero también mostraba su sinceridad y, en cualquier caso, Hilda estaba contenta de que le hubiera dado tiempo hasta su regreso. Un hombre más impaciente, un hombre que se pusiera por encima de los demás en todas las cosas, podría haber exigido su respuesta antes de marcharse. Reinhard era, después de todo, un gobernante absoluto. Podría haber hecho lo que quisiera, sin tener en cuenta la voluntad de Hilda en absoluto.

La forma en que había elegido actuar hizo que el equilibrio del corazón de Hilda se inclinara más profundamente en cierta dirección. Como administradora, Hilda había sido tan eficiente como siempre desde que regresó al cuartel general imperial, pero su pensamiento creativo había perdido parte de su brillantez. Al parecer, su capacidad para concentrarse y mantener su energía mental no había recuperado por completo su nivel anterior. Hilda estaba al tanto de esto, por lo que no podía discutir la decisión de Reinhard de dejarla atrás. También había oído los rumores sobre Reuentahl, por supuesto, pero los consideraba un refrito sin inspiración de las tonterías de la primavera. Esta conclusión en sí misma podría constituir evidencia de su intelecto y voluntad temporalmente debilitados. Por otro lado, también confiaba en Müller y los demás en el séquito de Reinhard. Además, había algo que la propia Hilda quería hacer.

Visitaré a la hermana del Káiser, la archiduquesa Grünewald. Esta idea había estado con ella desde su fatídica noche con Reinhard, pero no se le había presentado ninguna oportunidad de ponerla en práctica. La ausencia de Reinhard podría hacerlo posible. Hilda no tenía objeciones a que la hermana de Reinhard conociera toda la situación como su padre; de ​​hecho, deseaba que así fuera.

Annerose, después de todo, había criado a Reinhard con ternura y cuidado, y conocía todas sus fortalezas y debilidades. Reinhard había vivido una vida rica en esplendor, pero no en variedad. De hecho, su vida había sido bastante simple. Sus valores eran claros, sus objetivos inequívocos; sólo le quedaba mantener los ojos fijos en este último mientras avanzaba. Una vida sencilla es inevitable para aquellos que deben poner todo su intelecto y habilidad en la tarea de derrotar a un poderoso enemigo. En el caso de Reinhard, el objetivo increíblemente vasto de derrocar a la dinastía Goldenbaum siempre lo había ayudado a encontrar la ruta más corta a través de la naturaleza inexplorada que tenía ante él.

Yang Wen-li, por otro lado, había recorrido un camino intelectual mucho más complicado y sinuoso. Su fe en la democracia nunca había flaqueado, pero ciertamente había experimentado sus peores abusos, tanto directa como indirectamente. Siempre ha habido una espiral de ambivalencia en la vida, el pensamiento y los valores de Yang. Su carácter aparentemente excéntrico, pero realmente estable y su infalible amplitud de miras lo habían ayudado a mantener el control.

Al reflexionar sobre la Atrocidad de Westerland, Reinhard fue, quizás, un gobernante más frágil que el «Gigante de acero» Rudolf von Goldenbaum. Pero no era fuerza en el sentido rudolfiano lo que Hilda buscaba de él. Reinhard solo tenía una percepción imperfecta de los pensamientos y sentimientos de Hilda. Una vez que hubo dicho lo que tenía que decir, levantó una mano torpe y trató de salir primero de la habitación. Cuando su movimiento levantó un susurro de viento, Hilda habló.

«Su Majestad.»

«¿Sí?»

«Por favor tenga cuidado.»

El joven emperador miró a su bella consejera, desconcertado. Cuando digirió el significado de sus palabras, una sonrisa casi apareció en su rostro. Asintió una vez y luego se dio la vuelta para irse. Hilda tuvo un simpatizante y consejero en su padre. Dejando a Yang a un lado como un caso especial, ¿a quién tenía Reinhard? Ninguno de los que lo habían apoyado de esta manera en el pasado estaba lo suficientemente cerca como para escucharlo llamar ahora. O si lo eran, no eran visibles a ojos mortales. Incluso criados leales como Mittermeier y Müller nunca podrían actuar como confidentes de este tipo.

La exposición de su inmadurez y vulnerabilidad a los Mariendorf había sido un resultado inevitable de los acontecimientos, y la perspectiva de acercarse a Mittermeier o Müller para hablar de su vida privada, de permitirles conocer sus debilidades, solo generaba inquietud.

IV

En cuanto a Mittermeier, estaba demasiado ocupado con sus múltiples puestos clave en el ejército para ofrecerse como voluntario para el séquito del Káiser como Lutz, pero invitó a Müller a su oficina y lo interrogó sobre el asunto, desde los aspectos más generales hasta los detalles más pequeños. Müller era solo dos años menor que él y confiaba profundamente en su amigo y camarada.

“Creo que sé lo que te preocupa”, dijo Mittermeier. “En junio, Yang Wen-li fue asesinado mientras viajaba para reunirse con el Káiser. Temes que esta tragedia se repita”.

«Claro que me preocupa.» Müller asintió con un atisbo de ansiedad en sus ojos color arena. Quienes saborearon el éxito siempre buscaron recrearlo; así era simplemente como funcionaba la mente humana. “Hubiera preferido que el Kaiser permaneciera en Phezzan, pero tal como está la situación, una cancelación solo alentaría peores imaginaciones entre la gente”.

«Bien dicho. ¡Aun así, vaya con lo elaborado de todo esto!”

Con los rumores que circulaban de que el Káiser tenía miedo de abandonar la capital para no ser víctima de la rebelión de Reuentahl, la personalidad de Reinhard casi garantizaba que se negaría a permanecer en un lugar seguro. Esto, a su vez, probaría que otros rumores eran ciertos. Era una trampa diseñada para arrastrarlo a Neue Land sin importar cómo respondiera. Una trampa simple, efectiva y absolutamente descarada. Mittermeier se estremeció. ¿Se había estado preparando esta conspiración desde que se reveló la relación de Reuentahl con la hija del duque Lichtenlade, unos seis meses antes? Si es así, ¿era la desagradable comadreja Heidrich Lang quien manejaba los hilos? Esto parecía poco probable. Dejando a un lado el dominio de la intriga de Lang, a Mittermeier no le parecía el tipo de persona que pudiera organizar y ejecutar algo de esta escala.

Parecía más probable que el propio Lang estuviera bajo la influencia de otra figura aún más astuta. No pasaría mucho tiempo antes de que se probara que esta sospecha era correcta.

“Dicho esto”, continuó Mittermeier, “estos conspiradores no pueden tener mucha capacidad militar. Si el Káiser viaja con cincuenta o cien buques, esto debería ser suficiente para disuadirlos sin irritar a Reuentahl.”

«Cierto. Pero si Su Majestad estará de acuerdo incluso con eso…”

“Déjame hacer la solicitud. Estoy seguro de que aprobará una fuerza de ese tamaño”.

Los dos jóvenes almirantes compartieron una sonrisa triste. La obstinación y el orgullo del Káiser podían ser irritantes, pero también estaban entre las razones por las que lo amaban.

«Por cierto, ¿el ministro de Asuntos Militares ha ofrecido más opiniones sobre todo esto?» preguntó Mittermeier, con un brillo irónico en sus vivos ojos grises. Todos sabían que Oberstein miraba con recelo la invitación de Reuentahl, y cuando el tema de conversación giraba hacia el ministro, los sentimientos de Mittermeier se expresaban directamente en su fisiología.

Si Reuentahl se rebela, reunirá sus fuerzas para un asalto frontal decisivo. No es del tipo que usa la intriga y el engaño para acercarse lo suficiente al Kaiser para apuñalarlo por la espalda, a diferencia de algunos que podría mencionar.

 Pero Mittermeier no podía decir esto, por mucho que quisiera. Había demasiado en juego. Un rango más alto no siempre era una licencia para decir lo que uno piensa.

“Hasta donde yo sé, el ministro no ha dicho nada más desde la reunión original”, dijo Müller. “Tampoco está su nombre en la lista del séquito”.

“Es bueno escucharlo”. Mittermeier no quería que Oberstein acompañara a Reinhard a la Neue Land, por supuesto, pero no por animosidad personal. Fue porque sabía que había una repulsión magnética entre Oberstein y Reuentahl, mucho más aguda y profunda que sus manifestaciones superficiales. Le parecía demasiado probable que la sola presencia de Oberstein pudiera irritar a Reuentahl precisamente de forma equivocada. Si Oberstein hubiera sido el tipo de hombre que prioriza la autopreservación, no buscaría acompañar al Káiser en una misión como esta en primer lugar. Pero incluso Mittermeier tuvo que admitir que el ministro no se contentaba por naturaleza con proteger sus propios intereses y seguridad. Un objetivo que consideraba importante podría llevarlo a actuar de manera inesperada, incluso a sus propias expensas. Mittermeier no pudo evitar sentirse incómodo ante esta perspectiva, por el bien de Reuentahl, por supuesto, no por el de Oberstein.

En ese momento, había aspectos de la conspiración en desarrollo que Mittermeier simplemente no vio. Esto se debió a que siempre se había esforzado por vivir una vida libre de intrigas y artimañas, y en gran medida había tenido éxito. De hecho, en ese momento, comprender el alcance total de la red de intrigas que el liderazgo de la Iglesia de Terra había tejido a través de la galaxia habría sido una proeza de perspicacia casi sobrenatural. Ningún simple ser humano está en posición de atacar a Mittermeier por sus limitaciones en esa área. Sin embargo, incluso sin ningún talento para la conspiración, el juicio de Mittermeier como alto funcionario estatal le reveló el peligro esencial de la situación.

Si los rumores de rebelión resultaban ser ciertos, incluso después de sofocada, la desconfianza mutua permanecería entre el Káiser y sus funcionarios. El primero pensaría, incluso Reuentahl me traicionó, ¿quién será el próximo?; el último, Incluso Reuentahl fue purgado, ¿quién será el próximo? Una cadena interminable de purgas y revueltas sería el resultado inevitable.

“No importa”, dijo Mittermeier. “Cualesquiera que sean las opiniones del ministro, tengo mi propia forma de hacer las cosas. Concentraré las fuerzas de la armada espacial en los sectores alrededor de Schattenberg”.

Schattenberg, que significaba «Ciudad de las Sombras», era el nombre de una fortaleza programada para ser construida en el antiguo territorio de la alianza, en el extremo de Neue Land del Corredor de Phezzan. No se compararía con la Fortaleza Iserlohn, pero bloquearía la entrada al corredor y desempeñaría un papel importante no solo en la defensa de la nueva capital imperial, sino también como base para incursiones, suministros y comunicaciones. Por cierto, la fortaleza que se construiría en el otro extremo del corredor de Phezzan, en territorio imperial, se llamaría Drei Großadmiralsburg. Este nombre significaba «Ciudad de los Tres Mariscales» y conmemoraba a los tres mariscales imperiales de la dinastía Lohengramm que ya habían caído en batalla: Kircheis, Fahrenheit y Steinmetz.

«Si alguien más muere, ¿van a cambiarle el nombre a Führ Großadmiralsburg?» fue la broma de Wittenfeld, tan poco graciosa que solo provocó muecas entre sus amigos, pero, en cualquier caso, la construcción de estas dos nuevas fortalezas tendría una gran importancia para la existencia continua y la expansión de la incipiente dinastía y, de hecho, del imperio de Reinhard, cuyas dos mitades estaban conectadas. por el corredor de Phezzan. La gran visión del Káiser de la unidad galáctica se estaba realizando constantemente en esfuerzos prácticos como estos, Mittermeier, en su calidad de líder militar, era responsable de supervisar y dirigir el proyecto, que era otra razón por la que no podía unirse al séquito del Káiser.

Era una nueva era. Mittermeier se estaba adaptando a sus nuevas funciones y encontrando el éxito al enfrentarse a los nuevos desafíos que se le presentaban. Era el general más valiente de la Armada Galáctica, pero además era más. Oskar von Reuentahl, entre otros, tenía en muy alta estima su flexibilidad y amplitud de miras, aunque él mismo no lo sabía. Reinhard, por supuesto, también vio este lado de Mittermeier, razón por la cual siempre le había confiado al lobo del vendaval tareas tan importantes.

Si las relaciones entre Reinhard y sus funcionarios realmente descendieron a un ciclo de purga y rebelión, pensó Mittermeier, ¿por qué habrían arriesgado sus vidas para derrocar a la dinastía Goldenbaum y aplastar la Alianza de Planetas Libres? ¿Para qué habría servido el rastro de derramamiento de sangre que habían dejado por toda la galaxia? La dinastía Lohengramm trajo la paz y la unidad a la galaxia y estableció un gobierno más progresista y justo en al menos la mitad de ella.

Un error podría manchar esos deslumbrantes logros con el rojo oscuro de un reinado de terror en un desarrollo que épocas posteriores verían con desprecio y burla. Eso no se podía permitir que sucediera. El Káiser tendría que mostrar amplitud de miras y Reuentahl tendría que ejercer autocontrol.

“Almirante Müller, pongo la vida de Su Majestad en sus manos. Asegúrese de que usted y Lutz trabajen juntos para llevarlo a salvo a casa en Phezzan”.

“No escatimaré esfuerzos. Vamos, sin embargo, ¿seguramente no crees que algo realmente sucederá? La sonrisa relajada de Müller fue presumiblemente un intento de asegurarle al amigo que amaba y respetaba que todo estaría bien. Cuando los dos hombres se dieron la mano, Mittermeier rezó para que Müller tuviera razón.

“Por muy diabólica que sea la conspiración de la que resultó, los brotes de la rebelión solo pueden crecer en suelo fértil. Debemos concluir que ya había suficiente distancia entre Kaiser y Reuentahl para que trabajaran los conspiradores”.

Aunque de tendencia más bien materialista, la crítica histórica de esta naturaleza es, al menos en parte, correcta. Reinhard siempre había planeado recorrer Neue Land una vez que terminara la guerra. Precisamente porque era una nueva incorporación al imperio, tendría que aprovechar cada oportunidad para demostrar su dignidad y benevolencia a sus súbditos, incluso creando más oportunidades para hacerlo si fuera necesario.

Como resultado, no era sospechoso en sí mismo que von Reuentahl lo invitara allí. Para Reuentahl, la situación era más complicada. Justo antes de enviar la invitación, las antenas que había dejado en Phezzan transmitieron a sus oídos un peculiar rumor:

“Su Majestad el Káiser sigue preocupado por los frecuentes brotes de fiebre inexplicable. Peor aún, el ministro Oberstein y el viceministro Lang se están aprovechando de la enfermedad del Káiser y se están volviendo más despóticos cada día. Oberstein se comporta más como un primer ministro y Lang trata su ministerio como una posesión personal, para consternación de la gente. Además, Lang le guarda tal rencor a Reuentahl que lo calumnia en cada oportunidad, pidiéndole sin cesar al Káiser que lo llame a Phezzan y lo purgue. Lo peor de todo es que afirma que Reuentahl tiene la intención de invitar al Káiser a Neue Land y asesinarlo allí…”

El hecho de que el propio Lang fuera la fuente de esta información era parte del oficio de la trama. Reuentahl era capaz de una observación estratégica absolutamente carente de sentimentalismos, pero no se dio cuenta de que las exageraciones y fabricaciones de Lang eran específicamente para el beneficio de Reuentahl. Debido a que él era un gobernante por naturaleza, pensó que la rebelión era puramente negativa para quienes estaban en el poder. La idea de incitar a una revuelta destinada a ser reprimida le era ajena. Tenía confianza en sus habilidades como líder militar y estaba alarmado por esta amenaza a la relación de confianza entre él y el Káiser.

Su visión de Lang también estaba teñida de ideas preconcebidas. No creía que Lang realmente respetara al Káiser y sospechaba que tenía intenciones maliciosas hacia el propio Reuentahl. No ayudó que estas ideas preconcebidas fueran ciertas. El resultado de todo esto fue que fue engañado por las intrigas de Lang.

“Su Majestad no es del tipo que se deja llevar por el mal camino por un adulador sin valor como Lang”, se dijo a sí mismo. «Seguramente recuerda que solo esta primavera Lang intentó capturarme en esa miserable trampa, y fracasó miserablemente».

Aun así, un grado de inquietud se quedó con él. Llamó a su amigo cercano Bergengrün, inspector general del ejército, y le preguntó qué pensaba de los rumores que circulaban sobre la nueva capital imperial.

“Estoy de acuerdo en que es poco probable que nuestro Kaiser se conmueva con los halagos de Lang”, dijo Bergengrün. “Lo que me preocupa es la posibilidad de que haya otro actor en toda esta intriga. Alguien para quien Lang simplemente sirve como muñeco de ventrílocuo”.

Bergengrün no mencionó nombres intencionalmente, pero el principal sospechoso que tenía en mente era demasiado claro para Reuentahl. Vio en su mente los ojos cibernéticos anormalmente brillantes del ministro de Asuntos Militares. No era la primera vez que un aprensivo Reuentahl había considerado la desagradable posibilidad de que Oberstein pudiera no tener los mejores intereses del Káiser en el corazón.

“Qué decepción sería saber que mein Kaiser se ha hundido al nivel de un títere para hombres como Oberstein y Lang”, dijo Reuentahl. Ese sería un final patético para una vida de una ambición tan espectacular. Y así, la propia naturaleza ambiciosa del mariscal lo llevó a una nueva idea: ¿Qué pasaría si tomara el relevo de Oberstein y Lang y protegiera al propio Káiser? Reinhard llegaría para su recorrido por Neue Land con solo una guardia ligera. Reuentahl podría negarse a dejarlo partir y anunciar la transferencia del Cuartel General Imperial y la corte del Káiser a Heinessen. Oberstein y Lang, aún en Phezzan, serían incapaces de detenerlo. ¿No era esta la oportunidad ideal para reunir a toda la galaxia en sus propias manos?

Naturalmente, no se podía esperar que Reinhard reconociera dócilmente la superioridad de Reuentahl. Sin duda lucharía por escapar de la custodia y comenzar una guerra para recuperar su posición y autoridad. Pero eso sería interesante en sí mismo. Como oponente militar, ni siquiera Oberstein representaba una amenaza seria para Reuentahl, y mucho menos para Lang. Incluso si Oberstein estaba detrás del complot actual, dependía del poder del Káiser para funcionar.

No era un adversario digno para los cinco millones de soldados y el genio estratégico de Reuentahl. En la dinastía Goldenbaum, las purgas de sirvientes capaces no habían sido raras. Algunos habían regresado triunfantes de las victorias de la campaña solo para ser despojados de su autoridad al llegar y enviados directamente a los campos de ejecución. Si la enfermedad de Reinhard nublaba su juicio, esta práctica indeseable de la dinastía anterior podría revivir para ser usada contra Reuentahl. Tampoco, de hecho, la propia transparencia de Reuentahl estaba completa o sin color. Tenía su propio lado despiadado, y desde que aceptó su puesto como gobernador general había estado explorando cuánta presión política y militar le permitiría ejercer la capacidad de producción de Neue Land en el territorio original del imperio. Por supuesto, siempre había imaginado a su enemigo en estos escenarios como Oberstein. Por esta razón, los historiadores de épocas posteriores que criticaron a Reuentahl hicieron afirmaciones como las siguientes:

“Como sirviente del Kaiser Reinhard, Oskar von Reuentahl carecía de lealtad; como líder de una revuelta, carecía de decisión. En última instancia, más que un traidor, era simplemente un elemento eterno insatisfecho”.

“Con un poco más de conciencia de su posición en el curso de la historia, seguramente habría percibido que sus contribuciones eran más necesarias para el establecimiento de la paz y el orden. ¿La razón y el intelecto que lo habían ayudado a tener éxito y prosperar hasta ese momento lo abandonaron cuando alcanzó su posición más alta como sirviente?”

“Al traicionar a Reinhard en la etapa final, dejó la impresión de que la lealtad que le había mostrado al Káiser hasta ese momento había sido una mentira. Esto no fue culpa de nadie más que de él…”

Sin embargo, ningún historiador se atrevió a tergiversar la verdad lo suficiente como para llamarlo incompetente. Por el contrario, el consenso fue que fue precisamente un exceso de genio y habilidad lo que lo desvió del rumbo. También podríamos examinar las opiniones de Julian Mintz, un testigo contemporáneo del campo permanentemente opuesto al mariscal:

“…Oskar von Reuentahl fue un hombre de grandes logros. Sus habilidades lo calificaron para cualquier puesto, ya sea como líder militar, gobernador general de vastas posesiones territoriales o incluso primer ministro. Pero había una posición en esa época para la que no estaba preparado: gobernante de un imperio recién fundado. En una dinastía que había llegado a su tercera generación, por ejemplo, es difícil imaginar un candidato más destacado a emperador. Heredando las políticas de la administración anterior, sin duda habría cultivado sus méritos, corregido sus fallas, impuesto la disciplina, reconstituido las organizaciones estatales, reprimido la rebelión militar y protegido la autoridad imperial y el pueblo, y en todas las cosas habría usado sus poderosos poderes de liderazgo para mantener una unidad central inquebrantable. No hay duda de que habría sido un gobernante más grande que la mayoría de los Kaiser Goldenbaum… Sin embargo, en su imperio, la capital seguramente habría permanecido en Odín. Entre sus contemporáneos, sin embargo, hubo un joven cuyo incomparable genio desplazó el centro del gobierno galáctico a Phezzan. Desde esta perspectiva, Reuentahl aparece como un hombre conservador en una época fundacional. ¿Fue simplemente mala suerte que compartiera la época con Kaiser Reinhard, el propio fundador? O…»

Julian decidió no escribir más. Parece estar afirmando sin palabras que, como contemporáneo, también vio la rebelión de Reuentahl como algo que surge en el dominio regido por la verdad, no por los hechos. Sin embargo, si este análisis es correcto, se puede ver un claro desajuste entre sus conclusiones y las visiones subjetivas de Reuentahl, quien nunca dejó de pensar que vivía una era de inquietud. O tal vez deberíamos decir que su deseo de ser el héroe de tal época superaba cualquier preferencia que tuviera por la estabilidad. En cualquier caso, Reuentahl no tenía intención de ceder ante Oberstein y Lang en ningún asunto, ni siquiera a expensas de su propio futuro. Había enviado su invitación a pesar de los desagradables rumores en parte para ver cómo respondía el Káiser. Si Reinhard se negaba a dejar Phezzan, esto demostraría que creía en los rumores y dudaba de la lealtad de Reuentahl, que se había convertido en el títere de Oberstein y Lang. Tan doloroso como sería confirmar esto, al menos la situación sería clara.

Por otro lado, si Reinhard aceptaba la invitación y se preparaba para un recorrido por Neue Land, ¿probaría esto su fe en von Reuentahl? La respuesta, lamentablemente, fue no. Puede que simplemente pretendiera adormecer a Reuentahl para que se sintiera complacido, lo mejor para capturarlo y eliminarlo. Tal disimulo estaría fuera de lugar para Reinhard, pero no estaría por debajo de Oberstein y Lang. Y así, el 22 de septiembre, Kaiser Reinhard dejó Phezzan y partió hacia Neue Land.

Como gobernador general, le correspondió al mariscal von Reuentahl preparar la bienvenida de Su Majestad.

  Capítulo 5. El incidente Uruvashi

 I

FINALES DE AGOSTO, AÑO 2 del Nuevo Calendario Imperial, 800.

El verano había sido cálido y pacífico para los súbditos del Imperio Galáctico. La larga y devastadora guerra parecía haber llegado por fin a su fin. Padres, esposos, hermanos, amantes e hijos regresaron del servicio. Los soldados iban directamente de las reuniones en el puerto espacial a las bodas con sus novias, (decenas de miles de ellas) en total. Pero más allá de los horizontes conocidos de la gente, se acumularon nubes oscuras. La gente no era responsable de las nubes. Pero si esas nubes llenaran el cielo y desataran una tormenta, la gente quedaría empapada. El pueblo no tenía derecho a participar en las causas, pero estaba obligado a sufrir los efectos. Este fue el pecado del gobierno autocrático, que se diferenciaba de la democracia abierta en que se basaba en la exclusión y la discriminación.

Yang Wen-li le había hablado a Julian Mintz de esto en vida y, con el tiempo, Julian llegaría a ver sus palabras como una valiosa profecía. Sellado en Iserlohn, Julian recibió su información más valiosa de dos fuentes: las redes públicas de comunicaciones y los «Revienta-bloqueos» de Boris Konev.

Konev, que cumpliría treinta y un años ese año, no era ni miembro formal de la República de Iserlohn ni titular de un cargo público allí. Había nacido ciudadano del Dominio de Phezzan, pero con la posición política única de Phezzan destrozada por la Armada Imperial, ninguna autoridad existente garantizaba legalmente sus derechos como individuo. Pero el temerario comerciante independiente no mostró signos de inquietud por su condición de hombre sin afiliación. Por el contrario, se deleitaba con ello, teniendo el mayor placer en arriesgar su vida para romper los bloqueos de la Armada Imperial, recopilar información y contrabandear suministros, todo bajo las órdenes de nadie, sino únicamente de acuerdo con sus propios caprichos.

Para Konev, ser amigo e igual de alguien era mucho mejor que ser su superior o vasallo como cuestión de derecho. Así como a Dusty Attenborough le apasionaba librar una guerra revolucionaria, Boris Konev proclamó con orgullo su condición de comerciante libre e independiente. Era libre de actuar como quisiera en lugar de por obligación, pero en sus comentarios como «Los beneficios espirituales son más importantes que los materiales», hubo quienes vieron más en él al aventurero que al comerciante.

Sin embargo, la evaluación de Olivier Poplan hizo que la distinción fuera discutible:

“Es solo un buscador de emociones”. Los comentarios sarcásticos sobre Konev y sus familiares fueron objeto de intercambio para Poplan. “Simplemente no me llevo bien con esa familia”, decía. “Hay algo en sus genes que simplemente no es compatible con el sentido común”.

Y, sin embargo, aunque el as piloto de ojos verdes no mostró preocupación por los miembros de su propia familia, al menos no en la superficie, se aseguró de preguntar por la seguridad de la familia de Ivan Konev, que todavía estaba en Heinessen después de la muerte de Ivan. En los años venideros, los historiadores colocarían a Olivier Poplan junto a Dusty Attenborough como uno de los mejores representantes del alegre “estado de ánimo festivo” de la República de Iserlohn.

Excluyendo el breve período en el que Poplan había permitido que su dolor reinara por completo, esta fue una evaluación precisa. Pero Dusty Attenborough registra que, después de que la administración de Yang dio paso a la de Julian, a veces sintió que el corazón de Poplan no estaba realmente alineado con el estado de ánimo festivo que promovía.

Poplan no era tan superficial como para que cualquiera pudiera discernirlo, pero si Attenborough pudo verlo, seguramente se debió a los puntos en común entre los dos hombres en la forma en que pensaban y actuaban. Donde todos los relatos contemporáneos están de acuerdo es en la popularidad de Poplan entre las generaciones más jóvenes. Alegre, elegante y apuesto, lo seguían multitudes de soldados de rostro lozano y niños pequeños que estaban pendientes de cada una de sus palabras. Muchos también imitaban su forma de llevar la boina o de pasear por los pasillos, aunque sin duda muchos padres desanimaron a sus hijos a seguir su ejemplo en el terreno romántico.

Sin embargo, como era ampliamente conocido que Poplan estaba interesado en las mujeres, no en las niñas, los padres confiaban en él en un grado quizás sorprendente cuando estaban con sus hijas.

«Y así, mis jóvenes camaradas, de ahora en adelante asegúrense de llamarme Poplan el respetable y clarividente».

“¿No querrás decir Poplan el conquistador?” preguntó un bromista joven.

“¿De quién escuchaste esa tontería? ¿Almirante Attenborough?

«No, del almirante Cazellnu».

“Ser incomprendido por la generación anterior es el destino de todo joven revolucionario. Levantémonos juntos, camaradas, y arrastrémoslos a nuestros recuerdos del pasado”.

Dada la responsabilidad de Poplan de convertir a los desafortunados nuevos reclutas de la república en pilotos de combate, su popularidad entre el grupo más joven era un activo valioso. Habitaba el papel de líder y mentor con facilidad. Al verlo dirigir un pelotón de chicos y chicas al centro de formación de pilotos, Attenborough se cruzó de brazos y murmuró: “Si hubiera nacido en una era de paz, creo que se habría convertido en maestro de jardín de infancia. Es extraño lo bien que le sienta la compañía de los niños.”

La mezcla de sarcasmo y genuina admiración en la voz de Attenborough hizo reír a Julian.

“Si el comandante Poplan puede pasar de ser un mujeriego a ser un maestro de jardín de infancia, tal vez usted también pueda renunciar a la soltería, Almirante Attenborough”.

«La señora celibato no muestra signos de renunciar a mí. Hemos estado juntos tanto tiempo, no puedes simplemente tirar eso por la borda.”

Si Attenborough hubiera estado tan inclinado, podría haber tenido una familia o un amante que se ajustara a su posición y encanto personal. Pero aún no sentía la necesidad de anclar su barco en ningún lugar en particular. Attenborough desapareció en su oficina con un montón de papeleo y Julian entró en su oficina de al lado.

En su escritorio encontró un puñado de cartas. Alentó esto como una forma de ventilar la insatisfacción o compartir opiniones. Algunas eran constructivas, pero otras eran simplemente torrentes de abuso personal. Pero Julian nunca había desaprobado ni siquiera las cartas que lo criticaban o censuraban. Creía que una sociedad cuyos miembros no podían hablar mal de sus líderes no merecía el sobrenombre de “abierta”.

Solo cuando Yang fue objeto de abusos perdió los estribos, como muestran los relatos de Katerose von Kreutzer y muchos otros. Cuando Yang estaba vivo, el simple hecho de estar a su lado aparentemente había hecho que Julian pareciera una especie de genio silencioso, incluso más rico en sentido militar que el propio mago de cabello negro. Hoy, con la partida de Yang, Julian causaba una impresión diferente. Solo había cambiado la sensibilidad de los observadores, no el propio Julian, pero parecía que otro lado del joven de rasgos sensibles se estaba revelando a los demás: un misionero diligente con el Registro de Yang Wan-li como su biblia. Aun así, Julian no era ni melancólico ni autoritario. Al carecer de la confianza en sí mismo radiante y febril del Kaiser Reinhard, parecía haber simplemente permitido que el flujo natural de los acontecimientos lo llevara a su puesto actual como sucesor de Yang. En este punto de su historia, su enfoque fundamental como figura pública era simple: esperar.

“Los súbditos del imperio llevan casi dos mil años acostumbrándose a ser gobernados, a ser gobernados. Piensan en el gobierno como algo que se les aplica a ellos o, en el mejor de los casos, actúa para ellos. ¿Por qué no deberían apoyar a la dinastía Lohengramm, que promete hacer cosas mejores para ellos que nunca? Con el tiempo, la dinastía se erosionará y comenzará a descender la pendiente hacia la autodestrucción. Ese es el momento en que la gobernabilidad republicana democrática comenzará a tener sentido”.

Es por eso que Julian creía que lo correcto por ahora era esperar. La República de Iserlohn aún era demasiado débil para servir como el núcleo alrededor del cual las circunstancias podrían cambiar, menos aún para buscar activamente convertirse en ese núcleo. Julian no esperaba que eso estuviera dentro de su poder durante generaciones. Por otro lado, sabía tanto emocional como intelectualmente que las circunstancias podían cambiar a una velocidad vertiginosa. Como resultado, mientras dirigía las fuerzas armadas de la república con miras al largo plazo, constantemente reflexionaba sobre cómo podrían responder al cambio a corto plazo.

En los meses finales de 800EE, este enfoque produciría resultados altamente efectivos.

“Julian Mintz nunca ha hablado por sí mismo. Todas sus declaraciones y opiniones se extraen del Registro de Yang Wen-li. Es un plagiador, no crea nada, y simplemente en virtud de haber sobrevivido a Yang, monopoliza injustamente toda la gloria”.

La respuesta de Dusty Attenborough a las crueles calumnias de esta naturaleza dirigidas a Julian era instructiva:

“Julian Mintz era un intérprete, no un compositor, un traductor, no un autor. Esto era lo que quería y, de hecho, se convirtió en un intérprete y traductor del más alto calibre. Nunca ocultó sus modelos, y de ninguna manera merece ser acusado de plagio. Ninguna música es lo suficientemente sublime para conmover a una audiencia sin ser interpretada”.

Julian nunca habló en su propia defensa. Se negó a satisfacer el deseo de autojustificación y permaneció, hasta el final, como sucesor y evangelista de Yang Wen-li. Esto fue precisamente lo que algunos historiadores sintieron que lo colocaba por encima del rebaño común. Ciertamente, nadie puede negar sus logros al garantizar que la vida, los logros y el pensamiento de Yang Wen-li se registraron en una forma casi perfecta para las generaciones posteriores, incluso si surgen dudas ocasionales sobre la precisión y objetividad de esos registros.

Pero si la estrategia de Julian era esperar, no tendría que esperar mucho. A mediados de octubre, Boris Konev llegó a Iserlohn con la noticia más explosiva desde la revelación en mayo de un complot para asesinar a Yang Wen-li:

«¡El mariscal Reuentahl, gobernador general de la Nueva Tierra del Imperio Galáctico, se rebela contra el Kaiser Reinhard!»

II

“Antes de proceder a Heinessen, el Kaiser y su séquito se detendrán en el planeta Urvashi en el sistema Gandharva para un servicio conmemorativo en el cenotafio a los perdidos en la Gran Campaña”. Ese era el itinerario de la gira imperial de la Neue Land. Después de la visita a Urvashi, todavía no se había fijado nada, excepto el regreso del Káiser a la capital a principios de febrero. Esto se debió en parte a que a Reinhard no le importaba estar sujeto a horarios. Los miembros principales de su séquito fueron los altos almirantes Müller y Lutz, el vicealmirante Streit, el comodoro Kissling, el teniente Rücke y Emil von Selle. La falta de oficiales civiles fue notable y podría considerarse una falla. El equipo de médicos de Reinhard también lo acompañaría, así como, por supuesto, las tripulaciones de su buque insignia Brünhilde y el escuadrón que actuaba como su escolta.

Reinhard siempre había tenido una tendencia a ser «menos guerrero-Káiser que Káiser-guerrero», como dicen los historiadores. Desde sus días como comandante de flota entre muchos en la dinastía Goldenbaum, siempre había sido más feliz entre las tropas en la cubierta de un barco de guerra o en una instalación militar que rodeado de bellezas en la corte. Sin duda, sus soldados también encontraron a su Káiser más resplandeciente con su uniforme negro y plateado que cualquier hija de la nobleza ataviada con sedas y joyas. La comitiva imperial llegó a Urvashi el 7 de octubre, un día antes de lo previsto. Las condiciones de Urvashi como planeta habitado eran similares a las de Phezzan.

El clima era frío y los recursos hídricos preciosos. Sin embargo, dado que solo se necesitaba suficiente agua para satisfacer las necesidades de las tropas estacionadas en el planeta, en efecto, la única parte habitada del planeta era el oasis que cubría seiscientos kilómetros cuadrados que se había construido alrededor de un lago artificial de ochenta kilómetros cuadrados. En el pasado, el mariscal Karl Robert Steinmetz (ahora fallecido) y su flota habían estado estacionados allí, pero actualmente albergaba a quinientos mil soldados de la Fuerza de Seguridad de la Neue Land. En caso de que estallara una emergencia en Heinessen, sede de la gobernación de Neue Land, Urvashi tendría que actuar como base militar central hasta que llegara el socorro desde la capital imperial en Phezzan. Como resultado, aproximadamente una décima parte de la Fuerza de Seguridad fue enviada a este frío planeta semidesértico. El Kaiser y su séquito fueron recibidos en el planeta por el comandante de la base de Urvashi, el vicealmirante Alfred Aloys Winckler.

Después de la cena con los oficiales superiores de la base, se trasladaron a la casa de huéspedes estatal adjunta a las 21:10. A pesar de su nombre algo grandioso, la casa de huéspedes era fiel al estilo de la dinastía Lohengramm y prácticamente no ofrecía lujos. Incluso las pinturas al óleo en la sala fueron las ganadoras de varios concursos realizados para las tropas guarnecidas en el planeta. Esto podría rayar en el sarcasmo si se lleva demasiado lejos, por supuesto. Müller y los demás dejaron al Káiser en el salón-biblioteca a las 22.40. Sin haber oído aún acercarse los pasos de Morfeo, Reinhard tomó el primer volumen de La fundación de la Alianza de planetas libres del estante y se sentó en el sofá para leerlo. Su sirviente Emil von Selle colocó un vaso de limonada sobre la mesa y salió de la habitación. Pero a las 22:30, la puerta se abrió de golpe y Emil reapareció con una expresión tensa.

«¿Qué pasa, Emil?» dijo el joven Káiser, ofreciéndole al niño una sonrisa. Adora el suelo por el que camina Su Majestad, había dicho una vez Mittermeier, y aunque lo decía en broma, estaba muy cerca de la verdad.

“Su Majestad, los almirantes Lutz y Müller dicen que deben hablar con usted urgentemente. ¿Puedo hacerles pasar?”

A Emil le pareció que el Káiser realmente agradecía esta interrupción de su ociosidad. La forma alta de Kornelias Lutz apareció en la puerta.

“Mis disculpas por la interrupción, Su Majestad, pero debemos prepararnos para partir de inmediato. Los guardias de la base están actuando de manera sospechosa”.

Los ojos de Lutz tenían un matiz violeta, como solía ser el caso cuando el estratega típicamente sereno y confiable se agitaba o ponía tenso. Wittenfeld lo llamaba “un hombre que necesita gafas de sol para jugar al póquer”, pero no era momento para bromas. Reinhard volvió su mirada azul hielo hacia Lutz, cerró su libro y se puso de pie. Emil le tendió la chaqueta. El leal Neidhart Müller se había apostado fuera de la puerta para proteger a su joven señor. Cuando Reinhard emergió, cambió su bláster a su mano izquierda para saludar con la derecha.

“Tranquilo, Müller”, dijo Reinhard, apartándose el cabello dorado de la frente. “Solo dime qué diablos está pasando”.

Müller explicó que poco tiempo antes habían notado tropas corriendo de un lado a otro, tanto dentro como fuera de la base. Además, las comunicaciones por visifono habían sido cortadas. Parecía mejor para el Kaiser regresar a su buque insignia Brünhilde por el momento.

A las 23:37, Reinhard, Müller y Emil se subieron al asiento trasero de un vehículo terrestre. Kissling tomó el volante y Lutz fue de copiloto. Había otros dos vehículos disponibles, y estos se llenaron rápidamente con miembros de la guardia personal de Reinhard. Los que no consiguieron un asiento se vieron obligados a quedarse atrás. Tan pronto como los vehículos terrestres comenzaron a moverse, Reinhard preguntó con cierta urgencia:

¿Dónde está Streit? ¿Y Rucke?”

Müller parecía grave.

«No lo sé, Su Majestad», dijo. “Incluso nuestra propia situación no está clara en este momento”.

«Pero sabes que estamos en peligro», dijo Reinhard, no sin un toque de ironía, justo cuando un reflector pasó por su rostro. Se dispararon rayos de energía sobre el vehículo terrestre desde todas las direcciones, levantando columnas de humo blanco. La conducción de Kissling y los sistemas evasivos del propio vehículo terrestre les evitaron un golpe directo, pero Reinhard ya no podía negar que Müller y los demás habían juzgado correctamente las circunstancias. A la luz de los faros y del monitor infrarrojo, un grupo de soldados armados apareció nadando más adelante, seguido por los faros y las sirenas de otros vehículos. Kissling dejó escapar un silbido bajo.

«Parece un regimiento completo».

“¿Enviaron un solo regimiento para acabar con el Káiser del Imperio Galáctico y dos altos almirantes? Nunca me sentí tan poco respetado”, murmuró Lutz, aunque con un humor algo forzado. El tono violeta se había ido de sus ojos hacía mucho tiempo. Como el peligro en el que se encontraban ya no era hipotético, su tensión se había aliviado y estaba recuperando la ecuanimidad y la resolución casi cotidianas propias de un soldado de primera línea. Sus faros de repente revelaron a cinco soldados armados directamente en su camino. El coche comenzó a reducir la velocidad, pero tan pronto como detectó a los soldados apuntándoles con los cañones de sus rifles de haz de iones, aceleró de nuevo. Los pasajeros sintieron suaves impactos y, a través de las ventanas, vieron caer los cuerpos de los soldados alrededor y detrás de ellos. Müller dijo: «¡Disculpe, Su Majestad!» y se arrojó sobre Reinhard y Emil. Medio momento después, un solo rayo atravesó el automóvil de derecha a izquierda a la altura de la ventana. La parte posterior de la chaqueta de Müller y algunos mechones de cabello color arena en la parte posterior de su cabeza estaban carbonizados.

“¡Müller! ¿Estás bien?»

«Si su Majestad. No te preocupes, tengo la piel bastante gruesa, especialmente en la espalda”.

Mientras decía esta terrible broma, sacó su bláster y se levantó lo suficiente como para ver por la ventana.

«Creo que tenemos que concluir que toda la base está tratando de atrapar a Su Majestad».

“¿Entonces dices que Reuentahl me ha traicionado?” La voz de Reinhard era fría como el hielo. Las pasiones fuertes no siempre toman la forma de vientos ardientes o truenos retumbantes; algunos son más como una ventisca. Pero Müller respondió sin pestañear.

“No quiero lanzar calumnias sobre un colega”, dijo. “Pero Su Majestad tiene la obligación de evitar el peligro. Si lo he calumniado injustamente, déjame repararlo más tarde. Por ahora, la seguridad de Su Majestad debe ser lo primero”.

Tenía la misma mirada seria en sus ojos que Emil. Reinhard miró a su joven sirviente y forzó una sonrisa.

“No tengas preocupaciones innecesarias, Emil,” dijo. “Ya he decidido morir en un lugar más pintoresco que este. La tumba de un Káiser en Urvashi, simplemente no suena bien”. El vehículo terrestre se desvió para evitar chocar con otro vehículo que se dirigía directamente hacia él. El cabello suelto de Reinhard golpeó el vidrio de la ventana. Müller disparó su bláster desde la ventana a la derecha del vehículo terrestre. Enderezándose, el Káiser volvió a hablar.

“Si esto es realmente la rebelión de Reuentahl, lo habrá tenido en cuenta todo, a nivel molecular. ¿Es posible que ya estemos atrapados?”

Lutz y Müller guardaron silencio. Reinhard parecía estar sosteniendo un diálogo entre su razón y su sensibilidad, y aunque las palabras fueran dirigidas a ellos, hubiera sido extraño simpatizar con un lado u otro. Blaster desenvainado, Lutz usó la otra mano para ajustar el sistema de comunicaciones en el tablero del lado del pasajero.

Finalmente logró contactar con el buque insignia Brünhild. A través de una fuerte estática, escucharon la voz del comodoro Seidlitz, el capitán de la nave, quien informó que la Brünhild también había sido atacado desde la superficie del planeta y actualmente estaba devolviendo el fuego.

III

El puerto espacial militar ya estaba bajo control rebelde. Tan pronto como esto quedó claro, su vehículo terrestre giró bruscamente hacia el lago artificial. Estaban solos ahora, habiendo perdido los otros dos vehículos terrestres en algún punto detrás de ellos. Una luz naranja ondeó adelante, proporcionando más evidencia de que el ataque a Reinhard y sus almirantes no fue una operación a pequeña escala.

“Brünhilde despegará del puerto espacial y luego aterrizará en el lago para que la abordemos”, explicó Lutz.

Cuando finalmente llegaron al lago, la encontraron agitándose furiosamente mientras las llamas y el humo se derramaban en el cielo nocturno desde el bosque circundante. Pero dominando incluso ese cielo estaba la forma elegante de una nave espacial, brillando de un blanco puro mientras se deslizaba por la superficie invisible del agua hacia ellos.

El hermoso e invencible buque de guerra Brünhilde había venido por su único amo. Abandonaron su vehículo terrestre cerca de la orilla del lago y corrieron hacia el Brünhilde, que había aterrizado en el agua, solo para ver una silueta que saltaba del sombrío bosque ante ellos. Müller y los demás levantaron sus armas.

«¡Su Majestad! ¡Su Majestad! Gracias a Dios que estás a salvo. Odín Padre de todos te ha protegido de cualquier daño.” La voz del hombre reveló su identidad. Bajo su máscara de hollín negro, era el teniente Theodor von Rücke, ayudante secundario de Reinhard.

Si esta revelación hubiera llegado un segundo después, este leal servidor del Káiser habría sido asesinado a tiros por un colega de no menor lealtad, pero no había tiempo ni siquiera para una mueca de pesar ante esta idea. El grupo de Rücke había recibido un informe falso de que el Káiser ya había escapado. Al descubrir la mentira, había comenzado una búsqueda frenética de su señor, y finalmente se dirigió al lago.

«por si acaso.»

“El almirante Streit y los demás están esperando más adelante. “

Entonces Brünhilde partirá de inmediato.

«¡Espere, Su Majestad!» El tono de Lutz fue agudo y la luz púrpura volvió a sus ojos. “Si esta rebelión no fue espontánea, es posible que el enemigo ya esté esperando en órbita”.

Siguió un pesado silencio mientras el grupo digería esta observación.

Finalmente, Reinhard habló con una voz puntiaguda con desagrado.

“¿Quién, puedo preguntar, es ‘el enemigo’? Von Reuentahl, supongo, incluso si se abstiene de pronunciar el nombre por falta de pruebas…”.

“Tomando prestada la expresión del almirante Müller de antes, como gobernador general de Neue Land, el mariscal Reuentahl es responsable de garantizar la seguridad de Su Majestad. Y, sin embargo, estos son los eventos que han sucedido. Por desafortunado que sea, no puedo estar de acuerdo en que no sea digno de crítica por esto”.

Lutz no estaba inclinado por naturaleza a pensar de esta manera. Sin duda, las historias de Reuentahl planeando una rebelión habían arrojado su sombra incluso sobre este soldado íntegro. De ninguna manera estaba en malos términos con Reuentahl, pero precisamente por eso tuvo que trazar la línea en su capacidad oficial.

“En cualquier caso, sigamos hasta la nave”, dijo Müller. “Incluso si permanece en la superficie, Su Majestad estará a salvo a bordo del Brünhilde. Siento que cualquier respuesta a estos eventos puede venir después”.

La solidez de la propuesta de Müller salvó tanto a Lutz como a Reinhard de una mayor confrontación. El grupo se adentró aún más en un caos de negro y naranja bombardeado por cascadas alternas de aire helado y abrasador de la atmósfera superior. Las llamas llamaban al viento, el viento llevaba el humo, y la salvaje danza de chispas y cenizas asaltaba sus oídos con un canto amenazador. Se elevó un grito y figuras oscuras que parecían recortadas de las sombras del bosque emergieron para rodearlos.

Soldados de la fuerza de seguridad de la Neue Land. Cuando los cinco compañeros de Reinhard formaron un muro a su alrededor, su deslumbrante melena dorada llamó la atención de los soldados.

Uno, parado directamente frente a ellos, jadeó: «¡El Káiser!» Su asombro era evidente no solo en su voz sino en todo su cuerpo. Mantuvo el cañón de su arma levantado, pero el dedo en el gatillo pareció debilitarse mientras miraban.

Reinhard dio un paso adelante.

“Has conservado una parte de tus sentidos, entonces,” dijo. «En efecto, soy tu Káiser». Müller trató de detenerlo, pero el Káiser lo detuvo con un brazo mientras se abría la chaqueta ante las armas de los soldados. En ese momento, la luz y la oscuridad parecían sus subordinados, existiendo solo para enfatizar la belleza y autoridad del joven Kaiser.

“Dispárame, entonces. Solo hay un Reinhard von Lohengramm, y solo un hombre pasará a la historia como su asesino. ¿Quién se convertirá en ese hombre?”

«¡Su Majestad!»

Müller intentó una vez más interponerse entre Reinhard y los soldados. Reinhard silenciosamente, pero con firmeza empujó a su leal almirante hacia atrás. Los líderes militares nacidos en la nobleza de la dinastía Goldenbaum habían forzado la obediencia a través de la arrogancia y la bravuconería, pero hasta ese momento Reinhard nunca había tenido la menor necesidad de seguir su ejemplo.

Sus logros incomparables y su genio estratégico habían sido suficientes para ganarse la plena fe y lealtad de sus tropas. Sus ondulantes cabellos dorados y su apariencia semidivina incluso lo habían convertido en objeto de ardiente adoración.

«Si el Kaiser Reinhard hubiera tenido una apariencia repugnante, sus hombres no le habrían mostrado tanta reverencia». Las opiniones maliciosas de esta naturaleza podrían responderse simplemente: ninguno de los que enfrentaron a Reinhard en la batalla tenía alguna razón para dejarlo ganar simplemente porque era hermoso. Sus soldados lo adoraban hasta cierto punto y de una manera acorde con sus habilidades. En cualquier caso, en ese momento en el bosque de Urvashi, los hombres de la Fuerza de Seguridad de Neue Land estaban claramente abrumados por la autoridad de Reinhard.

Los cañones de las armas que apuntaban a su pecho temblaron tan terriblemente que ya no parecían capaces de alcanzar su objetivo previsto. Una ráfaga de viento abrasador lanzó ondas de luz naranja sobre el enfrentamiento. En el momento en que las sombras negras dieron paso a esto, alguien gritó:

«¿A que estas esperando? ¡El Káiser tiene una recompensa de mil millones de marcos Imperiales por su cabeza!”

Esta incitación impulsó a varios soldados a la acción. Justo cuando algunos de los cañones de las armas parecieron dejar de temblar, un soldado solitario en la parte de atrás se adelantó a sus colegas con un grito:

«¡Sieg Kaiser!»

Incluso mientras gritaba las palabras, abrió fuego contra los hombres que un segundo ante habían sido sus aliados. Cuando el tiroteo caótico se calmó, siete cuerpos yacían muertos en el suelo. Siete hombres seguían de pie: Reinhard, su grupo y el soldado que había gritado

Sieg Kaiser.

Müller había recibido un disparo en el brazo derecho que protegía al Káiser. Kissling sangraba por la mejilla derecha y Rücke tenía heridas leves en la mano izquierda, pero nadie había resultado muerto: un pequeño golpe de suerte en medio de una gran desgracia. El soldado de la fuerza de seguridad de Neue Land arrojó su arma y se postró ante Reinhard en una disculpa abyecta.

«¿Cuál es tu nombre?» Reinhard le preguntó.

«Si su Majestad. Soldado de primera clase Meinhof, Majestad. Fui instigado por otros, pero aun así merezco la muerte por el delito de apuntar con un arma a su persona. Tenga piedad, te lo suplico…”

«Muy bien. Usted es ascendido a sargento, con efecto inmediato. Confío en que pueda llevarnos a la Brünhilde, ¿Verdad, sargento Meinhof?”

Meinhof lideró el paso, caminando como en un sueño, con júbilo religioso en su rostro. Había, explicó, un atajo al lago, imposible para los vehículos terrestres. Con llamas y humo a sus espaldas, corrieron por el bosque durante un minuto más o menos antes de que el sargento recién ascendido fuera alcanzado por un rayo disparado desde algún lugar más adelante que le perforó el centro de la cara.

Lutz devolvió el fuego antes de que el desafortunado Meinhof cayera al suelo. El hombre que le había disparado recibió un rayo en su propia cara y se derrumbó con un grito. Lutz se inclinó más cerca de Müller, cuyo brazo derecho estaba envuelto en un pañuelo ensangrentado.

“Tuvimos suerte de que estuviera solo, pero habrá más”, susurró. “Me quedaré aquí y los detendré. Lleva a Su Majestad a salvo a bordo de Brünhilde.”

«Con respeto, almirante Lutz, no sea tonto».

«¿Un tonto? En caso de que lo hayas olvidado, soy cinco años mayor que tú. Me debes más respeto que eso. Solo voy a llevar a cabo las responsabilidades de un oficial superior”.

“Mis disculpas”, dijo Müller con rigidez. “Pero la responsabilidad también es mía. Y tienes una prometida, donde yo no tengo tales lazos en absoluto. Yo soy el que se quedará atrás.”

«¿Y de qué servirías con un brazo herido?»

«Almirante…»

“Preocúpate de las responsabilidades que solo tú puedes cumplir. Ahora, basta de formalismos, a menos que quieras que te dispare también en el otro brazo.”

Müller cedió. El tiempo era esencial y tuvo que admitir que Lutz tenía razón. Los enemigos que los perseguían no tendrían fin. Alguien tenía que quedarse atrás y ganar tiempo a los demás, aunque solo fueran unos minutos. Si no se hubieran separado de la guardia personal del Káiser durante la persecución en coche… pero ya era demasiado tarde para eso. También le dolió a Lutz que hubieran perdido a Meinhof antes de descubrir quién lo había «instigado». Lutz rechazó las ofertas de Kissling y los demás para quedarse en su lugar, aceptando nuevas cápsulas de energía para su bláster en su lugar.

Al ver que la mente de Lutz estaba decidida, Reinhard tomó las manos de su almirante entre las suyas. Si sucumbiera al sentimiento aquí, toda la lealtad de Lutz se desperdiciaría. El Káiser tenía su propio camino y solo él podía recorrerlo.

«Lutz».

«Si su Majestad.»

“No deseo ascenderlo a mariscal póstumamente. Tómate todo el tiempo que necesites, pero asegúrate de seguirnos”.

«Su Majestad, tengo toda la intención de aceptar vivo el bastón del mariscal «. Lutz mantuvo la compostura mientras hablaba. Incluso sonrió. “Tuve el honor de compartir la fundación del imperio de Su Majestad. Con suerte, también compartiré la tranquilidad y el florecimiento que están por venir”.

Lutz miró a Müller. El “Muro de Hierro” asintió, luego tomó respetuosamente a Reinhard por el brazo. «Debemos irnos, Su Majestad», dijo.

 El cabello dorado de Reinhard brillaba aún más espléndidamente a la luz del fuego.

“Lutz, cuando ya no puedas disparar, ríndete. Reuentahl sabe cómo tratar a un héroe”.

Lutz saludó, pero no dijo ja o nein en respuesta. Observó a Reinhard y los demás irse, ofreciendo un saludo final cuando el Káiser se dio la vuelta por última vez y luego se dirigió sin prisa hacia los árboles junto al sendero para ponerse a cubierto. Los límites de la paciencia de Lutz no fueron probados. Diez segundos después, apareció aproximadamente un pelotón de perseguidores. Lutz abrió fuego. Los perseguidores se apartaron visiblemente de él. Conocían a Lutz como un gran general, pero nunca se habían imaginado que fuera un tirador tan certero. En solo dos minutos, el bláster de Lutz derribó a ocho hombres, la mitad de los cuales murió instantáneamente. A pesar de las llamas y los enemigos que se acercaban implacablemente, se mantuvo impecablemente sereno.

Medio oculto detrás de un gran árbol, a veces incluso tomándose el tiempo para quitarse las chispas que caían sobre él, Lutz sostuvo la línea con gravedad.

Cuando escuchó llamadas para que se rindiera, respondió imperturbable: “¿Rendirme? ¿Y robarte la oportunidad de ver cómo muere un alto almirante de la dinastía Lohengramm? Sin importar que vengas conmigo o no, ¿por qué no miras y aprendes?”

Luego extendió un brazo tan inflexible como su espíritu y volvió a apretar el gatillo. Era como si su propia voluntad brotara del cañón en corrientes de energía pura. Los perseguidores parecieron olvidar sus números, cada uno de ellos devolvió el fuego desesperadamente, como si lo enfrentaran solo y no en grupo. Se sumergieron en el bosque para escapar de su precisión mortal, solo para ser perseguidos nuevamente por las llamas. Mientras cargaba su tercera y última cápsula de energía en su bláster, Lutz se preguntó cuándo despegaría exactamente Brünhilde. Sintió irritación no por sí mismo sino por Reinhard y los demás.

Las llamas parpadearon salvajemente. El rojo y el negro, la oscuridad y la luz que habían luchado por la supremacía sobre él fueron apartados por un brillo plateado que lo iluminaba todo. Mirando hacia el cielo, Lutz vio una nave de guerra que todos los soldados del Imperio Galáctico conocían.

Un gran pájaro de un blanco purísimo, desplegando sus alas en medio de una maraña de rayos de energía que se elevan inútilmente hacia él desde la superficie del planeta. La vista era magnífica. El momento trascendental pasó. Lutz vio que un delgado haz de luz blanca lo atravesaba debajo de la clavícula izquierda y luego lo sintió emerger de su espalda justo al lado de su omóplato izquierdo. El dolor explotó desde el punto del impacto, extendiéndose hasta llenar su cuerpo. Lutz se tambaleó solo medio paso hacia atrás, frunció el ceño ligeramente y derribó a dos perseguidores más con dos apretones más del gatillo. Presionó su mano izquierda contra el pecho de su uniforme y sintió una pegajosidad desagradable. Diminutas serpientes de un color oscuro y húmedo salían de entre sus dedos y se arrastraban hacia abajo.

Todavía de pie, apretó una vez más el gatillo, que ahora se sentía muy pesado. Mientras su objetivo se estremecía ante un telón de fondo de llamas en una breve danza de la muerte, el lado izquierdo del cráneo de Lutz fue atravesado por una explosión diagonal de fuego de respuesta. Una gota de sangre brotó de su oreja. Las llamas desaparecieron de su campo de visión, dejando solo oscuridad.

“Mein Kaiser… Me temo que no puedo cumplir con esa promesa de aceptar vivo el bastón de mariscal. Esperaré mi reprimenda en Valhalla, pero que no sea hasta dentro de un tiempo…»

Los soldados en el bosque vieron al indomable general desplomarse contra las raíces de un gran árbol que recién comenzaba a arder. Sabían que estaba herido de muerte, pero ninguno se atrevió a acercarse para confirmar su muerte. Solo cuando una masa de fuego en forma de rama cayó sobre él desde arriba, finalmente estuvieron seguros de que su temible oponente se había ido.

IV

La noticia del disturbio en Urvashi, por supuesto, pronto llegó a Reuentahl en Heinessen. Si estuvo aturdido por un momento, fue al menos un momento demasiado corto para que cualquiera de los presentes lo notara.

“Encuentra al Káiser y su séquito lo más rápido posible y mantenlos a salvo. Además de eso, Almirante Grillparzer, lleve una flota a Urvashi con toda rapidez para restaurar el orden y aclarar la situación.”

No había más órdenes que dar. Si tuviera al Káiser cerca, podría argumentar en su propia defensa.

Si Reinhard regresaba a Phezzan, llamaría a Reuentahl para ser juzgado como criminal. Dejando a un lado el castigo, ser tratado de esta manera por hechos de los que no tenía conocimiento era algo que el orgullo de Reuentahl no permitía, especialmente cuando figuras desagradables parecían insinuarse entre él y el Káiser. Los informes de Urvashi eran pocos en número y tremendamente inconsistentes, pero pronto se confirmó un detalle horrible:

el destino del alto almirante Kornelias Lutz.

«¿Lutz está muerto?»

La voz de Reuentahl se quebró por primera vez. En ese momento, escuchó claramente que las puertas se cerraban detrás de él. No solo le habían cortado la retirada, sino que había perdido una ruta posible del presente al futuro. Cualquier posibilidad de aclarar el malentendido, de dejar atrás lo pasado y reconciliarse con el Káiser, se había perdido para siempre. No podía verlo de otra manera.

«¿Qué va a hacer, Su Excelencia?» preguntó el alto almirante Bergengrün. Bergengrün era inspector general de las fuerzas armadas y lo suficientemente intrépido como para aceptar sin pestañear una orden de morir en el acto, pero incluso él apenas controlaba su miedo. Su rostro parecía completamente desprovisto de sangre.

“Es tal como escuchaste, Bergengrün. Resulta que soy el primer traidor en la historia del Imperio Lohengramm.”

«Su Excelencia, sé que esto es un desastre de proporciones sin precedentes, pero seguramente si le explica a Su Majestad que no tenía conocimiento…»

«¡Es demasiado tarde para eso!» Reuentahl espetó, como si empujara su propio destino con enojo.

Él era inocente. ¿Por qué un hombre inocente tendría que arrastrarse, desesperado y humillado, para explicarse? Ridículo, pensó, y la idea lo llenó como una marea creciente. ¿Era así como se recompensaría su servicio bajo el Káiser?

“No me importa inclinar la cabeza ante el Káiser”, dijo. “Soy su vasallo, así que eso es natural. Pero…” Reuentahl no terminó el pensamiento, pero Bergengrün pudo proporcionar las palabras no pronunciadas: ¿Pero inclinar mi cabeza ante Oberstein y Lang? Como compartía la antipatía de su superior hacia el ministro de asuntos militares, Bergengrün no se atrevió a expresar su propia opinión.

Una melodía de silencio sonó durante unos tres compases antes de que Reuentahl volviera a hablar. “Convertirse en un traidor es una cosa. Puedo vivir con ello. Ser convertido en un traidor por otros no me interesa.”

El negro de su ojo derecho tenía un tono casi lúgubre, pero un impulso feroz brillaba en el azul de su izquierdo. Lo inesperado de la situación no lo confundió, y esta falta de vulnerabilidad entrañable significaba que a menudo lo malinterpretaban. En este sentido, se parecía a Oberstein, aunque no le hubiera gustado escuchar la comparación.

«Por cierto, Bergengrün, ¿qué vas a hacer?»

“¿Hacer, señor?”

“Si pretendes permanecer leal al Káiser, mátame aquí y ahora. Voy a ser un desastre para él. O tal vez ya lo soy…”

Bergengrün observó con aprensión cómo la boca de Reuentahl se torcía en una sonrisa burlona.

“Solo veo una cosa que puedo hacer”, dijo. «Acompañar a Su Excelencia, desarmado, a una audiencia con Su Majestad, para informar que usted no participó en absoluto en este complot».

“Bergengrün, he sido sospechoso de traición contra el Káiser una vez antes. Dos veces es demasiadas veces. Y estoy seguro de que el Káiser está de acuerdo.!

“Si una sospecha es falsa, debe ser disipada, ya sea dos, tres o cien veces. Esta no es un área en la que se deban escatimar esfuerzos”.

La razón de Reuentahl vio la verdad en lo que dijo su inspector general. Pero esa razón no pudo controlar las llamas que subían en su pecho y brillaban en sus ojos heterocromáticos.

“Supongamos que salimos a visitar al Káiser, desarmados. ¿Estás seguro de que no seremos asesinados por el ministro de asuntos militares, o el subsecretario del interior, ya sea en algún lugar a lo largo de la ruta o justo antes de llegar?”

Bergengrün no tuvo respuesta.

“No soportaré la lástima de las generaciones futuras por ser el primer nombre en la lista de purga de Oberstein”.

Si ese va a ser mi destino, mucho mejor… Pero incluso Reuentahl supo morderse el labio y no pronunciar esas palabras.

“En cualquier caso”, dijo, “si me condenan injustamente, solo puede ser un complot de esa alimaña ambulante de Lang. Ni siquiera me importa si esa es la verdad o no. Es lo que quiero pensar, así que déjame. Un maestro estratega como Yang Wen-li sería una cosa. Ser esposado por un hombre como Lang y vivir mis días avergonzado sería más humillante de lo que puedo soportar”.

De repente se preguntó: ¿Qué destino les esperaba una vez terminada la lucha? ¿Serían perros con collares enjoyados, vestidos en la corte en jaulas de oro para envejecer en la disipación y la ociosidad? ¿Estaba condenado a pudrirse poco a poco entre la paz y el cansancio? En una época de paz, Yang Wen-li podría haber vivido una vida pacífica.

Aparentemente esto era lo que él mismo había querido, aunque había muerto antes de lograrlo. Mientras tanto, le sobrevivieron aquellos que encontraron la paz como una ociosidad insoportable. Quizás el Creador era imparcial después de todo, al tratar a todas sus creaciones con la misma malicia. Naciste para hacernos infelices a mí y a tu madre.

 Eso le había dicho el padre de Reuentahl a su hijo pequeño. No había discusión con eso, porque era cierto. Su sola existencia trajo infelicidad a sus padres, aunque esa no fuera su voluntad.

Reuentahl se preguntó si se le había abierto otro camino. ¿Podría haber formado una familia, vivido en paz y comodidad? Improbable. Suficientes mujeres lo habían amado sinceramente a lo largo de los años para formar varios pelotones. Prácticamente todas ellas poseían una belleza muy por encima del estándar, y mujeres por el valor de un pelotón había cumplido con todos los requisitos para ser esposas y madres. Fue él quien no estuvo a la altura. Sus calificaciones como esposo y padre eran muy deficientes, y no se esforzó por compensarlas.

“La línea de los Reuentahl termina conmigo. No hay hermanos o hermanas, afortunadamente. No más de nuestra familia para molestar a las generaciones futuras.”

Reuentahl le había dicho estas palabras a su amigo Mittermeier mientras estaba borracho. Al día siguiente, le llevó a Mittermeier un ramo de flores.

«Para tu esposa», murmuró. Había recordado que los Mittermeier no tenían hijos y lamentaba sus comentarios irreflexivos. Mittermeier aceptó las flores con gravedad en nombre de su esposa, sabiendo que la psicología de su amigo no le permitiría disculparse con franqueza, por muy claro que fuera su significado. Los Mittermeier estaban casados, ​​pero sin hijos. Reuentahl no estaba casado y ni siquiera quería tener hijos y, sin embargo, era padre. Esto por sí solo era prueba de un creador malicioso. Sus ojos desiguales veían su vida con frío desapego. ¿Ocurriría lo mismo con su muerte? Reuentahl tenía el deseo de presenciar el momento de su propia muerte. La idea le recordó la historia brutal de la historia antigua de un gran general que se sacó los ojos para que pudieran presenciar la caída de su antigua patria.

“Si la infancia parece un momento feliz, es solo porque puedes pasarla sin conocerte a ti mismo”. Reuentahl le dijo estas palabras a Mittermeier cuando ambos estaban rodeados de niños con ojos de febril admiración. Los bastiones gemelos de la Armada Imperial estaban visitando la Academia Infantil para hablar con los estudiantes. Ambos se habían sentido acomplejados por pronunciar discursos formales desde el podio, así que terminaron pronto y se sentaron bajo un olmo en un rincón del patio de la escuela para mezclarse con los niños. Mittermeier lanzó una mirada gris a su colega, pero no dijo nada. Continuó estrechando las manos de los niños emocionados hasta que la fila finalmente se redujo. «¿Eso significa que es como estar intoxicado?» preguntó entonces. «¿O como recuperar la sobriedad?»

«Buena pregunta. De cualquier manera, tienes más suerte si puedes morir borracho.” Así era como realmente se sentía Von Reuentahl. Por supuesto, por «borracho» podría haber querido incluir otros tipos de intoxicación, como el amor y la lealtad. Nunca había entrado en detalles sobre esta idea con nadie.

“Los nobles están más allá de la redención. Deben ser destruidos.”

Esta idea se había arraigado en el mundo interior de Reuentahl cuando aún era un niño. Sabía lo dañino que había sido el pantano tibio de la sociedad noble para la psique de su madre. El conocimiento le había sido impuesto contra su voluntad. Pero la dinastía Goldenbaum había pasado cinco siglos cultivando una mentalidad de súbdito entre aquellos a los que gobernaba, lavándoles el cerebro para que creyeran que era santos e inmortales. Esto había mantenido a Reuentahl con grilletes de hierro invisibles, capaz de patear el suelo, pero no de volar. Cuando se enteró de que Reinhard pretendía derrocar a la dinastía y usurpar el puesto de Káiser para sí mismo, Reuentahl se sorprendió. Las barreras psicológicas que habían resultado insuperables para él no eran nada para este niño nueve años menor que él, que tenía la intención de volar muy por encima y mucho más allá de ellos con alas de oro.

 Este fue el momento en que se dio cuenta de cuán grande era la diferencia de ambición que separaba a los grandes hombres del rebaño común. Una parte de autoburla y nueve de admiración cambiaron el curso de la vida de Reuentahl. Junto a su amigo cercano Mittermeier, apostó su vida por ese joven de cabello dorado y encontró el éxito. ¿Pero ese éxito duraría para siempre? Incluso antes de estos nuevos desarrollos, había demasiadas cosas inciertas. Después del ataque a Reinhard y la muerte de Lutz en Urvashi, ¿cómo podría restaurarse lo que se había perdido? Su única esperanza era encontrar y proteger él mismo al Kaiser desaparecido. De lo contrario, su oportunidad de explicar que el ataque no había sido por su voluntad se perdería para siempre.

Bueno, tal vez no para siempre, pero preferiría estar en pie de igualdad con Reinhard y explicar las cosas racionalmente que suplicar clemencia como prisionero de guerra.

“Ojalá hubiéramos tomado una última copa juntos, Mittermeier. A pesar de que yo mismo tengo la culpa por haber sido incapaz…”

Sintió una punzada de tristeza. Mein Freund, El lobo del vendaval, de pelo color miel, seguramente arriesgarás tu vida para defenderme ante el Káiser. Pero la malicia que existe entre el Káiser y yo supera incluso tu benevolencia. Mi orgullo no me deja más remedio que luchar. Y si debo luchar, lucharé con todo lo que tengo. No escatimaré esfuerzos para asegurar la victoria. Hacer menos sería un insulto al Káiser

 No le dolía pensar en el Kaiser Reinhard. Por el contrario, sintió una rara elevación recorrer su columna. Lo acompañó una especie de estremecimiento, pero Reuentahl consiguió reprimir el entusiasmo que albergaba en su interior y reorientar su atención a la fuerza.

“¿Qué está haciendo Trünicht?” preguntó.

«¿Lo necesita, Su Excelencia?» preguntó Bergengrün, un tanto mordaz, después de un momento de sorpresa. Reuentahl siempre había mostrado disgusto incluso por tener que pronunciar el nombre de su alto consejero en voz alta. ¿Por qué hacerlo ahora, cuando la presencia del hombre sería menos bienvenida que nunca?

“Incluso Trünicht tiene sus usos. No nobles, por supuesto. Dejemos de lado el asunto desagradable primero. Tráelo.»

«Tendré que aclararlo primero con el director general de asuntos civiles».

«No, no hay necesidad de eso». Incluso el intrépido Reuentahl palideció ligeramente ante esta perspectiva. El director general Julius Elsheimer estaba casado con la hermana menor de Lutz. No se podía esperar que mantuviera la ecuanimidad dada la culpabilidad de Reuentahl en la muerte de su cuñado. Durante el asalto a Iserlohn, Lutz había servido como subcapitán de Reuentahl. Siempre había merecido la fe que la gente depositaba en él. Reuentahl estaba seguro de que había muerto en Urvashi protegiendo al Káiser. Un hombre bueno y honrado que había vivido sin una pizca de deshonra.

Media hora más tarde, su opuesto exacto llegó a la oficina de von Reuentahl: un hombre que parecía manchado de pies a cabeza en el deshonor de alguna manera hecho líquido. Cada vez que Reuentahl veía a Trünicht, sentía un nuevo desdén por el sistema político que había alimentado y recompensado su fechoría.

“El ritmo glacial del gobierno democrático republicano a menudo frustra a las masas”, dijo una vez Reuentahl. “Si puedo satisfacerlos con rapidez, pronto olvidarán su afecto por la democracia”.

En la primera línea de su administración, esta visión amarga y despectiva ya se estaba demostrando correcta. En las oficinas gubernamentales y las instituciones públicas, los servicios ciudadanos que antes estaban casi moribundos se estaban recuperando. Todos los días llegaban a su escritorio informes de éxitos tan insignificantes que le dolía leerlos:

“El ferrocarril subterráneo de alta velocidad ahora funciona de acuerdo con el cronograma”. “El personal de la oficina del distrito que alguna vez fue arrogante comenzó a tratar a los ciudadanos con amabilidad”.

¿Ves?, pensó. Los que se autodenominan servidores públicos sólo temen el castigo de los que tienen autoridad. Ciertamente no muestran devoción por la ciudadanía, los supuestos gobernantes de una democracia...

Trünicht saludó al gobernador general con su habitual e impecable caballerosidad. El saludo de regreso de Reuentahl también fue formalmente perfecto.

«Tengo un pequeño trabajo para ti», dijo.

«Tus deseos son órdenes.»

“Antes de entrar en eso, déjame hacerte una pregunta que he querido hacer desde hace algún tiempo. Espero que no afirme que su deplorable comportamiento fue diseñado para hacer sonar la alarma para las generaciones futuras y promover el desarrollo saludable del republicanismo democrático… “

“¡Mariscal von Reuentahl, es tan perspicaz como siempre! Qué gratificante es que se reconozcan mis verdaderas intenciones”.

«Qué…?»

“Una broma, por supuesto. No tengo ningún interés en jugar al mártir. Odio decepcionarte, pero el comportamiento al que te refieres fue para mi beneficio y el de nadie más”.

El hombre era la regla de la mafia con corbata. ¿De qué otra manera podría uno llamarlo? Y, sin embargo, Reuentahl no pudo deshacerse de la sospecha de que Trünicht era algo más que un político corrupto. Había sobrevivido a Yang Wen-li. ¿Sobreviviría también a Reuentahl? Habiendo dejado que la democracia se pudriera y chupado la médula de sus mismos huesos, ¿también arruinaría a la autocracia y finalmente se daría un festín con su cadáver? La perspectiva era demasiado plausible, a menos que alguien asumiera la responsabilidad de deshacerse de él. Reuentahl se volvió hacia Bergengrün.

«Inspector general, encuentre una jaula adecuada para esta rata».

Señaló con la barbilla a Trünicht como indicando algo impuro; incluso su cortesía superficial se había ido ahora.

“Puede chillar como un hombre, pero no tienes que escuchar. Asegúrate de alimentarlo de vez en cuando. Podríamos sentir una punzada de culpa si se muriera de hambre”.

Trünicht fue rodeado por soldados y arrastrado. Ni un atisbo de miedo se mostró en sus ojos, lo que podría considerarse digno de admiración incluso si solo fuera una falsa bravuconería. Reuentahl frunció el ceño e inclinó el cabeza pensativo por un momento. Luego miró hacia arriba.

“¡Bergengrun!”

«Su excelencia.»

“Envía un mensajero a la Fortaleza de Iserlohn. Dígales que, si niegan el uso del corredor a la Armada Imperial, les devolveré todo el territorio anterior de la alianza.” Una mirada de asombro atravesó el rostro normalmente impasible de Bergengrün. Reuentahl se rió.

«¿Por qué estás tan sorprendido?» preguntó. “El imperio es lo que quiero gobernar. Si esos reticentes republicanos quieren recuperar el territorio de la antigua alianza, son bienvenidos”

Su rostro brillaba con una energía vital que solo podía llamarse despiadada. Este fue el momento en el que dio su primer paso hacia adelante, sin siquiera mirar la puerta detrás de él.

“En cualquier caso, no hay razón para ponernos en desventaja militar. Haz la oferta. Incluso incluiré a ese traidor a la democracia, Job Trünicht, como premio, o solo su cabeza, si lo prefieren. Asegúrate de mencionar eso”.

Bergengrün pareció a punto de hablar, pero luego lo pensó mejor y cerró la boca. Con un saludo, salió de la oficina del gobernador general. Reuentahl se pasó una mano por el cabello, de un castaño tan oscuro que casi parecía negro, y volvió a sus meditaciones.

V

No todos estos detalles estaban en el informe de Boris Konev. Su información era más básica: Reuentahl estaba en rebelión, el Kaiser desaparecido. Pero aun así era valioso, y la relativa facilidad con la que había roto el bloqueo era prueba de la confusión entre las Fuerzas de Seguridad de Neue Land. Para el liderazgo de Iserlohn, el informe de Konev insinuaba la emocionante posibilidad de cambio. Estaban ansiosos por ver que la situación se desarrollara aún más.

Julian le había dicho una vez a Cazellnu que la Fortaleza de Iserlohn tenía un valor estratégico solo cuando cada extremo del corredor albergaba un poder político y militar diferente, y que podría pasar medio siglo antes de que eso volviera a suceder. ¡Medio siglo! Hacía menos de medio año que Yang Wen-li había muerto. El marco de tiempo se había reducido a una centésima parte de su tamaño anterior. ¡Qué rápido estaban cambiando las cosas! Por supuesto, un momento de reflexión le recordó a Julian que el mismo Kaiser Reinhard había aparecido por primera vez en la página de la historia, como Conde Lohengramm, menos de media década antes.

¿Estaba la historia en el proceso de revelarse a sí misma en una nueva forma, no como un río ancho y ondulante, sino un torrente embravecido que tragaba todo a su paso? Julian se pasó una mano por el pelo rubio. Un profundo presentimiento le atravesó el pecho. Toda la historia parecía estar acelerándose, y muchas de las personas que conocía, tanto directa como indirectamente, parecían estar viviendo rápido y temerariamente, lanzándose hacia una muerte prematura.

¿Podría ser este el camino que tomarían también el Kaiser Reinhard y el Mariscal Reuentahl? Aunque eran enemigos, eran figuras tan radiantes y singulares.

¿Qué vas a hacer, Julián? dijo Schenkopp. «¿Crees que este caos nos dará la oportunidad de mejorar nuestra posición?»

“Eso espero, pero…” Pero si se equivocaba en su juicio, todo Iserlohn se desviaría de su curso. El destino de la democracia misma podría verse afectado. El choque entre Reinhard y Reuentahl fue, al final, una lucha de poder dentro de un sistema autocrático, nada más. Lo que necesitaba Iserlohn era una manera de jugar ambos extremos contra el medio. Aun así, Julian tenía una reserva que no podía ignorar.

“El mariscal Reuentahl es un maestro táctico, pero ¿realmente puede ganarle al Kaiser Reinhard? ¿Qué opina, almirante Merkatz?”

Se volvió hacia el hombre mayor, que estaba sentado con los brazos cruzados pensando en silencio.

“Me parece”, dijo Merkatz, “que von Reuentahl es el tipo de hombre que se enriquece en habilidad a medida que asciende en rango y responsabilidad. Antes de la Guerra de Lippstadt, no esperaba perder ante un hombre con mucha menos experiencia. Tampoco, por supuesto, lo consideré un rival del Kaiser Reinhard. Pero si puede evitar una guerra de dos frentes y sobrevivir a las líneas de suministro del Káiser, es posible que tenga una oportunidad”.

“Evitar una guerra de dos frentes…” murmuró Julián.

Basado en esta pista del respetado y experimentado almirante, intentó construir una pirámide en sus pensamientos. Al darse cuenta de una piedra grande que debería incluirse, se habló a sí mismo en forma de pregunta.

«Dejando de lado las propias habilidades del mariscal, ¿los que él comanda aceptarán su decisión de levantar la bandera de la rebelión contra Reinhard?»

Daba la casualidad de que esta cuestión también ocupaba a los fanáticos terraístas que habían puesto en escena esta mascarada de intriga. Reinhard no era un líder tonto ni cruel, y sus soldados lo veneraban como un dios de la guerra. Reuentahl podría tener más de cinco millones de soldados bajo su mando, pero ¿qué porcentaje pondría su lealtad a él por encima de su fe en el Káiser?

Si tan solo Yang estuviera vivo, pensó Julian, luego se contuvo y sacudió la cabeza internamente. Una confianza cultivada durante largos años era algo obstinado.

«Tienes que pensar por ti mismo, Julian»: ¿cuántas veces Yang le había recordado esto, alborotándole el cabello con cariño? Julian se hundió en sus pensamientos. Sus oficiales de estado mayor, Cazellnu, Schenkopp, Attenborough, Poplan y Merkatz, esperaron pacientemente. Frederica, también, y otros que no estaban en la habitación, tanto vivos como muertos, también sin duda siguieron las huellas de su pensamiento.

Octubre, año 2 NCI, 800 EE. La noticia de la Revuelta de Reuentahl atravesó el espacio habitado como un relámpago. Lejos de traer una paz duradera a la galaxia, la muerte de Yang Wen-li parecía estar a punto de hundir a la humanidad en el abismo aullante.

  Capítulo 6. La rebelión es el privilegio del héroe.

 I

LA CONFUSIÓN DE LA SITUACIÓN y el desorden de la información se torcieron en una hélice que envió ondas de desgracia cada vez mayores a través de la galaxia.

¡El Kaiser ha desaparecido!

 La noticia, que por supuesto no se hizo pública, estremeció a los niveles superiores del imperio. Se intercambiaron comunicaciones con la gobernación de Neue Land, algunas educadas y otras acaloradas, pero esto simplemente acumuló más combustible en forma de frustración, sospecha y preocupación, esperando solo una chispa para encenderlo.

Luego, el 29 de octubre, La Brünhilde fue descubierta y puesta bajo protección por la Flota de Wahlen, que se había lanzado desde el área alrededor de Schattenberg. La buena noticia fue enviada de inmediato a la capital imperial de Phezzan. Una vez que la situación se aclaró, seguramente habría otros problemas graves que preocuparían a todos nuevamente, pero por ahora Müller sintió que al menos había cumplido con sus obligaciones con Lutz. Por supuesto, Müller no tenía forma de saber que el rescate de Reinhard por fuerzas amigas también estaba de acuerdo con los planes trazados por los conspiradores, quienes arrogantemente creían que eran libres de manipular el destino de los hombres a su antojo. La conspiración no tiene ninguna correlación con el intelecto y es incompatible con el carácter. El hecho de que Müller no haya podido detectar una conspiración que solo podría contribuir negativamente a su humanidad en realidad aumentaría su estima entre las generaciones posteriores. Pero perder a Kornelias Lutz, una colega de confianza, lo entristeció mucho más que cualquier evaluación de sí mismo. Cuando la transmisión que confirmaba la muerte de Lutz llegó al Brünhilde, Reinhard había cerrado los ojos, se llevó las manos cruzadas a la frente y permaneció inmóvil durante un tiempo. Finalmente, justo cuando Streit, preocupado, estaba a punto de decir algo, el Káiser volvió a bajar las manos y habló con una voz como la melodía de un réquiem.

“Por la presente Lutz queda ascendido a mariscal imperial. Puede que no le guste, pero ese es su castigo por romper su promesa”.

¡Reuentahl en rebelión!

 Estas palabras recordaron a los líderes de la Armada Imperial que, por muchos campos de batalla que hubieran visitado en esta era inquieta, por poderosas que fueran las fuerzas enemigas contra las que se habían distinguido, no estaban libres del demonio de la sorpresa. Al mismo tiempo, sin embargo, la noticia tenía un extraño sentido. Vivían en una era que había visto a un hombre de vigor, habilidad y capacidad ascender desde los rangos más bajos de la nobleza para reclamar la corona más alta. Muchos otros seguramente saltarían ante la tentación de gobernar toda la galaxia, si tuvieran la oportunidad. La posición y la confianza en sí mismo de Reuentahl estaban a la altura de su ambición. No podía ser acusado de no conocer sus límites. Por supuesto, algunos no creyeron los informes o, quizás más exactamente, no desearon creerlos. Cuando la noticia llegó al querido amigo de Reuentahl, Mittermeier, se puso furioso.

«¡Pensé que esa tontería se había desvanecido a principios de la primavera con las nieves del año!» él gritó. “Aparentemente me equivoqué. ¿Está usted entre los desgraciados que harían que nevara en verano?”

El portador de la noticia no se inmutó.

“Eso era solo un rumor, pero esto es un hecho. Incluso si el mariscal Reuentahl no tuviera conexión con la conspiración, ¿qué hay de su responsabilidad de garantizar la seguridad del Káiser?”

Como comandante en jefe de la Armada Espacial Imperial, Mittermeier había dirigido la búsqueda del Káiser en los alrededores de Schattenberg. Una corriente fangosa de inteligencia fluyó mientras llevaba a cabo esta tarea. Algunos informaron que el Káiser había muerto. Otros trajeron noticias de la coronación de Reuentahl. La única noticia que se pudo confirmar fue la muerte de Lutz. Nada de lo que Mittermeier escuchó le trajo mucho consuelo, ya fuera verdadero o falso, hasta que Wahlen envió un mensaje de que el Káiser estaba vivo y bien.

1 de noviembre.

Escoltado por la Flota Wahlen, Brünhilde entró en el Corredor Phezzan, donde se encontró con Mittermeier. El lobo del vendaval abordó el buque, se regocijó de ver al Káiser a salvo y agradeció a Müller y a los demás que lo protegieran.

«Tengo asuntos que discutir con el comandante en jefe», dijo Reinhard a Müller y los demás.

«Déjanos.» Obedecieron, pero no pudieron ocultar sus expresiones conflictivas. Mittermeier.

«Si, Majestad.»

“Estoy seguro de que entiendes por qué te pedí que permanecieras en la habitación Reuentahl es una de las mentes militares más grandes de su generación. En toda la Armada Imperial, solo dos hombres podrían esperar prevalecer contra él. Uno de esos hombres soy yo. El otro eres tú.”

Mittermeier guardó silencio.

“Es por eso que todavía estás aquí. ¿Está claro lo que quiero decir?”

Mittermeier no necesitó que se lo dijeran dos veces. Dejó caer la cabeza, riachuelos de sudor casi helado le corrían por la frente.

“Sé que es mucho pedir”, continuó Reinhard. “Tu amistad con Reuentahl se remonta a más de una década. Y así, sólo en esta ocasión, te concedo el derecho de rechazar una orden mía. Aunque supongo que solo encontrarás esto más insultante…”

Mittermeier una vez más percibió el significado de lo que Reinhard quería decir. Si Mittermeier rechazaba sus órdenes, el Káiser tenía la intención de dirigir él mismo una expedición punitiva contra la rebelión.

«Por favor, Su Majestad, espere». La voz de Mittermeier tembló.

Había denunciado las maldades del duque Braunschweig, jefe de la familia noble más distinguida de la dinastía Goldenbaum, a pesar de la amenaza de muerte, pero ahora parecía que incluso su corazón palidecía. Reinhard se sentó en su silla y cruzó la pierna izquierda sobre la rodilla derecha. Sus ojos eran como novas azul hielo, y nunca se apartaron de los de Mittermeier.

“Renunciaría a todos los honores que he ganado en la batalla si convenciera a Su Majestad de reconsiderarlo. ¿Hay alguna esperanza de que se conceda esta solicitud?”

«¿Reconsiderar?» Una emoción furiosa tiñó las mejillas blancas de Reinhard de un carmesí pálido.

“¿Reconsiderar qué?, por favor dilo ¿Está seguro de que no malinterpreta esta situación, Mittermeier? El que debería reconsiderar la situación es Reuentahl, no yo. ¡Él me traicionó, yo no lo traicioné!”

Todo el cuerpo del Káiser parecía brillar como el oro, ardiendo de indignación y rabia.

“Su Majestad, no puedo creer que Reuentahl quisiera traicionarlo. Su lealtad y su hoja de servicios eclipsan los míos. Por favor, concédele la oportunidad de explicarse.”

“¡Una oportunidad, dices! ¿Y cuántos días pasaron entre mi escape de Urvashi a través del sacrificio de Lutz y mi rescate por parte de Wahlen? Si Reuentahl hubiera querido demostrar su inocencia, ¿no podría haberlo hecho cien veces?”

En Urvashi, el Káiser se había inclinado, en todo caso, a rechazar la opinión de Reuentahl como principal conspirador. Pero la muerte del leal Lutz y la fuga que siguió habían herido profundamente su orgullo. Un sirviente clave había sido asesinado en su propio territorio, y él, el Káiser, se había visto obligado a huir para no convertirse en prisionero de guerra.

«Su Majestad, cuando Reuentahl fue calumniado en febrero, su fe en él nunca vaciló».

«¿Es un ataque a mi persona y la pérdida de la vida de Lutz una mera calumnia?» Gritó Reinhard.

Su mano blanca barrió un vaso de la mesa. Se hizo añicos contra la pared en una lluvia de fragmentos de cristal y gotas de vino. Nubes negras de desesperación colgaban en el horizonte del corazón de Mittermeier. El Káiser había partido prácticamente desarmado para visitar a Reuentahl, y su gesto magnánimo había sido recompensado con perfidia. Su confianza en un criado había resultado en la muerte de otro. No es de extrañar que no pudiera mantener la calma. Y, por supuesto, cuando el dolor y el reproche por los muertos fluyen hacia los vivos, el resultado es siempre un aumento en la severidad.

Reinhard no tenía motivos para arremeter contra Mittermeier. A la luz de su amistad con Reuentahl, era muy posible adivinar su angustia. El Káiser no dio a entender esto, pero él tenía su propio dolor psíquico y no podía evitar que brotara a borbotones. En verdad, la falta de ira de Mittermeier hacia Reuentahl por obligar a Reinhard a esta difícil situación también alimentó el disgusto y la ira que se mezclaron con la frustración dentro de él.

“¿Crees que es mi deseo sacrificar a Reuentahl? Sin duda hay cosas que le gustaría explicar. También había amistad entre nosotros, aunque no tan profunda como la que tú y él compartís. En cuyo caso, ¿por qué no se presenta ante mí para explicarse? Mientras yo huía en deshonra, ¿qué estaba haciendo él? ¿Ha enviado incluso una sola línea de disculpa? ¿Una sola palabra de condolencia por la muerte de Lutz? ¡¿Por qué motivo me haría reconocer su sinceridad?!”

Mittermeier no pudo responder. Todo lo que dijo Reinhard era correcto. Las acciones de Reuentahl eran más que merecedoras de críticas. En el fondo de su mente, Mittermeier vio a su amigo adentrándose más en un laberinto, pero no podía hablar de esto con su señor. Sintió que no debía hablar de eso, de hecho, tanto por el bien del Káiser como por el de Reuentahl. Lo que dijo fue algo completamente diferente.

«Su Majestad, esto es difícil de decir, pero la razón por la que Reuentahl no se ha presentado ante usted puede ser que teme ser interceptado por otros antes de que pueda llegar».

«¿Otros?»

«Me temo que Su Majestad tomará esto como una calumnia, pero me refiero al Mariscal Oberstein y a Heidrich Lang

¿Dices que ignorarían mis deseos y evitarían que Reuentahl llegara?”

“Su Majestad, por favor. ¿No podrían estos dos hombres ser destituidos de sus puestos actuales, como muestra de la voluntad de Su Majestad de reconciliarse con Reuentahl?” Reinhard se quedó en silencio.

“Solo dé la palabra de Su Majestad sobre este asunto, y prometo convencer a Reuentahl de que se arrodille ante usted, incluso a costa de mi propia vida. Te lo ruego, perdónale esta locura momentánea. Sé que invierte el orden correcto de las cosas, pero no hay otra manera”.

“¿Estoy obligado a concederle tanto? En lugar de derribar a un sujeto que me ha traicionado, ¿me ordenas que despida a otros sirvientes leales para recuperarlo? ¿Quién es el que se sienta en el trono de este imperio, yo o Reuentahl?”

Todavía enfurecido, Reinhard casi escupió la pregunta, que seguramente era la más angustiosa que jamás le habían hecho a Mittermeier.

“Su Majestad, admito que nunca he estado en buenos términos con el mariscal Oberstein, pero no es por eso que pido su destitución. Podría ser relevado de su cargo temporalmente y restituido a él más tarde con su honor reafirmado. Pero si dejamos pasar esta oportunidad, es posible que Reuentahl nunca tenga otra oportunidad de regresar con Su Majestad”.

“¿Cree que esta lógica convencerá al ministro?”

“No propongo que solo él sea deshonrado. También renunciaré a mi papel como comandante en jefe de la Armada Espacial Imperial. Esto, creo, apaciguará al ministro hasta cierto punto”.

«¿Qué estás diciendo? ¿A quién propones que mande mi armada en tu lugar? ¿Debo perder a mis tres mariscales a la vez?”

“La armada puede quedar tranquilamente en manos del alto almirante Müller. En cuanto al reemplazo de Oberstein, sé que no me corresponde ofrecer sugerencias, pero creo que Kessler o Mecklinger podrían actuar como ministros de asuntos militares. No hay necesidad de preocuparse.”

«Ya veo. Quiere jubilarse antes de los treinta y cinco años. Confieso que no esperaba que el general más intrépido bajo mi mando aprendiera lecciones de vida de Yang Wen-li”.

Reinhard comenzó a reírse de su propia broma, pero las nubes bloquearon este rayo de sol antes de que pudiera llegar al suelo. Habiendo empeorado su estado de ánimo, en todo caso, sus ojos taladraron de nuevo a Mittermeier.

“Tomaré tu opinión como consejo. Por ahora, necesito su respuesta a mis órdenes. ¿Ja, o nein? Si es lo último, por supuesto, entonces simplemente lideraré la expedición yo mismo”.

Mittermeier inclinó la cabeza profundamente. Su cabello rubio miel ocultó su expresión de la mirada del Káiser. Por largos momentos, sonó la música del silencio. Finalmente, Mittermeier dijo:

«Humildemente acepto las órdenes de Su Majestad».

No tengo otra opción, pensó, pero no dijo en voz alta.

II

Cuando Mittermeier regresó al Cuartel General de la Armada Espacial Imperial desde los sectores cercanos a Schattenberg, los oficiales de su estado mayor no pudieron mirarlo a los ojos. Desapareció en su oficina envuelto en un pálido campo magnético. Treinta minutos más tarde, sin embargo, cuando llamó a su oficial de estado mayor más joven, el almirante Karl Eduard Bayerlein, su expresión y voz estaban revestidas con la armadura de la burocracia.

“Póngase en contacto con Wahlen y Wittenfeld. Probablemente estarán apuntalando los flancos de esta expedición.”

“Sí, Su Excelencia. ¿Qué pasa con el almirante Müller?”

 “Las heridas de Müller aún no han sanado por completo y, de todos modos, Su Majestad lo necesita. Si soy derrotado, él será la última línea de defensa.”

 Bayerlein frunció el ceño.

“En ese caso, él no jugará ningún papel en absoluto. Después de todo, no hay posibilidad de que Su Excelencia sea derrotado.”

Ante esta muestra de fe y respeto, la expresión de Mittermeier se suavizó.

“Para ser honesto”, dijo finalmente, “prefiero dejar que gane Reuentahl”.

«¡Su excelencia!»

“No, incluso eso es mi vanidad hablando. Incluso si me esforzara al límite de mis habilidades, nunca podría derrotar a Reuentahl en primer lugar”.

La risa amarga de Mittermeier consternó a Bayerlein por lo mal que le sentaba al comandante que amaba y respetaba. El lobo del vendaval era joven, rápido y audaz. Mantuvo la mirada al frente, sin halagar a los de arriba ni maltratar a los de abajo. Había una claridad brillante en él, que lo convertía en una figura aspiracional para todos, desde Bayerlein hasta los estudiantes de la Academia militar Infantil. Los niños asignados para ser sus ordenanzas presumían con los ojos brillantes ante los envidiosos compañeros de clase. Algunos incluso se tomaron la molestia de traer las golosinas que recibieron de la Sra. Mittermeier a la escuela, asegurándose de que todos las vieran.

Pero ahora ese magnífico cielo azul se estaba llenando de nubes negras que amenazaban con una terrible tormenta.

“No me parece así”, dijo Bayerlein.

“Eres libre de creer lo que quieras, pero yo no soy Reuentahl.”

«Su excelencia»

“No hay comparación que hacer. Solo soy un soldado. Reuentahl, es más. Él es…” Mittermeier se detuvo. Bayerlein, simpatizando con la agitación interna de su comandante, no pudo evitar presionarlo vacilante más.

“Supongamos que lo que dice Vuestra Excelencia es más que modestia. Tienes la intención de luchar contra el mariscal Reuentahl de todos modos, ¿no? Para que el Káiser no dirija él mismo la expedición…”

Mittermeier clavó en Bayerlein, que tenía toda la razón, una mirada penetrante, pero algo falta de fuerza. No elogió la perspicacia de su joven subordinado, ni lo regañó por sobrepasar su lugar. Simplemente dijo:

 «Las manos del Káiser deben permanecer limpias», y eso fue todo. Tomó algún tiempo, pero Bayerlein finalmente entendió su importancia. Si Reinhard encabezaba la expedición para acabar con Reuentahl, sus manos se mancharían con la sangre de un traidor. Esto nublaría la fe de aquellos que creían en el «Kaiser de los soldados», y eventualmente rompería este ícono que alguna vez fue perfecto mucho más profundamente que su estancamiento contra Yang Wen-li.

Para Mittermeier, esto era algo que debía evitarse, incluso si eso significaba pisotear sus propios sentimientos.

“Si Reuentahl cae, incluso si yo caigo con él, el Imperio Galáctico sobrevivirá. Pero si lo peor le sucediera a Su Majestad, la unidad y la paz por las que trabajó tan duro se derrumbarían de la noche a la mañana. Puede ser que no pueda ganar esta pelea, pero no debo perderla”. Bayerlein encontró el tono tranquilo de Mittermeier paradójicamente inquietante.

“Su Excelencia, debo protestar. Si usted y el mariscal Reuentahl cayeran juntos, el mariscal Oberstein podría actuar tan despóticamente como quisiera sin nadie que lo detuviera.”

La invocación de Oberstein por parte de Bayerlein fue un intento de inspirar a su comandante, pero Mittermeier no pareció afectado.

«No te preocupes», dijo. “El ministro podría estar tan satisfecho de tenernos fuera de escena que él mismo podría retirarse de la vida pública”.

«Su Excelencia, incluso como una broma-«

“En cualquier caso, basta de hipótesis. Póngase en contacto con Wittenfeld y Wahlen”. Todavía mirando a su superior con preocupación, Bayerlein saludó y se fue.

Puedo vivir con Oberstein, pensó Mittermeier. Pero el otro, solo él, está más allá del perdón. Por el bien del Káiser, antes de partir para la batalla tendré que exterminar esa plaga en particular.

Aunque Heidrich Lang no tenía un puesto oficial en el Ministerio de Asuntos Militares, no era raro que visitara allí al ministro Oberstein. Hoy, un alegre Lang había venido a informar que el odiado Reuentahl finalmente se había hundido al nivel de traidor. La noticia, por supuesto, ya había llegado a Oberstein, quien dijo, con su habitual desapasionamiento:

«Puede que me envíen como enviado especial a Reuentahl como resultado de los disturbios en Neue Land».

“Oh, vaya, qué inconveniente para ti. Y peligroso, también.”

“No hay necesidad de simpatía. Después de todo, vendrás conmigo.”

A pesar de la calma de la entrega de Oberstein, el pánico golpeó a Lang lo suficientemente fuerte como para hacerle perder el equilibrio. Oberstein ignoró esta demostración vergonzosa y tomó un sorbo de café.

“Esté preparados para partir en cualquier momento”, dijo. «Ya he terminado mis preparativos».

“S-si muestro mi cara alrededor de Reuentahl, me matará en el acto. Él me desprecia, después de todo, por alguna razón que no sé.”

«Estoy bastante seguro de que me desprecia más».

La voz de Oberstein no tenía eco de ironía o burla. Era una observación fáctica, entregada con desapego académico. Tartamudeando una débil excusa para posponer su respuesta, Lang huyó de la oficina del ministro justo cuando entraba el comodoro Ferner. Lang creyó detectar una mueca en el rostro de Ferner, pero no tuvo tiempo de comprobarlo. Esto no era una broma. No tenía ninguna objeción a que Reuentahl matara a Oberstein. En todo caso, tal resultado beneficiaría su propia prosperidad futura. Los dos mariscales muriendo al mismo tiempo sería aún mejor, ideal, de hecho. Pero él mismo no tenía interés en aparecer en ese cuadro.

En ese momento, el ego de Lang estaba tan obeso y distendido como un hígado de ganso convertido en foie gras. No se dio cuenta de que otros lo veían como inferior a Oberstein. Dio la vuelta a la escalera trasera, con la esperanza de al menos reducir el número de personas que lo veían, y acababa de comenzar a descender cuando se congeló en el lugar, todo el cuerpo rígido. Un joven con el uniforme negro y plateado de la Armada Imperial estaba subiendo las escaleras hacia él desde abajo. La mirada del hombre estaba fija en él, y la luz que rebosaba en esos ojos grises era el polo opuesto de la buena voluntad.

“M-Mariscal Mittermeier…”

“Bueno, bueno, el hombre del momento incluso sabe mi nombre. Me siento honrado más allá de las palabras”. La voz de Mittermeier era inusualmente venenosa. Lang retrocedió dos pasos sin pensar, todavía fijo en esa mirada de ojos grises. Esta fue la primera vez que se enfrentó a Mittermeier sin nadie más detrás de quien esconderse.

“S-si tiene asuntos con el ministro, está en su oficina en el quinto piso…”

«Mis asuntos son contigo, Vice Ministro Lang». El cambio de hostilidad a intención dañina se filtró en la voz de Mittermeier.“¿O prefieres Jefe de la Oficina de Seguridad Doméstica, Lang? De cualquier manera, tu título en la vida no te servirá de mucho a dónde vas”.

Lang se oyó tragar ruidosamente. El color se desvaneció de su visión, con solo el cabello color miel de Mittermeier flotando vívidamente ante él. Mittermeier comenzó a subir las escaleras, las botas militares resonando con cada paso. Su mano derecha estaba en su bláster, pero no se apresuró. El espíritu que irradiaba de su cuerpo clavó clavos de hierro invisibles a través de los pies de Lang, inmovilizándolo donde estaba.

“Quédese donde está hasta que yo llegue”, dijo Mittermeier. La mente de Lang rechazó la orden, pero no su cuerpo. Quería correr, pero sus impulsos se arrastraban por su sistema nervioso más lento que un caracol. Con los ojos y la boca abiertos, el primero de par en par y el segundo no, le resultaba difícil incluso luchar en el aire viscoso. Las personas cercanas estaban tan abrumadas por el espíritu de Mittermeier como Lang, y solo se detuvieron y miraron. No, había un hombre que todavía podía moverse, y subió las escaleras después tras el lobo del vendaval para poner una mano en su hombro justo cuando llegaba a la cima.

“Detenga esto, Mariscal Mittermeier. El vice ministro es un funcionario imperial. Mittermeier se volvió, con ojos asesinos, y vio al almirante Ulrich Kessler, comisionado de la policía militar y comandante de defensa de la capital.

“Ha logrado cosas incomparables en el campo de batalla, mariscal”, continuó Kessler, “pero no puede traer sus rencores personales al ministerio, y tengo la autoridad y el deber de impedir que lo haga. ¿Ha quedado claro?»

“¿Resentimientos personales? La expresión y la voz de Mittermeier rebosaban de amargura. La furia brotaba de sus ojos grises. “No estoy de acuerdo con esa caracterización, comisario, pero si insiste en ello no me opondré. Pero si voy a emprender esta expedición con confianza, no puedo permitir que esta termita con piel humana siga devastando el imperio. Puede que no te des cuenta de esto, pero…”

“Los abusos de Lang serán castigados de acuerdo con la ley. Hacer lo contrario socavaría los cimientos mismos de la dinastía Lohengramm. Eres uno de los funcionarios más importantes de la dinastía y uno de sus comandantes militares más respetados. No puedes dejar de entender esto.”

“Es una buena posición a tomar, comisionado, pero ¿qué poder ha tenido la ley sobre esa termita temblorosa de allí? Castígame si quieres. Solo déjame darle su merecido primero.”

“Tranquilícese, mariscal. Eres más sabio que esto. Si te pasara algo, ¿quién protegería la gloria de Goldenlöwe en tu lugar? ¿Acaso es el lobo del vendaval mismo un esclavo de las pasiones privadas que abandonaría su responsabilidad con todo el imperio?”

La voz de Kessler no era alta ni apasionada, pero tocó una cuerda profunda dentro de Mittermeier. En su violenta pasión, el sudor goteaba de su despeinado cabello color miel, rodando desde la sien hasta la mejilla. Al ver esto con dolor y simpatía, Kessler adoptó un tono más conciliador mientras continuaba.

“El Káiser es un gobernante sabio. Si el vice ministro se ha equivocado, seguramente será corregido bajo la autoridad imperial y la ley nacional. Por favor, mariscal, confíe en mí y cumpla con los deberes que le corresponden”.

Después de un largo silencio, Mittermeier dijo: “Muy bien. Lo dejo en tus manos. Su voz era baja y sin vitalidad. “Lamento que tuvieras que ver eso. Te lo compensaré en otro momento por causar esta desagradable escena”.

Con el espíritu roto, Mittermeier se alejó. Kessler observó en silencio, luego desvió su mirada hacia Lang, todavía paralizado en las escaleras. La mirada que cruzó el rostro del comisionado fue de disgusto visceral.

III

Llegó octubre y luego noviembre. La conspiración de la Iglesia de Terra había tenido éxito en un grado artístico. Sin embargo, en cierto sentido, esto era como los garabatos de un niño que recibían grandes elogios de la crítica. Entre lo que más tarde informó el liderazgo de la iglesia estaba el comentario «Si hubiéramos fallado con Reuentahl, teníamos la intención de avanzar en nuestros planes con Mittermeier y Oberstein como objetivo», lo que seguramente prueba una tendencia a sobreestimar la perfección de la conspiración basada en el éxito de sus frutos.

“La revuelta de Reuentahl”, “el levantamiento de Heinessen”, “el conflicto de Neue Land”, “la guerra del tercer año”: este vasto disturbio, que sería conocido por muchos nombres, era de naturaleza desproporcionadamente personal.

Reuentahl sabía que nunca sería igual a Reinhard. La usurpación de la dinastía Goldenbaum por parte del Káiser había sido una ambición creativa, pero para Reuentahl usurpar la dinastía Lohengramm sería una imitación.

Fue la Iglesia de Terra obligándolo a una posición peligrosa lo que lo llevó a levantar la bandera de la rebelión a pesar de todo, pero incluso en ese momento la catástrofe podría haberse evitado. Si hubiera seguido el consejo de Bergengrün y hubiera viajado desarmado a la nueva capital en Phezzan para explicarse ante el Káiser, Mittermeier se habría puesto de su lado, poniendo fin a la revuelta antes de que comenzara. Se habría visto obligado a aceptar la responsabilidad final por la muerte de Kornelias Lutz, pero los historiadores posteriores acordaron que su castigo probablemente habría sido la destitución de su cargo de gobernador general y la reasignación temporal a la reserva.

Sin embargo, en otro rincón de la galaxia, las circunstancias se estaban desarrollando de una manera que Reuentahl no podía haber previsto. Grillparzer restauró el orden en Urvashi antes de que terminara octubre. Sus métodos eran severamente militaristas, y más de dos mil fueron asesinados en batalla o ejecutados en el acto por no obedecer inmediatamente las órdenes de deponer las armas y regresar a sus puestos. Una vez que tomó el control del planeta, Grillparzer se dedicó a reconstruir la imagen completa de lo que había sucedido allí.

Esto resultó ser una tarea nada fácil.

El comandante de la base de Urvashi, el vicealmirante Winckler, no estaba. Su cuerpo no había sido encontrado y no se pudo obtener ningún testimonio confiable sobre su paradero. Se descubrieron observaciones de síntomas que sugerían una adicción a las drogas en sus registros médicos de la base, pero los investigadores de Grillparzer no pudieron determinar por qué un oficial superior cuyas habilidades y logros habían sido recompensados ​​con una responsabilidad tan grande habría caído en la adicción. El testimonio de los soldados que habían participado en los disturbios fue muy confuso. Algunos incluso afirmaron que sus superiores les habían ordenado rescatar al Káiser antes de que pudiera ser dañado por los almirantes Lutz y Müller, a quienes la Iglesia de Terra les había lavado el cerebro.

La iglesia parecía estar detrás del complot. Sus escrituras y emblemas fueron descubiertos en poder de más de diez soldados muertos y varios vivos. Pero Grillparzer optó por no revelar esta información públicamente por el momento. Mientras Grillparzer estaba desenredando la maraña de alambre de púas en Urvashi, o fingiendo hacerlo, la situación circundante se deterioró. Un muro de enemistad, grande y alto, se levantaba entre el gobierno imperial y la administración de Neue Land. En consecuencia, cuando Grillparzer regresó a Heinessen y juró lealtad en lugar de huir a Phezzan, Reuentahl no pudo ocultar su sorpresa.

«¿Realmente tienes la intención de aliarte conmigo?»

“Esa es mi intención. Sin embargo…»

«¿Sin embargo?»

“Tengo mis propias ambiciones. Quiero una promesa de que seré nombrado ministro de asuntos militares y mariscal imperial la mañana después de la victoria de Su Excelencia”.

«De acuerdo.» Partículas de burla salpicaron los ojos heterocromáticos de Reuentahl mientras asentía. “Pensé que buscarías un puesto un poco más alto, pero si el ministerio de asuntos militares te satisface, te concederé ese deseo. A partir de ahora, también estás luchando por tus propias esperanzas. Espero que no escatimes esfuerzos.”

Reuentahl y Grillparzer eran guerreros en una época turbulenta. Deberían haber sido capaces de encontrar causas y valores comunes basados ​​en ambiciones compartidas. El hecho de que Grillparzer hubiera revelado ambiciones particularmente sin escrúpulos podría haber fortalecido la confianza de Reuentahl en su alianza como una basada únicamente en el cálculo. Incluso si hubiera albergado sospechas, no había pruebas que justificaran actuar en consecuencia. Eliminar a Grillparzer como medida de precaución corría el riesgo de inquietar a sus otros subordinados. Reuentahl no tuvo más remedio que proceder como lo hizo. Mientras tanto, el almirante Bruno von Knapfstein, bajo arresto domiciliario en sus dependencias oficiales, pronto fue sorprendido por una visita de Grillparzer.

«¿Por qué regresaste a Heinessen?» exigió indignado a su colega.

«¿Estás tan ansioso por pasar a la historia de la nueva dinastía como un traidor?»

Grillparzer no dijo nada.

“De hecho, por lo que escuché, hiciste más que regresar. Voluntariamente juraste lealtad a Reuentahl e incluso exigiste un rango. ¿A qué estás jugando?”

“Cálmate, Knapfstein”, dijo el joven geógrafo, como si ridiculizara la ingenuidad de su colega. «¿No creerás que soy sincero acerca de mi lealtad a la bandera de rebelión del mariscal?»

Knapfstein parecía cuatro partes descontento y seis avergonzado.

“¿Dices que no lo eres? En ese caso, me encantaría saber qué quieres decir con todo esto. Después de todo, a diferencia de ti, soy un hombre sin educación. Las teorías complejas están más allá de mí”.

 Grillparzer ignoró este intento de sarcasmo.

“¡Piensa, Knapfstein!” él dijo.

«¿Cómo es que pudimos convertirnos en almirantes en la Armada Imperial cuando aún teníamos veinte años?»

 “Por la benevolencia del Káiser y distinguiéndonos en la batalla”.

“¿Y podríamos habernos distinguido sin un enemigo contra el que luchar? La Alianza de Planetas Libres está vencida, Yang Wen-li está muerto. En toda la galaxia, la guerra pronto será cosa del pasado. Si permitimos que eso suceda, estaremos varados en una era de paz, sin forma de probar nuestro valor o mejorarnos a nosotros mismos. ¿Estamos de acuerdo?»

“Bueno, supongo que sí. Pero-«

“Lo que significa que debemos realizar proezas de armas, incluso si se requiere cierta astucia para organizarlas. ¿Ya lo entiendes?”

Grillparzer estaba sonriendo. Cuando Knapfstein vio a través de esa sonrisa pintada el esqueleto de la ambición que había debajo, retrocedió con un escalofrío inconsciente.

«Entonces… ¿quieres fingir lealtad a Reuentahl por ahora, y luego traicionarlo al final?» «¿Traicionar? Ojalá tuviera más cuidado cuando hablas, Knapfstein. Todavía somos súbditos de Su Majestad el Kaiser Reinhard, simplemente estamos destinados bajo el mando del Mariscal Reuentahl. ¿No es evidente dónde debería estar nuestra máxima lealtad?”

Von Knapfstein gimió. No hubo error en la lógica de Grillparzer. ¿Pero no significaba eso que debían declarar claramente su lealtad desde el principio, denunciar aReuentahl e ir a unirse al Káiser? Al darle la espalda al Káiser ahora y a Reuentahl más tarde, Grillparzer solo lograría una doble traición.

Parecía confiado en que podría usar la revuelta de Reuentahl para promover sus propios intereses. ¿Irían realmente las cosas tan bien como él esperaba? Aun así, a pesar de estas dudas, al final Grillparzer contó con la simpatía de su colega. Ninguna otra opción parecía inmediatamente disponible para él.

Por el contrario, Julius Elsheimer, director general de asuntos civiles de la gobernación de Neue Land, se negó rotundamente a jurar lealtad al gobernador general. Con la voz temblorosa, el rostro blanco de miedo y el cuello empapado de sudor frío, le dijo a Reuentahl que no podía participar en ninguna rebelión contra el Káiser, sin retroceder ni siquiera ante la presencia intimidante del mariscal y sus brillantes ojos disparejos.

“Además”, agregó, “si se me permite hablar a título personal, Su Excelencia es responsable de la muerte de mi cuñado, Kornelias Lutz. No puedo aliarme con usted con este asunto aún sin resolver legal y moralmente”.

 Reuentahl frunció el ceño muy levemente. Después de un prolongado silencio, habló con grave compostura en su voz.

“Tus opiniones como figura pública son trilladas y mediocres, pero tu posición como individuo privado es a la vez valiente y justa. Si te niegas a unirte a mí, bien. Permanece en tu residencia y no te opongas activamente a mí, y tú y tu familia estaréis a salvo”.

Reuentahl redactó un breve documento en el acto y se lo dio a Elsheimer para que se lo llevara a casa. El documento estaba dirigido al mariscal Wolfgang Mittermeier, comandante en jefe de la Armada Espacial Imperial. Declaró que Elsheimer se había negado a apoyar la rebelión, avaló su inquebrantable lealtad al Káiser y pidió que se le evitara cualquier reproche o represalia. La magnanimidad de Reuentahl hacia Elsheimer mostró el elemento noble fijado en su carácter. Al mismo tiempo, sin embargo, tenía que hacer lo necesario para sobrevivir y prosperar. Puedo ser derrotado por mi Kaiser, puede ser completamente vencido, pero no hasta que haya hecho todo lo posible para ganar. Así era la resolución en el ojo derecho negro de Reuentahl, pero su ojo izquierdo azul planteó una objeción. Si eliges luchar, debes desear la victoria. ¿De qué te sirve pensar en la derrota antes de empezar? ¿O es eso lo que realmente quieres? ¿Tu caída, tu destrucción?

 No hubo respuesta. El poseedor de estos dos ojos se miró en el espejo de la pared.

“Más allá de la redención, si lo digo yo mismo”. Mientras murmuraba las palabras en voz alta, al menos estaba agradecido de que no hubiera nadie alrededor para escuchar.

IV

Por supuesto, no hubo una declaración formal de guerra. Sin un punto de partida claro, la hostilidad y la tensión entre los mundos del antiguo imperio y la Neue Land continuaron aumentando. Oberstein en el Ministerio de Asuntos Militares y Mittermeier en el centro de comando de la armada espacial, aunque diferían en comportamiento y estado de ánimo, ambos se estaban preparando para la movilización. Mientras tanto, en el Cuartel General Imperial, tuvo lugar una reunión. Volviendo a Phezzan desde los sectores alrededor de Schattenberg, Reinhard entró en su oficina para descubrir una figura familiar de pie junto a su enorme escritorio de nogal. Su nombre llegó espontáneamente a sus labios.

“Fräulein von Mariendorf…”

“Bienvenido a casa, Su Majestad. Estoy tan feliz de verte a salvo”.

El tono de Hilda era uniforme, pero su voz estaba llena de sentimiento tierno. Que Reinhard se diera cuenta de esto era quizás una señal de su creciente sensibilidad, pero su respuesta de:

“Sí, siento la preocupación” indicó que sus poderes expresivos permanecieron paralizados.

«Lutz está muerto», dijo rotundamente, después de una pausa. Le indicó a Hilda que se sentara en el sofá y se sentó a su lado.

“¿Cuántos han muerto por mí en total? Hace tres años, pensé que no quedaba nadie cuya ausencia lloraría. Pero solo este año he perdido a Fahrenheit, Steinmetz, Lutz… Incluso como castigo por mi propia estupidez, me parece excesivo”.

“Los mariscales de Su Majestad no son herramientas utilizadas por el destino para castigarlo. Tampoco creo que partieran hacia Valhalla con resentimiento en sus corazones. No debes atormentarte a ti mismo.”

«Lo sé. Aun así…” Como si de repente se diera cuenta de su propia irreflexión, el Káiser cambió de tema.

“Y usted, fraulein, ¿ha estado bien?”

«Sí, Su Majestad, con su permiso».

La respuesta fue un poco curiosa, pero Reinhard asintió con aparente alivio. Hilda era un año menor que Reinhard, pero a veces tenía que asumir el papel de mayor y más sabia. No había discontinuidad en la psique de Reinhard en términos de lo noble y lo bajo, pero contenía tanto a un hombre de acción perfeccionado y sin sentimentalismos como a un niño soñador, puro y vulnerable que solo podía ver lo que estaba directamente delante de él, y estos dos coexistieron en un ciclo interminable de fusión y separación.

 Particularmente cuando este último era ascendiente, Hilda debía tratarlo con cuidado. Si el nacimiento y la vida de Reinhard fueron milagros históricos, seguramente lo mismo sucedió con Hilda. Donde Reinhard había nacido en una familia pobre, noble solo de nombre, ella había nacido hija de conde, aunque no en la línea principal de la familia. En este sentido, Hilda puede haber merecido más crédito por seguir siendo una presencia única en su entorno de invernadero sellado. Hilda originalmente había alineado a su familia con el bando de Reinhard durante la Guerra Lippstadt para asegurarse de que el condado de Mariendorf no quedara atrapado en la batalla entre la Coalición de los Lores y el eje Lichtenlade-Lohengramm. Fue una decisión política, pero el sentido diplomático y estratégico detrás de ella era tan notable que Reinhard se sintió impulsado a ofrecerle un puesto como su secretaria jefe.

Hilda no había seducido al joven conquistador con sus artimañas femeninas. Era hermosa, pero la belleza no era seducción. En cualquier caso, Reinhard era fríamente indiferente al encanto sensual; si la seducción hubiera sido su estrategia, le habría fallado.

La verdad era que tal enfoque ni siquiera se le había ocurrido, lo que significa que la sincronización de sus longitudes de onda mentales no era solo su logro. Si Reinhard hubiera visto solo las manifestaciones superficiales de su intelecto y carácter, la habría juzgado como una sabelotodo impertinente y la habría desterrado de sus pensamientos. Lo que le habría costado su futuro en Vermillion y alterado la historia de toda la humanidad.

Reuentahl envió una comunicación dirigida al gobierno imperial.

“¿Estaba al tanto de esto, fräulein?

«Si su Majestad.»

El mensaje había sido entregado a Phezzan aproximadamente en el momento de la llegada de Reinhard. La elección de Von Reuentahl de dirigirlo no al Káiser sino al propio gobierno reveló ciertas complejidades en su pensamiento. Esto por sí solo habría disgustado a Reinhard, pero el contenido del mensaje era aún más desagradable:

El ministro de Asuntos Militares, Paul von Oberstein, y el viceministro del Interior, Heidrich Lang, han tomado el control del estado. Pasan por alto los deseos de Su Majestad con la libertad de erradicar a quienes se les oponen. Yo, el mariscal Oskar von Reuentahl, no me quedaré sentado y permitiré que esto suceda. Por la presente declaro mi intención de poner fin a su tiranía, si es necesario, por la fuerza de las armas…

Particularmente agravante para Reinhard, sospechaba Hilda, fue una referencia en otra parte del mensaje de Reuentahl a los dos presuntos villanos.

“aprovechándose de la enfermedad debilitante y el estado debilitado de Su Majestad”.

Era como si Reuentahl estuviera provocando intencionadamente al Káiser.

“Dime, ¿cuándo permití que Oberstein o Lang tomaran el control del estado? Si Reuentahl tiene razón, ¿cómo es que se convirtió en gobernador general de Neue Land en primer lugar? ¿Tuvo que denigrarme tan cruelmente para justificar su traición?”

Someterse a otro, ser gobernado por otro: eso era lo que Reinhard más odiaba. Su ira por este insulto a su orgullo fue feroz, profunda y totalmente natural. ¡El estado debilitado de su Majestad! Las palabras fueron como un viento caliente avivando las llamas de su furia. Reuentahl tenía razones para hacer las afirmaciones que hizo. Dado que el propio Kaiser Reinhard no era culpable de desgobierno, una rebelión contra él no tuvo más remedio que denunciar a los «súbditos desleales».

La antipatía por Oberstein entre los cortesanos de Reinhard podría estar mezclada con asombro, pero Lang simplemente era despreciado. Se podía esperar que prometer eliminar a ambos provocara cierta simpatía en la corte, lo que hizo que fuera natural, tanto por motivos diplomáticos como estratégicos, que Reuentahl lo hiciera. Además, aparte de la diplomacia, la propia antipatía de Reuentahl contra Oberstein y Lang era genuina. Sin embargo, incluso si se dictara sentencia contra ambos hombres, Hilda no creía que Reuentahl cancelaría su revuelta. En última instancia, sospechaba, él buscó un puesto más alto que el que ambos ocupaban actualmente. La existencia de aduladores y pequeños tiranos como Lang era un defecto inevitable en un estado autocrático. A lo largo de la historia, incluso los gobernantes más grandes y los reyes más sabios habían colocado a tales malhechores en posiciones de autoridad, una y otra vez. Debido a que no eran dignos de la atención del gobernante, fueron subestimados e ignorados hasta que se convirtieron en una grave amenaza para sus compañeros súbditos. La animosidad contra Lang entre la corte de Reinhard podría convertirse en simpatía y empatía con la traición de Reuentahl. Hilda tenía que hacer que Reinhard viera esto al menos. Volvió la mirada hacia los soles azul hielo que ardían en sus ojos y abrió unos labios tan hermosos como los suyos para hablar.

“Si me permite, Su Majestad, aparte del ministro Oberstein, los crímenes de Lang contra el estado y contra usted personalmente superan con creces cualquier bien que pueda hacer. ¿Seguramente Su Majestad es consciente de la enemistad que atraen sus actos y su carácter?”

 Reinhard, con su furia aparentemente amortiguada, se llevó una mano a la barbilla bien formada y pensó.

“Como usted dice, fräulein, soy muy consciente de que Lang y los hombres como él valen poco”, dijo. “Pero un solo ratón sirviéndose del grano del almacén hace poco daño real. El Imperio Galáctico debe ser lo suficientemente grande como para tolerar incluso irritaciones como esta.”

Estos no eran necesariamente los verdaderos sentimientos de Reinhard al respecto. Reinhard tenía un complejo peculiar de ser visto como un gobernante justo. Desde la antigüedad, los sabios habían acordado que un rey debe ser lo suficientemente tolerante y de mente abierta como para aceptar incluso al miserable más despreciable. Consciente de esta idea, Reinhard no pudo desterrar a Lang, quien después de todo no había violado la ley ni cometido actos de lesa majestad. Más allá de eso, Lang simplemente no llamó la atención de Reinhard. El Káiser puede admirar una rosa de invierno, pero no darse cuenta de las plagas que la molestan. Lang era muy consciente de que su vida se vivía en estos términos.

En presencia de Reinhard, mostró una deferencia escrupulosa; en su puesto en el ministerio, trabajó diligentemente para llevar a cabo la voluntad imperial. De hecho, esta era la razón de su adulación. En este punto difería radicalmente de Oberstein, quien decía lo que pensaba con una franqueza casi insensible, incluso cuando eso significaba contradecir directamente a Reinhard. En privado, Hilda quería instar a Reinhard a destituir también a Oberstein de su puesto. Pero precisamente porque sabía lo diferente que era él de Lang, no podía aprovechar su vínculo especial con Reinhard para criticar al ministro.

“Hay una gran cantidad de funcionarios capaces, sin mencionar aquellos que actualmente no están en el servicio oficial, que podrían ocupar el lugar del vice Ministro Lang”, dijo. “Despedirlo eliminaría inmediatamente una de las excusas del mariscal Reuentahl para la rebelión. Los demás almirantes seguramente aceptarán la medida”.

El cabello dorado de Reinhard estaba casi imperceptiblemente alborotado por el aire de la habitación.

“Pero Lang no ha cometido ningún delito”, dijo. “No puedo castigarlo simplemente por ser despreciado”.

“No, Su Majestad, sus crímenes son muy reales. Por favor considere este informe”.

El documento que le mostró había sido compilado por el almirante Kessler en su calidad de comisionado de la policía militar. Trataba sobre Nicolas Boltec, exsecretario general interino de Phezzan, y su sospechosa muerte tras ser arrestado y encarcelado por su presunto papel en la explosión que mató al ministro de industria Bruno von Silberberg. Específicamente, el documento mostró que las acusaciones contra Boltec habían sido inventadas falsamente por Lang.

«¿Encargó usted este informe, fräulein?» preguntó Reinhard.

“No, Su Majestad. Antes de su muerte, el mariscal Lutz tomó nota de las formas dominantes de Lang y, al reconocer el peligro que representaba para el imperio, solicitó que el almirante Kessler lo investigara.

«Lutz… ya veo».

Una sombra pasó por los ojos de Reinhard. Empezó a leer. Mientras pasaba las páginas, sus hermosas mejillas se pusieron carmesí, como el resplandor del sol vespertino que aparece en la nieve virgen. Cuando terminó el informe, suspiró profundamente. Su monólogo se produjo después de un breve silencio, casi místico.

“Lutz nunca se dio por vencido conmigo, ya veo. Y luego, al final, arrojó su vida para salvar la mía”.

Sus dedos rubios iban desde la barbilla hasta la frente. Su ligero temblor expresó sin palabras lo que había en su corazón.

«Fui un tonto. Pensar que protegí los derechos de ese don nadie siendo capaz, haciendo que fieles servidores quedaron insatisfechos y descontentos.” Se mordió el labio con dientes blancos como perlas.“En el caso de Reuentahl, ya es demasiado tarde. Pero aún podemos asegurar que la lealtad de Lutz no fue en vano. ¿Crees que eso será suficiente, fräulein?”

Hilda se levantó del sofá y saludó. En ese momento, no estaba del todo libre del deseo de ser besada y abrazada, pero la expresión de fe de Reinhard en ella se sintió como una recompensa aún mayor.

V

Cuando salió de la habitación de Reinhard, Hilda sintió una repentina náusea dentro de ella. Su mano fue primero a su pecho y luego se cubrió la boca mientras corría hacia el baño, sintiendo las miradas curiosas de los soldados que la saludaban al pasar. Se inclinó sobre la palangana de porcelana blanca y vomitó. Después de expulsar el resultado por el lavabo, se limpió la boca con una taza de agua. La urgencia física había pasado, pero la agitación mental había ocupado su lugar.

Seguramente no, no después de solo una noche… Pero, ¿qué más podría ser? Entonces recordó que no había tenido la menstruación el mes anterior. Su boca se abrió en estado de shock. Habían pasado dos meses desde su noche con Reinhard, no era demasiado temprano para los primeros signos de náuseas matutinas.

Quería creer que solo era una intoxicación alimentaria leve, pero había estado tan ansiosa y pronta por ver a Reinhard sano y salvo hoy que su único desayuno había sido un vaso de leche. Incluso si ese no hubiera sido el caso, su razón habría rechazado tal escapismo.

Hilda estaba perdida. Convertirse en madre, Reinhard convertido en padre: todo esto estaba mucho más allá del horizonte de sus poderes imaginativos.

Pero tomó una decisión: ocultarle esto a Reinhard por el momento. Controlando su respiración y su expresión facial, salió del baño a un ritmo constante y caminó de regreso a su oficina.

No lejos de este reencuentro, se avecinaba una separación. A Evangeline Mittermeier no le gustaba pensar que podría ser permanente, pero después de solo dos meses con su esposo después de un año de vivir separados, iban a ser separados nuevamente.

“No volveré a casa por un tiempo”, dijo Mittermeier.

No era la primera vez que este tono de disculpa se escuchaba en su casa. No era solo un guerrero, sino el comandante de una gran armada, y no era raro que dirigiera expediciones a lo largo de cientos, incluso miles de años luz. Pero las circunstancias esta vez fueron únicas. Un simple “Ten cuidado” no transmitiría sus sentimientos, por lo que le habló a su esposo en la sala de estar de la nueva residencia en la que se acababan de instalar.

“Wolf, no tengo nada más que afecto y respeto por el mariscal Reuentahl. Él es un amigo cercano tuyo, después de todo. Pero si se convierte en tu enemigo, entonces puedo despreciarlo incondicionalmente”.

 Sus emociones estaban demasiado agitadas para decir algo más. Wolfgang Mittermeier sintió las pequeñas manos de su esposa apoyadas suavemente en sus mejillas. Sus ojos grises se clavaron en los violetas de ella, que rebosaban de lágrimas.

“Vuelve sano y salvo, Wolf”, dijo Evangeline. “Si lo haces, prometo cocinar fondue de caldo para ti todos los días. Tu favorito.»

“Hazlo una vez a la semana”, dijo Mittermeier. “No quiero engordar”.

Su cuerpo era delgado y musculoso, sin una pizca de obesidad, y esta broma incómoda no logró hacer reír a su esposa. Le quitó las manos de las mejillas y le dio un beso mucho más hábil que cualquier otro que Yang Wen-li hubiera podido dar.

«No hay necesidad de preocuparse, Eva», dijo, incluso mientras consideraba la posibilidad de que ella podría tener razones más que suficientes para odiar a Reuentahl en poco tiempo. Abrazó su forma femenina.

“Después de todo, ni siquiera es seguro que habrá combate. Su Majestad ha detenido a Lang. Reuentahl podría estar satisfecho con eso”.

Parecía que el engaño a veces era inevitable en el amor. Pero la siguiente petición que le hizo a su esposa fue sincera a nivel molecular.

“Entonces, si rezas, espero que sea para que todo esto termine sin pelear. Eso es todo lo que quiero, Eva.”

14 de noviembre, año 2 NCI.

Los sectores alrededor de Schattenberg estaban llenos de naves bajo el mando de Mittermeier. Había 42.770 en total, con 4.608.900 soldados a bordo. Los dos altos almirantes bajo Mittermeier eran Wittenfeld y Wahlen.

  Capítulo 7. Quien vive por la espada…

 I

El MARISCAL WOLFGANG MITTERMEIER, comandante en jefe de la Armada Espacial Imperial, invitó a los almirantes Wahlen y Wittenfeld a una reunión estratégica a bordo del Beowulf, su buque insignia. Su curso básico de acción, por supuesto, ya estaba decidido. Habían sido enviados para someter a Reuentahl; su única opción era tomar la iniciativa y dar un solo golpe decisivo antes de que su enemigo (un término desagradable, dadas las circunstancias) pudiera desarrollar su estrategia. Las fuerzas de Reuentahl ya estaban presionando contra sus límites físicos y mentales. Una victoria inicial decidiría la resolución final del conflicto.

La reunión concluyó en poco tiempo y se sirvió café. Wittenfeld eligió ese momento para plantear una pregunta importante, aunque un poco falta de tacto:

“Dejando de lado las cuestiones estratégicas, ¿qué ha hecho que Reuentahl esté tan descontento con el Káiser como para cometer tal ultra… perdonad mis palabras, ¿participar en un comportamiento tan imprudente?”

Wahlen envió a Wittenfeld una mirada aguda y una reprimenda en voz baja. Dada la amistad entre Reuentahl y su comandante en jefe, el dolor de este último era demasiado fácil de imaginar. La línea de preguntas de Wittenfeld parecía menos despiadada que simplemente insensible.

“Gracias, almirante Wahlen, pero su solicitud es innecesaria”, dijo Mittermeier. «Mi amistad con el mariscal Reuentahl es, en última instancia, un asunto privado, y mis deberes oficiales lo superan con creces».

Aquellos que no conocieron personalmente a Mittermeier nunca podrían haber adivinado la profundidad de la emoción en cada palabra de esta suave respuesta. Wahlen estaba tan afectado que ni siquiera podía soportar mirar a Mittermeier a los ojos.

“Así es, almirante Wahlen”, dijo Wittenfeld. “Nuestro comandante en jefe está cumpliendo con su deber. Pasar de puntillas por lo que imaginamos que podría sentir en privado sería francamente insolente, en mi opinión”.

La fuerza de esta afirmación sorprendió a Wahlen, pero se dio cuenta de que su feroz colega de pelo naranja estaba, a su manera, tan preocupado por su comandante como él. Esto tampoco pasó desapercibido para Mittermeier, y algo parecido a una sonrisa irónica apareció en su rostro mientras respondía sus propias preguntas internamente.

Reuentahl doblará la rodilla ante un hombre en toda la galaxia, y ese es Su Majestad Kaiser Reinhard. No tolerará que lo obliguen a arrodillarse primero ante el ministro de Asuntos Militares. Tampoco lo culpo…

 Se dijo que Oberstein había llamado a Reuentahl un ave de rapiña enjaulada, y Mittermeier tuvo que conceder la exactitud de esta evaluación. ¿Era simplemente que esta águila en particular, después de jurar lealtad a un solo cisne blanco en toda la galaxia, ahora estaba tratando de alejarse de ese otro en los vientos de una tormenta?

Después de que Wahlen y Wittenfeld abandonaron la Beowulf, Mittermeier permaneció junto a la ventana de observación durante algún tiempo. Como súbdito de ese hermoso cisne blanco, era su deber derribar esa águila. Nunca había imaginado que su amistad podría terminar de esta manera. Su cabello color miel brillaba a la luz de las estrellas mientras se preguntaba cuántos errores se habían cometido a lo largo de la historia del Imperio Galáctico, sin excluir, por supuesto, los suyos.

¿Habría sido capaz el sagaz Siegfried Kircheis de desenredar la maraña de cables entre Reinhard y Reuentahl, si hubiera vivido hasta el día de hoy? ¿O la situación actual siempre había sido inevitable, más allá del poder incluso de Kircheis para evitarla?

Inmediatamente después de la partida de las fuerzas de Mittermeier, el Kaiser Reinhard partió de Phezzan y viajó a bordo de su buque insignia Brünhilde a los sectores alrededor de Schattenberg. Los altos almirantes Eisenach y Müller lo acompañaron como su personal. Las heridas de «Muro de Hierro» Müller no estaban completamente curadas y tenía su brazo derecho en cabestrillo.

Reinhard le había ofrecido el Premio al Servicio Distinguido Siegfried Kircheis y un ascenso a mariscal, pero el joven almirante de cabello color arena lo había rechazado respetuosamente. “No puedo aceptar la vara de mariscal antes de haber probado que soy digno de ella”, dijo. «Con el permiso de Su Majestad, espero recibirlo con gratitud en un momento posterior, una vez que mis logros merezcan tal honor».

 Reinhard asintió. Era cierto que, a diferencia de Lutz, Müller tendría más oportunidades de distinguirse en la batalla.

«¿No hay otra manera en que pueda recompensar tu valor?» preguntó.

«De hecho, Su Majestad, tengo una petición…»

«Vaya…»

La expresión que descendió sobre el bello y elegante rostro del Kaiser como una gasa de seda fue menos cínica que miserable. Pero eso también fue una tormenta que pasó por un rincón del océano y no comprometió la belleza del joven conquistador. (¿Fueron las secuelas de la tormenta, tal vez, que enviaron una onda a través de su cabello dorado?)

“Creo que sé lo que pretendes pedirme”, dijo Reinhard. Su voz mantuvo su ritmo musical a pesar de la amargura de sus palabras.“Quieres que le perdone la vida a Reuentahl. «

“Los poderes de observación de Su Majestad siguen siendo insuperables».

El Káiser se agitó con evidente disgusto. Chispas azul hielo parecían volar de sus ojos. “Müller, eres uno de mis almirantes más experimentados y te debo la vida. Te concedería cualquier deseo que esté a mi alcance. Pero este no lo es.”

«Su Majestad…»

“La dificultad no está en mí. Reuentahl es el hombre al que deberías preguntar. No sobre lo que ya ha hecho. No, debes preguntarle qué piensa hacer en el futuro.”

«¿En el futuro, Su Majestad?»

“Ha levantado la bandera de la rebelión. Cuando termine la pelea, ¿está dispuesto a venir a mí, con la cabeza gacha, y suplicar por su vida? ¿No deberías hacerle estas preguntas a él, no a mí?” Müller estaba a la vez escarmentado y conmocionado. En momentos como este, no podía evitar desear que la Hilda von Mariendorf estuviera allí. Seguramente estaría de acuerdo con él y apelaría tanto a la razón como a la emoción para ayudar a persuadir al Káiser.

¡Qué desafortunado que la bella gran consejera estuviera demasiado enferma para dejar Phezzan!

Müller no podía saber el verdadero motivo de su ausencia. De hecho, ni siquiera Reinhard lo sabía. Se había quedado en el planeta para proteger al niño que llevaba en el útero de los efectos del viaje warp…

Los sentimientos de Reinhard con respecto a Wolfgang Mittermeier se basaban en una profunda fe en sus habilidades y carácter. Lo que sentía por Reuentahl era más complicado: una maraña helicoidal de emociones. Reuentahl presumiblemente sufría de una versión aún más grave de la misma psicología, pero Reinhard había reconocido sus dones y depositado una profunda confianza en él de todos modos. La sensación de traición era abrasadora. En Urvashi, Reinhard había tratado de rechazar el argumento de Lutz sobre la responsabilidad de Reuentahl en el ataque, pero después del sacrificio de Lutz, Reinhard parecía haber heredado su opinión. Reinhard comenzó reprochándose a sí mismo por la muerte de Lutz, pero cuando ese sentimiento se volvió hacia Reuentahl, comenzó una sutil reacción química.

¿Pero derribar a Reuentahl traerá paz a mi corazón?

 Reinhard sabía que la respuesta era nein. Pero cuando se preguntó si eso significaba que debería dejar en paz a Reuentahl, la respuesta siguió siendo negativa. La primera respuesta nació de la emoción, la segunda de la razón. Si perdonaba incondicionalmente a Reuentahl, la autoridad de Reinhard como gobernante se perdería. La jerarquía del imperio se derrumbaría. ¿Qué posición tendría él para castigar a la próxima persona que se rebelara o violara la ley?

Todo lo que tiene que hacer es venir a mí con humildad, y me ahorraría la obligación de derribarlo. La mayor responsabilidad de esta situación es suya.

 Para proteger la autoridad del Káiser y el orden del estado, Reinhard no tuvo más remedio que someter a Reuentahl. Todo esto estaba sólidamente dentro de los límites de la racionalidad y los principios, pero en el abismo de la emoción más allá, otra pregunta hervía: ¿Por qué está tan poco dispuesto a humillarse ante mí?

Yang Wen-li había mantenido su pie de igualdad junto a Reinhard sin ninguna fanfarria en particular, y Reinhard nunca lo había encontrado desagradable o antinatural. Esto se debió en parte a la personalidad de Yang, pero también a que nunca había aceptado un feudo de Reinhard. No así para Reuentahl. ¿Estaba simplemente cansado de mostrar deferencia? ¿O podría ser (¿podría ser posible?) que él estaba haciendo lo que Reinhard había sugerido que debía hacer, hace tres años? Si es así, ¿era culpa de Reinhard? Pero no, incluso si la rebelión se hubiera inspirado en las palabras de Reinhard, no tenía la obligación de conceder la victoria al comandante rebelde. La conquista debe lograrse mediante la superioridad de la habilidad; la supremacía transferida amistosamente era una idea irrisoria.

Mientras tanto, 11.900 naves bajo el mando del almirante Ernest Mecklinger se acercaban al corredor Iserlohn desde el territorio tradicional del imperio. Su misión era forzar una guerra de dos frentes en von Reuentahl. Para hacerlo, tendrían que solicitar a Iserlohn un paso seguro por el corredor. Mecklinger actuaba no solo como comandante de la flota, sino también como embajador y diplomático, investido por el propio Káiser con plena autoridad para negociar.

El almirante Grünemann, junto con la flota cuyo mando había heredado de Lutz, fue destinado a mantener la paz en el antiguo territorio imperial que Mecklinger había dejado vacante. Herido casi fatalmente en Vermillion, Grünemann finalmente se recuperó lo suficiente como para reanudar el servicio activo. El fiel lugarteniente de Lutz, el vicealmirante Hotzbauer, había solicitado una transferencia al mando del mariscal Mittermeier. Nadie necesitaba preguntarle por qué.

La galaxia estaba viva con voluntad, con acción, contracorrientes nadando a través del vacío. Estratégicamente, la situación debe haber sido fascinante, proporcionando un rico forraje para los análisis y discusiones de los historiadores en generaciones posteriores.

«¿Cómo habría convertido el Mago esta situación en su beneficio?» Reinhard reflexionó en voz alta. Sin esperar a que respondieran sus dos altos almirantes, prosiguió con la idea. «Si lo veo. La forma en que su sucesor responda a esa pregunta revelará su verdadera capacidad”.

En verdad, había asuntos más urgentes que considerar. Si la República de Iserlohn llegaba a un acuerdo con Reuentahl de modo que ambos dejaran sus retaguardias sin protección, podrían lanzar una guerra en dos frentes, por imperfecta que fuera. Las fuerzas imperiales que venían desde Phezzan se encontrarían de frente con Reuentahl, mientras que la flota de Iserlohn avanzaría desde el corredor hacia el territorio imperial. El Kaiser tendría que regresar primero a Phezzan y luego al corazón del territorio imperial para luchar contra el ejército invasor. Parecía poco probable que la antigua capital de Odín cayera ante las fuerzas de Iserlohn, pero si ocurriera el improbable evento, dañaría gravemente la autoridad de la nueva dinastía.

«Mis disculpas por plantear un escenario tan siniestro, Su Majestad, pero ¿cómo respondería en ese caso?» preguntó Müller, quien podría haber tenido en mente al sucesor de Yang, Julian Mintz.

“En ese caso…” Los ojos azul hielo de Reinhard brillaban tan ferozmente con la luz interna y el calor que era difícil mirarlos directamente. “En ese caso, simplemente lo trataría como un acto hostil dirigido a mi persona y, por lo tanto, justificaría un ataque a Iserlohn. Después de eliminar a Reuentahl, pasaría inmediatamente a aplastar a Iserlohn con todo nuestro poderío militar. No vale la pena considerar la desventaja táctica temporal en la que estaríamos.

 Müller y Eisenach intercambiaron miradas. El espíritu conquistador del Káiser brillaba como siempre. Ni siquiera estaba considerando la posibilidad de perder ante Reuentahl. Su campo de visión era tan amplio y su vista tan amplia que cubría toda la galaxia.

“Si el sucesor de Yang Wen-li carece de visión estratégica y simplemente busca sacar provecho de la confusión que se desarrolla ante él, seguramente apoyará a Reuentahl. De cualquier manera, la decisión es suya”.

 Con esta observación, el Káiser dirigió su mirada azul hielo a las estrellas.

II

El 16 de noviembre, el Imperio Galáctico emitió un decreto en nombre del Káiser despojando a Oskar von Reuentahl de su rango de mariscal y de su cargo de gobernador general. Habiendo perdido su autoridad para liderar los cinco millones de tropas bajo su mando como resultado, ahora también era un perfecto traidor en el sentido legal.

Si Lang hubiera sido un hombre libre, seguramente habría aplaudido con alegría, pero en ese momento estaba bajo custodia de la policía militar siendo interrogado sobre su papel en el injusto arresto y muerte de Nicolas Boltec.  Reuentahl no estaba al tanto de esto, pero incluso si lo hubiera estado, es poco probable que lo persuadiera de la justicia del destino. Nunca había visto a Lang y a sí mismo como la misma clase de ser.

Cuando escuchó sobre el decreto imperial que lo despojaba de su rango, una ola de diversión irónica se apoderó de sus ojos desiguales. Era la primera vez que no tenía rango ni puesto desde que ingresó a la escuela de oficiales. Se sentía extraño no tener un estatus respaldado por el poder. Antes de que la ironía se desvaneciera de sus ojos, llegó una transmisión superlumínica del Tristan, el buque de guerra de su «enemigo», Wolfgang Mittermeier. Para Mittermeier, las nuevas circunstancias significaban que finalmente podía hablar directamente con Reuentahl.

Después de considerarlo un momento, Reuentahl ordenó a su oficial de comunicaciones que conectara la transmisión a sus cámaras privadas.

En sus aposentos, el blanco grisáceo de su pantalla dio paso a la expresión sombría de su amigo. “

Reuentahl. Lamento molestarte en un momento tan ocupado”.

 Un saludo extraño, considerando las circunstancias.

“Nada por lo que disculparse. Estamos hablando de ti y de mí.”

No había ironía ni sarcasmo en el tono de Reuentahl. Mittermeier había sido el único hombre con el que podía quitarse la armadura del corazón cuando hablaban. Reuentahl había desechado este vínculo con sus acciones, pero estaba feliz de verlo restaurado, aunque fuera brevemente y en cualquier forma.

“¿Qué dices, Reuentahl? ¿Vendrás a ver al Káiser conmigo? No quiero pelear contigo. Estoy seguro de que no es demasiado tarde.”

«Yo tampoco quiero pelear contigo, Mittermeier».

«En ese caso-«

“Pero lo haré de todos modos. ¿Porque preguntas? Porque a menos que luche contigo y gane, el Káiser no se dignará pelear conmigo.”

El comentario ofrecido casualmente dejó a Mittermeier sin palabras. Una emoción tranquila pero feroz brilló en los ojos de Reuentahl, haciendo que sus extraños colores fueran aún más vívidos.

“Durante mucho tiempo, no supe por qué había nacido en este mundo”, continuó Reuentahl. “Conocí la melancolía de un hombre sin sabiduría. Pero ahora por fin lo entiendo. He vivido toda mi vida para ir a la guerra contra el Kaiser y encontrar mi satisfacción allí.”

 Mittermeier trató de discutir, pero una puerta sin forma le tapó la garganta. Después de unos segundos de lucha que parecieron una eternidad, finalmente abrió la puerta a la fuerza y ​​trató de apelar de nuevo al sentido común.

“Piénsalo una vez más, Reuentahl. Puede confiar en mí para asegurarme de que tus derechos estén protegidos, incluso si es a mi costa. El Kaiser hizo que arrestaran a Lang. Las cosas están mejorando. Lento pero seguro. Ahora es tu turno de acelerar ese proceso a través de tu sinceridad. Tienes mi promesa. Confía en mi.»

“Una promesa del Lobo del vendaval. Eso vale más que el oro.” Había gratitud en la voz de Reuentahl, pero sacudió la cabeza como para cortarla. “Pero no, Mittermeier. Tu vida vale demasiado como para cambiarla por mi existencia continua. Siempre caminas por el camino recto. no puedo hacer eso Todo lo que puedo hacer es…”

Reuentahl cerró la boca. Sintió el impulso de revelar todo a su querido y respetado amigo. Lo que había sucedido después de la guerra de Lippstadt y la trágica muerte de Siegfried Kircheis, cuando Reuentahl trajo la noticia de la captura del duque Lichtenlade al entonces marqués Reinhard von Lohengramm. Las palabras que Reinhard había dicho, mientras una sonrisa inorgánica llenaba rasgos exquisitos que parecían tallados en cristal: “Si un conquistador carece de habilidad, es natural que él mismo sea derrocado. Si tienes confianza y estás dispuesto a arriesgarlo todo, adelante. Desafíame en cualquier momento”. Reuentahl había entendido en ese momento lo que Reinhard más ansiaba: enemigos. Enemigos poderosos y competentes…

El momento pasó. Adoptando una expresión intencionalmente ambiciosa, Reuentahl cambió de tema. “¿Y tú, Mittermeier? Preguntó. «¿Estás listo para unirte a mí?»

«Incluso para tus estándares, es una broma terrible».

«No es un chiste. Yo seré Káiser y tú puedes ser virrey. Al revés también estaría bien. O podríamos dividir el universo y gobernar por separado. Incluso Trünicht entendió eso”. En la pantalla, vio aparecer una sombra lúgubre en los ojos grises de Mittermeier. El rostro juvenil de su amigo, siempre tan vital y enérgico que daba la impresión de un niño obstinado, ahora parecía llenarse de nubes acromáticas.

“Estás borracho”, dijo Mittermeier.

“Estoy sobrio como una piedra”.

“No en licor. En sueños rojo sangre.

Ahora era el turno de Reuentahl de quedarse sin palabras. Mittermeier suspiró tan profundamente que Reuentahl lo sintió a través de la pantalla. Luego continuó.

“Tenemos que despertar de nuestros sueños eventualmente. ¿Qué sucede cuando te despiertas de este? ¿Esperas encontrar satisfacción en la guerra con el Káiser? Y si ganas, ¿entonces qué? Cuando el Káiser se haya ido, ¿cómo alimentarás tu corazón hambriento?”

Reuentahl cerró los ojos y volvió a abrirlos.

“Tal vez estoy soñando”, dijo. “Pero, de cualquier manera, es mi sueño. No es tuyo. No parece que vayamos a encontrar puntos en común aquí, por lo que no hay necesidad de perder más el tiempo de los demás”.

“Espera, Reuentahl. Escúchame un poco más”.

“Hasta luego, Mittermeier. Cuida al Káiser. Por extraño que suene dadas las circunstancias, lo digo en serio.”

Se cortó la transmisión. Mittermeier, a punto de decir más, se tragó sus palabras y exhaló en silencio su frustración y tristeza antes de arrojar toda la masa hirviente de su estado emocional a la pantalla, gritando: “¡Reuentahl! ¡Imbécil! No era la voz de un mariscal imperial sino de un oficial recién acuñado. Mittermeier miró con odio genuino la pantalla, que se había desvanecido de nuevo a un blanco ceniciento, como si esta barrera despiadada fuera lo que se interponía entre él y su amigo.

Mittermeier sabía que recordaría el rostro de Reuentahl el momento antes de cortar la transmisión por el resto de sus días. Era un recuerdo que, junto con su propia vida, se vería obligado a llevarse a Phezzan.

Mittermeier salió de sus aposentos privados y regresó al puente para sentarse en la silla del comandante. Un asistente estudiantil le trajo un café. Dio las gracias mecánicamente al ordenanza, hundiéndose en sus pensamientos. El pensamiento de un táctico.

La debilidad de Reuentahl es su falta de lugartenientes de confianza. No tendrá ningún problema en idear planes para la batalla, pero ¿tendrá los almirantes para ejecutarlos?

 Mittermeier había visto la verdad de la situación. El problema no era una falla en la personalidad de Reuentahl, sino el hecho de que su rebelión era contra el Káiser y el imperio mismo. Obligar a sus subordinados a unirse a él corría el riesgo de robar su lealtad de su dirección. Dado el carácter de Reuentahl, existía la posibilidad de que dividiera sus propias fuerzas, cambiara su fuerza principal por una fuerza de distracción y atrajera a Mittermeier a una gran trampa. Sin embargo, también en ese caso necesitaría un segundo, alguien que actuara como otroReuentahl. Mittermeier repasó mentalmente la lista de oficiales que podrían desempeñar este papel. Bergengrün? ¿Barthauser? Dittersdorf? ¿Sonnenfels? Schuler? ¿O uno de los dos almirantes que habían sido enviados al Neue Land en su establecimiento, Grillparzer y Knapfstein?

Pensando, cavilando, moviéndose a un ritmo que ningún posible perseguidor podría igualar, Mittermeier condujo su flota hacia las profundidades de la Nueva Tierra.

En el puente del buque insignia Tristan de Reuentahl, el Goldenlöwe todavía colgaba de la pared, llamando la atención de todos los visitantes con su esplendor.

Reuentahl había recibido el estandarte del propio Káiser y no tenía intención de retirarlo. Quizás quería creer que él era el verdadero defensor del estandarte de la nueva dinastía. Esta forma de pensar fue un punto en el que tuvo que reconocer que estaba más allá de la redención, y una de las razones por las que su rebelión fue gloriosa de contemplar, pero, en última instancia, vacía.

Sus tropas captaron estas ideas en la mente de su comandante y comenzaron a debatir la justicia de su causa y sus razones para luchar justo donde estaban, con las armas aún en la mano.

Tendremos que seguir por donde nos lleve el mariscal Reuentahl. ¿Qué más podemos hacer?»

“¿Así que vas a pelear contra el Káiser? ¿Ese Káiser?”

En este caso, el demostrativo “eso” expresaba una sensación de asombro mítico. Joven y hermoso, el Káiser había acumulado victoria tras victoria en el campo de batalla, dirigió vastos ejércitos a través del mar de estrellas y ahora gobernaba más territorio que nadie en la historia de la humanidad. Para sus tropas era una deidad marcial.

«¿Luchar contra Su Majestad no nos convertirá en traidores?»

“No estamos luchando contra Su Majestad. Lo estamos liberando de los cortesanos desleales y traicioneros que lo manipulan y tuercen sus deseos”.

 “¿Como el ministro de Asuntos Militares? No me gusta el hombre, pero dicen que no es del tipo que actúa por motivos egoístas”.

«¿Cómo lo sabemos? Escuché que últimamente Su Majestad ha estado enfermo y el ministro ha comenzado a dirigir el imperio como le place.”

“De cualquier manera, nuestro primer oponente no es Su Majestad o el ministro. Es el lobo del vendaval.”

 Ante esto, los soldados se quedaron en silencio. Mientras intercambiaban miradas, sintieron que algo parecido a la emoción crecía con fuerza dentro del otro.

“Un pensamiento aterrador…” susurró alguien.

“Cuando los baluartes Gemelos chocan, ¿quién gana?”

 En abstracto, la pregunta seguramente habría interesado a todos los reclutas de la Armada Imperial. Pero la perspectiva de verlo desde el interior de las formaciones involucradas hizo que sus escalofríos pasaran de calientes a fríos.

En este punto, las fuerzas de Reuentahl aún no habían producido desertores en gran número. El propio Reuentahl había demostrado su temple como comandante y guerrero. Pero eso siempre había sido como guerrero del Káiser. Si las tropas que comandaba lo seguirían voluntariamente como un señor de la guerra independiente era un asunto diferente. Habiéndoles explicado que no estaban traicionando al Káiser sino liberándolo de los cortesanos desleales que lo perturbaban, tendría que levantarles la moral asegurándose una victoria en el campo de batalla.

III

En noviembre del año 2 NCI, la galaxia parecía existir solo por el bien de Reuentahl y Mittermeier. Al parecer, la muerte de Yang Wen-li no había sonado como la sentencia de muerte de las batallas entre grandes comandantes en el apogeo de sus poderes.

La estrategia inicial de Reuentahl fue más o menos la siguiente:

1. Reorganizar las tropas estacionadas en Neue Land en líneas defensivas de múltiples capas para frenar el avance de la flota de Mittermeier mientras le imponeN las mayores pérdidas posibles.

2. Atraer a la fuerza enemiga principal hacia Heinessen y luego cortar su retaguardia o fingir tal maniobra de manera tan plausible que comenzara a retirarse de todos modos.

3. Reunir fuerzas dispares para bloquear la principal ruta de retirada del enemigo, coordinándolas para formar una formación de pinzas cuyo otro punto fuera la fuerza principal de Reuentahl, que se retiraría de Heinessen.

Era una operación amplia pero detallada que se mantendría como testimonio de la visión estratégica y la destreza táctica de Reuentahl para las generaciones venideras. Sin embargo, el éxito perfecto sólo podía lograrse con dos condiciones. La primera fue que no llegaran fuerzas enemigas desde la dirección de Iserlohn que abrieran un segundo frente. La segunda era que Reuentahl pudiera encontrar personas para liderar y luego reintegrar las unidades individuales que se colocarían en Neue Land.

Para asegurarse de que se cumpliera la primera condición, Reuentahl envió un emisario a la Base Iserlohn. Y no cualquier emisario. El individuo que seleccionó era, en cierto sentido, un símbolo extremo tanto de las fortalezas como de las debilidades de Reuentahl.

Volviendo a la segunda condición, Reuentahl asignó este deber a un hombre en cuyo carácter y habilidad tenía la máxima fe: Bergengrün. Bergengrün se dispuso a prepararse en silencio para interpretar su papel, pero al final todos estos preparativos fueron en vano.

Esto se debió a que Mittermeier, fiel a su apodo, avanzó a un ritmo que habría sido completamente imposible para otros estrategas, negando a Reuentahl cualquier tiempo para sentar las bases de su ambiciosa estrategia.

Nadie sabía mejor que Reuentahl el verdadero valor de las maniobras sobrenaturalmente rápidas de Mittermeier. Había esperado que Mittermeier actuara con rapidez, pero la realidad superó sus predicciones más pesimistas. Por otro lado, nadie más que Reuentahl podría haber respondido tan hábilmente a la llegada de Mittermeier, llamando a los buques en el proceso de separarse de la flota principal y reuniendo todo en una formación densa justo a tiempo. Como resultado, las fuerzas de Reuentahl entraron en su primer campo de batalla con un potencial ofensivo mucho mayor que el de Mittermeier.

El Duelo de los bastiones Gemelos se libró en un nivel más alto de lo que los comandantes menores podrían siquiera imaginar. Chispas terribles comenzaron a volar antes de que los dos lados se encontraran físicamente.

Cuando Reuentahl recibió un informe de que la flota de Mittermeier ya estaba a mitad de camino a través de Neue Land, sus ojos heterocromáticos brillaron por primera vez con admiración: «Su maniobra, su desarrollo, ¡el ritmo total!» Pero cuando vio cuán escasamente se extendía la flota de Mittermeier, esta admiración fue reemplazada por un brillo duro más propio de un táctico.

«Solo era de esperar, supongo», murmuró. “Esas mediocridades no pueden seguir el ritmo que él marca”.

Reuentahl decidió derrotar al enemigo en detalle.

Sintió una emoción exquisita ante la perspectiva de enfrentarse a un oponente digno en el campo de batalla. Su afecto y respeto por Mittermeier no había disminuido ni una molécula, pero coexistir con esas emociones era una euforia genuina, una prueba clara de cuán más allá de la salvación están esos seres conocidos como tácticos.

Mittermeier sintió la misma emoción. Una voz susurró en su interior, preguntando: ¿No es el deseo del corazón de todo guerrero enfrentarse a un comandante brillante como Reuentahl? Pero, además de la amargura de pelear a muerte con un amigo, Mittermeier tenía preocupaciones de otra índole.

Las tropas al mando de Reuentahl eran todas súbditos del Kaiser Reinhard. Mittermeier esperaba evitar matarlos en la medida de lo posible. La alternativa, después de todo, era masacrar a hermanos y colegas que deberían ser sus aliados. Había un oficial conocido de Mittermeier con dos hijos. El mayor sirvió junto a él bajo el mando de Mittermeier, pero el más joven había sido destinado a las órdenes de Reuentahl en Neue Land. ¿Quién sabía cuántos otros estaban en situaciones similares?

Mittermeier esperaba que Reuentahl arrojara toda su flota a la batalla que se avecinaba. Hubo dos razones para esto. La primera era positiva: si Reuentahl podía abrumar a Mittermeier con puro poderío militar, la victoria táctica lo posicionaría mejor para una victoria estratégica a su debido tiempo. La otra razón era negativa: si dejaba parte de su flota en Heinessen y se amotinaban contra él o, desde el punto de vista del imperio, dejaban de participar en la rebelión, Reuentahl perdería su base de operaciones. La necesidad de Reuentahl de usar toda su flota en conjunto fue una clara representación de su talón de Aquiles en esta lucha: la falta de aliados en los que realmente pudiera confiar.

24 de noviembre.

Las flotas de Reuentahl y Mittermeier se enfrentaron en la Región Estelar de Rantemario, donde las fuerzas de la alianza una vez mantuvieron la línea bajo el mando de Alexander Bucock (ahora fallecido) contra la Armada Imperial de Reinhard. Esto no fue una coincidencia. La importancia estratégica de la región quedó clara de un vistazo.

A las 09:50, cuando los dos bandos se habían acercado a 5,4 segundos luz uno del otro, medio momento de silencio llenó sus circuitos de comunicación antes de que los feroces gritos empujaran esto al pasado.

«¡Fuego!»

«¡Fuego!»

 La misma orden, emitida en el mismo idioma

El campo de estrellas se desvaneció, eclipsado por una miríada de rayos de luz. Las naves envueltas en campos de neutralización de energía brillaban como colosales luciérnagas. Aquellos incapaces de soportar la carga explotaron en todas direcciones, salpicando las vívidas pinturas de la muerte y la destrucción a través de un desenfrenado lienzo de sombras y luces. Bolas de luz y fuego estallaron sin ton ni son, como si la diosa de la guerra las estuviera sacudiendo de un collar roto. Esto continuó con el segundo intercambio. Los buques de guerra se abrieron con exhalaciones de energía que enviaron seres animados y objetos inanimados a toda velocidad al vacío. El espacio se llenó de gritos silenciosos; el calor y las llamas envolvieron a las víctimas en un sudario ardiente. Por muy noble que sea el comandante de una unidad militar, este existe con un propósito: asegurar la supremacía por la fuerza. El medio más eficaz para hacerlo es el asesinato. Matar y morir son los deberes de un soldado.

Los rayos y los proyectiles crearon focos de día espantoso en su rincón de noche interminable. Se abrieron agujeros en los cascos y vomitaron los componentes al vacío. Los soldados que se quemaban vivos rodaban gritando por el suelo, viendo cómo la sangre y las entrañas se derramaban de sus formas agonizantes.

Al comienzo de la Segunda Batalla de Rantemario, también conocida como el Choque de las Murallas Gemelas, la flota de Reuentahl tenía 5.200.000 soldados mientras que la flota de Mittermeier tenía 2.590.000, dando a la primera la ventaja numérica. En consecuencia, Reuentahl pasó a la ofensiva y Mittermeier defendió. Por derecho, estas deberían haber sido las posturas de batalla básicas de los dos bandos, pero Mittermeier hizo un hábil uso de las fuerzas móviles bajo su mando directo para bloquear repetidamente los intentos de penetración de la flota de Reuentahl. Estaba claro que cualquier victoria sería difícil de conseguir. Mittermeier había abierto las hostilidades sabiendo que tenía la desventaja numérica para crear una situación en la que Reuentahl una victoria rápida en lugar de una guerra de resistencia prolongada. Estratégicamente, esperaba un enfrentamiento corto y decisivo; a nivel táctico, solo necesitaba mantener la línea contra la flota de Reuentahl hasta que sus propios aliados llegaran con el resto de su fuerza, dejando las etapas finales del conflicto para más tarde. Tal era la posición básica de Mittermeier.

 El equilibrio de la fuerza militar cambió con una velocidad sorprendente.

A las 08:30 del 25 de noviembre, el alto almirante Fritz Josef Wittenfeld llegó con su flota a escena. El ritmo frenético de su avance había dejado algunos buques atrás, pero todavía tenía más de diez mil, lo que tendría un efecto no pequeño en el estado del conflicto.

“¡Más lejos, más duro, más audaz, más duro!” Este era el lema de los Lanceros Negros, para quienes la cobardía, la pasividad y la vacilación eran anatema.

«¡Cargad!» gritó Wittenfeld en el puente de mando de su buque insignia Königs Tiger cuando tomó su lugar al frente de la ofensiva de los Lanceros Negros. “¡Démosle a Mittermeier un descanso para el desayuno!”

La leyenda dice que Wittenfeld se había saltado el desayuno ese día y estaba comiendo una salchicha Frankfurt con extra de mostaza mientras estaba parado frente a la pantalla principal de su puente. Si esto era un acto intencional de bravuconería, es difícil evitar criticarlo como exagerado.

En el puente de su buque insignia Tristan, Reuentahl hizo un ruido de disgusto. «Los Lanceros Negros están aquí, ya veo». Mientras luchaba junto a ellos como aliados, con toda honestidad, no había pensado que los Lanceros Negros fueran especialmente intimidantes. Ahora que aparecieron ante él como el enemigo, no podía negar la sensación de hundimiento de ser explosivamente abrumado. Todos y cada uno de los puntos de luz superpuestos cargaron hacia él mostrando sus colmillos en abierta hostilidad.

Una cadena de explosiones iluminó el área, la energía expulsada atravesó el campo en oleadas, pero el Königs Tiger condujo a los lanceros negros hacia la flota de Reuentahl sin disminuir la velocidad ni debilitarse. Tenían un aire casi arrogante sobre ellos, y el flanco izquierdo de la flota de Reuentahl estaba tan intimidado y desconcertado que su formación se deslizó una fracción. La formación más grande de Mittermeier respondió enfocando sus cañones principales allí, disparando tres ráfagas y comenzó un acercamiento implacable al amparo de la potencia de fuego concentrada. Eran las 09.15.

IV

Los Lanceros Negros de Wittenfeld habían perdido la mitad de su número durante la Batalla del Corredor en abril y mayo de ese año. Desde entonces, sin embargo, se habían fusionado con la antigua flota de Fahrenheit y, en términos puramente numéricos, eran un 10% más grandes ahora que cuando se fundó la dinastía Lohengramm.

Tanto los Lanceros Negros originales como la antigua flota de Fahrenheit habían sido famosas por su audacia y valor bajo un liderazgo experto, pero en la organización militar, cincuenta más cincuenta no necesariamente suman cien. Y cuanto más capaz e individual es una unidad, más dificultad tiene para integrarse con otras.

En Rantemario, los Lanceros Negros originales se movieron al unísono bajo las órdenes de Wittenfeld, inundando el campo de batalla con su crueldad habitual: todo lo que tenían delante era el enemigo, y todos los enemigos debían ser aniquilados. Los miembros de la antigua flota de Fahrenheit, sin embargo, fueron una fracción más lentos para avanzar. Esto abrió una brecha en la que parte de la flota de Reuentahl pudo deslizarse, lo que provocó caóticas peleas de perros que se extendieron hacia afuera en oleadas.

Con las fuerzas imperiales en ambos lados de la batalla, los buques de la misma marca se mezclaron, lo que dificultaba distinguir a los amigos de los enemigos. Esta confusión fue una de las marcas definitorias de la Segunda Batalla de Rantemario.

«¡No se avergüencen!» rugió Wittenfeld. “Hemos luchado contra las fuerzas imperiales antes, ¿recordáis la Guerra Lippstadt? ¡No es momento de ponerse aprensivo al respecto!”

 Con sus distintivos exteriores de laca negra, los buques de Wittenfeld no corrían peligro de ser identificados erróneamente por ninguno de los bandos. Se había dado exactamente el mismo trabajo de pintura a los buques reasignados de la flota de Fahrenheit, por supuesto, pero sus tripulaciones no podían escapar de la persistente sensación de que habían sido víctimas de una toma de control. Algunos todavía creían que la loca carrera de Wittenfeld en la Batalla del Corredor había sido en parte responsable de la muerte de Fahrenheit, y aunque eso era cosa del pasado ahora, seguían descontentos con el resultado de las cosas. Fahrenheit había disfrutado de la confianza de su flota, y algunas de sus antiguas tropas que ahora estaban en los Lanceros Negros habían servido bajo su mando en la Guerra de Lippstadt hace tres años, luchando contra Reuentahl y el resto de las fuerzas de Reinhard. Ahora, reasignados al mando de Wittenfeld, estaban luchando contra Reuentahl nuevamente, esta vez en nombre de Reinhard. Esto debe haber inspirado a no pocos a reflexionar sobre las amargas ironías del destino.

A las 17:00 del 25 de noviembre, la flota de Wahlen se unió a los Lanceros Negros en el campo de batalla, aportando un poder aproximadamente equivalente. Hasta ese momento, Mittermeier había mostrado paciencia; la entrada de los barcos de Wahlen debería haberle dado seguridad en la superioridad de sus fuerzas. Pero, mientras consideraba la disposición general de los dos lados en su pantalla secundaria, notó una unidad enemiga que se movía de manera extraña.

«¿Qué tenemos aquí?» se preguntó en voz alta.

El teniente comandante Kurlich, uno de los oficiales de su estado mayor, respondió: «Deben estar bajo el mando directo del mariscal Reuentahl».

«Obviamente. ¿Irregulares, tal vez?”

Lo que preocupaba a Mittermeier era lo que las maniobras de la unidad, presumiblemente la fuerza más élite del enemigo, podrían indicar sobre sus intenciones. Sus líneas de actividad no eran simples ni rectas, y pasó algún tiempo antes de que Mittermeier emitiera un sonido de irritación.

«Debería haberlo sabido», dijo.

La flota de Bayerlein, que ya estaba por delante del resto de las fuerzas de Mittermeier, avanzó más como arrastrada por una retirada enemiga parcial, y su retirada quedó parcialmente cortada.

Mittermeier había advertido a Bayerlein que no cayera en las trampas que Reuentahl pudiera tender, pero la juventud y la ferocidad del comandante lo hicieron incapaz de frenar un ataque que había comenzado a acelerarse.

Reuentahl observó la flota que se aproximaba con feroz frialdad y luego se volvió hacia su propio ayudante, el teniente comandante Reckendorf, con una sonrisa.

“¿Qué dices, Reckendorf? ¿Le mostramos a nuestro inexperto camarada qué son las tácticas?”

 Reuentahl era lo suficientemente joven como para ser llamado inexperto, pero la diferencia en dignidad y formidable entre él y Bayerlein era mucho mayor de lo que cabría esperar de los cinco años que separaban sus edades reales.

La flota de Reuentahl atrajo a los buques de Bayerlein al centro de un denso anillo de fuego, bañándolos con rayos y misiles a corta distancia. Bayerlein intentó retirarse incluso cuando devolvió el fuego, pero con cada alternancia entre las dos acciones, Reuentahl presionó aún más su ventaja y, cuando Mittermeier acudió al rescate, las pérdidas eran graves. El segundo al mando de Bayerlein, el vicealmirante Remar, murió junto con otros tres almirantes.

“Nos atraparon”, dijo Bayerlein, visiblemente arrepentido en la pantalla de comunicaciones. «Mis sinceras disculpas.»

“Todavía nos están atrapando”, respondió Mittermeier sin sonreír. “Es demasiado pronto para usar el tiempo pasado. Esperemos que pronto podamos agregar una conjunción contrastiva”.

La metáfora habría encajado más con Mecklinger, pero el lobo del vendaval lo dejó así, hundiéndose de nuevo en sus pensamientos.

Reuentahl puede ser perfecto, pero sus subordinados no lo son. Ahí está la clave de la victoria.

 Por supuesto, Mittermeier no podía saber sobre la traición de Grillparzer, o que von Knapfstein se había visto envuelto en ella, pero aun así le costaba creer que alguno de ellos estuviera dispuesto a morir por Reuentahl, por lo que decidió concentrar su potencia de fuego sobre estos eslabones débiles de la cadena de mando enemiga. Era una idea corriente, pero el gran volumen de fuego que disparó contra ellos y la velocidad con la que lo hizo fueron realmente notables. En solo unos momentos, la flota de Knapfstein estaba casi abrumada. Incapaz de soportar la feroz ofensiva de Mittermeier, Knapfstein hizo retroceder sus buques, con sus formaciones hechas jirones. Trabajó desesperadamente para reconstruir la estructura de mando, pero Mittermeier no le dio tiempo a terminar. La línea defensiva de Knapfstein se vino abajo como un castillo de arena que se desmorona.

“¡Maldito Grillparzer! ¿Cuándo va a volverse contra Reuentahl?” Esta era la cadena sin forma que restringió el juicio y las acciones de Knapfstein. No carecía de habilidad propia, ya que había sido designado por Reinhard y entrenado como táctico por el difunto Helmut Lennenkamp. Fue visto como uno de los oficiales que llevaría el Imperio Galáctico sobre sus hombros dentro de cinco o diez años.

Sin embargo, por sus propias razones internas, no pudo ejercer todas sus habilidades. Era un hombre puritanamente serio por naturaleza, y una parte de él se sentía incómodo con la traición y el engaño, sin importar cómo se explicara como lealtad al Káiser. Además, el enemigo al que se enfrentaba era simplemente demasiado poderoso. Cuando oyó gritar a sus operadores, su nave insignia ya estaba atrapada en una masa de bolas de fuego, cada explosión desencadenaba la siguiente. La muerte golpeó el campo de neutralización de energía de su nave con chispas carmesí y, con manos enormes e invisibles, comenzó a abrir las grietas que aparecían en su casco.

«¡Absurdo! ¡Esto no puede ser!» El grito de Knapfstein estaba dirigido tanto a un poder superior como al hombre. El espacio-tiempo estaba lleno de injusticia. No fue ni un rebelde activo contra el Káiser ni un traidor activo de los que lo eran; ¿Por qué tenía que ser el primero en morir en esta batalla sin sentido? Al momento siguiente, una columna de fuego destrozó su nave insignia y la carne y el espíritu de Knapfstein se redujeron a átomos junto con su nave en una vasta esfera de luz candente. Los granos microscópicos prácticamente infinitos que componen el tiempo absorbieron las objeciones del moribundo en la oscuridad insondable.

Eran las 06.09 del 29 de noviembre.

La muerte de Knapfstein fue seguramente la más absurda de toda la guerra civil. Además, solo otra persona lo sabía: Grillparzer, el mismo hombre que lo había convencido de su doble traición. El cómplice pagó su crimen mucho antes que el cabecilla.

El informe de la muerte de Knapfstein llegó a von Reuentahl diez minutos después.

«Ya veo», dijo Reuentahl. «Es una pena. Ojalá eso se hubiera podido evitar”.

 Reuentahl, por supuesto, no tenía una imagen completa de las circunstancias. Su simpatía era simplemente lo que requería la cortesía común. Por supuesto, incluso si hubiera sabido todos los detalles, bien podría haber dicho exactamente lo mismo.

Grillparzer recibió el informe de la muerte de su colega en silencio y sin expresión. Ya sea que negó con la cabeza internamente ante la torpeza de Knapfstein, o se alegró de poder reclamar este oscuro logro para sí mismo en un futuro cercano, nadie lo sabría nunca.

Ese momento pudo haber sido el más propicio para su traición, pero no logró tomar la decisión. Bajo la ofensiva de castigo de Mittermeier, no tenía espacio para respirar. Si abandonaba su resistencia, sería hecho pedazos en un instante, antes de que pudiera siquiera comenzar su traición.

Sin un comandante, la cadena de mando de la flota de Knapfstein estaba hecha jirones, y lo mejor que pudo hacer fue un contraataque desesperado y en gran medida ineficaz mientras vacilaba de un lado a otro.

A pesar del empeoramiento de la situación, el dominio táctico de Reuentahl le permitió crear con éxito un desequilibrio en la formación de la flota de Mittermeier. Al equilibrar cuidadosamente las áreas de escasez y densidad en la distribución de su potencia de fuego, creó una línea divisoria entre los Lanceros Negros y el resto de la flota de Mittermeier.

Bajo una andanada de misiles, los Lanceros Negros vieron expuesta su debilidad como defensores. Por un momento pareció que descenderían del medio pánico a la huida total.

«¡Mantened la línea! ¡Mantén la línea, maldita sea!” Wittenfeld estampó su pie en el piso del puente de Königs Tiger, su cabello naranja voló. “Si alguien retrocede, háganlo volar con el cañón principal de Königs Tiger. ¡Un verdadero guerrero preferiría eso a seguir viviendo como un cobarde!”

Tal orden nunca se llevaría a cabo, pero cuando su vicejefe de personal, el contralmirante Eugen, la transmitió por el circuito de comunicaciones, sus buques se congelaron horrorizados y la desordenada fuga terminó antes de que comenzara. Mientras tanto, el Königs Tiger no solo no se había congelado, sino que seguía avanzando a través de la tormenta de bolas de fuego y luz. Incluso los objetos inorgánicos como rayos y misiles parecían evitarlo, como si temieran su salvajismo.

“Quién sabe lo que podría hacer Wittenfeld, ¿eh? Supongo que la notoriedad tiene sus usos.

Reuentahl se echó a reír, y no parecía del todo cínico. Cualesquiera que fueran sus motivos u objetivos, era cierto que los Lanceros Negros se habían alejado del borde para restablecer su espíritu de lucha y su formación. Incluso la magistral ofensiva de Reuentahl fue bloqueada por su brazo de hierro.

Esto, a su vez, desencadenó una reacción en cadena positiva en la actitud casi antagónica de la antigua flota de Fahrenheit.

“¡Recuerden al mariscal Fahrenheit y hagan que se sienta orgulloso!” dijo el vicealmirante Hofmeister, alguna vez conocido como uno de los líderes más feroces bajo el mando de Fahrenheit. «¡No podemos permitir que esos furiosos jabalíes de los lanceros negros nos roben el espectáculo!» Y llevó a sus colegas a cambiar de una postura defensiva a una ofensiva.

 Nada trastorna los cálculos de un comandante como la moral encendiéndose así, en un plano irrelevante a los dictados de la lógica estratégica. El asombro y la admiración entre la Armada Imperial por Yang Wen-li no solo se debían a los innumerables milagros que produjo con su sombrero de mago. También mantuvo la moral al más alto nivel entre sus subordinados, hasta su muerte.

Los Lanceros Negros sabían poco de cooperación o coordinación, pero se lanzaron contra la muerte y la destrucción inminentes con absoluta valentía. Reuentahl vio cómo se desarrollaba la batalla con asombro, con una actitud fría y serena, tan alterada que casi se echó a reír por la incredulidad. Al final, evitó la tontería de enfrentarse a los fanáticos de frente, pero se vio obligado a retirarse en todos los frentes. Incluso entonces, la forma en que su flota se mantuvo ordenada hasta el final, sin crear una oportunidad clara para atacar, fue para Wittenfeld y los demás otro ejemplo de su fría perfección como comandante.

V

30 de noviembre. El combate continuó incesantemente, sin descanso.

Ambos bandos estaban dirigidos por comandantes de igual capacidad, capaces de percibir con precisión los cambios tácticos y responder con rápidas contramedidas. Como resultado, aunque ambos bandos sufrieron pérdidas, ninguno sufrió un golpe crítico y la batalla comenzó a parecerse a una guerra de desgaste.

Esto no presagiaba nada bueno para Reuentahl. Si ambos bandos perdían fuerza de combate al mismo ritmo, sus fuerzas quedarían enterradas en un pantano sin fondo de fuego y luz. La flota de Mittermeier también estaría desgastada, pero detrás esperaba otra, completamente ilesa y bajo el control directo del Káiser.

 Mittermeier no era un hombre paciente por naturaleza, pero sabía lo peligroso que sería actuar precipitadamente con Reuentahl como oponente. Se impuso el doble de paciencia, soportando un consumo físico y mental que habría hecho desmayarse a un comandante débil de voluntad.

Y, por supuesto, su amigo y poderoso oponente estaba haciendo lo mismo.

“Creo que finalmente entiendo lo duro que tuvo que trabajar Yang Wen-li”, se dijo Reuentahl con una sonrisa triste. «Sin mencionar su verdadera grandeza».

Enfrentarse a un enemigo con un poder regenerativo casi ilimitado trajo fatiga tan agonizante como un rasguño en los nervios. Qué estúpidos eran esos estrategas fraudulentos que parloteaban sobre «golpear una fuerza grande con una pequeña». Incluso los soldados más valientes y leales tenían límites en su energía física y mental. Si iban a recuperarse, era necesario tener suficientes para permitir que algunos descansaran y se recuperaran mientras otros luchaban en la próxima batalla. Por eso los grandes ejércitos eran tan efectivos.

Reuentahl no se hizo ilusiones en absoluto sobre la moral de sus tropas esta vez. En parte, esto estaba relacionado con que no se hacía ilusiones sobre sí mismo, pero como resultado aparentemente pudo ejercer al máximo su frialdad como táctico.

16.00 horas del 1 de diciembre.

Wittenfeld, que había estado en medio de la lucha desde que comenzó, finalmente se vio obligado a retirarse temporalmente y reagruparse. Por solo un momento, la flota de Reuentahl tuvo la ventaja en potencia de fuego sobre las líneas del frente enemigas. Reuentahl acortó la línea y, utilizando fuego concentrado para evitar que la flota de Mittermeier avanzara, dirigió a las ágiles unidades bajo su mando directo en un intento de atacar el flanco izquierdo de su enemigo. El éxito habría dejado a los barcos de Mittermeier parcialmente rodeados, vulnerables a muros de potencia de fuego tanto a izquierda como a derecha.

Pero esta dramática ofensiva fue cortada de raíz por una rápida respuesta del alto almirante Augustus Samuel Wahlen. El intercambio de fuego fue tan furioso que sobrecargó el sector con la energía que desató y creó un gigantesco ciclón de energía que arrastró naves de ambos lados.

El buque insignia de Wahlen, Salamander, recibió dos impactos directos, uno destruyó su segunda bahía de walküren y el otro aterrizó debajo de su puente. En el puente, secciones de la pared y el piso salieron volando, matando instantáneamente a ocho operadores y guardias e hiriendo a veinte más. A Wahlen casi le arrancan el brazo izquierdo. La manga de su uniforme estaba hecha trizas y los relucientes huesos metálicos de su mano artificial estaban expuestos.

Su jefe de personal, el vicealmirante Bürmering, corrió en su ayuda, pero Wahlen lo apartó. “He perdido este brazo antes”, dijo. “Perderlo de nuevo no me retrasará”.

 Mientras Bürmering observaba, Wahlen arrancó el brazo de su sitio, lo arrojó al suelo y lo pateó. Mirando a su jefe de estado mayor, el comandante generalmente serio no pudo resistir una broma.

“Hemos cortado nuestra mala suerte ahora. ¡Lo único que queda por temer es la cobardía!” Después de tres horas de lucha desesperada, Reuentahl finalmente cedió. El catalizador final fue Mittermeier abriendo pequeñas brechas a través de su línea defensiva y luego uniendo esos puntos a lo largo para avanzar como un frente unido. Si esta táctica hubiera tenido éxito, como, de hecho, casi lo fue, la flota de Reuentahl habría sido barrida por una ola de fuego y acero. Especialmente porque el que estaba en esa zona de peligro era Grillparzer.

En contraste con sus camaradas que habían muerto contra su voluntad en la batalla, Grillparzer había cometido un error de cálculo diferente. Su plan había sido esperar el momento más oportuno durante la batalla, y luego sacar su lanza y atacar a Reuentahl por la retaguardia. Ese momento, sin embargo, no llegó. Por un lado, no todos sus subordinados conocían su forma de pensar, y muchos de ellos participaban activamente en audaces tiroteos con las naves de Mittermeier.

Al ver las temibles tácticas de Mittermeier a quemarropa, Grillparzer se estremeció incluso mientras se maravillaba. Consideró recurrir a la ofensiva de la flota de Mittermeier para provocar el colapso total de las fuerzas de Reuentahl, pero nuevamente dudó sobre la decisión. La presión que ejercía Mittermeier era más fuerte de lo que esperaba, y si fuera él quien hiciera un agujero en el dique, muy bien podría ahogarse. Como resultado, Grillparzer se vio obligado a resistir desesperadamente el ataque de Mittermeier simplemente para mantenerse con vida, y esta farsa sangrienta y sin gracia continuó hasta que Reuentahl hizo girar las naves bajo su control directo. Mientras esperaba, Grillparzer decidió señalar sus intenciones de rendirse a Mittermeier, pero, momentos antes de que se conectara el circuito, Reuentahl apareció detrás de él y se vio obligado a dejar de lado la idea.

A través de una potencia de fuego concentrada con precisión, Reuentahl cerró una de las brechas de Mittermeier y lanzó un contraataque contra otra, abriéndose paso para disparar a lo largo del flanco de una de las divisiones de Mittermeier que estaba en una formación de columna larga. El combate fue breve, pero tan intenso que dejó a ambos bandos con los colmillos destrozados, y Mittermeier se vio obligado a retroceder unos 600.000 kilómetros.

El sangriento banquete no mostró signos de terminar.

VI

Antes de estos eventos, cuando Mittermeier y Reuentahl aún estaban al borde de su sombría batalla en la Región Estelar Rantemario, un enviado llegó a la Base Iserlohn. Había sido enviado por Reuentahl a través de regiones estratégicas, para solicitar que Iserlohn no permitiera que la Armada Imperial atravesara el corredor. No era uno de los subordinados de Reuentahl, sino un veterano retirado que vivía en Heinessen y un viejo conocido de Julian y los demás.

“Almirante Murai, ha pasado mucho tiempo. No esperaba encontrarme en estas circunstancias, pero me alegro de verte bien”.

Julian estrechó la mano de Murai mientras ofrecía este sincero saludo, pero al ver al exjefe de personal de la Decimotercera Flota, Olivier Poplan dijo «Uh-oh» y desapareció, como un animal salvaje que ve a su depredador natural.

 Dusty Attenborough murmuró: «Si hubiera sabido que regresaría, no le habría dado esa despedida tan caballerosa», pero tímidamente le ofreció la mano. Cazellnu y Schenkopp sonrieron y saludaron, y Frederica inclinó la cabeza en sincera gratitud al hombre que había sido un oficial leal a su marido.

La elección de Reuentahl de su antiguo enemigo como enviado fue ingeniosa y cínica, y Murai solo aceptó después de una cuidadosa deliberación. Cualesquiera que fueran las verdaderas intenciones de Reuentahl, había visto valor en proporcionar a Julian y a la demás información sobre lo que se estaba desarrollando actualmente en los territorios de la antigua alianza. Esta fue la conjetura de Julian sobre sus intenciones, de todos modos; El mismo Murai no habló de ellas. La solicitud de Reuentahl mostró su temple superior como villano. Ofrecer devolver todo el territorio de la antigua alianza no era algo que se hiciera a la ligera. Sugirió que, si Iserlohn aceptaba la oferta, incluso en el peor de los casos tendrían poco que perder.

Pero Julian era discípulo de Yang Wen-li. Cuando se enfrentaba a una decisión, dedicaba tanto tiempo a reflexionar sobre su importancia histórica como a calcular las posibilidades de éxito. Llevado al extremo, esto no era más que una imitación, pero para Julián era la antorcha que lo guiaba a través de laberintos para los que no tenía mapa.

“Lo discutiré con la Sra. Greenhill Yang y el almirante Merkatz y le daré una respuesta lo más rápido posible. Siéntete como en casa mientras espera”.

“Está bien, pero hazlo lo más rápido que puedas. Si me siento cómodo, comenzaré a sentir la necesidad de quejarme de lo que están haciendo ustedes, jóvenes. Y mi lugar ya ni siquiera está aquí.” Levantando una mano, Murai se dirigió a la habitación de invitados que le había sido asignada.

¿No volverás con nosotros? Julian se contuvo justo antes de que las palabras escaparan. Con su antiguo alojamiento, Murai se habría reído y se habría negado.

Julian pasó todo el día considerando la propuesta de Reuentahl. Si Reuentahl pretendía reclamar legitimidad política contra Reinhard y su nueva dinastía, en última instancia tendría que restaurar el sistema bipolar anterior al comienzo del Nuevo Calendario Imperial. ¿Apoyaría a Erwin Josef II,aún desaparecido, y declararía la restauración de la dinastía Goldenbaum?¿Reviviría la Alianza de Planetas Libres y se convertiría en un abanderado del gobierno republicano democrático? La última posibilidad era ridícula a primera vista. Además, si Reuentahl tenía la intención de convertir a Reinhard en su títere mientras ejercía él mismo el verdadero poder político, no había razón alguna para que Julian y los demás quedaran atrapados en una lucha por el poder dentro de la autocracia.

En última instancia, el reinado del Kaiser podría ser autocrático en su sistema de gobierno, pero, a juzgar por sus resultados, el propio Reinhard iba por el camino del medio. Julian y los demás tenían que tener esto en cuenta. El fruto de la reforma no podía simplemente ser arrojado al suelo, incluso si hubiera nacido de un sistema diferente al suyo. Es más, suponiendo que Reuentahl derrocara a Reinhard, era difícil imaginar que los criados más antiguos del Káiser se arrodillarían dócilmente. Lo que significaba que tal eventualidad solo marcaría el comienzo de una era de guerra sin orden ni principio.

El mariscal Reuentahl presumiblemente estaba casi a la altura del Kaiser Reinhard en términos de capacidad en asuntos gubernamentales y militares. Aun así, en términos históricos, solo pudo existir como una reacción al Káiser. Para mover la historia en la mejor dirección posible, ¿no sería mejor asegurarse de que Reinhard siguiera gobernando? Siempre suponiendo, por supuesto, que siguiera siendo sabio y justo. Los pensamientos de Julian comenzaron a unirse en torno a esta idea.

El problema era la otra cosa que Reuentahl había ofrecido: Trünicht. Esto había sacudido a los representantes de Iserlohn, no políticamente sino psicológicamente.

Julián no fue una excepción y se sintió profundamente desgarrado al escuchar la oferta. Olivier Poplan silbó y dijo: “Al menos toma esa parte, Julian. No pediré la cabeza de Trünicht. Puedes tener eso. Sólo déjame un brazo.”

Julian no había dejado de considerar un enfoque más conveniente. Podrían exigir a Trünicht primero, por ejemplo, adormecer a Reuentahl con una falsa sensación de seguridad y luego permitir que la flota imperial atraviese el corredor. Esto pondría al imperio en deuda con ellos y les permitiría vengar sus rencores personales contra Trünicht.

Pero los deshonraría. Por profundo que sea su odio y resentimiento hacia Trünicht, si usaran su vida como moneda de cambio estratégica, ¿qué derecho tendrían para criticar sus innumerables traiciones a la democracia? Que Reuentahl ofreciera tal condición podría no ser humano, pero ciertamente tenía sentido en términos de estrategia política y militar. Para ellos aceptarlo, sin embargo, sería un acto vergonzoso.

De repente, Julian pensó en preguntarle a Murai sobre el enfoque fundamental de Reuentahl para este nuevo conflicto. ¿Estaba arrastrando a los antiguos ciudadanos de la alianza a la lucha?

“No, él siente que esta es una batalla privada dentro del imperio, y la ciudadanía no tiene nada que ver con eso”, dijo Murai. “Este podría ser otro ejemplo de su arrogancia, pero se apega a ella”.

Julian sintió como si hubiera vislumbrado el orgullo de Reuentahl en acción. Si el mariscal arrastró a la antigua ciudadanía de la alianza a la guerra y llevaba a cabo una campaña de tierra arrasada intransigente, probablemente podría resistir durante bastante tiempo. Pero intencionalmente estaba evitando esto a favor de un conflicto militar directo. Algunos podrían ridiculizar este enfoque, pero déjenlos reír.

Aun así, la admiración no era la base para la toma de decisiones, y Julian le informó a Murai que no podía aceptar la oferta de Reuentahl.

“Un no, entonces,” dijo Murai. «No es inesperado, supongo».

“Lo siento, almirante Murai. Después de que hiciste todo el esfuerzo de venir aquí.”

“Oh, solo soy el mensajero. No tenía ninguna obligación de asegurarme de que las negociaciones tuvieran éxito”. Murai se rió entre dientes antes de que su rostro volviera a ponerse serio. “Para ser honesto, Julian, debería disculparme contigo. Me preocupaba que la promesa de beneficios inmediatos pudiera descarriarte. Y entonces estaba pensando que tendría que detenerte, incluso si no fuera mi lugar.”

«Puedo ver por qué podrías haberte preocupado».

“Pero no había necesidad de hacerlo, ¿o sí? Realmente eres el mejor discípulo de Yang Wen-li». Para Julian, este fue el mayor elogio posible.

Así se tomó la decisión, pero muchos de los oficiales del estado mayor de Julian se sintieron decepcionados. Schenkopp hizo una contrapropuesta pública, sin siquiera molestarse en mantenerlo en secreto.

«Julian, déjame volver a Heinessen con el almirante Murai».

“¿Para visitar a tus amantes?”

“Ese sería el propósito principal de mi visita, pero hay algo más que quiero hacer mientras estoy allí”. Sonrió con la peligrosa dignidad y el poder de un aristocrático tigre devorador de hombres. “Posar con la cabeza de Reuentahl en mi mano izquierda, la cabeza de Trünicht bajo mi pie izquierdo y un tomahawk en mi mano derecha, tomar una fotografía y venderla a los medios”.

Poplan se inclinó hacia adelante. “Cuenta conmigo en eso”, dijo. Puedes quedarte con la cabeza de Reuentahl. Me conformaré con el de Trünicht.”

“Pensé que podrías decir eso. Siempre buscando el trabajo fácil”.

“No, simplemente no tengo ninguna cuenta que salda con Reuentahl. Ciertamente no la suficiente como para arriesgar la ira de todas esas hijas del imperio.”

Julián suspiró. “Basta, los dos. Heinessen está bajo el dominio militar imperial. Tus posibilidades de volver con vida son escasas.”

“¿Cómo puedes vivir si tienes miedo de morir?” dijo Poplan, poniéndose su boina negra. Él no estaba sonriendo. Julian había comenzado a tener la sensación de que Poplan no era realmente el playboy frívolo que la gente llamaba, que simplemente estaba disfrutando irónicamente interpretando ese papel.

“Palabras valientes”, dijo Attenborough, “para un hombre que corrió a ponerse a cubierto en el momento en que vio la cara del almirante Murai”. Poplan parecía estar a punto de responder, pero el sentido del oído de Julian no lo registró. Con la esperanza de tener algo de soledad para pensar, fue a la plataforma de observación, pero la encontró ya abarrotada. Estaba a punto de irse cuando Karin von Kreutzer lo vio y lo llamó. Mientras miraban a través de la pared transparente el campo de estrellas, la conversación finalmente se centró en la decisión militar que enfrentaba Julian. Por supuesto, no se expandió en absoluto al área de especialidad del maestro que compartían en común.

“El comandante Poplan me dijo que vio en su rostro que nos quedaríamos sentados en esta ocasión. ¿Es eso cierto?»

“En esta ocasión si…»

Los ojos marrones de Julian se llenaron de una luz contemplativa. Si era honesto consigo mismo, quería pelear. Uno de los más grandes almirantes del Imperio Galáctico estaba en rebelión abierta contra el Káiser. La Armada Imperial debe estar sacudida hasta la médula. Si Iserlohn pudiera aprovechar eso… Julian escuchó al aventurero militar dentro de él susurrando sobre este dulce sueño. La tentación fue poderosa. Era la misma tentación que había llevado a las Fuerzas Armadas de la Alianza a su aplastante derrota en Amritzer hace cuatro años.

Si Julian, en ese momento, hubiera formado una alianza con Reuentahl y luchado juntos contra el Kaiser Reinhard, la historia habría ido en otra dirección. El dulce sueño habría tenido un amargo final: un asalto total a Iserlohn por parte de las vastas fuerzas bajo el mando de Reinhard.

“Desafortunadamente, creo que tomaste la decisión correcta”, dijo Karin. “No hay razón para involucrarse en una guerra privada entre el Káiser y el mariscal Reuentahl. Ten algo de confianza en tu juicio.

«Gracias. Por preocuparte por mí.”

«¿De qué estás hablando? No estoy preocupado por ti, ¡solo irritada! Si no mantienes la compostura, avergonzarás a los Yang y nos condenarás a todos”.

«Lo entiendo.»

“No entiendes nada. ¡No estoy diciendo que no haces tu trabajo!” Julian todavía estaba buscando a tientas una respuesta cuando Karin se dio la vuelta y se alejó con ese paso sorprendentemente regular suyo. En momentos como este, Julian deseaba tener al menos el uno por ciento de la capacidad del padre de Karin para manejarla. Por supuesto, esto no duró mucho. Sus manos ya estaban llenas de responsabilidad, pero otra estaba a punto de agregarse a la pila, otra decisión que debía tomarse. Cuando regresó a la sala de control, Frederica Greenhill Yang, que estaba hablando con un oficial de comunicaciones, sonrió y lo llamó.

“Parece que este es nuestro día para invitados inesperados”, dijo. “El Alto almirante Mecklinger de la Armada Imperial está pidiendo negociar. ¿Lo escucharás, Julian?

Después de un momento de sorpresa, Julian dijo: «Sí, por supuesto». Podía adivinar lo que esperaba la Armada Imperial: el polo opuesto de las solicitudes de Reuentahl. Mientras asentía a Frederica, ya había entreabierto la puerta a su decisión.

 

El 3 de diciembre, esa decisión se hizo visible en el campo de batalla.

La ominosa noticia fue llevada a Reuentahl por su ayudante, el teniente comandante Emil von Reckendorf.

«Su Excelencia, una gran flota se acerca a Heinessen desde la dirección del Corredor Iserlohn».

«¿Imperial?»

“Sí, Su Excelencia. Parece que están bajo el mando del alto almirante Mecklinger. Los republicanos de Iserlohn les concedieron el paso por el corredor.”

 Las palabras tensión e inquietud estaban impresas en todo el rostro de Reckendorf. Reuentahl miró hacia otro lado y comenzó a hablar con las estrellas.

“Parece que ese chico de Iserlohn tiene buen ojo para la estrategia. O eso, o muy buenos oficiales de Estado Mayor. Me pregunto si esto es obra del viejo Merkatz.”

Esta conjetura fue incorrecta. “Ese chico de Iserlohn” había sopesado, elegido y anunciado su decisión sin la ayuda de nadie, o al menos de nadie vivo.

Pero Reuentahl entendió correctamente lo que significaba la decisión de Julian. Por un lado, estaba poniendo al imperio en deuda con él, creando material diplomático que podría usarse en futuras negociaciones. Por otro lado, al permitir el paso de Mecklinger, efectivamente estaba vaciando el extremo imperial del corredor de la fuerza de combate. Si Iserlohn sintiera la necesidad de hacerlo, podrían invadir el territorio imperial para provocar problemas o algo peor. Incluso si no albergaran tal intención, ciertamente tendrían libertad de acción.

 En cualquier caso, ya no tenía sentido continuar la batalla actual. Si Heinessen caía ante Mecklinger, Reuentahl se quedaría solo en el vacío y, además, pronto se vería obligado a luchar en dos frentes.

Ordenó a sus buques que se retiraran. Esto era más fácil decirlo que hacerlo. En ese momento, Mittermeier tenía a Wahlen y Wittenfeld perfectamente bajo su control en su flanco izquierdo y derecho, y los estaba usando alternativamente para atacar a la flota de Reuentahl desde ambos lados, desangrando a Reuentahl a medida que avanzaban sus propios buques. Pero, a través del fuego de cañón y las fintas de los barcos directamente bajo su control, Reuentahl pudo interrumpir el avance de Mittermeier el tiempo suficiente para que las unidades salieran de la zona de guerra, una por una. Cuando vio la oportunidad, él mismo se batió en retirada apresuradamente, completando así una separación perfecta por la que nadie había sido sacrificado en absoluto.

“Realmente es uno de los más grandes comandantes de nuestra era. Retirándose incluso mientras sigue luchando, y sin una pizca de confusión. No creo que ni siquiera los ejemplos en los libros de texto tácticos sean tan hermosos”.

Así dijo Wahlen mientras observaba los puntos de luz retroceder en su pantalla. Mittermeier guardó silencio. Él ya sabía esto; no había necesidad de verbalizarlo. Reuniéndose en su frente había una resolución aguda, pero pesada. Terminaría este conflicto antes de que terminara el año. Si se prolongaba hasta el nuevo año, las señales de fuego se propagarían por todo el Neue Land: ¡la nueva dinastía es un tigre de papel! Si los creyentes en el republicanismo democrático se convencían de eso, no había garantía de que no explotaran en su propia rebelión. Y luego estaban los habitantes de Iserlohn, ¿cómo reaccionarían? No, Mittermeier tendría que aplastar los huevos del peligro y la confusión antes de que pudieran eclosionar en masa.

Sin embargo, poner fin al conflicto significaría matar a su amigo. Todos los comandantes de la Armada Imperial sabían que Reuentahl no era el tipo de hombre que suplicaría por su vida. Al notar el ascenso y descenso casi turbulento de las emociones en los rostros de sus colegas, Mittermeier dio sus órdenes.

“Todas las naves, máxima velocidad de combate. Vamos a alcanzar a Reuentahl antes de que llegue a Heinessen.”

Ni su voz ni su expresión admitían discusión.

  Capítulo 8 …Por la espada muere

 I

Esta miserable guerra civil pronto nos traerá la única felicidad que tiene para ofrecer: su conclusión. E incluso esto es solo una felicidad en comparación con la alternativa…

EL ALTO ALMIRANTE ERNEST MECKLINGER escribió estas palabras en su diario después de llegar a Neue Land, convirtiéndose en uno de los pocos que habían atravesado el Corredor Iserlohn desde el antiguo lado imperial hasta el antiguo territorio de la alianza sin desafiar los fuegos de la guerra.

Incluso Mecklinger, de orientación estratégica, cuyos dones de sabiduría y razón eran significativos, encontró sorprendente que la República de Iserlohn le hubiera concedido el paso de esta manera. Cuando informó de su decisión al Kaiser Reinhard en la lejana Phezzan, la respuesta inicial del Kaiser había sido varios momentos de silencio. No es que ninguno de los dos hubiera subestimado a Julian. De hecho, ni siquiera sabían de su existencia, y mucho menos de su capacidad como líder, y no podían albergar ningún prejuicio sobre él.

“Si dice que concederá tu petición y te dejará pasar, entonces pasa”, dijo finalmente el Káiser “Parece que le debemos a Yang Wen-li nuestra gratitud por dejar un sucesor sensato. Sin duda tiene sus propias ideas, pero eso lo dejaremos para otro día”.

Mecklinger obedeció, pero entre los oficiales de su estado mayor había, por supuesto, algunos que tenían dudas.

“Si Iserlohn nos dispara con el Martillo de Thor, la flota será destruida. Debemos permanecer alerta”.

Una pizca de sonrisa irónica apareció bajo el bigote cuidadosamente recortado del almirante artista.

 “¿El estado de alerta le quitará el poder al Martillo de Thor? Si es así, estoy totalmente de acuerdo, pero me temo que hemos renunciado a nuestros derechos en esa área…”

A pesar de lo inquietas que estaban las tropas de Mecklinger, los residentes de la Base Iserlohn debieron sentir su propia inquietud. Ofrecer la flota de Mecklinger como sacrificio a Thor podría traer una satisfacción temporal, pero solo provocaría la ira de toda la Armada Imperial. Y, por supuesto, tenían sus propias sospechas persistentes de que Mecklinger atacaría mientras Iserlohn bajaba la guardia.

Si soy honesto, mi estado mental era más de esperanza que de confianza, por leve que fuera el desequilibrio. Si Yang Wen-li hubiera estado vivo, esa proporción se habría invertido; no, de hecho, habría podido tener una fe casi perfecta en él. Recé desde el fondo de mi corazón para que el joven sucesor de Yang no sucumbiera a sus impulsos y priorizara la ambición sobre la razón.

Julian no sabía nada de las oraciones de Mecklinger, pero controló sus impulsos. Habiendo concedido al imperio su petición, sabía que no podía permitir que nada dañara la relación de confianza así engendrada.

“Si la flota intenta algo extraño, simplemente los derribaremos. Las paredes exteriores de Iserlohn pueden absorber el cañón de un buque sin apenas molestarse. Nos aseguraremos de que toda la galaxia sepa de su deshonra”.

Julian estaba en la sala de control central de la base, con los ojos fijos en la pantalla principal. La flota imperial pasaba por el campo de tiro del Martillo de Thor en una formación ordenada. Mecklinger había trazado un curso que puso a su flota a quemarropa del arma, presumiblemente para transmitir su confianza en el liderazgo de Iserlohn.

Junto a Julian estaba sentado Dusty Attenborough, sorbiendo café de un vaso de papel.

“Casi te hace desear que nos ataquen”, murmuró, lo suficientemente alto para que Julian lo escuchara. «Entonces les daría una buena palmadita en la cabeza con el Martillo de Thor».

«No pido mucho», dijo Poplan, que también estaba mirando. “Solo quiero ver algunos fuegos artificiales. No es que me queje si las cosas se intensifican, eso sí.”

Debajo de la alegría en sus ojos verdes había hambre de combate. Comprendió que Julián tenía la intención de «no aguantar esto», pero, según todas las apariencias, no se habría consternado en lo más mínimo si hubiera estallado el combate.

Junto a Poplan estaba Merkatz, con Schneider a medio paso respetuoso detrás de él. Ambos permanecieron en silencio todo el tiempo. ¿Qué podrían haberle dicho a Mecklinger en sus corazones?

Un oficial de comunicaciones le trajo a Julian un mensaje de la flota que pasaba:

De Ernest Mecklinger, alto almirante de la Armada Imperial Galáctica, a los representantes gubernamentales y militares de la República de Iserlohn. Agradezco su buena voluntad y anticipo con placer la futura normalización de las relaciones entre nosotros. A medida que pasemos, toda mi flota ofrecerá un respetuoso saludo hacia el lugar de descanso sagrado del gran mariscal Yang Wen-li. Espero que este gesto sea recibido con el espíritu con el que se ofrece.

“En otras palabras, el enemigo es una manada de sentimentalistas, como nosotros”, dijo Schenkopp con una mirada de soslayo a Julian. “‘Lugar de descanso sagrado’, ¿era eso? ¿Supongo, comandante, que en este sentimentalismo compartido es donde espera llegar a un entendimiento y encontrar nuestras esperanzas para el futuro? «Algo como eso. Pero no espero que el camino sea fácil”. Lo que estaba en la mente de Julian era menos una predicción que una expectativa. Esto era algo contra lo que Yang siempre había advertido, pero en ese momento Julian sintió que podía sentir la dirección y la velocidad del flujo de la historia a través de su piel en lugar de su razón, y ver su punto final con mayor o menor precisión.

Toda la galaxia era un escenario, como había dicho una vez Yang. Los jugadores pisaron los tableros del espacio-tiempo en tragedias y farsas, grandes y pequeñas. El telón subió, el telón bajó, y una pista cedió el paso a la siguiente. Iserlohn estaba protagonizando en ese momento un drama histórico de color carmesí y dorado con un derramamiento de sangre asombroso y sueños resplandecientes, y Julian sintió que se acercaba el telón final. Sin embargo, como discípulo de Yang, estaba avergonzado por el hecho de que este sentimiento no era el fruto de un análisis racional e intelectual, y no se sentía inclinado a hablar de ello. Poco después de que sus invitados imperiales terminaran su paso por el Corredor Iserlohn, a cinco mil años luz de distancia en el vacío, comenzaría otra escena del drama imaginado por Julián.

II

7 de diciembre

La flota perseguidora de Mittermeier atrapó la cola de la flota de Reuentahl en su punto de mira. Esto debería haber significado un desarrollo ordenado de ataque y contraataque, pero cuando la flota de Reuentahl se preparó para devolver el fuego, de repente cayó en la confusión.

“¡Grillparzer nos está disparando!”

El grito del operador atravesó el nervio auditivo de Reuentahl. Luego vino el asalto a su nervio óptico. A pesar de los controles sobre la luminosidad que permitía pasar, la pantalla del puente estaba dominada por pulsantes nebulosas de luz. Voces en los circuitos de comunicación llamaron repetidamente al mismo barco o escuadrón de combate, revelando que se había perdido el contacto con ellos. Tristan quedó atrapado en una gran explosión de energía maliciosa y asesina.

“Debe haber estado esperando esta oportunidad todo el tiempo. Esa astuto…”

El amargo entendimiento controló incluso las cuerdas vocales de Reuentahl. Había elaborado su estrategia y táctica solo para Reinhard y Mittermeier, sin considerar nunca la posibilidad de una pequeña intriga por parte de un traidor insignificante.

La traición de Grillparzer fue recibida con una ira desenfrenada. Solo puede considerarse irónico que las naves que devolvieron el fuego con más furia fueran los que anteriormente estaban bajo el mando de Knapfstein, y ahora lanzaron toda la fuerza de su dolor y su ira aún crudos contra Grillparzer.

«¡Cobarde!» gritó un capitán. “¿Crees que nos sentaremos de brazos cruzados y te dejaremos toda la gloria? No, vienes con nosotros. ¡Cuando llegues a Valhalla, discúlpate con los caídos!”

La flota Grillparzer tampoco estaba del todo unificada. Algunos desafortunados buques todavía dudaban, sin saber si obedecer la repentina e inesperada orden de atacar, cuando la respuesta los hizo pedazos. La situación corrió hacia el borde de la catástrofe, disolviéndose cuando la comprensión chocó con el intelecto en un rencoroso enfrentamiento de aliado contra aliado.

La traición de Grillparzer dejaría una gran mancha negra en el lienzo histórico de esta guerra civil, pintado de otro modo con colores tan espléndidos. Hasta ese día, Grillparzer rara vez había sido criticado por motivos de habilidad o moralidad, y también se esperaban grandes cosas de él como erudito. Incluso Mittermeier había instado una vez a Bayerlein a aprender de la amplitud de visión de Grillparzer, advirtiéndole que un guerrero debe hacer más que luchar.

Pero mientras que las historias de épocas posteriores describirían a Bayerlein como el “sucesor de Mittermeier; un soldado capaz de honestidad e integridad”, Grillparzer fue considerado un “traidor despreciable”. Se uniría a ese grupo desafortunado cuyo legado completo es descartado debido a sus acciones al final de sus vidas, menos del uno por ciento de su tiempo asignado.

Mittermeier no captó de inmediato la importancia de la confusión que se desarrollaba ante sus ojos. Pero cuando la palabra “traidor” empezó a sonar en el caos de mensajes interceptados, todo quedó claro. El rostro juvenil del lobo del vendaval enrojeció de indignación. Esta iba a ser su batalla, con su amigo, en la que ambos se esforzarían al máximo. No había esperado un desarrollo tan feo.

En medio de la agitación de colores llamativos, los disparos convergieron en el buque insignia Tristan de Reuentahl, y un disparo de un cañón de riel voló hacia él desde la una en punto. Tristan evadió el proyectil, pero cuando otro voló desde la dirección en la que la nave había realizado una acción evasiva, el aumento de la velocidad relativa le permitió romper el casco exterior de Tristan y explotar dentro de la nave.

El campo de visión de Reuentahl se sacudió violentamente, primero de arriba abajo y luego de izquierda a derecha; fue blanqueado por una luz deslumbrante antes de convertirse en un naranja brillante. En medio del viento retumbante y aullador, la silla del comandante se volcó y cayó sobre la pierna de Reuentahl, que estaba de pie frente a ella. El sonido de las explosiones golpeó sus tímpanos.

A través de la confusión de la visión y el oído, los ojos desiguales de Reuentahl percibieron una presencia que no era ni luz ni sombra descendiendo sobre él. Si su pierna no hubiera estado atrapada debajo de la silla del comandante, podría haberla esquivado con facilidad. Pero sus pulidos reflejos, muy levemente, traicionaron la voluntad de su dueño, y sintió el choque del impacto recorrer el lado izquierdo de su pecho en una línea recta y estrecha.

Un largo fragmento de cerámica le había atravesado bajo su clavícula izquierda y el dolor le llegaba hasta la espalda.

«¡Su excelencia!» gritó su ayudante, el teniente comandante Reckendorf, al ver a su comandante correr en medio del humo y el caos.

“Tranquilízate. Yo soy el que está herido, no tú. A pesar de la gravedad de la situación, Reuentahl se alisó el pelo con una mano. “Según recuerdo, gritar en nombre de los superiores no está entre los deberes de un ayudante”.

Con una expresión más de irritación que de dolor, Reuentahl sacó la lanza de cerámica de cuarenta centímetros de su pecho. La sangre brotó en un chorro delgado pero poderoso, empapando inmediatamente la parte delantera de su uniforme. También sus manos parecían envueltas en seda bermellón.

 Reuentahl resopló. “Cualquiera que sea el color de nuestros ojos o piel, parece que el color de nuestra sangre es el mismo”, dijo.

Tiró el fragmento. A estas alturas, la sangre había llegado a las puntas de sus zapatos y había comenzado a acumularse en el suelo. La pequeña herida que se le había abierto en la espalda también formó un chorro bermellón que duró hasta que sus músculos se contrajeron para cerrarla. La ubicación de sus heridas fue pura coincidencia, pero aquellos que creían en el destino pueden haber visto algún significado en el hecho de que reflejaban las de Kornelias Lutz.

Increíblemente, Reuentahl empujó la silla del comandante y, a pesar de su enorme pérdida de sangre, se puso de pie con calma. No mostró ni una pizca de dolor, al menos en su rostro o en sus movimientos. Estaba resuelto a un grado casi insolente. Reckendorf llamó a gritos a un médico, y uno llegó corriendo para comenzar rápidamente los primeros auxilios.

“Su Excelencia”, dijo Reckendorf, con las mejillas temblando de rabia, “debemos darle una lección a ese traidor de Grillparzer. ¡Reuniré el fuego del apocalipsis para enviarlo al infierno, donde pertenecen los cobardes!”

«Déjale.»

«Pero-«

“La supervivencia será la mayor desgracia para él al final. ¿Crees que el Kaiser o Mittermeier perdonarán alguna vez lo que ha hecho? Bueno, ¿Qué pinta tiene?”

Su pregunta final fue dirigida al médico, que aún atendía sus heridas. El médico se limpió el sudor de la frente con el dorso de una mano ahora manchada de rojo con la sangre de Reuentahl.

“Hay daño en los vasos sanguíneos que conectan el corazón y los pulmones. Lo congelaré para detener el sangrado y sellaré la herida por ahora, pero necesitarás una cirugía adecuada lo antes posible”.

«No me gusta mucho la cirugía, me temo».

“No es una cuestión de gusto o disgusto, Su Excelencia. Su vida depende de ello.»

“Al contrario, doctor, se trata de mucho más que gustar o disgustar. Seguramente puedes estar de acuerdo en que no me convendría morir en pijama en una cama de hospital”.

La sonrisa pálida pero casi insolentemente tranquila de Reuentahl se anticipó a cualquier contraargumento del médico mientras los nombres de los muertos aparecían en la mente de Reuentahl.

Siegfried Kircheis. Kempf. Lennenkamp. Fahrenheit. Steinmetz. Lutz. Incluso sus enemigos, Bucock y Yang Wen-li. Le parecía que, al final, sus muertes habían sido apropiadas para sus vidas. ¿De qué manera él, Oskar von Reuentahl, ocuparía su lugar junto a ellos? No había pensado demasiado en esto antes, pero en Valhalla podrían haber comenzado a barrer el camino hacia la puerta para él.

Una vez que el criotratamiento detuvo su hemorragia interna, cubrieron sus heridas con vendajes y jalea de palma y le inyectaron antibióticos.

Después de agradecer al médico e indicarle que se ocupara del resto de los heridos, Reuentahl enderezó la silla del comandante y se sentó en ella. Estaba lejos de ser el único que resultó herido. El puente se había convertido en una espantosa exposición de sangre y carne. En un rincón, un soldado todavía adolescente lloraba por su madre mientras buscaba a tientas un brazo perdido; otro hombre lloró lágrimas de agonía y terror mientras usaba ambas manos para volver a meter sus entrañas en la herida abdominal por la que se habían derramado.

Hizo que un asistente estudiantil limpiara su escritorio sucio. El ordenanza lo hizo, con el cabello color avellana todavía desordenado, pero luego volvió la cara hacia Reuentahl, revelando que estaba al borde de las lágrimas.

“Su Excelencia, agravará sus heridas. Por favor, no te esfuerces demasiado.”

“No hay necesidad de preocuparse”, dijo Reuentahl. “Pero puedes ir a buscarme una muda de ropa. Camisa y uniforme. Una vez que hueles tu propia sangre durante cinco minutos, empieza a cansarte.”

Los incendios en el puente de Tristán finalmente se extinguieron, pero sus capacidades ofensivas y defensivas se vieron severamente degradadas, y se vio obligada a retirarse del campo de batalla cuarenta minutos después de la medianoche del 8 de diciembre. La flota de Reuentahl estaba al borde de la derrota, pero su el control tranquilo y mesurado aseguró que al menos parte de su flota pudiera retirarse de manera ordenada junto con su buque insignia.

“Sin otro tratamiento más allá de las inyecciones periódicas de analgésicos y hematínicos, el mariscal Reuentahl permaneció erguido en la silla del comandante supervisando toda la flota. Se cambió de uniforme, abrochándose correctamente todos los botones, con una expresión totalmente impasible. No puedo imaginar la agonía que debe haberlo asaltado y, sin embargo, su juicio y mando permanecieron impecables. Mientras observaba esta demostración de verdadera fortaleza ante mis ojos, me sentí orgulloso de estar entre sus subordinados. Olvidé por completo, aunque solo fuera por un momento, la asombrosa verdad: que nos habíamos puesto en oposición al mismísimo gran Kaiser Reinhard…”

La fuente de este testimonio fue el teniente comandante Reckendorf, pero incluso él no pudo negar que la sangre estaba saliendo del rostro de Reuentahl. En un momento se desmayó por una anemia cerebral, pero cuando sus subordinados intentaron llevarlo de la silla a la sala médica, recuperó el conocimiento, los reprendió y les ordenó que lo devolvieran a su silla. Sintieron como si contemplaran a un hombre que desafiaba al mismísimo señor de la muerte, y su asombro y respeto por él se hicieron aún más fuertes. También se dieron cuenta de que esta fortaleza solo fue posible gracias al sacrificio de su forma física, lo que significa que la vida restante del comandante se estaba agotando rápidamente.

Grillparzer se deshonraría cinco veces al final. La primera vez fue su apoyo inicial, aunque fingido, a la revuelta de Reuentahl contra el Káiser. El segundo fue su traición a Reuentahl después de haberle jurado lealtad. El tercero fue su elección del peor momento posible para representar esa traición. El cuarto fue el fracaso de la traición en sí, que lo vio derrotado por las fuerzas de Reuentahl. Y el quinto vino cuando, sin haber logrado nada, pidió permiso para entregarse a un hombre que consideraba despreciables tales actos. Dado que Mittermeier era amigo de Reuentahl, era natural que Grillparzer eligiera a Wahlen en su lugar, pero solo exacerbó la impresión ya desfavorable que daba de poca astucia.

Mittermeier ni siquiera se encontró con este desertor entregado deshonrosamente. No estaba seguro de poder controlar su lengua si lo hacía.

III

En los trece años transcurridos desde que Reuentahl se graduó en la escuela de oficiales, había participado en más de doscientas batallas de todos los tamaños, así como en treinta duelos privados. Como guerrero, era mucho más agresivo que como táctico, y parecía disfrutar poniéndose en peligro. Por supuesto, puede ser que sus ojos heterocromáticos causaran tal impresión que aquellos que vieron sus rasgos nobles y uniformes se sintieron especialmente inclinados a buscar dos lados de su personalidad. En cualquier caso, en todas sus batallas públicas y privadas, Reuentahl nunca antes había resultado gravemente herido. Incluso en peleas fuera del contexto de la guerra y los duelos, la única persona que le había dado un puñetazo en la cara con éxito fue Wolfgang Mittermeier.

Para Reuentahl, su lesión en Rantemario puede haber parecido la campana de vísperas* de su vida. Y, al darse cuenta de que Grillparzer, de todas las personas, lo había golpeado por la espalda, tal vez sintió más desprecio por sí mismo que odio por el joven traidor.

*Ndt. Hace referencia a las campanas que se tocan en una misa católica (o anglicana) vespertina. Y en este caso, al funeral del propio Reuentahl.

La flota de Mittermeier no sabía que Reuentahl había resultado herido, pero habían visto los daños en su buque insignia Tristan. La retirada que siguió resolvió el asunto por completo.

Grillparzer no fue el único en rendirse. Muchas tripulaciones, heridas o cansadas de luchar, apagaron sus motores y abandonaron toda resistencia. Si su enemigo hubiera sido la Coalición de los Lores o la Alianza de Planetas Libres, podrían haber luchado con más tenacidad, pero no contra los antiguos compañeros de armas que también se habían unibo bajo el Goldenlöwe.

“No estamos abandonando a Reuentahl. Solo buscamos volver al Káiser y al camino correcto para los soldados imperiales…”

En respuesta a esta afirmación de un oficial que se rindió, el alto almirante Wittenfeld resopló y respondió: “Sofistería, toda sofistería. Temen por sus vidas y nada más”.

Los soldados de menor rango hablaron con más franqueza, sintiendo menos necesidad de justificarse. Un soldado adolescente, herido y recogido por un barco hospital, respondió al interrogatorio de la siguiente manera:

“Arriesgamos nuestras vidas en la batalla contra el lobo del vendaval y los lanceros negros. Creo que hemos cumplido nuestras responsabilidades con el mariscal Reuentahl. Cuando deje el hospital, espero retomar el servicio militar bajo el Kaiser, a menos que piense que los hombres alistados también serán sometidos a consejo de guerra.”

 Cuando recibió ese informe, Mittermeier sorprendió a sus subordinados con una reacción menos enojada que profundamente conmocionada.

«Ya veo», dijo finalmente. “Sus responsabilidades han sido cumplidas, ¿verdad? Ya veo.»

Fue entonces cuando Mittermeier supo que la flota de Reuentahl ya no existía.

Las palabras del soldado encapsularon perfectamente el pensamiento de aquellos que habían servido en esta guerra civil sin sentido. En sus mentes, al menos, la guerra había terminado. Solo Reuentahl podría haberlos conducido hasta aquí, pero incluso Reuentahl tenía límites, y parecía que los había alcanzado. Sus tropas se comprometieron con el Kaiser Reinhard, no con él, y no reconocieron ningún deber de compartir el destino de Reuentahl mientras pasaba de la derrota a la caída final.

«Se acabó…»

Los hombros de Mittermeier se hundieron mientras murmuraba las palabras, como si él mismo hubiera perdido el conflicto.

Su intuición resultó ser correcta. La Fuerza de Seguridad de Neue Land, una vez con 5,5 millones de efectivos, continuó su rápida desintegración hacia la rendición y la deserción.

Tantas naves intentaron rendirse que obstaculizaron el avance de la flota de Mittermeier. La autoridad para procesarlos fue delegada al almirante Büro. Muchas de las tropas que se rindieron resultaron heridas; por el contrario, algunos buques que estaban medio destruidos continuaron resistiendo. Poner la situación bajo control sería una tarea sorprendentemente lenta.

Mittermeier eligió a un oficial capturado herido para interrogarlo.

«¿Qué le pasó a su comandante, Reuentahl?»

«Está escapando hacia el planeta Heinessen en el sistema Bharlat, Su Excelencia». Mittermeier frunció el ceño. La palabra «escapar» parecía haber tocado un nervio, pero no la persiguió.

“Él puede tratar de reiniciar el conflicto en el sistema Bharlat. Prepárense para una persecución inmediata.” La muerte parecía probable para Reuentahl. No era la primera vez que Mittermeier hacía esta inferencia. En la Segunda Batalla de Rantemario, incluso antes, de hecho, Reuentahl seguramente había visto la derrota como una muerte segura y luchó sin intención de sobrevivir. Esta no era simplemente la interpretación de Mittermeier, sino un entendimiento sombrío compartido por todos los oficiales de su estado mayor que habían luchado contra Reuentahl.

“Cualquiera que sea la página a la que damos vuelta en las crónicas de nuestras vidas, la encontramos escrita con sangre”, dijo un Wittenfeld algo malhumorado a Wahlen. “Podemos vestirlo con humanismo, pero la mancha roja nunca se puede borrar. Aun así, hay algunas cosas que preferiría no experimentar. Como pelear a muerte con un camarada… Si el Káiser te ordenara que me derribaras, ¿obedecerías?”

«Sí», respondió Wahlen, después de una pausa tan breve que Wittenfeld se molestó un poco.

«Al menos podrías pretender estar desgarrado por una pregunta como esa».

“Es una mala pregunta. Insto a quien lo haya preguntado a que reconsidere su comportamiento”.

Wahlen no estaba de humor para hipótesis. Reuentahl era una de las Murallas Gemelas de la Armada Imperial, un almirante entre almirantes, y mira el trágico destino que se había impuesto. Wahlen no pudo evitar sentirse incómodo cuando imaginó cómo la fe de Reinhard en sus almirantes podría cambiar como resultado. ¿Quién podría decir que la pregunta de Wittenfeld seguiría siendo hipotética para siempre?

11 de diciembre. La flota que Mecklinger había traído a través del Corredor Iserlohn se reunió con las principales fuerzas de Mittermeier en las afueras del sistema Gandharva, que albergaba el fatídico planeta Urvashi. Mecklinger no había participado directamente en ningún combate, pero tras atravesar el corredor había maniobrado como para cortar la retaguardia de la flota de Reuentahl. Al aumentar la presión sobre Reuentahl para que se retirara, había contribuido a la victoria estratégica de su bando.

Se decidió que Mittermeier, Wittenfeld y Wahlen avanzarían hacia Heinessen sin aterrizar en la base imperial de Urvashi, pero Mecklinger y su flota se quedarían para asegurarse de que se restableciera y mantuviera el orden. Grillparzer se había quedado en Urvashi solo brevemente, y ahora que la flota de Reuentahl había sido puesta en fuga, la base se había convertido una vez más en un pequeño bote de hierro que flotaba en un mar de incertidumbre e inquietud. La habilidad y el nombre de Mecklinger, combinados con el poderío militar de su flota, serían más que suficientes para brindar estabilidad. Después de una consulta apresurada pero precisa sobre estos asuntos, Mecklinger expresó a Mittermeier su deseo de investigar el complot original contra el Káiser de inmediato.

“En mi opinión”, dijo, “es poco probable que el atentado contra la vida de Su Majestad aquí fuera dirigido por el mariscal Reuentahl”.

(Estrictamente hablando, Reuentahl ya había sido despojado de su título, pero incluso los almirantes que se habían visto obligados a luchar contra él parecían reacios a referirse a él sin ningún título. La única excepción era Mittermeier, que se había acostumbrado durante mucho tiempo a hacerlo y nunca había sido reprendido por el Káiser por ello.)

“¿Por qué cree eso, almirante Mecklinger?”

“Primero, no concuerda con su personalidad. En segundo lugar, no es proporcional a su capacidad”.

«Mmm.» Mittermeier frunció el ceño. Una sombra preocupada descendió sobre sus rasgos juveniles.

Los argumentos de Mecklinger eran innegablemente correctos. Si Reuentahl hubiera decidido levantar la bandera de la revuelta para superar al Káiser, habría avanzado sus fuerzas directa y abiertamente para una confrontación directa. Hacer lo contrario sería inconsistente con su motivo para rebelarse en primer lugar. Por otro lado, si su único objetivo era tomar el poder por cualquier medio necesario, simplemente podría haber esperado a que el Káiser llegara a Heinessen antes de encarcelarlo o asesinarlo. Arriesgarse a un ataque mientras Reinhard estaba en Urvashi no tenía sentido. Además, después de que el buque insignia de Reinhard, Brünhilde, despegara, Reuentahl simplemente se sentó tranquilamente y permitió que se fuera. Si hubiera hablado en serio, seguramente habría colocado naves en órbita para evitar que el Káiser y su séquito escaparan.

La sensación de error que Mittermeier había sentido con respecto a esta “revuelta” desde sus primeras etapas puede haber estado enraizada en estas inconsistencias y disparidades. Sin embargo, en este punto, su puesto requería que se concentrara en el resultado de la situación en lugar de sus causas. Dada su posición, tuvo que prestar más atención al resultado de la situación que a sus causas. Dejó que Mecklinger buscara la verdad sobre Urvashi y siguió hacia Heinessen.

Después de que Mecklinger estacionara sus tropas en lugares clave de la superficie de Urvashi, comenzó su investigación mientras se disponía a retomar la base, con el vicealmirante Wünsche como su lugarteniente. Wünsche tenía el aspecto de un simple granjero, pero era el oficial de Estado Mayor en el que más confiaba Mecklinger.

«Si el mariscal Reuentahl no estaba detrás del ataque al Kaiser, ¿por qué no protestó en voz alta por su inocencia?» preguntó.

“Como saben, el mariscal Reuentahl es un hombre muy orgulloso. Admitir que conspiradores desconocidos lo habían colocado encima de un altar de sacrificio sería completamente imposible para él”.

Con toda probabilidad, pensó Mecklinger, Reuentahl quería que creyeran que su revuelta fue impulsada por su propia voluntad y ambición. Por naturaleza, preferiría ponerse de pie y luchar que protestar por haber sido acusado injustamente y suplicar la clemencia del Káiser.

“Parece que la galaxia es demasiado pequeña para que dos personas de ambición compartan la misma era…”

A pesar de este lamento, lo que a Mecklinger le resultó difícil de aceptar fue el aparente fracaso de Reuentahl en identificar y hacer rendir cuentas a quienes habían estado detrás del Incidente Urvashi.

«Incluso si él no estaba detrás del disturbio, ¿por qué no intentó castigar a los que sí lo estaban?» dijo Mecklinger. “Esto es lo que me desconcierta. ¿Tus pensamientos?»

“Después de todo, la situación se desarrolló a un ritmo rápido. Tal vez el mariscal simplemente no tuvo tiempo para una investigación minuciosa.

Esto también le parecía posible a Mecklinger, pero no estaba completamente convencido. Continuó buscando respuestas de los oficiales capturados de la flota de Reuentahl y al interrogar a los soldados estacionados en la base de Urvashi. Eventualmente, se enteró de que Grillparzer había venido a Urvashi por orden de Reuentahl para suprimir el disturbio e investigar su causa, pero no había entregado un informe completo y preciso de sus hallazgos. Había ocultado intencionalmente varias piezas de evidencia que sugerían la participación de los intransigentes de la Iglesia de Terra, en lugar de afirmar que las partes responsables seguían sin estar claras. Este descubrimiento le reveló a Mecklinger el hilo común que recorría todos los pensamientos y acciones de Grillparzer.

Cuando Grillparzer fue convocado para comparecer ante Mecklinger, su expresión era a partes iguales de inquietud, descontento y expectativa. La inquietud y el descontento se debían a que no había recibido elogios de los oficiales superiores por sus servicios como traidor, y la anticipación se debía a que creía que Mecklinger reconocía que era más que un simple guerrero.

Sin embargo, Mecklinger no tenía más que las más duras críticas para él, denunciándolo como un criminal que había utilizado la intriga terraista para incitar a Reuentahl a la rebelión con el objetivo de beneficiarse personalmente de ella.

“Grillparzer, se esperaban grandes cosas de ti, tanto como militar como erudito. La traición y el engaño eran innecesarios; seguramente habrías alcanzado una alta posición y una gran autoridad a su debido tiempo. Lamentablemente, estabas tan enamorado de tu propio ingenio que solo conseguiste avergonzarte en la última fase de tu vida”.

Ante esta ominosa insinuación, la temperatura corporal de Grillparzer bajó. El sudor frío humedeció su camisa desde el interior.

“Has cometido un doble pecado”, continuó Mecklinger. “El primero fue alejarse de la amistad del Káiser. El segundo fue traicionar la confianza del mariscal Reuentahl. Si le hubieras informado sobre los verdaderos hallazgos de tu investigación sobre Urvashi, esta revuelta habría terminado antes de que comenzara. Pero, impulsado por sus propios cálculos mezquinos, indujo a su oficial superior a deshonrar su nombre con la rebelión”.

El joven almirante intentó una defensa. Solo había hecho lo que creía mejor para el Káiser, dijo. El mariscal Reuentahl, de hecho, se había rebelado, ¿y él, Grillparzer, no había contribuido a la derrota del mariscal?

«¿Crees que la victoria a través de la traición complace al Káiser?» preguntó Mecklinger, su voz cada vez más tranquila. “Sí, supongo que sí, que es exactamente por lo que traicionaste al mariscal Reuentahl. El intelecto de un ratón no puede comprender el corazón de un león. Al final, simplemente no eras apto para ser el amigo del león».

Grillparzer abrió la boca, pero sus labios solo temblaron y se torcieron, y no salió una palabra. Sus hombros cayeron; agachó la cabeza. Se había dado cuenta, al parecer, de que había perdido tanto el pasado como el futuro. Después de que se lo llevaron, con soldados que lo custodiaban a ambos lados, Mecklinger suspiró con cansancio. Sintió un gran pesar por el desperdicio del talento y el potencial de Grillparzer. Más allá de eso, no estaba seguro de cómo podría explicar la verdad al Kaiser Reinhard y al mariscal Mittermeier: que la Revuelta de Reuentahl había sido puesta en marcha por los restos de la Iglesia de Terra, y luego empujada más allá del punto de reversión por la ambición de Grillparzer.

IV

La flota de Reuentahl regresó a Heinessen con poco más de una décima parte del tamaño que tenía cuando partió: 4.580 naves y 658.900 soldados. Aproximadamente la mitad de los que no regresaron murieron en la batalla, mientras que la otra mitad se rindió o fue capturada. También parecía haber un pequeño número que simplemente desapareció.

Fue una derrota devastadora. Sin embargo, el orden y la disciplina de las unidades que regresaron y sus maniobras eran testimonio de los poderes de mando de Reuentahl, incluso si era como los últimos rayos del sol poniente, cuando solo quedaba la luz suficiente para hacer brillar los bordes de los acantilados.

El Tristan todavía estaba gravemente dañado y tembló tan violentamente cuando entró en warp que la herida en el pecho de Reuentahl se abrió de nuevo. Una vez más la hemorragia fue severa, e incluso perdió el conocimiento por un momento. Pero después de una transfusión de emergencia, volvió en sí y reasumió sin problemas el mando de la flota derrotada. Bergengrün lo instó a trasladarse a un buque-hospital, o al menos a un barco que no presentara daños, pero Reuentahl se rio.

“Müller ganó elogios incluso después de abandonar su buque insignia, pero solo porque permaneció en el caos de la batalla para liderar sus fuerzas. Si abandonara la nave mientras huyo en una derrota abyecta, el nombre ‘Oskar von Reuentahl’ se convertiría en sinónimo de cobardía». Permaneció en el asiento del comandante hasta el final.

Un hombre común ya estaría deslizándose por las laderas del coma hacia el abismo de la muerte, pero la mente de Reuentahl permaneció clara. Parece haber conservado su razón serena y su férreo autocontrol incluso en sus últimas horas. En un punto, todos los testimonios directos están de acuerdo: el mariscal Reuentahl siguió siendo el mariscal Reuentahl hasta el momento de su muerte.

Cuando salió del vehículo terrestre frente a la entrada principal de las oficinas de la gobernación, todavía estaba impecablemente vestido. Sólo su palidez daba algún indicio del abrazo de la muerte.

De los oficiales de estado mayor de Reuentahl, Bergengrün y Sonnenfels todavía estaban con él. Barthauser y Schüler habían muerto en la batalla y Dittersdorf había resultado herido y se había rendido. En la gobernación se habían reunido más de cuatro mil oficiales y soldados, totalmente armados, decididos a cumplir con su deber hasta la muerte del gobernador general.

«Ya veo», dijo von Reuentahl. “Hay más tontos en el mundo de los que pensaba.”

Y tú eres el más grande entre ellos, dijo la cara fríamente burlona mirándolo desde el espejo. Incluso mientras se burlaba, su razón profunda y amplia, una de las dos ruedas que sostenían el carro de su psique, comprendió que no podía martirizar a estos subordinados leales a su propia idiotez. Una vez que se arrastró detrás del escritorio de su oficina, su primer acto fue llamar a Julius Elsheimer, el protegido de Lutz y director general de asuntos civiles, que todavía estaba bajo arresto domiciliario.

Cuando llegó, Elsheimer estaba visiblemente desconcertado por la apariencia cadavérica de Reuentahl. Reuentahl sonrió débilmente. “Nada de lo que tengas que preocuparte”, dijo. “Sé que no tengo derecho a mostrar mi cara aquí otra vez, pero bueno, aquí estoy”.

«La fortuna estaba en contra de Su Excelencia, supongo».

“No, creo que el resultado sería el mismo si lo intentara de nuevo. Parece que este es el límite de mis habilidades.”

Si no existiera el Kaiser Reinhard… Pero Reuentahl sabía mejor que nadie cuán insignificante era esta hipótesis.

«director general, tengo una solicitud que hacerle».

«Si falta.»

“Quiero que tomes el control de todos los asuntos gubernamentales y administrativos de la gobernación. Me duele imponerte la tarea de limpiar el desastre que hice, pero, sea quien sea el trabajo, la responsabilidad no debe tomarse a la ligera”.

Una vez que Elsheimer accedió solemnemente y abandonó la oficina, Reuentahl llamó a su ayudante, el teniente comandante Reckendorf.

“Llama a Trünicht. Siempre es desagradable verlo, pero será una buena práctica para el desagrado de la muerte.”

 Reckendorf pareció tener objeciones a esta sorprendente orden, pero, presumiblemente pensando que estaba mal discutir con un oficial superior al borde de la muerte, obedeció de inmediato y fue a buscar a Job Trünicht.

 El alto consejero hizo un sorprendente contraste con el hombre que lo había convocado. Reuentahl estaba al borde de la muerte, los ojos negros y azules brillaban en un rostro anormalmente pálido con una luz tan nítida como siempre, si no tan poderosa. Trünicht era vergonzosamente vigoroso, de tez saludable y rebosante de la ambición y el potencial de un animal político en su mejor momento. Era más de diez años mayor que Reuentahl, pero en términos de proximidad a la muerte sus posiciones estaban claramente invertidas.

“Es un placer verlo con tan buena salud, alto consejero “dijo Reuentahl.

“Todo se lo debo al favor de Vuestra Excelencia.”

Este venenoso intercambio fue seguido por un breve silencio. La voz de Trünicht había sido mucho más fuerte que la de Reuentahl, tanto en volumen como en entonación.

“Bueno, puedes ver lo que ha sido de mí”, dijo Reuentahl. “Caí en la trampa de la autocracia, lancé una revuelta infructuosa y estoy al borde de una muerte que nadie alabará. ¿Supongo que la democracia, el sistema al que serviste, es inmune a tragicomedias como esta?”

Lo que Reuentahl quería decir estaba lejos de ser claro, pero Trünicht aparentemente concluyó que esto se debía a la confusión de la muerte cercana. Una leve sonrisa cruzó sus labios.

“Oh, la democracia tampoco es tan grandiosa”, dijo. “Míreme, mariscal. Imagínese: un hombre como yo, tomando las riendas del poder, decidiendo quién vive y quién muere como le plazca. Si esto no es una falla en el sistema republicano democrático, ¿qué lo es?”.

 Sus palabras fluían libremente al final de este discurso. El hedor de la auto-intoxicación se elevó, dominando su perfume.

«Extraño», dijo von Reuentahl. “Parece que desprecias la democracia. ¿No es ese el sistema que explotaste al máximo para obtener el poder que anhelabas? ¿No convierte eso a la democracia en su benefactora? Seguramente no hay razón para ser tan irrespetuoso con ella”.

“Si la autocracia me otorga poder, que mi próximo benefactor sea la autocracia. Lo serviré incluso con más sinceridad de lo que he elogiado a la democracia en el pasado, se lo aseguro”.

«¿Debo deducir que también tiene la intención de tomar el control dentro de la dinastía Lohengramm, como canciller?»

«Si el Káiser así lo desea».

 «Y, así como secaste la Alianza de Planetas Libres, harás lo mismo con el imperio».

Es un monstruo, pensó Reuentahl, entre latidos de dolor. No en la forma en que Oberstein era un monstruo: Trünicht era un monstruo egoísta. Solo se había alimentado de la democracia porque estaba apegado a su campo. Si hubiera nacido en el imperio, habría utilizado un enfoque diferente para alimentarse de la autocracia. Alrededor de su núcleo egoísta, la psique de Trünicht era amorfa como una ameba, devorando con avidez cualquier cosa a su alcance.

«Es por eso que continúas permitiendo a sabiendas que la Iglesia de Terra te use».

«No. Yo soy el que los usa. Yo uso cualquier cosa y todo. La religión, la política, incluso el Káiser. Sí, incluso el Káiser contra el que te rebelaste, el que, a pesar de todos sus dones, está lejos de ser un ser humano perfecto, es, de hecho, un niño pequeño e inmaduro. Estoy seguro de que Su Excelencia también vio algo ridículo en el pequeño hombre de cabello dorado que interpretaba al genio arrogante.”

En esta elocuencia fluida, Job Trünicht firmó su sentencia de muerte con su propia lengua. Extrañamente, no parece haber considerado siquiera la posibilidad de ser asesinado por Reuentahl. Después de todo, Reuentahl no tenía motivos para matarlo; más concretamente, no tenía nada que ganar al hacerlo.

Cuando Reuentahl, con una gracia casi majestuosa que en realidad requirió cada pizca de fuerza que le quedaba, apuntó su bláster a Trünicht, la sonrisa del exjefe de la Alianza de Planetas Libres no vaciló. Todavía estaba sonriendo cuando el agujero se abrió en su pecho. Fue solo cuando la agonía tomó el control de todo su sistema nervioso y la sangre que brotó descoloró su traje hecho a medida que su expresión cambió. No a una mirada de miedo, o dolor. Más bien, fue más una mirada de reproche, como si criticara al hombre que había sido lo suficientemente irracional como para dañarlo desafiando su juicio y cálculos. Trünicht abrió la boca, pero en lugar de la habitual retórica de lengua dorada, la sangre de sus pulmones se derramó.

“Insultar a la democracia, saquear el estado, engañar al pueblo, nada de eso me concierne. Sin embargo…” La luz resplandeciente en los ojos desiguales de Reuentahl azotó a Trünicht en la cara, haciendo que el antiguo jefe de la alianza se tambaleara. “Sin embargo, no permitiré que contamines la dignidad del Káiser con tu sucia lengua. Ni serví ni me rebelé contra un hombre que mereciera ser insultado por alguien como tú.”

Al final de este discurso, Trünicht ya había perdido la fuerza para ponerse de pie y se derrumbó en el suelo. Miró al espacio con los ojos llenos de decepción y desesperación. Este hombre raro, que había intentado manipular dos sistemas diferentes con una sola naturaleza innata, todavía tenía un gran potencial dentro de él, pero su heterocromático interlocutor moribundo le había robado su futuro. Libre de toda preocupación por la justicia de su causa o incluso por la ley, Reuentahl lo había matado a tiros desde lo alto de un torrente de sentimientos privados. Trünicht, un genio de la autoconservación que había conservado tanto la vida como el estatus sin problemas en sus tratos con el Kaiser Reinhard y Yang Wen-li por igual, estaba siendo expulsado del espacio-tiempo por un “ultraje” cometido por un rebelde imperial fallido. Al final, este fue el único tipo de acto que resultó efectivo contra el tipo de inmortalidad de Trünicht.

Lo que yacía en el suelo ya no era Job Trünicht. No porque estuviera muerto, sino porque ya no podía hablar. Un Trünicht que no podía hacer uso de la lengua, los labios y las cuerdas vocales ya no era un Trünicht en absoluto. No era más que un conjunto de células, ya ni siquiera humanas. Reuentahl soltó su bláster o, más exactamente, su bláster dejó su mano y besó violentamente el suelo antes de alejarse girando.

“Realmente fue un hombre insoportable, hasta el final. Pensar que la última persona que maté ni siquiera estaba armada… Qué cosa tan deshonrosa me hizo hacer”.

De esta forma, justo antes de su propia muerte, Reuentahl hizo una ligera corrección a la historia que se desarrollaría después. Su acto no se descubrió hasta después de su muerte, e incluso entonces pasaría algún tiempo antes de que se descubriera la imagen completa de la ambición y la visión interrumpidas sin contemplaciones de Trünicht.

V

Después de que Reuentahl hiciera retirar el cuerpo de Trünicht, parecía que la mano invisible de la fatiga acumulada lo empujaba al abismo de la muerte. Cuando se anunció un visitante inesperado, lamentó incluso el esfuerzo de mostrar su perplejidad.

«Déjame en paz», dijo. Había algo así como una risa triste en su voz, e incluso tal vez una especie de alivio al saber que sus deudas estaban pagadas en su totalidad.

“Aun no estoy muriendo, estoy en proceso de morir. Y en realidad lo estoy encontrando bastante agradable. No interrumpas mis últimos momentos de placer.”

Su piel era pálida y cerosa, perlada con sudor frío. Fue una sensación extraña morir lentamente por una herida en el transcurso de una semana. El dolor que se extendía desde el centro hasta las extremidades se había convertido en una parte inseparable de sus sentidos; cuando lo perdiera, quedaría hueco por dentro y colapsaría sobre sí mismo.

El asesinato de Trünicht había puesto a prueba la fuerza de Reuentahl en gran medida. Estaba tan exhausto como un caballero que hubiera matado a un dragón venenoso; estaba completamente consumido y anhelaba un sueño que lo llevara directamente a la muerte. Lo que lo detuvo, como una gota de agua que cae de una estalactita, fue una fría voz femenina.

«Ha sido un tiempo. Y ahora eres un traidor, alta traición. Por supuesto.»

Reuentahl alzó los ojos. Cuando se enfocaron, vio claramente el contorno de la mujer. Pero tomó otros cinco segundos para que la visión se materializara en el dominio de su razón. La puerta de la memoria se sentía como si estuviera hecha de piedra pesada, pero finalmente la abrió y la reconoció.

“La última del clan Lichtenlade,” murmuró. Su posición debe haber dejado una mayor impresión en él que el nombre de ella: Elfriede von Kohlrausch.

“Ahora que tu propia ambición te ha llevado a la derrota total, solo estoy aquí para ver tu miserable muerte”, dijo. Su voz era cautelosa, tal como la recordaba, pero hoy parecía temblar extrañamente, incluso inestablemente.

«Muy amable de tu parte hacer el esfuerzo». Su respuesta suave y desapasionada puede haber traicionado las expectativas de Elfriede. “Espera un poco más. Obtendrás tu deseo. Me gustaría hacer feliz al menos a una mujer, ya que tengo la oportunidad”.

El veneno, al parecer, no podía ser enviado sin el poder para hacerlo. Sintió el deseo de observar su rostro en detalle, sin duda brillaba con odio, pero le faltaba la energía. Desde el comienzo de su vida hasta ese mismo día, se habían cultivado dentro de él emociones negativas hacia las mujeres, pero ahora parecían evaporarse junto con el resto de su vitalidad.

 «¿Quién te trajo aquí, de todos modos?» preguntó.

«Alguien amable».

“¿Y su nombre?”

«No es asunto tuyo.»

“No, supongo que no lo es…”

Reuentahl quiso decir más, pero lo retuvo lo que invadió su oído en ese momento. Dudó, dudó de sus oídos. ¿Por qué, en un momento como este, en un lugar como este, debería estar escuchando el llanto de un bebé?

Vertió sus últimos restos de fuerza vital en su visión y se dio cuenta por primera vez de que Elfriede no estaba sola. Lo que sostenía en sus brazos era inequívocamente un bebé de unos seis meses. El bebé tenía la piel rosada y el cabello castaño. Abrió los ojos tanto como pudo, miró fijamente al hombre que, sin saberlo, se había convertido en padre. Su ojo izquierdo era del color del cielo en las capas superiores de la atmósfera. El derecho era del mismo color.

Reuentahl se oyó respirar, larga y profundamente. No sabía qué emoción representaba esto. Todavía sin saberlo, preguntó: «¿Es mío?»

Seguramente Elfriede esperaba esta pregunta, pero sin embargo parecía insegura de cómo responder. En dos momentos, respondió, añadiendo otro dato que no le habían pedido.

“Es tu hijo.”

“¿Es por eso que viniste? ¿Para mostrármelo?”

No hubo respuesta. Si la pregunta en sí misma había sido pronunciada en voz alta era en sí misma confusa. La visión de Reuentahl se llenó con el cielo azul de los ojos de su hijo, como si el infante contemplara la vida entera de su padre. En lo más profundo de su corazón, Reuentahl escuchó una voz que le hablaba al niño.

Tu abuelo y tu padre se parecían más de lo que parecían. Ambos dedicaron toda su vida a buscar lo que nunca sería suyo. Es posible que tu padre lo haya hecho a mayor escala, pero lo que formaba su núcleo no era diferente. ¿Qué tipo de vida llevarás? ¿Regarás en vano un campo estéril, como corresponde a la tercera generación de la línea Reuentahl? O… ¿o serás capaz de crearte una vida más sabia y fructífera que la de tu padre o tu abuelo?

  «¿Qué planeas hacer con él?»

El dolor de Reuentahl se disparó, sacándolo de su ensoñación y devolviéndolo a la realidad. Morir era una rara oportunidad, a su manera. Ya no necesitabas preocuparte por tu propio futuro. Pero los vivos tendrían que llegar a un acuerdo con ese futuro eventualmente.

Una vez más, Elfriede no respondió. Si Reuentahl hubiera poseído su habitual agudeza y perspicacia, sin duda habría notado que su expresión era una que nunca antes había visto. Él estuvo a punto de perderse a sí mismo y ella de perderlo a él. Era una pérdida más allá de su experiencia previa, y no estaba claro si podría soportar la comprensión de lo que significaba. Aplastando sus últimos fragmentos de energía vital entre sus muelas, Reuentahl luchó por verbalizar sus sentimientos.

“Hay una antigua leyenda sobre un imbecil pomposo y sus declaraciones pomposas. Según sus palabras, si tienes un amigo al que puedes confiarle a tu hijo cuando mueras, esa es la mayor felicidad de la vida…”

Una sola gota de sudor frío cayó sobre su escritorio. Otra gota de vida dejando su cuerpo.

“Reúnase con Wolfgang Mittermeier. Pon el futuro del niño en sus manos. Eso le garantizará la mejor vida posible”.

Había una pareja mucho más calificada para ser padres que él y esta mujer. Sin embargo, esa pareja no tuvo hijos, mientras que él y Elfriede tuvieron un hijo. El nacimiento de la vida estuvo claramente bajo el control de un ser groseramente incompetente o amargamente sardónico.

El telón cayó sobre la visión de Reuentahl, y su visión de la realidad retrocedió junto con su conciencia.

“Si vas a matarme, mejor mátame ahora. Perderás tu oportunidad para siempre, de lo contrario. Usa mi bláster si lo necesitas…”

Cuando su visión desvanecida se hizo más brillante de nuevo, tal vez habían pasado unos quinientos segundos. La muerte, al parecer, se había negado a aceptarlo, pero sabía tanto racional como emocionalmente que su indulto era temporal. Sobre su escritorio yacía un pañuelo de mujer, húmedo y pesado por su sudor. Los pensamientos de autoburla se convirtieron en una nueva corriente de sudor frío que le recorrió la nuca. La definición de una caída. Ya ni siquiera vale la pena matarme. Mientras Reuentahl cerraba ligeramente una mano alrededor del pañuelo, un joven ordenanza entró temeroso en la habitación. Su cabello castaño dorado estaba desordenado y la confusión estaba en su rostro, y acunaba al bebé de antes en sus brazos.

“La señora se ha ido. Ella… ella dijo que le diera este niño al mariscal Mittermeier. ¿Qué debo hacer, Su Excelencia?”

La expresión y la voz del niño hicieron sonreír a Reuentahl. Bueno, bueno, la madre se va, pero el niño se queda. De tal padre, tal hijo, parece. Quizá demasiado parecidos para su propio bien…

“Lamento hacerle esto, pero por favor, sosténgalo hasta que llegue Mittermeier. Ah, y una cosa más. ¿Podrías bajar ese whisky del estante y sacar dos vasos?”

La voz de Reuentahl era débil y comenzaba a caer incluso por debajo de los niveles más bajos de audibilidad. El ordenanza no podía saberlo, pero en ese momento, Reuentahl estaba dirigiendo la última burla de su vida hacia sí mismo. Esto se debió a que, con los últimos poderes del intelecto que le quedaban, había reconocido que, con la proximidad de la muerte, estaba comenzando a perder incluso sus defectos. ¿Moriría él, Oskar von Reuentahl, de una manera que incluso los moralizadores elogiarían como virtuosa al final? Un concepto ridículo, pero quizás no tan malo. La vida era algo que pertenecía a cada individuo, y también pasaba lo mismo con su muerte. Aun así, al menos, esperaba que les llegara una muerte más hermosa a las pocas personas que amaba y respetaba.

Aun sosteniendo al bebé con un brazo, el ordenanza colocó dos vasos sobre el escritorio del gobernador general y vertió el líquido ámbar en ellos, como fragmentos derretidos de la puesta del sol. Sus pulmones y su corazón saltaban dentro de su pecho, pero de alguna manera cumplió sus órdenes y se retiró al sofá contra la pared.

Reuentahl colocó ambos brazos sobre el escritorio. Frente al par de anteojos, no, frente al amigo que debería haberse sentado detrás de ellos, habló sin alzar la voz.

“Llegas tarde, Mittermeier…” El olor a buen licor se entrometió suavemente en su visión, en la que los colores ya perdían claridad.

“Tenía la intención de aguantar hasta que llegaras aquí, pero no voy a lograrlo. Menudo lobo del vendaval resultaste ser…”

Al ver que la cabeza del ex-mariscal caía hacia adelante, el chico del sofá se puso de pie de un salto con un grito ahogado silencioso. Después de dudar un momento sobre qué hacer con el bebé durmiendo en sus brazos, lo colocó en el sofá y corrió hacia el escritorio, donde acercó su oído a la boca aún en movimiento de Reuentahl.

El niño garabateó apresuradamente, desesperadamente, el puñado de palabras que le hacían cosquillas débilmente en la membrana timpánica. Pluma en mano, miró las facciones pálidas y uniformes de Reuentahl. La muerte extendió sus alas en silencio y se posó sobre él.

«¡Mariscal! ¡Excelencia! Mariscal Reuentahl…”

El 16 de diciembre de 1651 murió Oskar von Reuentahl, que había nacido el mismo año que Yang Wen-li y había pasado toda su vida del lado opuesto.

Tenía treinta y tres años.

  CAPÍTULO 9: REQUIEM AETERNAM

 I

¿CUÁL DE LOS BASTIONES GEMELOS de la Armada Imperial Galáctica salió victorioso en la Segunda Batalla de Rantemario? Las tablas cronológicas son claras: “Diciembre, 2 NCI: Reuentahl derrotado, herido de muerte en la Segunda Batalla de Rantemario”. Pero la otra parte de la batalla tuvo una opinión diferente.

“Superficialmente, Reuentahl y yo podemos haber parecido iguales. Pero yo tenía a Wahlen y Wittenfeld, mientras que él no tenía a nadie. Sobre la cuestión de quién merece el título de vencedor, no hay lugar para el debate”.

Esta fue la corrección que ofreció Mittermeier cada vez que se le describía como el vencedor de la batalla. Sin embargo, era un hecho objetivo que había sobrevivido al encuentro, y Reuentahl ciertamente había sido el primero en retirar sus fuerzas.

Cuando Mittermeier llegó con Wittenfeld, Wahlen y Bayerlein al puerto espacial de Heinessen, fueron recibidos por dos hombres que representaban a la burocracia civil y militar respectivamente: Julius Elsheimer, director de asuntos civiles, y el vicealmirante Ritschel, el inspector general adjunto. Fue entonces cuando Mittermeier se enteró de la muerte de su amigo. Su rostro permaneció inmóvil mientras asimilaba la noticia. Cuando escuchó que Job Trünicht también había muerto, no esperó a que le explicaran la causa de la muerte para dejar escapar un suspiro.

«Déjame adivinar», dijo. Reuentahl hizo una limpieza general de Neue Land como regalo de despedida para el Káiser.

En la gobernación lo esperaban el almirante Bergengrün, el vicealmirante Sonnenfels, el teniente comandante Reckendorf y algunos otros. Cuando llegó, los soldados estacionados allí lo apuntaron con sus armas, pero Sonnenfels los reprendió severamente, a pesar del vendaje ensangrentado todavía alrededor de su cabeza.

“¡Este es un amigo del gobernador general y un representante de Su Majestad el Káiser! ¡Tened un poco de respeto!”

Ante esto, los soldados presentaron armas y dejaron pasar a los recién llegados. Habían pasado dos horas desde la muerte de Reuentahl. En su oficina había tres cuerpos, uno muerto y dos aún muy vivos.

“El mariscal Reuentahl estaba esperando a Su Excelencia. Pero al final…»

El joven ordenanza de Reuentahl se echó a llorar antes de que pudiera terminar, y el bebé en sus brazos comenzó a gemir como en respuesta. Era tan ruidoso que el más joven de los compañeros de Mittermeier, Bayerlein, lo llevó a una habitación contigua, consolando torpemente al bebé lo mejor que pudo.

Sin una palabra, Mittermeier se quitó la capa de su uniforme y la colocó sobre los hombros de su amigo. *

Ndt: en la ova, la escena es mucho más dramática. Mittermeier toma la bandera con el Goldenlöwe del despacho de Reuenthal (la que le había dado Reinhard en persona) y arropa con ella el cadáver de su amigo. Personalmente la escena tiene muchísima fuerza en la ova.

Las últimas palabras de Reuentahl fueron registradas, pero no sin ciertas inconsistencias. De acuerdo con el registro de su ordenanza, cuyo nombre, por cierto, era Heinrich Lambertz, esas palabras fueron:

Mein Káiser

Mittermeier

sieg

Sterben

El significado de la palabra «Sieg» está en disputa. Algunos argumentan que tiene su significado habitual “victoria”; otros, que es parte de una oración que también incluye “sterben”, “morir”:

“Sieg Kaiser, incluso en la muerte”. Aún otros sostienen que Reuentahl quiso decir «Desde la muerte de Siegfried Kircheis…» pero expiró antes de terminar el pensamiento.

Lambertz, que en ese momento tenía catorce años, dijo: “Solo grabé las palabras significativas. Hubo otros sonidos indistintos que no anoté. No puedo asumir la responsabilidad de cómo otros pueden interpretar el todo”.

Nunca participó en ninguna otra discusión.

Reuentahl había dejado el teatro hecho de espacio-tiempo y humanidad. La cuestión ahora era cómo tratar con los que había dejado atrás.

Mittermeier quería salvar del castigo a los oficiales del estado mayor de Reuentahl, y todos los almirantes de la Armada Galáctica compartían este sentimiento. Esto se debió en parte a que Grillparzer había causado una impresión tan intensamente negativa que todo su odio y repugnancia se habían concentrado solo en él. Por aquellos que habían sido leales a Reuentahl, los hombres de Mittermeier sintieron más simpatía que ira.

Y así, Mittermeier emitió una proclama, declarando que pediría clemencia al Káiser en su nombre, e instándolos a no hacer nada apresurado. La mayoría de las fuerzas de Reuentahl obedecieron, pero hubo una excepción. El alto almirante Hans Eduard Bergengrün, inspector general del ejército, se suicidó.

“El mariscal Kircheis está muerto. El mariscal Reuentahl también. Encontrarlos en Valhalla es todo lo que puedo esperar».

Así Bergengrün le dijo a su viejo amigo, el alto almirante Büro, quien estaba tratando desesperadamente de razonar con él a través de un visifono desde el otro lado de su puerta firmemente cerrada.

“Déle a Su Majestad el Káiser un mensaje para mí”, continuó Bergengrün. “Dígale que debe estar solo, perdiendo un general leal tras otro. Pregúntale si el mariscal Mittermeier es el siguiente. Dile que si cree que recompensar el servicio con castigo ayudará a que su dinastía florezca, entonces debe seguir haciéndolo”

Nadie había criticado a Reinhard tan duramente antes. Después de finalizar la llamada devisifono, Bergengrün arrancó las insignias de su uniforme y las arrojó al suelo, luego presionó el cañón de su bláster contra su sien derecha y apretó el gatillo.

El 16 de diciembre, año 2 NCI , o 800 EE, la Revuelta de Reuentahl, también conocida como el Conflicto de Neue Land, llegó a su fin. Se cumplió la resolución de Wolfgang Mittermeier de “terminar antes de fin de año”.

Mittermeier ya había recibido la aprobación del Kaiser para los arreglos de posguerra. Wahlen permaneció en Heinessen con la responsabilidad de los arreglos funerarios necesarios. Mecklinger fue enviado temporalmente a Urvashi para mantener la paz en Neue Land. Wittenfeld se quedó con el propio Mittermeier, quien partió de Heinessen al día siguiente para informar al Káiser sobre la conclusión de la campaña en Phezzan.

La “traición” de Reuentahl no resonó con lo que quedaba de las fuerzas armadas de la alianza, y terminó tan rápidamente que no despertó a ninguna otra fuerza antiimperialista ni a una mayor rebelión. Una ocupación a largo plazo por una fuerza excesiva no ganaría los corazones y las mentes de la Neue Land; la mejor manera de restaurar la normalidad y el orden era que las fuerzas armadas imperiales se fueran y dejaran que la gente olvidara.

Mittermeier también tenía razones personales para dejar atrás Heinessen. Fue directamente de las oficinas de la gobernación al puerto espacial, donde se despidió de Wahlen y ordenó a la tripulación de Beowulf que se preparara para partir de inmediato. Según todas las apariencias, solo quería dejar esta tierra maldita que había anhelado la sangre de su amigo lo más rápido posible. Heinrich Lambertz lo acompañó, acunando al bebé.

En una esquina tenuemente iluminada del puente de Beowulf, lejos de los bulliciosos preparativos para el lanzamiento, Mittermeier estaba de espaldas a los oficiales de su estado mayor. No dispuestos a dirigirse a él, mantuvieron una distancia respetuosa y lo vigilaron desde atrás. El incomparable joven mariscal era ahora la única muralla que quedaba de la Armada Imperial y su mayor tesoro. Los hombros de su espléndido uniforme negro y plateado temblaban levemente, y su cabeza con su cabello color miel caía. Débil, muy débilmente, un sollozo transportado por la brisa del aire acondicionado rozó los oídos de sus oficiales.

En el pecho del joven y leal almirante Karl Eduard Bayerlein, la sensibilidad se convirtió en emoción y susurró: “¿Ves eso? No lo olvidaré por el resto de mi vida. El lobo del vendaval está llorando…”

II

Cuando la noticia de la muerte de Oskar von Reuentahl llegó al Kaiser Reinhard, el conquistador de cabellos dorados ya estaba a medio camino de Schattenberg a Phezzan, habiendo previsto el final del conflicto.

Recibió el informe en sus aposentos privados a bordo del buque insignia de la flota, la Brünhilde. La muerte de Job Trünicht se mencionaba en el mismo informe. Este fue un desarrollo muy inesperado, pero, en comparación con la tristemente predecible muerte de Reuentahl, la sensación de pérdida que generó en el espíritu de Reinhard fue insignificante. Al final, ese espíritu nunca se había cruzado con el de Trünicht, ni su asociación había dado frutos de ningún tipo para él. Un caso muy diferente al de Yang Wen-li y, por supuesto, de Reuentahl. De hecho, su camino espiritual se había cruzado con el de Reinhard, y juntos habían compartido un viaje a través de la sangre y las llamas hasta las profundidades de la galaxia y los límites de la sociedad humana.

¿Podría Reinhard haberle dado a Reuentahl la satisfacción que anhelaba al encontrarse con él en combate? Incluso mientras contemplaba la pregunta, Reinhard no se dio cuenta del autoengaño que subyacía en ella. ¿No era el mismo Reinhard quien había querido pelear? ¿No había merecido el genio táctico de Reuentahl una respuesta encabezada personalmente por el Káiser? Cuando Mittermeier accedió a sacrificar a Reuentahl, ¿no se sintió secretamente decepcionado el grifo guerrero que había en lo más profundo del corazón del Káiser? Habiendo devorado a todos sus enemigos, ¿no estaba ese grifo ahora hambriento por la sangre de sus aliados? ¿Y no fue el mismo rugido de ese grifo lo que incitó a Reuentahl a la rebelión?

Todo debe permanecer dentro del ámbito de la especulación. Las preguntas del corazón no tienen soluciones que puedan derivarse a través de ecuaciones a la manera de las matemáticas elementales. El joven sirviente de Reinhard, Emil von Selle, entró en la habitación con leche caliente en una bandeja.

«¿Cómo está Su Majestad hoy?» preguntó.

Reinhard, medio sentado en la cama, asintió para tranquilizar al chico.

“Bien, supongo. Estoy más preocupado por tus quemaduras, ¿cómo están?”

Durante el incidente en Urvashi, la mano izquierda de Emil von Selle se había quemado en el bosque de llamas. «Una herida de honor para un pequeño héroe», había dicho Reinhard mientras le aplicaba ungüento él mismo. Este, de hecho, era el verdadero honor, uno que nadie había recibido desde que Reinhard había atendido las heridas de Kircheis cuando eran niños.

«Bien, Su Majestad».

Reinhard asintió una vez más, luego permitió que una sonrisa apareciera en sus mejillas febriles. Era como si la diosa de la belleza hubiera presionado las puntas de sus pequeños dedos en ellas.

Estos ataques de fiebre, que se conocerían en épocas posteriores como «la enfermedad del Kaiser», continuaban aquejándolo periódicamente. La causa parecía ser algún tipo de enfermedad del colágeno, con fiebre como indicación superficial de una lenta erosión de su vitalidad juvenil. Exteriormente, sin embargo, su belleza estaba ilesa. Su piel se volvió aún más clara, y cuando la fiebre subía dentro de él era como ver el sol brillar a través de la nieve virgen sobre un pétalo de rosa. A veces, hay que confesarlo, la impresión era un tanto inorgánica, pero, misteriosamente, a los demás nunca les pareció estirado o demacrado.

El mismo día que Reinhard recibió la noticia de que Reuentahl había muerto, lo restauró póstumamente al rango de mariscal imperial. Puede haber sido un error instalar a Reuentahl como gobernador general, pero no, al menos en opinión de Reinhard, nombrarlo mariscal. Reinhard tampoco degradó a aquellos como Bergengrün, subordinados de Reuentahl que lo habían apoyado lealmente, sin desertar ni morir en la batalla o por su propia mano.

Sin embargo, sintiendo solo disgusto por la doble traición de Grillparzer, Reinhard lo despojó del rango de almirante y le ordenó terminar con su vida. En cuanto a Knapfstein, que había muerto contra su voluntad en la Segunda Batalla de Rantemario, su rango póstumo no se vio afectado, pero ninguno de los vivos sabía el amargo resultado del destino que era esta diferencia.

Si había lugar para la crítica de estas medidas, era porque no eran producto de la ley o la racionalidad sino de la emoción. Sin embargo, la gran mayoría de los involucrados estaban emocionalmente satisfechos, por lo que no surgieron problemas particulares.

La revuelta de Reuentahl casi había terminado. Solo quedaba esperar el regreso de la flota punitiva.

Reinhard ya le había ofrecido a la prometida del difunto Kornelias Lutz una pensión anual de 100.000 reichsmark, pero ella se negó. Había sido enfermera durante diez años, explicó con tranquila dignidad; ella podría sostenerse a sí misma. Además, como ella y Lutz en realidad no se habían casado, no podía aceptar ese trato.

Un gobernante autocrático cuyo intento de bondad es rechazado no puede sino sentirse descontento, y esa tendencia estaba presente incluso en Reinhard. Fue Hilda, todavía en Phezzan, quien alivió su irritación. Ella le señaló que la independencia de la prometida de Lutz era probablemente lo que había cautivado su corazón en primer lugar, y sugirió que Reinhard, en cambio, estableciera una fundación a nombre de Lutz y usara esos 100,000 reichsmark anuales para cubrir los costos de capacitación y los beneficios de las enfermeras del ejército. La prometida de Lutz luego aceptaría unirse al comité administrativo de la fundación.

Reinhard estaba encantado con esta demostración de que el sentido político de Hilda era más agudo que nunca.

“Espero que Fräulein Mariendorf haya estado bien durante mi ausencia. Sin ella, todo el trabajo en la sede central se paraliza”.

Si no era una mentira, tampoco representaba una perfecta honestidad por parte de Reinhard, ya que parte de la verdad permanecía oculta. Él ya era consciente de su necesidad por ella, pero todavía tendía a verla como una consejera de intelecto raro en lugar de la única mujer para él.

Hilda ya se acercaba a su cuarto mes de embarazo. Su fecha prevista de parto era el 10 de junio del año siguiente y ya había informado a su padre, el conde Mariendorf.

“¿Voy a ser abuelo?” Su sonrisa era algo vacilante y tímida, pero dos días después le hizo un anuncio a su hija.

“Hilda, a principios del próximo año tengo la intención de renunciar a mi cargo como ministro de asuntos internos”.

“Pero padre, ¿por qué?”

En el pasado, siempre había sido Hilda quien sorprendía a su padre. Pero, desde esa noche a fines de agosto, su discernimiento preciso de sus límites y los esfuerzos de su padre por brindarle el apoyo que necesitaba la habían sorprendido a menudo.

“Estas sirviendo maravillosamente al imperio como ministro”, continuó, “no has incurrido en el disgusto del Káiser. ¿Por qué dirías tal cosa?”

Incluso una hija tan sabia como Hilda tenía puntos ciegos cuando los asuntos la afectaban personalmente.

“Es un asunto simple, Hilda”, dijo su padre, “independientemente de tu respuesta a la propuesta de matrimonio del Káiser, en unos pocos meses serás la madre de su heredero. Como tu padre, seré el abuelo de ese heredero. Nunca ha salido nada bueno de alguien en esa posición que también ocupe un puesto ministerial”.

Hilda reconoció que su padre tenía razón, pero le preocupaba quién estaba calificado para ser su sucesor. Aquí, una vez más, su padre la sorprendió.

“Si dependiera de mí”, dijo, “recomendaría al mariscal Mittermeier”.

¿El Mariscal Mittermeier? Pero él es un militar de pies a cabeza. Él no es un político”.

“Si yo pude hacer el trabajo, ciertamente él puede hacerlo. Bromas aparte, Hilda, creo que, en lugar de convertirse en ministro de asuntos militares, estaría mejor preparado para dirigir el gabinete como ministro de asuntos internos. ¿Cuál es tu opinión?»

Tal vez, pensó Hilda, su padre tenía razón en su tranquila afirmación. El ministro del Interior no necesitaba ser experto en conspiraciones o intrigas; por el contrario, pocos fueron tan perspicaces, dignos de confianza o justos como el mariscal Mittermeier. Pero, ¿aceptaría el Káiser tal propuesta? Eso, sintió, estaba por verse.

III

Osmayer, el ministro de interior de Reinhard, a menudo tenía dificultades para decidir si su suerte era buena o mala.

Al principio de su carrera, cuando lo enviaron de sector en sector en la frontera, manejando el desarrollo planetario y estableciendo fuerzas policiales regionales, sintió que su talento no se valoraba adecuadamente. Cuando el gran Kaiser Reinhard lo eligió para su puesto actual, su regocijo se vio interrumpido por la amenaza de Heidrich Lang, y la ansiedad sobre cuándo sería expulsado definitivamente había desgastado sus nervios hasta el límite. Ahora Lang había sido izado con su propio petardo de intriga, y su encarcelamiento finalmente le había permitido a Osmayer la tranquilidad mental que había ansiado durante mucho tiempo.

Lang fue interrogado a diario en el cuartel general de la policía militar, con frecuencia por el propio almirante Kessler en su papel de jefe de la policía militar. Sin embargo, hasta el momento no se había obtenido ningún testimonio satisfactorio. Con una expresión francamente insolente en su rostro aniñado, Lang incluso tuvo el descaro de amenazar con represalias cuando finalmente recuperase su posición.

“Piense en cómo trató a los sospechosos de delitos en el pasado”, dijo Kessler. “Esto seguramente te ayudará a entender por qué no deberías ser tan terco. Estoy más que feliz de probar cualquiera de los métodos de investigación que ha reclamado para sí mismo en el pasado”.

Incluso Lang no pudo ocultar su malestar ante esta amenaza, pero aun así se negó a hablar. Sabía que la confesión sería el final, con solo la ejecución esperando, y esto hizo que las puertas informes que bloqueaban su boca fueran más sólidas que nunca.

En las últimas semanas de diciembre, la noticia de la muerte del mariscal Reuentahl llegó a la prisión. Después de un momento de asombro con los ojos muy abiertos, Lang comenzó a reír como un loco y no se detuvo durante una hora, lo que enfureció e inquietó a sus captores.

Después de esto, Lang comenzó a cooperar, las confesiones brotaron a raudales, aunque en realidad eran menos confesiones que extraños compuestos de autojustificación y cambio de culpa, y todo el flujo alimentaba el lago de su complejo de víctima. Según el testimonio de Lang, era un vasallo leal del Kaiser, sin siquiera un miligramo de motivos egoístas. Simplemente había sido malinterpretado como resultado de estar atrapado en las perversas intrigas de Adrian Rubinsky, antiguo landesherr de Phezzan. (Si Rubinsky hubiera estado escuchando, probablemente se habría jactado de que esto, al menos, era correcto).

Por lo tanto, insistió Lang, era justo que el cobarde Rubinsky fuera castigado antes que él. También trajo al ministro de Asuntos Militares a la discusión. ¿Cómo, preguntó, pudo haber tomado alguna medida sin el consentimiento del mariscal Oberstein? Instó a investigar el papel del mariscal en los asuntos, como si él mismo dirigiera la investigación.

Dejando de lado, al menos en la superficie, las afirmaciones de Lang sobre el ministro, Kessler ordenó una redada de la policía militar en el escondite de Rubinsky. Pero Rubinsky, el Zorro Negro de Phezzan, ya había huido de su refugio. Es de suponer que había sentido el peligro cuando arrestaron a Lang y logró escapar. Lang, a través de su propio silencio, le había dado a Rubinsky el tiempo que necesitaba para escabullirse.

Aproximadamente en ese momento, la esposa de Lang visitó el cuartel general de la policía militar para pedir clemencia en nombre de su esposo. Se reunió con Kessler y le explicó entre lágrimas que su esposo era un hombre amable y bueno con su familia.

«Sra. Lang, su esposo no fue acusado porque no sea un buen esposo o un padre amoroso”, dijo Kessler. “No es por delitos privados por lo que ha sido encarcelado. Seamos claros en eso”.

Sin embargo, permitió que la Sra. Lang visitara a su esposo. Mientras la observaba irse llorando una vez que terminó la visita, Kessler no pudo evitar contemplar cuán grande podía ser el abismo entre el rostro público y el privado de una persona. Después de todo, como hombre de familia, Lang era sin duda muy superior a Reinhard o Reuentahl.

En ese momento, la Armada Imperial Galáctica tenía dos mariscales y seis altos almirantes. Desde la coronación de Reinhard, Lennenkamp, ​​Fahrenheit, Steinmetz, Lutz y von Reuentahl habían abandonado el plano mortal uno por uno, dejando un poderoso sentimiento de desolación entre los demás que habían luchado junto a Reinhard para fundar la nueva dinastía.

Uno de los dos mariscales supervivientes, el ministro de Asuntos Militares Paul von Oberstein, había sido excluido por completo de la revuelta de Reuentahl y no se le ofreció la oportunidad de ejercer sus dones. Parece que había preparado varias propuestas para sofocar la rebelión, pero, en última instancia, los historiadores desaprobadores de épocas posteriores lo describirían con frialdad como si hubiera «enterrado a su contraparte sin siquiera ensangrentarse las manos». Por supuesto, Oberstein tenía poco interés en lo que los demás pensaran de él, ciertamente en vida, y muy probablemente también en la muerte.

«¿Entiendes por qué el mariscal Mittermeier eligió liderar la expedición contra su amigo?» le preguntó Oberstein a su oficial de estado mayor, el comodoro Anton Ferner.

Era finales de año, un día antes del regreso de Mittermeier. Bajo el liderazgo estricto, sensato e imparcial de Oberstein, las operaciones del ministerio no se detuvieron ni un momento, un hecho que los historiadores luego confirmarían con el testimonio de Ferner.

«Me temo que supera por completo mi comprensión», dijo Ferner. «¿Puedo preguntar sobre los pensamientos de Su Excelencia?»

“Si el Káiser hubiera sido quien subyugara a Reuentahl, Mittermeier no podría haber evitado cierto resentimiento. Habrían aparecido grietas entre señor y vasallo, y si hubieran crecido demasiado, su relación podría haberse dañado sin posibilidad de reparación.”

“Ya veo”, dijo Ferner, mirando de reojo las facciones afiladas del ministro.

“Al dirigir él mismo la expedición, Mittermeier se convirtió en el asesino, sin motivos para guardar rencor al Káiser. Ese fue su razonamiento, y la clase de hombre que es”.

«¿Hay alguna evidencia de que razonara de esta manera, Su Excelencia?»

El cabello medio blanco de Oberstein se balanceó ligeramente. “Es mi interpretación privada de los hechos”, dijo. “Su verdad o falsedad me supera… Pero escúchame”, agregó, con una sonrisa irónica que asombró a Ferner, “qué hablador me he vuelto”.

Después de eso, ni una sola palabra sobre la revuelta de Reuentahl volvió a escapar de los delgados labios del ministro.

 IV

Justo antes del año nuevo, el 30 de diciembre, el comandante en jefe de la Armada Espacial Imperial, el mariscal Wolfgang Mittermeier, llegó a la capital imperial de Phezzan. Fue un regreso demasiado pesado, demasiado amargo para merecer el término «triunfante», y la mirada en los ojos grises del joven mariscal no era la de un héroe agasajado.

“Mariscal Mittermeier, somos afortunados de tenerlo, al menos, en casa a salvo”, dijo Neidhart Müller. “Permíteme expresar mi alegría por tu regreso”. Mittermeier estrechó la mano que Müller le ofreció, sana al fin; sin decir una palabra. Wittenfeld lo siguió unos pasos detrás de él, con la misma desesperación invernal pesando sobre sus hombros.

Los dos se presentaron en el Cuartel General Imperial e informaron oficialmente la conclusión del disturbio al Kaiser Reinhard. Luego se disculparon, pero Reinhard volvió a llamar a Mittermeier. El joven Káiser estaba apartado de su escritorio, su cabello dorado brillaba a la pálida luz del sol que entraba por la ventana. Cuando Mittermeier ofreció un saludo reverente, ofreció una sonrisa fugaz y abordó un tema inesperado.

«Mittermeier, ¿recuerda la vez que usted y Reuentahl vinieron a visitarnos a Kircheis y a mí, cuando vivíamos en Limbergstraße?»*

Ndt: pronunciado Limbergstrasse. Calle limberg, vaya

El recuerdo casi detuvo la respiración de Mittermeier.

 «Sí, Su Majestad», dijo. “Lo recuerdo bien.”

Reinhard se apartó el cabello de la frente.

«De los cuatro que nos reunimos ese día, solo tú y yo permanecemos vivos».

 Después de una pausa, Mittermeier dijo: «Su Majestad…»

“No mueras, Mittermeier”, dijo Reinhard. “Sin ti, no habría nadie para enseñarle a toda la Armada Imperial qué son las tácticas de primer nivel. También perdería a un valioso compañero de armas. Esta es una orden: no mueras”.

Tal vez fue una demanda egoísta. Pero, en ese momento, Mittermeier compartió las emociones que se apoderaron del mayor conquistador de la historia, no, del joven compañero de armas a cuyo lado había liderado ejércitos que derrocaron a la dinastía Goldenbaum y sometieron a los Planetas Libres.

Hace cinco años, el 10 de mayo de 486 ACI, había sido un buen día. El color del viento apenas comenzaba a cambiar desde fines de la primavera hasta principios del verano. Mittermeier y Reuentahl habían visitado el apartamento alquilado de Reinhard para discutir cómo podrían eliminar los zarcillos de intriga de la corte que amenazaban a la hermana de Reinhard, la condesa Annerose von Grünewald. Los cuatro jóvenes sentados alrededor de la mesa ese día habían ido a conquistar la galaxia, y la mitad de ellos habían partido hacia el Valhalla. Los sobrevivientes tenían la responsabilidad de seguir viviendo. Para preservar la memoria de los muertos para siempre. Para asegurarse de que las generaciones venideras supieran quiénes habían sido…

Cuando salió de la presencia del Káiser, Mittermeier sintió calor en los párpados. Y, aunque el Káiser permanecía inmóvil junto a la ventana, mirando hacia fuera, estaba seguro de que lo mismo ocurría con Reinhard.

Después de dejar el Cuartel General Imperial, pero antes de regresar a casa, Mittermeier visitó la residencia de los Mariendorf. Heinrich lo acompañó, todavía cargando al bebé que Reuentahl había dejado atrás. Mittermeier pidió ver a Hilda. Después de explicarle la situación, habló del motivo de su visita.

“Como sabe, mi esposa y yo no tenemos hijos propios. En consecuencia, me gustaría criar a este niño como nuestro. Le agradecería, fräulein, que me prestara su ayuda para obtener el permiso de Su Majestad.”

“El hijo del mariscal Reuentahl…”

«Sí. En términos legales, el hijo de un traidor monstruoso, cuyos pecados pueden transmitirse de generación en generación, pero aceptaré la responsabilidad por eso.”

“No creo que deba preocuparse por eso, mariscal”, dijo Hilda. “Puesto que el niño no nació fruto de un matrimonio legal, los pecados de su padre no deben ser tomados en su contra. Y este es el hijo del mariscal Reuentahl, criado por el mariscal Mittermeier, ¡qué maravilloso general puede llegar a ser!”

Hilda miró al bebé y sonrió.

“No escucharás objeciones de mi parte”, dijo. “Será un placer hablar con Su Majestad en su nombre. Pero hay una cosa que me preocupa”.

«¿Y a qué se refiere?» Al ver el rostro de Mittermeier rígido, los músculos tensos como imágenes en cámara lenta, Hilda no pudo reprimir una sonrisa interna.

“Lo que pensará la señora Mittermeier, Mariscal. ¿Estará ella de acuerdo contigo en todo esto?”

El orgullo de la Armada Imperial se sonrojó con un carmesí profundo.

“No lo pensé”, dijo, “no lo había discutido con ella. ¿Crees que ella dará su consentimiento?”

“Conociéndola, estoy seguro de que lo hará con mucho gusto”.

“Yo también lo creo, con tanta fuerza que me olvidé de preguntárselo.” Por supuesto, Mittermeier no pretendía alardear.

Además, le explicó a Hilda que el niño que servía como su ordenanza había perdido recientemente a sus padres, y que planeaba considerar llevarlo también a la casa de Mittermeier, si era posible.

Cuando estaba a punto de irse, Hilda lo llamó.

“Mariscal Mittermeier.”

“¿Sí, fraulein?”

“Eres el mayor tesoro de la Armada Imperial. Su Majestad ha perdido a muchos compañeros, pero espero que continúe a su lado como siempre”.

Mittermeier devolvió un saludo que combinaba determinación y calidez en perfecta armonía.

“Soy un hombre de escaso talento, muy por debajo de las elevadas alturas escaladas por Siegfried Kircheis u Oskar von Reuentahl. Me duele recibir elogios que no merezco simplemente porque he sobrevivido, pero prometo hacer lo que me pide. Serviré al Káiser no solo por mí sino también por ellos. Cualesquiera que sean los designios que Su Majestad pueda concebir, mi lealtad hacia él permanecerá inquebrantable”.

Inclinó su cabeza de cabello color miel. Entonces, el marcial de contextura delgada, resplandeciente con su uniforme negro y plateado, dio media vuelta y dejó la presencia de la mujer que pronto se convertiría en Kaiserin del Imperio Galáctico.

El deleite de Evangeline Mittermeier de ver a su esposo en casa a salvo fue rápidamente seguido por la sorpresa. Tan pronto como su esposo la besó, dijo con cierta torpeza:

«Eva, traje algo para ti, o mejor dicho, a alguien».

 No se había sentido tan nervioso hablando con ella desde el día que le propuso matrimonio. Esta vez, en lugar de un ramo de rosas amarillas, lo que le tendió fue un bebé, de menos de ocho meses. Su esposa lo aceptó de sus manos inexpertas y lo acarició con ternura. Ella volvió sus brillantes ojos violetas hacia él.

«¿Y de qué campo de coles ha salido, Wolf?»

“Bueno, yo… eso es…”

«Lo sé. Lo encontraste en los jardines Reuentahl, ¿verdad?

Mittermeier se quedó sin palabras. Su esposa explicó que había recibido una llamada de visifono antes de que él llegara de parte de Hilda von Mariendorf, quien le había dado todos los detalles.

“Creo que hiciste lo correcto al traer al niño aquí. Estaría encantada de ser su madre. Pero déjame decidir una cosa: su nombre. ¿Me lo concedes, cariño?”

«Sí. Por supuesto. ¿Y qué nombre le pondrás?

“Félix. Su nombre es Félix. Espero que te guste.»

“Félix…”

Mittermeier sabía que, en un idioma muy antiguo, la palabra significaba «Afortunado». Su esposa también debía haberlo sabido, y llevó el nombre en su pecho durante años. Para un niño aún no nacido. Por un niño que podría nacer algún día. Y finalmente por un niño que quizás nunca nacería…

“Félix. Un buen nombre. Que así sea. A partir de este día, él es Felix Mittermeier”.

Y un día, cuando llegara a la edad adulta y desarrollara sus propios poderes de juicio y valores, podría usar el nombre de su padre biológico si así lo deseara. Porque Mittermeier se aseguraría de que supiera quién era ese padre biológico: un hombre orgulloso, un hombre que se arrodillaría solo ante otro en toda la galaxia…

De repente, Mittermeier recordó sus otras noticias y abrió apresuradamente la puerta de la sala. Su asistente estudiantil estaba de pie en el vestíbulo de entrada, todavía sosteniendo la bolsa de suministros del bebé. Estornudó una vez y luego, a pesar de su evidente resfriado, sonrió a Mittermeier.

V

Casi exactamente en el momento en que Wolfgang Mittermeier se convirtió en padre, otro hombre fue informado de su propia paternidad. El nombre de ese hombre era Reinhard von Lohengramm, y era el gobernante de veinticuatro años de todo el Imperio Galáctico.

La visita de Hilda von Mariendorf a las cámaras privadas del Káiser en el Cuartel General Imperial ese día fue a título privado. Reinhard la invitó a sentarse en la mesa redonda en su sala de estar y estudios combinados, e hizo que su sirviente, Emil von Selle, les trajera café con crema. Mientras miraban por la ventana el cielo invernal, su azul aparentemente bloqueado por la criolita, dijo:

“Es un día frío, ¿no es así, fräulein? Espero que no te hayas resfriado.”

A pesar de la magnificencia exterior de Reinhard, esto era lo más cerca que podía estar de la preocupación. Sabiendo esto, Hilda sonrió. Casualmente, pero con decisión, permitió que las fatídicas palabras se deslizaran por sus labios firmes:

“Yo también lo espero, Su Majestad. Un resfriado puede ser malo para el bebé que llevo”.

Los ojos de Reinhard se abrieron de par en par, reflejando el cielo invernal. Observó la forma de Hilda y sus mejillas de porcelana se sonrojaron. La sangre corrió a través de su cuerpo, llevando un torrente de pensamientos y emociones, y tomó varias docenas de segundos antes de que explotaran en su mente.

Cuando finalmente logró controlar la respiración y los latidos del corazón, entreabrió los labios rosados ​​y dijo, con una voz melodiosa llena de emoción:

“Te lo suplico una vez más: Fräulein von Mariendorf, ¿quieres casarte conmigo?”.

Que no hiciera una pregunta tonta como «¿De quién es?» es, quizás, evidencia de que todavía había esperanza para su estructura psicológica. Él continuó.

“Finalmente he llegado a comprender cuánto significas para mí. Estos últimos meses me han abierto los ojos. Tu consejo nunca me ha llevado por mal camino. Si soy honesto, eres una mujer mucho mejor de lo que merezco…”

Los rasgos de Reinhard eran la cúspide del refinamiento estético, pero esta propuesta estaba a años luz de tanta gracia. Además, solo habló de sus propios sentimientos, sin tener en cuenta los de ella. Pero Hilda sabía que eso no reflejaba mal su sinceridad juvenil. Era simplemente el tipo de persona que era: un genio marcial, un prodigio político, pero no un maestro del amor o el romance. Su deslumbrante inventiva y poder expresivo iluminaron el campo de batalla, pero no endulzaron el dormitorio. Este era el hombre que la había elegido, como había esperado que hiciera. Conocía bien sus defectos, pero, como percibió su sabio padre, también pensaba que esos defectos eran invaluables.

«Si su Majestad. Lo haré. Si me acepta…”

Hilda tenía la intención de ir primero directamente a Odín y encontrarse con la hermana mayor de Reinhard, la archiduquesa Annerose von Grünewald, pero el descubrimiento de su embarazo hizo imposible el viaje interestelar. Ella no tenía la menor intención de permitir que el niño en su vientre sufriera daño. Al final, envió una transmisión superlumínica a las montañas Freuden de Odín a mediados de noviembre, estableciendo un circuito directo a la propiedad de Annerose.

«Fräulein von Mariendorf, no, Hilda, gracias por enamorarte de mi hermano».

Eso dijo Annerose cuando escuchó la noticia. Su voz era cálida y casi parecía temblar de sentimiento. Hizo pensar a Hilda en una lluvia de luz solar primaveral que caía suavemente.

“Mi hermano tiene suerte de tener a alguien como tú a su lado. Por favor, cuídalo bien.” Cuídalo bien—Hilda era la segunda persona a la que Annerose le había dicho esas palabras. El primero, por supuesto, había sido Siegfried Kircheis.

“Reinhard nunca tuvo un padre propio”, continuó Annerose. Hilda entendió, por supuesto, que estaba hablando metafóricamente. Por «padre», Annerose se refería a un elemento paterno durante sus años de formación. Un padre al que un niño, y más tarde un joven, pudieran resistir, rebelarse y finalmente vencer, una presencia que lo arrancaría del elemento materno y le traería independencia psicológica. El verdadero padre de Reinhard no había estado a la altura de esta tarea.

Para Reinhard, la manifestación concreta del elemento materno era, por supuesto, su hermana Annerose. Y lo que lo había arrancado de ella en su juventud no fue su verdadero padre, como deberían haber sido las cosas, sino el Kaiser Friedrich IV y el poder tiránico de la dinastía Goldenbaum: los peores aspectos del principio paterno, amplificados a una escala que abarcaba a toda la humanidad.

La singularidad de la personalidad de Reinhard había sido concebida aquí. Aunque él mismo no se dio cuenta, derrocar a la dinastía Goldenbaum fue, para él, el equivalente a vencer a su padre en sus años de formación. Con esa figura paterna eliminada, luchar y derrotar a enemigos poderosos se convirtió en el significado de la vida misma para él. Reinhard conocía la guerra, pero no el amor, por lo que Annerose temía por él, poniendo distancia entre ellos para que él tuviera que hacer algo más que perseguir su sombra. Pero ella nunca había sido capaz de expresar esto claramente y, con asuntos en parte complicados por su propia conexión peculiar con Siegfried Kircheis, Reinhard puede haber sido herido por sus palabras de despedida. La gratitud que Annerose sentía hacia Hilda era tanto real como veraz.

Es interesante notar que prácticamente todos los historiadores que han criticado a Annerose por no amar lo suficiente a Reinhard eran mujeres. Por esta razón, los historiadores masculinos expresaron a veces severas críticas a sus colegas femeninas:

Al final, no podemos evitar la conclusión de que ellas [las historiadoras] ven las acciones de la archiduquesa Grünewald únicamente a través de la lente de la maternidad y su abandono. ¿Estarían satisfechos si la archiduquesa hubiera continuado aferrada al lado de su hermano hasta los veinte años, mimándolo y echándolo a perder, entrometiéndose en la política y socavando su independencia psicológica? Por supuesto, los mismos autores sin duda afirmarían que ser despojado de la virginidad por un tirano a la edad de quince años, y luego encarcelado durante los próximos diez años, no es suficiente para convertir a la propia Annerose en una víctima sacrificial.

 Por supuesto, tampoco se puede decir que los juicios de los historiadores varones fueran perfectos. Al final, solo se puede comparar el balance de probabilidades, pero quienquiera que tenga el mejor argumento, la influencia de Annerose en Reinhard era innegable. Si ella se hubiera opuesto a su matrimonio con Hilda, Reinhard podría haber sufrido un poco de angustia, pero en última instancia, habría puesto la voluntad de su hermana primero. Pero Annerose no hizo esto; en cambio, le ofreció a Hilda nada más que aliento, concediéndole su bendición y regocijándose de poder confiar el futuro de su hermano a la joven y sabia hija del conde Mariendorf. Y nadie podría negar el hecho de que esta decisión ayudó a mover la historia en una dirección constructiva.

VI

Vida y muerte, luz y oscuridad: la galaxia contenía todas estas cosas y más. Pero en un rincón de las estrellas acechaba un grupo de personas que habían alimentado el mismo odio, la misma obsesión durante ochocientos años. Con la unidad religiosa como un arma y la conspiración húmeda como otra, habían interferido de innumerables formas en el funcionamiento de la historia, todo para restaurar la gloria de la Madre Tierra. En los últimos años, a medida que se acercaban a lo que parecía ser una consumación largamente esperada, surgía de entre ellos el líder de una nueva generación.

Eran la Iglesia de Terra, y él era el arzobispo de Villiers. En ese momento, el resplandor de la ambición en su rostro aún juvenil fue cubierto por una sombra de severidad sorprendente.

Cuando agregó primero a Yang Wen-li y luego a Oskar von Reuentahl a la lista de muertos, pareció que todas sus intrigas habían tenido éxito. El futuro del universo, al parecer, estaría bajo su mando desde lo alto de su oscuro trono. Sin embargo, inmediatamente después de la muerte de Reuentahl, se descubrió que habían perdido un peón crucial: Job Trünicht. Ahora percibía una leve agitación, cierta desconfianza en los ojos que los líderes de la iglesia volvían hacia él. Uno de sus colegas arzobispos, descontento durante mucho tiempo con la rapidez con la que De Villiers había ascendido en la jerarquía eclesiástica y cuánto se había expandido su poder, expresó la inquietud del grupo en un desafío declarado con franqueza.

“Hemos perdido algo más que Trünicht. El Káiser planea casarse. Es más, corre el rumor de que su prometida, la hija del conde Mariendorf, ya está embarazada…”

 Espuma venenosa salía de las comisuras de la boca del orador con cada palabra. De Villiers desvió un poco la mirada, pero soportó la desagradable presión. El orador continuó, la voz cada vez más fuerte. Había favorecido un plan para asesinar al Kaiser Reinhard directamente, y no podía ser desapasionado al perseguir la responsabilidad de De Villiers de elegir un curso diferente.

“Si nace un heredero del Kaiser, ¿no se convertirá en el núcleo alrededor del cual continúa el sistema Lohengramm? Al provocar la muerte de Reuentahl, así como de Yang Wen-li, no habremos logrado nada más que eliminar a cualquiera de los posibles retadores del mocoso dorado y despejar su camino”.

El hombre se quedó en silencio, sin aliento.

Un momento después, el silencio miasmático fue roto por una risa baja.

“¿Qué necesidad hay de esta indecorosa urgencia?” preguntó de Villiers. “El heredero del Káiser aún no ha nacido. E incluso una vez que lo sea, no hay garantía de que fortalecerá su posición”.

De Villiers volvió a reírse. Había cierta exageración en la confianza que buscaba transmitir con esto, pero no era del todo hueca. La galaxia era vasta; un millón, mil millones de conspiraciones más podrían tejerse dentro de él con espacio de sobra.

El sucesor de Yang Wen-li, Julian Mintz, había recibido grandes elogios por no llevar Iserlohn a la guerra ese año. Si estallara la guerra el próximo año, ¿sería aún más elogiado?

 Julián no lo sabía. Pero unirse a las fuerzas armadas había sido su ambición original, y creía que debían pelearse algunas batallas. Sin embargo, irónicamente, después de la muerte de Yang, sus ambiciones habían cambiado ligeramente y el deseo de seguir un camino no marcial se estaba acumulando lentamente en el depósito de su corazón.

Al recibir la noticia de la muerte de Reuentahl el día anterior, Julian pareció escuchar la suave voz de Yang en su mente.

“Millones fueron a la muerte bajo mi mando. No porque quisieran. Cada uno de ellos hubiera preferido vivir una vida pacífica y plena. Y yo no soy diferente. Si no significara la muerte de aquellos a quienes amamos, la guerra podría no ser tan mala, pero…”

Julian dejó escapar un largo y profundo suspiro. Nunca había estado del mismo lado que Reuentahl. El almirante heterocromático siempre había sido enemigo de Yang y Julian. Pero Julián no pudo evitar tomar su muerte como la implosión de una estrella gigante. ¿Estaba su época llegando a su fin con una rapidez tan asombrosa? ¿Con la muerte de quién, o quizás con el nacimiento, terminaría finalmente? Superado por una sensación regular pero sofocante, como si el tiempo mismo girara dentro de su cuerpo, Julián se levantó del banco del parque y comenzó a caminar entre los árboles a un paso algo rápido. No sabía en ese momento que Job Trünicht había muerto.

Al salir del parque, Julian se encontró con una bulliciosa actividad. Un alboroto, pero nacido de la paz. Toda la base de Iserlohn se había reunido para preparar la fiesta de Año Nuevo para despedir al 800EE y llamar al 801EE. Algunos habían protestado porque no era apropiado celebrar el fin del año en el que había muerto el mariscal Yang, pero Frederica había rechazado esos argumentos.

“Él nunca se opuso a un ambiente festivo entre sus amigos. En lugar de contenerte, por su bien, haz que sea un evento animado”.

Julian vio que se acercaban Dusty Attenborough y Olivier Poplan intercambiando sus habituales insultos. Cuando vieron al joven comandante de las fuerzas revolucionarias, lo llamaron alegremente.

«Hola, Julian, espero que no nos quedemos fuera de toda la diversión el próximo año también».

«Contamos con usted, comandante».

“Hable con el Káiser, no conmigo”, dijo Julian. «Eso sería algo más seguro».

En la mente de Julian, las páginas del calendario retrocedieron y una escena de hace cuatro años reapareció ante él: la primera fiesta de Año Nuevo en la base de Iserlohn. Algunos de los que estaban a su lado entonces todavía están allí hoy: Frederica, la familia Cazellnu, Schenkopp, Poplan, Attenborough. También lo acompañaron hoy Merkatz, Schneider, Soon Soul, Boris Konev, Mashengo y, por supuesto, Katerose «Karin» von Kreutzer.

Yang Wen-li había estado allí. Murai había estado allí, Patrichev había estado allí, Fischer había estado allí, Ivan Konev había estado allí. Aparte de Murai, que había partido hacia el planeta Heinessen, Julian nunca volvería a encontrarse con ninguno de los difuntos, al menos no mientras viviera. Pero él había heredado su pensamiento, y le correspondía a él asegurar su florecimiento. Los diminutos brotes del republicanismo democrático: autodeterminación, autogobierno, autocontrol y autorrespeto. Hasta que estos echaran raíces por toda la galaxia, tendría que prepararse para la próxima primavera.

“Julian, la fiesta está por comenzar. ¿Vamos juntos? Frederica y Cazellnu están esperando.”

La voz era de Karin. Había dado un paso trascendental: lo había llamado por su nombre de pila. Julián asintió. «Vámos, Karin», dijo, un tanto tímido. Mientras los dos caminaban uno al lado del otro, el padre de Karin observaba desde lejos, con Bueno, allá vamos escrito en su rostro. A la deriva a través de la expresión había una fina niebla de alcohol de las copas que había levantado en memoria de Reuentahl. Apoyada en su ancho hombro había una mujer joven cuyo nombre no conocía.

A su debido tiempo, amanecería el 801EE: el año 3 del NCI, el tercer año de la Dinastía Lohengramm. En su primer mes, El Kaiser Reinhard tomaría formalmente a la condesa Hildegard von Mariendorf como su emperatriz. Algunos dieron la bienvenida a la perspectiva. Otros no. ¿Podría el nuevo orden galáctico, establecido hace apenas un año, perdurar para siempre? ¿O sería una burbuja momentánea en el río de la historia, que pronto se desvanecería para siempre?

El año en que esto se decidiría estaba por comenzar…

 FIN DE VOL. 9: LEVANTAMIENTO

TRADUCIDO POR JOSSOKAR

AGOSTO DE 2022.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: