Heroes en la Galaxia 3: Resistencia

Capítulos: 1 2 3 4 5 6 7 8 9

Capítulo 1 . El primer vuelo

Al chico no siempre le habían gustado las estrellas.

Una noche invernal, en la época en la que más que un niño, era más bien un infante; se sentó en los hombros de su padre y miró al cielo. Sobre los picos nevados teñidos de azul por la luz estelar, una cruda expansión de negrura absoluta se extendía por encima de él. Aterrorizado, se había aferrado al cuello paterno con toda la fuerza que podía usar, temeroso de que aparecieran unos brazos invisibles y le arrastraran a esa infinita oscuridad.

Ahora su padre no estaba. Su miedo a las profundidades del espacio, también había desaparecido. Lo que tenía ahora era alguien mayor que su padre y un corazón que anhelaba alas que le permitieran surcar ese vasto mar de estrellas.

Era enero del 798 del calendario estelar, y 489 del cómputo imperial.

Julian Mintz estaba a punto de cumplir dieciséis.

El contralmirante Dusty Attenborough había partido de Iserlohn liderando una fuerza de 2200 naves, grandes y pequeñas. Operando muy lejos de la fortaleza y el resto de la flota patrullera de Iserlohn, la división de Attenborough se desplegó dentro del Corredor Iserlohn, como una bayoneta que apuntara al corazón del territorio del imperio galáctico. Julián Mintz servía en esa fuerza.

Su misión era patrullar la línea del frente, aunque el viaje también era aprovechado como una maniobra de entrenamiento a gran escala para los nuevos reclutas.

El año anterior, el llamado Congreso Militar para el Rescate de la República, cuyo golpe de Estado había sacudido a la alianza de planetas libres hasta la médula, agotó en gran medida el fondo de recursos humanos de las Fuerzas Armadas Aliadas. Bajo el mando del almirante Yang Wen-li, la flota patrullera de Iserlohn había resistido muchas batallas en ese conflicto y, tras la guerra civil, un número importante de sus veteranos habían sido transferidos de dicha flota para ocupar puestos clave en unidades nuevas o ampliadas.
Esto significaba que el personal más experimentado de la flota había sido reemplazado por reclutas novatos y, aunque el número de efectivos seguía siendo el mismo, no era de extrañar que la calidad general de la flota como fuerza de combate hubiera disminuido. Sin importar las habilidades latentes que estos nuevos rostros pudieran ocultar, el uso eficiente de esos talentos sólo podía llegar con el tiempo y la experiencia.
No va a ser un trabajo fácil hacer soldados de estos chicos…

Tales pensamientos nunca estuvieron lejos de las mentes de los instructores mientras contemplaban el largo camino que les esperaba a sus jóvenes aprendices. Además, la Fortaleza Iserlohn estaba en la primera línea de defensa de la Alianza de Planetas Libres, así que cada vez que la Armada Imperial Galáctica hacía un movimiento, eran los que estaban allí destinados los que debían resistir el impacto del primer golpe. A pesar de eso, los guerreros endurecidos en batalla de esta vital instalación militar habían sido escalfados, y luego reemplazados por reclutas no entrenados.
¡¿Qué piensan que están haciendo esos idiotas del gobierno?!

Después de mucho abuso verbal de los poderes fácticos, los oficiales de Iserlohn se habían puesto a lidiar con la realidad que tenían delante. Estos novatos habían recibido sólo una décima parte del entrenamiento requerido para convertirse en soldados de pleno derecho. Para aumentar las probabilidades de victoria y aumentar su probabilidad de supervivencia, era esencial que tuvieran al menos el 50 por ciento del entrenamiento recomendado antes de que llegara el momento del combate.
Por consiguiente, desde el momento en que llegaron a Iserlohn, los reclutas fueron sometidos a un abrumador aluvión de entrenamiento intenso, así como a abrasadoras reprimendas de soldados veteranos e instructores enojados con la cara roja.
“¡¿Habéis venido aquí a hacer el tonto, Gusanos?! ¡Todo lo que sois es un montón de cachorros que no valen para nada!”
“¡Si queréis vivir, mejorad vuestras habilidades! ¡El enemigo no te dará ninguna ventaja!”
“¿Entendéis? El que gana es el que es más fuerte, no el que tiene razón. Perder aquí no sólo te descalifica de algún debate sobre lo correcto e incorrecto, sino que también te descalifica para respirar. Nunca olvides eso”.
“¡Concéntrese menos en disparar antes y más en disparar con precisión! E incluso cuando disparas primero, la sincronización lo es todo. Recuerden: al abrir fuego, también le darán al enemigo su posición.”

“¡Responde muy lento! ¡De nuevo, desde el principio!”
“¡Volved a la escuela militar! ¡No veo cómo os habéis graduado en primer lugar! ¡No vengas aquí de nuevo hasta que al menos te hayas quitado los pañales!”


Las voces de los instructores se hacían cada vez más fuertes y más acaloradas. Cuando alguien respondía con lentitud o no entendía una explicación, dirigían hacia ellos un abuso despiadado.
Aunque era raro encontrar a un joven con reflejos y poderes de comprensión a la par de Julián, ni siquiera él era capaz de superar una sesión de entrenamiento sin un bautismo de improperios, (y no una vez o dos) . Una de las características más reprobables de la especializada jerarquía militar era que los reclutas que estaban demasiado por encima de la media se ganaban las mismas miradas de enfado que los que estaban por debajo.


Nadie en la división de Attenborough recibía puñetazos, pero eso era sólo porque formaba parte de la Flota patrullera de Iserlohn; no era el caso en otros regimientos. En la mayoría de los asuntos, Yang, el oficial al mando, era bastante suave en lo que se refiere a la disciplina militar, pero había dos áreas en las que era tan estricto que parecía otra persona: cuando los soldados hacían daño a los civiles y cuando los oficiales superiores infligían castigos injustos o “creativos” a sus subordinados. Una vez había degradado a un oficial condecorado por su valor en muchos campos de batalla y también lo envió de vuelta a Heinessen. No era la primera vez que el hombre usaba la violencia contra sus subordinados, y Yang había ignorado a la cohorte de oficiales que habían dicho que odiaban perder sus habilidades.
“Los subordinados no pueden hacer nada para resistirse a los castigos de sus oficiales. Si un jefe de operaciones va por ahí golpeando a sus hombres y lo mantenemos como un soldado modelo, eso sólo hace que los soldados sean una vergüenza para la humanidad. No necesitamos un hombre así. Por lo menos, yo no.”
Yang no había levantado la voz ni gritado. Tanto su expresión como su voz habían sido bastante suaves. Siempre era así cuando se mantenía firme en algo.


Yang Wen-li era el tutor legal de Julián, y cuando el chico le dijo que quería ser soldado, Yang no parecía contento. Con una decepción similar tanto en su mirada como en su voz, le había dicho: “Hay todo tipo de carreras de entre las que puedes elegir”. De todas las cosas, seguramente no hay necesidad de que elijas el ejército”.
Yang Wen-li era un militar. Aunque era joven, ya era un almirante de pleno derecho y era considerado el tercer hombre de uniforme más importante después del Almirante Cubresly -director del Cuartel General de Operaciones Conjuntas- y el Almirante Bucock -comandante en jefe de la armada espacial.
La mayoría de los que estaban en su posición habrían ofrecido con gusto su ayuda si Julian quisiera unirse al ejército; sin embargo, Yang no sentía que la vida militar fuera su propia vocación y pensaba que tampoco sería realmente la vocación de Julian. Al mismo tiempo, sin embargo, no podía negar obstinadamente el libre albedrío del joven. Tal y como estaban las cosas, le estaba dando a Julian un silencioso, aunque reacio, asentimiento.

Aunque Yang era el tutor legal de Julian, el titular de la patria potestad sobre él, y su garante, nada de eso le daba a Julian ventaja alguna en el entrenamiento. Al contrario, proporcionó una ventaja única para que desagradables oficiales subalternos aprovecharon para insultarlo y burlarse de él.

No pienses que recibirás un trato especial aquí porque eres el hijo adoptivo del Almirante Yang…;

Sólo mírate, eres una vergüenza para el nombre del almirante…;

Si crees que vamos a ser indulgentes contigo, te espera otra cosa..;

Probablemente piensas que puedes ir llorando al almirante y que él se encargará de todo, pero eso no va a pasar aquí…;

Comentarios como estos le enfurecían, pero nunca empujaron a Julian más allá de los límites de su resistencia. El chico sabía que, a pesar de los abusos, seguía estando en una posición envidiable. La actitud que impregnaba la fortaleza de Iserlohn y su flota seguía siendo sin duda la mejor de todas las fuerzas armadas de la alianza. Que el aire de aquí no pudiera ser completamente purgado de tales emociones negativas era quizás simplemente una cruz que debía ser llevada no sólo por los militares, sino también por cualquier otro grupo de humanos.

II


Triglav era el buque insignia de la división de Attenborough. Nombrado por un dios de la guerra sacado de la mitología eslava, aquella nave de guerra era hermosa, elegante, incluso en su refinada funcionalidad, y en ese sentido superaba incluso al buque insignia de Yang, el Hyperion. El Triglav había llegado a Iserlohn como un nuevo buque de guerra de primera línea, y en ese momento muchos se preguntaban en voz alta si el Comandante Yang trasladaría su puesto de mando a esa nave. Esa especulación no se materializó, sin embargo, en ese momento otras voces suponían que Yang era simplemente el tipo de persona que no podía reconocer la necesidad de belleza en las naves de guerra
“Si puedo preguntar, señor”,le había preguntado su jefe de personal, el contralmirante Murai, “¿Por qué no ha convertido el Triglav en su Nave insignia? Creo que tiene esa clase de presencia que debe tener una …”
La respuesta de Yang había dejado a Murai sin palabras. Esto es lo que el joven comandante de pelo oscuro y ojos oscuros había dicho:
“Sí, El Triglav es una nave agradable de contemplar. Y es precisamente por eso que no lo convertí en la nave insignia. Después de todo, ¿cómo se supone que voy a admirarla desde dentro?”

Julián había tenido sus dudas sobre si Yang había estado respondiendo en serio. Conociendo a Yang, puede que pensara que era demasiado trabajo mover su mando de una nave con la que ya se había familiarizado. Siempre era una molestia para él cuando los subordinados querían discutir asuntos que no tenían nada que ver, así que tal vez había dado una respuesta totalmente inesperada para ver si eso callaba a Murai. Eso era lo que Julian pensaba, aunque al mismo tiempo, también tenía la sensación de que Yang podría haber ido totalmente en serio. En resumen, Yang seguía siendo una persona difícil de leer para Julián.

A bordo de Triglav, los movimientos de los operadores se aceleraron. El sistema de detección de enemigos había detectado un grupo de más de un millar de naves no identificadas.
Si se dejaba de lado la minúscula posibilidad de que se tratara de una flota masiva de desertores, la única otra posibilidad viable era una flota de la Armada Imperial Galáctica. El contralmirante Attenborough recibió el informe e hizo que se transmitieran órdenes a los capitanes de todos las naves para que cesaran los ejercicios de entrenamiento y pasaran al nivel de alerta 2. Para entonces, todos los del grupo de avanzada ya podían sentir al enemigo acercarse en sus huesos, debido a la interrupción de sus señales de transmisión.

Las advertencias sonaron desde los intercomunicadores. ¡Flota enemiga detectada! ¡Cincuenta minutos para el contacto! ¡Todos a sus puestos de combate!
La tensión se disparó a la velocidad de la luz en la mente de cada oficial y soldado. Los que habían estado durmiendo se despertaron, y los comedores se vaciaron en momentos. En cuanto a los nuevos reclutas, estaban en un estado patético, pasando por todo el pánico, la confusión y el temor a lo desconocido que la experimentada tripulación no tenía. Tardaron el doble de tiempo que sus hermanos endurecidos en la batalla en ponerse sus trajes de combate, se quedaron en los pasillos mirando de un lado a otro, sin saber lo que se suponía que debían hacer hasta que por fin fueron apartados del camino por la tripulación superior que parecía estar lista para destrozarlos.


“¡Dios mío, qué desastre! ¡¿Cómo se supone que voy a luchar liderando a boy scouts?”
Mirando el monitor de a bordo, el contralmirante Attenborough se agarró el cabello color gris hierro con su boina negra de uso militar. A los veintinueve años de edad, era uno de los almirantes más jóvenes de las Fuerzas Armadas de la Alianza y se había graduado en la Academia de Oficiales dos años después que Yang. No le faltaba amplitud de miras ni coraje, y la confianza que Yang tenía en él se hizo patente al confiarle a Julian, aunque fuera temporalmente.
El Comandante Lao, jefe de personal de la división, frunció el ceño. “¿Está diciendo que tiene la intención de llevar a estos reclutas y aprendices a la batalla?” dijo.

“¡Por supuesto!” gritó Attenborough. Después de todo, incluso los aprendices habían sido asignados a esta división para luchar. Tenían que experimentar su primera batalla en algún momento. Para la mayoría de los nuevos recluta ( casi todos, en realidad) esta batalla había llegado demasiado pronto. Sin embargo, evitar el combate ya no era posible en ese momento, ni tampoco era posible que la tripulación experimentada pudiera proteger a los novatos de todo daño. Lo más importante, sin esos nuevos reclutas posicionados en las diferentes secciones, habría una importante escasez de personal de combate.
“Voy a hacer que ellos luchen también. No tenemos la posibilidad de dejarles contemplando como el resto juegan a juegos de guerra desde el palco. Movilízalos”.
Mientras daba esa orden, Attenborough no podía contener la melancolía al preguntarse cuántos de ellos volverían a sus camas en los cuarteles de la fortaleza Iserlohn. Al menos hasta que llegaran los refuerzos , todo lo que podía hacer era intentar reducir las bajas al mínimo. El joven comandante decidió adoptar la táctica de tratar de evitar la derrota, más que alcanzar la victoria . No es que las circunstancias le hubieran dado otra opción.

“La división Attenborough ha hecho contacto y se enfrenta a las fuerzas imperiales en el punto FR del corredor-“
Cuando el oficial de comunicaciones dio el informe, el Almirante Yang Wen-li, poderoso comandante de las fuerzas de la Alianza, no estaba en la sala de mando central de la fortaleza.

No era un hombre tan diligente como para andar por su lugar de trabajo fuera del horario laboral . Aún así, había sido diligente en comunicar su paradero esperado, así que su ayudante, la teniente Frederica Greenhill, pudo encontrar al joven comandante en poco tiempo. Fingía estar dormido en un banco del jardín botánico.
“Su Excelencia, por favor despierte”.
Al oír su voz, Yang puso una mano en la boina que estaba encima de su cara. Sin moverse de esa posición, dijo con una voz somnolienta y apagada: “¿Qué pasa?”
Después de que su ayudante le informara, tomó su boina y se sentó.
“Ni un día de paz en esta fortaleza fronteriza. La primavera llega tarde a estos climas del norte, ¿eh? Esto va a ser un problema. ¡Oye, Julián…!”
Yang había llamado al chico por costumbre. Miró por los alrededores del parque, reposó su vista en el rostro de Frederica, y luego, con un pequeño suspiro, se rascó la cabeza con una mano. Luego se puso de pie, refunfuñando para sí mismo mientras se volvía a poner la boina.

“Lo envié allí porque pensé que sería seguro…”
“Estoy segura de que volverá a salvo. Ese chico tiene mucho talento y también mucha suerte”.
Federica habló sabiendo muy bien lo impotentes que eran las palabras. Yang la miró con una expresión críptica. Debió tomar su comentario como una mezcla de sentimientos oficiales y personales.
“Hay muchos reclutas novatos en esos esas naves”, dijo. “Esto no será fácil, ni siquiera para Attenborough. Tenemos que salir y reforzarlos lo antes posible”.
Aún así, el ceño fruncido de Yang y sus palabras malhumoradas no eran más que una tapadera para ocultar la incómoda vergüenza que sentía ante la preocupación de ella.


El 22 de enero, dos flotas del Imperio Galáctico y de la Alianza de los Planetas Libres se encontraron al azar en coordenadas cercanas al territorio imperial en esa estrecha región del espacio en forma de túnel conocida como Corredor Iserlohn. Esto ocasionó el comienzo de una batalla que, a todos los efectos prácticos,estratégicamente no tenía sentido.
Era un ejemplo de manual de encuentro casual entre partes hostiles. Ni las fuerzas imperiales ni las de la alianza esperaban que el otro estuviera tan lejos de su base.
La frontera entre estos dos estados y sus muy diferentes sistemas políticos estaba dondequiera sus territorios chocaran. Como ninguna de las partes reconocía a la otra como un socio igual en la diplomacia, no existían fronteras oficiales, y el peligro se arremolinaba a través de esa región del espacio como un ciclón silencioso y sin forma; de tensión, inquietud y hostilidad. Era una quimera pensar que detrás de las miradas dirigidas a esa región del espacio habían intenciones pacíficas.

Aún así, de vez en cuando había momentos en que la gente bajaba la guardia. Atrapados en las rutinas diarias de sus respectivas patrullas, ninguno de los dos bandos esperaba encontrarse con una fuerza enemiga. Algunos podrían llamarlo descuido (y lo era). Pero los seres humanos simplemente no estaban dotados de tales poderes de concentración que pudieran permitirles una continua vigilancia, para prevenir esos eventos aleatorios.

Los flexibles miembros de Julián estaban envueltos en el traje de combate que ahora llevaba como piloto de una nave de combate monoplaza clase espartano. Esperaba en el hangar de la nave nodriza, escuchando atentamente las transmisiones internas de la nave para su orden de lanzamiento.

“Estimamos que los números la fuerza de la flota enemiga oscilan entre las 200-250 acorazados, 400 a 500 cruceros, unos mil destructores y 30-40 naves nodrizas .


No es exactamente una flota enorme, pensó Julian. Aún así, habrán hasta doscientos mil tripulantes, que confían sus vidas y su futuro a la seguridad relativa del interior de esas naves, ya que solo el casco les separaba del implacable vacío del espacio. ¿Algunos de esos tripulantes se dirigirían a su primera batalla, como él? Julián miró a los otros pilotos cercanos. Las expresiones confiadas , incluso arrogantes, de los experimentados guerreros contrastaban con los pálidos rostros de los novatos. Tal vez fuera un gesto vacío . Los nuevos pilotos, sin embargo, ni siquiera tenían la confianza necesaria para eso.

De repente, la voz del controlador de tráfico espacial golpeó sus tímpanos a través de sus auriculares. “¡Sargento Mintz! ¡Suba a bordo de su espartano!”

El suyo fue el primer nombre que llamaron entre los novatos.

“¡Ja!” Julián gritó, y salió corriendo hacia el espartano marcado con el número 316, el reservado para exclusivamente para su uso.

Presionó su tarjeta de identificación – con su nombre, rango, número de serie de las Fuerzas Armadas de la alianza , secuencia de ADN, tipo de sangre completo (antígeno y factor Rh), huellas dactilares y de voz en un lugar determinado de la cabina. La computadora del espartano lo leyó y abrió sus puertas por primera vez, dando la bienvenida a su nuevo piloto.

Julián se instaló en la cabina, se ajustó el cinturón de seguridad y se puso el casco. El casco se unió firmemente al cuello del traje de combate con un sello electromagnético. Este casco estaba conectado directamente al ordenador de a bordo por dos cables que transmitían el patrón de ondas cerebrales del piloto. Si ese patrón no coincidía con el que la computadora tenía archivado para su piloto, éste quedaría inconsciente por una descarga de bajo voltaje. A diferencia de algunos programas de acción para niños destinados a los solovisores , un verdadero espartano no podría ser robado y pilotado por un soldado enemigo. Utilizaba un sistema de pseudoimpresión creado para permitir que un solo piloto volara el espartano que recibiera.

Con el casco puesto, Julián rápidamente revisó sus instrumentos e inspeccionó las provisiones dentro de su máquina.

Pastillas de sal -cloruro de sodio recubierto de fructosa rosa- junto con botellas de plástico de líquido vitamínico concentrado, tubos de jalea real mezclada con gluten, y más. Eran parte de un conjunto de suplementos nutricionales que podían mantenerlo vivo durante una semana. También había un spray de resina que se endurecía instantáneamente para su uso en caso de grietas en el casco, bengalas de señales con una catapulta de mano para lanzarlas, e incluso inyecciones de calcio. Estas se incluían porque el cuerpo humano perdía calcio mientras estaba en estado de ingravidez, y el calcio no podía ser suplementado con comida o medicamentos orales. Todas estas cosas, junto con analgésicos de acción rápida, píldoras para bajar la temperatura corporal e inducir la hibernación artificial, píldoras de germanio orgánico, otros medicamentos variados, y una jeringa de compresión conformaban el conjunto completo.

Todos, elementos efectivos y beneficiosos, al menos mientras el piloto no muriera al instante. A través de ellos, las Fuerzas Armadas de la Alianza de planetas libres, parecían declarar en voz alta que no veían a los soldados como prescindibles y que siempre hacían todo lo posible por preservarlos. Pero, ¿podría eso conciliarse con la forma en que siempre glorificaban la idea de la muerte al servicio del estado?

Todos sienten una premonición cuando están a punto de morir – Julian había oído eso en alguna parte. Preguntándose si era cierto, el chico había decidido preguntarle a Yang Wen-li, que había estado a centímetros de la muerte en varias ocasiones. Esto es lo que Yang había dicho:

“Julian, no me digas que te estás creyendo un montón de perogrulladas sobre la muerte de un tipo que ni siquiera ha muerto una vez.”

El tono áspero de la voz de Yang en ese momento no se había dirigido realmente a Julián, por supuesto, pero todo lo que el chico había sido capaz de hacer, había sido enrojecer de vergüenza y retirarse.

“Oficial de Control, estoy listo para el despegue. Instrucciones, por favor.”

Siguiendo el protocolo, Julian habló primero, y luego llegó la respuesta, dándole sus instrucciones.

“Muy bien. Proceda a la puerta de lanzamiento”.

Ya se han lanzado más de diez cazas al vacío desde la nave nodriza. El espartano de Julián se deslizó a lo largo de la pared hacia la puerta de lanzamiento. La propia pared se magnetizó con una corriente eléctrica que la atravesó, haciendo que el chasis del espartano se adhiriera a ella.

Cuando llegó al borde de la puerta, la corriente se detuvo, y la pared perdió su magnetismo.

“¡Lanzamiento!”

El espartano de Julián se separó de la nave nodriza

III

Alrededor de Julian, todo giraba.

El chico tragó aliento. Sabía lo que estaba pasando. En el instante en que pasó de la gravedad artificial a la gravedad cero, su sentido de arriba y abajo se volvió loco y perdió la pista de dónde estaba. Había pasado por esto incontables veces en el entrenamiento. Sin embargo, no importaba cuántas veces practicara, parecía que no podía cogerle el truco.

Su respiración y su pulso se aceleraron, y su presión sanguínea se elevó. Su lectura de secreción de adrenalina probablemente también estaba subiendo. Su cabeza empezó a sentirse muy caliente, tanto dentro como fuera de su cráneo. Su corazón y su estómago se sentían como si hubieran salido corriendo en direcciones opuestas. Los tres canales de su oído interno entonaban un himno de rebelión. Le tomó más de veinte segundos que esa fanfarria se suavizara, se asentara y finalmente se desvaneciera. Fue entonces cuando se restauró su equilibrio.

Julián inhaló profundamente y finalmente fue capaz de prestar algo de atención a sus alrededores

Estaba justo en medio de una zona de guerra. Mientras los dos bandos luchaban por apoderarse de la zona del otro, las luces se encendían y apagaban por el segundo en la oscuridad. La oscuridad enterró estas luces en profundidades infinitas, y las luces casi parecían estar luchando en estallidos momentáneos de vida.

Una visión se apoderó de los ojos a Julián: una nave nodriza aliada recibió un golpe justo cuando estaba a punto de liberar a sus espartanos, y todos se vieron envueltos en la explosión. La bola de luz se hinchó, y después de que se hubiera desvanecido, todo lo que quedaba era una región vacía de oscuridad eterna.

Un escalofrío recorrió la espina dorsal de Julián. Gracias al cielo que no me dispararon en el instante en que me solté, pensó, sintiéndose agradecido por la magnífica sincronización con la que el oficial de control a bordo de su propia nave nodriza lo había liberado.

El caza de Julian voló aceleradamente a través de espacios colmados de muerte y destrucción. El gigantesco casco destrozado de un acorazado dañado, continuaba golpeando al enemigo con los rayos de energía de sus cañones que habían escapado al daño, incluso cuando se acercaba al borde de su propia muerte. Dispersando la débil luz blanca de la energía que le quedaba, un crucero destrozado que había perdido a su piloto pasó junto a Julián, y luego desapareció en la oscuridad. Los rayos quemaban la oscuridad con destellos brillantes, las estelas de los misiles se abrían paso a través del espacio de batalla, y la luz de las naves de guerra que explotaban formaron estrellas de muy corta vida que iluminaban todo a su alrededor. Rayos silenciosos se cruzaban por todas partes. Si el sonido hubiera existido en ese mundo, los tímpanos le habrían estallado por el rugido de esas energías malignas, y la locura habría reclamado a cada oyente de ese dantesco espectáculo como su eterno prisionero.

De repente, una valquiria , un caza de combate imperial de un solo asiento, entró en el campo de visión de Julián. Sintió que su corazón se saltaba un latido. Se movía tan rápido que cuando volvió a mirar, todo lo que quedaba era la imagen residual de la nave.

Sus giros eran tan bruscos, sus movimientos tan rápidos y salvajes, que era difícil de creer que no fuera un ser vivo. Quienquiera que lo pilotara debía ser un veterano experimentado. Julián sintió que casi podía visualizar los ojos del hombre, brillando con intención asesina, con certeza de victoria, ante la vista del enemigo inexperto que tenía delante. Incluso mientras ese pensamiento cruzaba por la mente de Julián, sus manos se movían más rápido de lo que su dueño quería. El espartano respondió con movimientos tan repentinos que su marco vibró en protesta. Como los bruscos y agudos cambios de trayectoria amenazaban con darle náuseas, Julián vio de cerca el rastro dejado por el potente proyectil que acababa de pasarle.

¿Había sido un mero golpe de buena suerte? ¿De qué otra forma podría llamarlo? Julian acababa de esquivar el primer disparo de un piloto mucho más experimentado.

Bajo su traje de vuelo, se le había puesto la carne de gallina. Sin embargo, no tuvo tiempo para el desahogarse. Tenía que mantener ambos ojos fijos en la posición del enemigo en su pantalla principal, interpretar datos simultáneamente de múltiples lecturas mostradas en subpantallas a derecha e izquierda, y por si fuera poco “erosionar la fuerza de combate del enemigo con la mayor eficiencia posible”¡Que fácil es para ti decirlo! ¿Acaso pensaban los diseñadores del espartano que los pilotos tenían ojos compuestos como los insectos? ¿Dependía la supervivencia de los otros pilotos (y ahí se podían contar también los pilotos de valquirias imperiales del imperio, de satisfacer las excesivas demandas de un equipo técnico? Si ese era el caso, entonces todo lo que podían hacer era afrontar sus tareas sabiendo que no había esperanza.

Julian se había escabullido del disparo mortal de la valquiria, y su piloto, ahora impulsado por una amplificada sed de sangre, se apresuró a desafiarlo de nuevo. Los rayos se abalanzaban sobre Julian como si fueran colmillos al rojo vivo. Sin embargo, esta vez tampoco hubo impactos directos. ¿Había fallado… o Julián lo había esquivado?

En la medida de lo posible, Julian tenía que evitar moverse en línea recta. Ya fuera en movimiento o en reposo, las formas básicas de las cosas en el espacio eran círculos y esferas.

Inclínate apuntando hacia arriba, y hacia abajo. Imagina el vacío como una superficie curvada invisible, y trata de surcarla lo más rápido posible. Aunque Julián no se movió necesariamente de acuerdo al camino que había calculado, eso tuvo el efecto inesperado de desbaratar las predicciones del enemigo también. Las dos naves pasaron lo suficientemente cerca como para rozarse, y en el siguiente instante, Julián estaba mirando a la valquiria que estaba debajo de él y apretando el gatillo de su rayo de neutrones.

¡Golpe directo! ¿En serio? ¡Sí, de verdad!

La luz blanca se apagó en la oscuridad, y el esplendor cromático estalló en todo su campo de visión.

Fragmentos del caza destruido fueron arrojados lejos de la bola de fuego y brillaron con la luz reflejada, convirtiendo un pequeño rincón del espacio en un caleidoscopio con matices de arco iris.

Julian Mintz acababa de enviar a su primer piloto enemigo a la tumba. Lo más probable es que ese piloto hubiera sido un guerrero forjado a través de muchas batallas, cuya espada indudablemente habría segado la vida de muchos camaradas. Lo más probable es que nunca se hubiera imaginado que su vida se vería interrumpida por un novato, en su primera batalla.

El torrente de agitación era intenso, era como si las células de su cuerpo se quemaran desde el interior. Pero de la misma manera que masas de roca sólida se levantan de un flujo de lava, partes de la mente caliente de Julián se sentían frías. El piloto que acababa de matar, ¿qué clase de hombre había sido? ¿Tenía esposa y familia? ¿Una novia…? Esa única valquiria se había vinculado a una vida humana particular, de la que se ramificarían innumerables lazos dispersos en cada rincón de su sociedad.

Esto no era sentimentalismo. Era algo que debía quedar grabado en la mente de cualquiera que se encargara de acabar con una vida humana, y que debía recordar hasta que llegara el día en que se le hiciera lo mismo.

A bordo de los barcos de la Armada Imperial, la gente empezaba a ladear la cabeza en señal de desconcierto. En ese momento, tenían la ventaja. Eso era algo que debía ser bienvenido, pero al mismo tiempo, no podían sacudirse de encima la sensación de que algo andaba mal. Había una suerte de desequilibrio en el bando enemigo. Se decía que la flota patrullera de Iserlohn era la flor y nata de las fuerza armada rebelde, pero entre sus pilotos espartanos, muchos pilotaban su nave tan mal que sus muertes parecían casi voluntarias. ¿Cuál podría ser la razón?

El contralmirante Eichendorff, oficial al mando de la fuerza imperial, había sido considerado un táctico de primera clase cuando había servido bajo el mando del almirante Kempf, pero ahora mismo estaba evitando cualquier carga repentina, tratando de asegurar su ventaja mientras avanzaba la batalla con cautela. Esto se debía en parte a que la reputación de Yang Wen-li lo ponía a la defensiva, pero esta postura – digna de elogio en circunstancias normales – pronto sería criticada por su indecisión debido al resultado al que condujo.

El personal de Yang se había reunido en la sala de reuniones de la Fortaleza Iserlohn.

“Al almirante Yang le encantan sus reuniones”, se quejaban a menudo. Pero Yang tenía que convocarlas ; si no lo hacía, la gente diría que actuaba de forma arbitraria, que tenía tendencias dictatoriales, etc. Desde el punto de vista de Yang, sólo prestaba atención a las opiniones de sus subordinados, le gustaba pensar que era menos problemático hacerlo que no hacerlo.

En este caso, sin embargo, no había desacuerdo sobre la necesidad de un rápido y suave despliegue de refuerzos; el punto de fricción era el tamaño de la fuerza a enviar. Después de escuchar la opinión de todos, Yang se dirigió a Merkatz, que trabajaba para él como asesor.

“¿Y qué tiene que decir nuestro almirante invitado?”

Una tensión palpable llenó la sala, aunque su fuente sería más bien el personal ejecutivo,que el interrogador o el cuestionado. Como alto almirante del ejército imperial, Willibald Joachim von Merkatz se había ganado la vida trabajando para el enemigo hasta el año pasado. Cuando Reinhard von Lohengramm, un joven y poderoso vasallo del imperio, había aplastado las fuerzas confederadas de la aristocracia, su ayudante, el teniente comandante Schneider había evitado su suicidio, por lo que huyó a la Alianza de los Planetas Libres y fue nombrado consejero del almirante Yang.

“Los refuerzos, creo, deben ser enviados lo más rápido y en el mayor número posible…; Eso permite asestar un solo golpe que el enemigo no pueda devolver, recuperar a sus aliados, y luego retirarse con rapidez.”

Cuando Merkatz pronunció la palabra “enemigo”, la más tenue sombra de un espíritu angustiado se hizo evidente en sus envejecidos rasgos. Aunque estuvieran bajo el mando de Reinhard, seguían siendo la Armada Imperial, y no era posible para él estar totalmente desapegado.

“Estoy de acuerdo con la opinión de nuestro almirante invitado. Esta vez, comprometer nuestras fuerzas poco a poco reduciría nuestras posibilidades de recuperar la división e invitaría a una escalada de la lucha. Iremos con toda la flota, atacaremos y nos retiraremos. Prepárense para una mobilización inmediata.”

El personal ejecutivo se puso de pie y saludó a su comandante. Incluso si tenían sus quejas sobre otras cosas, su confianza en las tácticas de Yang era absoluta. Entre las filas de los soldados, era justo decir que esta confianza ya se había convertido en una especie de fe. Después de verlos salir, Yang le dijo a Merkatz,

“Me gustaría que se uniera a mí a bordo del buque insignia si no le importa”. ¿Le parece bien?”

Dentro de los militares de la Alianza, Merkatz estaba siendo tratado oficialmente como vicealmirante, así que no había necesidad de que Yang (que tenía un mayor rango) lo pidiera tan amablemente. Aún así, Yang le estaba dando un tratamiento VIP.

La intención de Yang, puesta en términos extremos, había sido aceptar cualquier propuesta que le hiciera Merkatz, sin importar lo estúpida que fuera. Cuando Merkatz desertó, Yang se convirtió en su garante. Respetaba a Merkatz a pesar de venir del enemigo y, además, estaba dispuesto a hacer algunos sacrificios si eso fortalecía la posición de Merkatz en las Fuerzas Armadas de la Alianza.

No importaba como de grave fuera la situación táctica, Yang siempre había logrado el máximo éxito posible bajo cualquier conjunto de condiciones que se le dieran, y se sentía confiado de poder hacerlo de nuevo, incluso si el consejo de Merkatz resultaba ser menos que de primera categoría. Por supuesto, los logros del pasado no garantizaban necesariamente los éxitos futuros, así que en este sentido Yang podría haber sido demasiado confiado.

Pero la opinión de Merkatz concordaba con la de Yang. Yang se alegró de confirmar una vez más que era un táctico ortodoxo y fiable. Se sintió un poco avergonzado de sí mismo, realmente había sido grosero, pensando de esa forma con respecto a ese genuino maestro táctico.

Por otro lado, Yang había sido considerado con los sentimientos de Merkatz al no querer arrastrarlo a un combate directo con la Armada Imperial. Sin embargo, si Yang dirigía la flota y dejaba atrás a Merkatz, ciertamente se alzarían voces preocupadas por los posibles peligros que pudieran surgir mientras el comandante estuviera fuera.

Una cosa ridícula de la que preocuparse, pensó Yang.

Sin embargo, aún así, no podía ignorarlo. Era un problema de equilibrio en su consideración de sus subordinados. Merkatz era muy consciente de la posición de Yang, y de la suya propia también.

Manteniendo su respuesta corta y directa, el almirante invitado desertor respondió, “Ciertamente”.

IV

Julián estaba ahora en medio de una batalla aún más intensa.

En el mismo instante en que su monitor de amigo-enemigo captó la débil señal, Julián estaba desviando su espartano hacia abajo, dirección babor. Una fracción de segundo después, el espacio vacío que había ocupado fue atravesado por una lanza de plata deslumbrante. Antes de que sus energías tuvieran tiempo de disiparse, Julián había localizado la posición desde la que había sido disparada. Apuntando, hizo dos disparos con su cañón de rayos y obtuvo un impacto directo en la valquiria. Su armazón voló en una esfera hinchada de luz al rojo vivo. El sistema de ajuste de fotoflujo se activó, haciendo que la pantalla principal mostrara la pulsante bola de luz en expansión como si fuera dibujada por la punta de una pluma de ilustrador.

“Ya van dos”, murmuró Julián dentro de su casco. Apenas podía creerlo él mismo, esto era un éxito en el campo de batalla. Esto, a pesar del hecho de que muchos nuevos reclutas no estaban ni cerca de matar a sus oponentes y experimentaban su ultima batalla al mismo tiempo que la primera. ¿Fueron los resultados de Julian sólo el fruto de la buena suerte? No. No podía tener tanta suerte. Al menos, sus habilidades habían superado las de sus enemigos.

Dentro de su casco, la mirada de sus ojos color marrón oscuro se había afilado, y brillaban con confianza. Se le ocurrió que podría haberse ganado sus alas. Con dos muertes en su primera salida, incluso el Almirante Yang le alabaría.

Cuando un nuevo enemigo apareció frente a él, se dio cuenta de lo tranquilo que se sentía. Sentía que podía responder a cualquier situación de la mejor manera posible.

Una luz se encendió en el cañón de rieles de la valquiria, cerca de donde se encontraban sus hojas cruzadas en diagonal, pero mientras que para Julián no era más que una mota de luz lejana, él ya estaba volando hacia babor. La bala no acertó a su espartano por unos centímetros y voló hacia la eternidad a través del vacío de ultra baja temperatura. Julián apretó el gatillo de su cañón de rayos neutrónicos, pero la valquiria lo esquivó con tal rapidez que parecía haber salido del propio espacio vacío. La jabalina de luz no atravesó nada más que la oscuridad infinita.

Tch-!

La frustración que Julian sentía por haber fallado fue sin duda compartida por el piloto enemigo. El chico estaba buscando una oportunidad para un segundo disparo, pero entonces un grupo de naves de combate aliadas y enemigas llegaron corriendo al espacio donde se estaba batiendo en duelo. Un torrente de luz y sombra llenó su campo de visión, y Julián perdió de vista a su oponente.

La batalla se volvió caótica.

La rabia contra los intrusos hirvió en el corazón del joven. Si hubiera tenido otros dos o tres minutos, habría tenido otra marca en su tarjeta de puntuación. El otro piloto solo había tenido suerte…

Y en el instante en que se sorprendió a sí mismo pensando así, Julian se sintió como si le hubieran dado un puñetazo en el estómago.

Internamente, enrojeció como la remolacha. Acababa de darse cuenta de la presunción que se había apoderado de él, la ilusión de que destruir a un par de combatientes enemigos en su primera salida le convertía de alguna manera en un héroe de guerra endurecido por la batalla. Era una broma. ¿Sus deberes hasta hace unas horas no consistían en que le gritaran instructores y soldados veteranos? ¿No era apenas un novato cuyo concepto de la batalla venía de la imaginación, más que de la experiencia? Los choques entre flotas masivas eran algo que había presenciado de cerca al lado de Yang Wen-li. Pero en esos momentos, había sido Yang el que había hecho las conjeturas, las inferencias y las decisiones. No importa lo emocionado y serio que se sintiera, Julián no había sido más que un espectador sin obligaciones propias. Ir a la batalla era soportar el peso del deber. El deber de comportarse correctamente, así como de luchar contra el enemigo.

Eso era algo que Julian debería haber aprendido de Yang. Yang le había enseñado esa lección no con palabras, sino con su actitud y sus acciones. Aunque Julian se había recordado a sí mismo repetidamente que nunca debía olvidar esas lecciones, ahi estaba ahora, con la cabeza bien alta después de paladear las mieles del éxito por primera vez. Julian se sentía miserable. Mientras que un hombre tenía el deber de proteger a millones de subordinados y luchar contra millones de enemigos, Julian apenas podía soportar su deber hacia sí mismo. ¿Cuándo sería capaz de cerrar esa brecha? ¿Llegaría ese día alguna vez?

Incluso mientras meditaba sobre estas cosas, Julián seguía trabajando demasiado con su fiel espartano. Esquivó los disparos enemigas y evitó las naves aliadas, saturando los espacios vacíos con su estela de escape. También disparó unas cuantas docenas de veces, pero no consiguió hacer ni un solo tiro mortal con ninguno de ellos; tal vez su ángel de la guarda estaba durmiendo una siesta o algo así, o tal vez estaba luchando con su habilidad real.

En este momento, una luz roja comenzó a parpadear en el panel de control. Era su señal para volver a la nave nodriza. Tanto el espartano como su cañón de rayos de neutrones estaban casi sin energía. Diez minutos más tarde, Julián atracó en la nave nodriza. Esto fue cosa de Lullaby, el sistema de respuesta especial que operaba entre las naves nodrizas y las naves de combate que transportaban. Julian se presentó ante el oficial de control mientras veía a los mecánicos venir corriendo.

“Sargento Mintz, informando. He aterrizado”.

“Reconocido”. Permiso concedido para retirarse durante la re-energización. Por favor, actúe sólo de acuerdo con los reglamentos…”

Tenía treinta minutos, que debía aprovechar para ducharse, comer algo y prepararse para su próxima salida de combate.

El agua de la ducha alternaba entre un frío terrible y el calor suficiente para ponerlo rojo, y la piel fresca y joven de Julián se contrajo. Se vistió, fue al comedor y le entregaron una bandeja. Su contenido incluía leche fortificada con proteínas, pollo gratinado, sopa de fideos y verduras mixtas, pero el estómago de Julián, al parecer, era el que soportaba toda la carga de su estrés mental y físico, dejándole prácticamente sin apetito. Se bebió toda su leche y estaba empezando a levantarse cuando, desde el otro lado de la mesa, un soldado que tampoco había tocado nada más que su leche le habló.

“Así se hace, chico; es mejor no comer. Si te disparan a través del estómago cuando estás lleno, tu pared abdominal seguramente se infectaría. Peritonitis. No se puede ser demasiado cuidadoso”.

“Tienes razón. Tendré cuidado.”

Esa fue toda la respuesta que Julian dio. ¿Cual era la efectividad real de una advertencia como esa cuando se trataba de un combate en el espacio exterior? La mayor parte de las bajas allá afuera eran voladas en pedazos al instante, al igual que los oponentes de Julian. Incluso si a alguien le disparaban sólo a través del abdomen, el diferencial de presión entre el interior y el exterior de su cuerpo expulsaría sus órganos, herviría su corazón y sus células cerebrales con la sangre de sus propias venas y enviaría fuentes de sangre por la boca, los oídos y la nariz mucho antes de que cualquier infección de la pared abdominal pudiera provocar la aparición de la peritonitis. No había forma de que sobreviviera. Aún así, si un soldado podía acercar sus posibilidades incluso un micrón para sobrevivir, era su deber hacer todo lo posible para hacerlo. Esa era la verdadera lección que Julian acababa de aprender de ese soldado.

Veinticinco minutos habían pasado en el momento en que salió del comedor. Corrió a coger un coche eléctrico que se dirigía a la cubierta de vuelo. Estaba a punto de salir con cinco o seis soldados. Saltó ligeramente a bordo y se bajó tres minutos después.

Su espartano había sido preparado y listo para el re-lanzamiento. Julián se puso los guantes mientras caminaba rápidamente hacia la nave de combate. Uno de los mecánicos le llamó: “¡Rómpete una pierna, chico! ¡Pero que no te maten!”

“¡Gracias!” respondió Julián.

Pero mientras respondía, su humor se agrió un poco.

No quería morir, después de todo. No mientras fuera lo suficientemente joven para que le llamaran “chico”.

El segundo lanzamiento fue bien, al menos comparado con el primero.

En el instante en que la nave nodriza lo liberó de su sistema de control gravitatorio, su sentido de arriba y abajo aún se desequilibró, pero aún así esa vez fue capaz de sacudirse la desorientación en unos diez segundos .

Como flores que florecen en un oscuro jardín nocturno, las luces de los rayos de energía y las explosiones florecían y esparcían sus pétalos, todo ello prueba la pasión de la humanidad por el asesinato y la destrucción. La escoria de esa pasión malgastada daba lugar a tumultuosas oleadas de energía caótica que llegaban rodando para lanzar al pequeño espartano.

Julián quería saber cómo progresaba la batalla en general, pero con el espacio de batalla actualmente lleno de oleadas invisibles de ondas electromagnéticas y señales de interferencia, sería inútil intentar sacar algo de su sistema de comunicaciones. La flota mantenía de alguna manera una postura orgánica y flexible, utilizando todo tipo de señales de transmisión y, tal vez de manera un poco divertida, naves con cápsulas de mensajes. En las batallas en tierra, los aliados se comunicaban usando órdenes transmitidas, y a veces incluso perros mensajeros y palomas mensajeras, lo que significaba que en cierto sentido el reloj de este campo de batalla había retrocedido casi dos mil años.

En cualquier caso, Julián no creía que sus aliados tuvieran la ventaja. El contralmirante Attenborough era un comandante capaz, pero en esta batalla sus subordinados no… no, no podían… actuar según sus deseos, aparte de un pequeño número de excepciones como Julian. Sus nuevos reclutas probablemente estaban demostrando ser sacrificios ideales para el espantoso festival del enemigo. Por su parte, al menos, todo lo que Julian podía hacer era rezar por la seguridad de su nave nodriza, la Amәrәtāt. La palabra amәrәtāt significaba “inmortal” en una vieja lengua, según había oído, y Julian esperaba sinceramente que fuera una descripción adecuada.

Una sorpresa llegó justo cuando pensaba aquello, al levantarse un enorme muro frente a su espartano, bloqueando el camino. Si no hubiera puesto instintivamente su nave en una escalada de emergencia, se habría estrellado contra ella y habría encontrado con una muerte segura.

Era un crucero. Comparado con un acorazado era pequeño, pero junto a un espartano sólo podía ser descrito como una fortaleza móvil. Un conglomerado de formas geométricas formadas por metal, resina y fibra cristalina, era un espejismo palpable nacido de una tecnología de ingeniería sedienta de sangre. En ese momento, se estaba regocijaba con la gloria de haber convertido un crucero de la alianza en una bola de fuego.

Julián sabía instintivamente que no debía atreverse a hacer ningún movimiento descuidado. Si recibía un golpe directo del cañón principal de un crucero, sería eliminado del universo antes de que el dolor se registrara en su sistema nervioso. Esa podría, en cierto sentido, ser una forma ideal de morir, pero Julian no tenía ningún deseo de ir por ese camino. Ajustó su velocidad a la del crucero y mantuvo una distancia prudente de unos tres metros de su casco exterior. Prácticamente tocaba el campo de neutralización de energía emitido por el crucero.

De repente, una de las torretas de cañones del casco comenzó a girar hacia él, pero el mecanismo paró de girar. Julian probablemente había sido visto por el sistema de detección de enemigos momentáneamente, pero ahora se había escabullido en su punto ciego. Desde el punto de vista del crucero, un diminuto y vastamente inferior enemigo había volado justo a su lado mientras estaba ocupado matando a un enemigo de su propio tamaño. Además, era precisamente porque no se usaban ojos reales para ver a los enemigos, que el crucero tenía dificultades para juzgar si ese astuto pequeño enemigo había huido o si lo tenían justo en la espalda.

Julian esperó. Sin hacer nada, y con el latido de su corazón como único compañero, esperó a que la balanza se inclinara en su dirección. Después de unos momentos que parecieron durar una eternidad, una pequeña rendija se abrió en la parte trasera de la gigantesca nave enemiga, y de ella surgió la ojiva gris plateada de un misil fotónico. Su maliciosa punta hemisférica apuntaba a un destructor de la alianza. Julián contuvo la respiración. Justo cuando el misil fue lanzado, en el instante en que penetró en el campo de fuerza desde el interior, Julián salió de su escondite sin forma, disparó su cañón de rayos de neutrones y se lanzó inmediatamente a una empinada escalada de emergencia. Detrás de él, una explosión de luz explotó, y una onda de energía rodante recogió a su espartano, lo lanzó a lo alto, y luego lo envolvió de nuevo..;

V

“El crucero Rembach acaba de ser destruido”.

Los informes del operador a menudo dejaban al Comandante Eisendorff un regusto desagradable. Tanto si el informe se entregaba con calma robótica como con un histérico sentido de la emergencia, ambos estilos tenían una forma de alterar sus nervios. ¿Y qué? Él quería gritarles. La soledad del mando, esa incapacidad de delegar juicios y decisiones en alguien más, le hacía querer arremeter contra estas personas que no tenían tales responsabilidades.

“¡Deje de informar de cada detalle inútil!” dijo, recompensando al operador no sólo con un grito, sino también con un golpe en la nuca. Quizás ese operador también podría contarse ahora entre las víctimas de Julian.

Por parte de las Fuerzas Armadas de la Alianza, sin embargo, el contralmirante Attenborough sentía una irritación similar. Aunque poseía cualidades excepcionales como comandante, alguien más podría haber sido más adecuado para el reto de llevar a esa “tropa de novatos” a la batalla.

Para Attenborough, la actitud excesivamente circunspecta del Almirante Eisendorff llegó como una salvación inesperada, y al mismo tiempo, estaba aumentando lenta pero seguramente su temor de que su fatal debilidad pudiera ser descubierta en cualquier momento. Fue entonces cuando Attenborough, que había estado soportando el insoportable peso del mando, vio una nave aliada revolotear tranquilamente por su pantalla principal como si no tuviera ninguna preocupación en el mundo.

Tras mirarla una segunda vez, intentando asegurarse; le preguntó a su ayudante,

“Ese era el Ulises, ¿no?”

“Sí, señor. El acorazado Ulises”.

Al oír ese nombre, una sonrisa se extendió por los rasgos juveniles de Attenborough. Incluso en medio de una feroz batalla, era posible hacer cosquillas al eterno sentido del humor del género humano. La Ulises era el principal “pendenciero” de la Flota Patrullera de Iserlohn, superando a casi todos los demás naves tanto en número de vuelos de combate como en sus distinguidos éxitos militares. Sin embargo, Ulises era más conocido como “el acorazado con los retretes rotos”, por lo que su nombre nunca dejaba de suscitar una sonrisa cuando era mencionado o escuchado. El apodo no tenía base, de hecho, pero para la mayoría de la gente, una falsedad vestida a su gusto era mucho más agradable que un hecho prosaico, no importa lo molesto que esa falsedad pudiera ser para su objetivo..;

“Me gustaría que la buena suerte de ese barco se nos contagiara al resto de nosotros”, dijo Attenborough. “Todos, manténganse vivos, aunque pasen algo de vergüenza por ello”.

El sonido de la risas estalló en el puente, y aunque sólo fuera por un momento, un sentimiento de que las cosas irían bien se dispersó por la habitación. Aunque la tripulación de Ulises prefiriera otra cosa, el apodo de la nave fue claramente efectivo para aliviar la tensión del personal de la flota y revitalizarlos en cuerpo y espíritu.

Ya habían pasado nueve horas desde el comienzo de la batalla. Durante ese tiempo, Julian había llevado a cabo cuatro salidas de su nave nodriza, Amәrәtāt. En su tercera salida, no había destruido ni un caza ni una nave de guerra. Esto se debió probablemente a que los escuadrones espartanos, tras perder un caza tras otro, se convirtieron en presa fácil de los disparos de las valquirias, y se abrió una brecha entre ambos bandos en cuanto al número de naves de combate supervivientes. Al ser atacado por dos valquirias a la vez, Julián se vio obligado a huir desesperadamente por aquí y por allá tratando de mantenerse con vida. Julian pronto había renunciado a los inútiles contraataques y se centró sólo en escapar. Los dos valquirias habían competido por su presa, ambos confiando en movimientos en solitario en lugar de cooperar. Si no fuera por estos dos factores, Julian habría muerto. Pero en lugar de eso, ambas valquirias se enfrentaban mutuamente. Después de que Julián los sacudiera y apenas lograse huir al vientre de su nave nodriza, se sentó en la cabina por un rato con la cabeza gacha, incapaz de decir ni una palabra.

Y luego hubo su cuarta salida, o más propiamente, su escape de la nave nodriza después de que fuera golpeada. Desafiando a su nombre, la “inmortal” Amәrәtāt había caído presa de los misiles de fusión y se había partido por la mitad en su centro. Ambas piezas habían explotado por separado. Después de que Julián, casi envuelto en la enorme bola de fuego en expansión, escapara por fin al espacio vacío, una valkiria apareció delante de él. Había sido sólo una fracción de segundo más rápido en apretar el gatillo que lo hizo estallar en pedazos. Las funciones de detección de enemigos del caza enemigo habían sido severamente dañadas por la bola de fuego a la espalda de Julián. Aunque había salido victorioso, su repostaje de energía a bordo de la nave nodriza había sido incompleta, lo que significaba que sus reservas de energía estaban aún casi agotadas. Con la desesperación nublando sus oscuros ojos marrones, se había vuelto para mirar el monitor, mirándolo mientras contenía la respiración y liberaba una risa nerviosa. Innumerables puntos de luz habían aparecido desde la dirección de la Fortaleza Iserlohn, formando un muro de luz en rápida expansión.

En el puente del acorazado Triglav, el oficial de comunicaciones se levantó y gritó: “¡Han llegado los refuerzos!”. ¡Los refuerzos han llegado!” Consideró que era su deber mostrar una reacción exagerada y levantar la moral de sus camaradas.

Y el efecto fue espectacular. Los ánimos se elevaron, y un sinnúmero de boinas volaron en el aire. Para informar a las naves aliados, y al mismo tiempo restregarle la cara a sus enemigos, las señales de comunicación electromagnética cuya interceptación era esperable se aceleraron a través de los canales de comunicación de las fuerzas de la alianza.

Mientras tanto, las fuerzas imperiales estaban paralizadas. Los operadores a bordo de cada nave habían palidecido al mirar sus monitores, paralizando a sus comandantes con informes que rayaban en gritos.

“¡¿Más de diez mil?!” los comandantes se quejaban. “¡Eso ni siquiera es una competencia !” La palabra “retirarse” estaba brillando en sus mentes. No habían perdido la parte de su razón que calculaba la ventaja y la desventaja, y tenían la suficiente flexibilidad para sonar una retirada cuando la respuesta fuera “desventaja”. Los propios refuerzos de la flota imperial no tardarían en llegar, pero carecían de la enorme fuerza del enemigo y, lo que es más importante, era casi seguro que una vez que ellos mismos hubieran sido aniquilados, les tocaría a sus refuerzos ser destruidos por separado. Eisendorff, dando ejemplo a los demás, comenzó la retirada.

“El enemigo ha perdido la voluntad de luchar y está huyendo. ¿Lo perseguimos?”

En el puente del acorazado Hyperion, la teniente Frederica Greenhill esperaba instrucciones de su comandante de pelo oscuro.

“No, déjalos ir”, dijo Yang.

Si la fuerza imperial se retiraba y sus aliados se salvaban, entonces los objetivos de la movilización se habían alcanzado. No serviría a ningún propósito estratégico rodear y aniquilar a una fuerza enemiga numéricamente inferior que no quería luchar, ni le daría ningún placer como táctico hacerlo. La razón principal por la que había sacado una fuerza tan grande en primer lugar había sido asustar al enemigo sin luchar.

“En ese caso, Excelencia, ¿recuperaremos a aquellos cuyas naves han sido destruidas y volveremos juntos tan pronto como se completen las reparaciones de emergencia?”

“Eso estará bien. Oh, y para prevenir que algo así suceda en el futuro, probablemente deberíamos desplegar unos cuantos satélites de vigilancia y retransmisión en este área también”.

“Sí, señor, me ocuparé de ello inmediatamente.”

Merkatz miró con gentil aprobación como Federica ejecutaba enérgicamente las instrucciones de su comandante. Incluso en su larga trayectoria de servicio, no podía recordar a muchos ayudantes tan competentes como ella.

“También, sobre el Sargento Julian Mintz…”

Mientras Frederica se preparaba para dar un nuevo informe, vio que el contorno del cuerpo de Yang parecía enrigidecerse un poco.

“Ha regresado a salvo”. Mirando con calidez como la fuerza se iba desapareciendo de los hombros de Yang, Frederica continuó. “Destruyó tres valquirias y un crucero”.

“¿Destruyó un crucero? ¿En su primera batalla?” No fue Yang quien habló; fue el comandante de las defensas de la fortaleza, Walter von Schenkopp, quien subió a bordo diciendo que quería ver los resultados del entrenamiento de los nuevos reclutas. También era el instructor de Julian en puntería y combate cuerpo a cuerpo. Frederica asintió con la cabeza y él aplaudió con las manos juntas, con aspecto complacido.

“Ese chico es todo sorpresas. Tiene un talento natural para esto. Ni siquiera yo pude presumir tanto en mi primera salida. En realidad estoy un poco preocupado por cuánto crecerá en el futuro…”

“¿De qué estás hablando?” dijo Yang. “Todo lo que ha hecho es soplar de una sola vez la buena suerte de toda una vida. Si ahora acaba teniendo una visión errónea de la batalla, esto no habrá sido bueno para él. La verdadera prueba comienza ahora”.

Yang tenía la intención de hablar con la actitud de un instructor estricto, pero cuando vio las caras de Frederica y Schenkopp, supo de inmediato que no podía alegar ningún éxito en eso. Sus caras parecían decirle, “No tienes que esforzarte tanto”.

Fue así como Julian Mintz concluyó su primera salida de combate.

Había regresado con vida.

Capítulo 2. La fortaleza emprende el vuelo

I

Aunque la batalla que había estallado en el corredor Iserlohn en enero del año 798 del calendario espacial (489 del calendario imperial) había sido grande en escala, al final no fue nada mas que una mera escaramuza fronteriza.

El almirante Yang Wen-li, comandante de la fortaleza Iserlohn y el responsable de las fuerzas de la alianza en dicho conflicto, se había retirado con la flota justo después, sin mostrar indicios de querer escalar la pelea.

Del lado imperial, Karl Gustav Kempf era el responsable de la seguridad en esa región del espacio. Pese a que se disculpó por el fracaso a la hora de exterminar al enemigo, el comandante supremo de las fuerzas imperiales, el Mariscal Imperial Reinhard von Lohengramm, le restó importancia, diciéndole:

“En cien batallas no podemos esperar cien victorias. No necesita disculparse por cada revés”

Hubiera sido otra cosa si esa derrota hubiera sido en una gran batalla de la que dependiera el destino entero de la nación, pero Reinhard, en su otro rol como primer ministro imperial, tenía que concentrar su tiempo y energías en mejorar los asuntos domésticos del imperio y expandir su propia base de poder. No tenia tiempo que perder en una batalla puntual sin repercusiones estratégicas o diplomáticas.

Reinhard había cumplido 22 años, y una sombra de melancolía y la dignidad del gobernante se habían añadido a su encanto natural, dándole últimamente una presencia que le hacía parecerse a la de algún antiguo semidiós. Para los soldados, la suya era una presencia digna de sobrecogimiento. Hecho de la misma materia que la fé religiosa. Una de las razones para ello, era la forma en que vivía.

Después de que su hermana Annerose se hubiera marchado, Reinhard se había marchado de la finca de Schwarzen para mudarse a una residencia oficial para oficiales. Cierto, era una casa construida para un oficial de alto rango, pero para aquel que gobernaba sobre veinticinco mil millones de ciudadanos y varios centenares de sistemas estelares, era positivamente frugal. Tenía un estudio, un dormitorio, un baño, una sala de estar , un comedor y una cocina, así como una sala privada para un asistente personal. Eso era todo, sin contar el alojamiento pertinente para el dispositivo de seguridad que estaba en una esquina del jardín.

“Es demasiado modesto para alguien que sirve como primer ministro imperial. No le estoy sugiriendo extravagancias, ¿Pero no cree que sería apropiado algo que mostrase mejor su autoridad?”

Tales comentarios se escuchaban de forma natural en el ambiente que rodeaba a Reinhard, pero una leve e indiferente sonrisa era la única respuesta que solía dar.

La pobreza de deseos cuando tocaba hablar de bienes materiales era un punto en el que las naturalezas de Reinhard y Yang Wen-Li coincidían. Pese a que su alma ansiaba la gloria y el poder terrenal, esas cosas no tenían forma tangible. El poder, por supuesto, traía consigo satisfacción material. Si lo hubiera deseado, Reinhard podría haber vivido en un palacio de mármol, con hermosas mujeres en cada rincón, y haber poseído oro y joyas preciosas en montones apilados que le llegaran a la cintura. Pero hacerlo solo le haría parecerse a una indecorosa caricatura de Rudolf el grande. Rudolf había sido un hombre con una necesidad compulsiva de manifestar su vasto e incomparable poder en forma de riquezas materiales. Ademas del palacio de Neue Sans Souci, el pináculo de su magnificencia, poseía grandes mansiones y cotos de caza, incontables chambelanes y camareras , pinturas, esculturas, metales preciosos, gemas, una orquesta privada, guardias personales, extravagantes naves con las que podía visitar todo el imperio a su antojo, retratos, bodegas…

Rudolf había monopolizado lo mejor de todo.

Los aristócratas se agolpaban a su alrededor sosteniendo ante sus maravilladas caras cualquier fruslería que las grandes manos del emperador hubiera lanzado en su dirección. En cierto sentido habían sido muy conscientes de su posición, sujetos al gigante-el primero que se había convertido a sí mismo en déspota de toda la humanidad- en una forma que les hacia parecer más esclavos que ganado. No agitaban sus colas por Rudolf el Kaiser, porque no las tenían. De vez en cuando, Rudolf les entregaría alguna hermosa mujer de su harén a sus cortesanos. Porque con esas mujeres normalmente iban acompañadas de mansiones señoriales, títulos, joyas y más; los cortesanos las aceptarían encantados y se jactarían ante el resto de nobles del favor que habían hallado en la vista de su alteza Imperial.

Reinhard, vivía completamente libre de esa podredumbre espiritual. No había un alma viva que pudiera probar que el joven no fuera otra cosa que un creativo y resolutivo gobernante, sin importar cuando le despreciaran.

“Hay dos cosas esenciales para conseguir la confianza de la gente en el sistema: Juzgados justos e impuestos igualitarios. Solo esas dos.”

Con estas palabras, Reinhard había demostrado que tenía un don para gobernar la nación, no solo para guerrear. Incluso si ambas cosas solo eran producto de su ambición personal, no dejaba de poner voz a todo aquello que las multitudes anhelaban.

Mientras Reinhard hacía avanzar con decisión las reforma fiscal y trabajaba para establecer un código civil y penal justo, entregó grandes mansiones que una vez habían pertenecido a la vieja aristocracia, al pueblo sin coste, y liberó a los siervos de esas propiedades. Las mansiones de muchos de los nobles que habían sido aniquilados tras alinearse con el bando del duque Braunschweig se abrieron al publico y se convirtieron en hospitales e instalaciones destinadas a instituciones de ayuda social. Los aristócratas atesoraban sus pinturas, esculturas, porcelana y objetos de joyería, bajo llave, pero ahora esas cosas habían sido expropiadas por el estado y colocadas en museos públicos.

“…encantadores jardines son mancillados por infames pies de baja cuna, gruesas alfombras manchadas de zapatos embarrados y las lujosas camas con doseles en las que solo se permitía yacer a los de noble origen, ahora son manchadas por las babas de niños sucios. Ahora esta anteriormente gran nación ha caído en las manos de meras bestias, incapaces de comprender como belleza o nobleza. Ah.. si ese espectáculo desgraciado y desdichado no fuera más que una pesadilla de una sola noche …”

Con rabia y odio goteando de la punta de su pluma, uno de los aristócratas había escrito estas palabras tras ser despojado de su riqueza y privilegio. Los nobles rechazaban todo aquello, sin llegar siquiera a considerar que el generoso estilo de vida que habían disfrutado hasta entonces se debía a un sistema social injusto, apoyado por el trabajo y sacrificios de aquellos infames de baja cuna. Ni se les ocurrió que su fallo a la hora de reflexionar sobre el sistema, había terminado socavando el suelo bajo sus pies, trayendo consigo su caída.

Mientras que sus enemigos fueran aquellos que suspiraran por las glorias pasadas, Reinhard no tendría necesidad de temer de ellos. Lo mas que podrían hacer sería lanzar conspiraciones contra la sociedad o ataques terroristas, y más allá de los extremistas pro-aristocracia, tales tácticas no encontrarían el apoyo o soporte de la gente.

En el presente la gente estaba del lado de Reinhard, y miraban a los antiguos aristócratas como halcones, con ojos ardiendo con hostilidad y sed de venganza. Sus antiguos gobernantes habían sido encerrados dentro de una celda invisible.

Las inclemente mano reformista de Reinhard se extendió no solo en los sistemas financiero y legal, sino en las organizaciones administrativas también. En el ministerio de asuntos domésticos, la oficina para el mantenimiento del orden público-la infame ejecutora de la política imperial que había dominado al público y suprimía el pensamiento independiente- fue clausurada tras casi quinientos años. El jefe de la oficina, Heinrich Lang fue puesto bajo vigilancia por Oberstein, y todos los encarcelados por crímenes políticos y de pensamiento- con la excepción de terroristas y aquellos radicales partidarios de un gobierno republicano- fueron liberados. Los periódicos y revistas que habían sido prohibidos también recibieron permisos para seguir publicando.

Las instituciones financieras especiales que habían sido exclusivas de la nobleza fueron abolidas y reemplazadas por nuevas instituciones de crédito agrícola, que proporcionaban prestamos con bajos tipos de interés a los recién liberados.

“Reinhard el liberador!” “Reinhard el reformador!” Las alabanzas de la ciudadanía eran cantadas cada vez más alto.

“El duque Lohengramm no solo es habilidoso en el campo de batalla, sino que también sabe como congraciarse con el público “ susurró Karl Bracke, una personalidad del movimiento “conocimiento y civilización” que estaba ayudando a Reinhard con sus reformas; a su colega Eugen Richter.

“Eso es cierto. Estará tratando de ganarse el favor popular, pero aún así el viejo orden no habría intentado eso siquiera. Todo lo que hicieron fue exprimir a la gente unilateralmente, por todo lo que valían. Comparado con eso, esto es sin duda progreso y mejora”

“Aun así, dijo Bracke,” ¿Se le puede llamar realmente progreso si no llega a que el pueblo se auto gobierne?”

“El progreso es el progreso”, repuso Bracke, con una suave nota de irritación subyacente en su voz, dirigida al dogmatismo de Bracke. “Incluso si esto está siendo impulsado por una autoridad poderosa, una vez que el público reciba estos derechos mayores, no podrá sencillamente quitárselos. Ahora mismo, nuestra mejor opción es respaldar al Duque Lohengramm e impulsar estas reformas, ¿no te parece?”

Bracke asintió, pero había algo en sus ojos que no era ni satisfacción ni acuerdo…;

II

El almirante de ingeniería Anton Hilmer von Schaft, el comisionado de ciencia y tecnología de la armada espacial imperial era un hombre de cincuenta años con sendos doctorados en ingeniería y filosofía.

El nacimiento del pelo se le había retraído con los años a la nuca, pero sus bigotes color rojo oscuro eran gruesos y mullidos. Con una nariz rojiza, un cuerpo redondeado y rollizo y la apariencia de un niño bien nutrido, de un primer vistazo se le podría confundir con el propietario de una cervecería.

Si embargo el brillo en sus ojos no era el de un mesonero. Al margen de sus habilidades de investigación y desarrollo, se rumoreaba que había alcanzado la posición que tenia no solo por el mero talento, sino por su instinto combativo al quitarse de encima a jefes, superando a sus colegas y retrasando a sus subordinados. Se decía que su ambición era convertirse en el primer mariscal imperial de la historia en alcanzar ese rango como científico militar en vez de como comandante de flota o asesor de operaciones.

En el día en que llamó al Almirantazgo Lohengramm, Reinhard acababa de terminar su trabajo matutino y estaba a mitad de su almuerzo. Frunció el ceño al oír el nombre de su visitante. Durante los últimos seis años de Schaft como mandamás de la división de ciencia y tecnología, este había mantenido su posición y privilegios haciendo uso de su poder político mientras que obtenía escasos logros técnicos al margen del desarrollo de las partículas céfiro direccionales. Ciertamente Reinhard no apreciaba al hombre.

Más de una vez, Reinhard había considerado despedirlo y reestructurar la alineación de la división de ciencia y tecnología. Sin embargo por esos seis últimos años, aquellos que Schaft había considerado competencia habían sido apartados a una esquina sin excepción, mientras que los que le apoyaban, habían monopolizado los puestos importantes dentro de la división. Ciertamente, Reinhard podría haberle despedido y reorganizado su facción; trayendo consigo numerosas disrupciones en el trabajo diario de la organización. Y también estaba el hecho de que el mismo Schaft había mostrado gran disposición para cooperar no solo con los nobles, sino con el mismo Reinhard.

Resumiendo, Reinhard quería despedirlo, pero hasta ese momento había sido incapaz de encontrar una razón lo suficientemente buena para hacerlo. Su gente buscaba un posible reemplazo, mientras esperaba que cometiera un error grave o que le cogieran mezclando asuntos públicos y privados. Aun así, Schaft era solo un hombre y el apretado horario de Reinhard le dejaba poco tiempo a su disposición. El estado del imperio necesitaba desesperadamente el lado constructivo del genio de Reinhard.

Ese día también, la agenda vespertina de Reinhard estaba llena de reuniones con diversos altos funcionarios llamados a explicar una serie de espinosos asuntos relacionados con cuestiones como los derechos de propiedad sobre tierras anteriormente de la aristocracia, reglas a nivel planetario concernientes a imposiciones fiscales y los poderes de la policía judicial y la reorganización de las oficinas del gobierno central. Debido a que esos asuntos concernían al primer ministro imperial, Reinhard tenía que dejar el almirantazgo después de almorzar para ir a la oficina del primer ministro. Pese a que podría simplemente haberlo dicho y hacer que esos funcionarios fueran a verle al almirantazgo, cierto aspecto terco o meticuloso en el joven rechazaba que se facilitase a si mismo las cosas en esos aspectos.

“Le veré, pero solo por 15 minutos.”

Schaft, sin embargo tenía ideas propias sobre esto. Esperando fascinar al joven mariscal, lanzó una larga y exaltada arenga que alteró la agenda de Reinhard, haciendo esperar a esos funcionarios en la oficina de primer ministro.

“Así que en otras palabras”, dijo Reinhard, “ estas diciendo que nuestra armada debería construir una fortaleza que sirva como bastión de nuestras fuerzas justo enfrente de Iserlohn?”

“Precisamente, excelencia” Dijo seriamente el jefe de la división de Ciencia y tecnología, asintiendo con la cabeza. Había esperado un cumplido, pero lo que veía en las atractivas facciones del joven primer ministro imperial eran notas de disgusto y decepción.

Reinhard tenía ganas de decir que incluso aquellos escasos quince minutos con ese hombre habían sido una pérdida de su tiempo.

“Como plan, no es malo”, le dijo” pero hay una condición que debería darse para que tenga éxito.”

“¿Y es?”

“La armada de la alianza tendría que quedarse sentada mirando mientras nuestras fuerzas la construyen.”

El jefe de la división de ciencia y tecnología de la armada espacial se quedó en silencio. Parecía no tener una respuesta.

“No, añadió Reinhard- No pretendo decir que la idea carece de atractivo. Solo es que difícilmente puede ser realista. Le sugeriría que haga otra propuesta después, cuando se haya enfocado en los detalles que deben ser arreglados”

con un movimiento ágil, Reinhard empezó a levantarse. Si tenía que lidiar con ese hombre altanero y desagradable por otro minuto más, empezaría a atacarle el estrés y diría algo que no debía.

“Por favor, solo un momento” Dijo Schaft. “Realmente la condición es innecesaria. ¿Por qué, preguntará? Porque mi idea…; – Entonces el director de la división de ciencia y tecnología de la armada espacial alzó la voz para aumentar la teatralidad- “Es llevar una fortaleza ya existente al corredor Iserlohn.”

Reinhard se giró y miró directamente a Schaft. La cara que su mirada perforó era una masa de confianza, amasada y horneada. Un titileo de interés apareció en sus ojos gélidos, y volvió a sentarse.

“¿Oímos los detalles, pues?”

El resplandor de la victoria añadió otra capa de brillo a la complexión del jefe de ciencia y tecnología. Pese a que la vista no le resultaba apenas agradable a Reinhard, su interés superaba a su fastidio.

III

Nadie había descrito jamás al Almirante Karl Gustav Kempf como poseedor de una naturaleza profundamente celosa ni era probable que alguien lo hiciera en el futuro. Era un individuo justo y de mente abierta, y tanto sus habilidades de liderazgo como su valor eran considerados como sobresalientes.

Incluso Kempf, sin embargo, tenia orgullo y espíritu competitivo. En la guerra Lippstadt del año anterior, los logros en el campo de batalla de Mittermeier y Reuentahl habían sido remarcables y ambos habían sido ascendidos al rango de alto almirante, mientras que Kempf había seguido siendo almirante.

Incluso si no se hubiera sentido menospreciado con respecto a eso, sentía que era una pena. Después de todo, había cumplido 36 ese año y era mayor que cualquiera de ellos.

Entonces, nada mas empezar el nuevo año una de las flotas bajo su mando se había envuelto en una escaramuza fronteriza complicada en el corredor Iserlohn. No podía evitar que su orgullo se viera afectado , y por ello Kempf había empezado a buscar una oportunidad para reclamar su honor- en otras palabras, otra batalla. Y aun con esas, no podría simplemente empezar otra batalla solo por salvar su orgullo herido, y así muchos días insatisfactorios pasaron mientras cumplía sus deberes entrenando al personal y patrullando la frontera.

Eso era lo que había estado haciendo cuando llegó un mensaje de Reinhard, instándole a volver a la capital imperial , en el Planea Odín, y presentarse ante él en el almirantazgo Lohengramm.

Kempf, junto a su ayudante el teniente Lubitsch, fueron recibidos en el almirantazgo por el subteniente Theodor von Rucke, un joven de 22 que había servido bajo las ordenes de Kempf por un tiempo, hasta que fue transferido al almirantazgo el año anterior. Le mostró al Almirante Kempf la oficina de Reinhard. Allí, Kempf encontró al joven mariscal imperial de cabello dorado y ojos azul gélido, acompañado de otra persona: el Almirante de ingeniería, Schaft; jefe de la división de ciencia y tecnología .

“Llegas pronto, Kempf” Dijo Reinhard “Oberstein y Müller se unirán a nosotros en breve. Sientese mientras espera”

Mientras hacía lo que le decía Reinhard, Kempf no podía evitar sentir un poco de sorpresa. Era muy consciente de lo poco que le gustaba al joven mariscal la compañía del pedante almirante de Ingeniería.

Finalmente el alto almirante Paul Von Oberstein llegó, seguido del Almirante Neidhart Müller.

Oberstein en el presente era tanto el secretario general en funciones de los cuarteles generales de la armada imperial, como el jefe de personal de la armada espacial imperial, y como tal no era nada extraño que atendiera una reunión importante. Podría decirse que representaba a las operaciones de retaguardia. Por otro lado, los comandantes de combate normalmente estarían representados por Reuentahl o Mittermeier, sin embargo ninguno de ellos estaba presente ese día. Incluso entre todo el estrato de almirantes del almirantazgo, Müller estaba por debajo en términos de importancia que otros como Kempf o Wittenfeld y también era más joven que ellos. Sus éxitos en batalla y una extraordinaria capacidad para hacer lo que le mandaban era la razón por la que había alcanzado ese rango siendo tan joven, pero aún no había establecido una reputación solida que se pudiera comparar a la de sus colegas.

“Bien, todos están aquí ahora” dijo Reinhard “ Si os parece bien, o¿escuchamos la propuesta del Almirante de Ingeniería Schaft ?”

Ante las palabras de Reinhard, Schaft se levantó. A Kempf ese hombre le recordaba un poco a una gallina enana, paseándose con su cresta erizada en actitud de triunfo. Parecía la clase de persona a la que la euforia mental les llevaba mas allá de la confianza , hasta el punto de llegar a la arrogancia.

Schaft dio una señal y una imagen tridimensional, controlada por un operador presente en la habitación apareció como suspendida en el aire. Era una esfera de plata brillante, nada fuera de lo común para cualquier mirada transitoria. Sin embargo su forma era inequívoca para cualquiera que sirviera con cualquier armada, fuera del ejército o de la alianza.

“Almirante Kempf , me pregunto si podría decirnos que es esto- inquirió con un tono que más bien usaría un profesor y no un soldado. El hecho de que fuera veinte años más viejo que Kempf era probablemente la razón por la que había usado ese tono de voz.

“Es la fortaleza Iserlohn” Respondió educadamente Kempf. Abstuviéndose de hacer entonaciones vocales propias por la presencia de Reinhard en la habitación. Probablemente por la misma razón Müller también parecía un poco más formal de lo necesario. Schaft asintió y sacó pecho.

“¡Nuestro hogar, el imperio galáctico es el único gobernante de toda la humanidad, pero esos violentos rebeldes rechazan reconocer ese hecho, y han estado trayendo continuamente destrucción y derramamientos de sangre por los últimos ciento cincuenta años! Presuntamente se atreven a llamarse ‘Alianza de planetas libres’ mientras que en realidad no son nada mas que los descendientes de una masa extremista que se desvió hace mucho tiempo de su camino como súbditos del imperio . Están representando una farsa, luchando contra un poder que no pueden imaginar.”

“¿Que pretenderá decirnos esta bestia engreída? Se preguntó Kempf en silencio. No hay la mas mínima traza de humildad en sus palabras. Pese a que sus palabras y actitudes eran muy diferentes, ninguno de los cuatro oyentes quedó impresionado en lo más mínimo por aquella perorata tan poco original.

Schaft continuó: “ Por la paz en el universo y la unificación de la humanidad, esos rebeldes de la alianza deben ser destruidos. Para hacerlo, no podemos unicamente responder a incursiones enemigas, sino que debemos atacar desde el flanco y tomar el territorio enemigo. Sin embargo es un territorio muy distante y nuestras líneas de suministro y comunicación se alargarían demasiado. Ademas solo hay un camino conectando ambos territorios, el corredor Iserlohn.

Por ello, el defensor tiene la ventaja de ser capaz de concentrar sus fuerzas. Esto significa que el lado atacante, por otra parte, está muy limitado en opciones tácticas.

“La armada imperial fue capaz de atacar profundamente en territorio enemigo porque teníamos la fortaleza Iserlohn actuando como Cabeza de puente y estación de reaprovisionamiento.. Sin embargo, la fortaleza Iserlohn está actualmente en manos enemigas y por ende nuestra fuerza militar es incapaz de pasar a través del corredor para atacar los bastiones del enemigo. En el presente los militares de la alianza no se han recuperado de la aplastante derrota de Amritzer, o de los golpes recibidos durante el levantamiento militar del año pasado. Si pudiéramos recapturar Iserlohn, sería posible que nuestras fuerzas pudieran tomar todos esos territorios de una sola vez. Ademas, Yang Wen-Li el mas brillante almirante de la Alianza está en Iserlohn. Si pudiéramos capturarlo o matarlo mientras tomamos la fortaleza, podremos asestar un golpe fatal en sus fuerzas desde el punto de vista del capital humano.

“Sin embargo, desde un punto de vista meramente técnico, Iserlohn es impenetrable- Una esfera artificial de sesenta kilómetros de diámetro envuelta en cuatro capas repetidas de acero superendurecido, fibras de malla cristalina, y placas de supercerámica, estando además cada capa recubierta de una cobertura que es capaz de resistir los ataques láser. No podemos arañarlo siquiera, ni con las armas de mayor potencia de un acorazado gigante. No es meramente teórico, sino que ha sido probado en repetidas ocasiones por el hecho de que la armada de la alianza no fue capaz de tomarla mediante ataques frontales.

“Si Iserlohn no puede ser capturada por flotas de naves de guerra, ¿que podemos hacer al respecto? Lo único que podemos hacer y traer la armadura y potencia de fuego suficiente para rivalizar con la misma fortaleza de Iserlohn. En otras palabras, atacar a una fortaleza con otra fortaleza. Mover una fortaleza capaz de oponerse a Iserlohn , frente a esta, y atacarla desde allí.”

Cuando el almirante de Ingeniería Schaft paró de hablar y miró a los otros cuatro hombres. Reinhard, que ya conocía lo que iba a decir, no parecía sorprendido. Si Oberstein estaba sorprendido, incluso internamente sorprendido, no lo mostraba en su cara o movimientos. No era el caso de los demás, por supuesto. Kempf aspiró profundamente. Empezó a golpear ligeramente con sus poderosos dedos los reposa-brazos del sillón en el que estaba sentado mientras que Müller seguía agitando su cabeza mientras parecía murmullar algo entre dientes.

Schaft empezó a hablar de nuevo.

“Si buscan una fortaleza en territorio imperial que sea capaz de plantarle cara a Iserlohn, no miréis a otra aparte de la Fortaleza Gaiesburg, usaba como bastión por la confederación aristócrata durante la guerra Lippstadt del año pasado y permanece abandonada. Repararla, acoplarle un sistema warp y motores de navegación convencionales, desplazarla diez-mil años luz y desafiar a Iserlohn a un duelo de fortalezas. La potencia de los actuales motores Warp no es suficiente para desplazar una fortaleza del tamaño de Gaiesburg, así que tendremos que acoplar una docena de motores en configuración de anillo y activarlos a la vez. Es perfectamente posible con la tecnología existente, lo demás depende del liderazgo del comandante y su capacidad de llevar a cabo la operación.

Schaft se volvió a sentar, con las costuras de su uniforme a punto de reventar por su ego inflado. En su lugar, Reinhard se levantó.

“Por eso os he llamado aquí?”

Con sus vivaces ojos azul gélido fijos sobre ellos, los dos almirantes se pusieron rectos en sus asientos.

“ Nombro a Kempf comandante y a Müller vicecomandante de la operación. Seguid el plan del director de la sección de ciencia y tecnología y recapturad Iserlohn”

El nombramiento del Almirante Karl Gustav Kempf como comandante y del Almirante Neidhart Müller como su vicecomandante de esa nueva operación no paso desapercibido entre los miembros de la armada imperial. Lo natural era pensar que uno de los altos almirantes, fuera Reuentahl o Mittermeier habrían liderado una operación tan vasta en escala y tan aislada.

Naturalmente ninguno de los dos altos almirantes hicieron declaraciones publicas sobre la material, pero cuando estaban solos no podían evitar expresar al otro su decepción.

“En cualquier caso” dijo Mittermeier,” probablemente fue decidido por su Excelencia, el jefe de personal Oberstein”

Los prejuicios, en lugar de la deducción era lo que llevaba a Mittermeier a hacer esa afirmación, pero no estaba realmente tan alejado de la realidad. Cuando Reinhard había pedido consejo a Oberstein sobre la asignación del mando de esa operación, el hombre no había respondido inmediatamente sino que en su lugar había pedido su opinión al capitán Ferner que estaba en un equipo de asesores.

“Si los almirantes Reuentahl o Mittermeier tienen éxito,” dijo Ferner, “el único rango que queda para recompensarles sería el de mariscal imperial, y en ese caso les haría iguales en rango al Duque Lohengramm. No sería bueno para el orden en las filas. Si, por otro lado eligiera entre los Almirantes, puede ascenderles a alto almirante si tienen éxito al mismo tiempo que evita que Reuentahl y Mittermeier sobresalgan demasiado del resto. Y si fallara, no habría usado sus cartas más importantes, así que la pérdida sería relativamente leve.”

Su opinión era muy similar a la del propio Oberstein. Para mantener el orden en las filas y para elevar la autoridad de aquel se estaba en la cúspide- era vital evitar la creación de un numero dos. Eso era lo que había preocupado a Oberstein cuando Siegfried Kircheis estaba vivo. Kircheis había sido recompensado con honores incontables después de que muriera protegiendo a Reinhard. No había problema con otorgar grandes a los muertos, pero con los vivos la situación era distinta. Ahora que Kircheis estaba muerto, no tenía sentido dejar que Mittermeier o Reuentahl ocuparan su puesto vacante.

Era vital crear muchos números tres, pero ningún numero dos que dispersara el poder y funcionalidad de la operación; para así fortalecer el sistema dictatorial de Reinhard.

Siendo ese el caso, Si Oberstein tratara de tomar el puesto de número dos para si mismo, no podría evitar las criticas de oportunista. Y aún asi incluso Mittermeier, que despreciaba a Oberstein, reconocía el hecho de que el hombre no albergaba ambición alguna por dicha posición. Quería otra cosa.

“Que sea Kempf” Respondió Reinhard cuando Oberstein le aconsejo escoger de entre los Almirantes. “ha estado esperando limpiar la vergüenza de su derrota previa. Vamos a darle la oportunidad de hacerlo.”

Como Vice-comandante, Reinhard naturalmente necesitaba a alguien por debajo de Kempf, y así escogió a Müller, que era más joven y menos experimentado.

Por ese tiempo, en algún lugar dentro del mundo de la psique de Reinhard, se había tendido un velo entre si mismo y la fiera pasión que le había llevado hasta ese punto, y estaba desarrollando un punto de vista por el que contemplaba todo con frialdad. Incluso a sí mismo. No sabía si llamarlo pasión fría o vacío seco. Sentía como si sus piernas, creadas de tal forma que podían alcanzar las cotas mas altas del cielo con sus pasos, hubieran sufrido una severa reducción en su poder.

Sabía la causa, pero no era capaz de atreverse a enfrentarla de frente. Reinhard seguía diciéndose a si mismo que era una persona fuerte que no necesitaba la ayuda o la comprensión de otros. Antes, no necesitaba esforzarse para pensar tal cosa. Todo lo que necesitaba hacer era girarse y mirar atrás de vez en cuando y Siegfried Kircheis estaría justo ahí, siguiéndole a medio paso de distancia. Eso siempre lo había aclarado todo.¡Eso era! El sueño había sido valioso, porque había sido compartido. Por esa razón tenía que concentrarse en alcanzar su ambición: Porque no había sido solo suya.

Todo el espacio sería suyo. Incluso si había perdido su sombra, incluso si una de sus alas había sido arrancada de su espalda, conservaba sus colmillos. Si Reinhard von Lohengramm perdiera sus colmillos, el hecho de que había nacido en el mundo perdería su significado. Justo ahora necesitaba afilarlos, incluso si estaban condenados a terminar quebrándose.

IV

Tras el fallecimiento el año anterior de Siegfried Kircheis, incomparable baluarte de lealtad, perspicacia y capacidad, Wolfgang Mittermeier y Oscar von Reuentahl se convertirían en sendos pilares del almirantazgo de Reinhard. Ambos eran considerados tácticos virtuosos que no carecían de nada en lo que concernía al valor y la planificación inteligente. Si las circunstancias lo requirieran, podían orquestar un avance frontal y una expansión trasera, lanzar una acometida brutal de frente o adoptar una postura meramente defensiva sobre una base, empleando los más altos estándares de técnica estratégica.

La letal rapidez con la que Mittermeier llevaba a cabo sus operaciones y la persistencia y el frío cálculo de Reuentahl, mostraban unas habilidades defensivas y ofensivas que no eran fáciles de encontrar; cuando se trataba de leer una situación con precisión, mantenerse firme en mitad de una crisis, adaptarse flexible-mente a las circunstancias cambiantes, o prepararse para las contingencias era difícil decir quien de los dos era mejor. El alto almirante Wolfgang Mittermeier tenía exactamente treinta años de edad, con rebelde pelo rubio miel y ojos de color gris. Aunque era algo menudo de estatura, tenía el firme y bien balanceado cuerpo de un gimnasta, y podía moverse como la velocidad misma echa carne.

El alto almirante Oscar von Reuentahl era un hombre alto de treinta y un años, con cabello marrón oscuro, casi negro y cierto atractivo aristocrático. Pero su característica más llamativa eran sus ojos. El derecho era negro y el izquierdo era azul. Eran heterocromáticos.

En términos de reputación y logros, los dos iban bastante igualados, pero ninguno había creado una facción para oponerse al otro. De hecho, compartían muchos logros por operar conjuntamente en el campo de batalla. Fuera del mismo, también pasaban mucho tiempo justos como amigos, y para cualquier espectador parecería algo místico y a la vez natural, que pudieran mantener esa relación pese a tener el mismo rango y tener temperamentos tan diferentes.

Mittermeier era de origen plebeyo, y su familia bastante normal en términos de estatus social y modo de vida. Su padre era Ingeniero de paisajes (ndt:Jardinero. Pero algo mejor pagado, supongo) y llevaba mucho tiempo haciendo negocios con una clientela de aristócratas y plebeyos adinerados.

“En esta sociedad tan vertical” le había enseñado a su joven hijo “La forma en la que la gente normal se gana la vida, es con su profesión.”

Seguramente esperaba que su hijo se convirtiera en técnico o artesano y viviera sin altibajos. Y más de un sentido, su hijo se había convertido en un artesano, hasta el punto de recibir el nombre de maestro de su oficio. Sin embargo el campo al que había decidido orientar su futuro no era la manufactura o la jardinería, sino el tumultuoso campo conocido como guerra.

Cuando Mittermeier tenía dieciséis, se enroló en la academia de las fuerzas armadas imperiales. Oscar von Reuentahl le sacaba un año, por eso no tuvieron la oportunidad de conocerse mientras estaba en el colegio. Los mayores de la academia frecuentemente abusaban de los novatos, interfiriendo con ellos y presionándoles de toda clase de formas; pero Reuentahl no le importaba en lo más mínimo esa clase de actividad de grupo.

Durante el verano de su segundo año en la academia, Mittermeier había vuelto a casa desde el dormitorio después de una larga ausencia para enterarse de que su familia había aumentado en un miembro. Una chica, pariente lejana de su madre, acababa de perder a su padre en la guerra y se había mudado con ellos. La joven, de doce años, Evangeline, tenía pelo color crema, ojos violetas, y mejillas sonrosadas. Aunque no se la podría considerar una belleza incomparable, su sonrisa nunca disminuía mientras iba haciendo sus tareas, de forma enérgica y vivaz. Cuando trotaba a algún lugar, ella dejaba una huella de claridad y alegría en el aire tras ella, como una golondrina elevándose por un cielo de primavera.

Michél, Michél, Michél. Stehe auf—es ist heller lichter Tag.

El sonido de su canción había resonado de forma agradable en los oídos de Mittermeier:

Michel, Michel, Michel, despierta, el tiempo está brillante y despejado…;

“Que chica tan alegre y honesta ¿no, Wolf?”

El cadete de la academia había contestado a su madre por medio de monosílabos indiferentes, como si no tuviera el mas mínimo interés por la recién llegada. Desde ese punto, sin embargo, empezó a ir más a casa cuando tenía permiso; lo que a su vez les abrió a sus padres una ventana directa al fondo del corazón de Mittermeier.

Finalmente, Mittermeier se graduó de la academia como Alférez. Sus padres y Evangeline le despidieron cuando partió al campo de batalla. Como soldado, el veloz y valeroso joven había encontrado su vocación. En muy poco tiempo consiguió distinguirse lo suficiente como para alzarse dentro de la jerarquía. Pero pese a que era decidido y rápido para actuar en cualquier otro asunto, terminó agonizando por esa chiquilla de ojos violetas durante siete años antes de que se decidiera a pedir su mano en matrimonio.

Ese día, Mittermeier estaba de permiso y se había encaminado a la ciudad. Mirando a todas direcciones, corrió entre peatones sorprendidos que se preguntaban que demonios pretendía, y por primera vez en su vida entró en una floristería. Cuando la tendera vio a un hombre joven de uniforme entrando apresurado en su tienda, ella temía que le fuera a dar un ataque al corazón. Que un soldado, con la cara totalmente roja, asaltara frenéticamente su tienda no era precisamente un buen presagio.

“¡Flores!¡Flores!¡Deme flores! No me importa el tipo…no, eso no esta bien. Necesito flores realmente bonitas. Flores que una mujer joven esté muy feliz por recibir.”

La dueña de la tienda, aliviada de que no hubieran venido a imponerle una inspección o que estuvieran reprimiendo una revuelta, le recomendó rosas amarillas. Mittermeier compró la mitad de las rosas amarillas de la tienda, pidiéndole que le hiciera un gran ramo. Después se marchó a una tienda de dulces, donde compró bombones y una tarta corona de Frankfurt con ron. Al pasar frente a una joyería, pensó en comprar un anillo. Pero desechó la idea, pensando que estaría anticipándose en cualquier caso. Y lo más importante, su billetera estaba casi vacía, para ese momento.

Mittermeier llegó a la casa de sus padres con el gran ramo de flores y la caja que contenía los dulces. Evangeline estaba en el jardín, cortando el césped, y cuando levantó la vista para ver al joven oficial, formal y tieso; se levantó de la sorpresa.

“¿Wol…Maestro Wolf?”

“Eva, toma esto, por favor.”

La tensión que sentía en batalla era nada comparada con la de ese momento.

“¿Para mí? Muchísimas gracias.”

Para Mittermeier, el brillo de su sonrisa era casi cegador.

“Evangeline…”

“¿Si, Maestro Wolf?”

Mittermeier había pensado toda clase de lineas inteligentes para el cortejo, pero a la vista de los ojos violetas de la chica, todas las florituras literarias y retóricas se marcharon volando a unos cien años luz de distancia, y todo lo que podía pensar era en lo tonto que era.

El padre de Mittermeier, chasqueó la lengua; mirándolos desde la distancia. “¿Que piensas que estas haciendo?” Aulló “¡Recupera la compostura, grandísimo inútil!” Claramente el nunca había visto luchar a su hijo en el campo de batalla, asi que había estado largamente frustrado por la indecisión de un hijo que había tardado siete años en proponerse. Mientras miraba con las grandes tijeras de podar aun en su mano, su hijo, gesticulando empezó a hablarle a Evangeline con palabras vacilantes, incoherentes y dispersas, mientras la chica cabizbaja, escuchaba sin mover un músculo. De pronto, el hijo del jardinero estrechó a la joven entre sus brazos, la atrajo cerca de si y reuniendo todo su valor consiguió besarla torpemente.

“Bueno, al final lo hizo” Murmuró el padre con satisfacción.

Ese día, el joven oficial de pelo dorado había entendido que había algo en el mundo más precioso para el que si mismo. Además, estaba allí en sus brazos. Celebraron una boda modesta. Wolfgang tenía 24 años y Evangeline 19. Habían pasado desde entonces seis años. No tenían hijos, pero eso no había estropeado en lo más mínimo su felicidad.

A diferencia del difunto Siegfried Kircheis, Oscar von Reuentahl no había convertido a ninguna mujer en el ídolo del templo de su corazón. A diferencia de su colega Wolfgang Mittermeier, nunca había tenido un romance apropiado con una adorable jovencita.

Desde su niñez, Reuentahl había llamado la atención de las mujeres. Tenía algo que ver con sus nobles rasgos y sus ojos heterocromáticos- negro como un pozo profundo, azul como el el afilado filo de un cuchillo- que daban una impresión casi mística que arrancaba suspiros tanto de jovencitas, como de Mujeres maduras.

En años recientes, este joven había pasado a ser llamado un gran almirante del Imperio galáctico, combinando sabiduría y valor. Pero incluso antes de ser temido como soldado por su crueldad al lidiar con el enemigo, había sido conocido entre sus conocidos por su frialdad hacia las mujeres. Ellas se enamorarían de él unilateralmente, y él las apartaría tras consumar la relación.

Unos años después de graduarse de la academia de las fuerzas armadas imperiales, el y Wolfgang Mittermeier se conocieron y lucharon lado a lado en muchas batallas. Pese a sus diferentes trasfondos y personalidades, extrañamente terminaron cayéndose bien y terminaron siendo Amigos cercanos. Durante esos años, Mittermeier se casaría con Evangeline y empezó una feliz vida familiar, mientras que Reuentahl permanecía soltero, continuando una cadena de coqueteos que a cualquier testigo no le parecería nada mas que el comportamiento de un mujeriego indiscriminado.

“No deberías tratarlas tan descorazonadamente” Mittermeier, incapaz de simplemente ver lo que su amigo hacía en silencio, le había advertido sobre esto. Y no solo una vez o dos. Ante esto, Reuentahl siempre había asentido con su cabeza y sin preocuparse de hacer nada a la hora de aplicar su consejo o modificar su comportamiento. Hasta que Mittermeier finalmente se dió cuenta de que había algo fundamentalmente retorcido en la personalidad de Reuentahl, y eventualmente paró de sacar el tema.

En el año Imperial 484, ambos habían participado en una lucha en el planeta Kapczelanka. En ese terrible ambiente de frío intenso , alta gravedad y atmósfera mezclada con mercurio, se desplegó un horrible campo de batalla en el que Reuentahl y Mittermeier, ambos aun en el rango de comandante, combatieron en una ardua batalla entre el caos y la confusión, en el que incluso la localización de las líneas del frente eran inciertas. Ambos habían disparado sus láseres de partículas hasta agotar la energía de las cápsulas, para terminar agarrando sus rifles como garrotes y suprimir a los soldados de la alianza hasta hacerles probar el lodo semicongelado.

El baile de los tomahawks quebraba ese aire en el que se congelaban las fuentes de sangre con apenas un parpadeo, desperdigando capullos carmesí en ese gélido mundo sin color.

“¿Sigues vivo ?Le había preguntado Mittermeier.

“De alguna manera, eso parece” Le había respondido Reuentahl “¿Cuantos han sido?”

“Ni idea ¿Y tu?”

“Tampoco. Conté hasta diez, pero después de eso…;”

Rodeados por el enemigo, con sus tomahawks perdidos, los rifles salpicados de sangre doblados de forma que eran inútiles hasta como garrotes, los dos hombres estaban a punto de prepararse para una muerte antes de tiempo. Habían luchado con tanta valentía, y fiereza, y habían infligido tales bajas en el enemigo que la piedad parecía improbable, incluso si rendían sus armas. Mittermeier había susurrado una despedida para su esposa en su corazón. Eso , sin embargo fue cuando un piloto de caza imperial hizo un barrido bajo con un rugido estruendoso y disparó un misil en mitad de las tropas aliadas que se cernían sobre ellos. La tierra y el hielo volaron por los aires, bloqueando completamente la débil luz solar. El radar se confundió y una esquina del cerco colapsó. La pareja consiguió escapar en esa oscuridad y confusión.

Esa noche, de vuelta en la base, en un bar, brindaron por su regreso. Duchas perfumadas habían lavado la sangre de sus cuerpos, pero nada como el alcohol podía lavar la sangre de sus mentes. Estaban bebiendo todo cuanto querían, excediendo toda moderación, y de pronto Reuentahl se puso recto y miró fijamente a su amigo. había algo mas que mera ebriedad oculto en sus ojos desiguales.

“Mira Mittermeier, escucha. Puedes haberte casado, pero las mujeres….las mujeres son criaturas nacidas para apuñalar al hombre por la espalda.”

“No necesitas precipitarte a esa clase de conclusión” le había dicho Mittermeier,mostrando cierto desacuerdo mientras el rostro de Evangeline aparecía en su mente.

Su amigo heterocromático agitó la cabeza con fiereza, sin embargo.

“No, es cierto. Mi madre es un ejemplo excepcional, y te voy a contar todo sobre ella. Mi padre era de baja cuna. Aristócrata solo de nombre…pero mi madre, era de una familia de condes…;”

El padre de Reuentahl se había graduado de la universidad y entró como oficial en el ministerio de finanzas, pero muy pronto se dio cuenta de que sus perspectivas allí estaban acotadas , y una rígida burocracia con una elevada conciencia de clase le hizo que se chocara contra un muro. Después, había invertido en minas de Niobio y Platino, disfrutado de cinco años de éxitos y construido una fortuna que pese a no ser inmensa, habría alimentado a una familia durante tres generaciones-

Había permanecido soltero hasta casi los cuarenta, entonces compro tierras y bonos a bajo riesgo con sus ahorros. Solo cuando su posición en la vida estuvo completamente asegurada, pensó casarse y formar una familia. Pensaba en encontrar a alguien de fortuna y origen normales, pero la opción matrimonial que sus conocidos le habían encontrado fue nada menos que Lenora, la tercera hija del Conde Marbach.

En el imperio Galáctico las familias distinguidas de nobles eran bien cuidadas en términos políticos y económicos, pero eso no podía prevenir que cada familia se metiese en problemas. Los Marbach habían tenido a dos libertinos como cabezas de familia consecutivas. No solo se habían visto obligados a separarse de sus espaciosas mansiones y villas para estabilizar su modo de vida, sino que habían tenido que desprenderse de los bonos a interés alto que les habían dado los Goldenbaum. Cuando el sensible y calculador padre de Reuentahl vio una soligrafía de Leonora, se quedó pasmado por su belleza. Tras pagar las deudas de la familia Marbach, se mudó a una mansión nueva con una hermosa esposa veinte años más joven que él.

El matrimonio no había traido mas que aflicciones a marido y mujer, pese a que inicialmente el problema real no era más que la diferencia de edad. El marido se sentía inferior por su edad y cuna, y trató de compensar esas carencias materialmente. Eso, probablemente había sido un error crucial, pero había sido su esposa quien lo había fomentado. Una y otra vez, insistía en recibir regalos caros, solo para perder el interés en ellos tan pronto los recibía.

Como era el caso con las mujeres del aislado mundo de la alta sociedad, la madre de Reuentahl no había depositado su fe en la ciencia, sino en la adivinación y el estudio del destino. Ella tenia ojos azulas y cuando un niño heterocromático nació de ella y su marido (también de ojos azules) los azares de la probabilidad genética no se pasaron por su mente, sino la cada del hombre de ojos negros con el que había estado teniendo una aventura.

Creyendo que los dioses querían destruirla, había sido dominada por el terror. Eran las finanzas de su marido lo que le permitía vivir rodeada de lujos y tener sus amantes. Pese a ser hermosa, carecía de las habilidades necesarias para vivir por sí misma; ¿Qué pasaría si fuera a ser expulsada al mundo junto a aquel joven con el que vivía una vida de comodidades gracias a su secreto apoyo financiero? Ciertamente, perdería no solo su estabilidad financiera, sino a su amante.

“…Y así fue como mi propia madre casi me saca el ojo derecho. Acababa de llegar al mundo, apenas había empezado a abrir mis ojos, y mi propio padre no los había visto aún.”

Una retorcida sonrisa se dibujó en el extremo de los labios de Reuentahl mientras contaba la historia. Mittermeier había mirado fijamente a su amigo sin decir una sola palabra.

Una escena había estado formándose en la mente de Reuentahl, entre bambalinas.

Una joven y grácil mujer sentada en la cama. Con sus delicadas facciones rígidas y llamas danzando en los ojos mientras trataba de clavar la punta de un cuchillo de pelar fruta, en el ojo derecho de un infante aferrado a su pecho. La puerta se abre y una doncella entra, trayendo leche caliente para su señora. Emite un grito perforador. La leche se derrama sobre la alfombra y las esquirlas de una copa rota se desparraman por el pavimento. Mas personas entran en la estancia. La hermosa mano de la mujer pierde la fuerza con la que agarra el cuchillo y este cae al suelo. El bebé llora, rompiendo el aire sofocante de la escena.

Era imposible que pudiera haber recordado esa escena, y aun así estaba grabada a fuego en sus retinas y su corazón, y tenía toda la substancia de algo que podía alcanzar y tocar. Esa imagen había enraizado profundamente en su mente, y de ella había brotado su profunda desconfianza hacia todas las mujeres.

Mittermeier había aprendido por primera vez que había tras el casual comportamiento mujeriego de su amigo. Incapaz de encontrar las palabras adecuadas, tomó un sorbo de cerveza negra. Asaltado por ambos flancos por la simpatía hacia su amigo y un deseo de defender a las mujeres por el bien de su propia esposa, desvió la mirada.

En un momento así, el intelecto y la educación no eran de ayuda para decidir como responder. Mittermier era feliz con su propia vida y en ese momento, eso le había hecho sentir pequeño.

“Escucha, Reuentahl, esto es solo mi opinión, pero…;”

Mittermeier había cerrado la boca, sin embargo, cuando se giró hacia su amigo. El joven oficial de ojos desiguales se había desplomado sobre la barra, tras rendirse finalmente al dulce abrazo de Hypnos.

Al día siguiente el par de oficiales resacosos, se encontraron en la cantina de oficiales. Mittermeier que todavía no se sentía con ganas de comer, había estado pinchando sus patatas y panceta con la punta de su tenedor cuando su silencioso amigo habló.

“Anoche la bebida sacó lo mejor de mi. Dije algunas cosas que no debería haber dicho. Por favor, olvídalo”

“¿De qué hablas?”Le había respondido Mittermeier “No puedo recordar nada.”

“Hmmm ¿Es así? Bueno, en ese caso….es lo mejor.”

Había ironía en la sonrisa de Reuentahl. Si era una mirada irónica dirigida a la mentira transparente de Reuentahl o una de desdén hacia su propia confesión ebria. Reuentahl mismo no estaba seguro de ello. Ern cualquier caso, desde ese día, ninguno de los dos había vuelto a hablar de ello.

Así estaban las cosas entre ellos.

V

Mucho tiempo había estado sirviendo Siegfried Kircheis como asistente principal de Reinhard, y al marcharse para comandar un regimiento independiente propio, un número de oficiales habían tratado de llenar el hueco que había dejado junto a Reinhard. Ninguno de ellos, había durado mucho en el trabajo. Nadie mas en todo el universo había compartido el corazón de Reinhard de la manera en la que Kircheis lo había hecho. Y además los oficiales mismos había albergado dudas muchas veces. Carecían de esa sinergia mental con Reinhard y el trabajo tenia una tendencia a convertirse en nada mas que recibir y transmitir sus órdenes de forma unidireccional.

Tiempo atrás, cuando Kircheis estaba vivo, y bien, Reinhard en búsqueda de oficiales de personal había tomado a Paul von Oberstein. Ahora estaría contento de encontrar un asistente principal con una diezmilésima parte del talento y fidelidad de Kircheis.

Un día, Arthur von Streit fue a verle. Este había servido bajo las órdenes del Duque Braunschweig, el cabecilla de la confederación aristócrata boyarda, y había ido a él con una propuesta valiente. :” En vez de causar una guerra civil a gran escala que arrastraría a todo el imperio al caos, se podría resolver el problema asesinando únicamente a Reinhard.” Por esto, había incurrido en la ira de su maestro, y después proscrito. Cuando posteriormente cayó en manos de Reinhard, el joven mariscal imperial terminó apreciando al hombre por su actitud llena de confianza y le dejo ir.

Reinhard era extremadamente sensible a la belleza o fealdad de las acciones de la gente, y no dudaría en halagar a un hombre como Streit , aunque fuera un enemigo.

En septiembre del año anterior, al perder a aquel que para él había llegado a ser incluso mas cercano que un hermano, el impacto y la pena habían sido tales que casi se había derrumbado. Por extraño que pareciera, Reinhard no albergaba odio hacia Ansbach, el hombre que había matado a Kircheis. Sus propios sentimientos de culpa eran demasiado profundos y amplios, y al mismo tiempo había encontrado cierta belleza en las acciones de Ansbach, que había desperdiciado su vida en un intento de vengar a su señor.

Por otro lago, era rabia mezclada con desprecio lo que sentía hacia su antiguo enemigo, el Duque Braunschweig. Incapaz de usar apropiadamente a subordinados capaces como Ansbach o Streit, había sido un hombre despreciable cuya vanidad y orgullo le habían llevado a una muerte horrible.

“Era un hombre condenado a sucumbir. No pretendí traerle la ruina. Deliberadamente.” Reinhard ciertamente pensaba así. En ese asunto no sentía el menor remordimiento.

Un día, Streit fue a ver a Reinhard. Uno de sus parientes se lo había pedido, y ya que le debía un favor a ese individuo, no podía ignorar el hecho de que él y su familia estaban prácticamente en las calles después de que sus activos fueran confiscados.

“Si agachas la cabeza ante Reinhard, seguramente nos deje algo. Quizás no todo, pero al menos una parte de nuestros activos.”

Streit, habiendo prometido hacer aquello que nunca volvería a hacer, abandonó su vergüenza y se inclinó ante su antiguo enemigo.

Tras oirle, Reinhard sonrió levemente y asintió. “Muy bien, no es que sea un problema.”

“Estoy muy agradecido.”

“Sin embargo tengo una condición.” En este punto la sonrisa de Reinhard desapareció. “Venga y trabaje para mi en los cuartales generales.”

Streit no respondió inmediatamente.

“Tengo en muy alta estima tu buen juicio y tus trucos inteligentes. Te he dejado campar a tus anchas por casi un año, pero está a punto de llegar un año nuevo. ¿No crees que es hora de abandonar la lealtad a tu antiguo señor, a la que tanto te aferras?”

Streit, que había estado escuchando con la cabeza gacha, alzó la cabeza. Su ceño brillaba con determinación.

“No tengo palabras por la generosidad de su excelencia. En retorno por tal amabilidad hacia un necio como yo, permitame ofrecerle mi completa y sentida lealtad.”

Arthur von Streit recibió el rango de contralmirante y se convirtió en asistente principal de Reinhard. Otro oficial más, el subteniente Theodor von Rücke se convirtió en ayudante secundario, disponiéndose a colaborar con el recién asignado Contralmirante Streit. Así se confirmó que un hombre solo no podía reemplazar a Kircheis. En el caso de Rucke, el rango y la edad no importaban. Era esencialmente el ayudante de Streit.

No era ningún secreto que Streit había sido anteriormente enemigo de Reinhard. Así, la decisión de Reinhard de ponerlo en tan importante posición sorprendió a mucha gente.

“Bueno, eso desde luego es una decisión valiente” Mittermeier, al que nadie ganaba en lo que respectaba a valentía, no podía evitar sentirse profundamente sorprendido.

El punto de vista de “al jefe de personal Oberstein no le va a gustar esto” también era general entre los rangos, pero en este caso el tiro era erróneo, ya que Oberstein aceptaba por completo el atrevido nombramiento realizado por su oficial superior. Era consciente de las habilidades de Streit, y también pensaba en el valor político de Streit hincando la rodilla ante Reinhard, pese a haber sido un vasallo leal de Braunschweig. Aún con todo, si adquiriera demasiado poder en el futuro, tendría que asegurarse de contrarrestarle…

Oberstein no era un hombre de familia. En su residencia oficial tenía un asistente. En su residencia privada tenía un criado y una doncella (estaban casados) que rozaban la mediana edad. Había sin embargo otro miembro de su casa que se ocupaba de sus necesidades personales.

No era una persona, sino un perro. Un dalmata que cualquiera podría decir solo con verlo que era muy viejo. En la primavera del año anterior, cuando la guerra Lippstadt aun no había escalado a la etapa del combate total, Oberstein había salido a almorzar un día y el el camino de regreso al almirantazgo de Reinhard. Había subido los escalones del edificio y estaba a punto de pasar al atrio cuando una mirada extraña apareció en la cara del guardia mientras le hacía el saludo. Cuando Oberstein se giró para mirar atrás vio a un sucio y flaco perro viejo que le había estado siguiendo, pisándole los talones, meneando amigablemente su cola.

El jefe de personal, bien conocido por su naturaleza fría e implacable, había hablado con un tono monótono:”¿Que hace este perro aquí?”

La cara del guardia se había vuelto rígida- un viso de pánico había aparecido en un cara a la vez que esos ojos inorgánicos y artificiales se clavaban en el, brillando con su luz ominosa.

“Ah, er…¿no es el perro de su excelencia?”

“Hmph, ¿Es un perro que yo tendría?”

“¿Quiere decir que n-no es-suyo?”

“Oh, ¿así que lo parece?”

Pareciendo extrañamente afectado por esas palabras, Oberstein había asentido. Y desde ese día, el chucho viejo sin nombre se había vuelto parte de la casa del jefe de personal de la armada espacial del imperio galáctico.

El envejecido can, pese a ser rescatado de una vida de vagabundeo sin propósito, no tnía cualidades reseñables que fueran dignas de atención y no comía otra cosa que carne de pollo, hervida hasta que prácticamente se deshacía. “Tenemos un alto almirante de la Marina del imperio galáctico- Uno que podría silenciar con una mirada a un niño que llora- que va al carnicero a mitad de la noche para comprarle pollo a ese chucho.” Neidhardt Muller había revelado ese chismorreo una tarde en el club de almirantes tras haber visto a Oberstein hacerlo, en su vuelta a casa desde el trabajo.

Mittermeier y Reuentahl parecían querer decir algo, pero ejercieron el silencio al final.

“Huh, ¿Así que nuestro jefe de personal es odiado por la gente y amado por los perros? Supongo que los perros de toda condición se llevan bien.”

Ese insulto había sido cortesía de Fritz Josef Wittenfeld, comandante de la flota de los Schwartz Lanzenreiter.

Wittenfeld era altamente estimado por su ferocidad en batalla y se decía que el que “si la pelea estuviera estrictamente limitada a dos horas, incluso Mittermeier y Reuentahl tendrían que ejercer la retirada.”

Sin embargo, esta evaluación también hablaba de su mal temperamento y su falta de aguante. Wittenfeld sobresalía cuando se trataba de ataques totales, a un solo asalto. Pero si su oponente resistía ese primer ataque, no era capaz de mantener la misma intensidad. Aunque no es que hubiera muchos enemigos que pudieran aguantar ese primer ataque…;

Wittenfeld es fuerte, cierto,” Le había dicho una vez Reuentahl a Mittermeier , rebosante de confianza. “Si ambos nos viéramos enfrentados en el campo de batalla, el ciertamente tendría la ventaja inicial. Pero al acabar la contienda, el único en pie sería yo.”

Naturalmente, estaban solos cuando había comentado eso. El numero de enemigos a los que el almirante heterocromático no creía que pudiera derrotar se podrían contar con los dedos de una mano.

Las reformas de Reinhard no reconocían vacas sagradas de ninguna clase. El despilfarro y el lujo habían florecido de forma salvaje en la corte imperial, pero ni siquiera ese florecimiento estaba fuera de su alcance. Aunque el palacio del Kaiser de Neue Sans Souci había conseguido escapar de una demolición directa, sus vastos jardines habían sido clausurados y la mitad de los edificios se habían clausurado, dejando ir en el proceso a muchas camareras y chambelanes.

Muchos de los que quedaban, eran ancianos. El duque Lohengramm odiaba el palacio por su esplendor (o ese era el rumor) , Reinhard tenía sus propias ideas sobre eso. Los viejos chambelanes y camareras habían pasado décadas en el palacio y sería demasiado tarde para muchos de ellos tratar de ajustarse a la vida en el mundo exterior. Mientras que para los jóvenes, tenían fuerza y flexibilidad. Habría demanda de ellos en el mercado laboral, serían capaces de encontrar otros trabajos con los que ganarse la vida.

Reinhard había ocultado esta especie de amabilidad -O benevolencia- tras una mascara de ambición implacable. El difunto Siegfried Kircheis había sido el único capaz de entenderle sin decir una palabra. Si Reinhard hubiera sido del tipo que rehusara a aquellos que le respondieran y le preguntaran sus razones, sus acciones solo podrían haber sido interpretadas como malicia hacia el Kaiser. Después de todo, la malicia que sentía hacia el Kaiser era una cosa muy real…;

¿Cuando este joven y poderoso vasallo apartaría al joven Kaiser para asentar sobre su propio ceño la mas venerable de las coronas? No solo el imperio, sino todo el universo parecía mirar, mientras contenía el aliento.

Por los cinco siglos que habían pasado desde que Rudolf von Goldenbaum aboliera el gobierno republicano y fundara el Imperio galáctico en el 310 de la era espacial, “Kaiser” había sido otra palabra para el jefe de la familia Goldenbaum. Cuando una familia – Un linaje- convierte una nación en su propiedad y monopoliza los mas altos asientos de poder por cinco siglos, pasa a ser considerada un sistema ortodoxo, adquiriendo un aire de sacralidad e inviolabilidad.

¿Pero donde estaba escrito que la usurpación fuera peor que la sucesión hereditaria? ¿No era esa meramente una teoría autojustificatoria que los gobernantes usaban para proteger el poder que tenían? Si la usurpación y la rebelión armada fueran las únicas maneras de romper un monopolio del poder, no debería sorprender que aquellos apasionados del cambio tomasen el único camino disponible.

Un día, cuando Oberstein fue a ver al joven Reinhard, le preguntó indirectamente que clase de tratamiento tenía en mente para el joven Kaiser.

“No le mataré”

En la copa de Cristal que Reinhard sostenía, ondulaciones apenas visibles corrían a través de un líquido fragante del color de la sangre. Su reflejo brillaba misteriosamente en los ojos azul hielo de Reinhard.

“Mantenerlo con vida. Tiene un valor que podemos explotar ¿No estas de acuerdo , Oberstein?”

“Ciertamente. Por ahora.”

“Si, por ahora…;”

Reinhard inclinó su copa. Mientras el vino se vertía por su garganta una cálida sensación se esparcía por su cuerpo. Ardía con fuerza en su pecho, pero no estaba ni remotamente cerca de llenar su vacío interior.

Capítulo 3. Un hilo fino

I

La sala de mando central de la fortaleza Iserlohn era una cosa completamente diferente, con un techo de dieciséis metros de altura y muros de ochenta metros de longitud a cada lado. Al entrar desde el pasillo, uno primero llegaba a la antesala de los guardias. Entonces, tras pasar una segunda puerta, las pantallas se adueñaban de todo, ocupando una gran parte del muro que estaba al frente. La pantalla principal tenía 8.5 metros de altura y 15 metros de anchura. A su derecha habían otras doce subpantallas, y a su izquierda un despliegue de dieciséis monitores de inteligencia táctica. Frente a la pantalla principal habían 24 cubículos para los operadores, dispuestos en tres filas, y una pantalla tridimensional justo tras ellos. Más allá estaba el asiento y la mesa del comandante, donde se podía encontrar normalmente a Yang Wen-li sorbiendo te con una expresión aburrida en el rostro.

Usando una conexión especial en su escritorio era posible hablar directamente con el mando conjunto el Heinessen o con la flota si estaba fuera de maniobras. A la izquierda, derecha y retaguardia del asiento del comandante habían otros veinte asientos que pertenecían al personal ejecutivo de la fortaleza. La mayor parte del tiempo, el asiento justo a la izquierda de Yang era ocupado por su ayudante, La teniente Frederica Greenhill, mientras que el contralmirante Murai, su jefe de personal, tomaba el asiento a la derecha. El contralmirante Schenkopp, encargado de la defensa de la fortaleza, se sentaba justo tras él. También habían asientos para el almirante invitado Merkatz, el vicecomandante de la flota Fischer, El director administrativo de la Fortaleza, Cazellnu. Aunque Cazellnu paraba mucho de su tiempo en las oficinas de dirección administrativa de la fortaleza, y Fischer estaba a menudo en la sala de control del puerto espacial.

Todos los anuncios, instrucciones, ordenes y conversaciones oficiales en esa habitación se transmitían por medio de auriculares. Dos monitores cámara instalados en las paredes proporcionaban video a dos salas de control de monitores. En el caso improbable de que la sala de mando central fuera tomada por el enemigo, cualquier de esas dos salas podía convertirse en un nuevo centro de control.

En años venideros, cuando Julian Mintz rememorase sus días en Iserlohn, la primera cosa que le vendría a la mente sería Yang Wen-li, sentado en el asiento del comandante. Un maleducado Yang, con los pies en alto sobre la mesa, o quizás sentándose sobre la mesa con las piernas cruzadas, como si fuera un perenne objeto de crítica a los militares que pensaban que los soldados de verdad tenían que ejemplificar la estática belleza de la solemnidad formal. Aunque Yang nunca había sido un soldado del montón, por lo que no tenía sentido esperar eso de él.

Julian, sin asiento propio en la habitación, estaría frente a la pantalla en las escaleras inclinadas, apresurándose a acudir a la llamada si yang le llamaba. Solo al ascender a Oficial que tendría un sitio para él en la sala de mando.

Había un ligero toque de ozono en su memoria olfativa, junto al aroma del café de los vasos de papel de la tripulación. A Yang le gustaba mucho el te rojo- una minoría en la sala de control- y esa fragancia era normalmente ahogada por la del café, un hecho que Yang solía encontrar irritante. Era algo trivial, por supuesto. Yang tenía toda clase de irritaciones grandes y pequeñas con las que tenía que lidiar, incluyendo la que había sido la primera batalla de Julian.

Cuando Julian se encontró a Yang por primera vez tras regresar de su misión de combate, Yang le recibió con una expresión difícil de definir en palabras. Tras una largo momento en el que no se dijeron nada, dijo algo muy impropio de un soldado:

“¿Cuantas veces voy a tener que decirte, Julian, que no hagas cosas peligrosas como esta?”

Tanto Julian como la teniente Frederica Greenhill, que estaba de pie cerca de ellos, tuvieron problemas para mantener la seriedad.

Tras eso, Julian regresó al terreno de los oficiales domésticos, en el que puso la computadora domestica de Yang a trabajar en pacíficas tareas diarias. Estaba trabajando en un menú para la cena cuando el visiófono sonó y Frederica apareció en la pantalla.

“¿Peleando ahora en el frente domestico, Julian?”

“No se puede confiar exactamente en mi oficial al mando cuando se trata de esta clase de misión ¿Como puedo ayudarla?”

La actitud del chico era quizás un poco formal. Aunque Si cualquiera hubiera sugerido que estaba en la edad en la edad en la que los chicos jóvenes a menudo idolatran a mujeres mayores, lo habría negado con vehemencia.

“Si, Julian. Tengo un importante mensaje que transmitirte. Desde mañana, vas a ser un suboficial jefe*. Reportate en la oficina del comandante a las 12 en punto para obtener tu carta de nombramiento, ¿de acuerdo?” (*ndt: chief petty officer, en el original)

“¿Me están ascendiendo?”

“Claro. Hiciste un gran trabajo ahí fuera. Muy impresionante para tu primera vez”

“Muchísimas gracias, pero…¿qué piensa el almirante Yang de eso?”

Una ligera mirada de sorpresa apareció en los ojos avellana de Frederica. “Está contento por ti, claro. Pero nunca va a admitirlo…;”

Era probablemente la única manera en la que ella podría haberle respondido. Después de que la llamada terminara, Julian se perdió en sus pensamientos por un tiempo.

Yang nunca había querido que Julian se convirtiera en soldado. El mismo Julian ,sin embargo quería serlo. El mismo Yang, sin embargo, no quería forzar sus propios deseos en el chico, pero al mismo tiempo quería mantenerlo cerca de sí. Este era un asunto en el que las palabras y los hechos del más brillante almirante de la alianza habían sido altamente inconsistentes.

En cualquier caso, la propia decisión vocacional de Yang había sido un caso extraño de una vida desviándose de su trayectoria prevista. Tras buscar una escuela en la que poder estudiar historia gratuitamente, había entrado en el departamento de historia militar de la academia de oficiales, solo para que clausuraran el departamento posteriormente y le trasladaran en contra de su voluntad al departamento de estrategia militar, y entrar a los militares sin una pizca de entusiasmo.

En contraste, Julian estaba realmente tomando la iniciativa en lo que se trataba de sus ambiciones marciales, y siendo honesto consigo mismo y con su profesión escogida. Esto no debería haber tenido nada que ver con Yang. No debería, pero Julian realmente quería la bendición de Yang para el rumbo que había elegido trazar.

El padre de Julian había sido un soldado, pero si Julian no hubiera sido criado por Yang tras su muerte, no hubiera sido seguro que el chico hubiera puesto sus ojos en los militares. Para bien o para mal, la personalidad de Yang había ejercido una poderosa influencia en Julian y si Yang fuera a criticar la carrera del chico ahora, solo terminaría refunfuñándose a su mismo en el espejo. Recordando esa mirada en la Cara de Yang, Julian sonrió para si mismo. No tenía dudas de que entendería tarde o temprano.

Ese año, Yang Wen-li cumplió 31. “No porque quiera” Insistía fervientemente.

“Aún es joven” Respondía Julian para consolarle.

De hecho, Yang realmente parecía lo suficientemente joven como para aparentar ser alguien de veintitantos, aunque según Alex Cazellnu- Compañero de clase de año superior en la academia- Yang solo parecía joven porque no hacía el duro trabajo de criar una familia.

“Bueno, con un marido como tu,” respondía Yang, “diría que es la señora Cazellnu la que está haciendo todo el trabajo pesado. La paciencia que esa santa mujer debe tener. Con un tirano como tu de marido, una mujer normal no duraría un año bajo el mismo techo!”

Julian se rió por lo bajo al oír eso. Si no hubiera sabido lo cálida que era la atmósfera familiar en casa de los Cazellnu o que Yang y Cazellnu eran amigos que disfrutaban insultándose al otro por diversión, las palabras de Yang no podrían haber sonado a otra cosa que no fuera una punzante crítica del carácter de Cazellnu.

Como soldado, Yang era un terrible tirador. Su fuerza física y reflejos estaban en la media, y era completamente inútil en el campo de batalla. En la despiadada estimacion de Cazellnu, no tenía nada vital por debajo del cuello. No es que Cazellnu tuviera mucho margen para hablar. Podría ser un maestro del trabajo de oficina y un sobresaliente burócrata militar, pero el mismo no era precisamente un combatiente de alto calibre.

El deber de Cazellnu era gestionar y dirigir el hardware y el software de la gigantesca estación de batalla que era la fortaleza Iserlohn. Las instalaciones, el equipamiento, las comunicaciones, fabricación y distribución. Todas las muchas funciones indispensables para el suave funcionamiento orgánico de la fortaleza, se mantenían en marcha gracias a sus habilidades.

“Cuando Cazellnu estornuda, todo Iserlohn enferma con fiebre” decían a veces los soldados. Y Había un poco de verdad en esa broma. De hecho, cuando Cazellnu estuvo de baja una semana por fiebre por culpa de una gastritis aguda, las oficinas administrativas de Iserlohn se habían vuelto incapaces de hacer nada más que su trabajo habitual, y se encontraron rodeadas de un corrillo de soldados furiosos.

“¿Tenéis alguna idea de lo que estáis haciendo?¿Es demasiado ineficiente”¿No podéis hacer algo con toda estos trámites?”

Yang era bueno con las letras pero malo con los números, así que Cazellnu era tan inmensamente útil como su ayudante Frederica. Yang delegaba en él su trabajo mas prosaico. El solo era útil cuando había que destilar a fuego lento planes de batalla para flotas de guerra enormes , y para después ponerlos en práctica en el campo de batalla. Contrariamente a los propios deseos de Yang, sus talentos parecían enfocados a tiempos de emergencia y agitación. Su hubieran sido tiempos de paz, hubiera sido un cualquiera, como mucho un historiador de segunda clase conocido unicamente por un puñado de personas.

Lo que he había convertido en una de las personas más indispensables en una vasta nación interestelar, era el simple hecho de que los tiempos habían hecho su talento imprescindible.

De entre los muchos talentos de la raza humana, el genio militar caía en una categoría extremadamente especializada. En ciertos periodos y circunstancias, era inútil para la sociedad en conjunto. En tiempos de paz, podrían haber vivido personas sin haber tenido oportunidad de poner sus inmensas habilidades en uso por toda su vida.

A diferencia de eruditos o artistas, no dejaban trabajos perdidos enterrados entre sus efectos personales para ser póstumamente descubiertos e apreciados. Ni se reconocería su potencial oculto. Solo los resultados importaban y por joven que fuera, Yang había acumulado resultados más que suficientes.

II

Esa noche, Yang y Julian estaban visitando a Alex Cazellnu en su residencia oficial. En Heinessen, Ellos solían hacerlo de vez en cuando, pero desde que se trasladaron a Iserlohn se había convertido en costumbre el reunirse una o dos veces al mes. La señora Cazellnu serviría un almuerzo casero y después de eso, su marido y el invitado disfrutarían un juego de ajedrez 3-d con una copa de brandy.

Esa noche, los Cazellnu habían organizado una modesta pero cálida fiesta para celebrar el ascenso de Julian Mintz a Suboficial jefe, y sus primeros actos heroicos en el campo de batalla.

Cuando los invitados llegaron, fueron recibidos por Charlotte Phyllis, la hija mayor de los Cazellnu, de 8 años.

“¡Entra, Julian! “Le dijo ella.

“Buenas noches, Charlotte,” Respondió Julian , devolviendo el saludo de la niña.

“Entra, tío Yang”

“Er…; buenas noches, Charlotte”

Con su hija menor, de cinco años de edad, en sus brazos, el cabeza del clan Cazellnu obsequió a Yang con una sonrisa socarrona mientras se percataba de la lenta respuesta.

“¿Pasa algo, Yang?¿Algo te molesta?”

“Me han herido en mis sentimientos. Esperaba que no me llamaran “Tio” mientras siguiera soltero, ¿Sabes?¿ No puedes hacer algo?”

Cuando estaban solos, Yang hablaba a Cazellnu como si fuera su superior en la academia.

“Eres un malcriado, Yang. Tienes mas de treinta y sigues soltero. ¿Cuando tiempo mas piensas que puedes permitirte ese comportamiento antisocial?”

“Hay mucha gente que permaneció soltera y aún así contribuyó a la sociedad. Puedo nombrarte a cuatro…quinientos de esos personajes ahora mismo si quieres.”

“Podría nombrarte muchos mas que han contribuido formando familias.”

Y el punto es para Cazellnu, pensó Julian.

En términos de edad, Cazellnu tenía seis años más que yang y estaba muy por delante de él en ajedrez 3d y concursos de venenoso ingenio. Yang no intentó a contraatacar- Aunque probablemente eso tenia más que ver con que su atención se viera distraída por el aroma de la cena.

La cena fue muy divertida esa noche. Las especialidades de la señora Cazellnu, tortillas de achicoria y una estofado de crema con verduras y pescado estaban deliciosas, pero lo que marcó la ocasión es que le ofrecieron vino a Julian por primera vez esa noche. Hasta esa noche, había bebido la misma sidra de manzana que Charlotte.

Aunque naturalmente, esto solo resulto en que se le pusiera la cara color rojo remolacha , siendo objeto de burla de los adultos…

Tras la cena, Yang y Cazellnu fueron al salón como siempre y empezaron un juego de ajedrez 3d. Tras una victoria y una derrota, sin embargo, la cara de Cazellnu se volvió algo más formal.

“Hay algo serio de lo que me gustaría hablar, Yang”

Con un asentimiento (que no prometía nada), Yang miro por encima del hombro de Cazellnu. Julian estaba dibujando para las niñas en una pieza de papel de dibujo extendido sobre el suelo.

Claramente un chico perfecto, pensó Yang. Ya fuera protegido por un traje de combate en un campo de batalla o sentándose relajado en una casa normal, Julian solo parecía encajar. De la misma forma que una figura encajaba en una gran obra de arte. Era probablemente una disposición con la que el chico había nacido. Yang sabía de otra persona – No directamente, por supuesto – con la misma disposición similar: Reinhard von Lohengramm, del imperio galáctico.

“Yang,” dijo Cazellnu tras escoger las palabras adecuadas, “ para ser una pieza vital de nuestra organización, pareces muy despreocupado en lo que concierne tu seguridad personal. Y esta vez, no lo digo como algo bueno. Es un fallo.”

Yang cambio sutilmente su linea de visión y miró a su antiguo compañero de clase de la academia de oficiales con seriedad.

Cazellnu continuó “ No eres un ermitaño viviendo solo en la naturaleza. Eres el responsable de la seguridad de una sociedad al completo. Así que ¿por qué no le prestas un poco mas de atención a la tuya?”

“Ya estoy lo suficientemente ocupado tal y como están las cosas ahora. Si estuviera pensando en esa clase de cosas también, entonces…”

“¿Entonces que?”

“Entonces no tendría tiempo para mi siesta de la tarde.”

Yang probó con una acometida graciosa, pero Cazellnu no se rió. Sirvió brandy en el vaso de Yang y el suyo, cruzo sus piernas y se sentó recto.

“Tu problema no es el tiempo libre o la falta del mismo. No quieres hacerlo. Sabes perfectamente que debes pensar en esas cosas, pero no quieres ….¿ me equivoco?”

“Es solo que no me preocupan tanto los detalles. Lidiar con ellos es un dolor de cabeza, es todo.”

Sosteniendo su vaso con una mano, Cazellnu dejó escapar un suspiro.

“Una razón por la que menciono esto es nuestro estimado jefe de estado. Su excelencia el presidente Trünicht me preocupa.”

“¿Qué pasa con él?”

“Ese hombre está arruinado en términos de ideales y política, pero es muy calculador y tiene muchos planes bajo la manga. Ahora, puedes reírte si quieres, pero si tengo que ser sincero… últimamente me da un poco de miedo .”

Por supuesto Yang no se rió. Estaba recordando ese sentimiento de terror sobrenatural que había sentido el pasado otoño al intercambiar un indeseado apretón de manos con el hombre en medio del rugido de una muchedumbre que no cesaba de aclamarlos.

Cazellnu continuó. “Siempre pensé en él como un buhonero charlatán de poca monta sin nada que vender, salvo sofisticación y palabras floridas, pero últimamente siento algo casi monstruoso en él. Me pregunto cada vez más si va a hacer algo horrible, sin ni siquiera vacilar. ¿Cómo puedo decir esto? parece como si hubiera hecho un trato con el diablo”.

Había ciertas cosas molestando a Cazellnu, y una de ellas era el creciente influencia de la facción pro-trunicht en los militares. El almirante Cubresly, director del cuartel general de operaciones conjuntas y el n1º 1 de los hombre de uniforme había soportado un intento de asesinato, una larga hospitalización y el arresto por la facción del golpe de estado antes de regresar a su puesto, pero se decía que estaba harto de la actual fricción y la desobediencia pasiva con la que se había encontrado a su vuelta. Se había encontrado con que las posiciones criticas en los cuarteles generales estaban ocupadas por miembros de la facción de trünicht, siendo el cabecilla de los mismos el almirante Dawson.

“Cuando se trata de la selección del personal y operaciones de la flota, oigo que incluso el viejo y ágil Bucock se ha topado con interferencias a cada paso, y que ya ha tenido bastante. Al ritmo que van las cosas, el escalón superior del ejército acabará siendo una ‘sucursal’ del ‘clan Trünicht’, por así decirlo.”

“Y si eso pasa, presentaré mi dimisión”

“No parezcas tan feliz al decir eso. Digamos que te jubilas y empiezas a llevar la vida de jubilado con la que siempre has soñado. Eso puede estar bien para ti, pero ponte en el lugar de todos los soldados y oficiales que dejarás atrás. Una vez que alguien como Dawson se ha instalado como comandante de la fortaleza, toda esta instalación terminará como el dormitorio de algún seminario. Incluso podría decir, ‘Hey, escojamos un día y que todos limpien hasta el último vertedero de basura en Iserlohn.'” Independientemente de si Cazellnu estaba bromeando o era serio, lo que decía no era un cosa de risa. “De todos modos, piensa en tu seguridad, Yang, aunque sea un poco. Julian ya ha perdido a sus padres una vez. No importa cuán inútil sea su padre adoptivo ahora, sería una pena para él tener que pasar por eso otra vez.”

“¿De verdad soy tan inútil?”

“¿Pensabas que estabas haciendo un buen trabajo?”

“¿Quien fue el que forzó a Julian a vivir con su inútil padre adoptivo?”

Cazellnu no tenia respuesta para esa réplica. Después de un momento, dijo

“¿Quieres otro brandy?”

“Humildemente acepto”

Tras rellenar sus vasos varias veces , Yang y Cazellnu se volvieron a mirar a Julián, casi como si lo hubieran planeado de antemano. Las dos niñas se habían estado durmiendo, y la Sra. Cazellnu y Julian acababan de recogerlas para llevarlas a su dormitorio.
“Eso es un buen chico, nada que ver con su tutor.”
“Si su tutor se está quedando atrás, es porque su tutor tiene un amigo podrido. Julian no tiene ningún amigo, sin embargo.”
“¿Qué quieres decir?”

“Pues que a esa edad necesitas amigos de tu propia generación- amigos con los que pelearte, compañeros con los que hacer trampas en los exámenes, compañeros de equipo, rivales….de todos los tipos. En caso de Julian, solo hay adultos cerca y adultos problemáticos. Es un problema. Cuando estábamos en Heinessen, no era así, claro.”

“Y aun así, por todo ello, está creciendo para ser honesto y responsable.”

“Creo que lo es”, dijo Yang, totalmente en serio ahora. Pero después de un momento, añadió, “Ayuda que tenga un padre adoptivo tan bueno”. Cualquiera podría haber visto de un vistazo que había añadido la broma como tapadera para su vergüenza.
“Ese chico me desobedeció exactamente una vez”, continuó Yang. “Estuvimos cuidando al ruiseñor del vecino por un día. Le dije que lo alimentara, pero se fue a un partido de práctica de flyball sin hacerlo”.
“¿Y? ¿Qué pasó?”
“Le di órdenes estrictas de no cenar esa noche.”
“Bien, bien. Supongo que eso también fue una mala noticia para ti”.
¿”Para mí”? ¿Cómo?”
“Porque no puedo imaginarte haciendo que Julian se vaya sin cenar y comiendo solo. Terminarías saltándote la comida con él.”
Yang se detuvo un momento antes de continuar. “Es cierto que tenía apetito a la hora del desayuno.”


“¿Oh, si? Un poco de apetito.”
Yang bebió su brandy e intentó recuperarse. “Soy muy consciente de que tengo un largo camino por recorrer como hombre de familia. Pero incluso yo tengo mis razones para ello. Después de todo, soy soltero y crecí en una familia monoparental. No hay manera de que pueda ser un perfecto padre…”
“Copiar a los padres perfectos no es la forma en que los niños crecen. Es más bien que ven los ejemplos negativos que sus padres imperfectos les muestran y los usan para cultivar su espíritu de independencia. ¿Me comprende, Su Excelencia?”


“Entiendo que se están diciendo cosas bastante horribles sobre mí”.
“Bueno, si no te gusta que te hablen de ello, qué tal esto: búscate una esposa para que puedas intentar acercarte a la perfección.”
Ese repentino ataque sorpresa dejó a Yang momentáneamente sin palabras.
“¿Aunque la guerra aún no haya terminado?”, dijo.
“Me imaginé que dirías eso. Pero aún así, ¿cuál es nuestro deber número uno como seres humanos? Es el mismo que para todos los seres vivos: transmitir nuestros genes a la siguiente generación y preservar la especie. Dar a luz una nueva vida. ¿Estoy en lo cierto?”
“Sí, por ello, el peor pecado que un humano puede cometer es matar a alguien, o hacer que alguien sea asesinado. Y eso es lo que hacen los soldados para ganarse la vida”.
“No tienes que seguir pensando así. Pero bueno, claro, digamos que alguien ha cometido ese pecado. Si tiene cinco hijos y sólo uno de ellos abraza el humanitarismo, entonces alguien podría salir de eso que puede expiar el pecado de su padre, un hijo que puede continuar las malogradas ambiciones del padre”.


“No necesitas un hijo biológico para llevar a cabo tus ambiciones”, dijo Yang, mirando a Julian. Luego, volviendo la mirada a su antiguo superior de la Academia de Oficiales, añadió, como si acabara de recordar, “Y lo que has dicho supone que el padre tiene ambiciones que legar en primer lugar”.
Yang se levantó para ir al baño, y Cazellnu llamó a Julian y lo hizo sentarse en la silla que Yang había ocupado hasta entonces.
“¿Qué pasa?” dijo Julian. “Dijiste que había algo importante…”
“Tú, jovencito, eres el leal sirviente número uno de Yang. Por eso te digo: tu guardián sabe todo sobre el ayer, y puede ver el mañana con mucha claridad. Pero la gente así tiene la mala costumbre de no saber mucho sobre lo que hay en el menú de hoy. ¿Me sigues?”
“Sí, señor, por supuesto que sí.”


“Este es un ejemplo extremo, pero supongamos que la cena de esta noche fue envenenada. No importa cuánto sepa Yang sobre el mañana y el día después, no será suficiente para él personalmente si no se da cuenta de lo que está pasando ahora. ¿Sigues conmigo?”
Esta vez, Julian no respondió de inmediato. La luz de un pensamiento profundo bailó en la superficie de sus ojos marrones oscuros. “En otras palabras, me estás diciendo que sea su catador de comida, ¿no?”
“Eso lo cubre todo”, dijo Cazellnu, asintiendo con la cabeza.
La sombra de una sonrisa apareció en la cara de Julian. De alguna manera lo hizo parecer muy inteligente.

“Hace buenas elecciones de personal, almirante Cazellnu”.
“No creo que sea un mal juez de carácter.”
“Haré todo lo que pueda. Pero aún así, ¿el Almirante Yang está realmente en una posición tan peligrosa?”
La voz de Julian había bajado una octava.
“Ahora mismo, las cosas siguen estando bien. Como tenemos un poderoso enemigo en el imperio, los talentos de Yang son esenciales. Sin embargo, nadie sabe lo rápido que la situación podría cambiar. Ahora, si alguien como yo ha pensado esto, no hay manera de que Yang no lo haya hecho, pero algo en ese tipo…”
“No les laves el cerebro a chicos inocentes para que crean tus extrañas teorías, Alex”, dijo Yang, mostrando una sonrisa irónica. Acababa de regresar del baño. Le dijo a Julian que empezara a prepararse para salir y luego miró a Cazellnu, encogiéndose de hombros un poco exageradamente.
“De todos modos, no te preocupes tanto, por favor. No es que nunca haya pensado en esto. No tengo intención de convertirme en el juguete del señor Trünicht, y quiero vivir lo suficiente para disfrutar de mis años dorados.”

III

Phezzan. El Dominio de la Tierra de Phezzan.
Era un país muy inusual. Estrictamente hablando, ni siquiera era un país en absoluto. No era más que una unidad especial de gobierno regional bajo el protectorado del Káiser del Imperio Galáctico, cuyo autogobierno interno y libertad de comercio era permitido por su gracia. Al mismo tiempo, sin embargo, su nombre llevaba todo tipo de asociaciones a la gente – actividad económica enérgica, riqueza acumulada, prosperidad y oportunidades de éxito, placer y ejercicio de la habilidad. Era a la vez como Cartago, Basora, Córdoba, Chang’an, Samarcanda, Constantinopla, Génova, Lübeck, Shangai, Nueva York, Marsport y Prosperpina -todos los paraísos para las almas aventureras y ambiciosas en la historia de la raza humana y como la suma de todas esas urbes.
Originalmente un páramo estéril, este planeta fue pintado con coloridas historias de éxito engrandecidas hasta convertirse en leyenda y con historias de fracaso en cantidad mucho mayor.
Phezzan estaba en medio de la corriente. En cualquier punto habitado del universo, la gente, las provisiones, el dinero y la información entraban y salían, acompañados de un aumento del precio.
En el flujo de información, incluso los chismes eran una categoría importante. En un abrevadero llamado De la Cour -un bar ampliamente conocido como lugar de reunión de comerciantes independientes- se decía que existían innumerables “salas de conversación” y “salas de cartas” además del espacioso bar principal, en el que se podía intercambiar todo tipo de información tras la seguridad de unas paredes insonorizadas y un formidable sistema antiescuchas.

La mayoría de los rumores que circulaban eran descartados de plano como rumores irresponsables o simples bromas, pero a veces contenían pepitas de información que valían más que el oro. Un ejemplo era el caso del hombre llamado Valentine Kauf, del que los mercaderes seguían hablando con respeto a pesar de que había transcurrido medio siglo desde los días en que había estado en activo.
Kauf había nacido como hijo de un comerciante que apenas había sido de clase media; sin embargo, no mucho después de heredar una fortuna de su padre, lo perdió todo por especular de forma temeraria. Con la ayuda de un amigo comprensivo compró un pequeño carguero y trató de empezar de nuevo. Ese barco, sin embargo, había terminado naufragando en una tormenta magnética, e incluso el amigo que había firmado por Kauf había sido llevado a la quiebra junto con él. Kauf, acorralado, sintió que no podía hacer nada más que contratar una póliza de seguro para sí mismo, nombrar a su amigo como beneficiario y suicidarse para pagar una parte de lo que debía.

Y así una noche se encontró solo en el bar principal de “De la Court” saboreando la que había decidido que sería la última bebida que probaría en su vida. Mientras estaba allí sentado, fragmentos de una conversación proveniente de una mesa más allá llegaron a sus oídos.

“…; asi que el marques esta postulando al hermano menor del Kaiser…; por el otro lado el ministro de asuntos militares…;”

“…Autodestrucción y autoabandono… empujado a una esquina…. Necesita soldados… no ganará , pero… Ahora que lo menciones, parecen cerdos…; deben estar a punto de rebelarse ya que los llevan al matadero…;”

Esos retales sueltos de conversación habían ido acompañados de una risa estridente, pero no llegó a alcanzar los oídos de Kauf. Este estampó el pago de su bebidas contra el mostrador y se marchó corriendo del bar.

Una semana despues, las noticias de un levantamiento agitaron a los mercaderes, ya que se percataron que ciertos suministros estratégicos habían sido completamente comprados por un joven mercader desconocido llamado Kauf. Kauf había investigado las características de la gente mencionada en esos retales de conversación . Investigo sus nombres y territorios, que clase de minerales se producían en dichos territorios y predijo la escasez causada por el caos consiguiente.

Imploró , suplicó, a todo el que pudo pedir prestado para conseguir el suficiente capital para comprar esos suministros. Pese a que era improbable que la guerra fuera a durar un mes incluso, las cosas que había comprado serían esenciales durante dicho periodo. Era como si un condenado hubiera saltado del último escalón del patíbulo en el que le esperaba la horca para caer en un trono real. La gran apuesta de Kauf había tenido éxito. Había conseguido lo suficiente con la operación para comprar una docena de naves mercantes y dio la mitad de sus ganancias al amigo que le había ayudado antes.

Tras esa aventura, las operaciones de Kauf habían continuado, esta vez sin la mala suerte que anteriormente le había acompañado. Había ganado tres veces el premio Sinbad y cuando murió a los cincuentaytantos, dejó atrás seis hijos y una vasta fortuna. En el día presente, sin embargo ni un pilar quedaba del grupo financiero Kauf. Que sus hijos hubieran heredado su fortuna no garantizaba que hubieran heredado su energía y talento. Aun así, incluso si solo fue por una generación, el éxito espectacular de valentin Kauf era un hecho histórico y era mas que suficiente para alentar los sueñs y ambiciones de los mercaderes Phezanies.

“Hoy eres un don nadie que está empezando. ¡Pero mañana podrías ser un segundo Valentin Kauf!”

Ese eslogan se mostraba en la mayor escuela de comercio de Phezzan y mientras que no se podría decir que ese mensaje era precisamente refinado, resonaba en los corazones de los jóvenes. Esa universidad, curiosamente fue fundada con un donativo de O’higgins, el leal amigo de Valentine Kauf, asi que uno podría decir que O’higgins había en cierto modo contribuido mas a Phezzan de lo que lo había hecho el propio Kauf jamas había hecho. La vasta fortuna de Kauf se había desvanecido como un espejismo, pero esa universidad seguía allí, produciendo muchos mercaderes independientes, economistas y burócratas y proporcionando a Phezzan su mayor recurso- Gente talentosa.

Un día, en una mesa de la sala principal del Bar De la court, un grupo de mercaderes que acababan de regresar de un viaje de negocios interestelar disfrutaban de un poco de bebida y chismorreo. Conversaban acerca de como cambiaba dia a día la sociedad imperial.

“Parece que los nobles están vendiendo propiedades, joyas y productos financieros muy rápido ahora que han perdido sus privilegios . Todos pueden ver que tienen las de perder en esto, asi que los precios han ido a la baja. E incluso si quisieran protestar acerca de la situación, tienen miedo de lo que sera de ellos después, así que lo más que pueden hacer es sentarse en sus camas y llorar.”

“Cuando el poder cambia de manos, los que se engordaban a costa del viejo régimen se convierten en objetivos de venganza en el nuevo. Es una regla blindada de la historia.”

“En otras palabras, la sangre conecta a los descendientes con los crímenes de sus ancestros. No me malinterpretes, me siento algo mal por ellos, pero…”

“Guarda su lastima para los plebeyos de los que los nobles se han estado alimentando por los últimos quinientos años. Incluso si fueran a ser castigados por los próximos cinco siglos, no sentiría una pizca de simpatía.”

“Otra vez con lo mismo ¿Tienes hielo en las venas o algo? Has podido llevar una vida muy fácil gracias a la nobleza”

“Me esfuerzo en todo lo que hago y estoy preparado por lo que pasara si me explotase en la cara. Pero ellos piensan que el dinero brota del suelo sin tener que usar tu cerebro o tu cuerpo para obtenerlo. Es eso lo que no puedo aguantar.”

“De acuerdo, de acuerdo. Por cierto, he escuchado un rumor extraño de unos oficiales en la capital del dominio.”

“¿Oh? ¿Que has oído?”

“Que el señor terrateniente ha estado viendo mucho últimamente a un tipo raro con capucha.”

“¡Reuniéndose con un tipo con capucha! No encaja demasiado bien con mi imagen del zorro negro”

“Por extraño que te parezca, podría encajar mejor de lo que piensas. Porque aparentemente es la clase de capucha que va adjunta a una larga túnica negra.”

En el edificio de la capital del dominio en el que Adrian Rubinsky hacía su trabajo, los ojos del personal se dirigieron a la sala de espera mientras se susurraban furtivamente unos a otros.

Con su extremadamente ocupada vida pública y privada, el terrateniente siempre decía que necesitaba dos cuerpos para mantenerse al día (o en su defecto, cincuenta horas al día), por lo que su personal no podía comprender lo que le había sucedido para hacerle pasar los últimos días en conversaciones confidenciales con algún misterioso líder religioso. Pocos Phezzaníes eran conscientes de la extraordinaria relación que existía entre el dominio y Terra, y de ellos, sólo un puñado trabajaba en el centro del gobierno.

La figura envuelta en la túnica negra se mantenía inmóvil en medio de las líneas de visión convergentes y desaprobatorias de los funcionarios. Al final el secretario salió y lo acompañó a la oficina del terrateniente. Los visitantes que habían solicitado reuniones con Rubinsky antes de la llegada de este hombre sólo podían ver su salida con irritación ya que sus propias audiencias se retrasaron.

Este obispo, enviado por el Gran Obispo de Terra para observar a Rubinsky, se llamaba “Degsby”. Era tanto su estatus como su nombre. Al entrar en la estancia, el obispo Degsby se bajó la capucha.

El rostro que apareció debajo. era sorprendentemente joven, probablemente no tenía aún treinta años. Su delgada y pálida cara era producto de una vida de estricta abstinencia de los placeres mundanos, así como de un poco de desequilibrio nutricional. Su pelo negro era largo y despeinado, y tenía un brillo en sus ojos azules que era como el sol en una selva tropical, un brillo ferviente que incomodaba a los demás, sugiriendo un claro desequilibrio entre razón y fe.

“Por favor, Su Gracia, siéntese”, dijo Rubinsky. Había asumido una actitud de humildad que era evidente en cada uno de sus movimientos. Sin embargo, era un acto refinado, no algo que surgiera naturalmente de su corazón. Degsby se sentó en la silla propuesta con un porte que no era tan altivo como desinteresado en observar las sutilezas.

“¿Era verdad lo que me dijiste ayer?”, exigió, aparentemente sin ver la necesidad de intercambiar saludos.

“Sí que lo era. Estoy a punto de empezar a poner un mayor énfasis en la cooperación económica con el imperio, así como en la asistencia financiera. Aunque no demasiado abruptamente”.

“Haciendo esto, alterarás el equilibrio de poder entre el imperio y la alianza. ¿Cómo planeas actuar?”

“Permitiendo al Duque Reinhard von Lohengramm unificar toda la galaxia, para después eliminarlo y así obtener todo su legado. ¿Hay algún problema con eso?”

Al oír las palabras del terrateniente, la sorpresa apareció primero en el rostro del obispo, seguido de un silencioso despliegue de las alas de la sospecha. Después de tomarse un momento para reponerse, dijo: “Es una buena idea, aunque quizás un poco egoísta. Pero el mocoso rubio no será tan fácil de engañar, y también tiene a ese canalla de Oberstein con él. ¿Realmente crees que van a aceptar lo que tienes en mente?”

“Pareces bastante informado sobre la situación”, dijo Rubinsky amablemente. “Sin embargo, ni el duque Lohengramm ni Oberstein son omniscientes o todopoderosos. Seguro que hay una apertura que podemos aprovechar en algún lugar. Y aunque no la haya, puedo hacer una”.

Si el duque Lohengramm hubiera sido omnipotente, no se habría dejado atacar por un asesino el otoño pasado, ni habría perdido a su principal asesor, el almirante Siegfried Kircheis.

“La cosa sobre la autoridad y las funciones del gobierno”, meditó Rubinsky, “es que cuanto más se centralizan, más fácil es manipular todo el sistema simplemente tomando pequeñas porciones. En la nueva dinastía que se avecina, matamos a un hombre – el Duque Lohengramm…¿o debería decir, al Kaiser Reinhardt?, y nos hacemos cargo del centro neurálgico de su gobierno. Sólo eso nos convertirá en los gobernantes de todo el universo”.

“Sin embargo”, dijo Degsby, “las autoridades gobernantes de la Alianza de Planetas Libres no están exactamente lejos de nuestro alcance”. Los Phezzaníes, los tienen agarrados por la garganta con sus riquezas, y durante el golpe de estado su jefe de estado Trünicht fue salvado por algunos de nuestros discípulos. Póngase del lado del Imperio Galáctico si quiere, pero ¿no le parece un desperdicio dejar morir a nuestros peones de la alianza? Para ponerlo en sus términos, perderíamos nuestra inversión, ¿no es así?”

El argumento del obispo era incisivo. Pese al desequilibrio mental, no le faltaba intelecto.

“No, no. En absoluto, Su Gracia,” dijo Rubinsky. “El liderazgo de la alianza puede ser usado como un agente corrosivo para causar que la alianza misma se derrumbe desde adentro. En términos generales, no existe una nación tan fuerte internamente que sólo pueda ser destruida por un enemigo exterior. Y la decadencia interna fomenta las amenazas externas. Y aquí está lo importante: la decadencia en una nación nunca empieza desde abajo y va hacia arriba. La putrefacción comienza en la parte superior. No hay una sola excepción”.

Como Rubinsky subrayó ese punto, el obispo lo miró con un irónico brillo que bailaba en sus ojos.

“Phezzan puede ser llamado un dominio feudal , pero también es una nación de facto. Seguramente su cúspide no está empezando a pudrirse como la de la alianza”.

“Eso es bastante duro de oír. Tendré que tener en cuenta mis responsabilidades como estadista. En cualquier caso, creo que esta charla formal es suficiente por un día…”

El terrateniente le dijo que se estaban haciendo los preparativos para un banquete, ante el cual, el obispo se negó bruscamente y se marchó.

En su lugar, apareció un joven. Parecía recién salido de la universidad, pero no había ninguna ingenuidad juvenil en el brillo de sus ojos, y aunque tenía una cara bonita, había algo seco y sin carente de emociones. Era un poco delgado, y su altura, aunque en el extremo superior del promedio, no era suficiente para ser considerado alto.

Era Rupert Kesselring-instalado como ayudante de Rubinsky el otoño pasado. Su anterior ayudante, Boltec, había sido enviado al Imperio Galáctico como comisionado, donde estaba actualmente ocupado en una cierta operación sobre Odín.

“Debe ser terriblemente duro para usted, Excelencia, cuidar de ese obispo.”

“En efecto. Un dogmático fanático es más difícil de manejar que un oso recién salido de la hibernación …; ¿Qué se supone que significa ‘vivir para el placer’?”

El terrateniente, que se describía a sí mismo como hedonista, se mofó del comportamiento puritano del joven obispo.

“Hace miles de años, los cristianos lograron apoderarse del antiguo Imperio Romano lavando el de su máxima autoridad gobernante. ¡Y los trucos sucios que hicieron después para suprimir o acabar con las otras religiones! Y gracias a eso, finalmente gobernaron no sólo un imperio, sino la civilización misma! En ningún otro lugar encontrarás una invasión tan eficiente. Dije antes que iba a hacer que esa parte de la historia se repitiera, pero fue entonces cuando el plan era derribar el imperio y la alianza juntos…;”

El Zorro Negro de Phezzan chasqueó la lengua con irritación. Había una muy buena razón por la que finalmente había tenido que renunciar a su plan inicial. Era por el ascenso del Duque Reinhard von Lohengramm. Su genio abarcaba tanto el gobierno como la guerra, y bajo su guía el imperio estaba ahora en una drástica reforma interna. La vieja y débil Dinastía Goldenbaum estaba a punto de desvanecerse para siempre, como era natural, pero de las cenizas de su cadáver, una joven y poderosa Dinastía Lohengramm estaba a punto de nacer.

Derrotar a la alianza y a esta nueva dinastía simultáneamente no sería una hazaña fácil. E incluso si eso salía bien, lo que vendría después sería un caos político y un colapso de la seguridad a escala galáctica. Restablecer la estabilidad requeriría vastas fuerzas militares y un largo interregno, y durante ese tiempo, los derechos e intereses de Phezzan probablemente serían devorados hasta la nada por las legiones de pequeñas fuerzas políticas y militares que surgirían antes de que un nuevo orden pudiera tomar forma.

Y no debe pasar eso, pensó Rubinsky. Entonces, ¿qué deberíamos hacer?

Lo que Phezzan debería hacer sería gobernar conjuntamente una galaxia dividida, junto con este nuevo Imperio Galáctico. Esa era la conclusión a la que Rubinsky había llegado.

“Dividida” no significaba que quisiera trazar límites nacionales en el espacio. No, toda la familia humana se unificaría bajo este nuevo Imperio Galáctico, y la soberanía política y militar, con toda la autoridad que ello conlleva, recaería únicamente en su Káiser. Phezzan estaría sujeto a él. Sin embargo, la soberanía económica pertenecería a Phezzan. Al repartir el control de las funciones de la sociedad, en contraposición a su espacio tridimensional, el “Nuevo Imperio” y Phezzan podrían coexistir y participar en el desarrollo recíproco. La decadente y desesperanzada Alianza de los Planetas Libres tendría que desempeñar el papel de fertilizante, esparcido en el suelo arado de una nueva era.

Sin embargo, Rubinsky sólo había compartido una versión editada de sus planes con el joven obispo de la Iglesia de la Tierra. El objetivo de la Iglesia de Terra no era simplemente la supremacía religiosa, sino una teocracia, en la que el liderazgo político y religioso se fusionaran completamente. Si hacían de la Tierra un templo para toda la humanidad, si sus peregrinajes nunca se detenían, bueno, no había ningún problema real con eso. Después de todo, ese débil mundo fronterizo era en realidad la cuna de la raza humana. Pero pensar en la Tierra como sede de una teocracia, y que se convirtiera una vez más en el centro de la autoridad sobre toda la raza humana, era un pensamiento demasiado horrible como para siquiera contemplarlo.

Sólo significaría el ascenso del Gran Obispo de Terra en lugar del “sagrado e inviolable Káiser Rudolf” – un segundo sentido en el que la historia iría hacia atrás. Para evitar eso, y para hacer realidad las intenciones de Rubinsky, tenía que dar una falsa obediencia a la Iglesia de Terra, y luego, en el momento en que se establecieron los sistemas de doble gobierno del imperio y de Phezzan, usar el poder militar del imperio para suprimir y destruir el Terraismo. No hace falta decir que sería necesario tener mucho cuidado y precaución. En el pasado, tan pronto como un terrateniente mostraba signos de librarse del yugo de la Tierra, pagaba por ello con su vida. No debía seguir sus pasos, sólo una victoria perfecta podría hacer que los grilletes de la Tierra desaparecieran para siempre.

IV

El conde Joachim von Remscheid, anteriormente un oficial civil de alto rango del imperio galáctico ahora vivía la vida de un desertor en una en una grieta apartada del mundo principal del dominio de Phezzan.

Como funcionario de alto rango en el viejo sistema, los juicios del nuevo lo estarían esperando si regresara al imperio. Si se arrepintiera de sus pecados pasados ​​y jurara lealtad al duque Reinhard von Lohengramm, podría ser perdonado, pero su propio orgullo y las tradiciones de su distinguida casa no le permitirían hincar la rodilla ante un advenedizo como el mocoso rubio. Había dejado su residencia oficial y se decidió por una nueva casa en el distrito de Izmail, a medio día de viaje desde la capital. El mar artificial frente a él rebosaba de agua color azul persa, y detrás de él estaba rodeado por montañas rocosas que parecían hechas de ágata . La tierra plana que se extendía entre era un revoltijo de cipreses y pastizales. En medio de él, un edificio hecho de granito y vidrio resistente al calor mostraba su silenciosa presencia.

Desde que el joven conde perdiera su sustento oficial, había estado viviendo en un caparazón de soledad y aburrimiento, pero ahora, por primera vez en lo que parecían años, estaba sentado en su sala de recepción y saludaba a un invitado. Su invitado era un joven ayudante Phezaní llamado Rupert Kesselring.

Dos o tres comentarios despectivos sobre el nuevo sistema de gobierno de Reinhard sirvieron como un intercambio de saludos, y luego su invitado se lanzó inmediatamente al motivo de su visita.

“Si me perdona que lo diga, conde Remscheid, Su Excelencia se encuentra actualmente en una posición extremadamente difícil. ¿Estoy en lo cierto?

Después de una pausa incierta, Remscheid dijo: “No necesito que me lo digas “.

Había un tono de angustia en sus ojos que la tenue pigmentación de sus iris no podía ocultar. Aunque había cedido el uso de sus activos a una compañía fiducidaria phezaní y no tenía inconvenientes en su vida diaria, no podía negar la existencia de un vacío psicológico dentro de sí mismo. El odio y la ira hacia el nuevo sistema, un anhelo por el hogar y las viejas tradiciones, aunque estas pasiones eran negativas, en realidad eran pasiones de algún tipo. La pasión por la restauración de las viejas tradiciones se desbordaba por los ojos brillantes del conde Remscheid, extendiéndose ante él. Rupert Kesselring, más de veinte años más joven que el conde, observaba esto con una mezcla de frialdad y sarcasmo en los ojos, pero cuando finalmente abrió la boca, fue muy cortés.

“En realidad, estoy aquí como el mensajero no oficial del terrateniente. Él desea proponer un cierto plan a Su Excelencia, así que si puedo llamar su atención …;

Quince minutos después, el conde miraba a Kesselring con una mirada de sorpresa e incredulidad.

“Esa es una sugerencia bastante audaz. Y tiene su atractivo. Pero tengo que preguntarme si esto realmente está de acuerdo con los deseos del terrateniente, o si de hecho es solo que se deja llevar.”

“No soy más que el devoto sirviente del señor terrateniente”. El joven ayudante estaba haciendo de la modestia su virtud, a pesar de ser solo un comentario burlón. Por un instante, un brillo acerado brilló en sus ojos.

“Sea como fuere”, dijo Remscheid, “todavía hay algo que me cuesta entender. No me malinterprete: esta propuesta suya es música para mis oídos personalmente, pero ¿qué hay para Phezzan? Creo que, en el futuro, sería mejor para sus intereses económicos tratar de llevarse bien con el nuevo orden del mocoso rubio “.

Kesselring mostró el sutil amago de una sonrisa. Disipar las dudas del ex comisionado fue un juego de niños. Todo lo que necesitaba hacer era demostrar que reafirmaba sus prejuicios.

“El Duque Lohengramm está tratando de transformar no solo la política, sino también la sociedad y la economía del imperio. Sus acciones son radicales y, no solo eso , está actuando arbitrariamente bajo la autoridad de nadie más que la suya. Ya ha comenzado a infringir una serie de derechos e intereses de los que disfrutamos Phezzanies en el imperio. El cambio está bien, pero el cambio en la dirección incorrecta es algo que no podemos ignorar. Esa es una explicación extremadamente simple, pero básicamente, a eso es a lo que aspira Phezzan “.

Remscheid lo pensó por un momento.

“Naturalmente”, continuó Kesselring, “una vez que este plan haya tenido éxito y la Dinastía Goldenbaum haya sido salvada de las manos de ese despreciable usurpador, Phezzan recibirá una compensación acorde a sus servicios. Pero la fama como salvador de la nación será tuya. ¿Qué le parece? ¿No crees que es un acuerdo atractivo para ambas partes? “

“Un ‘acuerdo’ …” El conde Remscheid sonrió un poco. “Todo es carne de acuerdo para los Phezzanís, incluso la vida o la muerte de la nación. Y ese es el pináculo de la fuerza. Si el imperio pudiera recuperar ese tipo de vitalidad y espíritu, tendríamos otros cinco siglos de orden y estabilidad … “

Cuando Kesselring se volvió casualmente para mirar una pintura al pastel colgada en la pared, estaba luchando contra el impulso de estallar en carcajadas. Un hombre sabio reconoce las dificultades, pero un tonto no da nada por imposible. Por lo general, el Conde Remscheid no debería haber sido tan incompetente, pero la idea de un Imperio Eterno, inculcada en él desde la tierna infancia, no era algo fácil de superar. Y mientras los partidarios del viejo orden siguieran viviendo en esa fantasía, el gobierno de Phezzan podría usarlos, sin importar que desertaran a Phezzan o permanecieron en el imperio.

El joven ayudante del terrateniente no perdió el tiempo ese día. Después de abandonar la residencia del conde Remscheid, se dirigió directamente en un vehículo terrestre a la casa de otro hombre, llamado Henlow. Henlow había sido enviado a Phezzan como comisionado de la Alianza de Planetas Libres, lo que lo puso a cargo localmente de la misión diplomática de la alianza en Phezzan. Extraoficialmente, tenía otro deber también. Ese fue su papel como líder del anillo de espías anti-imperio de la alianza en Phezzan. Así ocupó un puesto de gran importancia estratégica para la alianza. Sin embargo, la posición, la responsabilidad y la capacidad no necesariamente iban de la mano.

Se decía que la calidad de los comisionados de la alianza había estado en declive durante los últimos años. Cada vez que las administraciones cambiaban, los altos funcionarios premiaban a sus seguidores con puestos lucrativos en el gobierno. Aparecerían líderes empresariales y políticos que sabían muy poco de diplomacia, habiendo aceptado gustosamente el cargo de comisionado para pulir su reputación. El padre de Henlow había sido el fundador de una conocida corporación, y aunque Henlow era ahora su dueño, se decía que su incompetencia e impopularidad habían agotado todo el afecto que sentía por él, hasta que finalmente la gerencia lo envió al exilio con tacto. .

Cuando Henlow, con sus mejillas caídas, barriga grande y cejas diminutas, saludó a Kesselring, no pudo ocultar su vergüenza. Le habían señalado recientemente que algunos bonos del gobierno que Phezzan había comprado a la alianza ya habían pasado sus fechas de redención.

“El valor total sería de aproximadamente quinientos mil millones de dinares. Normalmente, deberíamos pedirle que los canjeara de inmediato, pero … “

“¿Así de repente? Pero eso es completamente … er …; Quiero decir …;”

“Si, ciertamente lo es. Disculpe mi grosería, pero está más alla de la capacidad de pago de su país. Así que me gustaría que consideren la tolerancia de nuestro dominio en el ejercicio de sus derechos legales como una prueba de la amistad y la confianza que sentimos hacia su nación “.

“No puedo agradecerles lo suficiente”.

“Sin embargo, esa cordialidad solo durara mientras su país siga siendo una nación estable y democrática”.
El comisionado sintió algo ominoso en la voz y la expresión de Rupert Kesselring.
“¿Con lo qué se refieres a que Phezzan está albergando dudas sobre la estabilidad política de mi nación? ¿Puedo interpretar sus palabras de esa manera, señor?
“¿Acaso parece que estoy diciendo otra cosa?”
Ante esta aguda réplica, el comisionado se hundió en un silencio avergonzado. Kesselring suavizó sus rasgos y asumió un tono de voz más cortés.
“Phezzan realmente quiere ver que la Alianza de Planetas Libres continúe como una democracia estable”.
“Muy bien.”

“Molestias como el golpe de estado del año pasado nos pusieron en una posición extremadamente incómoda. Si el golpe hubiera tenido éxito, el capital que habíamos invertido allí podría haber sido confiscado sin compensación en nombre del nacionalismo social* (Ndt: de hecho, decia nacionalsocialismo. Pero llamar nazis a los golpistas igual es un poco excesivo). La libertad de la industria y la protección de la propiedad privada son indispensables para la supervivencia continua de Phezzan, y sería muy irritante si el gobierno de su país cambiara de tal manera que pasara a negar esas cosas “.

“Ciertamente estoy de acuerdo con lo que está diciendo. Pero esa conspiración de imprudentes fracasó, y mi país continúa protegiendo sus tradiciones de libertad y democracia hasta el día de hoy ”.

“Al respecto de eso, la contribución del almirante Yang Wen-li fue …; más que genial “.

Las palabras de Kesselring implicaban que Henlow y aquellos como él no habían hecho ninguna contribución, pero, como era de esperar, Henlow no se dio cuenta.

“Sí, por supuesto. Es todo un comandante …; “

“En términos de talento, reputación y habilidad brutas, no hay nadie en el ejército de la Alianza que pueda compararse con el almirante Yang. ¿No es así?”

“Bien …; ciertamente, pero …

“¿Y cuánto tiempo crees que un hombre así tolerará que esta actual administración le ordene? ¿Ha pensado en eso, señor Comisionado?

Durante un tiempo, el comisionado pareció reflexionar con cautela sobre el significado de las palabras del joven ayudante. Entonces, por fin, una mirada de sorpresa y horror se extendió por su rostro.

“Tú, no puede estar sugiriendo que él …”

En respuesta, Rupert Kesselring sonrió como solo lo haría un estudiante de Mefistófeles. “Veo que eres un hombre de gran perspicacia, Excelencia”.

No sin esfuerzo fue que Kesselring pudo decir esas palabras. Interiormente, en realidad estaba maldiciendo la terquedad del hombre. Sin embargo, naturalmente no haría nada que pudiera revelar sus sentimientos reales. En este momento tenía que guiar pacientemente al comisionado, como si estuviera entrenando a un perro olvidadizo para realizar un truco.

“Pero pero …; El año pasado, durante el golpe de estado, el almirante Yang se puso del lado del gobierno y reprimió el levantamiento. ¿Por qué un hombre así se volvería contra el gobierno ahora?

“El año pasado es el año pasado. Al menos considere esto: fue gracias al almirante Yang que el golpe pudo ser aplastado de forma completa y rápida. Pero si alguna vez se volvía ambicioso, ¿quién habría para detenerlo una vez que movilizara sus fuerzas? ¿No estuvieron Iserlohn y el collar de Artemisa completamente impotentes ante él? “

“Pero …;”

Henlow comenzó a montar una defensa, pero se detuvo sin continuar, sacó un pañuelo y se secó el sudor de la cara. La duda con sabor a miedo hacía que se le revolviera el estómago. Kesselring podía verlo claramente. Espolvorea un poco más de especias y su duda se tornaría de forma decisiva en sospecha.

“Estoy seguro de que lo que digo suena difamatorio, pero tengo algunos motivos …”

“¿Y a qué se refieres?”

Con las mejillas tensas, el comisionado Henlow se inclinó hacia delante. Ahora era solo una marioneta barata que bailaba con el tono de la flauta de Kesselring.

“El collar de Artemisa. Doce satélites de ataque en órbita estacionaria sobre Heinessen, y el Almirante Yang los destruyó todos. ¿Pero realmente crees que era necesario destruir a los doce?

“Ahora que lo mencionas …;” Henlow dijo después de un momento.

“¿Qué pasaría si él los viera como un obstáculo para su propia captura de Heinessen más tarde y los eliminara temprano mientras tuviera la oportunidad? Estoy hablando únicamente por el afecto que me inspira el gobierno de la alianza, y si me equivoco, me equivoco, pero creo que sería mejor que el Almirante Yang se explicara “.

Después de exhalar todo tipo de venenos retóricos, Kesselring se despidió de la residencia Henlow. Después de informar sobre todo lo que le había sucedido al terrateniente , Kesselring estaba un poco alicaído.

“¿Qué pasa? Algo parece molestarte.”

“Estoy feliz de que las cosas fueran bien, pero hay algo sutil que parece que falta cuando son tan fáciles de manipular”. Solo me gustaría negociar en alguna ocasión en la que de verdad saltaran chispas”.

“Simplemente no se puede complacer a algunas personas. En poco tiempo, dirá que quiere alguien con quien sea más fácil negociar. E incluso si la negociación de hoy fue fácil, no piense que fue debido a sus habilidades diplomáticas superiores “.

“Entiendo que fue porque el comisionado está en una posición muy débil …; tanto en público como en privado “.

Rupert Kesselring se rió en voz baja. El comisionado era un hombre lleno de deseos mundanos y, de acuerdo con las órdenes del terrateniente, el propio Kesselring le había proporcionado dinero y mujeres hermosas, domándole y domesticándole para su uso futuro. Corromper a diplomáticos extranjeros no violaba el código moral de los Phezzaníes. Ciertamente, las cosas que no podían comprarse con dinero existían, pero las cosas que estaban a la venta debían comprarse a sus precios de mercado justos y, una vez compradas, eran para ser utilizadas.

“Por cierto, Su Excelencia, dudo en plantear un asunto tan pequeño, pero ¿podríamos hablar por un momento sobre un hombre llamado Boris Konev?”

“Recuerdo quién es. ¿Qué pasa con él?”

“Hemos recibido una queja algo vacilante de la oficina de nuestro comisionado en la Alianza de Planetas Libres. Parece que no es muy cooperativo ni trabajador, y sobre todo está desmotivado “.

“Hmm …”

Como comerciante independiente, parece haber tenido una cabeza aceptable para los negocios. Pero atarlo como empleado público …; ¿No es un poco como ordenarle a un nómada que vaya y trabaje en un campo? “

“Entonces, ¿lo que estás diciendo es que él no es el hombre adecuado para el trabajo?”

“Por favor, perdóneme si le he molestado. Si bien creo que las medidas que toma Su Excelencia son sin lugar a dudas el producto de una profunda consideración …;

Rubinsky dio un sorbo de vino con la punta de la lengua.

“No hay que preocuparse. De hecho, el Sr. Konev bien pudo haber pertenecido a lo salvaje. Sin embargo, tengo peones que pueden parecer inútiles en este momento, pero cuyos propósitos se harán evidentes más adelante. Al igual que con las cuentas bancarias y los bonos, cuanto más largo sea el plazo, mejor será la tasa de interés “.

“Eso es cierto, pero …;”

“¿Cuántos cientos de millones de años le tomó al petróleo formarse en los estratos de la Tierra antes de que se convirtiera en algo que fuera utilizable? Comparado con eso, dale a un ser humano cincuenta años y seguramente mostrará resultados, sin importar lo tarde que florezca. No hay nada de qué preocuparse “.

“Cientos de millones de años …; ¿dice?”

En las palabras murmuradas del ayudante estaba el timbre de una extraña sensación de derrota, como si la brecha que los separaba hubiera vuelto al punto inicial. Kesselring se volvió de nuevo para mirar al terrateniente.

“Aun así, se decide la dirección en la que deben moverse los peones en un tablero de ajedrez, pero eso no se aplica a las personas. Se mueven de la manera que quieren, y convertirlos en algo útil puede ser sorprendentemente difícil. . . “

“No arruines mis metáforas cuando estoy en racha. Es cierto que la psicología y el comportamiento humanos son mucho más complicados que los peones en el ajedrez. Entonces, para que se muevan como quieres, solo tienes que simplificarlos ”.

“¿Qué quiere decir?”

“Conduce a la otra persona a circunstancias particulares y puedes quitarle sus opciones para que haya menos movimientos que pueda hacer. Por ejemplo, tome a Yang Wen-li en las Fuerzas Armadas de la Alianza …;

La posición de Yang era un poco incierta en este momento. Las autoridades de la alianza estaban en lo que podría describirse mejor como una relación de amor y odio con él. Les incomodaba pensar que Yang podría saltar al ámbito de la política con su nivel actual de apoyo para despojarles legalmente de su autoridad. Pero también tenían miedos, temores que Rubinsky había inflamado a través de Kesselring, de que Yang pudiera usar sus vastas fuerzas militares para establecer su propia supremacía extralegalmente. Dadas estas dos preocupaciones, a las autoridades, por su parte, les hubiera gustado que Yang fuera eliminado. Sin embargo, el genio militar de Yang era absolutamente esencial para la alianza. Si Yang no estuviera allí, las Fuerzas Armadas de la Alianza bien podrían desmoronarse sin siquiera luchar. Irónicamente, incluso se podría decir que Yang estaba protegido precisamente por el dictador del imperio, el duque Reinhard von Lohengramm. Si Reinhard no fuera un factor clave, las autoridades de la alianza se habrían vuelto locas y se habrían librado de él, ya que su presencia no habría sido necesaria. Eso no significaba que irían tan lejos como para quitarle la vida, pero no lo pensarían dos veces antes de inventar un escándalo político o sexual para arrastrar su reputación por el barro y robarle sus derechos civiles. Un líder de primer nivel encuentra su propósito en la pregunta:

“¿Qué puedo lograr con mi poder?” Mientras que el único propósito de un líder de segunda categoría es perpetuar ese poder por el mayor tiempo posible. Y en su estado actual, la alianza claramente tenía un liderazgo de segunda categoría.

“Yang Wen-li está en este momento sobre un hilo fino. Un extremo pende de la alianza y el otro del imperio, y mientras se mantenga este equilibrio, Yang podrá sostenerse, aunque de manera inestable. Sin embargo . . . “

“¿Quieres decir que nosotros, Phezzan, cortaremos esa cuerda?”

“Ni siquiera tendremos que hacerlo, solo causar que se deshilache un poco será suficiente. A medida que lo hagamos, las opciones de Yang disminuirán constantemente. Otros dos, tres años y Yang tendrá solo dos caminos para elegir: ser purgado por las autoridades gobernantes de la alianza, o derrocar a las autoridades actuales y tomar su lugar “.

“También es posible que Reinhard von Lohengramm lo mate en la batalla antes de que eso ocurra”.

El ayudante del terrateniente simplemente no dejaba de señalar problemas potenciales.

“No puedo permitirle el placer al duque Lohengramm”.

El tono de Rubinsky era sencillo y sencillo, pero algo turbio estaba en el fondo. Kesselring tenía la sensación de que Rubinsky estaba esquivando sus preguntas. “También existe la posibilidad de que Yang Wen-li derrote al duque Lohengramm en el campo de batalla”. ¿Cómo lidiarías con esa situación?”

“Señor Kesselring …” dijo el terrateniente con un cambio sutil en el tono de su voz. “Parece que he dicho demasiado y ha escuchado demasiado. Ambos tenemos mucho que hacer además de sentarnos aquí y hablar de filosofía. Este plan requerirá que configuremos al Conde Remscheid como líder, por supuesto, y aún no hemos elegido a los miembros del equipo que lo pondrán en acción. Primero, necesito que te encargues de eso.

Después de una pausa momentánea , Kesselring dijo: “Mis disculpas. Completaré las selecciones pronto y luego regresaré con mi informe “.

El ayudante salió de la habitación y el poderoso cuerpo de Rubinsky se hundió profundamente en su silla.

Cuando este proyecto se pusiera en acción, el Imperio Galáctico, bajo la dictadura de Lohengramm, y la Alianza de Planetas Libres se convertirían en enemigos mortales. Sin embargo, este plan tuvo que ejecutarse antes de que surgiera algún político de gran perspicacia e intentara negociar una coexistencia pacífica entre las dos potencias.

En la firme mandíbula del Terrateniente de Phezzan, había una leve sonrisa semejante a la de una bestia carnívora. No debe darles la oportunidad de dejarles que se dieran cuenta de que el verdadero enemigo de la Alianza de Planetas Libres no era el Imperio Galáctico sino la Dinastía Goldenbaum. En el momento en que el imperio y el Alianza reconocieran a la dinastía Goldenbaum como un enemigo común que debían derribar juntos, sería posible la coexistencia pacífica entre el nuevo orden de Lohengramm y la Alianza. Y por eso nunca deben darse cuenta de ello. La lucha entre las dos grandes potencias debe continuar un poco más. No para siempre Otros tres años, o tal vez cuatro, serían suficientes. Entonces, cuando las llamas de la guerra finalmente se extinguieran, esos tontos ignorantes nunca imaginarían quién fue quien gobernaba todos los planetas habitados, así como el espacio que los unía …

Capítulo 4. Cosas perdidas

I

Era finales de febrero cuando Rupert Kesselring, ayudante del terrateniente de Phezzan, visitó a Leopold Schumacher en el valle de Assini-Boyer, a unos novecientos kilómetros al norte de la capital. En una nación centrada en el comercio y el trasiego de productos, esa región era una gran extensión de tierra cultivable. Durante mucho tiempo había quedado en barbecho, pero el año anterior el grupo de colonos de Schumacher abrió una granja colectiva allí y comenzó a desarrollar la tierra.

Leopold Schumacher había ocupado el rango de capitán en la Armada Imperial hasta el año pasado, cuando se unió a las fuerzas confederadas de los nobles en la Guerra de Lippstadt, sirviendo como oficial de personal bajo el mando del Barón Flegel, un hueso dentro de las filas de los aristócratas más tradicionalistas . Sin embargo, el barón había ignorado continuamente los consejos y opiniones de Schumacher y, en última instancia, se enfureció e intentó asesinarlo, solo para ser asesinado a tiros por los soldados que habían tenido más fe en el asesor que en el comandante.

Posteriormente, Schumacher se hizo cargo de la tripulación y desertó con ellos a Phezzan. En esta nueva tierra, habían abandonado su pasado para comenzar de nuevo. Schumacher, de treinta y tres años, tenía una carrera prometedora por delante en el ejército, pero ahora estaba cansado de guerra y conspiración, y buscaba una vida de satisfacción tranquila.

Con ese fin, Schumacher eliminó los sistemas de armas del acorazado que les había llevado a Phezzan y luego vendió la nave a un comerciante Phezzaní. Distribuyó el dinero entre la tripulación, y luego intentó partir, dejando el futuro de cada hombre en sus propias manos. Sus subordinados, sin embargo, no se disolverían. Aunque habían abandonado su tierra natal y desertado a este lugar después de su derrota en la batalla, les faltaba la confianza de que podrían sobrevivir en el implacable mundo de la sociedad Phezzaní, donde el ingenio rápido y la astucia no eran opcionales y no podías bajar la guardia por un minuto. Las historias de la astuta búsqueda de ganancias del pueblo Phezzaní eran exageradas en el imperio, y la tripulación, compuesta por simples soldados que no estaban familiarizados con el funcionamiento de este mundo, no confiaban en sus propias habilidades en un lugar así. Las únicas cosas en las que confiaban eran la prudencia y el sentido de responsabilidad de Schumacher. Por parte de Schumacher, no podía abandonar a los soldados que lo habían salvado de la boca del arma del enfurecido barón Flegel.

Los soldados habían dejado la cuestión de cómo utilizar mejor su recién adquirido capital por completo a Schumacher, y el sabio ex funcionario del personal, que también carecía de la confianza de que podía hacer negocios con los Phezzanís y salir ganador, había optado por dedicarse a la agricultura. No fue un trabajo glamuroso, pero era constante. Ni siquiera una gente tan orientada a los negocios como los Phezzanis podían vivir sin comida, y en general estaban dispuestos a pagar precios superiores por productos más frescos y deliciosos. Al suministrar alimentos de calidad a los comerciantes que sabían disfrutar de las cosas buenas de la vida, probablemente podrían salir adelante en Phezzan, había pensado Schumacher.

Schumacher había hecho un uso efectivo de los fondos obtenidos de la venta del acorazado. Había comprado tierras en el valle de Assini-Boyer, instaló una residencia móvil simple pero bien equipada, y adquirió semillas y plántulas. Para los desertores, una larga y paciente batalla con la tierra apenas comenzaba.

Y entonces apareció Kesselring.

Schumacher parecía ver a su inesperado invitado como nada más que un intruso problemático. Cuando el ayudante del terrateniente le dijo que tenía un mensaje importante con respecto a su tierra natal, Schumacher respondió:

“Por favor, señor, no necesita preocuparse más por mí”. Su tono cortés no pudo enmascarar por completo un cierto tono de evasión. “Lo que sea que esté sucediendo con el imperio y la dinastía Goldenbaum ya no tiene nada que ver conmigo. Tengo las manos ocupadas construyendo una nueva vida para mí y mis amigos, no tengo tiempo para pensar en un pasado que he desechado”.

“Deseche su pasado si lo desea”, dijo Kesselring. “Pero no desperdicies tu futuro en el proceso. Capitán Schumacher, usted no es el tipo de hombre que debería vivir el resto de sus días manchado de tierra y fertilizante. Si tuviera la oportunidad de cambiar el curso de la historia, ¿no preferiría hacer eso en su lugar? “

“Por favor, váyase.” El capitán comenzó a levantarse de su silla.

“Espere por favor. Cálmate y escúchame ”, dijo Kesselring. “Probablemente todos ustedes puedan producir cultivos con su granja. Assini-Boyer estaba sin usar y abandonado, pero tiene el potencial de producir con abundancia . Lamentablemente, sin embargo, los cultivos no significan nada si no puedes venderlos en el mercado. Un hombre sensato como tú entiende eso, estoy seguro “.

Kesselring estaba interiormente impresionado de que ni un músculo en la cara de Schumacher se retorciera. El joven ayudante del terrateniente se dio cuenta de lo fuerte e inteligente que era Schumacher. Sin embargo, este juego había sido manipulado en su contra desde el principio. Schumacher solo tenía un peón para jugar contra un oponente que disponía de un conjunto completo de piezas.

Después de un largo silencio, Schumacher dijo: “¿Así es como hacéis las cosas en Phezzan?” La nota de ira contenida en su voz no estaba dirigida a Kesselring; era solo un sarcasmo ineficaz dirigido a su propia impotencia.

“Correcto. Este es la forma que tiene Phezzan para hacer las cosas. Kesselring no mostró ningún rastro de vergüenza al reconocer su victoria. “Retorcemos las reglas cuando la situación lo requiere. Despreciame si debes …aunque el desprecio de un perdedor por un ganador es, creo, una de las emociones más inútiles que existen “.

“Mientras ganes, probablemente pienses que sí”, replicó Schumacher con brusquedad, fijando a Kesselring con una mirada desagradable. El ayudante era casi exactamente diez años menor que él. “Bueno, entonces, vamos a oírlo. ¿Qué es exactamente lo que quieres que haga? ¿Asesinar al duque Lohengramm o algo así?”

Kesselring le dedicó una sonrisa.

“A Phezzan no le gusta el derramamiento de sangre. Después de todo, la paz es el único camino que conduce a la prosperidad ”.

Estaba claro que Schumacher no se creía una sola palabra de eso, pero lo que el joven ayudante necesitaba era la colaboración de Schumacher, no que le creyera. Le dio el mismo discurso que le había dado al Conde Remscheid el otro día y observó con satisfacción la expresión de sorpresa en el rostro de Schumacher.

El conde Alfred von Lansberg también estaba en el mundo principal del dominio de la tierra de Phezzan, quejándose de su mala suerte como desertor. Con solo veintiséis años de edad, ya estaba experimentando cambios mucho mayores en su estilo de vida de lo que su bisabuelo había visto en su vida cuatro veces más larga que la suya. Su bisabuelo había disfrutado de banquetes, cacerías y de las mujeres hasta el día de su muerte, pero antes de acumular mucha experiencia en cualquiera de esas áreas, Alfred se había metido en ese gran levantamiento que había dividido el imperio por la mitad, y como resultado había perdido hasta la última marco de su herencia. Su única buena fortuna era que todavía estaba vivo.

Alfred apenas había logrado retirarse del campo de batalla sin que le asesinaran, y luego huyó a Phezzan. Allí había vendido sus gemelos de zafiro estrella, un regalo del anterior Kaiser, Friedrich IV, para costear temporalmente sus gastos y luego se dedicó a componer un volumen titulado Una historia de la guerra de Lippstadt. Su poesía y cuentos siempre fueron bien recibidos en los salones de los aristócratas.

Cuando terminó la sección inicial, Alfred llevó triunfalmente el manuscrito a un editor, solo para que se lo rechazaran cortésmente.

“El trabajo de Su Excelencia ciertamente tiene varios puntos buenos”, le había dicho el editor a Alfred indignado. “Pero es demasiado subjetivo, hay inprecisiones y tengo mis dudas sobre el valor que pueda tener como registro de eventos …; En lugar de usar un estilo tan recargado y escribir lo que dicte su pasión o romanticismo, debería adoptar un estilo más moderado, escribir con calma y objetivamente … “

El joven conde había arrebatado su manuscrito de las manos del editor, recogido los jirones de su autoestima y había regresado a su residencia temporal. Bebió mucho vino para dormir esa noche.

Al día siguiente, su estado de ánimo era completamente diferente. ¡Él no era un simple cronista! Era un hombre de acción. En lugar de copiar el pasado en hojas de papel, ¿no debería estar actuando en el presente y usando sus propias manos para construir el futuro?

Fue con pensamientos como estos arremolinándose en su mente que recibió la visita de Rupert Kesselring, ayudante del terrateniente de Phezzan. El ayudante, incluso más joven que Alfred, habló cortésmente: “Conde Lansberg, ¿podría pensar en ofrecer su lealtad y pasión por el bien de su patria? Si es así, el conde Remscheid está dirigiendo un proyecto en el que me gustaría que su excelencia participe … “

Cuando escuchó de qué trataba el proyecto, el conde Alfred se sorprendió y emocionó, y aceptó participar en el acto. Poco después, le presentaron a Schumacher, quien era responsable de poner en práctica el plan.

El ex capitán imperial sabía muy bien que Alfred había sido amigo del difunto barón Flegel. Esto podría ser incómodo, y causó que Schumacher se preocupara, preparándose para lo peor.

Alfred, sin embargo, había conocido a muchos capitanes durante el levantamiento y no recordaba nada en absoluto sobre este.

“Entiendo que usted y yo fuimos camaradas antes”, dijo, “y a partir de hoy seremos hermanos de armas”. Me alegro de conocerte.”

La mirada en el rostro de Alfred no era ni discriminatoria ni dudosa cuando le tendió la mano a Schumacher. Cuando Schumacher extendió la mano para estrecharsela, pudo sentir burbujas alternas de alivio e inquietud en la superficie de su conciencia.

Alfred von Lansberg era lo suficientemente agradable como para estar cerca y tenía energía y valor de sobra, pero tenía una tendencia a combinar la realidad con la especulación. Sin embargo, cuando Schumacher pensó en los posibles resultados de este esquema, era difícil para él sentirse muy optimista.

¿Podría este plan tener éxito? Schumacher no podía evitar preguntárselo. E incluso si lo hiciera, ¿qué se suponía que debía lograr? ¿Haría algo más que extender las llamas de la guerra y crear un obstáculo en el camino hacia la paz? Pero incluso cuando Schumacher estaba pensando en estas cosas, todavía no tenía más remedio que participar, dada la posición en la que se encontraba.

De esta manera, Rupert Kesselring estaba haciendo un progreso constante en la reunión de las personas necesarias para el plan. Tenía todo el tiempo y el dinero que necesitaba. Estaba seguro de que el plan funcionaría. Y cuando fuese ejecutado, toda la raza humana quedaría asombrada. Esperaba ver cómo reaccionaría el duque Reinhard von Lohengramm (un año menor que Kesselring.)

Cuando llegó ese día, incluso el terrateniente Rubinsky no tendría más remedio que reconocer su habilidad

II

Hildegard von Mariendorf, o Hilda, ahora estaba ayudando a Reinhard en el papel de secretaria del primer ministro imperial. La riqueza del sentido político, diplomático y estratégico que ella trajo a la mesa era muy apreciada por Reinhard. Sin embargo:

“No se trata solo de su talento”.

Esa observación fue el máximo común denominador en los pensamientos de todos los subordinados de Reinhard, tanto funcionarios civiles como militares. Reinhard, de veintidós años, y Hilda, de veintiún años, eran ambos tipos raros de bellezas, y cuando se paraban lado a lado, algunos incluso los comparaban con una visión de Apolo y Minerva , como si hubieran salido de los mitos de la antigua Roma. Sin embargo, no lo comentaban en público: en el imperio, ya que la palabra “mito” se limitaba a la antigua tradición germánica.

Hilda no se ajustaba a la imagen de la mujer bien educada que se podría tener de la hija de un conde. Su cabello rubio oscuro estaba corto, y cuando caminaba a pasos ligeros, se veía tan vibrante y llena de vida que los que la veían tenían la impresión de que se asemejaba más a un muchacho.. Para su padre, el conde Franz von Mariendorf, Hilda era algo así como un milagro.

Ella había crecido libre de las ataduras que eran las convenciones de la aristocracia , y eso le había proporcionado una capacidad de raciocinio que excedía los límites de su edad y posición. No sentía remordimientos por no haber tenido nunca un hijo. Fue gracias a Hilda que, incluso en medio de la Guerra Lippstadt, el conde pudo prever con precisión lo que le esperaba y guiar a su familia durante ese tiempo a rumbos seguros.

Hilda no tenía hermano mayor ni menor. Lo que sí tenía era un primo, el barón Heinrich von Kümmel. Su cabello blanco plateado, sus facciones faciales atractivas pero pálidas, y la falta de masa muscular en su esbelto cuerpo, le hacían parecer más débil y frágil que simplemente delicado. Su salud era, de hecho, bastante pobre, y como tenía que pasar la mayor parte de cada día en la cama, no se había unido a la liga Lippstadt, lo que había evitado su propia destrucción.

Al nacer, ya le habían diagnosticado una enfermedad metabólica congénita. Desde su nacimiento, su cuerpo carecía de suficientes enzimas, y su desarrollo se había visto obstaculizado por su incapacidad para descomponer o absorber adecuadamente los azúcares y aminoácidos. Al alimentar a los bebés afectados con un tipo especial de leche terapéutica durante un período de varios años, era posible curar esta afección por completo. Sin embargo, esa leche era extremadamente cara.

Según la Ley de eliminación de la inferioridad genética promulgada por Rudolf el grande, no valía la pena mantener con vida a los niños con discapacidades congénitas. El problema que surgía de ello, era que legalmente hablando, producir esta leche para salvar a los débiles estaba fuera de discusión. Sin embargo, el verdadero problema había sido que los niños con discapacidades físicas nacían tanto en familias aristocráticas como plebeyas. De hecho, se producía una pequeña cantidad de leche terapéutica para satisfacer la demanda aristocrática, pero se vendía a precios que superaban el poder adquisitivo de los plebeyos. Para la clase dominante del Imperio Galáctico, los plebeyos no tenían importancia más allá de su trabajo y la carga fiscal que soportaban para alimentar a la clase dominante. Los trabajadores diligentes debían ser alabados, por supuesto, pero los débiles y discapacitados, aquellos que no hacían más que cargar a los demás sin hacer su propia contribución a la sociedad, no tenían derecho a la vida.

En circunstancias normales, Heinrich habría muerto en la infancia. La única razón por la que su vida se había alargado era debido a que había nacido en una familia aristocrática de ingresos medios. Dependiendo de los factores externos y la naturaleza del individuo, aquellos sujetos a tales “circunstancias privilegiadas” podrían encontrar motivos para una profunda reflexión o simplemente aceptarlo complacientemente sin criticarlo. Paul Oberstein, que había necesitado ojos artificiales desde su nacimiento, lo había contemplado detenidamente y había tomado medidas para derrocar un sistema que consideraba malo, pero Heinrich carecía de la fuerza física para tal actividad. Cuando era un recién nacido, los médicos dijeron: “Vivirá hasta los tres años”, y a los cinco años dijeron: “Otros dos años como máximo”. Cuando tenía doce años, habían dicho: “Probablemente no llegará a los quince”. Su prima Hilda, tres años mayor , nunca pudo evitar sentirse protectora hacia él e hizo lo que pudo para ayudar a su primo.

Para Heinrich, Hilda no era solamente una prima mayor. Ella no solo era bonita, también era vivaz y sabia, para él era un objeto de admiración que rozaba la adoración. Habiendo perdido a sus padres como un niño, se había convertido en cabeza de familia con su tío (El conde Franz von Mariendorf) como su guardián. Capacidad intelectual aparte, carecía de la edad , experiencia y la buena salud, así que su herencia fue puesta bajo el cuidado de su tío. Si este hubiera sido otra clase de persona, podría haber desfalcado la totalidad de la fortuna familiar de los Kummel. Sin embargo había muy pocos entre los miembros de la nobleza imperial que fueran tan honestos y dignos de confianza como el conde Mariendorf.


La tendencia de Heinrich hacia la adoración de héroes probablemente era natural. Admiraba sinceramente a varias personas cuyos logros en el transcurso de una sola vida habían abarcado numerosos campos:

Leonardo da Vinci;

Cao cao; reformador político, guerrero y poeta (ndt: https://es.wikipedia.org/wiki/Cao_Cao)

soldado, revolucionario, matemático y técnico Lazare Carnot;

Kaiser, astrónomo y poeta Rukn al-Dunya wa al-Din Abu Talib Muhammad Toghrul-Beg ibn Mikail.

(ndt. Aunque lo llaman Kaiser, este último es el 2º sultan de la dinastía selyúcida)

Un día, Hilda le pidió al almirante Ernest Mecklinger (subordinado de Reinhard) que viniera a conocer a Heinrich. A los ojos de Heinrich, Mecklinger era, en cierto sentido, un ser humano ideal.

Su historia personal no muy diferente de la de Yang Wen-li ,de la Alianza de Planetas Libres, puesto que Mecklinger se había unido al ejército de mala gana. Pero a diferencia de Yang, en cuya hoja del expediente concerniente a intereses y pasatiempos solamente había escrito “siestas”, Mecklinger estaba dotado de fértiles poderes de expresión artística. En la competencia anual de la Academia Imperial de Artes, había ganado premios en las categorías de poemas en prosa y acuarelas, y sus interpretaciones de piano fueron elogiadas por los críticos como “una fusión perfecta de audacia y delicadeza”. Además, había mostrado una habilidad confiable como oficial militar en conflictos como la Batalla de Amritzer y la Guerra Lippstadt, en la que había brillado con luz propia y realizado numerosas hazañas impresionantes. Como comandante, era más un estratega que observaba el desarrollo de la batalla con una amplia visión, posicionando y empleando las fuerzas necesarias en respuesta a los dictados de las circunstancias. Podía comandar bien una gran flota, pero la habilidad que poseía como asesor era aún más difícil de encontrar.

Al aceptar la solicitud de Hilda, el “Artista-Almirante” visitó la mansión donde vivía Heinrich, con una pintura de acuarela de su propia creación en la mano, y, junto con Hilda, pasaron aproximadamente una hora con él Barón Kummel, inmersos en una conversación agradable. Heinrich se emocionó demasiado y acabó con fiebre. Se llamó a un médico para poner fin a la conversación, pero Hilda, que había ido al atrio para despedir a Mecklinger, hizo una pregunta mientras le daba las gracias. Cuando el almirante había entrado en la habitación de enfermo de Heinrich, una expresión extremadamente sutil de sorpresa se había dibujado en su rostro, y sintió curiosidad por el motivo.

“Oh, ¿así que se mostró en mi cara?” dijo Mecklinger, sonriendo suavemente debajo de su bigote marrón, cuidadosamente recortado. A los treinta y cinco años, era relativamente viejo entre los almirantes bajo el mando de Reinhard.

“En realidad, conozco a algunas otras personas con afecciones como la suya y he notado que las personas que no pueden moverse libremente a menudo tienen mascotas. Pájaros, gatos, etc. Sin embargo, no vi nada de eso en la habitación del barón Kümmel, así que pensé que a lo mejor no le gustaban los animales, pero eso era todo.”

Era cierto que Heinrich nunca había tenido animales pequeños a su lado. ¿No necesitaba la compensación psicológica de disfrutar —o envidiar— la vista de un animal moviéndose?

El comentario de Mecklinger le recordó a Hilda una duda que ella misma había tenido una vez antes, aunque le tomó menos de dos horas olvidarlo por completo.

Tanto Hilda como Mecklinger tenían una inteligencia y sensibilidad inusuales. Probablemente por eso había sentido esa duda, aunque había sido un brote demasiado pequeño para convertirse en algo más. Sería mucho, mucho más tarde, que tanto la hija del conde que se desempeñaba como secretaria del primer ministro imperial como el almirante de la Armada Imperial, poeta y pintor, recordarían esta fugaz conversación. Cuando volviera a aparecer, vendría acompañado de algo amargo.

El plan para mover la Fortaleza de Gaiesburg, desarrollado por el almirante tecnológico Schaft y ejecutado por Kempf y Müller, no era uno de los que Hilda necesariamente aprobara. Dicho sin rodeos, ella era inequívocamente crítico con el plan. Lo que el universo necesitaba ahora, creía, eran las habilidades de Reinhard como constructor, no sus habilidades como conquistador. Hilda no era partidaria del pacifismo absoluto. Al igual que la confederación de antiguos aristócratas que había representado el difunto duque Braunschweig, había enemigos de la reforma y la unidad que la fuerza militar debía derrotar. Dicho esto, la fuerza militar no era todopoderosa. La fuerza militar derivaba su potencia del bienestar político y económico; Si una nación permitía que cualquiera de estos se debilitara y al mismo tiempo fortaleciera sus fuerzas armadas, no se podrían esperar victorias duraderas.

Dicho en términos extremos, la fuerza militar fue un una herramienta para revertir la derrota política o diplomática y en ese caso era más valiosa cuando no se ponía en acción.

Lo que Hilda no podía entender era por qué, en este momento, era necesario invadir el territorio de la Alianza de Planetas Libres. Todo lo que podía pensar era que esta invasión carecía claramente del elemento de inevitabilidad.

El plan para mover la Fortaleza de Gaiesburg avanzaba rápidamente bajo la enérgica dirección de Karl Gustav Kempf. Al mismo tiempo que se realizaban reparaciones en la fortaleza, doce motores warp y doce motores de navegación convencionales se unían en una formación toroidal a su alrededor. La primera prueba del sistema estaba programada para mediados de marzo. En la actualidad, 64,000 ingenieros militares estaban trabajando en el proyecto, y Reinhard había decidido aprobar la solicitud de Kempf de movilizar otros 24,000 adicionales.

“No me había dado cuenta de lo difícil que es un salto warp”, dijo Reinhard a Hilda durante el almuerzo un día. “Si la masa es demasiado pequeña, no se puede obtener la potencia del motor necesaria para el salto, pero si la masa es demasiado grande, la potencia del motor superará el límite”. E incluso si usa múltiples motores, tienen que funcionar en perfecta sincronización, y no chisporrotear y morir, por supuesto, o la fortaleza Gaiesburg se perderá para siempre en el subespacio o se reducirá a sus átomicos componentes. Schaft está lleno de confianza, pero la dificultad de este proyecto está en la ejecución, no en la planificación. En esta etapa, Schaft no necesita estar presumiendo “.

“Sin embargo, el almirante Kempf está haciendo un buen trabajo”.

“No es que haya sido completamente exitoso todavía …;”

“Ciertamente quiero que tenga éxito. Terminará perdiendo a un almirante capaz si falla “.

“Si Kempf muere así, solo demostrará la medida del hombre que es. Incluso si sobreviviera, no sería de gran utilidad “. En ese momento, la voz de Reinhard que había ido más allá de los límites de la frialdad y apreciación resonó con crueldad despiadada.

¿Qué dirías si Siegfried Kircheis estuviera vivo? Hilda se detuvo antes de decir eso en voz alta. Solo había una persona en el mundo que podía decirle eso a Reinhard. Esa era la mujer que vivía en la villa de montaña en Floren que tenía el mismo cabello dorado que su hermano menor y una sonrisa como la luz del sol otoñal, y que llevaba el título de Condesa Grünewald.

Reinhard se movió con gracia descuidada mientras se llevaba la copa de vino a los labios. Mirándolo, Hilda notó una especie de peligro que este elegante joven llevaba dentro de él. Un semental salvaje y alado había hecho su hogar dentro de él y se había convertido en su fuerza motriz. Y sus riendas: ¿Reinhard las sostenía él mismo o estaban en manos del difunto Siegfried Kircheis? Ese pensamiento atormentaba a Hilda y no la dejaba tranquila.

III

“En el aspecto técnico, no hay razón para que no podamos mover la fortaleza. El problema que tenemos que resolver es la relación entre la masa y la potencia del motor. Ese es el único punto de conflicto “. El almirante tecnológico Schaft concluyó su discurso con confianza, dejando a sus oyentes con no pocos motivos de preocupación. La masa de la fortaleza de Gaiesburg ascendía a aproximadamente cuarenta trillones de toneladas. ¿Cuánto afectaría al espacio normal que una masa tan enorme se moviera en el subespacio y luego volviera al espacio normal? ¿No sería letal si hubiera una perturbación en el espacio-tiempo? En el mundo real, ¿era posible activar doce motores warp con simultaneidad perfecta? Si se activaran incluso con un error de una décima de segundo, ¿no se atomizaría el personal (de más de un millón de hombres) dentro de la fortaleza o terminarían errando en el subespacio por toda la eternidad? Se llevaron a cabo experimentos a pequeña escala una y otra vez, y se desplegaron buques de investigación cerca de las regiones del espacio donde se había dispuesto que la fortaleza entrara y saliera del subespacio a través del salto warp . Cuando el proyecto se puso en marcha por primera vez, Reinhard exigió la precisión más perfecta que un ser humano fuese capaz de dar., y como Kempf y Müller eran excelentes gerentes, estaban empleando todos los medios en los que podían pensar para aumentar las posibilidades. del éxito. Naturalmente, sin embargo, no había garantía de que esto produciría un resultado perfecto. Mientras tanto, Reinhard también se dedicaba a su trabajo como primer ministro imperial. Trabajaba todos los días excepto el domingo, pasando la primera mitad del día en el almirantazgo y el resto del día en la oficina del primer ministro imperial. El almuerzo que tomaba a la una marcaba el punto de división. Hilda a menudo almorzaba con él; Reinhard disfrutaba hablando con la hermosa joven. Parecía más interesado en el intelecto de Hilda que en su belleza. Un día, cuando los derroteros de la conversación se encaminaron a la Guerra Lippstadt del año anterior, Hilda le dijo: “El duque Braunschweig tenía una fuerza militar mayor que Su Excelencia, pero fue destruido por tres cosas que le faltaban”. “Por favor dígame, quiero escuchar cuáles fueron esas tres cosas”. “Muy bien. Su corazón carecía de equilibrio, sus ojos carecían de perspicacia y sus oídos carecían de la voluntad de escuchar las opiniones de sus subordinados “. “Comprendo.” “Dicho al revés, Su Excelencia pudo asegurar la victoria sobre un enemigo mayor porque estaba equipado con todas esas cosas”. Tomando nota de su uso del tiempo pasado, el brillo en los ojos azul hielo de Reinhard se endureció ligeramente. Puso una taza de café hecha de porcelana fina como papel sobre la mesa y miró directamente a su encantadora secretaria. “Parece que quiere discutir conmigo, fräulein”. “Solo la clase de conversación que uno tiene mientras toma el té. Es aterrador que me mire así “. “No deberías temer a alguien como yo …” Reinhard sonrió con ironía, y por un instante su rostro era el de un niño. Hilda presionó un poco más. “Sean naciones, organizaciones, asociaciones, llámelas como quiera, pero hay algo absolutamente esencial para unir a grupos de personas”. “¿Oh? ¿Y qué es eso?” “Un enemigo.” Reinhard soltó una breve carcajada. “Dices una verdad. Aguda como siempre, fräulein. Entonces, ¿quién podría ser ese enemigo a quien mis subordinados y yo necesitamos? Hilda le dio a Reinhard la respuesta que probablemente había visto venir: “La dinastía Goldenbaum, por supuesto”, dijo Hilda. No apartó la vista del joven primer ministro imperial. “El Kaiser solo tiene siete años, y su edad, talentos, habilidades, etc. no representan ningún peligro para usted en este momento. Como el actual jefe de la dinastía Goldenbaum, y como quien heredó la sangre de Rudolf el Grande, podría convertirse en un símbolo de solidaridad para que las viejas fuerzas se unan. Ese es el único problema con él: no hay otro “. “Tiene toda la razón”, dijo Reinhard, asintiendo con la cabeza. Las cualidades que podría tener el Kaiser Erwin Josef II, de siete años, todavía eran un territorio inexplorado. Además de ser un poco irritable, parecía un chico completamente ordinario en este punto, mostrando poco ingenio o razón. En comparación con Reinhard a esa edad, le faltaba tanto en términos de apariencia como de ese brillo que provenía del interior. Aún así, incluso entre los grandes había algo así como un “florecimiento tardío”, por lo que era difícil predecir cómo podría crecer en el futuro. Reinhard no había privado al Kaiser de nada material. Era un hecho que había reducido los gastos del palacio y el número de chambelanes en comparación con los días del Kaiser anterior, Friedrich IV. Aun así, todavía había docenas de adultos allí para atenderlo: tutores, cocineros, niñeras profesionales, enfermeras, paseadores de perros …; Su comida, su ropa e incluso sus juguetes eran lujosos más allá de los sueños más salvajes de los hijos de los plebeyos. Se le daba todo lo que quería, y no importaba lo que hiciera, no había nadie que lo regañara. Quizás esta era, de hecho, la mejor manera posible de cortar de raíz cualquier grandeza futura que pudiera desarrollar. Incluso alguien con el potencial para un gran ingenio y razón probablemente se echaría a perder por ese ambiente. “No se preocupe, fräulein”, dijo Reinhard suavemente. “Ni siquiera yo deseo convertirme en un asesino de niños. No mataré al Kaiser. Como dijiste, necesito un enemigo. Y por mi parte, me gustaría ser más generoso que mis enemigos y ser lo más justo posible … “. “Bien dicho, Su Excelencia”. Hilda no simpatizaba en absoluto con la dinastía Goldenbaum. Ella misma encontraba un poco extraño que ella, nacida en una familia aristocrática, abrazara el tipo de pensamiento que un republicano podría albergar. Aun así, no quería dejar que Reinhard se convirtiera en un asesino de niños. La usurpación no era nada de lo que avergonzarse. Era algo de lo que estar orgulloso, de hecho, la prueba de que la habilidad de uno había triunfado sobre la autoridad. ¿Pero matar a un niño pequeño? No importa cuáles fueran las circunstancias, eso nunca escaparía a las críticas de las generaciones futuras …;

IV

Antes de llevar a cabo la salto de prueba, el almirante Karl Gustav Kempf regresó brevemente a la capital imperial de Odin para hacer un informe de progreso al mariscal imperial Reinhard von Lohengramm, comandante en jefe de la Armada Espacial Imperial. “¿Cree que funcionará?” Una fuerte respuesta militar respondió a la pregunta de Reinhard: “Seguro que funcionará. Usted puede contar con ello.” Reinhard fijó sus ojos azul hielo en su subordinado alto y de complexión poderosa, asintió y, suavizando su expresión, le recomendó pasar una noche en casa con su familia. Kempf había planeado regresar a Gaiesburg de inmediato, pero en cambio cambió su itinerario y regresó a su residencia oficial. Kempf tenía una esposa y dos hijos. Esta era la primera oportunidad que tenían en varios meses de estar todos juntos, y con gratitud hacia el joven mariscal imperial, Kempf les dijo a sus hijos: “Vuestro vati está a punto de irse al espacio para encargarse de algunos tipos malos”. Sin embargo, ustedes dos son hombres, así que quiero que seais buenos y cuiden su mutti. (ndt: Vati y Mutti. Respectivamente, abreviatura cariñosa de Vatter y Mutter. Padre y madre en aleman) Kempf sabía muy bien que los hechos no eran tan simples, pero creía que uno debería aspirar a la claridad y la simplicidad cuando se trata de niños. A medida que crecieran, naturalmente aprenderían a comprender las dificultades y la fealdad del mundo. Tal vez algún día llegarían a rechazar la visión del mundo simple y clara que su padre les había impartido, pero él creía que cuando se convirtieran en padres, llegaría el momento en que lo entenderían. “Chicos, ¿no os despediréis de vuestro padre?” A instancias de su madre, el mayor de los dos, Gustav Isaak, de ocho años, agarró el cuerpo grande y fuerte de su padre y, estirándose lo más alto que pudo, le dijo estas palabras a su padre: “Adiós, papá. Ven a casa pronto.” Su hermano de cinco años, Karl Franz, se agarró a la espalda del niño mayor. Como era de esperar, él también se estaba estirando. “Adiós papi. Tráeme un regalo, ¿de acuerdo?” Ante eso, su hermano mayor se dio la vuelta y lo regañó. “¡tonto! Papá va a trabajar. ¡No tiene tiempo para comprar regalos! ” Pero su amable padre se echó a reír, alisando el cabello castaño de su hijo menor con una gran palma cuando el niño comenzó a sollozar. “Traeré regalos la próxima vez. Pero, oh, espera, ¿Y que tal esto? No hemos visitado a vuestra abuela en mucho tiempo. ¿Por qué no vamos a verla cuando regrese? ” “Querido, ¿estás seguro de que debes hacer promesas como esa? Te lo echaran en cara si no lo cumples después” “¿Huh? Oh, estará bien Una vez que haya hecho que esta misión sea un éxito, debería poder tener unas vacaciones. También podríamos comenzar a enviar más dinero a sus padres “. “Eso no es lo que …., querido, solo trata de mantenerte a salvo. Por favor, vuelve a nosotros con de una pieza. Eso es todo lo que pido “. “Por supuesto. Vuelvo enseguida.” Kempf besó a su esposa, fácilmente levantó a los dos niños en sus brazos y sonrió una vez más. Con un toque de humor rústico, le preguntó a su esposa: “¿Alguna vez me he ido a la batalla y no he vuelto antes?” Hilda no era la única crítica de la invasión planeada. Wolfgang Mittermeier y Oskar von Reuentahl, considerados los “pilares gemelos” de las fuerzas imperiales, tenían una opinión similar. Aunque al principio se sintieron decepcionados al enterarse de que otros aparte de ellos habían sido elegidos para dirigir la misión, el arrepentimiento se había transformado en una asombrada incredulidad una vez que supieron que toda esta operación había salido de la mente del Comisionado de Ciencia y Tecnología Schaft. Era evidente que sus motivos eran extremadamente personales. Una noche en un club para oficiales de alto rango, los dos llevaron una cafetera a una habitación privada. Mientras jugaban varios juegos de póker, dejaron volar toda clase de mordaces comentarios con respecto a Schaft. “Incluso si se le ocurre una nueva teoría táctica”, dijo Mittermeier, “debe tener la cabeza muy mal si cree que esa es razón para presionar por un ataque”. Esto es un mumei-no-shi, y como subdito imperial , debería estar avergonzado de sí mismo por recomendarlo. Mitremeier, de carácter fuerte y firme, había emitido una crítica punzante con esas palabras. Mumei-no-shi, un antiguo término chino que significaba “un desperdicio de 2.500 soldados”, estaba reservado para guerras sin ley sin un alto propósito, y de todos los términos utilizados para criticar la guerra, este era el más duro. Kempf había sido nombrado comandante en jefe de la operación , y Mittermeier había estado refrenando sus críticas desde que había comenzado a trabajar en el proyecto. En primer lugar, las cosas habían ido más allá de la etapa en la que las críticas eran permisibles, y en segundo lugar, no quería que la gente pensara que estaba celoso de los éxitos que Kempf pudiera tener en el campo de batalla. Aún así, solo para los oídos de Reuentahl, dijo: “Tenemos que derribar la Alianza de Planetas Libres eventualmente, pero este despliegue es inútil e innecesario. No puede ser saludable para la nación movilizar tropas de forma innecesaria y volverse arrogante debido a nuestra fuerza militar “. Mittermeier era un valiente comandante, tanto que lo llamaban “Lobo del vendaval” como apodo, pero eso no significaba que fuera innecesariamente agresivo. Nada era más contrario a su carácter que cometer actos desenfrenados de salvajismo o brutalidad, o volverse innecesariamente orgulloso por su fuerza militar. “Si Siegfried Kircheis todavía estuviera vivo, estoy seguro de que podría convencer al duque Lohengramm de esto”, dijo Mittermeier con un suspiro. Todos habían querido a ese joven pelirrojo. Había sido desinteresado hasta el extremo, y su muerte había sido un duro golpe para muchos. Con el paso del tiempo, el dolor y la conmoción habían disminuido, pero la sensación de pérdida solo se había hecho más profunda. Para aquellos que lo habían conocido, era como si hubieran encontrado un asiento vacío en sus corazones que nunca debería haber sido desocupado. Y si incluso yo me siento así, ¿como de peor sera para el Duque Lohengramm? Pensó Mittermeier, incapaz de evitar sentirse comprensivo. Él y su colega Oskar von Reuentahl habían conocido a Reinhard por primera vez cuatro años antes. Reinhard tenía dieciocho años en ese momento y ya tenía el rango de comodoro. Mittermeier, de veintiséis años, y Reuentahl, de veintisiete años, eran capitanes, y Siegfried Kircheis, que seguía a Reinhard como una sombra, aún no había pasado superado el rango de teniente comandante. Como Reinhard aún no tenía título de nobleza o el apellido de von Lohengramm, en ese momento usaba su antiguo apellido de von Müsel. Acababa de regresar de la región estelar Van Fleet, donde había tomado prisioneros a los oficiales de la alianza en combate, y los soldados se habían sentido ligeramente conmocionados cuando lo vieron. Era un joven increíblemente hermoso, en cuya espalda no habrían estado fuera de lugar unas alas blancas. Sin embargo, sintieron que había más intensidad que bondad en sus ojos azul hielo: más intelecto que inocencia, más agudeza que amabilidad. “¿Qué piensas?” Mittermeier había preguntado. “¿Sobre el mocoso rubio, o lo que sea que lo llamen?” “Hay un viejo dicho”, había respondido Reuentahl, ” No confundas un cachorro de tigre con un gato”. Lo más probable es que sea un tigre. Es cierto, él es el hermano menor de la concubina del Kaiser, pero el enemigo no está obligado a perder contra él solo por eso “. Con un fuerte asentimiento, Mittermeier había señalado su acuerdo con la valoración de su colega. El joven conocido como Reinhard von Müsel en ese momento estaba siendo subestimado por quienes lo rodeaban. Una de las razones era que su hermana mayor, Annerose, era la concubina del Kaiser, lo que hacía fácil pensar que todo su poder provenía de ella, pero otra cosa, algo ligeramente extraño, era que su incomparable atractivo actuaba como un velo que ocultaba su verdadera naturaleza. La gente parecía pensar que una mente aguda no iba de la mano con un exceso de belleza física. Además, la idea de que Reinhard saliera adelante debido a sus propias habilidades parecía desagradar a los aristócratas envidiosos, y querían creer que la influencia de su hermana le había llevado a recibir promociones que no merecía. Debido a que Reuentahl y Mittermeier habían evaluado con precisión las cualidades de Reinhard desde el principio, nunca se sorprendieron después, sin importar cuántos éxitos lograse el mocoso rubio o cuántas veces fuese promovido. Pero incluso a ellos, les había llevado un tiempo comprender el verdadero valor de Siegfried Kircheis. Kircheis siempre había estado un paso por detrás de Reinhard. La presencia de ese joven pelirrojo generalmente había sido eclipsada por la brillantez de Reinhard, a pesar de que su propia apariencia había sido lo suficientemente llamativa.

“Eso es lo a lo que llamas alguien leal”, había dicho Reuentahl, aunque lo que había querido decir en ese momento era que Siegfried era un hombre normal cuya lealtad era la única cualidad buena que tenía. En el caso de Reuentahl, probablemente era justo decir que su juicio seguia siendo mucho mejorque el de los aristócratas solo en su respeto por la lealtad. Cuando los aristócratas simplemente no ignoraban a Kircheis, se burlaban de él, diciendo cosas como: “Si la hermana es una estrella, entonces el hermano es un planeta …; y mira, incluso hay un satélite también “. Sin afirmarse firmemente, Kircheis había desempeñado en silencio el papel de la sombra de Reinhard, ayudándolo y apoyándolo. Cuando había ejecutado operaciones de forma independiente durante el levantamiento del sistema Kastropf, muchas personas habían aprendido por primera vez de sus habilidades sobresalientes …; Reuentahl podría incluso haber sido más severamente crítico de esta movilización que Mittermeier. Para escucharlo decirlo, no había nada nuevo sobre la propuesta de von Schaft; no fue más que un renacimiento de la guerra del que tiene un arma más grande que su adversario, con una nueva capa de pintura. “¿Qué es más difícil de matar? ¿Un elefante gigante o diez mil ratones? Obviamente,lo último. Pero, ¿qué podemos esperar de un bobo que no ve el valor del grupo cuando se trata de llevar a cabo una guerra? ” Las palabras del joven almirante heterocromático chorreaban desprecio. “Aún así, podrían tener éxito esta vez. Incluso si las cosas salen como dices en el futuro “. “Hmph …;” Reuentahl se rascó el cabello castaño oscuro, visiblemente incómodo. “Estoy más preocupado por el duque Lohengramm que ese snob de Schaft”, dijo Mittermeier, tomando un sorbo de su café. “No puedo evitar sentir que ha cambiado un poco desde que Kircheis falleció. de qué manera no puedo decirlo, pero … ” “Cuando las personas pierden lo único que no pueden permitirse perder, no pueden evitar cambiar”. Asintiendo con la cabeza ante las palabras de Reuentahl, Mittermeier se preguntó: ¿Cómo cambiaría si perdiera a Evangeline? Luego, apresuradamente, apartó de su mente ese pensamiento ominoso y desagradable. Era un hombre de fortaleza, elogiado en el pasado por su coraje dentro y fuera del campo de batalla y por el buen juicio que lo sostenía. En los tiempos por venir, ese elogio probablemente continuaría. Pero incluso él tenía cosas en las que no le importaba pensar. El joven heterocromatico lanzó una mirada a su colega, una mirada mixta que no tenía ni cariño ni ironía. Tenía a Mittermeier en alta estima, tanto como amigo como soldado, pero no podía entender los sentimientos de un colega que, a pesar de su propio encanto y estatus personal, había tratado activamente de unirse a una sola mujer. O tal vez Reuentahl solo se dijo a sí mismo que no podía entenderlo. Tal vez simplemente no quería entender.

V

El día en que se realizaría el salto de prueba de la Fortaleza Gaiesburg, la fortaleza albergaba a doce mil militares a bordo, la mayoría personal técnico. Los dos almirantes, Kempf y Müller, estaban con ellos, naturalmente, pero la gente se había aferrado a algunas teorías peculiares sobre si el almirante técnico Schaft, comisionado de ciencia y tecnología, se uniría a ellos. Una historia decía que Schaft había esperado estar junto al mariscal Lohengramm al principio, mirando con él en el momento en que el experimento tuvo éxito, pero en cambio el apuesto joven mariscal imperial le había dicho con frialdad: “La sala de comando de la Fortaleza de Gaiesburg es el lugar más adecuado para que se siente ” y ordenó al reacio Schaft que abordara la fortaleza. Muchos de los que habían escuchado esa historia lo creyeron. No había una pizca de evidencia que lo apoyara, pero a la luz del carácter de Schaft, uno podría imaginarle fácilmente diciendo que vería su peligroso experimento desde un asiento cerca de los peces gordos, lejos del peligro. Por supuesto, si el experimento fallaba, el asiento junto a Reinhard tampoco podría considerarse un lugar seguro para Schaft.

Reinhard, al que acompañaban los principales almirantes bajo su mando, Mittermeier, Reuentahl y Oberstein, así como Wahlen, Lutz, Mecklinger, Kessler, Fahrenheit y tres oficiales del personal llamados Karl Robert Steinmetz, Helmut Lennenkamp y Ernst von Eisenach, estaban sentados en la sala de comando central de su almirantazgo , mirando fijamente su gigantesca pantalla. Si el experimento fuera un éxito, la Fortaleza Gaiesburg aparecería en esa pantalla: una esfera gris plateada que de repente se materializa contra un fondo de color índigo espolvoreado con innumerables granos de plata y oro. Sería un espectáculo verdaderamente dramático. “Sin embargo, eso solo sucederá si tienen éxito”. El tono que Reuentahl usó para susurrar esas palabras a Mittermeier sonaba más despiadado que irónico. A diferencia de su colega, que reconocía a Kempf como un mejor comandante que él, la evaluación de Reuentahl fue despectiva. Es cierto que a Kempf se le había ordenado hacer esto, pero todavía estaba volcando su corazón y su alma en un sinsentido. Tres miembros del almirantazgo: Werner Aldringen, Rolf Otto Brauhitsch y Dietrich Sauken, habían estado bajo el mando de Kircheis, pero después de su muerte fueron puestos bajo la supervisión directa de Reinhard. El rango de los tres era vicealmirante. Además, el contralmirante Horst Sinzer había sido puesto bajo el mando de Mittermeier y el contralmirante Hans Eduard Bergengrün bajo el mando de Reuentahl. Estos almirantes observaban atentamente la pantalla desde el fondo de la sala, junto con los otros almirantes y viceversa.

En la sala de mando central del almirantazgo se había reunió lo más selecto de la cosecha de oficiales del ejército imperial. Simplemente haciendo un gesto con los dedos, podrían enviar decenas de miles de acorazados a toda velocidad a través del vacío. Justo aquí y ahora, pensó Reuentahl, podría cambiar toda la dirección de la historia de la galaxia, simplemente lanzando una sola bomba de fotones en esta sala. En realidad, eso no era del todo correcto: no habría necesidad de que todos murieran aquí. Si solo uno de ellos, un joven rubio de belleza e inteligencia incomparables, desapareciera, solo eso sería suficiente para cambiar por completo el destino del universo. Esa mera especulación lo hizo sentir un poco aprensivo, pero al mismo tiempo, no dejaba de ser profundamente interesante. Reuentahl estaba pensando en lo que sucedió seis meses atrás, en lo que Reinhard le había dicho cuando informó sobre la captura del entonces primer ministro imperial el duque Lichtenlade: Y lo mismo ocurre con todos ustedes. Si tienes confianza y estás listo para arriesgarlo todo, adelante, desafíame en cualquier momento. ¡Confianza! Su ojo derecho oscuro y su ojo izquierdo azul se movieron ligeramente, y Reuentahl miró a su joven señor. Luego, suspirando tan suavemente que nadie más podía oír, dirigió su atención a la pantalla. La voz de la cuenta atrás había llegado a sus oídos.

“…drei, zwei, eins…;”

“Oooh!”

Los almirantes reunidos en esa sala emitieron una bocanada de asombro. Durante una fracción de segundo, la imagen en la pantalla se interrumpió, pero tan pronto como se registró la nueva impresión, la escena mostrada cambió por completo. Ahora, el gran mar de estrellas era un muro de luz, y con eso como telón de fondo, apareció una esfera gris plateada con un anillo de veinticuatro motores gigantes, que se extendía por el centro de la pantalla. “¡Funcionó!” Susurros emocionados estallaron por todos lados mientras todos miraban fijamente la pantalla, cada uno con sus propias emociones. El salto warp fue un éxito. La fortaleza de Gaiesburg había aparecido en el borde exterior del sistema Valhalla, llevando a dos millones de soldados y hasta 16,000 naves. Entonces se decidió oficialmente que debía embarcarse en el viaje para retomar Iserlohn. Era el 17 de marzo del año imperial 489.

El duque Lohengramm, el primer ministro imperial, dijo de repente: “Creo que iré a visitar Gaiesburg”. Al día siguiente, abordó su nave insignia Brünhilde, acompañado por su secretaria jefe, Hildegard von Mariendorf, y su ayudante jefe, el contralmirante Streit. Después de medio día a velocidad regular, la Brünhilde llegó a Gaiesburg, donde el comandante Niemeller, el capitán del barco, la llevó al puerto con una habilidad que rozaba el virtuosismo. Los dos almirantes, Kempf y Müller, vinieron a saludarlos y, después de felicitarlos nuevamente, Reinhard hizo un gesto con la mano a la animada tripulación y se dirigió hacia el Gran Salón de inmediato. Kempf y Müller intercambiaron una mirada, ambos golpeados por lo mismo. El Gran Salón fue donde Reinhard había celebrado una ceremonia el año pasado para celebrar la victoria en la Guerra Lippstadt y donde la incomparable lealtad de Siegfried Kircheis le había costado la vida. “Me gustaría estar solo aquí un momento. No dejen a nadie entrar “. Diciendo eso, Reinhard abrió las puertas y desapareció dentro. A través del estrecho espacio en las pesadas puertas se podía ver una pared que había sido destrozada por un cañón de mano, que se había derrumbado y se había dejado sin reparar. Como administrador práctico, Kempf había decidido que las reparaciones no tenían que extenderse a la decoración de interiores. Lo cual, por supuesto, era cierto, pero ahora que Reinhard estaba aquí, parecía insensible haber dejado el trabajo sin hacer. ¿Podía ser que Reinhard solo abriría su corazón a los muertos? Hilda sintió una aguda sensación de dolor atravesar su pecho. Si ese fuera el caso, entonces su soledad era demasiado grande para cualquier hombre. ¿Con qué propósito Reinhard había puesto fin al viejo imperio, y por qué estaba tratando de gobernar toda la galaxia? Esto está mal, pensó Hilda. Seguramente una forma de vida más satisfactoria debía ser posible para un hombre joven como Reinhard. ¿Qué debería hacer ella para lograr eso? Justo entonces, las puertas se cerraron firmemente, como si rechazaran a los vivos. Detrás de esas puertas, Reinhard se sentó en los largos y descuidados escalones que conducían al estrado. Las escenas de hace medio año se alzaron ante sus ojos azul hielo. Siegfried Kircheis, acostado en un charco de su propia sangre, le había dicho: “Haga suyo el universo …; y luego digale a la señorita Annerose …; dile que Sieg cumplió la promesa que le hizo cuando éramos jóvenes …; Cumpliste tu promesa. Y así cumpliré también la mía. No importa lo que haga falta, haré que este universo sea mío. Y luego iré a buscar a mi hermana. Pero tengo frío, Kircheis. En un mundo sin ti ni Annerose, falta la cálida luz. Si pudiera volver las páginas del tiempo doce años atrás, si pudiera volver a esos días …; si pudiera hacerlo de nuevo …; entonces mi mundo podría haber sido algo un poco más brillante, un poco más cálido …; Reinhard sostenía en su mano un colgante que llevaba alrededor del cuello hasta hace un momento. La cadena y el colgante estaban hechos de plata. Con su dedo, tocó un punto a menudo presionado para abrirlo, revelando un pequeño mechón de cabello ligeramente rizado, rojo como si estuviera teñido con rubíes disueltos. El joven rubio, sin mover un músculo, lo miró fijamente durante mucho tiempo.

En una habitación en la oficina del terrateniente en Phezzan, su asistente oficial Rupert Kesselring estaba informando sobre varios asuntos al Terrateniente Adrian Rubinsky. Después de informarle por primera vez que el salto warp de prueba de la Fortaleza Gaiesburg había tenido éxito, pasó a informar sobre los movimientos de la Alianza de Planetas Libres.

“El gobierno de la alianza ha convocado temporalmente al almirante Yang Wen-li a Heinessen y aparentemente ha decidido someterlo a un tribunal de investigación”. “¿Un tribunal de investigación? No es una corte marcial, entonces. “Si se tratara de una corte marcial, se requerirían cargos formales para abrir el proceso. El acusado tendría que tener un abogado, y tendría que haber un registro público de los procedimientos. Sin embargo, estos tribunales de investigación no tienen una base legal, o dicho de otra manera, son completamente arbitrarios. Mucho más efectivo que una corte marcial oficial, si lo que buscas es un linchamiento psicológico basado en la sospecha y la especulación “.

“Es propio del liderazgo actual de la alianza hacer algo así. Exaltan las virtudes de la democracia con la boca, mientras que en realidad ignoran las leyes y regulaciones, convirtiéndolas en cosas huecas. Esa es una forma improvisada y peligrosa de hacer las cosas. Y como sus autoridades no respetan la ley por sí mismas que sus normas sociales se están desmoronando. Un síntoma de que están entrando en la fase terminal “.

“Incluso si ese fuera el caso, deberían resolver estos problemas ellos mismos”, dijo Rupert Kesselring en un tono de ácido puro. “No es necesario que nos preocupemos por ellos. Cuando alguien hereda una fortuna por medios ajenos a su propia habilidad, debería enfrentarse a una prueba acorde. Si no pueden soportarla, la destrucción les espera, y eso no se aplica solo a la dinastía Goldenbaum … ” El Terrateniente Rubinsky, sin decir nada al respecto, golpeó con los dedos la parte superior de su escritorio.

Capítulo 5 El tribunal de investigación

I 

El 9 de marzo, Yang Wen-li recibió una orden del gobierno de la Alianza de Planetas Libres, convocándolo a la capital desde Iserlohn.

La orden había llegado directamente del presidente del Comité de Defensa, y Yang, al recibirla a través de la línea de comunicación superlumínica, la convirtió en texto y pasó los siguientes cinco minutos mirando la pantalla en la que se mostraba. Finalmente, notó que Frederica Greenhill lo miraba con preocupación y le sonrió.

 “Recibí una citación. Debo ir a Heinessen.”

“¿Para qué?”

“Para comparecer ante un tribunal de investigación, dice. ¿Alguna idea sobre la clase de aquelarre que es ese, teniente? Soy incapaz de recordarlo.”

(NDT: el termino de la traducción inglesa es Powwow, que es una reunión muy colorida de nativos de Norteamérica. Pero aquelarre me gusta más)

Las agradables cejas de Frederica se juntaron ligeramente.

“Existen las cortes marciales, pero no hay nada en la Carta de la alianza, el código militar básico o en los reglamentos sobre un “tribunal de investigación.”

“Aha, entonces es algo que trasciende las meras leyes y regulaciones.”

“O es algo arbitrariamente inventado, sin un apoyo legal en lo que sostenerse”

 Se decía que Frederica, con sus grandes poderes memorísticos, conocía de memoria cada artículo de la Carta de la Alianza y el Código de Justicia Militar Básico de la fuerza militar de la Alianza de planetas libres.

 “Tienes razón”, dijo Yang, “pero el hecho de que esto provenga del presidente del Comité de Defensa significa que tiene una excelente posición legal. Parece que tengo que ir a una muestra de vanidades.”

 Pese a haber nacido en Heinessen, el sonido del nombre de ese planeta provocaba una imagen bastante deprimente en la imaginación de Yang: un semillero de intrigas de la facción de Trünicht y juegos de poder. En cualquier caso, solo había un hombre al que podía dejar a cargo de Iserlohn mientras estaba fuera. Yang llamó al Contralmirante Alex Cazellnu.

Después de que Yang le explicara acerca de la orden, Cazellnu frunció el ceño pero, por supuesto, no podía decirle a Yang que no fuera. “Hagas lo que hagas, hazlo discretamente”, dijo. “Debes asegurarte de no darles ninguna excusa”.

 “Si lo se. ¿Puedes guardar el fuerte por mí otra vez?

  El General Schenkopp, comandante de las defensas de la fortaleza, también parecía reacio a enviar a su oficial al mando.

 “¿Llevará con usted un equipo de seguridad? Estaré encantado de dirigirlo personalmente si usted …”

 “No hay necesidad de sobrepasarse. No es como si nos estuviéramos escabullendo en territorio enemigo. Solo dame una persona en la que pueda confiar.”

              “Pasa que estás hablando con un guerrero inteligente y valiente en este mismo momento”.

              “Pero habrá problemas más adelante si saco al comandante de defensa de la fortaleza de la línea del frente. Quédate aquí y ayuda a Cazellnu. No voy a llevar a Julian esta vez tampoco. He decidido ir con el personal mínimo”.

 Para el transporte, Yang eligió un crucero llamado Leda II en lugar de su buque insignia Hyperion , junto con una escolta de diez destructores que se quedarían con él solo hasta la salida del Corredor Iserlohn. Como era comandante de una vasta fuerza militare, no quería que nadie pensara que estaba tratando de intimidar al gobierno. En su posición, Yang tenía que tener en cuenta todo tipo de cosas agotadoras como esa.

 El guardia de seguridad recomendado por Schenkopp fue el suboficial Luis Mashengo. Con la piel oscura y brillante, unos bíceps tan gruesos como los muslos de Yang, un cuerpo de pecho ancho y voluminoso, y unos ojos marrón claro maravillosamente redondeados que complementaban una fuerte mandíbula, daba una impresión no muy diferente a la de un buey gentil. Sin embargo, esos enormes músculos probablemente podrían desencadenar un huracán de fuerza abrumadora cuando se enfadara.

“Enfréntalo contra esos debiluchos de la capital”, dijo Schenkopp, “y probablemente pueda eliminar a todo un pelotón con una mano”.

“¿Significa que es aún más fuerte que tú?” Yang respondió.

“Yo podría con una compañía entera”.

Schenkopp había hablado informalmente, pero luego su expresión se volvió un poco mezquina cuando agregó: “Por cierto, ¿llevará a la teniente Greenhill con usted?”

              “Si no llevo a mi asistente, no podré funcionar”.

  “Eso no está en discusión, pero si tomas a la teniente y dejas a Julian atrás …; pondrás celoso al chico. 

 Habiendo dicho lo que quería decir, Schenkopp se fue a ver la práctica de Julian en el campo de tiro. Cuando terminó, le dijo al muchacho:

 “Sé que la teniente Greenhill tiene…cierto interés en el almirante Yang, por incomprensible que sea. ¿Pero cómo se siente el almirante por ella?

              “No sabría …” Julian murmuró, sonriendo levemente. “En cualquier caso, es la clase de persona que odia que la gente sepa lo que siente, por lo que rara vez dice algo que signifique comprometerse en algo”. 

              “Lo que a su manera lo hace bastante transparente. Es inteligente y tiene una disposición simple y honesta, y eso lo hace un poco ingenuo en sus relaciones personales “.

              “Parece que sabe todo sobre todos”.

 El comentario de Julian tomó a Schenkopp por sorpresa por un momento.

 “Hey, ¿qué se supone que significa eso?”

              “Er, nada. Tengo que empezar a preparar la cena, así que le veré mañana. Tengo que preparar el estofado irlandés que le gusta al almirante.

              Julian saludó y comenzó a alejarse de inmediato.

“Está bien mantenerse ocupado”, gritó Schenkopp en un tono rencoroso ante la retirada del muchacho, “pero no gastes esos talentos tuyos haciendo estofado”.

 Julian estaba realmente decepcionado de no poder ir con Yang a la capital. Parte de eso era la conversación que había tenido con Cazellnu; ahora más que nunca, quería quedarse cerca de Yang y cuidarlo. Recordó lo que Yang había dicho antes de poder expresar sus deseos: “Julian, te libero de las tareas del hogar durante exactamente dos meses”.

              Julian no estaba seguro de si esas palabras habían surgido del mismo pozo que el “golpe” de despedida de Schenkopp o no. Yang también parecía estar preocupado por Julian, por su aparente falta de amigos de su misma edad. Debido a esto, bien podría haber estado tratando de crear una oportunidad para que Julian saliera y hiciera algunos amigos.

          Quedarse o irse, sin embargo, este viaje a Heinessen probablemente no le daría a Julian ninguna posibilidad de serle útil a Yang. No podía ayudar al almirante de la misma manera en que Frederica podía hacerlo; si ella no iba, la capacidad de Yang de hacer sus tareas administrativas se desplomaría.

En cualquier caso, al menos quiero ser útil antes de que se vaya , pensó Julian. Con ese fin, se puso a la tarea de hacer los preparativos del inminente viaje de Yang. Yang miró en silencio, consciente de que él solo se interpondría si intentaba ayudar.

  Como si la idea lo hubiera golpeado de repente, Yang dijo: “ Hey, Julian ¿Cuanto mides ahora?

              “¿Uh?  173 centímetros “.

              “Ya me lo imaginaba. Parece que me vas a pasar el año que viene. La primera vez que nos conocimos, ni siquiera llegabas al hombro.

 Eso fue todo lo que dijo, pero en esas palabras, el niño sintió algo parecido a una cálida corriente de aire.

II

    El tiempo de viaje entre Iserlohn y la capital dependía en cierta medida de las condiciones a lo largo de la ruta, pero lo normal eran tres o cuatro semanas. Yang había decidido emplear este inesperado espacio en blanco en su agenda para escribir algo, ya sea sobre teoría histórica o sobre sus teorías sobre las naciones. Incluso si no hubiera suficiente tiempo para completar un trabajo, pensó que al menos debería poder terminar un borrador. El crucero Leda II partió de Iserlohn, y Yang inmediatamente se instaló en su oficina.

              Hay dos formas de defender un país. Una es poseer armamento más poderoso que las naciones opositoras; la otra es hacer que esas naciones sean inofensivas por medios pacíficos. El primer método es el más simple de los dos, y el más atractivo para las autoridades gobernantes, pero ha sido axiomático desde que las sociedades modernas primero tomaron forma de que existe una proporción inversa entre el aumento de armamentos y el desarrollo económico. El aumento de los armamentos de la propia nación invita a otras naciones a hacer lo mismo, y esto continúa hasta que, finalmente, este énfasis excesivo en los armamentos deforma la economía y la sociedad más allá de sus límites y provoca el colapso de la nación misma. Esto da lugar a una de las ironías universales de la historia: una nación destruida por la voluntad de defenderse …; 

              Yang levantó la vista de su procesador de textos y se golpeó la nuca con una mano. Después de revisar durante unas pocas docenas de segundos, comenzó a escribir nuevamente.

              Se dice que desde la antigüedad, muchas naciones han sido destruidas por invasores externos. Sin embargo, lo que exige nuestra atención ahora es el hecho de que más naciones han sido destruidas por factores internos: al lanzar invasiones que resultan en un contraataque, al corromper los mecanismos de la autoridad estatal, al distribuir la riqueza injustamente y al enojar a los ciudadanos mediante represión de pensamiento y discurso. Cuando las desigualdades sociales no se abordan, cuando el armamento se multiplica innecesariamente, cuando se abusa de su poder internamente, para reprimir a la gente; y externamente, para invadir otros países, esa nación está en el camino de la destrucción. Este es un hecho histórico demostrable. Desde el surgimiento de las naciones modernas, los actos de invasión sin ley han provocado inevitablemente la derrota y la destrucción, no para el país invadido, sino para el invasor. Sin siquiera entrar en la moral de la misma, la invasión debe evitarse simplemente porque la tasa de éxito es muy baja …; 

   Tal vez esa parte ha sido ligeramente dogmática en excesoCon una expresión solemne en su rostro, Yang meditó sobre ello, se cruzó de brazos y luego los descruzó.

       Entonces, ¿qué debemos hacer específicamente en el presente? Si pensamos en todas las formas en que el segundo método es más práctico que el primero, la conclusión se hará evidente. Debemos coexistir con el nuevo orden dentro del Imperio Galáctico. El viejo orden, dominado por la alta aristocracia, no era solo el enemigo de la Alianza de Planetas Libres; También era el enemigo de aquellos por los que se gobernaba en el Imperio Galáctico, en otras palabras, la gente común. Y en la actualidad, el nuevo orden establecido recientemente por Reinhard von Lohengramm cuenta con el apoyo de los plebeyos, a través del cual se está fortaleciendo rápidamente. La formación y administración del nuevo orden Lohengramm contrasta con la dictadura de Rudolf von Goldenbaum. El sistema Goldenbaum fue creado a través de procesos democráticos , para gobernar de una manera totalmente antidemocrática. El orden de Lohengramm, por otro lado, se creó a través de procesos antidemocráticos, pero está comenzando a gobernar de manera más democrática. Este no es el gobierno ‘del pueblo‘, pero al menos por ahora, es el gobierno ‘para el pueblo‘, o al menos más de lo que vino antes. Una vez que reconozcamos eso, la coexistencia con este nuevo orden no será cuestión del ‘si’ sino del ‘cuándo’. Lo que no debemos hacer, por otro lado, es permitir que alguna maligna tensión maquiavélica nos lleve a colaborar con el viejo orden en declive. En el momento en que unamos fuerzas con un viejo sistema que es visto solamente como explotadores de las masas, la alianza se convertirá en enemigos no solo del nuevo orden, sino también de los veinticinco mil millones de ciudadanos imperiales que lo apoyan …; 

  Yang respiró hondo y estiró los brazos. Con una expresión ligeramente irritada, miró fijamente las palabras que había escrito. No creía que la conclusión fuera incorrecta, pero tal vez debería proseguir con una línea de argumento un poco más demostrativa. Además, se sentía un poco apresurado y también podría generar críticas de que estaba del lado del duque Reinhard von Lohengramm.

              “El Duque Reinhard von Lohengramm, ¿eh …?” 

              El nombre tenía un halo de elegancia. Yang pensó en ese joven, tan hermoso como un semidiós con su cabello dorado, ojos azul hielo y piel de porcelana. El talento y la forma de vida de ese hombre -nueve años menor que él- tenía un encanto innegable para Yang. Estaba forzando cambios tan drásticos en el imperio que casi parecía un experimento para ver cuánta influencia podía tener una sola persona en el mundo. Lo más probable es que eventualmente se convertiría en Kaiser. No a través de la línea de sangre, sino a través de la habilidad. Cuando eso sucediera, el peculiar sistema político conocido históricamente como “gobierno imperial libre” —el gobierno imperial sin aristocracia, el gobierno imperial apoyado por los plebeyos— podría nacer a una escala galáctica.

              Pero si eso sucediera, ¿sería posible que el Imperio Galáctico, bajo su nuevo Kaiser Reinhard von Lohengramm, pudiera transformarse en una especie de estado-nación tribalista? Si la ciudadanía combinara la ambición de su Kaiser con sus propios ideales, la alianza podría enfrentarse a ataques de un fanático “ejército popular”.

              Yang sintió como si la temperatura en la habitación hubiera bajado repentinamente. Por supuesto, no era como si cada corazonada hubiera dado en el blanco, pero si tuviera que desglosarlas en categorías, sospechaba que sus malos presentimientos eran más frecuentes que los buenos. Había sentido una sensación similar antes de la Batalla de Amritzer, y también antes del golpe de estado perpetrado por el Congreso Militar para el Rescate de la República. No era divertido ver los eventos dirigiéndose directamente hacia “Joder, espero que eso no pase”.

              Yang había pensado una vez:” mi vida hubiera sido mucho más fácil si hubiera nacido en el imperio . En ese caso , podría haber corrido directamente al lado de Reinhard, haber firmado con su organización y haber participado alegre y sinceramente en la eliminación de la confederación aristocrática y en la implementación de la cadena de reformas que siguió. Pero la realidad era que nació y se crió en la alianza, obligado a librar una guerra de mala gana en nombre del señor Trünicht.

              Al final, Yang terminó llenando sus horas con lectura, siestas y ajedrez en 3-D, sin hacer progresos destacables en su esfuerzo literario.

              Tres semanas después, el crucero Leda II llegó al borde exterior del sistema Barlat, donde se encontraba Heinessen. La tripulación comenzó a reunirse en la sala de entretenimiento. Desde Heinessen se transmitían varios cientos de canales comerciales, y en naves militares y civiles por igual, los problemas a menudo surgían una vez que la recepción ilimitada era posible, ya que la tripulación se separó en fanáticos de los deportes y fanáticos de la música.

 Yang tenía un solovisor privado en su oficina. Era un beneficio modesto. En el primer canal que eligió, Aron Doumeck, uno de los políticos de la facción de Trünicht, estaba dando un discurso en tono desagradable y violento.

              “—Por eso debemos proteger nuestra historia y tradiciones. Por esa causa, no debemos resentir los gastos temporales y las pequeñas vidas de los individuos. No hay otra palabra más que “cobarde” para aquellos que enfatizan solo sus derechos, ya que no hacen ningún esfuerzo por cumplir con sus deberes para con el país “.

              Para aquellos en el poder, nada era tan barato como la vida de los demás. Esa farsa de las “pequeñas vidas” acababa de demostrar exactamente cómo pensaban, y esos “gastos temporales” seguramente abarcarían siglos. Era el ciudadano promedio el que tenía que llevar la carga en cualquier caso; lo único que hacían los políticos era lucir engreídos mientras distribuían el dinero de otras personas.

              Cuando Yang no pudo aguantar más, cambió de canal. En lugar de la cara arrogante del político, apareció un niño vestido con un atuendo poco práctico de estilo antiguo. Parecía ser algún tipo de programa de acción y aventura para niños; los otros personajes llamaban al niño “Príncipe”.

              Los cuentos de vagabundos reales, historias con el tema de “príncipe errante”, fueron la fuente de la literatura misma. La literatura era el medio a través del cual se transmitieron los mitos y las leyendas fundadoras de muchos pueblos. Las versiones populares de tales historias existieron en innumerables números en todas las épocas y en todos los lugares. Inspiraron a muchos artistas y durante mucho tiempo contaron con el apoyo de una amplia gama de personas.

              Dicho esto, Yang no pudo evitar sacar ciertas asociaciones de esta historia: un joven príncipe de un reino en el espacio, su primogenitura robada por un primer ministro representado como el mal encarnado, tratando de restaurar a la familia real legítima.

              Decidió preguntarle a Frederica.

              “Teniente Greenhill, ¿qué compañía es la que patrocina este programa?”

              “Al parecer, una corporación de alimentos sintéticos. Están respaldados por capital Phezzaní, pero no conozco los detalles “.

    “¿De verdad? Porque por un minuto, me pregunté si esto no era publicidad política del antiguo régimen del Imperio Galáctico “.

              “No podría ser”, dijo Frederica con el comienzo de una carcajada. Sin embargo, Yang no se estaba riendo, y sorprendida de cuán atento se veía, ella también puso su rostro serio. “La historia podría hacerte pensar eso”, dijo.

              En verdad, ella era condescendiente con Yang. Si hubiera sido Cazellnu o Schenkopp, no habrían dudado en reírse a carcajadas.

              Pero el sonido de la palabra “Phezzan” había sido una de las cosas que terminó siendo motivo de profunda reflexión para Yang. Ese nombre siempre estuvo en el fondo de la mente de Yang. ¿Qué estaba pensando Phezzan? ¿Qué estaban tratando de hacer con toda esa riqueza? ¿Esperaban una galaxia unificada, o querían división y lucha?

              Había una serie de ejemplos históricos en los que las demandas económicas habían alentado la unidad del gobierno.

  Uno de los principales factores que habían permitido que el Imperio mongol de Genghis Khan se convirtiera en una gran nación unificada había sido el apoyo que había recibido de los comerciantes que viajaban de ida y vuelta por la Ruta de la Seda. Cada uno de los oasis individuales a lo largo de esa ruta había sido una nación pequeña e independiente, por lo que la seguridad era difícil de mantener en toda la ruta comercial. Además, cada una de esas naciones oasis había podido recaudar impuestos comerciales y peajes de paso a voluntad. Para los comerciantes, esto había creado una situación insostenible.

              Por un tiempo, habían esperado alivio del Imperio Corasmio, pero al darse cuenta de que el Sah era incompetente y codicioso, se dieron por vencidos finalmente y dieron su apoyo a Genghis Khan, un hombre dotado de tres cualidades valiosas: era tolerante en temas religiosos, tenía una fuerza militar poderosa, y era lo suficientemente inteligente como para comprender la importancia del comercio entre Oriente y Occidente. Proporcionaron a Genghis Khan muchas cosas (fondos, información, armas y las técnicas para su producción, alimentos, intérpretes, conocimientos para la recaudación de impuestos) y lo ayudaron en sus conquistas. Era justo decir que, aparte de sus acciones puramente militares, estos comerciantes merecían el crédito por permitir que se levantara el Imperio mongol. Entre estos comerciantes, los uigures merecían una mención especial por cómo dominaron las finanzas y la economía del Imperio mongol; en efecto habían sido los que dirigían el imperio. Si bien era un Imperio mongol en la superficie, era un Imperio uigur debajo, por eso era tan famoso.

  ¿Pensaba Phezzan convertirse en los uigures de este “Nuevo Imperio Galáctico” unificado, deseando la reunificación política de toda la humanidad y trabajando para avanzar en ese objetivo?

              Eso le pareció una explicación más lógica y convincente que cualquier otro escenario.

       Aún así, las personas y los grupos que formaban no actuaron únicamente de acuerdo con la lógica.

              Aunque no tenía bases teóricas para afirmarlo, Yang podía sentir una sombra ilógica en los movimientos de Phezzan. El año pasado, la predicción de Yang de que Reinhard von Lohengramm enviaría agentes para incitar un golpe de estado en la alianza había sido acertada. Esto se debía a que las acciones de Reinhard habían sido perfectamente razonadas y lógicas, y Yang había podido rastrear su pensamiento paso a paso. Pero en el caso de Phezzan, a menudo no podía leer lo que estaban haciendo. Yang podría haber dicho simplemente que Phezzan lo había vencido, y eso habría sido todo. Pero en cambio, Yang tenía la sensación de que había un elemento desconocido detrás de las acciones de Phezzan, y no era el tipo de elemento que podía calcularse racionalmente. Sin embargo, si alguien le preguntaba de qué tipo de elemento estaba hablando, todo lo que podía decir por ahora era: “Desconocido”.

 “Qué terrible desastre”, dijo el comandante Zeno, el capitán de la Leda II, a Yang mientras estaba perdido en sus pensamientos. Mientras supervisaba las transmisiones comerciales de Heinessen, habían recibido noticias de un accidente. A bordo de una embarcación de transporte que transportaba pilotos espartanos, un error elemental de un oficial de vuelo novato hizo que la presión del aire se desplomara repentinamente, y más de diez pilotos murieron en el vacío.

     “¿Cuánto crees que cuesta entrenar a un solo piloto de combate? Estamos hablando de tres mil millones de dinares por cabeza.”

              “Eso es mucho dinero”, dijo Yang, calculando mentalmente que su propio salario solo llegaba a una vigésima parte de eso. En sus años de estudiante en la Academia de Oficiales, él mismo había recibido entrenamiento para ser lo que generosamente podría llamarse piloto. En el simulador habría sido derribado treinta veces, al menos. ¿Cuántas veces había derribado a su oponente? ¿Dos veces? ¿Tres veces, quizás? Recordó al instructor sacudiendo la cabeza y murmurando: “Todos los años tenemos uno o dos que nunca deberían haberse inscrito aquí”. Como lo que había dicho había sido de hecho correcto, no había forma de que Yang se pudiera defender.

    “¡Ya me dirás si es mucho dinero! Un piloto es una acumulación de inversión y tecnología. Son una mercancía preciosa y no podemos permitirnos perderlos tan fácilmente. Honestamente, si planean ganar esta guerra, el Servicio de retaguardia tendrá que actuar con mas eficacia….”

              El comandante Zenón estaba prácticamente apretando los dientes.

              Su rabia y dolor son perfectamente comprensibles , pensó Yang, pero …; 

              Las cosas probablemente se habían arruinado en una etapa anterior a esta. Después de todo, el acto, incluso la idea misma, de verter grandes sumas de dinero, conocimiento y experiencia técnica en un solo individuo con el único propósito de asesinato y destrucción, difícilmente podría llamarse algo normal. Todo lo que había sido golpeado en Yang en la Academia de Oficiales también, aunque no es que se le hubiera podido considerar un alumno estrella de ninguna manera.

              Quizás las naciones no eran más que expedientes creados para justificar la locura humana. No importa cuán feo, no importa cuán despreciable, no importa cuán cruel sea el acto, podría ser fácilmente excusado una vez que la nación se haya vuelto preeminente. Al afirmar que “lo hice por mi país”, hechos tan viles como invasiones, masacres y experimentación humana a veces incluso pueden ser elogiados. Alguien que criticase esas acciones, por otro lado, podría ser atacado por “insultar a la patria”.

 Aquellos que tenían fantasías sobre las cosas llamadas naciones creían que estaban guiados por individuos brillantes, o inteligentes y morales, de excelencia superior. En realidad, sin embargo, ese no era el caso. En el centro del gobierno de una nación, generalmente se podía encontrar cualquier cantidad de personas que tenían poderes de pensamiento menos desarrollados, peor juicio y estándares morales más bajos que el ciudadano promedio. Donde ciertamente superaban al ciudadano promedio era en su pasión por la búsqueda del poder. Si tales pasiones pudieran haberse canalizado en direcciones constructivas, podrían haber reformado el gobierno y la sociedad, y convertirse en el ímpetu para establecer el orden y la prosperidad de una nueva era. ¿Pero habría incluso una décima parte de oficiales gubernamentales que fueran así ? Cada vez que examinaba la historia de una dinastía, casi siempre había un proceso en el trabajo en el que todo lo que se construía en la primera generación era devorado en las siguientes doce generaciones. Para decirlo de otra manera, las dinastías y las naciones eran organismos extremadamente tenaces e inquebrantables que podían extender su vida cientos de años si incluso un gran individuo surgía cada pocas generaciones. Sin embargo, si se volvían tan corruptos y tan débiles como la dinastía Goldenbaum en el actual Imperio Galáctico, no había forma de salvarlos. Sin embargo, si las reformas de Manfred II se hubieran realizado hace cien años, el imperio podría haber continuado durante varios siglos más.

En cuanto a la Alianza de Planetas Libres, Yang no podía equipararla con el imperio. Esto se debió a que la idea misma de dejar la reforma en manos de grandes personas que podrían aparecer o no una vez cada pocas décadas iba en contra de los principios del gobierno democrático. Los gobiernos democráticos y republicanos eran sistemas diseñados para hacer innecesarios a los héroes y grandes hombres, pero ¿cuándo vencería ese ideal a la realidad?

              El crucero Leda II llegó sin fanfarria a un puerto espacial militar en Heinessen. “Alto secreto” había sido la orden del presidente del Comité de Defensa. A Yang le hubiera gustado haber contactado a Cubresly, director de los cuarteles generales, y a Bucock, comandante en jefe de la armada espacial, pero eso no solo habría ido en contra de las órdenes, sino que también podría haber provocado un choque entre las autoridades civiles y militares. . En cualquier caso, nunca se le dio la oportunidad. Los hombres que vinieron a recogerlo al puerto espacial recibieron sus órdenes directamente del presidente del Comité de Defensa, y apenas aterrizó, fueron escoltados por ellos hasta un vehículo terrestre y le dijeron a Yang que subiera.

 Frederica y Mashengo estuvieron a punto de protestar, pero los soldados armados los detuvieron y Yang desapareció del puerto espacial. Ni Yang ni Frederica habían predicho se emplearían tales tácticas de alta presión para llevárselo.

              Después de un viaje de unos veinte minutos, dejaron salir a Yang en una de las instalaciones militares de la zona, donde un oficial solitario de mediana edad salió a su encuentro.

              “Soy el Contralmirante Bay. Sirvo como jefe de seguridad de Su Excelencia, El Presidente del Alto Consejo Trünicht. En este momento, estoy a cargo de su seguridad personal, almirante Yang. Prometo cuidarle bien.”

              “Y se lo agradezco”, respondió Yang apáticamente. Bay había llamado a su trabajo seguridad, pero incluso un estudiante de primaria podría haber adivinado que realmente era vigilancia. Bay le presentó a Yang a un asistente personal o alguien que fue asignado a sus habitaciones, un suboficial corpulento con ojos color aguamarina tan vacíos como orbes de vidrio.

              Yang se sintió inmensamente decepcionado. Parecía que lo primero que había hecho esta corte de investigación al seleccionar a su asistente había sido eliminar la suavidad en todas sus formas: no se permitía belleza ni gracia. Había un énfasis extremo en la función sobre la forma, y ​​sin duda alguna, las funciones deseadas eran la intimidación y la prevención del escape de Yang.

      Aun así, esto parecen un grupo bastante poco imaginativo, pensó Yang . Tratar a un tipo así, y cualquier buena voluntad que pueda haber tenido hacia este tribunal de investigación se va volando por la ventana. Al igual que cualquier posibilidad de que baje la guardia. Lo único que le queda al sujeto es asumir una postura defensiva.

              Después de que lo llevaron a sus habitaciones y lo dejaron solo, Yang miró por la ventana, pero no había nada que ver afuera, excepto el edificio que se encontraba al otro lado de un pequeño patio. Tenía solo unas pocas ventanas y era un gris azulado poco atractivo. No solo no se había tenido en cuenta la apreciación del paisaje, sino que se había hecho imposible el contacto con el mundo exterior. Alrededor de un escuadrón de soldados merodeaban por el patio fortificado con hormigón. Parecían estar merodeando, pero cada uno tenía un rifle de haz de partículas colgado sobre su hombro. Eso era equipo de combate. Yang intentó tocar el cristal de la ventana. Tenía unos seis centímetros de grosor y estaba hecha de un vidrio especial endurecido. Si un oso pardo en su mejor momento chocara de frente con una ventana como esa, probablemente solo llegaría a hacerle un rasguño.

     Los muebles de la habitación eran de primera clase, al menos, aunque carecían de personalidad: una cama, un escritorio, un sofá y una mesa. Sin embargo, ninguno de ellos parecía haber sido usado antes. Yang ni siquiera pudo reunir la voluntad para buscar micrófonos y cámaras de vigilancia. Por supuesto que estaban presentes, y por supuesto estarían bien escondidas. Cazarlos sería un desperdicio tonto de energía.

              “Esto es arresto domiciliario”, dijo a la habitación vacía.

              Entonces, ¿qué había pasado exactamente aquí? Se sentó en la cama y se sumió en sus pensamientos. Los cojines de la cama no eran demasiado suaves ni demasiado duros, pero eso no era suficiente para poner a Yang de buen humor. En el piso vacío, podía ver Tortura, Lavado de cerebro y Asesinato, todos juntos ejecutar un espectáculo sombrío. Su coreógrafo, naturalmente, era Job Trünicht.

  Esto iba más allá del nivel de mera contradicción. Yang luchaba por la alianza en el campo de batalla porque creía que una democracia para la cual la gente común se unía para operar, aunque cargada de desvíos, juicios y errores, era al menos mejor que la dictadura de un misericordioso Kaiser. Sin embargo, aquí Yang estaba en Heinessen, un mundo que se suponía que era el bastión mismo de la democracia, aparentemente encerrado en una jaula de pájaros perteneciente a gobernantes medievales que apestaban a corrupción.

              No te apresures a hacer nada demasiado pronto, se dijo Yang a sí mismo. Por el momento, el Alto Consejo no debería ser capaz de destruirlo física o mentalmente, sin importar cuánto odio puedan tener hacia él. Si hicieran eso, el Imperio Galáctico estaría aplaudiendo de alegría por la eliminación de un rival sin necesidad de levantar un dedo. Solo había cuatro escenarios en los que Yang podía imaginar a Trünicht o al Alto Consejo tomando la decisión de hacerle daño:

              A. Un gran almirante aparece en la alianza con habilidades mayores o iguales a las de Yang, que también siente una lealtad genuina a los poderes existentes.

              B. Se establece una paz duradera con el Imperio Galáctico, y Yang está decidido a ser un factor que lo obstruya.

C. Yang es juzgado por haber traicionado a la alianza y tomar parte del imperio.

D. El consejo mismo traiciona a la alianza y toma parte del imperio.

Con respecto a A: Lealtad y sumisión aparte, en la actualidad, no había nadie en las Fuerzas Armadas de la Alianza que eclipsara a Yang en términos de habilidad bruta. “Perder” a Yang en medio de una guerra casi perpetua con el Imperio Galáctico sería un acto de suicidio nacional. Por supuesto, así como los seres humanos a veces se suicidaron, las naciones a veces también se mataban a sí mismas, pero las cosas todavía no parecen haber llegado a esa etapa.

              El escenario B era un poco estúpido. Si se pudiera forjar una paz duradera con el imperio, o se crearan un conjunto de circunstancias que condujeran a eso, Yang estaría encantado. Para él, significaría la jubilación y el comienzo de su antiguo sueño de la vida de un pensionista. Aún así, dado que los hechos y su percepción eran cosas naturalmente separadas, había muchas posibilidades de que las autoridades actuaran basándose en malentendidos o distorsiones.

              En cuanto al escenario C, Yang no deseaba hacer algo así por sí mismo, pero al igual que con el escenario B, el gobierno podría recurrir a medidas extralegales con eso como su grito de guerra.

              Y con respecto al escenario D …; 

              Justo cuando Yang estaba a punto de partir por ese camino de pensamiento, el visifono sonó y la cara del Contralmirante Bay llenó la estrecha pantalla.

              “Excelencia, me han comunicado que la corte de investigación abrirá la sesión en una hora. Iré a escoltarle a la Sala de Investigación, así que prepárese para ir.”

III

  La habitación era innecesariamente espaciosa, con un techo alto. La iluminación se mantenía deliberadamente tenue, así como el aire se mantuvo justo por debajo del límite inferior del rango de temperaturas confortables, creando una sensación fría y seca en la piel de Yang.

Como si estuviera de acuerdo con una pasión oscura, todo allí parecía calculado para crear una sensación de intimidación casi palpable. Los asientos de los interrogadores se elevaron y miraron hacia abajo al interrogado mientras lo rodeaban por tres lados.

              Si Yang hubiera sido del tipo que valorase mucho la autoridad y el poder, se habría encogido en cuerpo y alma en el instante en que entró en la habitación. Sin embargo, todo lo que Yang sintió en esa habitación era un maquillaje espeso que cubría un engaño malicioso. Aunque la vista provocó una sensación física de repulsión dentro del cuerpo de Yang, no estaba intimidado ni asustado.

              Nueve inquisidores estaban sentados en los asientos de arriba. Desde el punto de vista de Yang, eso hizo tres al frente, tres a la derecha y tres a la izquierda. Una vez que sus ojos se acostumbraron a la poca luz, pudo distinguir la cara del hombre de mediana edad que lo miraba desde el medio de los tres asientos frente a él. Era Negroponte, quien ahora ocupaba el puesto de presidente del Comité de Defensa en la administración de Trünicht. Tenía aproximadamente la misma altura que Yang pero era mucho más corpulento. Sería el encargado de la corte de investigación. Por supuesto, probablemente no era más que un portavoz del verdadero orador: el jefe de estado de la Alianza, que no podía permitirse el lujo de mostrarse en un lugar como este.

La idea de tener que pasar los próximos días, perdiendo el tiempo para entretener a los lacayos de Trünicht puso a Yang de mal humor. Frederica y el suboficial Mashengo habían sido apartados de su lado, y ahora se le había impuesto librar una batalla solitaria. Una corte marcial habría sido mucho más justa, ya que si lo deseaban, los acusados ​​podrían elegir hasta tres abogados defensores. Aquí, sin embargo, parecía que Yang iba a tener que representarse a sí mismo.

   Negroponte dijo su nombre, y luego el hombre sentado a su derecha también se presentó.

              “Mi nombre es Enrique Martino Borges de Alantes e Oliveira. Soy el presidente de la Universidad Central del Gobierno Autónomo de Heinessen”.

              Yang saludó para mostrar el debido respeto. Aparentemente, este hombre era el vicepresidente aquí y probablemente merecía su respeto solo por haber memorizado un nombre tan largo.

              Los otros siete inquisidores también dieron sus nombres uno tras otro. Cinco de ellos eran políticos o burócratas en la facción de Trünicht, y como tal eran el tipo de chusma que Yang odiaba tomarse la molestia de recordar. Sin embargo, cuando distinguió la cara delgada e inexpresiva del almirante Rockwell, director del cuartel general del servicio de retaguardia y el único oficial uniformado presente, no pudo simplemente sonreír cortésmente y olvidarse de él. Era un claro recordatorio de cómo la influencia de Trünicht se expandía dentro de las fuerzas armadas. El otro político, de la facción ajena a Trünicht, Huang Rui, parecía tener más curiosidad acerca de esta corte inquisitoria que lealtad hacia la misma. Dejó una impresión en Yang, aunque de un tipo diferente al de Rockwell. Lo más probable es que hubiera sido elegido para que Trünicht pudiera mantener una apariencia de imparcialidad, pero en el aire venenoso de esta farsa unilateral, podría desempeñar el papel de ventilador. Sería un error esperar demasiado de él, pero aun así …; 

  Cuando terminaron todas las presentaciones, Negroponte dijo: “Bueno, entonces, almirante Yang, puede sentarse, ¡no, no así! ¡No cruce las piernas! Sientese derecho. Está siendo investigación, Almirante Yang. No olvide la posición en la que se encuentra ”.

              Después de tragar sabiamente las palabras “No es como si alguien me hubiera dicho cómo sentarme”, Yang reunió la expresión más humilde que pudo y se enderezó en su asiento. Como en la batalla, el ritmo lo era todo.

              “Bueno, ahora, comencemos la investigación …;” 

              Fue una declaración solemne, pero no causó la menor impresión en Yang. Solo rezaba sinceramente para que esto terminara pronto.

.   Las primeras dos horas se emplearon en repasar y confirmar los logros pasados de Yang. Comenzando con su fecha de nacimiento, los nombres de sus padres y la ocupación del padre, se examinó en detalle su registro vital hasta ingresar a la Academia de Oficiales, y fueron haciendo comentarios a medida que se introducían todos y cada uno de los puntos. Parecían saber más sobre Yang que él mismo.

              Lo que hizo que Yang quisiera gemir con más fuerza para sus adentros fueron los boletines de calificaciones de sus días en la Academia de Oficiales, que se proyectaron en una pantalla de pared. Dejando a un lado sus 98 puntos en Historia Militar, sus 94 en Teoría Estratégica (Clásica) y su 92 en Ejercicios en Análisis Táctico, obtuvo un 58 en su prueba práctica de puntería, un 59 en su prueba práctica para pilotar naves de combate, y un 59 en Ejercicios en Ingeniería del motor, por lo que tenía buenas razones para avergonzarse, ya que una calificación de 55 o menos en cualquier materia habría resultado en una expulsión de la academia.

  Y, sin embargo, cuán diferentes podrían haber sido las cosas, tanto para el propio Yang como para la Alianza de Planetas Libres en su conjunto, si él hubiera suspendido y hubiera sido expulsado. Iserlohn todavía estaría en manos del imperio, orgullosamente inexpugnable, aunque por otro lado, las Fuerzas Armadas de la Alianza habrían escapado de la desastrosa derrota en Amritzer. Protegido por el collar de Artemisa, el Congreso Militar para el Rescate del golpe de estado de la República podría haber sido parcialmente exitoso, y la república podría seguir en un estado de guerra civil. Y si lo fuera, era completamente posible que el duque Reinhard von Lohengramm, aprovechándose de la guerra civil, hubiera enviado todas sus flotas de una vez y hubiera estado en camino de cumplir sus sueño de conquista.

              En cuanto al impacto en Yang personalmente, nunca habría conocido a una joven Frederica Greenhill durante la evacuación de El Fácil, ni se hubiera hecho amigo de Alex Cazellnu más adelante. Sin Cazellnu, nunca habría conocido a Julian ni habría obtenido a Schenkopp como subordinado. Podría haber sido reclutado y perdido la vida en la línea del frente, o podría haber esquivado el reclutamiento, como desertor. Un ser humano no era más que el componente más pequeño, un átomo, de la historia, pero de todos los caminos infinitamente ramificados hacia el futuro, solo uno había sido elegido para convertirse en realidad. ¿Se debería alabar la maravilla de la hábil obra del destino por los innumerables microcosmos que se asocian mutuamente y que siempre están tomando forma?

   “… y, en este momento, usted es el miembro más joven de las Fuerzas Armadas de la alianza en haber alcanzado el rango de almirante completo, así como nuestro comandante supremo en el frente. Es un ejemplo perfecto de lo que la gente quiere decir cuando dice ‘buena suerte envidiable’ “. 

  La forma en que lo dijo crispó los nervios de Yang, haciendo estallar la burbuja de especulación con la que se había rodeado y devolviéndolo a la realidad. No le había importado mucho esa expresión o el tono en que se había dicho. Si el tratamiento que estaba recibiendo era realmente tan envidiable, serían bienvenidos a cambiar de lugar con él. Él era quien tenía que proporcionar un flujo constante de órdenes mientras su nave se agitaba con el vaivén de la batalla. Él era quien tenía que llevar a cabo y de forma eficiente el trabajo de destructor y matarife mientras los rayos de los naves de guerra enemigas creaban enormes oleadas de luz que envolvían todo su campo de visión. Él era el que acababa de hacer un impuesto viaje de cuatro mil años luz en el momento en que las cosas parecían calmarse,solo para ser arrastrado frente a ese tribunal de investigación en la capital. No iba a pedir simpatía, pero en lo que a él respectaba, su status no era algo por lo que valiera la pena ponerse celoso. Los soldados anónimos y sus familias podrían ser excusados por pensar así, pero él no necesitaba escucharlo de este grupo, sentados a salvo lejos de las líneas del frente, pensando en nada más que en la mejor forma de golpear cualquier clavo que sobresaliera del resto.

 “En nuestra república democrática, nadie, sin importar quiénes, puede tomar medidas arbitrarias que excedan las normas. Con el fin de eliminar todas las preguntas relacionadas con este punto, hemos convocado este tribunal de investigación hoy. Por esa razón, mi primera pregunta es …; 

              Aquí viene , pensó Yang.

              “El año pasado, cuando sofocó el golpe de estado provocado por el Congreso Militar para el Rescate de la República, los doce satélites que componen el Collar de Artemisa — satélites construidos mediante una gran inversión de fondos públicos para la defensa de la capital — fueron destruidos según sus órdenes, ¿Es eso correcto?”

              “Sí señor.”

“Probablemente afirmará que fue una medida tácticamente inevitable, pero no puedo evitar sentir que fue una decisión apresurada y manejada de manera brusca. ¿Realmente no había otra manera más allá de la destrucción completa de una valiosa propiedad de nuestra nación?”

              “Juzgué que no había otra forma, así que tomé esa acción. Si cree que esa decisión fue errónea, ciertamente me gustaría escuchar la alternativa “.

              “No somos especialistas militares. Es su trabajo pensar a nivel táctico. Ahora que lo menciona, ¿no habría sido mejor si hubiera entrado en la atmósfera después de destruir, por ejemplo, dos o tres satélites de ataque?

              “Si lo hubiera hecho de esa manera, sin duda habríamos sido atacados por los satélites restantes, y nuestras fuerzas ciertamente habrían sufrido bajas”. Como este era un hecho indiscutible, Yang ni siquiera levantó la voz. “Si estás diciendo que los satélites no tripulados son más importantes que las vidas de los soldados, entonces mi juicio fue erróneo, pero …” 

              Yang se odiaba solo un poco por decirlo de esa manera, pero sin un contraataque tal, Negroponte no respondería.

   “Bueno, ¿y qué tal esto? Los conspiradores se habían quedado atrapados en Heinessen en cualquier caso. En lugar de tomar una acción tan rápida y repentina, ¿no habría sido mejor haberse tomado el tiempo de desgastar su voluntad de resistir?”

              “Pensé en hacer eso también, pero hubo dos factores que me hicieron abandonar la idea”.

              “A todos nos gustaría escucharlos”.

              “El primer problema fue que la facción del golpe de estado estaba psicológicamente arrinconada y había un peligro de que trataran de salir de esa situación utilizando a personas importantes del gobierno en la capital como escudos humanos. Si hubieran venido exigiendo concesiones con pistolas presionadas contra vuestras cabezas , no habríamos tenido más remedio que negociar con ellos ”.

              Un silencio incómodo se extendió por varios segundos.

     “El segundo problema implicaba un peligro aún mayor. En ese momento, el levantamiento dentro del imperio llegaba a su fin. Si hubiéramos seguido asediando a Heinessen y esperando a que la facción golpista implosionara, entonces Reinhard von Lohengramm, como talentoso creador de guerra que es, podría haber lanzado una invasión masiva, estimulada por el impulso de su victoria en la guerra civil del imperio. Aparte de sus civiles, Iserlohn solo tenía una pequeña fuerza de seguridad y algo de personal de control de vuelos espaciales en ese momento “.

              Yang hizo una pausa para respirar. Le hubiera encantado un vaso de agua.

   “Por esas dos razones, tuve que tomar medidas para liberar Heinessen de la forma más rápida posible y, además, dar un golpe psicológico aplastante a la facción del golpe de estado. Si eso es merecedor de críticas, me resignaré a ello. Pero dejando aparte mis propios sentimientos, los hombres y mujeres que arriesgaron sus vidas luchando bajo mi mando no lo aceptarán a menos que usted pueda proporcionar un mejor plan alternativo “.

           Ni siquiera Yang estaba por encima de esa amenaza implícita. Y parecía haber funcionado. Los miembros de la junta susurraron en voces bajas, con miradas irritadas dirigidas hacia Yang. Parecía que se habían quedado sin espacio para contraargumentar. La única excepción era Huang, que se volvió hacia un lado y bostezó un poco. Finalmente, Negroponte se aclaró la garganta a viva voz y habló.

 “Bueno, entonces, dejemos de lado este asunto por el momento y pasemos al siguiente punto. Justo antes de enfrentarte al enemigo en la región estelar Doria, aparentemente dijo lo siguiente a toda su fuerza: “En comparación con los derechos y la libertad individuales, el estado simplemente no vale tanto”. Tenemos el testimonio de múltiples testigos que lo escucharon, así que no hay error posible, ¿verdad?”

IV

   “No puedo responder por cada palabra y cada sílaba”, respondió Yang, “pero ciertamente dije algo en ese sentido”.

              Si había testigos, no tenía sentido negarlo. Pero, sobre todo, Yang no creía haber dicho nada malo. No era como si siempre tuviera razón en todo, pero lo que había dicho ese día, eso había sido bastante acertado. Si el estado cayera, podrían comenzar de nuevo y volver a construirlo. Hubo muchas naciones que cayeron por un tiempo solo para ser reconstruidas después. Por supuesto, muchas más habían caído para nunca volver a levantarse, pero eso se debía a que ya habían agotado sus roles en la historia, se habían corrompido, se habían debilitado en su vejez y habían perdido el valor de su existencia continua. Sin duda, la muerte de una nación era trágica en la mayoría de los casos, pero la razón se debía a la gran cantidad de sangre derramada en el proceso. Lo peor de todo era ver cómo esa tragedia se convertiría en la más grave de las comedias, ya que muchas personas dieron su vida con la certeza de que podrían salvar a una nación indigna de su inevitable fatalidad, para no lograr absolutamente nada con sus sacrificios. Estados indignos de su propia existencia, celosos de las personas que merecían vivir, se llevaron a tantos como pudieron en el momento en que fueron arrojados al infierno. A veces, las autoridades supremas de esas naciones incluso vivieron sus vidas lujosamente como aristócratas de la nación enemiga, olvidando todo acerca de los innumerables muertos de guerra que habían estado gritando sus nombres mientras caían en el campo de batalla. Yang se preguntó: a lo largo de la historia, ¿cuántos de los responsables finales de las guerras habían muerto en primera línea?

              Libertad personal y derechos individuales: esas fueron las palabras que Yang había dicho a los soldados. ¿Debería haber agregado “vida” a esa lista? Pero cuando Yang pensó en todo lo que había hecho hasta entonces y en todo lo que probablemente haría en el futuro, supo que no había forma de que pudiera decir esa palabra ¿Pero que crees que estás haciendo! Tiene que haber todo tipo de cosas que hacer que importen más que ordenar asesinato y destrucción en el campo de batalla.

              “¿No crees que hiciste un comentario bastante indiscreto?” dijo una voz chirriante.

 Durante sus días en la Academia de Oficiales, conoció a instructores cuyos ojos se iluminaban al ver a un estudiante cometiendo un error. Ese tipo sonaba como ellos: una voz como un gato lamiendo sus zarpas en éxtasis.

              “¿Huh? ¿Cómo es eso?”

              El presidente del Comité de Defensa, tal vez cada vez más incómodo debido a que Yang no se dio la vuelta por ellos, permitió que un tono severo se deslizara en su voz. “Usted es un soldado que tiene el deber de proteger a su nación. Joven como es, lleva el título de almirante. Dirige una fuerza militar con números equivalentes a la población de una gran ciudad. Entonces, ¿cómo no es indiscreto cuando alguien en su posición hace un comentario que menosprecia al estado, por extensión muestra desprecio por sus propios deberes, y además invita a una caída en la moral?”

              Lo que necesitas en este momento , le decía la razón a Yang, es paciencia para soportar toda esta vanidad y absurdez , pero esa voz interna se estaba debilitando más y más.

              “Si puedo decir una palabra, Su Excelencia”, dijo Yang, controlando su voz lo mejor que pudo, “Creo que esa declaración fue inusualmente perspicaz para mí. Los estados no se dividen como las células para producir individuos; sino que son los individuos con voluntades independientes los que se unen para formar estados. Siendo ese el caso, está claro como el día cuál es principal y cuál es secundario en una sociedad democrática ”.

  “Claro como el día, ¿verdad? Veo las cosas un poco diferente. El estado tiene un valor que lo hace esencial para los seres humanos “.

              “¿De verdad? Porque los seres humanos pueden vivir bien incluso sin ningún estado, pero los estados no pueden existir si no hay seres humanos “.

              “Yo estoy…; conmocionado, francamente. Suena como una especie de anarquista extremo. “

“Eso es incorrecto, señor. En realidad soy vegetariano, aunque le doy la vuelta a las reglas en cuanto veo un sabroso corte de carne “.

            “  ¡Almirante Yang! ¿Tiene intención de insultar a este tribunal de investigación?”

              La sensación de peligro en la voz de Negroponte aumentó ligeramente.

 “No, señor, no tengo tales intenciones en absoluto”. Naturalmente, ciertamente tenía tales intenciones, pero no había necesidad de decirlo abiertamente. Yang se quedó en silencio, sin defenderse ni disculparse, y el presidente del Comité de Defensa, tal vez habiendo perdido de vista su línea de ataque, continuó mirando a Yang mientras apretaba sus gruesos labios.

              “¿Qué tal si hacemos un descanso en este momento?” Esa era la voz de Huang Rui, que no había dicho una palabra desde las presentaciones personales. “El almirante Yang debe estar cansado, y ciertamente estoy aburrido, quiero decir, er, exhausto. Estaría agradecido por un pequeño descanso “.

              Esa solicitud probablemente salvó múltiples vidas humanas.

              Después de un receso de noventa minutos, la corte de investigación volvió a reunirse. Negroponte se embarcó en una nueva línea de ataque.

              “Entiendo que ha designado a la teniente Frederica Greenhill como su ayudante de campo”.

              “Eso es correcto. ¿Hay algún problema?”

  “Ella es la hija del almirante Greenhill, quien cometió rebeldes actos de traición el año pasado contra nuestra república democrática. Tienes que ser consciente de eso, y sin embargo …; “

              Yang levantó las cejas ligeramente. “¿Oh? Entonces, en mi país libre, ¿el niño carga con la culpa del padre, como en una antigua autocracia?

              “No dije nada por el estilo.”

              “No puedo interpretarlo de otra manera, me temo …” 

              “Lo que sugiero es que, para evitar malentendidos innecesarios, debe considerar a su personal con cuidado”.

              “¿Qué es un ‘malentendido innecesario’? ¿Podría decirme, con detalles?”

              Como no hubo respuesta, Yang continuó.

“Sería otra cosa si tuviera algún tipo de evidencia que arrojase serias dudas sobre ella, pero cuando se trata de una acción preventiva contra algún tipo de nebuloso ‘malentendido innecesario’, simplemente no siento ninguna necesidad. Además, el derecho de un oficial al mando de nombrar a quien quiera está garantizado por ley en este caso. Y además, si me pidieran que relevara al ayudante más capaz y confiable que pudiera desear, eso obstaculizaría mi capacidad de usar nuestras fuerzas en toda su extensión. Todo lo que podría pensar es que estaba tratando deliberadamente de infligir pérdidas a nuestras fuerzas. ¿Es así como debería interpretar esto?”

              La línea agresiva de razonamiento de Yang claramente había derrotado a los miembros de la junta. Dos o tres veces, Negroponte abrió la boca y comenzó a decir algo, solo para cerrarla, incapaz de pensar en una réplica con la que responder. En busca de ayuda, se volvió hacia el presidente de la Universidad Central de Gobierno Autónomo, que estaba sentado a su lado.

              El hombre conocido como Enrique Bla-Bla-Bla Oliveira tenía más el porte de un burócrata que de un erudito. Por supuesto, la Universidad Central de Gobierno Autónomo era una escuela para cultivar burócratas gubernamentales. Dada su reputación de brillantez, Oliveira sin duda había podido hacer lo que deseaba en cada etapa de su vida. Estaba lleno de confianza y un sentido de superioridad que se extendía hasta la punta de sus dedos.

 “Almirante Yang, será difícil para nosotros hacer preguntas si nos habla así. No somos enemigos aquí. Tratemos de entendernos mejor, usando un poco más razón y de sentido común”.

              Mientras escuchaba la voz seca y ronca de Oliveira, Yang decidió que odiaba al hombre. Negroponte podía volar en un frenesí, confundirse, etc., y solo por eso, todavía tenía un sentido de humanidad sobre él.

              “A juzgar por sus palabras y acciones hace un momento, parece que tiene ciertas nociones preconcebidas sobre este tribunal de investigación, pero nos está juzgando mal. No le hemos llamado aquí para criticarle. De hecho, se podría decir que este tribunal de investigación se abrió para mejorar su posición. Naturalmente, necesitamos su cooperación para hacerlo, y también queremos cooperar con usted en todos los sentidos “.

              “En ese caso, hay una cosa que me gustaría solicitar”.

              “¿Y qué sería?”

 “Si tienen la hoja de preguntas, ¿podrían mostrármela? Porque realmente me gustaría saber qué tipo de respuestas están esperando “.

              Un silencio absoluto llenó la habitación por un momento, y luego voces enojadas agitaron el aire en la habitación, creando corrientes de turbulencia.

              “¡Que se advierta al investigado! ¡Por favor, abstenerse de usar palabras y acciones insultantes para este tribunal de investigación o que desprecien su autoridad y carácter!”

              El presidente del Comité de Defensa logró refrenar el tono de su voz justo antes de que se convirtiera en gritos ininteligibles. Si hay algo en este espectáculo burlesco que puedas llamar “autoridad” o “carácter”, entonces, por supuesto, sacadlo , pensó Yang. Naturalmente, no fue la sumisión ni el arrepentimiento lo que hizo que Yang mantuviera la paz. Una vena gruesa se abultaba en la sien del comité de Defensa. Yang miró maliciosamente mientras Oliveira, de la Universidad Central de Gobierno Autónomo, le susurraba algo al oído de Negroponte.

 Finalmente, Yang fue liberado del primer día de la corte de investigación, pero eso no significaba que hubiera ninguna mejora en su estado de arresto domiciliario de facto. Conducido a un automóvil que lo recogió de la sala de reuniones, Yang fue llevado de vuelta a su alojamiento. Tan pronto como se encontró con el suboficial que actuaba como su asistente personal, Yang exigió salir a cenar.

              “Su Excelencia, prepararé la cena para usted aquí. No hay necesidad de molestarse en salir ”.

              “Quiero comer fuera. No en una habitación desolada y vacía como esta.

              “Necesitará el permiso del Almirante Bay para salir por la puerta principal”.

              “No quiero particularmente su permiso”.

              “¡Lo quiera o no, es obligatorio!”

              “Bueno, en ese caso, ¿puede ponerme en contacto con el Almirante Bay?”

              “El almirante está afuera ahora mismo. Tiene asuntos oficiales en la oficina del presidente del Consejo Superior.”

  “¿Cuándo va a estar de vuelta?”

              “No lo sé. Entonces, ¿eso es todo lo que necesitaba?

              “Sí, eso lo cubre”.

              El oficial subalterno saludó y salió de la habitación, y por un momento Yang se quedó mirando la puerta. Aunque sabía que había dispositivos para vigilarle, no pudo evitar gruñir en voz baja: “¿Creéis que podéis hacerme esto?”

              Yang arrojó su boina militar con fuerza contra el suelo. Luego recogió la boina inocente, le sacudió el polvo y se la puso en la cabeza. Cruzando los brazos, deambuló por la habitación.

 Lo dejo. Esta vez, lo juro, realmente voy a renunciar. Había estado pensándolo desde que capturó a Iserlohn el año anterior. Estas habían sido algunas de las mismas personas que rechazaron sus cartas de renuncia repetidamente, y en cambio lo colocaron en puestos de mayor y mayor autoridad, ampliando sus deberes y su poder.

              Cuando finalmente lo dejaron ir de la corte de investigación, no fue sin una pequeña sensación de placer. Esto se debía a que hoy, al menos, había asegurado una victoria táctica. Había aplastado sus falsas acusaciones una tras otra y, por difícil que fuera, incluso había logrado avergonzar a los inquisidores de piel gruesa.

Sin embargo, esta victoria táctica no necesariamente llevaría directamente a una victoria estratégica. Si bien estaría agradecido si todos esos funcionarios de alto rango decidieran renunciar a la corte de investigación, era muy posible que continuaran de forma más obsesiva. Había alcanzado los límites de su resistencia durante el interrogatorio de hoy solo, y parecía imposible continuar aguantando mañana y más allá. En cuyo caso, no hay nada que pueda hacer excepto renunciar, ¿verdad?

              Yang se sentó en el escritorio y comenzó a pensar en su carta de dimisión.

Durante este tiempo, Frederica Greenhill no había estado girando los pulgares mientras observaba desde un lateral del escenario. Se puso a trabajar tan pronto como ingresó a su habitación en un edificio de apartamentos para mujeres oficiales y, en el espacio de tres horas, realizó catorce llamadas de visiofono y determinó la ubicación del contralmirante Bay. En el momento en que salió de la oficina de Job Trünicht, fue abordado por Frederica, con el suboficial Mashengo a su lado.

              “Como ayudante de campo del almirante Yang, exijo ver a mi oficial superior. ¿Dónde está el almirante Yang?”

              “Eso está relacionado con los principales secretos de estado. No puedo autorizar ninguna reunión, ni puedo decirte dónde está el almirante.

              Frederica no estaba dispuesta a aceptar ese tipo de respuesta.

  “Entendido. Entonces el «tribunal de investigación» debe referirse a una tortura psicológica llevada a cabo a puerta cerrada, ¿correcto?

              “Teniente Greenhill, cuidado con lo que dice”.

              “Si está diciendo que estoy equivocado, entonces le exijo que lo demuestre divulgando públicamente este tribunal de investigación, permitiendo la presencia de abogados y permitiendo que el investigado reciba visitas”.

              “No tengo que responder a tales demandas”.

              “¿Por qué no puedes responder?”

              “No tengo que responder eso”.

              Pero Frederica no retrocedió ante la actitud prepotente del contralmirante.

              “En ese caso, ¿le importaría informar a los medios de comunicación que el almirante Yang, un héroe nacional, está siendo sometido arbitraria e ilegalmente a un linchamiento psicológico por un puñado de altos funcionarios del gobierno?”

              Hubo un destello visible de pánico en los ojos del almirante.

  “Ja-solo inténtalo. Estaría violando la Ley de Protección de Secretos de Estado. Terminaría frente a una corte marcial .”

“No habría base legal para dicha corte marcial. La Ley de Protección de Secretos de Estado no dice nada sobre ningún “tribunal de investigación”. Por lo tanto, se deduce que incluso si hiciera público este asunto, hacerlo no constituiría ningún delito. Si está obligado y decidido a ignorar los derechos humanos del almirante Yang, forzando este tribunal secreto de investigación sobre él, entonces yo también tendré que usar cualquier medio que esté a mi disposición ”.

              “Hmph. La manzana no cayó muy lejos del árbol, ¿verdad? escupió el contralmirante, lleno de veneno insidioso.

 Por un instante, la conmoción —y luego la furia— apareció en el rostro del suboficial Mashengo, pero Frederica no pestañeó. Solo sus ojos color avellana brillaron en ese instante, como esmeraldas bañadas por la luz del fuego. Cuando Bay se volvió para irse, dejando sus crueles palabras tras él, no hizo ningún movimiento para detenerlo.

 El año pasado, cuando se enteró de que su padre era el líder del golpe de estado, se preparó para ser liberada de su puesto como ayudante de Yang. Pero entonces, Yang, hablándole en un tono similar al de un niño incómodo, le dijo: “Si no estás ahí para mí, lo pasaré mal …”. 

              Esas simples palabras la habían sostenido hasta ahora y probablemente continuarían haciéndolo. Se giró para mirar a su compañero grande y musculoso.

              “Suboficial Mashengo, no quería hacer esto, pero es mi última opción. Vayamos a ver al almirante Bucock y preguntemosle qué está pasando.”

              Después de desperdiciar más o menos una docena de hojas de papel, Yang finalmente terminó su carta de dimisión. Tenía la sensación de que no iba a poder mirar a Julian y Frederica, ni a Cazellnu ni a los demás, a los ojos después de esto, pero simplemente no creía que fuera posible seguirle el ritmo a la facción de Trünicht. Incluso si él no estuviera a mano, el imperio tendría dificultades para invadir mientras Iserlohn todavía estuviera en manos de la armada de la alianza. Pensando en eso de esa manera fue cómo finalmente logró calmarse.

Completamente exhausto, Yang se acurrucó en la cama. No tenía forma de saber que, a varios miles de años luz de distancia, la Fortaleza Gaiesburg volaba a través del vacío negro. Ni Dios ni el diablo habían hecho que Yang fuera omnisciente o todopoderoso.

Capítulo 6. Una batalla sin armas

I

Era el diez de abril cuando un grupo de dieciséis naves de guerra, incluido el acorazado Hispaniola y el crucero Córdoba , lo descubrieron. Este grupo, bajo el mando del Capitán J. Gibson, había partido de Iserlohn en una misión de patrulla hacia el corredor.

              “Si se encuentran con el enemigo, bajo ninguna circunstancia deben entablar combate. Simplemente retírense a la fortaleza e informen”.

              El contralmirante Cazellnu, el comandante interino, había dado órdenes estrictas de esta naturaleza a todos los comandantes de la Flota de Patrulla Iserlohn. Mientras el Comandante de la Fortaleza Yang Wen-li estaba ausente, debían evitar combates innecesarios en la medida de lo posible.

              Un operador a bordo del crucero Córdoba estaba bebiendo otra taza de café mientras con la mirada fija en sus instrumentos. Había perdido la cuenta de cuántas tazas se había tomado hasta ese momento. La situación actual era pacífica y, por lo tanto… aburrida. Además de tomar café, no había absolutamente nada que pudiera hacer para distraerse. Sin embargo, su estómago ya había tenido suficiente estimulación provocada por la cafeína. De repente, los ojos del operador se iluminaron, y violentamente golpeó la taza en la esquina de su consola.

              “Distorsión Warp justo delante”, informó. “Algo está a punto de materializarse. Distancia: 300 segundos luz. Su masa es de …; ” 

          La mirada que el operador dirigió hacia su medidor de masa se congeló allí, y perdió las palabras que estaba a punto de decir. Tomó varios segundos para que sus cuerdas vocales volvieran a emitir sonido.

              “La masa es … extremadamente grande …;” 

              “¡Deme un número!” gritó el capitán. El operador se aclaró la garganta en voz alta dos o tres veces, y luego logró toser la masa de choque sin forma que se había alojado en su tráquea.

              ¡La masa es de aproximadamente cuarenta trillones de toneladas! ¡Esto no es ningún nave de guerra!

              Esta vez, era el turno del capitán la nave de quedarse en silencio. Después de un momento, se estremeció, se sacudió la asfixia a la que un par de brazos invisibles parecían haberlo sometido y dio sus órdenes.

              “Retirada, a toda velocidad! ¡Nos quedaremos atraparemos en la perturbación espacial!

              El Capitán Gibson, el oficial al mando de esta formación de naves, también ordenó a todas las naves que se retiraran de inmediato. Las dieciséis embarcaciones no tardaron en poner distancia entre ellos y aquella región del espacio cada vez más deformada tan rápido como lo permitía la potencia de sus motores. Grandes ondulaciones creadas por la perturbación espacial corrieron tras ellos, doblando y sacudiendo el espacio-tiempo mismo, apretando sus corazones con manos invisibles.

              La taza de café cayó del borde de la consola y se hizo añicos en el suelo. Aun así, los operadores miraban fijamente la pantalla, sin perder un solo momento de vista sus deberes de reconocimiento. Por fin, vieron que la onda expansiva venía corriendo hacia ellos, y un gemido sin voz se levantó …; 

              Una atmósfera frenética comenzaba a formarse en la sala de comando de la fortaleza de Iserlohn. Los operadores estaban en constante movimiento. No había descanso para sus manos, sus ojos o sus voces. El contralmirante Cazellnu, junto con el resto del personal ejecutivo, se quedó mirando cómo se desarrollaba la escena.

              “Un grupo de patrulla parece haberse encontrado con el enemigo otra vez …;” 

           “El enemigo también está ocupado, en estos días. Quizás estén tratando de ganar tiempo extra ”.

              La conversación ociosa, por supuesto, estaba prohibida, pero nadie podía obedecer esa regla cuando estaban inquietos. Finalmente, el operador jefe transmitió el informe del Capitán Gibson al comandante interino.

              “Tiene forma de esfera o algo similar, está formada por capas de compuesto de aleaciones metñalicas y cerámica, y su masa es …;” 

              “¿A cuanto asciende su masa?”

  “Masa estimada en más de cuarenta trillones de toneladas”.

              “¡¿ Has dicho trillone?!” Cazellnu era un hombre con una disposición tranquila, pero ni siquiera podía mantener la compostura al escuchar ese número.

              El operador jefe continuó: “A juzgar por su masa y su forma, lo más probable es que sea un planetoide artificial, de un tamaño aproximado de entre cuarenta a sesenta y cinco kilómetros de diámetro”.

              “Quieres decir …; una fortaleza como Iserlohn?” Cazellnu dijo en voz baja. 

              El contralmirante Schenkopp, comandante de las defensas de la fortaleza, esbozó una sonrisa irónica. “No creo que el imperio nos haya enviado a sus embajadores de buena voluntad de esta forma antes”.

              “Entonces, ¿fue ese enfrentamiento en enero solo una prueba para esto?” Había un tono amargo en la voz de Cazellnu. Había pensado que el enemigo aprendería la misma lección que sus propias fuerzas habían aprendido y sería más circunspecto* en el futuro. ¿Se había equivocado todo el tiempo? “Entonces, ¿tenemos una flota imperial que además está trayendo su propia base esta vez?”

ndt: Circunspecto. Prudente.

   “Hay que admirar su esfuerzo”, dijo Schenkopp, aunque no había pasión alguna en su elogio.

              El contralmirante Murai, siempre serio, lanzó una mirada prejuiciosa al comandante de las defensas de la fortaleza. “Aun así, es algo increíble lo que han concebido. Realizar un salto al interior del corredor con con una fortaleza entera a cuestas …; El ejército imperial aparentemente ha desarrollado una tecnología completamente nueva “. 

              “La tecnología no es nueva”, respondió Schenkopp innecesariamente. “Han aumentado la escala, eso es todo.  Impresionantemente, podría añadir.”

              “Lo que es seguro”, dijo Cazellnu, interponiéndose entre los dos hombres para volver al tema principal , “es que sus fuerzas son vastas y nos han pillado durmiendo la siesta. Además, el comandante Yang está ausente. Somos solo nosotros mientras él está fuera, así que al menos por el momento, tendremos que defender la fortaleza nosotros mismos “.

Ante las palabras de Cazellnu, una ola de tensión atravesó la espaciosa sala de comando central. Todos se lanzaron miradas comprensiblemente inquietas por toda la estancia. Habían estado completamente seguros de que Iserlohn era inexpugnable, pero ahora había aparecido una fina grieta de pánico en la piedra angular de esa certeza. Iserlohn había tomado todas las explosiones de cañones que se le habían presentado, pero eran cañones montados en barcos; La potencia de los cañones principales de la fortaleza que se aproximaba estaría en un nivel completamente diferente.

              Los soldados habían bromeado durante mucho tiempo sobre “qué pasaría si disparasen las armas principales de Iserlohn contra el muro de defensa de Iserlohn”, pero esa era la situación que ahora podría estar sobre ellos. “Iserlohn”, decía la gente, “tiene cuatro recubrimientos multicapa de acero ultraduro, fibra de cristal y supercerámica. Es lo más resistente en todo el espacio “. 

Después de la próxima batalla, sin embargo, esas palabras podrían ser pronunciadas en tiempo pasado.

              “¿Un duelo entre el cañón de la fortaleza y el cañón de la fortaleza …?” Cazellnu sintió como una mano helada e invisible le pasaba los dedos por el cuello y la columna vertebral. Cuando imaginó el choque sin precedentes de esas vastas energías, no pudo evitar sentir un escalofrío. Se decía que si eras testigo de un disparo de los cañones principales de Iserlohn a simple vista, verías la imagen residual por el resto de tu vida.

      “Solo piense en los magníficos fuegos artificiales que veremos”, dijo Schenkopp. En ese momento su buen ánimo habitual estaba empañado, y era difícil decir que su chiste hubiera sido exitoso. Lo que estaba imaginando cruzaba la línea de lo que los soldados de primera línea podían procesar como un chiste.

“Necesitamos que el Almirante Yang regrese lo antes posible de la capital”, dijo el comodoro Patrichev.

              Apenas pronunció esas palabras, apareció una mueca de pesar en su cara. Probablemente fue un acto consciente, hecho por consideración al Comandante interino Cazellnu. Sin embargo, Cazellnu no mostró el más mínimo disgusto por ello, mostrando en su lugar un gesto que estaba de acuerdo con Patrichev . Era muy consciente de que él era el comandante en tiempos de paz , simplemente estaba reemplazando.

              Aún así, incluso si Yang regresaba corriendo en el momento en que el mensaje superlumínico llegase a Heinessen, la distancia desde allí a Iserlohn era simplemente demasiado grande.

      “Esta es una estimación aproximada”, dijo Cazellnu, “pero parece que tendremos que mantenerlos a raya durante cuatro semanas. Y aunque ese período podría alargarse, no se acortará más ”.

              “Esa es una predicción graciosa”, dijo Patrichev, sin lograr sonar tan optimista como pretendía. Tendrían que luchar con una fuerza enemiga a una escala sin precedentes, y hacerlo sin su comandante. Tampoco era un comandante ordinario del que habían sido privados, sino el héroe de guerra invicto conocido como “Yang el mago” y “Milagro Yang”.

              Unos escalofríos de terror recorrieron en silencio todos los nervios del cuerpo de Patrichev. Se le puso la piel de gallina, y el sudor frío humedeció su ropa desde el interior. Era natural, puesto que la fortaleza Iserlohn y su flota de patrulla empleaban a un total de dos millones de soldados y oficiales e incluso en su estado actual, con muchos de sus experimentados guerreros habiendo sido reemplazados con reclutas novatos, aún seguían siendo la fuerza de combate más potente de las fuerzas armadas de la alianza. Sin embargo ese poder se derivaba de la fé absoluta que la flota tenía en la invencibilidad de su comandante.

“¿Que crees que pasaría si perdiésemos la fortaleza Iserlohn?” Murmuró el contralmirante Murai en boz queda. “Una gigantesca flota de guerra comandada por el duque Lohengramm vendría a través del corredor hasta el espacio controlado por la alianza. Si eso pasaba, la alianza estaría…”

No era necesario decirlo la . Acabada”

En el pasado, las fuerzas armadas de la alianza habían combatido con la marina espacial del imperio en gran numero de ocasiones al lanzar incursiones a través del corredor.

      Sin embargo, las condiciones actuales no eran como las de hace dos años. Aparte de la Primera Flota, las fuerzas que tenían actualmente en este lado del corredor consistían en regimientos no probados de nuevos reclutas, fuerzas de seguridad planetaria incapaces de realizar despliegues de largo alcance, escuadrones de patrulla con armadura y potencia de fuego inferiores, y unidades en mitad del proceso de organización, era justo decir que eso era todo. La seguridad militar de la alianza dependía por completo de la Fortaleza Iserlohn y su Flota patrullera. Esta fue, de hecho, precisamente la razón por la cual aquellos que servían en la retaguardia tenían tiempo para organizar nuevas unidades y entrenar a nuevos reclutas.

   Y, sin embargo, en un momento tan crítico como este, ¡su comandante de primera línea había sido convocado de regreso a Heinessen! ¿Y para qué? Para enfrentar un tribunal de investigación que no era ni urgente ni necesario.

              Lejos de las líneas del frente en el mundo capital de Heinessen, los políticos de la facción de Trünicht no protegían nada más que sus propios pellejos, ya que vestían con ropa abrigada y comían a sus anchas. Cuando se aburrían de todo eso, convocaron a Yang Wen-li y ahora se divertían jugando a la cámara estrellada*. Cuando Cazellnu se imaginó sus rostros, pudo sentir una furia urgente ardiendo en su estómago. Para proteger la autoridad y los privilegios de esas personas, las tropas de primera línea regularmente tenían que tirar sus vidas en la batalla. Había sucedido en el golpe de estado del año anterior, y también había sucedido antes de eso. Cazellnu no pudo evitar sentirse escéptico sobre el significado de la guerra.

Ndt:La cámara estrellada era un tribunal ingles, fundado por Enrique VII Tudor, especializado en casos de traición y calumnias.

Si había algo que le levantaba el ánimo, era que ahora Yang sería liberado de su batalla inútil con la corte de investigación en Heinessen. Si tuviera que luchar de cualquier manera, incluso Yang elegiría un combate de ingenio con una fuerza enemiga en el vasto campo de batalla del espacio exterior. El deber de Cazellnu y los demás era salvaguardar Iserlohn hasta su regreso.

              Cazellnu consideró el peor de los casos y tomó varias medidas preventivas. Tenía las computadoras estratégicas y tácticas configuradas para que todos sus datos pudieran eliminarse en cualquier momento, preparó un sistema mediante el cual también se podían incinerar documentos secretos e hizo que la población civil de Iserlohn de tres millones comenzara los preparativos para la evacuación. La rapidez y precisión de estas medidas reflejaban lo que Cazellnu consideraba su mejor cualidad.

     Y así, un mensaje se abrió camino desde Iserlohn a la retaguardia.

              “El 10 de abril, una fuerza imperial masiva cruzó el Corredor Iserlohn; además, está acompañada por una fortaleza móvil gigante . Solicitamos refuerzos inmediatos.”

II

 También el 10 de abril, chispas volaban en una batalla sin armas en la capital de la Alianza de Planetas Libres. El almirante Yang Wen-li se enfrentaba a la corte de investigación, y su ayudante de campo Frederica Greenhill parecía haberse hecho enemiga de toda la administración de Trünicht.

              Yang no estaba siendo interrogado todos los días. Todos los inquisidores tenían otro trabajo que debían atender, entre ellos el Presidente del Comité de Defensa, Negroponte, quien era el presidente del tribunal de investigación. 

             Como no podían concentrar todas sus energías en intimidar a Yang, la corte de investigación se reunía cada dos o tres días, lo que significaba que se prolongaba interminablemente. Los nervios de Yang habían sufrido un linchamiento constante y si hubiera tenido mal genio, habría explotado hace mucho tiempo. En ese punto, todo lo que Yang podía pensar era que el objetivo de esta corte no era interrogarlo y llegar a algún tipo de conclusión; era simplemente para mantener el proceso de interrogarlo.

    ¿Cómo planean terminar esto? Se preguntó Yang. Supongamos que el objetivo de la investigación era determinar si la presencia de Yang Wen-li era o no perjudicial para la alianza. Si la conclusión era que era inofensivo, tendrían que dejarlo ir. Si era que era dañino, tendrían que tomar algún tipo de medida decisiva, pero como la amenaza militar del imperio era muy real, en este momento no podían permitirse el lujo de perder a Yang. Dicho esto, tampoco podían mantener la investigación para siempre. Cuando Yang consideraba estas circunstancias, todo el asunto parecía a la vez asqueroso y ridículo, y también supuso para Yang un poco de diversión mezquina. Independientemente de lo que decidieran, tendrían que dejarlo ir eventualmente, y Yang en ese momento estaba de un humor que solo esperaba ver que tipo de excusa encontrarían para mantener las apariencias.

             Tenía su carta de renuncia en su bolsillo. Si es necesario, podría sacarla en cualquier momento y restregársela por la nariz al presidente del Comité de Defensa. La había escrito la primera noche de la investigación, y al día siguiente, cuando tenía la intención de dejarlo caer sobre el escritorio del presidente, el tribunal no se había reunido, y un desmoralizado Yang lo había metido en su bolsillo. No era como si no hubiera habido oportunidad de presentarla desde entonces, pero el solo hecho de saber que estaba allí y que podía usarla en cualquier momento ayudó a calmarlo un poco, y también sacó a relucir su lado más desagradable: esperemos hasta que las cosas se pongan un poco más dramáticas y luego déjala caer!

              Cada vez que se convocaba la corte, Yang, a su manera, se emocionaba. Lo más difícil para él eran los días que tenía que pasar bajo arresto domiciliario en su alojamiento asignado. Aparte de comer sus comidas, no había nada que hacer allí. Desde la ventana, no había nada que ver excepto el patio. Ni siquiera tenía acceso a un solovisor, y cuando trató de pedir algunos libros para leer, sabiendo que era un esfuerzo desperdiciado, la solicitud se encontró con las dudas reglamentarias, seguido por la negativa al final. Cuando pensó: ” Bueno en ese caso, hagamos un poco más de escritura , resultó que tenía un bolígrafo pero no papel”: había volado un par de docenas de hojas mientras escribía su carta de renuncia, agotando todo lo que tenía. . Cuando cayó en la cama, intentó imaginarse torturando a cada miembro de la corte, pero pronto se aburrió de eso.

              Si bien las tres comidas eran excelentes todos los días, eran tan carentes de individualidad como los muebles de esta habitación, y era inútil esperar algo diferente cada vez. El desayuno en particular había sido exactamente el mismo durante días: pan de centeno, mantequilla, yogur natural, café, zumo de vegetales, tocino y huevos, patatas fritas y ensalada con cebolla, pimientos y lechuga. El sabor ciertamente no era malo, y tenía que ser muy nutritivo, pero si se le hubiera preguntado, Yang lo habría descrito como “carente de sinceridad y originalidad”. Lo más imperdonable fue su suposición de que las comidas eran seguidas de café.

              Si Julian estuviera aquí, habría preparado té rojo con hojas fragantes de Shillong, e incluso si hubiera tenido todos los días huevos en el menú, los habría cambiado, haciendo tortillas un día y huevos revueltos al día siguiente. 

Y su técnica para hacer arroz gratinado y gachas de arroz a partir de las sobras de la noche anterior, en la estimación de Yang, no tenía igual bajo el cielo. Sería mucho mejor para la cultura y la sociedad si optara por entrenarse formalmente como cocinero y obtuviera una licencia para hacerlo, en lugar de buscar un horrible trabajo militar que no contribuiría en nada a la civilización o la humanidad. Si solo hiciera eso, Yang podría incluso usar su paga de jubilación para abrir un restaurante para él …; Por supuesto, era cierto que el trabajo de “cocinero” probablemente no estimulaba el romanticismo juvenil del niño de la forma que lo hacía “capitán de acorazado espacial”. 

              De esta manera, Yang pasaba sus días sin sentido en Heinessen. Pero era justo decir que incluso sus circunstancias eran preferibles en gran medida al arduo trabajo que Frederica estaba haciendo. La lucha de Frederica fue literalmente una sin sueño ni descanso.

 Después de recibir esa respuesta insensible del Contralmirante Bay, Frederica y Mashengo se dirigieron directamente al Comando de la Armada Espacial. El oficial de recepción había sido de tipo burocrático, manejando regulaciones, poderes enumerados y mecanismos organizativos como bastón de un hechicero. Había perdido mucho tiempo de Frederica, pero al fin la llamó la atención de un joven teniente comandante llamado Edmond Messersmith, que iba de camino a la puerta para dirigirse a su casa. Se había detenido e intentó ayudarla. Messersmith había sido alumno de su padre, anteriormente cuando Dwight Greenhill se desempeñaba como vicepresidente de la Academia de Oficiales, y durante un tiempo su padre aparentemente había puesto sus ojos en Messersmith como futuro novio de Frederica. Frederica le había agradecido y Messersmith había respondido con una pequeña sonrisa agradable.

              “Contento de ser de ayuda. Si necesita ayuda, me haré tan útil como pueda. Saluda a tu madre de mi parte. Todos estos años, y sigues siendo tan encantadora como siempre, Frederica.”*

ndt: Su madre…está muerta.

              Frederica le había dado las gracias, pero cuando abrió la puerta de la oficina del almirante Bucock, comandante en jefe de la armada espacial, Messersmith ya había sido expulsado de su mente.

              “Teniente, ¿qué demonios está haciendo aquí?”

              Eso fue lo primero que le dijo el almirante de setenta y dos años. Como Frederica había esperado, el hombre número dos en uniforme no tenía ni idea de que Yang había sido convocado a la capital. De esa pregunta quedó claro que tan reservado era este tribunal de investigación.

              Frederica le hizo un resumen conciso de lo que había sucedido, y al final, las cejas blancas de Bucock temblaron, aunque mantuvo la calma durante un largo momento después. No estaba tan sorprendido como impactado.

  “Para ser honesta”, dijo ella, “no estaba muy segura de si debía llamar la atención de Su Excelencia o no. Aunque agradecería cualquier ayuda que me puedan brindar para sacar al Almirante Yang de su situación, esto podría convertirse en un enfrentamiento entre el ejército y el gobierno si las cosas empeoran … ” 

 “Esa es ciertamente una preocupación válida. Pero al mismo tiempo, eso ya no es algo de lo que debamos preocuparnos “.

 Era extraño que el viejo almirante hubiera dicho algo así. El tono amargo e incluso oscuro en el que había hablado sonaba muy diferente al afable Bucock.

“Lo que quiero decir, teniente, es que ya no es posible que todo el ejército se una en oposición al gobierno”.

              “¿Lo que quiere decir que los militares tienen una división interna, con dos facciones compitiendo entre sí?”

              “¡Dos! Hay dos facciones, sin duda. Al menos si puedes establecer una mayoría abrumadora junto a la minoría y llamar a eso dos. Naturalmente, estoy en minoría. No es que sea algo de lo que uno alardearía.”

 Frederica respiró suavemente. Ella dudó en decir sus siguientes palabras, pero no podía quedarse allí sin preguntarle: “¿Cómo diablos sucedió algo así?”

              Por alguna razón, el viejo almirante parecía tan indeciso para responder esa pregunta como lo había sido ella para formularla. Pero al igual que Frederica no había podido evitar preguntarlo, Bucock no pudo evitar contestar.

         “Esto no es algo fácil de decir, pero si tengo que señalar una razón, es por el golpe de estado del Congreso Militar el año pasado. La confianza en el ejército se ha desplomado debido a eso. Tenemos menos voz en las cosas, y los políticos han aprovechado la oportunidad para infiltrarse en el ejército con su propia gente. Al manipular las asignaciones de personal militar como mejor les parezca, han logrado llenar el nodo central de nuestro liderazgo con sus plantones. Ni yo ni el director Cubresly pudimos hacer nada durante el golpe del año pasado, así que incluso cuando nos opusimos, simplemente se rieron de nuestras opiniones”.

 Mi cara debe ser blanca como una hoja de papel , pensó Frederica. Una vez más, su padre, Dwight Greenhill, el rostro del golpe de estado, apareció ante ella, interponiéndose en su camino. No le era posible odiar a su padre. Sin embargo, si este tipo de cosas continuaran sucediendo, ella podría llegar a odiarlo.

              “Por esa razón, tanto yo como el almirante Cubresly en el presente somos rocas aisladas en el amplio mar. Si bien no está claro qué motivo fundamental tenían los políticos para convocar al Almirante Yang a la capital, sin duda piensan que, hasta cierto punto, pueden hacer lo que quieran sin que nadie se oponga, y aplastar a cualquiera que se exprese una objeción”.

              “No sé qué decir …; No sabía que te estaba poniendo en una posición tan difícil. 

              “¿De qué estás hablando? Yo tampoco estoy en un punto particularmente difícil. Estoy asqueado, eso es todo. Toda su odiosa furtividad me está volviendo loco. En realidad, esta habitación bien podría estar intervenida con micrófonos. Diría que la probabilidad es del 90 por ciento “.

   Al escuchar eso, el enorme suboficial Mashengo saltó diez centímetros en el aire. El viejo almirante se echó a reír en un ataque de tos. Sin embargo, dejó de reír cuando se encontró con los ojos de Frederica.

              “La razón por la que estoy teniendo esta conversación a pesar de eso”, dijo, “es que ya es demasiado tarde para engañar a alguien sobre los colores de los que vuelo y porque cualquier grabación que hicieran con un dispositivo de espionaje sería legalmente inadmisible como evidencia. Yo, por otro lado, podría demandarlos por infringir mis derechos humanos con sus escuchas. Asumiendo que el gobierno tenga ganas de obedecer la Carta de la Alianza, eso es ”.

              “El gobierno no puede pisotear públicamente su fachada de democracia. Cuando llegue el momento, creo que podemos usar eso como arma “.

              “Me complace escuchar al teniente hablar con tanta sabiduría y perspicacia. Por cierto, volviendo a la situación del Almirante Yang, ahora que sé lo que está sucediendo, haré todo lo que pueda. Ciertamente tienes mi cooperación.”

 “¿No es un problema para usted?” Frederica preguntó.

              Esta vez, el viejo almirante sonrió alegremente.

              “Has venido y has preguntado, así que es demasiado tarde para preocuparte por eso ahora. Pienso mucho en ese joven. Oh, pero no le digas que he dicho eso. Después de todo, a los jóvenesse les puede subir todo a la cabeza muy rápido… “.

              “Estoy realmente agradecida por esto. Y como sé que eres una buena persona a la que no le importará que lo diga, también pienso en usted, excelencia.

  “Me encantaría que mi señora te oiga decir eso. Por cierto, hay otra cosa …; Aquí el rostro del viejo almirante se puso más serio. “Nadie te siguió en tu camino hasta aquí, ¿verdad?” 

              Una mirada de sorpresa recorrió los ojos color avellana de Frederica, y ella miró a Mashengo. Ella había estado pensando solo en la situación de Yang y no había pensado en la posibilidad de que la siguieran. Eso había sido descuidado.

              Mashengo se enderezó y respondió con una voz grave y grave. “No tengo ninguna prueba, pero vi más de un automóvil que me pareció sospechoso. Si nos estaban siguiendo, creo que cambiaban de vehículo en el camino ”.

              “Como yo pensaba. Es el tipo de cosas que probablemente haría una comadreja como Bay.”

              Bucock chasqueó la lengua ruidosamente, posiblemente con la intención de que Bay la escuchara a través de sus insectos invisibles. Bucock era un viejo atrevido.

              “Teniente, este es el estado en el que se encuentra la base de operaciones de nuestra democracia. La lluvia aún no ha comenzado, pero será una vista terrible una vez que estas nubes se hayan espesado. Estamos en una curva de aceleración que va de mal en peor, y volver a un clima despejado no será fácil ”.

              “Señor, vinimos aquí preparados para eso”.

              “Muy bien.”

              Había una pizca de calidez en el tono de voz por lo demás brusco del hombre. 

“Supongo que esto significa que somos socios. A pesar de la brecha generacional “.

III

 Aunque había vacilado antes de tomar la decisión, elegir confiar en el almirante Bucock resultó ser un gran éxito para Frederica. Bucock no estaba simplemente dispuesto a ayudar; su posición y reputación eran tales que ni siquiera una “abrumadora mayoría” podía permitirse ignorarlo por completo. Si hubieran podido, seguramente habrían relevado al viejo almirante de sus deberes como comandante en jefe de la armada espacial hace mucho tiempo.

              Primero, Leda II , que había sido aislado en la esquina de un puerto espacial militar, fue liberado de la vigilancia. La tripulación, a la que se le había prohibido abandonar el barco sin que se le diera una razón, fue liberada y comenzó a actuar en coordinación con Frederica.

              En cuanto a Frederica, decidió aceptar la buena voluntad de los Bucocks y quedarse en su casa. Esto se debió a que la habitación en la que había estado hasta ese momento no solo tendría micrófonos y estaría siendo vigilada, incluso existía el peligro de sufrir daños físicos si continuaba allí. La casa de Bucock estaba protegida por guardias de seguridad asignados directamente a él, e incluso si no lo hubiera sido, Bay simplemente no podía extender sus manos sin ley a la casa del comandante en jefe de la armada espacial. La Señora. Bucock también le dio una cálida bienvenida a Frederica.

     “Lamento terriblemente venir de esta manera”.

              No hay que preocuparse por eso, señorita Greenhill. Esta casa siempre parece más brillante cuando viene una persona joven, y mi esposo está encantado de tener la oportunidad de pelear con el gobierno. Somos los que deberían agradecerle.

   “Por favor, quédese el tiempo que quiera. Oh, pero no puede hacer eso, ¿verdad? Tienes que rescatar al señor Yang y volver a Iserlohn lo antes posible, ¿no? De todos modos, solo relájate y siéntete como en casa “.

              La cálida sonrisa de la señora Bucock hizo que Frederica sintiera envidia. ¿Era así el vínculo entre un esposo y una esposa después de haber caminado por la vida juntos durante más de cuarenta años y llegar a entenderse profundamente?

              Sin embargo, fuera de la casa de los Bucock, Frederica tenía que preguntarse si su nación no estaba perdiendo su derecho a ser llamada país libre. Frederica no solo estaba preocupada por esas cosas que le habían sucedido personalmente; Tenía una sensación que no se podía quitar de encima , de que la razón y el librepensamiento estaba desapareciendo rápidamente de la nación y la sociedad.

 Habiendo convertido la casa del matrimonio Bucock en su base de operaciones, ella estaba constantemente entrando y saliendo, y fue durante este tiempo que ocurrió un cierto incidente.

              Había una organización civil conocida como el Comité Edwards. Activistas antiguerra se habían unido para formar la organización en honor a la fallecida Jessica Edwards, quien había sacrificado su vida en la Masacre del estadio el año anterior. El comité había planteado una cierta cuestión con respecto a la injusticia del sistema de reclutamiento.

              Habían realizado investigaciones sobre 246,000 personalidades relevantes de los sectores políticos, financieros y burocráticos que tenían niños en el rango de edad adecuado para el reclutamiento, y los resultados habían sido completamente impactantes. Menos del 15 por ciento de ellos tenían niños sirviendo en el ejército, y menos del 1 por ciento tenían un niño en el frente.

              “¿Qué muestran estos números? Si, como nuestra clase dominante nunca se cansa de decirnos, esta larga guerra es esencial para lograr la verdadera justicia, ¿por qué no dejan que sus propios hijos e hijas participen en ella? ¿Por qué usar su privilegio para esquivar el reclutamiento? ¡La única respuesta es que esta guerra no significa lo suficiente para ofrecer su propia carne y sangre!

              El Comité Edwards envió un cuestionario por escrito, pero la administración de Trünicht lo ignoró por completo.

  El presidente del Comité de Tráfico de Inteligencia, Bonnet, se convirtió en portavoz del gobierno, y todo lo que tuvo que decir al respecto fue: “No reconocemos la necesidad de responder a esto”. Pero lo que enfureció y asustó aún más a los miembros del Comité Edwards fue el hecho de que este incidente no fue casi completamente mencionado por los medios de comunicación. Los documentos electrónicos y los programas de solovisión por igual se desarrollaron historia tras historia en lo que respecta al crimen, los escándalos y el interés humano, todos completamente ajenos a las autoridades políticas, ignorando las actividades del Comité Edwards.

              Sin otras opciones, los miembros del Comité Edwards decidieron llevar su mensaje a la calle e ir directamente a los ciudadanos comunes. Cuando comenzó una manifestación que involucraba a cinco mil miembros, salieron escuadrones de la policía para bloquear su avance. Cuando giraron por una callejuela para evitar el bloqueo, encontraron a los Caballeros Patrióticos, una organización proguerra, esperándolos, empuñando porras de cerámica. Los oficiales de policía observaron desde la distancia mientras los manifestantes del Comité Edwards, incluidas mujeres y niños, eran golpeados en el suelo uno tras otro por las porras de cerámica de los Caballeros Patrióticos.

   Por fin, los Caballeros huyeron y la policía entró para esposar a los sangrantes miembros caídos del Comité Edwards. “Organizar un motín” fue el cargo utilizado como pretexto para su arresto. “Una disputa interna entre los miembros del Comité Edwards condujo al derramamiento de sangre”, explicó la policía, y la mayoría de los medios de comunicación lo informaron exactamente de esa manera, sin mencionar a los Caballeros Patrióticos …; 

              Cuando Frederica escuchó esa historia de João Lebello, un político conocido de Bucock, no podía creer lo que estaba escuchando al principio. Si bien sabía muy bien lo que le habían hecho a Yang y a sí misma, su confianza en el periodismo y el sistema democrático tenía fuertes raíces.

      Incluso esa confianza, sin embargo, se sacudía día a día en el curso de las actividades de Frederica. Incluso con la asistencia pública de Bucock y la cooperación sigilosa de Lebello, sus acciones estaban siendo obstaculizadas por paredes y cadenas invisibles. Finalmente, encontraron el edificio en el que se encontraba la corte de investigación: Lebello se había enterado contactando a Huang Rui. Estaba en los terrenos del cuartel general del servicio de retaguardia de las Fuerzas Armadas de la Alianza, pero incluso cuando Bucock intentó entrar, se le negó la entrada. Usaron la frase “secretos de estado” como un escudo. Cuando Bucock solicitó una reunión con los involucrados, también fue rechazado. Además, Bucock se encontró con que lo siguieron desde que salio de su casa, hasta el momento en que regresó, y durante su segunda reunión cara a cara con un testigo que finalmente había descubierto, el hombre parecía tener miedo de algo y se había negado a dar testimonio.

 Cuando por segunda vez Frederica logró arrinconar al Contralmirante Bay, el esquivó sus preguntas de izquierda a derecha, negándose resueltamente a darle una respuesta directa. Al perder la paciencia con su actitud, Frederica decidió intentar decirle que iría a los medios. Sin embargo, la respuesta de Bay esta vez fue diferente de lo que había dicho antes.

              “Si quiere decirles, adelante. Pero no encontrará un reportero en ningún lugar que recoja su historia. Serás ignorada o, quizás, convertido en un hazmerreír.

              Frederica lo miró directamente a los ojos, y cuando lo hizo, vio un destello de pánico y arrepentimiento justo debajo de su piel. Acababa de decir algo que no debía decir.

              Frederica sintió que su corazón se enfriaba. Como había visto con el incidente del Comité Edwards, la administración de Trünicht sentía mucha confianza en su capacidad para dominar y controlar las comunicaciones de masas. Cuando la autoridad política y el periodismo comenzaron a colaborar, la democracia perdió su capacidad de criticarse y limpiarse, permitiendo que una infección mortal arraigara. ¿La enfermedad de este país ya había progresado tanto? ¿El gobierno, el ejército y los medios estaban todos bajo el control del mismo gobernante?

    Fue al día siguiente cuando todo esto le fue recordado de nuevo. El suboficial Mashengo había estado leyendo un periódico electrónico, pero en el momento en que vio a Frederica, intentó apresuradamente ocultarlo. Naturalmente, eso no logró nada más que despertar sus sospechas.  Frederica pidió ver el periódico y Mashengo se lo entregó de mala gana.

              Había un artículo en él sobre Frederica, que señalaba en líneas de texto venenoso que a pesar de que su padre, Dwight Greenhill, había sido el “líder del golpe de estado del año anterior “, ella todavía tenía rango en las Fuerzas Armadas de la Alianza. También presentó los comentarios de una fuente no identificada, especulando que ella y su comandante, es decir, Yang, podrían estar involucrados románticamente. De dónde había salido ese artículo y qué tipo de intenciones estaban detrás era demasiado claro.

  “Este montón de basura no es más que mentiras”, Mashengo se enfureció, pero Frederica no tenía ganas de enojarse. Quizás la maldad por encima de cierto nivel tuvo el efecto contrario, eliminando la energía que uno tenía para la ira. Sin embargo, otra razón era la impaciencia y la sensación de desesperanza que sentía, incapaz de encontrar una forma clara de alejar a Yang de esa corte.

              Sin embargo, finalmente ocurrió un milagro. Un día, llegó una llamada de emergencia para Bucock, después de lo cual el audaz almirante parecía incapaz de mantener la calma.

              “Grandes noticias, teniente. La fortaleza de Iserlohn está siendo atacada por el enemigo. La Armada Imperial ha invadido.”

              Frederica jadeó un segundo. Antes de que su sorpresa se hubiera calmado, un pensamiento brilló en su mente y gritó: “¡Entonces el Almirante Yang será liberado de la investigación!”

              “Exactamente. Irónicamente, la Marina Imperial es nuestra salvadora esta vez.

              Pero irónico o no, Frederica se alegró. Era la primera vez en su vida que sentía gratitud hacia la Armada Imperial.

IV

   Desde el principio de ese día, la corte de investigación estaba embarazada de signos de mal tiempo por delante. Aunque Yang había decidido tolerar casi cualquier cosa, el presidente Oliveira de la Universidad Central de Gobernanza Autónoma, quizás arrastrado por la pasión académica, había comenzado a enseñarle sobre la razón de ser de la cosa llamada guerra. Según él, las opiniones negativas no eran más que un producto de hipocresía y sentimentalismo.

              “Almirante, es un buen hombre, pero aún eres joven. Parece que todavía no tienes una comprensión clara de lo que realmente es la guerra “.

              Yang no respondió, pero su actitud no hizo nada para erosionar el afán del hombre de dar una conferencia a una audiencia cautiva.

              “Escúcheme: la guerra es el fruto de la civilización y también el método más sensato para resolver los conflictos internacionales y domésticos”.

  Yang quería decir: ¿Quién dice eso? ¿Quién en el mundo ha reconocido alguna vez tal cosa? Pero él no discutió; supuso que preguntarle solo sería un esfuerzo perdido. Oliveira, al parecer interpretando el silencio de Yang de una manera favorable para sí mismo, expuso jactanciosamente su teoría .

              “Un ser humano es un animal que puede caer fácilmente en desgracia. En particular, la paz y la libertad, dos cosas que carecen de un sentido de urgencia, naturalmente hacen que las personas caigan en la complacencia. Es la guerra la que da origen a la actividad bulliciosa y la disciplina ordenada. La guerra misma impulsa la civilización, fortalece a las personas y las mejora tanto física como espiritualmente.”

  “Una opinión espléndida”, respondió Yang sin una pizca de sinceridad. “Si yo fuera alguien que nunca ha tomado vidas vida o perdido a familia en la guerra, incluso podría querer creerlo”.

              Cuando Yang estaba de humor para ello, podía arrojar mucho ruido, incluso a altos funcionarios del gobierno. Solo se había abstenido aquí porque sus posibilidades de hacerlo eran muy pocas y, sobre todo, las consecuencias seguramente serían un dolor en el cuello. En este punto, sin embargo, Yang había llegado a la masa crítica de agresión.

      La resistencia y el silencio no eran necesariamente virtudes en todas las circunstancias. Soportar lo que debería ser insoportable, sin decir las cosas que debían decirse, era lo que permitía que los egos opuestos se inflaran sin control y les permitiera pensar que su egocentrismo era aceptable en cualquier situación. Mimar a los gobernantes como si fueran niños pequeños, dejándolos caminar sobre ti, nada bueno podría salir de eso.

           “Naturalmente”, continuó Yang, “esa idea probablemente tiene su encantos para las personas que aprovechan las guerras y tratan de construir sus propias fortunas con los sacrificios de los demás. Ya sabes, el tipo de personas que se envuelven en un amor por el país no tienen ningún reparo en engañar al público “.

   Fue entonces cuando la ira apareció por primera vez en la cara de Oliveira.

              “¿E-está diciendo que nuestro patriotismo es una farsa?”

 “Estoy diciendo que si es realmente tan vital como usted lo dices, es que estemos dispuestos a defender la patria y hacer sacrificios por ella, ¿qué tal si lo hace usted mismo en lugar de ordenar a los demás?”

              El tono de Yang era casi despreocupado ahora.

              “Por ejemplo, podrías reunir a todos los políticos, burócratas, intelectuales y financieros proguerra y formar algún tipo de” Regimiento Patriótico “. Luego, cuando el imperio ataque, pueden liderar la carga. Pero primero, todos necesitarán trasladarse de zonas seguras como la capital y vivir en primera línea, en Iserlohn. ¿Qué tal? Tenemos mucho espacio disponible”

              El silencio mortal que llenó la habitación cuando Yang terminó de hablar estaba cargado de hostilidad y vacilación. El contraargumento efectivo era imposible, por lo que el intervalo sin palabras continuó extendiéndose. Yang sabía que no volverían. Golpeó de nuevo, fuerte, con un bis:

              “De todas las cosas que hacen los seres humanos, ¿sabes cuál es la más despreciable? Es cuando las personas que tienen autoridad, y las personas que las adulan, se esconden en lugares seguros cantando alabanzas a la guerra; empujar una mentalidad patriótica y de sacrificio en la gente y luego enviarlos al campo de batalla. Para que la paz alguna vez llegue a esta galaxia, deberíamos erradicar a parásitos malignos como esos primeros en vez de perpetuar esta guerra sin sentido con el imperio.”

              Era como si el aire mismo hubiera palidecido. Nadie en la corte de investigación había imaginado que el joven almirante de cabello negro arrojaría veneno a este grado. Incluso Huang Rui estaba mirando a Yang con una expresión de sorpresa.

   “Por ‘parásitos’, ¿se refieres a este tribunal de investigación?” Dijo Negroponte. Estaba mostrando un buen espectáculo de calma y compostura, pero había una ondulación desigual en su voz.

              Yang respondió, asegurándose de que sonara lo más irrespetuoso posible: “¿Acaso parecía que me refería a alguien más?”

              Rebosante de ira, Negroponte resopló como un sapo, levantó su mazo y comenzó a golpearlo violentamente sobre el escritorio.

              ¡Insultos infundados! ¡Impudencia sin límited! Parece que no tenemos más remedio que acusar a la naturaleza misma de su personaje, Sr. Yang. Esta investigación tendrá que extenderse aún más “.

              “Me opongo a…”, comenzó a decir Yang, aunque el resto de su oración se ahogó en el continuo golpeteo del martillo en el escritorio.

              “¡Le prohíbo al investigado que hable!”

              “¿Con qué autoridad?”

              “Bajo mi autoridad como presidente de este tribunal de … no, espera. Reconozco que no es necesario responder a eso. Se someterá a la orden de estos procedimientos “.

              Yang puso ambas manos sobre sus caderas y les mostró una cara y una postura tan desafiantes como pudo. Ya había decidido que iba a explotar en algún momento, y ahora parecía que había llegado el momento adecuado.

  “¿No puede simplemente ordenarme que salga de la habitación en su lugar? Porque, francamente, no puedo soportar el sonido de sus voces o ver sus caras ni un solo momento más . Simplemente echame porque no pagué mi cuota de admisión o algo así. Porque mi paciencia está en su límite absoluto …”

              Fue entonces cuando sonó un timbre desde algún lugar cerca de la silla del Comité de Defensa e hizo que Yang cerrara la boca.

              “¿Hola? Si, soy yo. ¿Qué esta pasando?”

              Todavía mirando a Yang, Negroponte habló al receptor con una voz supremamente molesta, pero luego una sola frase del otro extremo de la línea pareció dejarlo en completo estupor. Los músculos de su rostro se volvieron notablemente tensos, y varias veces habló, pidiendo confirmación de ciertos detalles.

              Cuando colgó por fin, miró alrededor de la mesa con una expresión de pánico y con una voz aguda dijo: “Vamos a descansar durante una hora. Compañeros miembros de la corte, por favor retírense a la habitación contigua. Almirante, espere donde está.”

              Era obvio que había surgido algún tipo de situación delicada. Yang miró sin emoción mientras los miembros de la junta salían rápidamente de la habitación. Agitación política, tal vez? el se preguntó. O incluso mejor, ¿qué pasa si el presidente Trünicht hubiera caido muerto …”

              No era fácil llamar a Yang un caballero cuando tenía pensamientos así.

  Una habitación más allá de donde Yang estaba esperando, los rostros cenicientos estaban alineados en una fila, con el centro muerto en Negroponte. “Invasión masiva de enemigos en el Corredor Iserlohn”, ese informe fue el martillo invisible que había golpeado brutalmente a los inquisidores.

              “Lo que tenemos que hacer es bastante obvio”, dijo Huang Rui, el único que mantuvo la compostura. “Ni siquiera tiene que considerarlo. Suspenda esta investigación, lleve al Almirante Yang de vuelta a Iserlohn y haga que, no,pídale , que repela a las fuerzas imperiales.”

              “¡Pero no podemos hacer todo lo contrario de golpe así como así ! ¡Hasta ahora lo hemos tenido bajo investigación!”

              “Bueno, entonces, ¿debemos seguir con nuestro plan original y continuamos? ¿Hasta que la Armada Imperial venga cargando directamente hacia este planeta?

              Un silencio incómodo se extendió en la habitación.

              “En cualquier caso, parece que no tenemos otra opción”, agregó Rui.

              “Pero no podemos decidir esto a nuestra propia discreción”, dijo Negroponte. “Tenemos que preguntarle al presidente Trünicht qué piensa hacer”.

              Con ojos que lo compadecían, Huang se volvió para mirar las tensas facciones de Negroponte. “Bueno, entonces, adelante y hágalo. No tomará más de cinco minutos.”

Yang había contado hasta quinientos cuando los miembros del tribunal volvieron a la sala. Podía sentir un estado de ánimo sobre ellos que era completamente diferente de lo que había existido hace un momento. Se preparó mentalmente, y luego el presidente del Comité de Defensa le habló: “Almirante, ha surgido una situación de emergencia. La fortaleza de Iserlohn se enfrenta a la posibilidad de un asalto total por parte de la Armada Imperial. Por increíble que parezca, el enemigo aparentemente ha conectado dispositivos de propulsión a una fortaleza espacial y la ha llevado al corredor Iserlohn, junto con una gran flota de buques de guerra. Deben enviarse refuerzos allí de inmediato.

              “Entonces, ¿me está diciendo… que me vaya?”

              Después de diez segundos de silencio sepulcral , Yang volvió a hacer la misma pregunta. Su voz y la expresión de su rostro eran realmente amables. Negroponte estaba visiblemente avergonzado, pero de alguna manera se las arregló para componerse lo suficiente como para decir: “¡Bueno, por supuesto que lo estoy! Eres el oficial al mando de la Fortaleza Iserlohn y la Flota de Patrulla. Tienes el deber y la responsabilidad de detener la invasión enemiga , ¿no?

              “Lamentablemente, sin embargo, estoy lejos de las líneas del frente y bajo investigación. Además de eso, tengo una mala actitud, así que podría terminar siendo despedido. ¿Qué va a pasar con este tribunal de investigación?

              “Está cancelado. Almirante Yang, como presidente del Comité de Defensa y como su oficial superior, le ordeno que vaya inmediatamente a Iserlohn, se haga cargo de sus defensas y contraataque. ¿Entendido?”

Había hablado con voz feroz, pero un temblor en la pregunta “¿Entendido?” Expuso la inquietud que yacía oculta en su corazón. Legalmente hablando, ciertamente era el oficial superior de Yang. Sin embargo, si Yang ignorase sus órdenes e Iserlohn cayera, entonces los fundamentos legales que lo colocaban por encima de Yang colapsarían, al igual que la sustancia de su autoridad.

              Negroponte finalmente se dio cuenta de que habían estado jugando con fuego justo al lado de un cartucho de pólvora. Podía disfrutar de la autoridad solo porque una nación segura estaba allí para respaldarlo. Podía disfrutar de su autoridad solo porque otros estaban dispuestos a obedecerlo. Ni él ni nadie más en la cancha poseía ningún poder que fuera simplemente suyo por naturaleza.

              “Sí señor. Regresaré a Iserlohn de inmediato …”

              Negroponte exhaló un profundo suspiro de alivio ante las palabras de Yang.

              “—Después de todo, tengo subordinados y amigos allí. Puedes garantizar mi autoridad para actuar libremente, ¿correcto?

              “Por supuesto. Eres libre de hacer lo que quieras “.

              “Bueno, en ese caso, si me disculpa”.

              Cuando Yang se puso de pie, uno de los inquisidores lo llamó. Era un hombre del final de la mesa, cuyo nombre Yang había olvidado al momento de escucharlo. El tono de adulación en su voz era inconfundible.

  “¿Qué tal, Almirante? ¿Tenemos la oportunidad de ganar esto? Oh, pero por supuesto que sí. Después de todo, eres Milagro Yang. Estoy seguro de que cumplirá con nuestras expectativas.”

              “Haré todo lo que pueda”.

              El tono de Yang era casual, descortés. No tenía el deseo ni la intención de unir un montón de palabras grandes e impresionantes para satisfacer a los miembros de esta corte. Podía vaciar todos sus bolsillos y no encontrar una sola razón para responder tan amablemente como lo había hecho, pero no era solo eso. En este momento, realmente no tenía ningún plan claro para lidiar con este nuevo ataque.

              Eran los miembros del tribunal de investigación, naturalmente, quienes deberían ser responsables de permitir que ocurriera esta situación. Aun así, no tenía sentido negar que esta táctica de la Armada Imperial había tomado a Yang completamente por sorpresa. Si le llamaran ingenuo, el no lo discutiría, pero aun así, había límites en la imaginación de las personas.

              Una fortaleza para luchar contra una fortaleza. Colocando dispositivos de propulsión y haciéndola volar. Esto era en realidad una variación de la ortodoxia de “gran barco, gran arma”; apenas la táctica sorprendentemente nueva que parecía ser a primera vista. Aún así, el hecho era que había dado un grave golpe psicológico a las autoridades de la alianza, y en el proceso le había hecho a Yang el favor de liberarlo de su pequeña farsa.

              Yang siempre había pensado que si alguna nueva tecnología revolucionaria podía algún día inclinar el equilibrio del poder militar entre las dos naciones, sería el desarrollo de un medio para realizar saltos a distancias ultra largas de 10,000 años luz o más. Si algo como eso se hiciera realidad, la Armada Imperial podría saltar más allá del Corredor Iserlohn y enviar grandes flotas y todos los suministros que necesitaran directamente al corazón del territorio de la alianza. Un día, los ciudadanos de Heinessen levantarían la vista de repente para ver enjambres de acorazados que ocultan el sol. Los mirarían con incomprensión vacante, clavados en su lugar. Las autoridades no tendrían más remedio que hacer un “juramento junto a la pared del castillo”, el tipo de juramento que se hacía cuando estabas acorralado , para rendirte incondicionalmente.

              Lo que haría entonces era algo en lo que Yang nunca había pensado. Esas circunstancias estarían más allá de su capacidad . Si intentaran hacerlo responsable incluso en una situación como esa, simplemente no lo toleraría. El espíritu de empleado público de Yang lo haría pensar: ¡No me pagan lo suficiente por esto!

  Yang volvió a ponerse la boina del uniforme, se sacudió el polvo de la ropa con evidente deliberación y, con pasos largos, comenzó a caminar hacia la salida.

              “Oh, espera, casi olvido algo importante”, dijo, deteniéndose justo en frente de la puerta. Se volvió y se dirigió a la corte con una respetuosidad que rozaba la insubordinación. “Espero escuchar eventualmente una explicación de quién es responsable de elegir el momento exacto de la invasión del imperio para alejarme de Iserlohn. Eso suponiendo que Iserlohn no caiga, por supuesto. Ahora si me disculpa …; 

              Yang se giró sobre sus talones y salió de la habitación donde se había visto obligado a soportar esos días miserables y sin sentido. Realmente le hubiera gustado haber observado de cerca a los inquisidores y haber visto cómo el flujo de sangre a sus caras cambió con su comentario de despedida, pero eso habría significado permanecer en ese espacio opresivo incluso más de lo que ya lo había hecho, algo que Yang no tenía intención alguna de hacer.

  La puerta se abrió, luego se cerró de nuevo, dejando nueve pares de ojos mirándola. La derrota estaba en una cara, la inquietud en otra; otro todavía estaba blanco de ira. Alguien gruñó en voz baja: “¿Quién se cree ese novato imbécil?”

  La pintura se había despegado, dejando al descubierto la calidad de la mezquindad que había debajo.

              “Si no recuerdo mal, él es el héroe que salvó nuestro país”, respondió Huang Rui en un tono lleno de sarcasmo. “Si no fuera por ese ‘novato insolente’, ya nos habríamos rendido al imperio, o en el mejor de los casos nos pudriríamos en celdas como prisioneros políticos. Ciertamente no habríamos tenido el lujo de pasar las horas jugando al tribunal en un lugar como este. Es un benefactor para todos nosotros. ¿Qué tipo de gratitud hemos mostrado al intimidarlo aquí durante días y días?”

              “¿Pero no crees que es irrespetuoso, esa actitud suya hacia sus superiores?”

              “¿Superiores? ¿Son los políticos realmente criaturas tan impresionantes? No es que contribuyamos con algo a la producción de la sociedad. Se nos ha confiado el deber de recaudar de manera justa y utilizar eficientemente los impuestos pagados por los ciudadanos; eso es lo que hacemos, eso es por lo que nos pagan. Y eso es todo lo que somos, en verdad. En el mejor de los casos, no somos más que parásitos que viven de la maquinaria de la sociedad. Si nos vemos impresionantes, es solo un espejismo creado por la publicidad. De todos modos, en lugar de discutir sobre esto … “(aquí la luz que brillaba en los ojos de Huang se volvió un poco más irónica aún)” tenemos otro fuego para apagar que está un poco más cerca de casa, así que ¿qué tal si tratamos con eso ahora? Como dijo el almirante Yang, ¿quién se responsabilizará de sacarlo de la línea del frente justo antes de que el imperio se pusiera a la ofensiva? Será necesaria una carta de renuncia. No del almirante Yang, por supuesto.

              Múltiples miradas convergieron en Negroponte. Las gruesas papadas del presidente del Comité de Defensa temblaron. La idea de convocar a Yang a la capital no había sido suya. No originalmente. Había estado siguiendo los deseos de otro. Aunque no pasivamente, eso seguro.

              En la mente de los hombres que lo rodeaban, la palabra “ex” ya había sido añadida a su título.

V

              Cuando Yang salió a una lluvia silenciosa y rica de luz solar, estiró los brazos y respiró profundamente, expulsando el aire húmedo y sucio de sus pulmones.

              “¡Almirante Yang!”

              Una voz ligeramente temblorosa golpeó sus tímpanos y los atravesó hasta el fondo de su corazón. Se giró, buscando a la dueña de esa voz. La esbelta figura de Frederica Greenhill estaba parada allí a la luz del sol. A su lado estaban el almirante Bucock y el suboficial Mashengo.

              “Teniente Greenhill …;” 

          Finalmente estoy de vuelta entre humanos, pensó Yang. Aunque podría haber habido momentos en que él había sentido lo contrario, sin duda había un lugar en el que pertenecía a este mundo.

              “Lamento haberle metido en todo este problema”, dijo Yang, haciendo una sincera reverencia hacia Bucock.

 “Si tienes algo que decir”, dijo Bucock, “díselo a la teniente Greenhill. Todo lo que hice fue echarle una mano”.

              Yang se volvió hacia ella.

              “Gracias, teniente. No sé qué, quiero decir, um, no hay forma de que pueda agradecerte lo suficiente.”

           Frederica, conteniendo un impulso diferente, le dio una pequeña sonrisa en respuesta. “Como su ayudante de campo, solo hice lo que era natural, Excelencia. Pero estoy feliz de haber sido de ayuda “.

 La mandíbula inferior del viejo almirante hizo algunos movimientos leves. Tal vez había murmurado algo parecido a: Los dos son tan torpes como estudiantes de secundaria , pero nadie estaba lo suficientemente cerca como para escuchar. Cuando habló, fue para decir esto:

              “Bueno, puede que estés a punto de regresar a Iserlohn, pero no podemos enviarte con las manos vacías. Sé que hay muchos preparativos que deben hacerse, pero primero almorcemos todos juntos. Seguramente Iserlohn puede aguantar hasta que terminemos de comer.

              Esa fue una buena propuesta.

   João Lebello estaba esperando en el restaurante llamado “El Venado Blanco”. Como era un político fuera de la corriente principal, había evitado ingresar a las instalaciones militares donde había estado recluido Yang. Yang le agradeció su ayuda, pero después de que Lebello lo felicitase, se puso muy serio y comenzó a hablar.

              “En este momento, estamos en un punto en el que la gente está perdiendo su fe en la política, mientras que al mismo tiempo tenemos un comandante militar de alto rango que es altamente capaz y muy popular. Estoy hablando de usted, almirante Yang. Estas son condiciones extremadamente peligrosas para nuestro sistema democrático. Incluso podría llamarlos condiciones de invernadero para los brotes de la dictadura “.

              “¿Eso significa que me está llamando flor de invernadero, Su Excelencia?”

              Yang había hablado con humor, pero parecía que Lebello no estaba de humor para seguirle el juego.

              “Si lo peor llegara a pasar, almirante Yang, uno podría incluso plantear una historia futura que lo recuerde como un segundo Rudolf von Goldenbaum”.

              “Ahora …; ahora espera un minuto, por favor “, dijo Yang, nervioso. Le habían llamado muchas cosas que no le importaban en su tiempo, pero esta tenía que ser la joya de la corona de todas. “Su Excelencia, no deseo convertirme en gobernante. Si hubiera querido hacer eso, tenía la mejor oportunidad que podría haber esperado durante el golpe de estado del año pasado ”. 

   “Eso es lo que yo creo también. Eso es lo que quiero creer. Pero … Lebello rompió en un silencio sombrío y dirigió una mirada sombría hacia el joven almirante de cabello negro. “… Pero la gente cambia . Hace quinientos años, ¿Realmente Rudolf el Grande tenía la ambición de convertirse en un dictador desde el principio? Tengo mis dudas. Aparte de una gran autojustificación , es muy posible que no haya sido más que un reformador apasionado por sus creencias e ideales, al menos, hasta que consiguió un poder real. Luego, el poder lo cambió de la noche a la mañana, y pasó directamente de la total autocerteza a la auto-apoteosis “.  

              “Entonces, ¿estás pensando que si tuviera un poco de poder, también me cambiaría a mí?” Preguntó Yang.

              “No lo sé. Todo lo que puedo hacer es rezar. Para que nunca llegue el día en que te veas obligado a seguir el camino de Rudolf para defenderte ”.

  Yang guardó silencio por un momento. Tenía ganas de preguntarle a Lebello a quién rezaría, pero sabía que no obtendría una respuesta satisfactoria. Exactamente porque Yang respetaba a Lebello como un político concienzudo que lo hizo sentir tan incómodo al escuchar estas dudas. Cuando Lebello se fue temprano sin comer, Yang murmuró internamente: Oh bueno . Frederica y Bucock sintieron lo mismo. Agradecidos como estaban naturalmente hacia él, un pesimista como Lebello estaba fuera de lugar en esta reunión.

              Después de terminar un plato principal de carne de venado asada y de haber comido sorbete de melón , Yang se sentía satisfecho y lleno, pero al salir del restaurante, se encontró con una persona inesperada. Era Negroponte, el mismo hombre con el que había estado peleándose en el tribunal de investigación hasta hace un momento.

              “Almirante Yang, como figura pública, está en condiciones de proteger el honor del estado. Como tal, no hará declaraciones a personas externas que dañarían la imagen del gobierno, ¿verdad?”

   Yang miró al hombre con seriedad. Si alguna vez se hubiera preguntado cuán descarado podría ser un ser humano, la respuesta estaba justo delante de él, vestido con un traje, nada menos.

              “Al decir eso, estás admitiendo que ese pequeño kaffeeklatsch* que me arrojaste era el tipo de cosas que podrían dañar la imagen del estado si los extraños lo supieran. ¿Correcto?”

ndt (Tertulia ,en alemán.)

              Negroponte retrocedió visiblemente de este contraataque, aunque de alguna manera logró mantenerse firme. Su trabajo aquí era cerrar la boca de Yang para proteger la imagen del presidente Trünicht, así que había venido aquí, soportando la vergüenza.

              “Estaba cumpliendo con mi deber como funcionario público. Eso es todo. Y a pesar de eso, no, debido a eso, estoy bastante seguro de que tengo derecho a pedirle que cumpla también con su deber como funcionario público.

              “El presidente del comité es libre de confiar en lo que quiera”, dijo Yang. “En cuanto a mí, ni siquiera quiero recordar esa corte de investigación, y tengo que pensar en cómo ganar la próxima batalla antes que cualquier otra cosa”.

 Sin decir nada más, Yang comenzó a caminar. Una comida tan agradable, y ahora parecía que estaba a punto de comenzar a fermentar en sus entrañas. ¡El planeta Heinessen había tenido tantas riquezas de belleza natural, pero el día que los humanos que ahora ocupaban su superficie habían aparecido …! Pensar en ganar la batalla realmente era mucho mejor que pensar en esas personas.

              No perderé contra Reinhard von Lohengramm, así que ciertamente no perderé con sus subordinados …; 

              Yang sonrió con ironía mientras se sorprendía pensando eso. Sonaba más como presunción que confianza en sí mismo.

              “De cualquier forma que lo mires”, le decía al almirante Bucock poco después, “el gobierno tiene la mala costumbre de atarme las manos y luego enviarme a la guerra”. Me desquicia por completo.”

              Yang pensó que estaría bien decir eso. Había sido así desde la captura de Iserlohn. Yang siempre se veía obligado a luchar en condiciones en las que su autoridad para tomar decisiones estratégicas estaba severamente limitada. Deseó poder luchar con una mano más libre. Por contradictorio que haya sido con el odio que sentía hacia la guerra, ese deseo ciertamente existía dentro de él.

 “Tienes razón en eso”, dijo Bucock. “Sin embargo no importa lo que estén haciendo, no hay más remedio que salir y pelear esta vez”.

              “Tu lo has dicho. Después de todo, en última instancia, Iserlohn es mi hogar.”

              Yang no solo exageraba sus propios sentimientos. El lugar donde debía vivir nunca había estado en el suelo.

              Aunque había nacido en Heinessen, había perdido a su madre cuando tenía cinco años y vino a vivir en el barco comercial interestelar propiedad de su padre, Yang Tai-long, cuando tenía seis años. Justo antes de cumplir los dieciséis años, había perdido a su padre y, aunque había ingresado en el dormitorio de la Academia de Oficiales, en los diez años previos a eso no había vivido una vez en el suelo durante un mes completo. Por eso Alex Cazellnu había bromeado: “¡Ese Yang! Simplemente no tiene los pies en el suelo “.

              Julian, por supuesto, también estaba en Iserlohn. La mayoría de las personas importantes para él estaban allí.

              “Muy bien, teniente, ¿nos vamos a casa, entonces?”

              Eso fue lo que le preguntó a su bella ayudante.

Capítulo 7. Fortaleza contra fortaleza

I

” Abril es el mes más cruel”, declaró una vez un poeta antiguo, y para los soldados y oficiales de la fortaleza de Iserlohn, abril de 798 SE fue de hecho un mes plagado de dificultades y sufrimientos. Con su oficial al mando ausente, se vieron obligados a luchar solos contra una fuerza enemiga masiva, aislada y sin refuerzos.

           “Todos estaban inquietos en ese momento. Después de todo, el almirante Yang no estaba allí …; 

 Eso era lo que Julian le diría a Frederica más tarde.

     “Pero de la misma manera, también había una sensación de que estaría bien si pudiéramos aguantar hasta que él regresara, y eso fue de gran ayuda para nosotros. Eso y …; Esto puede ser un poco extraño de decir, pero la ira allí no estaba realmente dirigida hacia el enemigo, como, ‘¿Cómo te atreves a esperar a que nuestro comandante se vaya?’ En cambio, mucha más gente estaba criticando al gobierno, diciendo: “¿Qué os pasa, llamando a nuestro comandante a la capital en un momento como este?” 

              Los soldados podían maldecir al gobierno a sus anchas, pero los oficiales de alto rango no tenían ese lujo. Durante la ausencia de Yang, el comandante interino había sido el contraalmirante Alex Cazellnu, y el resto del liderazgo central estaba compuesto por el contralmirante Schenkopp, el comandante de las defensas de la fortaleza; Contralmirante Murai, el jefe de gabinete; Contraalmirante Fischer, el vicecomandante de la Flota de Patrulla Iserlohn; Contralmirante Nguyen y Contralmirante Attenborough, comandantes de división dentro de la Flota de Patrulla Iserlohn; y el comodoro Patrichev, el subjefe de gabinete. Como muchos de ellos tenían rangos idénticos, había sido necesaria una estructura de liderazgo orientada al grupo. El Comandante interino Cazellnu había sido simplemente el primero entre iguales.

              Esto significaba que el Comandante Yang, un almirante completo, representaba un pico extremadamente alto en el paisaje de la estructura de liderazgo de Iserlohn, con los otros oficiales de alto rango formando una cresta circundante dos órdenes de magnitud más baja. Como no había un número dos, el jefe de gabinete de la Armada Imperial Galáctica, Paul von Oberstein, probablemente habría opinado, “una organización muy impresionante”, si lo hubiera sabido.

 Otro problema inusual era la presencia del asesor del comandante, Merkatz, a quien se refería como “almirante invitado”. Durante su tiempo en la Armada Imperial Galáctica había tenido el rango de Alto Almirante, pero desde su derrota en la guerra Lippstadt y su deserción a la alianza de planetas libres , las Fuerzas Armadas de la Alianza lo trataban como un vicealmirante. Eso era dos filas por debajo de su rango anterior , pero esto había sido inevitable. En la actualidad no había mariscales en las Fuerzas Armadas de la Alianza, y el rango de alto almirante nunca había existido. Incluso Cubresly, director del Cuartel General de Operaciones Conjuntas, todavía estaba en el rango de almirante, por lo que obviamente las Fuerzas Armadas de la Alianza no podían otorgarle a un desertor del otro lado el mismo rango que su superior en uniforme.

              Sin embargo, incluso con el rango de vicealmirante, estaba por encima de Cazellnu. Si tuviera que sacar su propio rango y exigir una autoridad equivalente mientras Yang estaba fuera, inevitablemente pondría a la organización en confusión. Merkatz, sin embargo, era muy consciente de su posición como “almirante invitado recién llegado, además de desertor”, por lo que siempre actuó con cautela, sin interrumpir las conversaciones ni ofreciendo su opinión a menos que se le pidiera.

 Para el ayudante de Merkatz, Bernhard von Schneider, eso no era del todo satisfactorio.  Schneider, el joven oficial que había aconsejado a Merkatz que desertase a la alianza, había sido un teniente comandante en el momento de la deserción. En la actualidad, era tratado como un teniente. Como su oficial superior había caído dos rangos, le había dicho a Yang que se le debería hacer lo mismo, lo que lo habría convertido en un subteniente.

“¿Qué tal esto …;” Yang había comenzado cuando respondió al joven oficial. 

 Personalmente, Yang no había visto la necesidad de degradar a Schneider en absoluto, pero por respeto a su fastidio (o terquedad) se había ofrecido a comprometerse con una degradación de un rango.

              Por parte de von Schneider, si no hubiera aconsejado a Merkatz que desertase, podría haber llevado una vida tranquila y sin incidentes; lo había hecho porque quería que Merkatz hiciera un trabajo significativo como militar. Podrías intentar ser un poco más asertivo , a veces pensaba de su jefe.

              El comandante Yang, por otro lado, era demasiado blando con el almirante invitado y desertor, pensó el contralmirante Murai y otros en posiciones similares, albergando dudas sobre cuán bien podría funcionar la estructura de liderazgo del grupo de Iserlohn durante la ausencia de Yang.

 “Cuatro semanas”, dijo Cazellnu enfáticamente en la sala de reuniones. “Si podemos resistir durante cuatro semanas, Yang regresará”. Eso fue todo lo que pudo decir para alentar a los soldados y oficiales, incluido él mismo. Si bien en toda la organización se lo consideraba un administrador maestro, su reputación como comandante de combate ante una crisis era otra cuestión.

              Cuando Cazellnu habló de nuevo con ese tono enfático, fue para decir: “El enemigo no debe saber que Yang está ausente”. Si eso se supiera para ellos, sus ataques probablemente se volverían más agresivos e intensos, y en el peor de los casos, incluso podrían rodear la ruta de regreso de Yang y tomarlo como cautivo.

              “Nuestra política fundamental será proteger a Iserlohn hasta el momento en que regrese el comandante Yang. Nuestra estrategia se centrará en la defensa y en el manejo de las ofensivas enemigas según sea necesario “.

              Cuando terminó de hablar, los oficiales del personal se miraron. Si bien no estaban satisfechos con la falta de creatividad y agresividad, el hecho era que tenían pocas otras opciones.

              “Está bien centrarse en la defensa”, dijo el joven Attenborough, “pero ¿no crees que actuar de forma demasiado pasiva podría provocar sospechas del otro lado?”

              “La pasividad en sí misma también podría hacerlos sospechar de una trampa del Comandante Yang”, respondió Schenkopp.

              “¿Y si no es así?”

              “Cuando llegue ese momento, la Fortaleza Iserlohn, que trabajamos tan duro para ocupar, simplemente volverá al control imperial”.

              Attenborough parecía que estaba a punto de decir algo más, pero luego recibió una llamada del oficial de comunicaciones. Dijo que la fortaleza imperial recién llegada estaba emitiendo una señal. Por un instante, Cazellnu funcio el ceño, pero luego dio la orden de sincronizarlo y se dirigió a la sala de comando central junto con los oficiales del personal.

Una de las pantallas secundarias se cambió al modo de recepción de video, y en ella apareció un hombre que vestía el uniforme de un almirante de la Armada Imperial, un oficial poderoso en su mejor momento, proyectando un comportamiento seguro y audaz.

“Soldados del ejército rebelde —o debería decir, de la alianza— soy el almirante Karl Gustav Kempf, comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria de la Fortaleza Gaiesburg de la Armada Galáctica Imperial. Deseo saludarte antes de que peleemos. Si es posible, preferiría que se rindan, aunque sé que no lo harán. Que la fortuna les sonría en la próxima batalla.

 “Pasado de moda”, murmuró Schenkopp al lado de Julian, “pero digno e imponente”.

A Julian le pareció abrumadora la presencia granítica de Karl Gustav Kempf. Cada centímetro del hombre atestiguaba el coraje del almirante …; de experiencia adquirida y hazañas logradas en el transcurso de muchas batallas. Si Yang estuviera de pie junto a él, no se parecería más que un ayudante recién acuñado, ¿verdad? Julian pensó. Y, naturalmente, no pretendía faltarle el respeto a Yang al pensar eso. 

              En los tiempos por venir, cuando la gente le preguntara a Julian sobre su antiguo guardián Yang Wen-li, él respondería de esta manera:

              “Veamos, nunca se vio realmente como una persona muy importante. Póngalo en contacto con un gran grupo de distinguidos oficiales militares, y no destacaría en absoluto. Pero si él desapareciese de ese grupo, sabrías de inmediato que estaba desaparecido. Ese es el tipo de persona que era …” 

              “Sin respuesta de Iserlohn”.

              Kempf asintió ante el informe del oficial de comunicaciones.

              “Estoy un poco decepcionado”, dijo. “Esperaba echar un vistazo a la cara de Yang Wen-li. Sin embargo, los soldados son soldados, así que supongo que deberíamos dejar que la fuerza de las armas sirva de saludo.”

              Iserlohn no recibió respuesta porque Cazellnu y los demás no querían revelar que Yang no estaba presente. Sin embargo, no había de que Kempf hubiera podido adivinar eso.

              “¡Carguen de energía los cañones de fortaleza!” Kempf ordenó con una voz que retumbó desde la boca del estómago.

              Los cañones principales de la Fortaleza de Gaiesburg eran cañones de rayos X duros. Los rayos que dispararon tenían una longitud de onda de cien angstroms, una pico de potencia que alcanzó los 740 millones de megavatios, capaz de vaporizar un acorazado gigante de un solo disparo. Las lecturas de energía cambiaron de blanco a amarillo, luego de amarillo a naranja, y cuando el oficial de artillería gritó: “¡Carga completa!” Kempf dio la orden con una voz poderosa: “¡Fuego!”

              Cuando se dio la orden, muchos botones fueron presionados por muchos dedos.

              Una docena de rayos de luz candente saltaron de Gaiesburg hacia Iserlohn. Tenían tal sensación de textura que parecían objetos sólidos, y en el espacio de apenas dos segundos, cubrieron una distancia de seiscientos mil kilómetros y se clavaron en la pared de la fortaleza de las fuerzas de la Alianza. Los campos de neutralización de energía no tenían el poder para detenerlos. El acero ultraduro recubierto con espejo, las fibras de cristal y la supercerámica que formaban sus cuatro capas de armadura resistieron durante unos segundos y luego cedieron. Las vigas perforaron las paredes exteriores de la fortaleza, llegaron al interior y, en unos pocos picosegundos, incineraron el espacio circundantes.   Hubieron múltiples explosiones.

              Los temblores y los estruendos sacudieron a todo Iserlohn desde el interior. Todas las manos en la sala de comando central se pusieron de pie, aunque hubo algunas que perdieron el equilibrio y se cayeron. Las alarmas gritaron estridentes advertencias de condiciones de emergencia.

       “¡El bloque RU77 está dañado!” gritó un operador. Incluso su voz parecía haber perdido su color.

   “¡Dame un informe de daños!” Cazellnu ordenó, aún de pie. “Y enviad equipos de rescate para sacar a los heridos de allí. ¡Aprisa!”

              “Los signos de vida son negativos dentro del bloque. Están todos muertos. Había hasta cuatro mil soldados allí, concentrados en torretas y armerías …; Con el dorso de la mano, el operador se limpió el sudor que le había estallado en la frente. “Reparación de la pared exterior …; imposible en la actualidad. Todo lo que podemos hacer con el bloque dañado es abandonarlo …;”

   “No hay elección, entonces. Selle el bloque RU77. Luego ordene a todo el personal de combate que se ponga sus trajes espaciales. Además, prohíba la entrada de todos los no combatientes en bloques orientados hacia la pared exterior. ¡Miralo rápido”.

Schenkopp se acercó rápidamente al lado de Cazellnu. 

“Comandante interino! ¿Y el contraataque?

              “¿Contraataque?”

           “No tenemos opción. No podemos simplemente sentarnos aquí y esperar la siguiente descarga ”.

              “Pero …; ya viste lo que acaba de pasar!”

              Cazellnu no era un lirio marchito, pero incluso su rostro se había puesto pálido. “Si los dos abrimos fuego con nuestros cañones principales, ¡Nos iremos juntos a pique!”

              “¡Exactamente! Si ambas fortalezas se disparan el uno al otro de esta manera, ambos seremos destruidos. Entonces, si podemos infundir el terror de eso en el enemigo, probablemente dejarán de disparar sus armas principales tan imprudentemente. Si ambos lados están en un punto muerto, eso significa que podemos ganar tiempo. Ahora no es el momento de mostrar debilidad “.

    “Ya veo. Tienes razón.” Cazellnu giró hacia el oficial de artillería. “¡Enciende el martillo de Thor!”

              La tensión se extendió por la sala de mando a la velocidad de la luz.

              “Martillo de Thor” era el nombre colectivo de los principales cañones de la fortaleza de Iserlohn, y su producción de 924 millones de megavatios superaba a la de Gaiesburg. Cuando esta fortaleza estaba en manos imperiales, las Fuerzas Armadas de la Alianza habían lanzado hasta seis ofensivas principales para tratar de capturarla, y cada vez habían sufrido pérdidas masivas de personal y naves, lo que permitía a los militares imperiales alardear de que “el Corredor Iserlohn está pavimentado con los cadáveres de los soldados rebeldes “.

              “¡Carga completa! ¡Objetivo Fijado!

              Cazellnu tragó saliva y levantó una mano.

              “¡Fuego!”

              Esta vez, un gigantesco pilar de luz se levantó de Iserlohn y saltó hacia Gaiesburg. Atravesó los campos de neutralización de energía y blindaje multicapa como si fueran de papel y causó una explosión masiva dentro de la fortaleza. En sus pantallas, los que estaban dentro de Iserlohn pudieron distinguir una pequeña burbuja blanca de luz que se derramaba de Gaiesburg. Esa burbuja de luz era una oleada de energía equivalente a varias docenas de buques de guerra explotando a la vez, y en ese instante, también se perdieron miles de vidas dentro de Gaiesburg.

II

  Este intercambio de disparos indescriptiblemente feroz entre los dos cañones principales fue el primer acto de este drama. Ambas partes sufrieron daños severos, y un shock psicológico aún más severo, y luego ambos retrocedieron de usar sus cañones principales nuevamente. Si uno disparaba, el otro sería disparado. Ambos caerían juntos. Como el objetivo mutuo de ambas partes era ganar, no cumplir un pacto suicida, sería necesario encontrar otra forma.

              “¿Me pregunto qué van a intentar después?” dijo Cazellnu , mirando a los oficiales con una expresión exhausta.

              El contraalmirante Murai respondió: “Primero que nada, tienen la opción de movilizar su flota y desafiarnos a luchar contra ellos de nave a nave, pero no creo que la probabilidad de que eso sea tan alta. Si sacan su flota, será presa fácil para nuestro cañón principal “.

              “Entonces, ¿qué?”

              “En la actualidad, la región circundante del espacio está llena de ondas electromagnéticas y señales de interferencia. Las comunicaciones están fuera, por supuesto, pero también se deduce que solo tenemos medios ópticos para avistar al enemigo. Me los imagino aprovechando esta oportunidad para acercarse con pequeñas embarcaciones y movilizar tropas terrestres que llevarían a cabo operaciones de infiltración o sabotaje ”.

              “Hmm. ¿Qué piensa el comandante de las defensa de la fortaleza?”

              Schenkopp hizo girar su taza de café vacía con las yemas de los dedos. “Creo que la opinión del jefe de personal es absolutamente correcta. Sin embargo, si pudiera agregar una cosa, no hay razón por la que deberíamos estar esperando que el enemigo venga a nosotros. Podemos hacer lo mismo con ellos “.

 “… Almirante Merkatz, ¿qué le parece?” 

              Ante las palabras de Cazellnu, los ojos del teniente Schneider se iluminaron aún más que los del propio Merkatz. Justo en ese momento, sin embargo, sonó un timbre que indicaba un comunicado de emergencia. Cazellnu levantó el auricular y, después de un breve movimiento de ida y vuelta, se volvió para mirar al comandante de las defensas de la fortaleza.

              “Es de la Torreta 24. Las tropas terrestres enemigas están comenzando a aterrizar en el muro exterior cerca de esa torreta. El ángulo en el que descienden los mantiene en un punto ciego donde no podemos quitárnoslos de encima. También tendremos que movilizar fuerzas terrestres. Almirante Schenkopp, ¿puede verlo?”

              “¡Cómo hicieron eso tan rápido!” dijo Schenkopp, consiguiendo sonar enojado e impresionado al mismo tiempo. Llamó al capitán Kasper Rinz. Tras el ascenso de Schenkopp al almirantazgo, Kasper Rinz se había convertido en comandante del famoso regimiento Rosen Ritter. Era un hombre joven de constitución funcional, con ojos azul verdosos y cabello como paja blanqueada.*

ndt: El rango de Schenkopp es una de las cosas mas confusas de logh XD. Porque aunque es “contralmirante” al ser jefe de un batallon de tierra, en realidad su rango sería más equivalente al de un general de tropa o de división. Y ahora me entero de que le deja el puesto a Kasper. He podido ver las ovas unas 7 veces, pero me he terminado enterando traduciendo la novela. Maldita sea.

“Rinz, prepárate para un poco de mano a mano. Rápido y sin retrasos. Tomaré el mando personalmente.”

              Schenkopp comenzó a caminar hacia la puerta, aún dando órdenes.

“Espera un minuto”, dijo Cazellnu. “No puede haber ninguna necesidad de que el comandante de defensa de la fortaleza participe en el combate. Por favor, quédese en la sala de mando.”

              Schenkopp se limitó a mirar por encima del hombro y dijo: “Solo estoy saliendo a hacer un poco de ejercicio, señor. Volveré en un momento.”

 Comparado con un planeta, el campo gravitacional de Iserlohn era realmente algo débil, pero ciertamente tenía uno propio, que se extendía desde su superficie exterior hasta un punto a unos diez kilómetros de altura. Sin embargo, había una gravedad regular en la pared exterior, debido a la tecnología de control de gravedad que poseía la fortaleza. Al mismo tiempo, el muro exterior también era un mundo de vacío duro y temperaturas cercanas al cero absoluto, un entorno extremadamente especializado para un campo de batalla.

              Ahora se había convertido en el sitio de un choque entre unidades terrestres de ambos lados. El 849º Batallón del Cuerpo de Ingenieros del Ejército Imperial y el 97º Regimiento de su Cuerpo de Granaderos Blindados habían aterrizado allí, y este último proporcionaba seguridad para el primero mientras trabajaban para instalar una pequeña bomba de hidrógeno activada por láser en la pared exterior de Iserlohn Fortaleza.

              La superficie del muro exterior de Iserlohn llegó a 11.300 kilómetros cuadrados. Si bien había muchos sistemas de detección de enemigos, baterías de armas, emplazamientos de cañones y escotillas que se vigilaban entre sí, no se podía decir que no hubiera ángulos ciegos. Los invasores se habían aprovechado de uno de ellos.

              Ola tras ola de soldados imperiales aterrizaron en el muro, y cuando sus números superaron el millar, comenzó el contraataque de la alianza.

  De los rifles láser surgieron rayos de luz, y dos soldados imperiales se derrumbaron en la pared, retorciéndose de dolor. Las fuerzas de la Alianza bajo el mando directo de Schenkopp atacaron a las sorprendidas tropas imperiales. Saltando de las escotillas, saltando desde las sombras de las baterías de las armas, dispararon sus rifles láser indiscriminadamente. Sin embargo, incluso sorprendidas por pánico, las fuerzas imperiales lograron devolver el fuego. Dependiendo de sus respectivos ángulos de ataque, los rifles láser no eran necesariamente las armas más efectivas, y si el traje blindado de un enemigo tenía un recubrimiento de espejo, incluso un golpe directo solo se reflejaría en algún ángulo aleatorio. Debido a esto, el autorifle sin retroceso calibre .18 a .24 era un arma sorprendentemente poderosa en esta situación. Las trayectorias en línea recta de sus proyectiles arrastraban la luz del tono del arco iris que atraía la atención de los soldados. Cuando la distancia entre los dos lados se cerró aún más, estalló el combate cuerpo a cuerpo primitivo, cuando los hachas de guerra hechas de cristales de carbono altamente resistentes y los cuchillos de combate largos y anchos hechos de supercerámica succionaron la sangre vital del enemigo.

 Pocas personas podían crear la ilusión de que el oficio del asesino como se practicaba en los campos de batalla era una de las bellas artes, pero Walter von Schenkopp era una de ellas. Usando ambas manos, balanceó un tomahawk de ochenta y cinco centímetros, uno destinado para uso con una sola mano, hacia arriba, hacia abajo y de lado a lado, construyendo a su alrededor paredes literales de sangre rociada. Si se tratara simplemente de una cuestión de poder y velocidad, cualquier número de soldados enemigos podría haberlo superado, pero en lo que respecta al equilibrio de estos dos y la eficiencia con la que sus ataques entregaron heridas mortales, nadie podría igualarlo. Schenkopp casi parecía deslizarse a través de la caótica batalla, esquivando por los pelos los poderosos balanceos de los hachas enemigas solo para golpear con precisos e implacables contraataques en gargantas o articulaciones expuestas.

              Para el 97º Regimiento del Cuerpo de Granaderos Blindados del Ejército Imperial, fue una batalla cargada de desgracias y desastres. Si sus oponentes hubieran sido alguien más que los “Caballeros de la Rosa” del regimiento RosenRitter, probablemente podrían haber luchado un poco más, pero al final solo subrayaron la reputación de sus oponentes, que “los enemigos en igual número no pueden derrotar a los Rosen Ritter.

La fuerza imperial sufrió muchas bajas, quedó atrapada en un semi-cerco y fue llevada a una esquina en la superficie de la pared cuando, de las sombras de la nave de aterrizaje que los había llevado allí, surgieron varios cazas clase valquiria de un solo asiento, que entraron en un fuerte descenso para atacar a las fuerzas de la alianza desde lo alto.

              Las descargas desatadas por las valquirias eran ineficaces contra la pared exterior, pero eran más que suficientes para perforar los trajes blindados de los soldados de la alianza. Además, hicieron llover misiles antipersona. Un remolino de destellos de luz cegadora estalló a su alrededor, y cuerpos humanos desgarrados salieron volando en dirección al espacio vacío. Después de llevar a cabo esa matanza unilateral a su gusto, las valquirias intentaban retirarse a gran velocidad cuando los emplazamientos de armas antiespaciales soltaron un rugido silencioso. Disparados por rondas de fotones, las valquirias comenzaron a tambalearse, perdieron velocidad y finalmente explotaron al estrellarse contra la pared exterior.

              En medio de todo este caos, Schenkopp había ordenado disparar una bengala de señales, y cuando desató su destello de luz blanco verdoso, el regimiento RosenRitter comenzó a retirarse, desapareciendo en la fortaleza a través de escotillas, uno tras otro. Ya había pasado una hora y media, y se estaban acercando al límite de cuánto tiempo podían luchar mientras usaban trajes blindados. Esto también era cierto para las tropas imperiales, que por un tiempo abandonaron su operación, recogieron a sus sobrevivientes y se retiraron. Sin embargo, el fuego antiespacial continuó atacando sin cesar, infligiendo sin piedad bajas adicionales todo el tiempo.

  Schenkopp se quitó el traje blindado, se lavó el sudor en la ducha y regresó a la sala de mando.

              “Bueno, logramos derrotarlos. Mencioné esto antes, pero ¿qué tal si enviamos ingenieros y tropas de tierra allí ahora?”

              “No, resulta que no podemos hacer eso después de todo”, dijo el jefe de gabinete Murai.

              “¿Por qué no?”

“ Has tomado prisionero a varios de sus ingenieros. ¿Qué pasaría si sucediera lo contrario allí? Si usaran suero de la verdad o torturaran a nuestras tropas capturadas y alguien les dijera que el Almirante Yang no estaba aquí …; “

              “Ya veo”, dijo Schenkopp, asintiendo. “Eso sería peligroso”. De repente, la luz en sus ojos se hizo más fuerte. Su lado había tomado prisioneros, pero ¿qué pasa con el enemigo? Luchando en el espacio, a veces era difícil distinguir entre Muerto en acción y desaparecido en combate. Como era bastante común que no quedara ningún cuerpo, lo mejor que podía hacer en algunos casos era agruparlos como “No regresados”.

              Cazellnu inclinó la cabeza ligeramente. “No han hecho cautivo a alguien de los nuestros, ¿verdad, almirante Schenkopp?”

              “Ruego que no lo hayan hecho. Pero aun así …”

              “¿Qué?”

  “¿Qué debemos hacer en el futuro? No podemos ordenar que las tropas se suiciden si parece que van a ser capturadas. Cada vez que peleamos, uno o dos están destinados a ser tomados vivos. Es imposible evitar eso “.

              “¿Y?”

              “Se va a filtrar eventualmente. Cuando lo haga, nuestra mejor opción será usar eso contra ellos. Entonces, ¿qué tal si tratamos de usar eso y ponerles una trampa?”

              “No, me gustaría observar los movimientos del enemigo un poco más. Si comenzamos con los trucos sucios, el retroceso podría ser mucho más aterrador de lo que esperamos “.

              Había muchas razones para que Cazellnu fuera tan cauto. Schenkopp reconoció eso; Cuando miró la imagen de la fortaleza enemiga en la pantalla, sus propios hombros se encogieron ligeramente.

              “Aún así”, dijo Schenkopp, “su primer ataque fue grande y audaz, y su segundo ataque pequeño y astuto. Entonces, ¿qué forma tomará su tercer ataque …?”

              Nadie dio una respuesta, pero no esperaba una. Miró alrededor de la habitación, se acercó a su estudiante de tiro y le dio una palmada en el hombro.

              “Julian, duerme un poco ahora, mientras puedas. Muy pronto, no habrá tiempo para dormir “.

  En la sala de comando central de la Fortaleza Gaiesburg, el Comandante en Jefe Karl Gustav Kempf y el Vice Comandante en Jefe Neidhart Müller conversaban mientras miraban la imagen de la Fortaleza Iserlohn en su pantalla principal, a seiscientos mil kilómetros de distancia.

              “¿Entonces los ingenieros fallaron? Bueno, no se puede evitar. Si todo saliera como a nosotros nos gusta, este trabajo sería fácil “.

“Y, en cualquier caso, nos enfrentamos a Yang Wen-li. Incluso el duque Lohengramm respeta su habilidad.”

    “Yang Wen-li, ¿eh? Él es hábil, al menos cuando se trata de huir. El año antes del anterior, en la lucha que condujo a Amritzer, se escapó de mí en medio de una pelea. Simplemente despegó, a pesar de que estaba ganando. Es alguien extraño “.

              “’Alguien extraño’. Eso solo significa que no podemos adivinar fácilmente qué tipo de trucos va a hacer “.

              “Pero no podemos permitirnos esperar para ver. Tenemos la iniciativa, así que debemos presionarla. Los preparativos para lo que hablamos antes están completos ahora, ¿no es así, Müller?

              ” Lo están. ¿Deberíamos empezar?”

              Kempf asintió y, mientras miraba fijamente la imagen de la fortaleza de Iserlohn, una sonrisa confiada se extendió por su firme mandíbula.

III

   Mientras que la tensión y la inquietud se abrían paso en los corazones de las personas, los eventos avanzaban. Una larga pausa en los ataques de las fuerzas imperiales persistió durante ochenta horas desde el fracaso de la operación de ingeniería. Al igual que los leones que habían comido en exceso, el enemigo ahora se movía lentamente.

              “No salen para probar nada nuevo. ¿Qué estarán tramando?”

              Algunos de los que estaban a bordo también expresaban pánico e irritación, pero dado que la política del liderazgo de Iserlohn era ganar tiempo, cualquier retraso entre los ataques enemigos era algo de agradecer.

              “Con cada segundo que pasa, el almirante Yang se acerca más a Iserlohn. Y cuanto más cerca esté, más cerca estamos de la victoria “.

              El comodoro Patrichev había dicho esas palabras a sus soldados. Todos reconocieron la exactitud de la primera mitad de esa declaración, pero la segunda mitad no recibió necesariamente un apoyo universal. Algunos temían que Iserlohn ya hubiera caído cuando llegara el almirante Yang. Sin embargo, los soldados de primera línea tendían a orientarse más hacia el optimismo que el pesimismo, y aunque las fuerzas enemigas habían aterrizado en el muro exterior, el hecho de que habían sido repelidos desempeñó un papel positivo en la mejora de su moral.

Cuando llegó el siguiente ataque, llegó de improviso. No había señales de advertencia obvias. Era como si la película se saltara un fotograma: las cosas cambiaron de un estado de calma a uno de caos en un abrir y cerrar de ojos. Cuando los operadores lograron creer lo que sus ojos les decían, el rayo de luz desatado de Gaiesburg ya estaba perforando el vacío.

              “¡Las ondas de energía se acercan rápidamente!”

              Antes de que el operador terminara de hablar, la pared exterior de Iserlohn fue destrozada por poderosos rayos de rayos X duros. La fortaleza se estremeció cuando dentro estallaron una serie de pequeñas explosiones. Los que estaban en la sala de comando central escucharon un sonido parecido al de un trueno distante, y sus corazones comenzaron a latir a un ritmo furioso.

              “Torreta 79, completamente destruida. No hay supervivientes …”

              ¡Bloque LB29 dañado! Muchos muertos y heridos …!

              A punto de gritar, los operadores gritaban informes en rápida sucesión.

“¡Abandonad la torre 79! Rescatad a los heridos en el Bloque LB29 lo antes posible!”

              Tan pronto como las palabras de los operadores se interrumpieron, Cazellnu ordenó: “¡Preparad el martillo de Thor para un disparo sincronizado!” Estaba rechinando los dientes tanto en sentido figurado como literal. Había pensado que las fuerzas imperiales habían renunciado a resolver esto con intercambios directos de cañones, pero esa observación había sido demasiado ingenua. Si alguien lo criticara, diciendo que su política pasivamente persistente se había equivocado desde el principio, todo lo que podría hacer sería sentarse allí y aceptarlo …; 

              Unos segundos después, los cañones principales de la Fortaleza Iserlohn arrojaron llamas de venganza sobre Gaiesburg. Los colmillos de energía candente mordieron la capa exterior de la fortaleza. Se encendieron llamas de un color diferente, pero después de unos segundos más, un segundo rayo vengativo regresó corriendo hacia Iserlohn. El pánico, las explosiones y un rugido ensordecedor llenaron el aire.

              “Están locos”, jadeó Patrichev mientras miraba de pantalla en pantalla y monitor a monitor. “¿Acaso quieren que nos hundamos juntos …?” 

              Mordiéndose el labio, Cazellnu no dijo nada. Una parte de su circuito mental había comenzado a chisporrotear. Una extraña sensación de equilibrio perdido brotó dentro de él. Algo se sentía…extraño . Algo iba mal.

  De repente, el suelo se dobló debajo de él. Cazellnu y Schenkopp lograron evitar caerse. El rugido de la turbulencia continuó, y dos o tres monitores se pusieron negros.

              Un operador gritaba histéricamente: “¡Han volado el muro! Fue una bomba. No es un rayo. Posiblemente una bomba H disparada por láser.”

             “ ¡Flota enemiga justo detrás de nosotros!”

              “¡¿Qué?!” Grito Cazellnu desconcertado. “¿Que está pasando?”

              Un instante después, tuvo su respuesta. Había sido una finta. El intercambio de disparos entre los dos cañones principales de la fortaleza había sido una táctica de distracción para ocultar una movilización de la flota y la actividad de los ingenieros militares. ¿Cómo no se había dado cuenta? Desde el fondo de su corazón, Cazellnu maldijo su descuido.

              Mientras tanto, en el puente del acorazado Lübeck , que había dado la vuelta a la parte trasera de Iserlohn, Neidhart Müller mostraba una sonrisa de satisfacción.

              Las bombas H detonadas con láser habían abierto un agujero gigantesco en una sección de la pared exterior. Tenía unos dos kilómetros de diámetro como profundidades negras con una franja de diente de sierra y recordaba las sangrientas fauces de una bestia carnívora gigante.

              Müller ordenó el lanzamiento de dos mil Valquirias. Una vez que habían asegurado la supremacía aérea dentro del campo gravitacional de Iserlohn, se lanzaron vehículos de aterrizaje que transportaban cincuenta mil granaderos blindados para transportar a las tropas a la cercanía del gigantesco agujero. Desde allí, los granaderos blindados entraron en la fortaleza. En coordinación con los ataques desde el exterior, ocuparon varias salas de comando y control de tráfico en el interior. Incluso sin llegar tan lejos, probablemente podrían haber eliminado todas las instalaciones de comunicaciones y sistemas de transporte dentro de la fortaleza.

              “Si esto funciona, Iserlohn, tanto la fortaleza como el corredor, serán nuestros”.

 En medio de la cacofonía de sirenas y alarmas que parecían competir por el dominio, Julian corría por la carretera de circunvalación hacia un puerto espacial utilizado exclusivamente por naves-caza espartanas de caza de un solo asiento. Hasta ahora, había estado en la casa de los Cazellnu, había sido invitado a almorzar con la Sra. Cazellnu y sus dos hijas. Cazellnu, incapaz de salir de la sala de comando central, le había pedido en silencio a Julian que vigilara a su familia mientras él estaba fuera. Julian pensó que mezclar las responsabilidades públicas y privadas hasta ese punto debería ser aceptable. Después de todo, Cazellnu probablemente podría haber enviado a su familia de regreso a Heinessen o haberlos trasladado al lugar más seguro de la fortaleza en cualquier momento que quisiera. Dejando atrás su comida, Julian había agarrado su boina de uniforme y salió corriendo por la entrada del hogar de los Cazellnu.

              “¡Ten cuidado, Julian!”

   La voz de Charlotte Phyllis todavía estaba en sus oídos. Una cosita mona , pensó. Tenerla cerca debe ser lo que era tener una hermana pequeña. Una vez, Yang, bromeando con Julian, le dijo: “Dentro de diez años, tendrás veintiséis años y Charlotte tendrá dieciocho años. Estás bastante bien emparejado, ¿no crees? Julian, sin embargo, podía repartir tan bien como aceptarlo. 

“Almirante, ahora tiene treintaiuno, y la teniente Greenhill tiene veinticuatro. Yo diría que ustedes dos están aún mejor “

 Yang solo sonrió con ironía y cambió de tema. ¿Cuándo va a dejar las cosas claras? Julian se preguntó, tratando de imaginarse a los veintiséis años …; 

              “Oye, chico, ¿también vas a salir ahora?” dijo una voz alegre junto a su oído. En momentos como estos, esa voz carecía por completo de cualquier sensación de crisis, aunque a pesar de eso, transmitía claramente la dureza y el coraje del que hablaba. Julian dejó de correr, se dio la vuelta y allí estaba: el joven as, el teniente comandante Olivier Poplan. Poplan también fue instructor de Julian en técnicas de combate espacial con caza espartano.

              Sin importar lo que Yang pudiera decir sobre Julian y los militares, él le había proporcionado a Julian algunos instructores de primera clase como Schenkopp y Poplan. Sin embargo, también eran los dos picaflores* más grandes de todo Iserlohn. Esa era la única cosa que Julian no tenía ganas de aprender de ellos

ndt: En original, Ladies’ men.( El hombre de las señoritas.Mujeriegos, galanes, don juanes, vaya) Pero vamos, me gusta más picaflor XD.

  “Teniente Comandante, parece que se lo está tomando con calma”.

              Mientras hablaba, Julian notó una leve fragancia de heliotropo. Se preguntó: ¿había estado disfrutando Poplan del tierno abrazo de alguna amante indeterminada desde el mediodía? Tomando nota de la expresión y el tono de Julian, el as volador soltó una breve carcajada, levantó el brazo frente a la nariz y aspiró la fragancia del perfume.

              “Niño, esta es la fragancia de la vida. No solo tu vida o la mía, me refiero a la vida misma. Cualquier día ahora, seguramente lo descubrirás …”

              Antes de que Julian pudiera compartir sus pensamientos sobre esa declaración, los dos habían llegado a la zona del puerto. Subieron a sus espartanos en el hangar y luego avanzaron desde la esclusa de aire hasta el área de la pista. El equipo de mantenimiento vestido con uniformes herméticos agitaba las manos. Esperaban retornos seguros incluso más que los propios pilotos.

              Cuando se lanza desde una nave nodriza durante un vuelo de alta velocidad, se podía usar el impulso desde la embarcación, pero el lanzamiento desde Iserlohn requería una pista de aterrizaje. Esta pista tenía 50 metros de ancho y 2.000 metros de largo, con una puerta de 17.5 metros de altura. Cuando un espartano salió a la pista, se enfrentó a puntos de luz que se extendían muy lejos en la distancia. Los pilotos se refirieron a ellos como “El blanco en los ojos de la Parca”.

              “Unidad 28, en curso!” dijo el oficial de control a través de sus auriculares. “Lanzamiento tan pronto como vea la señal. Tenga cuidado cuando salga”.

              Así fue como el oficial de control de tráfico espacial mostraba afecto hacia un nuevo recluta.

              “¡Venga!”

              Aproximadamente un minuto después, el caza de Julian se alejó del “blancos de los ojos de la Parca” y salió al vacío.

        “Whisky, vodka, ron, Sidra, jerez, coñac: todos los escuadrones están reunidos, ¿verdad?”

  Desde su asiento de piloto, Poplan llamó a sus subordinados.

              “Muy bien, gente, ¡quiero que despejéis vuestras cabezas de cualquier distracción inútil como querer salvar al país! Ese no es vuestro estilo. No quiero que penséis en otra cosa que no sea esa jovencita guapa a la que aún no has dicho que estáis loquitos por ella , y cuánto quieres vivir para que puedas ver su cara sonriente de nuevo. Si podéis hacer eso, un demonio amigable seguramente te respaldará, incluso si algún dios viejo y celoso odia tus entrañas. ¿Me copiáis?”

              “¡Entendido!” Respondieron sus subordinados respondieron. Detrás de su placa frontal, el joven as sonreía de oreja a oreja. “Muy bien, entonces, ¡seguidme!”

              Cazellnu no podía decidir si movilizar la flota o no. Los almirantes Fischer, Nguyen y Attenborough habían reportado estar “listos para movilizarse”. Tenía que ser casi insoportable para las tripulaciones de las naves de guerra espaciales permanecer encerradas dentro de la fortaleza en un momento como este, sin nada que hacer más que ver la batalla desarrollarse desde los márgenes. Por otro lado, si la batalla se volvía caótica, sería imposible para los militares imperiales disparar sus cañones principales, al menos no sin destruir a algunos de los suyos en el proceso. Lo que significaba que existía la posibilidad de que esto se redujera a una batalla de flotas al final. Intelectualmente, Cazellnu lo sabía. Sin embargo, simplemente no podía decidir el momento de la movilización.

              “¡Acorazados enemigos a las 0930!”

              “¡Torreta 29, abra fuego!”

 Los informes y las órdenes se desplazaban de un lado a otro a través de los circuitos de comunicación hasta que el sentido del oído de la tripulación alcanzaba el punto de saturación. Era difícil creer que el mundo exterior, a solo una pared de distancia, era uno en el que no existía el sonido. También era extraño que el sudor comenzara a humedecer sudar los cuellos y las mangas en una habitación que mantenía una temperatura adecuada de 16,5 grados centígrados.

              El contralmirante Schenkopp, que emitía nuevas órdenes de intercepción a intervalos de segundos en lugar de minutos, hizo un gesto para que se acercara un soldado de guardia. El soldado, cuyos nervios parecían listos para romperse, corrió hacia él y el comandante de defensa de la fortaleza habló:

              “Tráeme una taza de café. Media cucharada de azúcar y sin leche. Hazlo un poco flojo ”.

              Schenkopp, inconscientemente, abrió la boca y disparó al soldado, que todavía estaba en su adolescencia, una sonrisa desenfadada.

              “Esta bien podría ser la última taza de café que bebo. Que sea bueno, ¿quieres?

              El soldado se apresuró desde la sala de comando central. Todo el brillo se había desvanecido de la cara exhausta de Cazellnu, pero aún le quedaba energía para el sarcasmo:

              “Si tienes tiempo que perder diciéndole cómo quieres tu café, las cosas deben ir bien”.

              “Bastante. Cuando se trata de mujeres y café, no me gusta hacer compromisos, ni siquiera si eso me mata ”.

              Ambos se sonrieron el uno al otro, y luego una tercera voz irrumpió.

              “¡Comandante interino!”

  Cazellnu se dio la vuelta al oír la voz y encontró al almirante invitado Merkatz de pie allí. El almirante desertor/invitado de mediana edad tenía una mirada tranquila de determinación en su rostro. Schenkopp se volvió para mirar a este antiguo león de la Armada Imperial con sincero interés.

              “Me gustaría que me dejara temporalmente el mando de la flota. Creo que sé cómo hacer las cosas un poco más fáciles para nosotros “.

              Aunque Cazellnu no respondió de inmediato, se dio cuenta intuitivamente de que este era el momento que había estado esperando.

              “Están en tus manos”, dijo después de una pausa. “Hazlo.”

IV

   Piel morena, cabello negro rígido, estatura mediana con una constitución poderosa y un bigote que se alargaba hasta las mejillas, ese era el retrato del comandante Asadora Chartian, capitán del buque insignia de Yang, el Hyperion . Lo bien que podía comandar una flota de barcos era territorio inexplorado, pero al menos, sus habilidades de liderazgo y gestión cuando comandaba un solo barco no dejaban nada que desear, y era debido a que Yang había podido confiar con seguridad a Chartian con la operación. del buque insignia en sí mismo que había podido centrar toda su atención en comandar la flota en su conjunto durante muchas batallas difíciles.

              Cuando el almirante Willibald Joachim von Merkatz y el teniente Schneider se dirigieron a Hyperion , este capitan fuerte y valiente los recibió con un brillo agudo en los ojos y declaró: “Nunca pensé que alguna vez recibiría a nadie excepto al almirante Yang a bordo de este buque insignia como comandante. Sin embargo, entiendo mi deber, por supuesto. Espero sus órdenes.”

 Su tono, aunque no era exactamente grosero, tampoco mostraba moderación.

              Esa franqueza no molestó a Merkatz en lo más mínimo. Chartian simplemente había expresado lo que pensaba a un oficial de alto rango de la flota.

              Merkatz estuvo de acuerdo con la política fundamental del Comandante interino Cazellnu de asumir una postura defensiva y esperar a que Yang viniera al rescate. Dedujo pues, que su deber era implementar efectivamente esa política a nivel táctico. Por el momento, eso significaba tener que eliminar a las fuerzas imperiales que intentaban aterrizar en la fortaleza. Y para eso, iba a necesitar algo de ayuda.

              “Apoyo al almirante Merkatz”, dijo el contralmirante Fischer.

              “Apoyo al Almirante Yang. Por lo tanto, apoyo al Almirante Merkatz, que apoya al Almirante Yang ”, dijo el Contralmirante Attenborough.

              “No tenemos más remedio que apoyar al almirante Merkatz”, dijo el contralmirante Nguyen.

              La humilde actitud de Merkatz había causado una impresión positiva en los tres.

              En ese momento, el cuerpo de valquirias de las fuerzas imperiales mantenía la ventaja del imperio en la batalla, aunque su dominio del espacio sobre la fortaleza estaba muy lejos de ser completo. Las unidades espartanas de las fuerzas de la alianza habían demostrado ser sorprendentemente tercas. En particular, las tácticas empleadas por las seis compañías del piloto as Olivier Poplan eran tan sofisticadas que el término “diabólico” parecía encajar en ellas. Poplan se consideraba un genio nato en el combate espacial, lo cual era absolutamente cierto, pero sabiendo que no cualquiera podía convertirse en un genio como él, había introducido (y machacado) tácticas grupales en sus subordinados, donde tres luchadores funcionaban como una sola unidad. Eso significaba el tipo de tácticas donde, por ejemplo, un luchador podría atraer a un enemigo a perseguirlo para que los dos restantes pudieran atacarlo por la espalda. Los pilotos de Valquiria se enorgullecían mucho de su profesión, y este tipo de táctica los hacía querer llorar de furia. Sin embargo, los resultados que las compañías de Poplan obtuvieron en la batalla fueron sobresalientes, y el mismo Poplan derribó regularmente y con valentía a muchos combatientes enemigos en enfrentamientos uno a uno.

Dicho esto, las fuerzas imperiales todavía parecían tener una ventaja abrumadora. Cuando Müller regresó brevemente a Gaiesburg para dar un informe, Kempf dijo alegremente: “Eventualmente, tendrán que cambiar el nombre de este lugar al ‘Corredor Gaiesburg’. Quién sabe, incluso podrían terminar llamándolo ‘Corredor Kempf-Müller’ ”.

              El ángulo de las cejas de Müller se inclinó ligeramente ante eso. El Karl Gustav Kempf que conocía era un guerrero sensato y respetable, no el tipo de hombre que emplea casualmente esa clase de fanfarronerías, incluso en broma. A los ojos del joven vicecomandante, sin embargo, Kempf no parecía tan emocionado como inusualmente frívolo y carente de autocontrol. El mariscal Reinhard von Lohengramm nunca permitiría que un subordinado fuera honrado de esa manera, pese al difunto Siegfried Kircheis.

              Cuando regresó a su buque insignia, Müller decidió hacer algunas modificaciones a su plan. Había estado esperando que los escuadrones de valquirias ganaran una superioridad espacial completa dentro del campo gravitacional de la fortaleza, pero como parecía que iba a ser más problemático de lo esperado, decidió sellar las puertas del puerto principal y hacer que fuera imposible que la flota de la Alianza saliera del puerto. Debía ser posible lograr un resultado táctico efectivo, juzgó, haciendo el audaz movimiento de estrellar seis destructores no tripulados en el puerto. Esto no era algo que había pensado sobre la marcha; esto era algo en lo que había estado pensando durante algún tiempo, una estrategia que había esperado evitar usar, si fuera posible, debido al largo período de tiempo que las instalaciones portuarias estarían fuera de servicio tras recapturar Iserlohn.

 Sin embargo, justo cuando Müller terminó de alinear esos seis destructores, el cañón principal de Iserlohn comenzó a arrojar lenguas de llamas cósmicas en rápida sucesión. La puntería no era precisa; esas cuchillas de energía insondable rozaron algunos cruceros y destructores, aniquilándolos, pero no lograron nada más. Sin embargo, esto obligó a Müller a romper su formación apretada y dispersar la flota por el momento. Luego, volvió a montar su formación en una región del espacio que el cañón principal no enfrentaba, pero durante ese breve intervalo, la flota de la Alianza había salido por la puerta del puerto principal.

              Había sido algo muy cercano. Si la movilización hubiera tenido lugar algo más tarde, Müller habría logrado sellar el puerto principal de la fortaleza de Iserlohn. Atrapada dentro del puerto espacial, la flota de la alianza habría quedado sin poder. Si eso hubiera sucedido, la Fortaleza Iserlohn misma habría perdido más de la mitad de su funcionalidad, se habría reducido a un mero emplazamiento de cañones en el espacio y habría sufrido una caída precipitada en el valor de su existencia.

              El joven Müller pisó el suelo con frustración. Saber que esto solo retrasaría su victoria final en unos pocos días lo ayudó a recuperar la compostura; su ventaja general apenas se había perdido. Intentó interceptar a la atacante flota de la alianza de inmediato. Sin embargo, la flota de la alianza (la infame flota de Yang, nada menos) que solo podría haber salido para luchar, cambió de dirección para evitar el fuerte empuje de Müller y comenzó a moverse rápidamente a lo largo de la curvatura de la superficie esférica de Iserlohn. Müller, anticipándose a dónde los llevaría esa curva, no cometió el error de perseguir al enemigo por detrás. En cambio, dio vueltas desde la dirección opuesta, planeando aparecer frente al enemigo y golpear primero su formación de vanguardia. Sin embargo, se había tendido una trampa astuta. La flota de Müller tuvo que pasar justo enfrente de la batería de torretas antiespaciales no dañadas de Iserlon para hacerlo.

Cuando Müller se dio cuenta de eso, ordenó apresuradamente una retirada, o más bien, lo intentó. Cuando estaba a punto de dar la orden, las fuerzas de la alianza, con una velocidad y orden asombrosos, ya se habían puesto a la ofensiva y efectivamente estaban cortando su ruta de escape desde atrás.

              Las fuerzas imperiales habían quedado atrapadas en un movimiento de pinzas entre el fuego del cañón antiespacial de Iserlohn y la Flota de Patrulla Iserlohn bajo el mando de Merkatz. Con vigas y misiles, la flota de patrulla, que hasta ese momento no había tenido ni tiempo ni lugar en la batalla, ahora desató toda su venganza y agresión acumuladas, golpeando a las fuerzas imperiales a voluntad. Las fuerzas imperiales quedaron atrapadas en una vasta red de energía tejida de muerte y destrucción. Despojados de su movilidad, por no hablar de sus medios de contraatacar, las naves de guerra imperiales fueron atrapados de izquierda a derecha en esos hilos ardientes, desencadenando columnas de llamas de colores vivos mientras se apagaban. Las naves que habían sido destrozadas y partidas en pedazos estallaron en bolas de fuego: brillaban como cuentas fosforescentes, como para adornar la red.

  La vista podía verse desde Gaiesburg. Dado que disparar su cañón principal a las fuerzas de la alianza también vaporizaría su propia fuerza, no había nada que los artilleros de Gaiesburg pudieran hacer.

              “¿Qué piensa Müller que está haciendo?” Kempf gritó enojado. “Esto es lo que sucede si dudas cuando hay que tomar una decisión”.

              Pero un punto de decisión también lo estaba afectando: si movilizar o no los ocho mil buques que quedaban bajo su propio mando y enviarlos a salvar a Müller.

              “No puedo simplemente esperar y observar mientras los aniquilan ¡Eichendorff! ¡Patricken!  Salid ahi fuera y rescatad a ese mocoso por mí.”

              Sus dos subordinados estaban sorprendidos por su tosca manera de decirlo. Aún así, si no pusieran la orden en acción de inmediato, la ira de su oficial al mando sin duda cambiaría de Müller a ellos mismos. Los dos almirantes se dirigieron al puerto principal de la fortaleza para tomar el mando de sus divisiones. En el camino, no pudieron evitar susurrar en el ascensor. 

“El comandante seguro parecía molesto …” 

“Ganar aquí sería un logro sin precedentes, pero si falla, la degradación será la menor de sus preocupaciones, incluso podría terminar siendo arrastrado a un puesto inútil”

“Si se tratara de eso, alcanzar a Mittermeier y Reuentahl sería imposible …”  

 Expuesta a un asalto concentrado, la flota imperial había sufrido graves daños, pero incluso mientras se retorcía en agonía, fue el sabio mando y liderazgo de Neidhart Müller el que evitó el completo colapso de la flota. Su buque insignia corrió por todo el espacio de batalla, ayudando a los subordinados que estaban en peleas difíciles, apuntalando filas que estaban a punto de romperse, llevando naves con defensas débiles a la parte posterior de la formación, levantando las defensas perimetrales y esperando los refuerzos que estaba seguro llegaría pronto. Cuando se enteró de que Eichendorff y Patricken estaban en camino, lanzó la última de sus capacidades ofensivas en un solo punto y rompió el cerco.

              Merkatz también sabía cuándo era el momento de retirarse, y así, evitando una batalla sin sentido contra estos nuevos enemigos, la flota regresó a la fortaleza de manera ordenada. El objetivo se había cumplido suficientemente.

              Julián también regresó a puerto. En esta batalla, derribó a tres valquirias y demostró que los muertes que había logrado su primera vez en su batalla no habían sido simplemente una suerte de casualidad.

  V

Del 14 al 15 de abril, los ataques de la Armada Imperial serían exitosos durante aproximadamente el 90 por ciento de cada período de combate, solo para terminar en fracaso después de un repentino cambio de fortuna. Para Karl Gustav Kempf, esto fue enloquecedor, y comenzó a sacar su indignación reprimida sobre su incompetente, o eso él creía, vicecomandante.

“Has peleado valientemente. El problema es que eso es todo lo que has hecho ¿Has conseguido algo por ello?”

 Las cortantes observaciones de Kempf hirieron profundamente a Müller. Aunque también había reflexionado sobre sus errores, era comprensible que se desanimara cuando le dijeron que volviera a la parte de atrás. Simplemente no era posible para un hombre que había sido altamente evaluado por Reinhard y que había recibido el rango de almirante completo antes de los treinta, estar completamente libre de orgullo y confianza en sí mismo.

              Reprimiendo su indignación, había llevado a la flota bajo su mando a la retaguardia de la formación. No era un hombre de mente estrecha, pero en este caso, no pudo evitar preguntarse si Kempf podría estar intentando quedarse con toda la gloria.

              Fue entonces cuando uno de los médicos militares acudió a él con un informe:

              “Uno de los prisioneros nos ha dicho algo muy inusual”.

              “¿Qué es?”

              “Dijo que el comandante Yang Wen-li en realidad está ausente de la fortaleza de Iserlohn …” 

              Doblando la parte superior de su cuerpo ligeramente hacia atrás, Neidhart Müller miró al médico. “¿De Verdad?” él dijo. No estaba claro si estaba preguntando sobre el informe en sí o sobre su contenido, y eso solo era un testimonio de lo sorprendido que estaba.

El médico respondió con calma: “No sé cuán creíble puede es esa declaración en sí, pero es un hecho que el prisionero, delirante con fiebre y al borde de la muerte, lo… `reveló . Ahora está muerto, así que no hay forma de confirmar la veracidad de su… secreto “.

              “Pero, ¿es posible tal cosa?” Müller dijo en voz baja. “¿Podría ese hombre del saco ni siquiera estar en la fortaleza?”

              En ese momento, un oficial aún más joven, el teniente comandante Drewenz, le preguntó a su oficial superior: “¿Es Yang Wen-li realmente un oponente tan aterrador?”

              Después de un momento de silencio, Müller respondió con una pregunta propia: “¿Podrías capturar esa fortaleza sin derramar una sola gota de la sangre de tus propios hombres? ¿Y usando un método que ni una sola persona a bordo pudo ver venir?

              “No”, dijo Drewenz, después de pensarlo por un momento. “Eso no sería posible”.

              “Bueno, entonces, Yang Wen-li es alguien a quien temer. Un comandante enemigo sobresaliente debe recibir el debido respeto, ¿no? No hay vergüenza en eso “.

              Después de haber iluminado al teniente comandante, Müller volvió a sumirse en sus pensamientos ¿Era posible que el comandante de Iserlohn, una fortaleza entre fortalezas, pudiera estar lejos de su puesto? ¿Y en un momento incierto cuando el ejército imperial podría lanzar una ofensiva total en cualquier momento? Para Müller, y para cualquier soldado con una pizca de responsabilidad y sentido común, no era algo fácil de creer.

              Recordó la memoria visual de una de las naves que él mismo había visto cuando la flota de la alianza emergió de Iserlohn.

  Según su forma, ese acorazado había sido Hyperion, una nave conocida estos dos últimos años como el buque insignia de Yang Wen-li. ¿El hecho de que salió a pelear no significaba que Yang estaba presente en Iserlohn? ¿O había sido un truco para camuflar su ausencia? También era posible que se tratara de una estrategia compleja diseñada para hacerles pensar que estaba ausente y atraerlos a un asalto imprudente. En cualquier caso, Yang Wen-li era un hombre que había capturado a Iserlohn sin derramar una sola gota de sangre de sus hombres. Fue un shock para Müller hace dos años, cuando escuchó el informe por primera vez. En ese momento, la diversidad infinita de la estrategia militar realmente le había sido revelada.

              ¿Podría realmente creer las palabras de un prisionero moribundo? Tal vez el doctor se había equivocado. Tal vez su conciencia no había sido nublada por la fiebre alta. ¿No era lo más posible que hubiera estado tratando de confundir al ejército imperial con sus últimas palabras?

              Incluso era bastante plausible que lo hubiera hecho siguiendo las instrucciones de Yang.

  Müller sacudió la cabeza ligeramente. Honestamente, sin embargo, si él está aquí, está aquí; si no, no lo está. Aun así, solo mira todos los problemas que causa, esté o no aquí. Puedo ver porque le llaman Yang el Mago.

 Si Yang Wen-li hubiera podido escuchar lo que Niedhart Müller estaba pensando en él, seguramente se hubiera encogido de hombros y habría dicho: “Por favor, no me sobrestime. Solo soy un hombre normal, frugal y poco ambicioso que suena con el retiro y la vida de pensionista. Si mi propia gente pensara tanto en mí como mis enemigos, no tendría tribunales de indagando olisqueándome el cuello ”.

              Por parte de Müller, no importaba con cuanta cautela se hubiera comportado, nunca se sintió como si estuviera siendo lo suficientemente cuidadoso. Müller estaba ansioso por su propio bien, por no hablar de cualquier plan inteligente que Yang pudiera estar tramando. ¿Estoy a punto de volverme loco en base a información poco fiable? el se preguntó. Más que nada, deseaba que ese soldado no hubiera muerto. Cuando se trataba de cautivos tomados en el espacio, generalmente había dos tipos: los que fueron tomados cuando un barco entero se rindió y los que resultaron heridos durante el combate cuerpo a cuerpo dentro de una fortaleza. En esta batalla, sin embargo, los cautivos que habían tomado eran extremadamente pocos. Además, casi todos estaban gravemente heridos y actualmente inconscientes, por lo que no había forma de confirmar lo que había dicho el muerto.

Solo habían podido interrogar a uno de ellos, y sus palabras solo habían dejado a Müller más confundido:

              “El almirante Yang ordenó al contralmirante Schenkopp que dijera que no está allí …”; 

              Aún así, Niedhart Müller finalmente se decidió y dio órdenes:

              “Despligue una red de reconocimiento y seguridad en todo el corredor. Esperaremos el regreso de Yang Wen-li y lo tomaremos prisionero. Si podemos hacer eso, no solo Iserlohn, sino las Fuerzas Armadas de la Alianza en su conjunto se derrumbarán, y la victoria final estará de nuevo a nuestro alcance “.

A sus órdenes, tres mil embarcaciones se posicionaron dentro del corredor. Al forzar sus capacidades de detección de enemigos hasta sus límites máximos, llenaron toda la región de trampa sobre trampa. Cuando salieron a atrapar a Yang Wen-li, pensaron mucho en su posición.

              Sin embargo, hubo un individuo a quien esta decisión enfureció. El comandante en jefe Kempf exigió saber por qué estaba en marcha un reposicionamiento de fuerzas sin que él hubiera dado ninguna orden de este tipo.

              Müller no tuvo más remedio que tratar de convencerlo.

              “El año pasado, Siegfried Kircheis viajó a Iserlohn para un intercambio de prisioneros, y cuando regresó me dijo algo sobre Yang Wen-li: ‘Cuando vi al hombre en persona, no se parecía en nada a un guerrero valiente y feroz. Y eso es probablemente allí donde radica su verdadera y aterradora naturaleza.”

              “¿Y?”

            Kempf parecía y parecía disgustado, pero este no era momento para que Müller cediera terreno.

              “Uno de los prisioneros de Iserlohn dijo con su último aliento que Yang no está dentro de la fortaleza. No sé por qué debería ser así, pero es lógico que se haya dirigido directamente hacia Iserlohn en el momento en que se enteró de que la fortaleza había sido atacada. Si podemos interceptarlo en el camino y lograr atraparlo, será un golpe fatal para las Fuerzas Armadas de la Alianza “.

Después de escucharlo, Kempf respondió: “No sabemos qué tipo de tácticas inusuales utilizará Yang, ¿no fuiste tú el que dijo eso? La Alianza de Planetas Libres no tiene una base estratégica más vital que Iserlohn. ¿Por qué su comandante estaría lejos de su puesto? Su plan, claramente, es hacernos pensar que no está allí, así diseminaríamos nuestras fuerzas. Devuelve tus naves a sus posiciones originales al instante. Es de vital importancia que los tengamos aquí en reserva ”.

              Como no había nada más que pudiera hacer, Müller retrocedió, aunque eso no significaba que estuviera convencido. Su deseo era capturar el más grande de los premios él mismo, incluso si eso significaba ignorar las órdenes de su oficial superior; aun así, sintió una incertidumbre que era natural y consultó con su asesor, el comodoro Orlau. La respuesta de Orlau fue algo así:

              “Su Excelencia es el vicecomandante, no el comandante en jefe. En lugar de insistir en su propio camino, debe seguir la política del comandante en jefe “.

              El silencio de Müller valió diez mil palabras de discurso elocuente para expresar cuán difícil fue para él abandonar su plan de capturar a Yang Wen-li. Aun así, por fin dejó escapar un pequeño suspiro y escuchó las advertencias de su asesor.

              “Tienes razón. Un vicecomandante debe seguir los deseos del comandante en jefe. Entendido: arrojaré mi ego a los vientos. Anularé mis ordenes anteriores.”

              Al igual que Yang, Müller no era ni omnisciente ni todopoderoso, y por muy capaz que fuera, había límites para su perspicacia y habilidades predictivas.

   De esta manera, todas las trampas que durante un tiempo se habían establecido para capturar a Yang Wen-li fueron eliminadas de su camino.

              En ultima instancia, Müller había hecho la suposición correcta pero la decisión equivocada. En los tiempos por venir, los historiadores del imperio lo criticarían por eso, diciendo que si Reuentahl o Mittermeier hubieran estado en su posición, habrían visto sus intenciones originales hasta el final y habrían logrado capturar a Yang. En respuesta, Mittermeier dijo esto:

“Eso no es más que especulación después del hecho. Si hubiera estado en los zapatos de Müller, no podría haber hecho nada más que él “.

              En cualquier caso, el combate continuó después, sin que ninguno de los lados ganara una ventaja decisiva, y en este estado de casi punto muerto, el tiempo pasó en el corredor hasta que abril casi había terminado. Ya casi era hora de que Yang Wen-li “volviera a casa”.

VI

 Cuando los subordinados de Yang Wen-li apenas comenzaban a librar su lucha desesperada contra Iserlohn, Rupert Kesselring, asistente del terrateniente del dominio Phezzan, estaba manejando a un visitante enfurecido con el porte de un matador experimentado.

              “Por favor, comisionado. No hay necesidad de enojarse tanto “.

              La vaga sonrisa del joven, en este caso, era como una bandera roja que ondeaba al hombre mayor, el Comisionado Henlow, y estaba elevando su presión arterial.

              “Eso es fácil de decir para ti, Kesselring, pero en cuanto a mí, no puedo simplemente quedarme aquí y aceptar esto con calma. Siguiendo su recomendación, llamamos a Yang de regreso de Iserlohn y lo sometimos a una investigación oficial. Pero entonces, ¿qué pasó? Una flota imperial masiva cruzó la frontera, aprovechando su ausencia. ¿No es una sincronización increíble y espléndida? ¡Realmente me encantaría escuchar una explicación detallada sobre esa información!”

              “Su té se está enfriando”.

              “¿Dije algo sobre el té? Seguimos tu consejo, y …; ” 

              “Fue un error de mi parte asesorarle”.

              “¿Fue qué?”

              “Dije que estaba mal de mi parte asesorarte”.

              Con una elegante floritura que rayaba en la ostentación, Kesselring se llevó una taza de té con crema a los labios. “Desde el principio, no tenía por qué decirte que el almirante Yang debería ser interrogado. Después de todo, eso cuenta como una intromisión en sus asuntos internos. Era tu lado, más bien, el que tenía buenas razones para rechazar. Y sin embargo, no ejercieron ese derecho. Todos ustedes voluntariamente estuvieron de acuerdo con mi impertinente intromisión. Aún así, ¿Su Excelencia insiste en que toda la culpa recae en este humilde hijo de Phezzan?”

  El joven Phezzaní observó serenamente cómo el rostro del comisionado de la Alianza cambiaba de color por segundos.

        “Pero aún así …; A juzgar por la forma en que actuó cuando hablamos esa vez, es difícil culparnos por pensar que si nos negamos, La alianza de planetas libres caería en desgracia con Phezzan “. 

   Fue un contraataque desesperado, pero el ayudante del terrateniente parecía singularmente impasible.

              “En cualquier caso”, dijo, “eso ahora es agua pasada, por lo que realmente no tiene sentido discutirlo. El problema en cuestión es lo que viene después. Dígame, señor Comisario, ¿qué piensa hacer en el futuro?”

              “¿Qué quieres decir con ‘seguir adelante’?”

              “Oh, ni siquiera lo has pensado, ¿verdad? Eso me pone en apuro. Aquí en Phezzan estamos muy preocupados por el futuro: estamos pensando mucho sobre la amistad que sería mejor que nos procurásemos: la de la actual administración Trünicht, o la de una posible futura administración Yang”

              Esas palabras golpearon al comisionado como el golpe impactante de un latigazo en la mejilla. Su expresión era como la de un tejón que acababa de salir de su agujero, solo para encontrarse cara a cara con la boca del rifle de un cazador.

              “¿Una futura administración Yang ? ¡Ridículo! Er, disculpe, pero no hay forma de que algo así ocurra. Absolutamente no.”

    “¿Oh enserio? Suena bastante seguro de si mismo. En ese caso, permita que le pregunte: hace tres años, ¿predijo que en un futuro muy cercano un joven llamado Reinhard von Lohengramm se convertiría en el gobernante del Imperio Galáctico?

              El comisario no dijo nada.

 “Así son las riquezas de la posibilidad histórica. Así es como se desarrolla el capricho del destino. Comisionado, de aquí algo que haría bien en pensar largo y tendido: ¿hasta qué punto está su felicidad personal ligado a su lealtad inquebrantable a la administración Trünicht solamente? Un hombre inteligente como usted seguramente sabe lo importante que es entrar en la planta baja al hacer inversiones. El presente, por supuesto, es de gran importancia para los seres humanos, pero no porque sea el resultado del pasado, sino más bien porque es la fuente del futuro “.

              Kesselring tomó en la mano la taza de té con crema que había dejado antes. Al otro lado de la neblina de vapor que se elevaba, podía ver al comisionado Henlow, un hombre que se sacudía y giraba en medio de muchos cálculos, con la mirada en la cara de alguien que acababa de perder la capacidad de actuar por sí mismo.

Capítulo 8. Regreso

I

El crucero Leda II corrió de regreso hacia la fortaleza de Iserlohn a través de un vasto laberinto de oscuridad y estrellas. La bella dama conocida como Leda II había sido acompañada por una flota de escolta básica, solo una parte del camino en su viaje inicial a Heinessen; ahora en su viaje de regreso, era acompañada por todos lados por filas profundas de caballeros mayores y menores, con un total de 5.500 en total.

              “Me pregunto si el gobierno hubiera preferido enviarme de vuelta con las manos vacías”. Le dijo Yang a Frederica. Esto no era especulación; sino un insulto. Después de todo, no importaba cuán grande pudiera ser la animadversión del gobierno hacia Yang, todavía tenían que proporcionarle la fuerza suficiente para repeler al enemigo. No había forma de que le hubieran enviado de vuelta con las manos vacías.

              Por supuesto, una cosa era reunir un número decente de naves y otra muy distinta construir una fuerza de combate efectiva. La fuerza que le habían dado a Yang era un caso de manual de una unidad montada sobre la marcha. Había 2.200 naves bajo el mando del Contralmirante Alarcón, 2.040 naves bajo el Contralmirante Morton, 650 bajo el comodoro Marinetti y 610 bajo el comodoro Sahnial. Todas estas eran unidades independientes no afiliadas a la armada principal, y hasta ahora habían estado realizando tareas de patrulla y seguridad regionales. Hasta cierto punto, al menos, tenían armamento y blindaje.

 El almirante Bucock, comandante en jefe de la armada espacial, había tratado de movilizar la Primera Flota para Yang. La primera era en la actualidad la única flota formalmente organizada que tenía la armada de la Alianza que podía rivalizar con la Flota de Yang (La patrullera de Iserlohn) en términos de potencia de fuego, defensas, composición, entrenamiento y experiencia en el espacio de batalla. Consistía en 14.400 naves, y su comandante era un antiguo jefe de Yang, el vicealmirante Paetta. Sin embargo, Bucock se había encontrado con oposición cuando había tratado de movilizar la Primera Flota, no solo desde el liderazgo político, sino también desde el interior del ejército. “¿Y como defenderemos la capital?” ellos habían dicho. “Si la Primera Flota se va a la frontera, ¿eso no dejará a la capital indefensa?”

              “Lo digo para mi vergüenza”, había respondido el almirante Bucock, “pero había varias flotas estacionadas en Heinessen durante el golpe de estado del año pasado. Y sin embargo, el golpe aún sucedió, ¿no? Además, ¿qué fuerzas podemos realísticamente darle al Almirante Yang para que lidere si no activamos la Primera Flota?”

  El almirante Cubresly, director de la sede operativa conjunta, había sufrido un revés en su recuperación de la herida que había recibido anteriormente, y con él de vuelta en el hospital para recibir tratamiento adicional, no había nadie para respaldar al viejo almirante. El Comité de Defensa ordenó a la Primera Flota que se dedicara por completo a la defensa de la capital, y el Cuartel General de Operaciones Conjuntas eventualmente reunió una fuerza de 5.500 naves.

              “Incluso Cubresly se ha vuelto tímido como un corderito en situaciones como esta”, había dicho Bucock. “Está bajo mucha presión, y si está hospitalizado demasiado tiempo, se verá obligado a renunciar”. Así que finalmente, solo soy un viejo aislado.”

              “Estoy con usted, señor”. Yang pronunció esas palabras desde el fondo de su corazón.

              “Aprecio el pensamiento”, sonrió el viejo almirante, “pero Iserlohn y Heinessen están demasiado separados para decir eso”. A decir verdad, el propio Yang tenía sus dudas sobre cuánta ayuda podría proporcionarle al viejo almirante.

 De los cuatro oficiales al mando, Yang sabía poco sobre los dos comodoros. Seré feliz si sus habilidades de mando y conocimiento militar básico están a la altura , siguió pensando.

          Sintió que podía contar con el Contralmirante Morton. Lionel Morton había servido como vicecomandante de la antigua Novena Flota. Cuando su oficial superior resultó gravemente herido durante la Batalla de Amritzer, se hizo cargo y comandó la novena flota durante la larga retirada, logrando evitar que se derrumbara por completo. Tenía una sólida reputación como un comandante paciente y tranquilo y un historial de servicio que no habría sorprendido a nadie si hubiera pertenecido a un vicealmirante. A sus cuarenta y tantos años, había visto mucho más combate que Yang. Sin embargo, no había salido de la Academia de Oficiales, y un exceso de autoconfianza sobre eso podría haberle dificultado la vida en la jerarquía organizacional.

 Sin embargo, el verdadero problema era el contralmirante Sandle Alarcón. En términos de habilidad, había pocas razones para dudar de él, pero su personalidad exigía precaución. Yang había escuchado rumores desagradables sobre él: que era un supremacista militar obsesivo; que la única razón por la que no se había unido al golpe el año pasado fue una enemistad personal que había tenido con el Capitán Evens; que sus ideas eran incluso más radicales que las del Congreso militar. Sin embargo, lo que más aborreció Yang fue el hecho de que se sospechó más de una vez sobre Alarcón por el asesinato de civiles y soldados capturados, y en cada una de las varias ocasiones en que se enfrentó a una indiferente corte marcial fue encontrado no culpable, ya sea por falta de pruebas porque su participación había sido intuida lógicamente, sin hechos concretos. Yang sospechaba que se estaban produciendo varios rascamientos de espalda de naturaleza verdaderamente desagradable. Por ahora, sin embargo, un almirante era un almirante, y un activo militar un activo militar. Todo lo que se le exigió a Yang en esta coyuntura fue la habilidad de usar a Alarcón de manera efectiva.

 Yang no iba a enfrentarse contra Reinhard von Lohengramm esta vez. En estos días, el duque Reinhard von Lohengramm tenía que dedicar toda su atención al gobierno. O pensándolo de otra manera, no había suficiente necesidad de llevarlo al campo de batalla en persona. Siendo ese el caso, el nivel de fuerza de voluntad que impulsa esta invasión probablemente fue del nivel de “Oye, ¿no sería genial si podemos ganar?” Esta batalla no era de vital importancia para él.

El año previo al anterior, Lohengramm, que todavía era conde, había invadido la región estelar Astarté. Había perfeccionado una táctica para golpear a las unidades separadas de una fuerza dividida de forma individual, pero esa no había sido la única cosa que había hecho la invasión posible. También estaba el hecho de que la fortaleza Iserlohn había estado en ese momento en manos imperiales. Funcionaba como base logística y como apoyo de retaguardia, y porque sabia que estaba tras el, Reinhard había sido capaz de abrirse paso sin piedad a través de la envoltura enemiga.

  Ese mismo año, Reinhard alcanzó una gran victoria en Amritzer. Había permitido que las vanguardia de la fuerza enemiga se infiltrara en territorio imperial hasta alcanzar un punto de ruptura, y al mismo tiempo destruyó la capacidad de reaprovisionamiento de la Alianza.            

Las tácticas de Reinhard eran tan espectaculares…tan deslumbrantes, que para un simple observador parecía estar esgrimiendo alguna clase de magia. Pero esa no era ni mucho menos la verdad. Él era un gran táctico- e incluso un gran estratega- que haría todos los arreglos necesarios para asegurar la victoria antes incluso de llegar al campo de batalla.

No importaba como de brillantes y completamente inesperadas las pasadas victorias de Reinhard hubieran podido resultar, el actuaba consistentemente con coherencia lógica y se aseguraba de tener las garantías estratégicas en su lugar.

Reinhard era un hombre al que le gustaban las victorias fáciles y era en ese punto en el que Yang reconocía su grandeza. Una victoria fácil significaba preparar las condiciones para la victoria, minimizar las pérdidas de tus propias fuerzas y ganar la batalla de forma sencilla. Los únicos que no reconocían a Reinhard eran necios líderes militares y civiles que pensaban que las vidas humanas eran un recurso inagotable.

Era porque Reinhard era tan capaz que tantos almirantes brillantes se habían reunido a su alrededor, aunque el único al que Yang había conocido en persona había sido Siegfried Kircheis. El día en el que Yang recibió la noticia de su muerte, le dolió. Se había sentido de alguna manera como si hubiera perdido a un viejo amigo al que conocía de muchos años atrás. Yang también pensaba que si Kircheis hubiese vivido, podría haberse convertido en un puente vital entre la alianza y el nuevo régimen del imperio.

Como si estuviese respondiendo a los pensamientos que él no había expresado con palabras, Frederica se aproximó a Yang con una pregunta sobre Reinhard:

“¿Piensas que el Duque Lohengramm matará al Kaiser?”

“No, no creo que le mate”

“Pero es obvio que planea usurpar el trono. Seguramente el Kaiser sería un obstáculo para eso.”

“A lo largo de la historia, siempre han habido usurpadores. Después de todo el fundador de una dinastía es por definición un usurpador, contando con que no sea un invasor. Pero en lo concerniente a si un usurpador matará al monarca previo siempre tras conseguir el poder, la respuesta es un NO resonante.

Hay muchos ejemplos de reyes que fueron tratados muy bien después de ser depuestos – Incluso convertidos en aristócratas de nuevo régimen- Además, en los casos en los que pasa, hay exactamente cero ejemplos de la depuesta dinastía destronando a la nueva para reestablecerse.”

El fundador de una antigua dinastía había usurpado el trono, haciendo abdicar al niño emperador de la anterior dinastía, y trató a ese predecesor con generosidad, otorgándole todo tipo de privilegios e incluso ordenando a su sucesor en su testamento no tratar mal a aquellos de la línea de sangre de la antigua dinastía. El contrato fue seguido con detenimiento por la siguiente generación de la nueva dinastía. Su fundador había sido un hombre sabio, con la perspicacia para darse cuenta de que podía ganarse a la gente mostrando gracia con el bando perdedor, y que la dinastía previa – que estaba en declive como sistema de autoridad- si era tratada como aristocracia, perderían su hostilidad hacia el nuevo orden y con el tiempo se volverían menos tozudos.

Cuando Yang miraba la forma en la que el Duque Lohengramm había lidiado con las fuerzas de las viejas familias nobles – tanto política como militarmente- veía ferocidad y crueldad, pero lo que no veía era descorazonada brutalidad. Y Reinhard ciertamente no era un tonto. Cualquiera podría ver que si mataba a un niño de siete años, se echaría sobre sí mismo la condenación política y moral. No tomaría una decisión perjudicial para sus propios intereses.

Por supuesto, el Kaiser podría tener ahora siete años. Pero en una década tendría diecisiete, y en dos, veintisiete. El futuro podría un día traer diferentes consideraciones, pero al menos por ahora el duque Lohengramm mantendría al niño Kaiser con vida. Probablemente estaba pensando en como usarle de forma más efectiva. Irónicamente era el joven primer ministro imperial el que tenía que estar más preocupado por la seguridad del joven Kaiser. Si el niño fuese a morir ahora, incluso debido a genuinas causas naturales y por causa de algún desafortunado accidente- esa muerte “natural” sería vista por muchos , si no por la mayoría como un asesinato. Incluso con el Kaiser vivo, no representaría amenaza alguna a las muchas reformas que Reinhard estaba llevando a cabo. Reinhard no necesitaba el apoyo de aquellos que apoyaban al joven Kaiser.

Quinientos años atrás, Rudolf von Goldenbaum había hecho que las corrientes de la historia corrieran hacia atrás. Le había quitado el polvo a los viejos atalajes de la autocracia y la sociedad de clases- de los que supuestamente la humanidad se había despojado y arrojado a un lado mucho tiempo atrás- y tomado el escenario ante la ciudadanía. La autocracia y la clase habían sido parte de un proceso que las civilizaciones inevitablemente tenían que seguir a través del camino de su nacimiento a su madurez, pero el rol que había tenido a través de la historia había sido sustituido por el de la sociedad civil moderna. Las viejas maneras deberían haber dejado la escena hace mucho. Peor aún, la implementación de un gobierno tal había creado un sistema por el que la mayoría era sacrificada por el bien de un número de gobernantes muy reducido.

Quizás las reformas del Duque Lohengramm eran nada mas que la vía para alcanzar sus ambiciones personales o estaban motivadas puramente por un sentimiento anti-goldenbaum. Aun así, el camino que caminaba claramente era el del progreso de la historia- el de la libertad e igualdad. Siendo ese el caso, no había razón alguna por el que la Alianza de planetas libres debería oponersele. Más bien, ¿no deberían cooperar con él para librar al universo de los despojos de aquel despotismo añejo y construir un nuevo orden histórico? Tampoco era necesario que la totalidad de la raza humana fuera parte de un solo estado, ¿Qué había de malo con la existencia unísona de múltiples naciones?

El problema era que proceso político se debería emplear para lograr eso ¿Debería el progreso de la historia y la recuperación de su corrientes naturales ser dejada en las manos de un extraordinario individuo como Reinhard von Lohengramm? ¿O debería esa responsabilidad ser dividida como se había en la Alianza de planetas libres, entre muchas personas de habilidades y moral ordinarias, que avanzaban lentamente en conjunto a través de ciclos de conflicto, angustia, compromiso, ensayo y error? La cuestión era cual elegir.

La moderna sociedad civil, habiendo derrocado a la autocracia, había elegido la segunda opción. Esa había sido la opción correcta, de eso Yang estaba convencido. El alzamiento de un solo individuo como Reinhard von Lohengramm , dotado de ambición ideales y capacidad era un milagro o más bien, una casualidad de la historia. Estaba en el presente concentrando en una persona toda la autoridad política del impero galáctico. ¡Comandante en jefe de la armada espacial Imperial y primer ministro imperial a la misma vez! Pero estaba bien. Tenia talento suficiente para cumplir las responsabilidades de ambos puestos. Pero ¿y su sucesor?

La sociedad ganaba mas al no dar colocar excesivo poder en las manos de políticos mediocres que el que perdía al limitar el poder de grandes héroes y hombres de estado que podrían o no aparecer una vez cada pocos siglos. Ese era un fundamental principio de la democracia. Después de todo, ¡Que pesadilla sería si un hombre como Job Trünicht se convirtiera en un Kaiser sagrado e Inviolable!

Nota del traductor:

El niño emperador que menciona Tanaka, es con toda probabilidad Gong Song,

https://es.wikipedia.org/wiki/Emperador_Gong_de_Song emperador chino de la dinastía Song del sur que abdicó en Kublai Kan (Khan mongol, nieto de Gengis Khan, que fundó la dinastía Yuan.) este le dio un título de duque y le trató bastante bien. Pero el hijo de Kublai Khan lo mandó al otro lado del río estigia (o en este caso, su equivalente chino)

Teniendo en cuenta el fervor del autor por la historia china…. Me parece que no puede ser otro que ese.

En la misma historia China, algo parecido pasó después. Los Ming echaron a los mongoles, y en el siglo 17, los manchues del norte invadieron china y se instalaron como la dinastía Qing. Muchos de los Ming de la rama principal reaccionaron con el suicidio, pero los que sobrevivieron recibieron títulos de nobleza tan rimbombantes como “Marques de la gracia extendida” .

Como ejemplos de países cuya realeza termina formando parte de la de otro país como nobleza, tenemos a la del reino de Ryukyu (el archipiélago donde se sitúa Okinawa) conquistada por el Japón del meiji a finales del siglo xix y cuyos reyes se incorporaron a la alta nobleza japonesa como Príncipes.

II

 Las alarmas comenzaron a sonar y un operador informó:

              ¡Naves enemigas detectadas a las once en punto! Imagen mejorada en pantalla “. Su voz era tan encantadora que casi sonaba como si estuviera presumiendo de algo.

              Era una pequeña formación de patrulla compuesta por un destructor y media docena de pequeñas embarcaciones de escolta. Sorprendidos por la aparición de una fuerza de alianza de varios miles de naves, estaban tratando de huir.

              “Hemos sido vistos”, dijo el capitán Zeno. “No hay posibilidad de un ataque sorpresa ahora”.

              Yang miró al capitán con incredulidad. “¿Huh? No estaba planeando un ataque furtivo. A decir verdad, me siento aliviado de que se hayan ido y nos hayan hecho el favor ”.

              Ese pronunciamiento, naturalmente, arrojó a los oficiales del personal a un bucle, por lo que Yang se vio obligado a explicarse en detalle.

              “En resumen, lo que esto significa es que el comandante imperial ha sido conducido al punto de buscar refuerzos enemigos, er, que seríamos nosotros. Solo puedo imaginar lo incierto que va a ser ahora ¿Debería seguir atacando a Iserlohn con la espalda hacia nosotros, o luchar contra nosotros y mostrarle la espalda a Iserlohn? ¿O debería distribuir sus fuerzas para que enfrenten ambas direcciones y peleen una batalla de dos frentes? ¿Debería apostar por golpearnos por separado, a pesar de que sería una pelea de dos actos con un intermedio? ¿O decidir que no hay camino a la victoria y retirarse? En cualquier caso, tiene la espalda contra la pared, y eso solo nos da la ventaja “.

    Yang se encogió ligeramente de hombros.

              “En cuanto a mí, realmente espero que se decida por la última opción. Si hace eso, nadie muere y nadie resulta herido. Y, sobre todo, la manera fácil es siempre la mejor manera “.

              Los oficiales del personal de esta flota de retales se rieron agradablemente -muy probablemente porque pensaron que Yang estaba bromeando. No lo conocían como el liderazgo central de Iserlohn. Frederica era la única que sabía que estaba hablando en serio, y ella no se estaba riendo.

              Después de escuchar el informe de emergencia de la patrulla que había avistado a las fuerzas de Yang, Karl Gustav Kempf se quedó mirando fijamente la pantalla y consideró sus opciones. Profundos pliegues estaban grabados en el espacio carnoso entre sus cejas.

Tal como Yang había supuesto, Kempf estaba ahora bajo presión para tomar una decisión. Unos días antes, había enviado un informe a Odin sobre el progreso de la batalla, y no había tenido dificultades menores con la redacción. No había perdido, y había asestado un golpe psicológico a las fuerzas de la alianza, además de infligir un daño físico considerable; Iserlohn, sin embargo, aunque estaba dañada, todavía estaba muy operativo, y todavía no había logrado meter a un solo soldado dentro. Las cosas no estaban simplemente en un punto muerto; A decir verdad, la gran fortaleza llamada Gaiesburg era demasiado grande para que Kempf pudiera manejarla. El almirante de ingeniería Schaft había hablado de su propio logro de la manera más autocomplaciente imaginable, pero de hecho, las dificultades que enfrentó el que propuso la misión no eran nada comparadas con las que enfrentaron quienes la ejecutaban. Aun así, podrían ocurrir tres escenarios diferentes si Kempf informaba que estaba teniendo problemas, y cualquiera de ellos dejaría una herida en su orgullo: podría ser despedido, recibir órdenes de retirarse o un colega podría ser enviado a reforzarlo. Al final, Kempf redactó su informe de la siguiente manera:

“Tenemos la ventaja”

 Aproximadamente al mismo tiempo, una flota masiva de más de veinte mil naves se dirigía desde territorio imperial hacia el Corredor Iserlohn. Esta flota se dividía en dos divisiones, delantera y trasera, con la división delantera bajo el mando del alto almirante Wolfgang Mittermeier y la división trasera comandada por el alto almirante Oskar von Reuentahl, quienes eran elogiados como los “pilares gemelos” de la Armada Imperial. Habiendo recibido órdenes repentinas de Reinhard, se habían movilizado rápidamente y estaban en camino para reforzar las fuerzas de Kempf.

              Mittermeier parecía un poco desconcertado mientras recibía esas órdenes. Reuentahl había expresado el sentimiento en palabras: “Me siento honrado de recibir sus órdenes, milord. Aún así, si atacamos al enemigo en este momento, ¿no cree que el almirante Kempf podría creer erróneamente que estamos robando el crédito por sus éxitos?”

              Reuentahl había hablado teniendo cuidadosa consideración por la psicología del comandante de primera línea, pero la respuesta que esto provocó de Reinhard fue una risa baja y seca – incluso podría decirse algo muerta-.

              “No hay necesidad de tales preocupaciones de su parte, Almirante. Aunque ese podría no ser el caso si Kempf realmente tuvo algún éxito “.

       “Como usted diga, mi señor”

              “No expandan el frente más de lo necesario. Dejo el resto a su propio buen juicio.”

Los dos almirantes se retiraron de la presencia de Reinhard, y una vez que estaban caminando juntos en el pasillo afuera, Reuentahl hizo una pregunta:

              ¿Qué crees que realmente está haciendo el Duque Lohengramm? Si la lucha se ha convertido en un atolladero, entonces hay razones suficientes para enviarnos. Pero si Kempf está ganando, no hay necesidad de que vayamos. Y si ha sido derrotado, es una pérdida de tiempo porque ya es demasiado tarde para hacer algo por él “.

              “No importa cuál sea el caso, todavía tenemos nuestras órdenes del primer ministro imperial”, dijo Mittermeier, recordándole sus propias circunstancias. “Tendremos que hacerlo lo mejor que podamos. Si la situación cuando llegamos al campo de batalla exige que peleemos, entonces podemos decidir cómo hacerlo ”.

              “Tienes razón”, dijo Reuentahl.

              Si llegaban y Kempf había ganado o estaba ganando, no habría nada de qué preocuparse. Si las cosas estuvieran en un punto muerto, tendrían que consultar con Kempf y su gente ahí mismo y decidir juntos qué hacer. Lo único de lo que Mittermeier y Reuentahl tenían que hablar ahora era de lo que debían hacer si llegaban allí y encontraban al Almirante Kempf derrotado siendo acosado por los perseguidores. Ese asunto se resolvió en dos o tres intercambios. Uno podría buscar tanto en el imperio como en la alianza y nunca encontrar otro par de comandantes de igual rango que estuvieran tan bien sintonizados con los procesos de pensamiento del otro como ellos.

  Después de darles órdenes a Mittermeier y Reuentahl, Reinhard volvió a mirar el informe del almirante Kempf cuando el alto almirante Paul von Oberstein fue a verle..

 “Me di cuenta de que parecía de alguna manera disgustado con el informe del almirante Kempf”, dijo.

              “Pensé que Kempf lo haría un poco mejor que esto, pero parece que angustiar al enemigo es lo mejor que puede hacer. El objetivo es dejar a Iserlohn impotente. No necesita necesariamente capturarlo y ocuparlo. En un escenario extremo, incluso sería aceptable chocar una fortaleza contra la otra y destruir ambas “.

              La luz brilló en los ojos artificiales de Oberstein. “Aún así, entendí que Kempf ha utilizado la Fortaleza de Gaiesburg como una fortaleza desde la cual atacar con valentía al enemigo de frente”.

              “Y por eso digo que ha alcanzado sus límites”.

  Reinhard estampó el informe violentamente contra su escritorio.

              Su jefe de personal de ojos sintéticos se alisó el cabello salpicado de gris con una mano. “En ese punto, el que eligió a Kempf para esta misión tampoco puede escapar de la culpa. Yo mismo tomé la decisión equivocada al recomendarlo. Me disculpo por ello.”

              “¿Oh? Para ti eso es bastante encomiable, viniendo de ti, ¿no? Reinhard dijo con frialdad. “Sin embargo, yo fui el último responsable de elegirlo. Aunque si queremos rastrear esto desde el principio, todo comenzó con Schaft y su propuesta inútil. Una cosa sería si simplemente no hubiéramos podido beneficiarnos, pero ahora que esto ha resultado ser perjudicial, no sé qué hacer con el hombre “.

          “Aún así, incluso un hombre como él podría ser útil de alguna manera. Es algo difícil de agarrar las estrellas sólo con la fuerza de los brazos. Creo que es mejor reunir tantos peones como se pueda. Incluso peones salidos de la alcantarilla”.

 Los ojos azul hielo que estaban fijos en el jefe de personal brillaron con una luz particularmente fría en ese momento. “No te confundas, Oberstein. No quiero robar las estrellas como un vulgar carterista , mi deseo es saquearlas como un conquistador “.

  “Como desée.”

              Después de que Oberstein saludó y se marchara , Reinhard echó hacia atrás su lujosa melena de cabello dorado. Sus dedos pálidos acariciaban el colgante en su pecho.

              “¿Es esto lo que sucede cuando ganas poder?” él dijo. “No queda un alma por aquí que incluso intente entenderme. ¿O es mi culpa después de todo?”

              Los ojos azul hielo estaban opacados por nubes de melancolía. Esto no era lo que había estado buscando. Lo que había estado esperando era algo completamente diferente.

III

    “No tenemos tanto tiempo”, explicó Yang a Frederica. Al enterarse de que el Corredor Iserlohn aún no estaba completamente bajo su control, Reinhard von Lohengramm seguramente enviaría refuerzos. Cuando llegaran, su número seguramente sería enorme; enviar una pequeña fuerza equivaldría a la locura de una entierro fragmentario de fuerzas separadas. Yang estimó que sus probabilidades de victoria caerían en picado a casi cero a menos que el espacio que rodeaba a Iserlohn pudiera recuperarse antes de que llegaran los refuerzos del imperio.

              “Entonces, básicamente, el tiempo ha estado de nuestro lado hasta ahora”, dijo Frederica, “pero de ahora en adelante ese no será el caso”. Si Su Excelencia hubiera sido el comandante enemigo, habría derrotado a Iserlohn hace mucho tiempo, ¿no?

              “Bastante. Si fuera yo, habría estampado esa otra fortaleza contra Iserlohn. Un gran boom, y que se hundan juntas. Luego, con todo despejado, podríamos traer una fortaleza diferente, y eso sería todo. Si la Armada Imperial hubiera venido con eso en mente, no habría habido forma de resistir, pero parece que el comandante imperial no ha podido ajustar su forma de pensar ”.

              “Sin embargo, ese es un método bastante extremo”.

              “Pero efectivo, ¿no?”

              “Eso te lo concederé”.

  “Y, por supuesto, si Iserlohn hubiera sido destruida por esa táctica, no habría nada que esta flota pudiera hacer para detener la invasión. Dicho esto, sin embargo, hay algo que podemos hacer si lo intentasen ahora ”.

              Mientras decía estas palabras, la expresión del rostro de Yang cambió, recordándole a Frederica a un niño que acababa de descubrir un nuevo conjunto de movimientos para usar en el ajedrez. Yang no había cambiado un ápice en diez años, cuando había ordenado la evacuación de la región estelar de El Facil. A pesar del paso de una década y las promociones recibidas durante ese tiempo, Yang todavía no había adquirido el olor de un militar. Durante ese período, eran los ojos de quienes observaban a Yang los que habían cambiado. Durante la fuga de El Facil, Frederica, entonces una niña de catorce años, recordó lo que los adultos se habían estado diciendo entre ellos, algunos en voz baja y otros con ira: “¿Hablan en serio, poniendo a un novato inútil a cargo de nuestra evacuación?”

Hoy en día, los elogios – y la malicia – que Yang recibía, eran abrumadores. Sin embargo, de cualquier manera, otros tenían una visión de Yang muy diferente de la visión que él tenía de sí mismo.

“Creo que podemos decir con seguridad que Iserlohn no será invadido desde el exterior”, dijo Frederica.

              “Bueno, me pregunto sobre eso”, dijo Yang con una mirada ligeramente amarga.

              No importaban sus capacidades defensivas como fortaleza espacial; Una de las razones por las que durante mucho tiempo se pensó que Iserlohn era inexpugnable fue porque el lado atacante siempre había tenido las manos atadas hasta cierto punto. El objetivo de atacar a Iserlohn era obtener el control del Corredor de Iserlohn y asegurar el dominio sobre la ruta entre el imperio y la Alianza de Planetas Libres. No existía otro objetivo. Fue ese deseo lo que llevó al imperio a construir la Fortaleza Iserlohn y esa esperanza que llevó a las Fuerzas Armadas de la Alianza a atacarlo en múltiples ocasiones, siempre a costa de innumerables muertos y heridos. Así de alto era el precio en Iserlohn.

  En resumen, el objetivo de atacar la fortaleza de Iserlohn nunca había sido destruirla, sino ocuparla. Y el único en la historia que lo había logrado, era Yang Wen-li.

              Aún así, eso estaba en el pasado. Si fuera posible establecer una base de combate y reabastecimiento en el corredor que no sea Iserlohn , el imperio podría atacar a Iserlohn con la intención de destruirlo. Tal ataque sería mucho más intenso y despiadado que un ataque destinado a la ocupación.

              Yang se estremeció al pensar en tal asalto, pero los hechos no parecían apuntar en esa dirección. El comandante imperial parecía estar usando la nueva fortaleza exclusivamente como base de operaciones para recuperar Iserlohn. Esa era la mayor suerte que las fuerzas debilitadas de la Alianza de Planetas Libres podrían esperar.

              La guerra civil del año pasado, y sobre todo, la aplastante derrota del año anterior en Amritzer, había dejado el potencial de combate de la Armada de la alianza en un estado debilitado hasta el día de hoy. La alianza militar había perdido dos millones de soldados en esa batalla infructuosa. Muchos miembros capaces del almirantazgo también habían abandonado las vicisitudes de la vida.

              Cuando lo pensó, Yang había estado lidiando con las consecuencias de esa derrota desde entonces. La carga sobre él habría sido mucho más ligera si incluso uno de esos valientes almirantes caídos en Amritzer, como Urannf o Borodín, siguieran vivos el día de hoy.

              Sin embargo, ahora no había tiempo para hundirse en especulaciones sin sentido. Los muertos nunca volverían. Los problemas de este mundo tenían que ser resueltos por los vivos, aunque lo que vendría después sería agotador,y acarrearía muchos inconvenientes y algo que Yang realmente no quería hacer.

    Mientras tanto, las desconcertadas fuerzas imperiales habían decidido la dirección que debían tomar.

              El plan de Kempf era el siguiente:

              Primero, ejecutaría una rápida retirada de la Fortaleza Iserlohn. Cuando las fuerzas de la alianza vieran eso, pensarán que se está retirando porque los refuerzos llegaban y saldrían de la fortaleza, no queriendo perder la oportunidad de atraparles en un movimiento de pinza. Era entonces cuando él cambiaría el rumbo y los golpearía. Luego, las fuerzas de la alianza, pensando que la “llegada de refuerzos” había sido una trampa para atraerlos fuera de la fortaleza, volverían corriendo a Iserlohn y se encerrarían nuevamente dentro. De esta manera, Kempf podría confinarlos en su fortaleza, revertir el curso nuevamente y destruir las fuerzas que iban en camino para reforzar a Iserlohn. Haciendo un buen uso del tiempo transcurrido entre las dos batallas, destruiría ambas fuerzas por separado.

              ¡Espléndido! había pensado Müller cuando se propuso la idea y, sin embargo, tampoco había podido evitar sentirse incómodo. Si esta operación fuera exitosa, Kempf sería alabado como un artista de la estrategia militar, pero ¿bailaría el enemigo al ritmo que le tocaban? Este era un plan que requería una técnica perfecta, así como una sincronización perfecta: un paso en falso, y las fuerzas imperiales quedarían atrapadas en un movimiento de pinzas. En sí misma, la táctica de atacar a las dos fuerzas individualmente parecía la forma correcta de hacerlo, pero Müller se preguntó si sería mejor hacer que Gaiesburg se quedara para vigilar a Iserlohn, mientras enviaba a toda la flota. fuera para destruir los refuerzos enemigos primero.

              Müller ofreció esa sugerencia a Kempf. Debido a una serie de circunstancias incómodas, requirió de un poco de coraje hacer eso, pero Kempf, en una muestra de generosidad de mente abierta, realizó una serie de cambios en la operación, incorporando algunas de las ideas de Müller.

              “Entonces, ¿esto significa que vienen refuerzos? ¿O es una trampa?”

En la sala de comando central de la fortaleza de Iserlohn, el liderazgo de la fortaleza, centrado en el contralmirante Alex Cazellnu, tenía problemas para decidir qué hacer. La flota de la Armada Imperial, que hasta ahora había cubierto el espacio alrededor de Iserlohn con constantes oleadas de ataques, se alejaba de ellos como una marea saliendo de la orilla. Sin embargo, la Fortaleza de Gaiesburg continuó manteniendo su distancia de seiscientos mil kilómetros. Desde ese rango, podría responder al disparo de cañones en cualquier momento.

              “¿Qué piensas, chico?”

 La pregunta de Schenkopp a Julian, que acababa de llegar trayendo café, probablemente era una broma.

              “Podrían ser las dos cosas”.

              Esa fue la respuesta de Julian.

              “¿Ambos?”

              “Sí señor. Los refuerzos del almirante Yang seguramente estarán cerca. Las fuerzas imperiales pueden saber eso y pueden estar tratando de usar eso contra nosotros como una trampa. Cuando nuestra flota abandone Iserlohn y se encuentre con un ataque total, pensaremos: ‘Oh, es una trampa, regresemos adentro’, ¿verdad? Al hacer una finta como esa, pueden asegurarse de que nuestra flota se quede aquí y luego interceptar nuestros refuerzos con toda su fuerza ”.

              Los principales líderes de Iserlohn se quedaron completamente en silencio durante un largo momento mientras miraban al joven de cabello rubio. Finalmente, Cazellnu se clareó la garganta y le preguntó: “¿Qué te hace pensar eso, Julian?”

              “Los movimientos de la flota imperial son demasiado antinaturales”.

              “Eso es ciertamente cierto, pero ¿es esa su única base para pensar eso?”

              “Bueno, es así: si esto es solo una trampa, ¿cuál es el objetivo? ¿Forzar una rendición? ¿Usar nuestra propia movilización como una oportunidad para entrar en la fortaleza? Tendría que ser uno de esos dos, ¿no? Pero incluso el enemigo tiene que ser muy consciente en este punto de que nuestro lado está enfocado en la defensa y no se alejará de la base. Siendo ese el caso, probablemente estén tratando de sellarnos usando nuestra mentalidad defensiva. Es por eso que es mucho más probable que cuenten con nosotros para jugar con seguridad y permanecer adentro ”.

              “Ya veo”, dijo Schenkopp después de un momento. “Simplemente me golpeó: este joven era el mejor alumno del almirante Yang antes de que Poplan y yo comenzaramos a enseñarle…”.

              Las palabras de Schenkopp se mezclaron con un suspiro. Volvió los ojos hacia Cazellnu, y el comandante interino le preguntó al almirante Merkatz qué pensaba sobre una contramedida.

              “Si eso es lo que está sucediendo, entonces la respuesta no es difícil. Deberíamos pretender actuar como ellos esperan. Luego, cuando inviertan el rumbo, volvemos a cargar y los golpeamos en la espalda. Después de eso, si nosotros y nuestros refuerzos pensamos de forma similar… , podríamos atraparlos en un movimiento de pinza ideal “.

              Merkatz habló rotundamente, y cuando aceptó la solicitud de Cazellnu de tomar el mando del ataque, se volvió hacia Julian y le dijo: “Creo que haré que te unas a mí a bordo de Hyperion . En el puente.”

              La sorpresa que cautivó al veterano estratega no fue tan grande como lo había sido hace dos años, cuando reconoció por primera vez la brillantez de Reinhard von Lohengramm, sin embargo, fue una sorpresa hecha de cosas similares.

IV

      “La guerra se puede comparar con la escalada …” 

              “Yusuf el agarre” —Mariscal Yusuf Topparole, arquitecto de la victoria arrolladora de las Fuerzas Armadas de la Alianza en la Batalla de la Región Estelar de Dagón— fue quien una vez dijo esas palabras.

              “Es el gobierno quien decide qué montaña escalas. ‘Estrategia’ significa decidir qué ruta has de tomar hasta la cima y para la que se requiere prepararse en consecuencia. ‘Táctica’, entonces, es el trabajo de escalar eficientemente la ruta que le han dado ”.

              En el caso de Yang, la ruta que debía escalar ya había sido decidida por él. Ese anhelo agudo que a veces sentía al determinar su propia ruta estaba claramente en desacuerdo con su disgusto por la guerra, pero aun así …; 

              “¡Flota enemiga por delante a las 1130!”

              Ante el informe del operador, la tensión atravesó las mentes y los cuerpos de la tripulación en toda la flota. Con cinco mil naves , era cierto que la fuerza imperial era más del doble de su tamaño. No había forma de que pudieran luchar contra ellos de frente y ganar. Todo lo que podían hacer era esperar a que sus amigos de Iserlohn aparecieran en la retaguardia del enemigo.

 Yang solo rezaba para que su personal allá en Iserlohn tomara la decisión correcta. Si se quedaban dentro de la fortaleza girando sus pulgares, Yang perdería con sus números inferiores, presa fácil de las tácticas de divide y vencerás del imperio. Era un requisito previo del plan operativo de Yang que pudieran llevar a cabo una obra tácitamente entendida en coordinación con Iserlohn.

              Merkatz, un guerrero forjado en innumerables batallas, estaba allí. Seguramente demostraría ser digno de la fe que Yang depositaba en él. Y luego estaba Julian: Yang recordó una vez más a ese joven de rostro atractivo que era su pupilo. Había una cosa que había enfatizado cada vez que hablaba de estrategia y tácticas con el niño: cuando el enemigo se retira y parece que el momento se apaga, ten cuidado. Le había enseñado una serie de variaciones sobre lo que podría suceder en esos momentos. Ahora, ¿sería el niño tan amable de recordar? Si lo hizo, no, espera. ¿No estaba en contra de que Julian se uniera al ejército? ¿No era mucho esperar de él …? 

 “Enemigo en nuestro campo de tiro!”

              “Muy bien, solo seguid el plan”. Yang tomó un sorbo de té de una taza de papel. “¡Retroceded ! ¡Mantén una velocidad relativa de cero con el enemigo!”

       A través de Morton y Alarcón, sus órdenes fueron transmitidas a todos los naves de la flota.

              Mientras tanto, en la flota imperial, los ojos sospechosos se estaban volviendo hacia las pantallas de visualización y todo tipo de sistemas de detección de enemigos.

              “El enemigo está retrocediendo. Hace cinco minutos, nuestra distancia relativa dejó de cerrarse por completo “.

              El operador de la flota imperial estaba trabajando duro para mantener un tono profesional, pero no pudo ocultar un leve temblor de sospecha.

El enorme cuerpo de Kempf continuó ocupando su asiento de mando mientras consideraba la situación. Luego, provocado por una cierta ansiedad, preguntó: “¿No hay ninguna posibilidad, de que el enemigo esté desplegado en columnas largas y profundas y esté tratando de llevarnos al medio?”

    Por igual, los cerebros humanos y electrónicos se pusieron en marcha tratando de responder la pregunta del comandante, hasta que finalmente se emitió una opinión: la posibilidad era extremadamente baja. Su mejor suposición fue que la flota enemiga dispuesta frente a ellos era toda la fuerza que tenían.

              “En ese caso, deben estar tratando de ganar tiempo. Probablemente esperando que la flota de Iserlohn cargue contra nosotros para que nos atrapen entre ellos. ¡Qué descaro! ¿Realmente piensan que voy a caer en eso?”

              La intuición de Kempf era, en este momento, 100% correcta. Golpeando una poderosa palma contra su escritorio de mando, dio órdenes de avanzar a la máxima velocidad de combate, así como instrucciones para abrir fuego tres minutos después. En el menor tiempo posible, destruiría esos refuerzos, se daría la vuelta y reenvolvería Iserlohn. Y eso fue solo el comienzo: siguiendo la sugerencia de Müller de que Gaiesburg mantuviera a Iserlohn bajo control, podrían lograr lo que hasta ahora se había considerado imposible: pasar al otro lado del corredor de Iserlohn. Y siendo ese el caso, ¿qué era lo que le impedía continuar adelante después de su victoria y atacar directamente al territorio de la alianza?

“El enemigo esta en rango de disparo!”

“De acuerdo entonces, ¡abran fuego!”

Decenas de miles de flechas brillantes fueron desatadas desde la fuerza imperial.

  Por un breve instante, el estrecho corredor de Iserlohn se convirtió en un tubo sin forma que transportaba una gran oleada de energía de un lado al otro. Aparecieron vórtices llamativos y coloridos cuando las naves de la alianza dieron un fuerte golpe, explotando en destellos brillantes de luz. Incluso las naves que habían evitado los golpes directos se sacudieron violentamente después: el buque insignia temporal Leda II no fue una excepción.

              Yang, que como siempre estaba al mando de la flota desde una posición elevada sobre su escritorio, fue sacudido por la agitación y cayó en su silla. Se había olvidado por completo de que estaba a bordo de Leda II , que era un 30 % más pequeño que el acorazado Hyperion , y también tenía capacidades defensivas más débiles.

              Yang, atrapado en su asiento, era la imagen misma del descuido. Con la cara roja de vergüenza, finalmente logró ponerse de pie. Con una expresión preocupada en su rostro, Frederica se acercó a él con pasos firmes; aparentemente había desarrollado una sensación de equilibrio mucho mejor que su oficial superior.

              “Formación D …;” Dijo Yang. Sin haber aprendido su lección, estaba volviendo a subir al escritorio. Frederica gritó, repitiendo su orden: “Todas las naves: ¡Formación D!” 

              El oficial de comunicaciones también repitió la orden, transmitiéndola no a través de los canales de comunicación, que se habían vuelto inútiles, sino con secuencias codificadas de luces intermitentes.

  La formación D era un tipo de formación cilíndrica, y en su versión más extrema podía rodear al enemigo en lo que era casi un anillo. Mientras las fuerzas imperiales trataban de deslizarse a través de ese brillante círculo de brillantes destellos de luz, las fuerzas de la alianza los bañaron con fuego de cañón desde arriba, abajo, babor y estribor. Ese fuego fue dirigido naturalmente desde el borde del anillo hacia adentro, y al enfocarse en un solo punto, su efecto destructivo se amplificó dramáticamente. Las naves imperiales que avanzaban hacia adelante fueron ocasionalmente perforadas por múltiples rayos de energía disparados simultáneamente desde diferentes direcciones, y las naves parecían estar cortadas en rodajas circulares en los momentos antes de que explotaran en bolas de fuego.

              Cuando esta formación se usaba en un entorno amplio y no limitado de espacio abierto, los enemigos que pudieron atravesarla pudieron dispersarse, darse la vuelta y rodear la formación desde un radio aún mayor. Dentro de este estrecho corredor, sin embargo, eso era imposible. Yang había desarrollado esta táctica para hacer uso de la topografía especializada del corredor: después de que el enemigo los golpeara con su primer ataque, darían la vuelta y se pondrían a la defensiva. Y luego …; 

              “¡El enemigo nos está atacando por detrás!” gritó el operador.

              Mientras el sorprendido almirante Kempf levantaba su forma grande y musculosa del asiento de mando, la Flota de Iserlohn, bajo el mando de Merkatz, estaba atacando a las fuerzas imperiales con sorprendente velocidad y presión, tanto desde atrás como directamente desde arriba. Si la escena hubiera sido vista desde una distancia de varios años luz, podría haberse visto hermosa, como una cascada de luz que cae.

              La retaguardia de las fuerzas imperiales de ninguna manera había sido descuidada, pero incapaz de sacudirse el impacto, estaban siendo retirados uno por uno mientras una lluvia de rayos de alta densidad caía sobre ellos. Mirando desde la distancia, la tripulación de la flota de Yang gritaba de alegría.

              “¡Formación E!” Ordenó Yang. Aunque la formación en forma de anillo compuesta por su flota improvisada mostró un poco de desunión en el proceso, su forma convergió rápidamente hacia el centro, completando una transformación en forma de embudo. Las fuerzas imperiales que cargaban hacia adelante, de repente expuestas a múltiples capas de rayos de ataque disparados desde la misma dirección, desaparecieron en torrentes embarrados de energía candente. Attenborough, Nguyen y el resto, arrastrados por la certeza de la victoria, estaban lanzando ataques frenéticos utilizando concentraciones localizadas de potencia de fuego, un sello distintivo de la guerra de cañones de la Flota Yang, para guiar a las renuentes fuerzas imperiales a sus tumbas.

   En un momento como este, un comandante ingenuo podría haber dicho: “División delantera, lucha contra los enemigos que están frente a nosotros. División trasera, lucha contra los enemigos detrás de nosotros. De hecho, tal orden podría haberles permitido escapar de esta crisis. Después de todo, surgieron oportunidades inesperadas para la victoria del caos de la batalla intensa. Como estratega, sin embargo, Kempf no tenía escasez de experiencia y orgullo, y no estaba dispuesto a dar una orden que significara abandonar su deber y autoridad como comandante.

              El vicecomandante Niedhart Müller podía sentir que las manchas negras de desesperación le estaban carcomiendo gradualmente, pero aun así, estaba decidido a hacer todo lo posible. Las semillas de su arrepentimiento eran incontables, pero en la actualidad era su deber urgente evitar el colapso de sus columnas y rescatar a sus hombres. Levantándose de su asiento de mando, emitió las órdenes correspondientes una tras otra, intentando liberarse de la zona de peligro. Sin embargo, estaba en una desventaja abrumadora, y sus esfuerzos no dieron frutos visibles, aunque la velocidad a la que empeoraban las cosas disminuyó.

              Sin embargo, incluso esos esfuerzos estaban a punto de alcanzar sus límites. Tanto Kempf como Müller habían visto a un gran número de sus naves explotar en bolas de fuego. La distancia entre las líneas de batalla y el comando central ahora era efectivamente cero. En cualquier momento, las fuerzas imperiales iban a caer como una avalancha en las profundidades de la derrota total.

              “¡No os retiréis!”

              Mientras Kempf gritaba enojado, gotas de sudor volaban de su frente.

              “No debemos retirarnos. Sólo un paso más. ¡Un paso más, y toda la galaxia es nuestra!”

V

   Incluso en estas circunstancias, las palabras de Kempf no eran en absoluto un alarde. Más allá de la línea de defensa de las fuerzas de la Alianza de planetas libres, más allá de la salida del Corredor Iserlohn, yacía un vasto mar de estrellas y planetas prácticamente indefensos.

              Una vez que penetraran esa línea de defensa, Kempf y Müller impulsarían la flota hacia adelante, forzando su camino hacia el territorio de la alianza. ¿Qué harían las fuerzas que custodiaban el Corredor Iserlohn cuando eso sucediera? Si persiguieran a Kempf y Müller, eso dejaría el corredor abierto. Cuando altos almirantes de la Armada Imperial como Mittermeier y Reuentahl, que actualmente esperaban actuar en la siguiente fase , entraran por el corredor, no habría nadie allí para detenerlos. El corredor sería citado después por el papel histórico que había desempeñado como el pasaje a través del cual la Armada Imperial había conquistado la galaxia.

              Siendo ese el caso, ¿podrían las Fuerzas Armadas de la Alianza simplemente ignorar a Kempf y Müller, y continuar protegiendo el corredor contra la oleada atacante que seguramente lo atravesaría? Si lo hicieran, Kempf y Müller podrían ir a saquear el territorio de la alianza a voluntad, tal vez incluso capturando a Heinessen. Sin embargo, un escenario más probable era que establecerían una cabeza de playa en algún sistema estelar cercano y esperarían el momento- que no tardaría en llegar – en el que la segunda oleada invadiera el corredor. En ese momento, podrían regresar al corredor y, junto con sus aliados, atacar a las fuerzas de la alianza por ambos lados. Para las fuerzas imperiales, era una táctica infalible para obtener una victoria cierta ; para las fuerzas de la alianza, el solo pensamiento enviaba una punzada de dolor agudo a sus corazones.

              O debería haberlo hecho, al menos, pero Yang Wen-li no estaba de humor para preocuparse sombríamente. Incluso si lo hubiera sido, no habría pensado que era su deber hacerlo. Esto se debía a que incluso si la nación conocida como la Alianza de Planetas Libres desaparecía, la gente aún permanecería. No como “el pueblo”, sino como ” gente”. Los que estarían más molestos si la nación llegara a su fin serían aquellos que parasitaban al mismo ser del estado en el centro de su estructura de autoridad; podrías buscar en los confines del universo buscando razones por las cuales las “personas” tenían que ser sacrificadas para complacerlas y no encontrar ni una. No había forma de que

Yang Wen-Li hubiera podido asumir la responsabilidad total de la vida o muerte de la nación, ni siquiera si hubiera sido su propio problema personal.

 Entre las fuerzas imperiales, el almirante Kempf no creyó hasta el final que fuera a perder. Pero incluso si todo su cuerpo estaba impregnado de un espíritu de lucha indomable, el espíritu de sus soldados y asesores ya se había marchitado.

              La sangre se había drenado de sus rostros al ver tantos naves aliadas en sus pantallas siendo destrozadas y bajo pasto de las llamas.

              “Excelencia, ya no es posible resistir”, aconsejó el vicealmirante Fusseneger, jefe de gabinete de Kempf, con pálidas y temblorosas mejillas. “A este ritmo, todo lo que nos espera aquí es la muerte o la captura.Es dificil decirlo pero deberíamos retirarnos ”.

              Kempf dirigió una mirada fulminante a su jefe de personal, pero no había llegado a perder la razón como para llegar a gritarle con la mano en alto. Tomó una bocanada irregular de aire y contempló con agonía en la mirada a una flota imperial en sus últimos estertores: con cada segundo que pasaba, su número disminuía y su línea de frente se contraía.

              “Espera un minuto, todavía está esa opción …; Kempf murmuró inconscientemente, y Fusseneger sintió algo ominoso en el color que volvía a la cara del comandante. “Todavía tenemos nuestra última opción. Lo usaremos y destruiremos la fortaleza de Iserlohn. Hemos perdido en la batalla de las flotas, pero aún no hemos sido completamente derrotados “. 

              “¿Puedo preguntar a qué se refiere?”

              “A la fortaleza Gaiesburg. Vamos a estampar ese pedrusco enorme e inútil contra Iserlohn. Ni siquiera Iserlohn podría soportar eso.”

              Ante esas palabras, la sospecha de Fusseneger cambió a certeza. Incluso un comandante tan capaz y de mente amplia como Kempf podría desequilibrarse cuando lo acorralaban en una esquina. Sin embargo, Kempf tenía un tipo de confianza bastante sereno cuando ordenó el retiro de regreso a Gaiesburg.

Por fin, la Flota patrullera de Iserlohn se reunió con los refuerzos de Yang.

              “Almirante Merkatz, no puedo agradecerle lo suficiente”, dijo Yang con una profunda reverencia. La cara grave y digna de Merkatz se mostró en la pantalla de comunicación. Detrás de ambos, innumerables boinas uniformadas volaban por el aire acompañadas de gritos (poco imaginativos) pero apasionados de “¡Lo hicimos! ¡Lo hicimos!” que no dejaban de sonar por el fondo.

              “Este es el hombre que merece la mayor parte del crédito”, dijo Merkatz, y atrajo a un joven al campo de visión de la pantalla.”

              “Almirante Yang, bienvenido a casa”.

              Era un muchacho joven con cabello rubio.

              “¿Julian?”

              Yang no sabía qué decir. Ver al niño en ese lugar le sorprendió bastante. Sin embargo, fue justo entonces cuando volvió a sonar la alarma, y ​,Yang fue rescatado de su momento de perplejidad incómoda.

              “¡La fortaleza Gaiesburg ha comenzado a moverse!”

              Había un deje de asombro en la voz del operador que informó.

              La alegría de las fuerzas de la alianza cayó en picado al suelo al instante. Su victoria aún no estaba completa.

              “Se dirige hacia Iserlohn. Imposible, imposible …; ¿Están planeando chocar contra Iserlohn? ” 

              “Lo descubrieron …; pero es demasiado tarde “, murmuró Yang. Frederica buscó su perfil con los ojos. En la voz de Yang, había sentido una nota de algo parecido a simpatía. 

 De hecho, Yang simpatizaba con el comandante enemigo. Chocar una fortaleza contra una fortaleza no era el tipo de cosa que se le ocurriría a un táctico ortodoxo. Fuera del propio Yang, requeriría un genio incomparable al de Reinhard von Lohengramm o, en su defecto, un completo aficionado que no tenía idea de lo que estaba haciendo. Para un táctico ortodoxo, una fortaleza era un activo valioso que poseer debido a la armadura y la potencia de fuego que podía ejercer contra la fortaleza enemiga; pensar en usarlo como una bomba gigantesca sería extremadamente inusual, y Yang no pudo evitar pensar en la angustia mental que un comandante debe sentir cuando llega al punto de una conclusión estratégica tan irregular. Aun así, todavía era cierto que el que había llevado a Kempf a estos estremecimientos no era otro que el propio Yang. Algunos podrían llamar a su simpatía hipócrita. Pero sobre este asunto, que la gente diga lo que quieran.

              La Fortaleza Gaiesburg, siguiendo a las fuerzas restantes de la flota imperial, se estaba acercando a Iserlohn con sus doce motores convencionales funcionando a plena potencia, un inmenso buitre que volaba en silencio a través de un vacío de absoluta oscuridad. Verlo fue abrumador para las fuerzas de la alianza. En cada barco de la flota, la gente miraba con la boca entreabierta la extraordinaria vista que se desarrollaba en sus pantallas.

 Dentro de Gaiesburg estaban Kempf, algunos de sus asesores, personal de navegación y unos cincuenta mil guardias; el resto de su personal había sido evacuado, dividido entre los naves bajo el mando de Müller. Dentro de la fortaleza, los transbordadores de escape esperaban en espera, listos para ser lanzados en cualquier momento. Lleno de la certeza de que la marea estaba a punto de cambiar, Kempf observó cómo Iserlohn aumentaba de tamaño y se acercaba cada segundo. Fue entonces cuando, en la flota de la alianza, Yang Wen-li emitió una orden fatídica:

              “Los cañones montados en naves son inútiles contra la fortaleza misma. ¡Apunten a los motores de navegación convencionales que tienen en funcionamiento, en realidad solo a uno de ellos, concentre todo su fuego en el que esté más alejado a babor de su vector de avance!”

              En cada barco, los oficiales de artillería saltaron a sus consolas, apuntaron con cuidado y gritaron sus órdenes al unísono:

              “¡Fuego!” “¡Fuego!” “¡Fuego!”

              Cientos de haces convergieron en solo uno de los motores de navegación, poniendo una carga suficiente en su cubierta de armadura compuesta para que se agrietara. Con la segunda descarga, esas grietas se expandieron inmediatamente. La cubierta del motor se abrió de golpe y un destello blanco hizo que todo se desgarrara.

              En el siguiente instante, Gaiesburg dejó de avanzar. Su gran volumen se dio la vuelta y comenzó a girar rápidamente.

              El eje del empuje del motor de una nave espacial tenía que alinearse estrictamente con el centro de gravedad de la nave. Ya fuera grande o pequeña, la forma básica de una nave espacial era circular o esférica, para hacerla simétrica tanto en su eje x como en su eje z. En el caso de que no se siguiera este principio, la nave espacial perdería la noción de su dirección de avance y giraría sobre su propio centro de gravedad. Uno podría, por supuesto, apagar los motores en ese punto, pero incluso si detuviera la aceleración, el giro continuaría debido a la inercia, y durante ese tiempo todas las funciones de control quedarían paralizadas.

              La fortaleza Gaiesburg se desvió y se sumergió en el remanente de la flota imperial; En un instante, varios cientos de naves chocaron con su bulto giratorio y explotaron. En los canales de comunicación, innumerables gritos se superpusieron unos a otros, luego se detuvieron, como cortados por el golpe de un cuchillo. Incluso la fortaleza en sí fue dañada por las colisiones con esos acorazados, y lo que era peor, fue cuando todos los cañones del Martillo de Thor fueron disparados simultáneamente desde Iserlohn, apuñalando profundamente en la capa exterior de Gaiesburg. Fue un golpe fatal.

              “¿Viste eso?” Los soldados de la alianza se gritaban unos a otros. “¡ Esa es la magia del almirante Yang!”

    Como todos los demás soldados, la teniente Frederica Greenhill sintió gran admiración por su oficial al mando.

              Si alguien que no fuera Yang hubiera inventado una táctica como esta, Frederica probablemente lo habría encontrado aterrador. Yang había estado pensando desde el principio que la única forma de dejar sin poder a la fortaleza enemiga sería destruir sus motores de navegación mientras aceleraba y sacudir la posición de su eje de aceleración. Esto solo podría lograrse haciendo que la fortaleza use sus motores de navegación, lo que solo podría lograrse conduciendo al enemigo a una situación tan grave que intentarían estrellar su fortaleza contra Iserlohn. Y Yang había logrado hacer eso, tal como había tenido éxito en tantos campos de batalla en el pasado.

La fortaleza de Gaiesburg estaba convulsionando en su agonía. En el interior, numerosas explosiones e incendios estallaron a lo largo de los caminos de su red de distribución eléctrica, y el calor y el humo dominaron el sistema de aire acondicionado y llenaron el interior de la fortaleza. Los soldados cubiertos de sudor y mugre tosían mientras caminaban, mientras que a sus pies había camaradas salpicados de sangre que no se movían en absoluto. Incluso la sala de comando central había sido destruida hasta la mitad, y Kempf estaba sentado inmóvil en su escritorio de comando.

              “A todos los soldados, abandonen la nave”.

              La voz del Jefe de Estado Mayor Fusseneger se quebró cuando respondió a esa orden:

              “Excelencia, ¿qué piensa hacer?”

              Kempf soltó una risa dolorosa.

              “Es muy tarde para mí. Mire esto.”

              Kempf mantenía las manos hacia abajo sobre su lado derecho, pero se podía ver la sangre que se derramaba de ese lugar, así como parte de un hueso roto que sobresalía. Lo más probable es que sus órganos internos estuvieran severamente dañados. Un pedazo de la pared que había salido por la explosión había perforado profundamente su cuerpo alto y musculoso.

              Fusseneger estaba lleno de dolor. El año pasado, el brillante e invicto almirante Siegfried Kircheis había encontrado su prematuro final en esta fortaleza. Gaiesburg había sido la fortaleza de las fuerzas de los aristócratas confederados. ¿Acaso algún rencor horrible de sus antiguos maestros arrastraba a los grandes almirantes de Reinhard a la tumba uno tras otro? Dominado por un miedo supersticioso, el jefe de personal se estremeció. La vida siniestra de la fortaleza de Gaiesburg estaba llegando a su fin.

              Finalmente, Fusseneger salió a trompicones de la sala de mando, despedido por los ojos de los muertos.

 “A todos los soldados, abandonen la nave”. Seguía rugiendo la alarma “Todos los…”

              Sobrevivientes sucios y heridos se habían reunido en un puerto utilizado exclusivamente por transbordadores de evacuación. Un transbordador estaba a punto de despegar sin siquiera la mitad de su capacidad de carga. Varias personas se aferraban a la nave.

              “¡Este es un lanzamiento de emergencia! ¡Bajate!”

              “Espera, ¡déjanos! ¡No nos dejes!”

              “¡Os dije que os movierais…!” 

              La escotilla se abrió. Pensando que estaban a punto de dejarlos subir a bordo, los soldados se apresuraron a avanzar agradecidos.

              Y fue entonces cuando un grito partió el aire. Un soldado que acababa de abordar el transbordador de rescate arremetió con un cuchillo láser y cortó la mano del soldado que intentaba subir a bordo después de él. El soldado que había perdido la mano también perdió el equilibrio y, retorciéndose de dolor, rodó por la puerta de embarque y cayó al suelo. Fue entonces cuando un soldado que se había quedado atrás de los demás sacó su bláster de su cadera y, sin decir una palabra, le disparó al hombre con el cuchillo láser en la cara.

  Ese fue el comienzo del pánico. El terror y el deseo de supervivencia se desbordaron, y la razón fue arrastrada por el suelo. Rayos cruzados de fuego bláster saltaron de un lado a otro, mientras el camarada arrojaba a su camarada al suelo, y luego se pisoteaban bajo sus botas militares.

              Con varios soldados todavía aferrados a su casco, el transbordador comenzó a despegar de todos modos. Fue entonces cuando se escuchó el rugido de un disparo disparado desde un cañón de mano, y la cabina se llenó de llamas anaranjadas. Los brazos y las piernas volaron por el aire por la fuerza de la explosión, y el transbordador se convirtió en una bola de fuego que se estrelló contra la multitud de soldados. Los soldados fueron derribados como hierbajos, y la sangre que se alzó como un geyser se vapórizó, se adhirió al suelo y se ennegreció tan pronto como tocó el suelo ardiente de la fortaleza.

              De repente, ese cuadro carmesí experimentó un cambio dramático: fue pintado completamente de blanco. Ese fue el momento en que explotó el reactor de fusión de Gaiesburg.

              Una explosión de inmenso calor arrojó a todos los que aún vivían al suelo y luego los sumó rápidamente a los rollos de los muertos. De repente, una gran oleada de luz cegadora apareció donde había estado la Fortaleza Gaiesburg. A medida que las naves de la alianza abandonaban la velocidad de emergencia, los sistemas de ajuste de fotoflujo de sus pantallas de visualización trataron de atenuar el brillo, pero aun así, ni un solo hombre a bordo fue capaz de mirar esa bola de luz directamente. Esa intensa luz duró más de un minuto. Cuando el último resplandor de la explosión se desvaneció y el espacio volvió a su oscuridad primordial, Yang miró la pantalla y, aún sentado en su escritorio, se quitó la boina reglamentaria e inclinó la cabeza hacia sus enemigos derrotados y destruidos. Se sentía tan cansado. La victoria siempre lo dejaba agotado

VI

  La explosión de la fortaleza de Gaiesburg fue, para unas fuerzas imperiales heridas y desgastadas, el golpe mortal. Hasta el 80% de la fuerza imperial remanente de la batalla con Yang y Merkatz había quedado atrapada en la explosión de esa supernova artificial y había encontrado el mismo destino que su comandante. Incluso entre los que se salvaron, apenas uno había escapado ileso por completo.

              Neidhart Müller había sido arrojado hacia atrás varios metros por el impacto de la explosión. Se había estrellado contra un mamparo con instrumentos y partes expuestas, y luego cayó al suelo. Con gran esfuerzo, logró recuperar su conciencia, que por un instante había amenazado con desaparecer en la distancia. Intentó llamar a un médico, pero solo fue asaltado por una opresión sofocante en el pecho.

              Cuatro de sus costillas estaban rotas y la respiración era imposible con las puntas atrapadas en su pulmón. No había forma de que pudiera haber gritado.

              Soportando el intenso dolor y la tensión de asfixia, Müller respiró en silencio, profundamente. Sus huesos se aplastaron, su pecho se hinchó y las puntas rotas de sus costillas se tocaron otra vez. Con los pulmones libres de presión, el vicecomandante gravemente herido por fin logró hablar con un médico que había acudido corriendo a su lado, a pesar de un desagradable hematoma en la cabeza.

              “¿Cuánto tiempo necesitaré para recuperarme por completo?”

              La voz de Müller dolía pero no había perdido la compostura.

              “Nuestro vicecomandante es inmortal, ¿verdad?”

              “Esa es buena. Haré que lo escriban en mi lápida. ¿Bien? ¿Cuánto tiempo llevará ?”

              El médico contó sus heridas: “Cuatro costillas rotas, conmoción cerebral, laceraciones, contusiones y rasguños, así como la pérdida de sangre asociada y el sangrado interno. Tomaría tres meses.

              Como Müller se negó a ser llevado a la enfermería, una cama con equipo médico fue llevada al puente. A medida que se le aplicaba la electroterapia, recibía una transfusión de sangre preservada a temperaturas ultrabajas y recibió inyecciones de analgésicos y antipiréticos. Müller se reunió con el vicealmirante Fusseneger, que apenas había escapado de Gaiesburg.

              “¿Qué le pasó al comandante Kempf?”

 Fusseneger, todos cortes y arañazos, no respondió de inmediato, aunque finalmente tuvo que decir algo.

              “Él está muerto.”

              “¡¿Muerto?!”

              Tengo un mensaje para usted del comandante Kempf. Él dijo: ‘Dile a Müller que lo siento’ “.

              Müller cayó en un silencio electrificado que fue suficiente para asustar a Fusseneger, pero finalmente agarró sus sábanas y exhaló un gemido.

              “Con Odin como testigo”, dijo, “vengaré al almirante Kempf. Con estas dos manos, retorceré el cuello de Yang Wen-li, aunque no puedo hacerlo ahora. No tengo la fuerza. La brecha entre nosotros es demasiado amplia …; pero solo mirame … ¡y ya verás en unos años!”

              Cuando Müller dejó de hablar y rechinar los dientes, recuperó un poco la compostura y convocó a un ayudante a su lado.

              “Prepárame una pantalla de comunicación. No, pensándolo bien, no importa la pantalla. Hazlo para que solo pueda transmitir audio “.

              Incluso si podía controlar su voz, no podía permitirse el lujo de mostrarse ante sus tropas cuando había resultado gravemente herido. No importa qué tipo de retórica exagerada puedas usar, la moral de los soldados caería si vieran a su comandante cubierto de vendas blancas.

   Por fin, los miembros supervivientes de una fuerza imperial derrotada y golpeada escucharon la voz del joven vicecomandante fluyendo a través del canal de comunicaciones. Incluso si no pudiera llamarse una voz poderosa, era clara y lúcida, rica en razón y voluntad, y tuvo el efecto de arrastrar su desesperación unos pasos más cerca de la esperanza.

              “Puede que nuestra fuerza haya sido derrotada, pero el comando central está vivo y bien. Y lo que promete el comando central es devolver a todos y cada uno de ustedes a sus pueblos de origen vivos. Así que mantened vuestro orgullo, mantened el orden y volvamos a casa de manera ordenada ”.

              Una fuerza imperial que ascendía a dieciséis mil cuando comenzó la misión se había reducido a una vigésima parte de su tamaño original y se había sido obligada a una lamentable retirada. Aun así, no se había desmoronado por completo y había podido mantener el orden como una unidad cohesiva. Sin duda, ese éxito fue el resultado de la orden sensata que Müller llevó a cabo desde su cama.

  “¡naves aproximándose justo delante!”

             Al escuchar ese informe, el alto almirante Wolfgang Mittermeier entrenó sus ojos en la pantalla principal del puente. Su buque insignia, Beowulf , estaba incluso frente a la vanguardia de su flota, una posición que en sí misma subrayaba la valiente reputación de su comandante.

              Todos los hombres fueron llamados a las estaciones de batalla, y se envió un alto a los naves que se aproximaban.

              “naves no identificadas, se les ordena detenerse. Si no lo hacen, serán atacadas ”.

              Siguió un minuto muy ocupado, y luego Mittermeier se enteró de que el grupo de naves que tenían delante eran, de hecho, aliados en plena huida. Cuando Mittermeier amplió la imagen en la pantalla de visualización, dejó escapar un gemido inconsciente ante la lamentable vista mostrada. Su compañero de armas Müller apareció en la pantalla de comunicaciones, envuelto en vendas y acostado en una cama de hospital, y después de explicar la situación, los hombros del Lobo del vendaval se desplomaron y suspiró profundamente.

“Así que Kempf se ha ido…”

Cerro los ojos un instante en oración silenciosa por su compañero de armas caído, e inmediatamente los abrió de nuevo. La necesidad de presentar batalla era ahora imperiosa y fluía por cada centímetro del cuerpo de Mittermeier.

“Procede a la retaguardia e informa al Duque Lohengramm. Deja la tarea de vengar la muerte de Kempf a nosotros”

    Después de cortar las comunicaciones, Mittermeier se volvió hacia sus subordinados. En estatura, este comandante era algo bajito, pero en momentos como estos, sus hombres se sentían abrumados, como si estuvieran en presencia de un gigante.

              “Avanzad a máxima velocidad de batalla”, instruyó el lobo del vendaval. “Vamos a golpear a la vanguardia de los enemigos que persiguen a Müller. Los tomaremos por sorpresa, los golpearemos con fuerza y nos iremos. Algo más que eso, en este momento, no tendría sentido. Bayerlein! Büro! Droisen! Llevad a cabo vuestras instrucciones asignadas. ¿Entendido?”

     Los oficiales de su personal respondieron saludando y dispersándose hacia sus departamentos. A continuación, una transmisión saltó a través del vacío al buque insignia de Reuentahl.

              Cuando el ayudante de Reuentahl, Emil von Reckendorf, transmitió el mensaje de Mittermeier, el joven almirante heterocromático asintió con la cabeza y emitió las mismas órdenes que su colega.

              “Entonces Kempf ha muerto, ¿verdad?” murmuró él también, aunque su expresión y entonación eran ligeramente diferentes a las de Mittermeier, sonando algo carentes de simpatía. Incluso si existiera una victoria sin causa, creía que no había derrota sin causa. Kempf perdió porque merecía perder , pensó Reuentahl. No tengo tiempo que perder en simpatías.

   La fortaleza de Iserlohn estaba en un estado de celebración y juerga tan salvaje que parecía que el Festival de la Fundación de la alianza había caído en la misma fecha que la Victoria en el Día memorial de la batalla de Dagón. El poco champán que tenían fue descorchado, y el personal no combatiente regresó a sus hogares el tiempo suficiente para dejar su equipaje antes de salir corriendo nuevamente para ir a saludar a los soldados. Mientras Cazellnu y Schenkopp miraban la pantalla principal de la sala de comando central, se iban turnando para beber de una petaca de whisky.

              Sin embargo, Yang no podía poner un pie en su propia casa todavía. A pesar de su estricta advertencia de no perseguir demasiado al enemigo, las divisiones de los contraalmirantes Nguyen y Alarcón, que sumaban en total más de cinco mil naves, perseguían al enemigo derrotado en un avance implacable. Con las comunicaciones aún no completamente restauradas, se habían aferrado a los talones del enemigo que huía, continuando su carga rápida. Dependía de Yang traerlos de vuelta.

              Intoxicados por la emoción de una victoria perfecta, Nguyen y los demás aún no sabían que Reuentahl y Mittermeier estaban justo delante.

Capítulo 9. Resolución y ambición

I

La lucha por el control del Corredor Iserlohn, que tuvo lugar desde abril hasta mayo de SE 798 / IC* 489, proporcionaría a las generaciones futuras muchas lecciones y temas de discusión en lo que se refiere a tácticas militares. Estratégicamente hablando, no se consideró de gran importancia. Dicho esto, el curso de la historia humana claramente habría cambiado para siempre desde ese punto si el imperio hubiera salido victorioso. Lo más significativo, sin embargo, es que este fue el año, y esta fue la batalla, en la que Julian Mintz se dio a conocer por primera vez en el escenario de la historia. Desde una perspectiva histórica, entonces, no era una batalla que debiera ser pasada por alto después de todo.
El acto final de esa batalla vio a la Armada Imperial recuperar una parte de su honor herido. Las fuerzas comandadas por los contralmirantes Nguyen y Alarcón, que estaban llevando a cabo una persecución aún menos organizada que los remanentes en fuga de la flota imperial, fueron conducidas a una trampa de exquisita complejidad y audacia.
“Naves enemigas atacando por la retaguardia!”

ndt:(SE corresponde al “Calendario espacial”, cómputo de tiempo usado desde los tiempos que dieron origen a la antigua federación galáctica. “IC” se corresponde al computo imperial)


Los sueños de victoria se vieron truncados al instante por el informe del operador sorprendido. Nguyen se levantó de su asiento de mando, sin palabras. Las naves imperiales que acechaban justo en la frontera entre el cenit del corredor y la peligrosa e innavegable región del más allá se habían abalanzado de repente sobre ellos, bloqueando a las fuerzas de la alianza por detrás. Estas naves eran lo mejor de la cosecha imperial, comandadas por el mismísimo Wolfgang Mittermeier. Las naves que Nguyen y Alarcón pensaban que eran enemigos derrotados habían sido parte de la flota de Mittermeier, retirándose para atraerlos a la trampa.
“Esto es por el almirante Kempf”, dijo Mittermeier. “Masacradlos. No dejéis que se escape ni uno solo”.
Mittermeier no estaba dando órdenes sino desatando a sus subordinados sobre ellos. Habiendo asegurado ya la victoria táctica, permitió que la batalla en sí misma se llevara a cabo con un dinamismo natural, en lugar de intentar microgestionarla.


Al mismo tiempo, la división del Vicealmirante Bayerlein también cesó su falsa retirada y giró todos sus cañones hacia los perseguidores incapaces de ejecutar una parada repentina.
Parecía como si las naves de la fuerza de la alianza corrieran de cabeza hacia un muro de luz.
Las moléculas de alta energía chocaron con las moléculas de superaleación a velocidades relativas justo por debajo de la velocidad de la luz, y medio instante más tarde, el vencedor había sido decidido. El espacio vacío se llenó con restos abiertos y los silenciosos gritos de los cuerpos desmembrados. A medida que se vaporizaban, volaban en pedazos, o se despedazaban y salían despedidos al espacio, las naves de la alianza tejían un hermoso tapiz de muerte ante las fuerzas imperiales.


Aquellos que lo presenciaron se quedaron sin palabras por una danza loca de color cegador y brillo sobrecojedor. Era asombrosamente hermoso y al mismo tiempo horrible más allá de toda descripción. ¿Podía realmente existir tal desconexión entre belleza y la virtud? ¿Había sido así siempre?


Las naves imperiales que atacaban por la retaguardia seguían cantando un coro de muerte casi totalmente unilateral. En su primer verso, los campos de neutralización de energía se sobrecargaron y se rompieron; en el segundo, el blindaje compuesto de las naves fue perforado; y en el tercero, los barcos mismos explotaron – de esta manera se concluyó el canto de la elegía.


“¡Llevadnos abajo! Escapad al nadir”, gritó Alarcón. Para evitar el ataque fulminante desde arriba, las naves de la alianza se apresuraron a bajar hacia el nadir del corredor, desesperados por asegurar el tiempo y el espacio necesarios para huir o lanzar un contraataque.
Eso, sin embargo, no hizo más que cambiar ligeramente las coordenadas de sus lápidas, ya que en esa dirección Oskar von Reuentahl los esperaba , preparado. Todas sus naves ya habían activado sus cañones principales y esperaban la llegada de sus presas con los colmillos afilados, listos para destrozar las naves de la alianza con fuego de cañón en el momento que su comandante así lo ordenara. Sus ojos brillaban con un espíritu agresivo cuando las naves de la alianza se abalanzaron justo delante de ellos, casi como si rogaran ser masacrados.
“¡Cañones principales, tres descargas!”

A la orden de Reuentahl, el fuego de los implacables cañones fue desatado hacia las naves de la alianza, que aparecían como luces parpadeantes en sus escáneres. Las hojas mortales de luz las cortaron y golpearon, destrozando aquellos objetos manufacturados con un propósito en cientos de millones de fragmentos inútiles, diseminándolos a través del vacío.

Las fuerzas de la alianza habían alcanzado el pico del pánico y la cadena de mando unificada se rompió. Se convirtieron en algo así como una horda de animales de corral, corriendo salvajemente en estampida mientras trataban de escapar. Las fuerzas imperiales tenían mayores números, tácticas superiores y mejores comandantes. Ejecutaron un patrón que les conduciría a una victoria certera, reuniendo y aplastando a aquellos condenados a morir ese día y que nunca tendrían la oportunidad de aprender de los errores que habían cometido. Dejando atrás retazos de luz en el aire, apenas más perceptibles que el brillo de una luciérnaga… se desvanecieron y no quedó ni rastro.

“¿Son estos de verdad la gente de Yang Wen-li?” Se dijo a si mismo el lobo del vendaval. Si había un sentimiento en su voz, era repugnancia. “Sus fuerzas no eran así en lo más mínimo cuando le combatimos en Amritzer.” ¿Podía una fuerza militar realmente quedar debilitada tan severamente por la ausencia de un comandante tan extraordinario?”

En un remolino de explosivos rayos de luz, el Contralmirante Nguyen Van Thieu se desvaneció de este mundo junto a su nave. Había sido golpeado por seis rayos de energía de forma simultánea.

El contralmirante Sandle Alarcon vivió algo más que Nguyen, pero solo unos cinco – o 10- minutos como mucho. La nave en la que montaba Alarcon fue golpeada de forma directa por un misil de fotones y se partió en dos. La parte delantera -en la que estaba el puente de mando – colisionó con un crucero amigo y explotó.

“¡Segunda flota enemiga detectada!” Gritó un operario en el puente del Beowulf “Muchos de ellos, Más de diez mil!”

Para cuando este reporte había sido dado, aquellos que permanecían con vida en el campo de batalla eran casi por completo los vencedores. Mittermeier y Reuentahl hablaron el uno al otro por medio de sus pantallas de comunicación.

“¿Has oído eso, Reuentahl?”

“Si, parece que Yang Wen-Li ha salido en persona ¿Qué haremos? Estoy seguro de que quieres enfrentarte a él.”

“Supongo que quiero. Pero no tenemos nada que ganar si nos enfrentamos a él ahora.”

Si las tornas se le pusieran en contra, Yang simplemente escaparía a Iserlohn. Además, el frente y la línea de suministros habían sido alargados hasta los límites. Ambos almirantes concluyeron que probablemente deberían salir de allí antes de que la fuerza principal llegara. Una victoria tan insignificante como esta no compensaría por las terribles pérdidas de Kempf y Müller, pero nada bueno saldría de ignorar sus circunstancias y volverse avariciosos.

Mittermeier chasqueó suavemente la lengua, en tono de disgusto. “Planean una campaña de conquista a miles de años luz, y envían no solo una gran flota sino además una fortaleza al completo. A pesar de ello solo ha sido un terrible fracaso y el único que ha pulido su reputación con esto ha sido Yang Wen-Li. Al menos se ha acabado.”

“Bueno, no podemos esperar cien victorias de cien batallas- O eso es lo que dice el Duque Lohengramm. Pero antes o después tu y yo tendremos la cabeza de Yang Wen-Li.”

“Müller también la quiere.”

“¿Oh? Entonces parece que la competición va a ser feroz”

Tras intercambiar sendas sonrisas indómitas los dos jóvenes almirantes cortaron la llamada y comenzaron a prepararse para la retirada. Agruparon sus naves en grupos de un millar y mientras cada grupo se retiraba el siguiente protegía su retaguardia. Era una retirada ordenada. Mittermeier se encargó de la vanguardia y puso firmes a todas las naves en retirada, mientras que Reuentahl se encargó de la retaguardia, posicionándose él mismo para un contraataque en caso de que las fuerzas de la alianza los atacaran por detrás. La retirada se ejecutó de forma perfecta.

Se ejecutó de tal forma que cuando Yang Wen-Li junto a Merkatz y los otros llegaron a bordo del acorazado Hyperion, todo lo que descubrieron eran los restos de las naves aliadas y los puntos de los lejanos que retrocedían en la lejanía de la distancia. Yang, naturalmente no ordenó la persecución, sino que en su lugar dio instrucciones de comenzar las operaciones de rescate, y después volver a Iserlohn.

“¿Viste eso, Julian?” Dijo mirando al joven con pelo color de lino. Yang habló con una voz parecida a un suspiro. “Así es como los grandes almirantes luchan sus batallas. Vienen con un objetivo claro, y una vez que lo han conseguido, no se quedan. Así es como se hace.”

Nguyen y Alarcon habían carecido de esa cualidad. No es que ese fuera el tiempo o el lugar para que Yang lo dijera en voz alta. Se preguntó le iría en ese momento a la reserva de talento de la marina del Imperio – O más bien, los militares de Reinhard. Si Siegfried Kircheis, ese brillante joven almirante pelirrojo hubiera seguido con vida, las oportunidades de victoria de Yang habrían sido minúsculas. No es que se quejara por ello, por supuesto.

“Teniente Greenhill, transmita la orden a todas las naves. Volvemos a base.”

“Si, excelencia.”

“Oh, Julian, ya hace bastante tiempo que no he bebido un te preparado por ti ¿Podrías hacerme uno?”

“Por supuesto, excelencia.”

El muchacho echó a correr.

“Julian es impresionante.” Le dijo Merkatz a Yang con tono amable y sincero. Le contó al poco confiable guardián del chico como Julian había visto a través de las tácticas de la milicia imperial.

“Así que fue Julian…”

Yang se quitó la boina reglamentaria y se rascó la negra cabellera. Su desordenado cabello estaba algo más largo. Durante la corte de acusación había sido objeto de algo de sarcasmo a bajo nivel- gente diciendole que su peinado no era muy soldadesco o sugiriéndole un corte más… marcial.

“Puede que lo haya oído ya.” Dijo Yang “Pero no quiero que el chico se aliste. Siendo honesto, quiero que deseche la idea incluso si tengo que ordenárselo.”

“Eso no es exactamente democrático” Dijo Merkatz. Como el viejo almirante estaba tratando de ser gracioso, Yang rió por amabilidad. Pero siendo honesto, la broma había golpeado a Yang donde más le dolía. Toda clase de signos parecían estar apuntando hacia un día en el que Yang no tendría otra elección salvo la de aceptar el camino que Julian elegiría.

II

    La noche había caído sobre la ciudad capital del planeta Phezzan. Por naturaleza, se suponía que este era un tiempo de descanso que acompañaba el miedo de los hombres a la oscuridad, pero los residentes de Phezzan no eran primitivos ingenuos, incluso de noche, continuaban sus actividades enérgicas.

              La propiedad del terrateniente Rubinsky también permanecía brillantemente iluminada hasta altas horas de la noche, con todo tipo de personas yendo y viniendo, lo que demostraba el hecho de que era uno de los centros alrededor de los cuales giraba la sociedad humana. Rubinsky no era adorado como un dios ni adorado como un ángel, pero si era respetado como un político habilidoso.

              Esa noche , Rupert Kesselring, ayudante del Terrateniente , se encontraba en el estudio de Rubinsky. Estaba informando sobre un cambio que finalmente había ocurrido en las fortalezas relativas de las tres grandes potencias, después de que por más de un siglo de esos números permanecieran sin cambios.

              “Tendré las cifras exactas para usted mañana, pero una estimación aproximada …; déjame ver …; Pondría el imperio en cuarenta y ocho, la alianza en treinta y tres, y nuestro amado Phezzan en diecinueve.”

              Con el poder en declive de la alta aristocracia , purgada casi por completo del imperio, y por medio de plebeyos talentosos y aristócratas de bajo rango reclutados activamente, la fuerza de trabajo del imperio estaba siendo rejuvenecida, y el malestar que se cernía sobre esa nación comenzaba a disiparse. Además, la redistribución de la riqueza que los aristócratas habían monopolizado estaba estimulando la economía, con un aumento de las inversiones. Por otro lado, los antiguos aristócratas fueron empujados a la pobreza. Sin embargo, dado que una abrumadora mayoría de la gente se estaba beneficiando de los cambios, esto no se consideró un problema en la sociedad imperial. Simplemente significaba que los antiguos aristócratas sin medios de mantenerse a sí mismos estaban en vías de extinción.

              Mientras tanto, la caída en el poder nacional de la alianza presentaba un espectáculo tan horrible que la gente tenía ganas de taparse los ojos. Los factores principales eran la gran derrota en Amritzer hace dos años y la guerra civil del año anterior. En menos de dos años, su poder militar había caído a un tercio de lo que había sido, y peor aún fue el marcado debilitamiento de los sistemas de apoyo social. En todos los campos, los accidentes aumentaban y la confianza de la ciudadanía disminuía

        Además, hubo una presión sobre los bienes de consumo. Con la trifecta* de disminuir producción, empeorar la calidad y aumentar los precios, La alianza de planetas libres estaba cayendo en picado hacia la ruina.

Ndt: Una apuesta triple, comun en carreras de caballos.

              “Si no fuera por esa pérdida en Amritzer”, dijo Kesselring, “el poder nacional de la alianza no habría caído tanto. Deberían haber lanzado una ofensiva de paz cuando ocuparon Iserlohn. Si lo hubieran hecho, podrían haber jugado con las viejas fuerzas del imperio contra las nuevas y haber ganado algunas concesiones diplomáticas favorables. En cambio, se embarcaron en una aventura militar que no tenían esperanzas de ganar, cuyo resultado es el desastre en el que se encuentran ahora. La idiotez de esas personas es positivamente criminal “.

 Además, su continua oposición al imperio hacía imposible reducir el gasto militar, lo que significaba que tampoco podían reducir su ejército. Esa fue la raíz de su actual angustia económica. Incluso en medio de estas dificultades, más del 30 % del producto nacional bruto de la alianza tenía que gastarse en el ejército.

              Se sostenía que durante el tiempo de paz, no más del 18 por ciento del PIB de un país debería destinarse al gasto militar. ¿Y en tiempos de guerra? En el caso de una nación en guerra al borde de la derrota, ese número a veces podría superar el 100%. Esto se debía a que todos sus ahorros se habían agotado. El consumo superaba a la producción, por lo que el único destino de la economía era la muerte por anemia.

              “Ciertamente queremos que la alianza mantenga el rumbo actual”, continuó Kesselring. “Una vez que hayan llevado a la bancarrota a su economía, Phezzan podrá asumir el control por completo allí. Y una vez que hayamos hecho que el imperio reconozca nuestros derechos e intereses allí, toda la galaxia se unificará bajo nuestro gobierno de facto “.

              Sin responder al discurso apasionado de su joven ayudante, Rubinsky miró a través de los materiales en su informe y finalmente dijo: “En cualquier caso, encuentra peones, muchos peones. Porque puedes mantener cerca ,los que demuestren su utilidad”.

              “Ciertamente tengo la intención de hacerlo. He hecho los movimientos de los que soy capaz . No hay nada de que preocuparse. Por cierto, ¿qué se debe hacer con el almirante tecnológico Schaft de la Armada Imperial?

              “¿Qué ? Déjame escuchar tus pensamientos.”

              Cuando la pregunta volvió a él, la respuesta del joven ayudante era la claridad misma:

              “No creo que nos pueda ser de utilidad. Las peticiones que nos hace también siguen creciendo, así que creo que es hora de que lo dejemos libre.”

              Kesselring cerró la boca por un momento, pero observando la expresión del terrateniente, se envalentonó y agregó esto:

              “En realidad, los preparativos ya están listos para que los funcionarios del Ministerio de Justicia Imperial reciban ciertos documentos a través de ‘procesos naturales’, que puedo poner en marcha al recibir la aprobación de Su Excelencia. ¿Puedo?”

              “Muy bien, hazlo ahora. Si no tiras la basura de inmediato, termina obstruyendo las tuberías ”.

              “Me ocuparé de ello de inmediato”.

          Ni el dador ni el receptor de esa orden parecían ver a Schaft como un ser humano. Su insensibilidad hacia un hombre que había perdido su valor para ellos era realmente bastante notable.

              “Y con eso, el asunto está zanjado”, dijo Rubinsky. “Por cierto, ¿no es mañana el aniversario del fallecimiento de tu madre? Tómate el día libre si quieres.”

              Las palabras del terrateniente llegaron abruptamente, y su joven ayudante sonrió con una esquina de su boca. No era que hubiera querido hacerlo; aparentemente era solo un tic suyo.

              “¡Bueno!” él dijo: “Qué placer inesperado saber que Su Excelencia se interesa incluso en mis asuntos privados”.

   “Por supuesto que sí …; considerando que eres mi propia carne y sangre”. 

              La parte superior del cuerpo de Kesselring se sacudió ligeramente ante eso. Después de un momento, dijo: “¿Entonces lo sabías?”

              “Debes pensar que la traté terriblemente”.

              El terrateniente y su ayudante – el padre y su hijo – se miraron. Las expresiones en ambas caras eran demasiado secas como para considerarse afecto filial.

              “¿Te molestó?”

              “Sí, siempre lo hizo …;” 

“Entonces mi madre estará feliz de escuchar eso también en la otra vida. Te lo agradeceré en su nombre. En realidad, sin embargo, nunca hubo nada de lo que preocuparse. Tenías que elegir entre la hija de una casa empobrecida que no sabía de dónde vendría su próxima comida y la hija de un magnate que controlaba varios por ciento de la riqueza de la galaxia. Hubiera hecho lo mismo … Si;  Hubiera tomado la misma decisión que su excelencia.”

Una mirada distante había aparecido en los ojos del hijo de Rubinsky, pero solo duró unos segundos.

              “Entonces, ¿fue completamente por tu afecto paternal que pude obtener este importante puesto como tu ayudante, a pesar de que no soy más que un novato recién salido de la escuela de posgrado?”

              “¿Es eso lo que piensas?”

              “Es lo que no quiero pensar. Ya que tengo un poco de confianza en mis propias habilidades, me gustaría creer que eso era lo que buscabas “.

Con ojos que habían perdido toda expresión, Rubinsky miró a su hijo haciendo esa afirmación segura.   “Parece que te pareces mucho a mí por dentro. Sin embargo, en el exterior, te pareces a tu madre.

              “Muchas gracias.”

              “La jefatura de estado no es una posición hereditaria en Phezzan. Si quieres ser mi sucesor, no es una línea de sangre lo que necesitas, es la habilidad y la confianza de la gente. Tendrás que tomarte tu tiempo y cultivar ambos.

              “Lo recordare. Siempre.”

              Rupert Kesselring se inclinó, pero su propósito podría haber sido ocultar su rostro de la línea de visión de su padre. Sin embargo, esa acción al mismo tiempo le impidió ver la expresión de la cara paterna.

       Ahora, Rupert Kesselring se alejaba de la presencia de su padre, el Lord Terrateniente de Phezzan.

              “¿Así que habilidad y confianza, eh? Hmph.”

              El hijo de Rubinsky levantó la vista hacia las luces de la propiedad de su padre y murmuró una expresión muy irrespetuosa: “Has cometido toda atrocidad imaginable para adquirir esas cualidades, ¿no es así, Su Excelencia? Y me dices que me tome mi tiempo, aunque tú mismo nunca lo hiciste. No muy consistente. Nunca olvides… que soy tu hijo.”

              Rubinsky vio a su hijo marcharse a través de la pantalla de un monitor, que lo mostró subiéndose a su automóvil terrestre y alejárse a toda velocidad en la distancia. Sin llamar a la criada, se sirvió un vaso lleno de ginebra y zumo de tomate, un cóctel llamado Bloody Catherine.

              “Rupert se parece mucho a mí …” 

              En otras palabras, tenía ambición y espíritu de sobra y también creía que los fines justificaban los medios. Pensaría con calma, haría sus cálculos y tomaría la ruta más corta hacia su objetivo. Si eso significaba eliminar ciertos obstáculos en su camino, lo haría sin dudar en absoluto.

              En lugar de permitir que un individuo tan peligroso opere libremente lejos, era mejor tenerlo cerca, donde pudiera vigilarlo. Esa fue la razón por la que Rubinsky lo había designado como su ayudante.

              Quizás los talentos de Rupert excedían los de su padre. Aún así, el talento en bruto no podría compensar fácilmente la diferencia de más de veinte años de experiencia entre ellos. Para llenar ese vacío, Rupert tendría invertir tremendas cantidades de esfuerzo personal. Lo que obtendría a cambio de eso, era algo que aún nadie sabía.

III

Protegida en ambos extremos por los almirantes Reuentahl y Mittermeier, la flota enviada al Corredor Iserlohn regresó a Odín, después de haber sido reducidos en la lucha a unas setecientas naves más o menos. El comandante en jefe Kempf se había perdido; la fortaleza móvil de Gaiesburg se había perdido; se habían perdido más de quince mil naves y 1.8 millones de personas, lo que fue un lamentable regreso a casa.

              Mientras que el antiguo ejército imperial era otro asunto, Reinhard y sus subordinados nunca antes habían sufrido una derrota tan unilateral. Incluso el fracaso de Wittenfeld en Amritzer había sido solo una pequeña mancha en una victoria por lo demás perfecta. Con tácticas impecables, Mittermeier y Reuentahl habían lanzado un poderoso contraataque a los enemigos que habían venido persiguiendo a sus aliados derrotados, pero no habían podido salvar la operación en su conjunto.

              Muchos predijeron que el orgullo herido del duque Lohengramm se convertiría en un rayo y caería rápidamente sobre la cabeza del vicecomandante Neidhart Müller cuando regresara con vida.

          Müller, con la cabeza aún envuelta en vendajes teñidos de sangre, se presentó en el almirantazgo Lohengramm y se disculpó hincando una rodilla en el suelo ante Reinhard por sus transgresiones:

              “Su excelencia nos dio sus órdenes, pero entre mis humildes habilidades no estaba la de poder cumplir con los deberes asignados. He sido incapaz de salvar al comandante de la Misión, el Almirante Kempf, muchos soldados han perdido la vida y el enemigo ha obtenido un motivo por el que alardear.

Esos fallos me hacen merecedor de morir un millar de veces, y solo he podido regresar aquí con vida para, con la mayor de las vergüenzas … informar debidamente de estos asuntos a su Excelencia y esperar su juicio. Ya que la culpa de esta derrota recae por entero en este humilde oficial le ruego que sea indulgente con mis hombres…”

Bajó la cabeza y apareció un surco escarlata en el borde inferior de su vendaje, que le bajaba por la mejilla.

              Por un tiempo, Reinhard miró al almirante derrotado con una mirada de hielo. Finalmente abrió la boca y habló, frente a los vasallos asistentes que contenían la respiración ante su decisión.

              “Usted no tiene la culpa. Si puede redimir esta derrota con una victoria, eso será suficiente. Buen trabajo en una campaña lejana.”

“Excelencia…;”

  “Ya he perdido al almirante Kempf. No puedo permitirme perderte también a ti. Descansa hasta que tus heridas estén curadas. Después de eso, te ordenaré regresar al servicio activo.”

              Todavía sobre una rodilla, Müller bajó la cabeza aún más, luego, inesperadamente, cayó hacia delante y se desplomó en el suelo, inmóvil. Durante mucho tiempo, había soportado en silencio la angustia y el estrés tanto de la mente como del cuerpo, y en el instante de su liberación, perdió el conocimiento.

              “Llévenlo al hospital. Y luego promociona a Kempf. Hazle un Alto almirante”.

              Por orden de Reinhard, el capitán Günter Kissling, el nuevo capitán de su guardia personal, señaló a sus hombres e hizo que se llevaran a Müller para recibir tratamiento. Los presentes dieron un suspiro de alivio y se alegraron al ver que su joven señor era un hombre de tanta generosidad.

              Pero, de hecho, Reinhard estaba realmente furioso al enterarse de esa miserable derrota. Hubiera sido una cosa si la marea se hubiera vuelto contra ellos y se hubieran visto obligados a retirarse, pero nunca había soñado que perderían el 90% de toda esa fuerza. Cuando escuchó esa noticia, arrojó su copa de vino al suelo y se aisló en su estudio. Tenía la intención de atacar a Müller con dureza. Pero luego se miró en el espejo y vio el colgante en el pecho, y recordó al difunto Siegfried Kircheis. No había duda de que Kircheis, quien en la Batalla de Amritzer le había pedido que perdonara los errores de Wittenfeld, también le habría pedido a Reinhard que perdonara a Müller.

  “Tienes razón”, había dicho. “Un hombre como Müller no es fácil de encontrar. No seré tan tonto como para matarlo por una batalla infructuosa. ¿Eres feliz ahora, Kircheis?”

              Por lo tanto, Reinhard mostró misericordia hacia Müller, pero hacia el almirante tecnológico Schaft, su actitud era completamente diferente.

              “Si tienes algo que decir por su propio bien, escuchémoslo”, dijo después de convocarlo. Desde el principio, asumió una actitud condenatoria. Lleno de confianza, sin embargo, Schaft respondió:

              “Si puedo decirlo, Excelencia, mi propuesta no tenía nada de malo. Seguramente, la responsabilidad por el fracaso de la operación recae en los encargados de llevarla a cabo “.

              ¿Y no había sido Müller perdonado? Era lo que estaba diciendo, sin decirlo.

    El apuesto primer ministro imperial se volvió hacia él con una risa baja y fría.

              “No agites tu lengua por irrelevancias. ¿Quién dijo que te están llamando a rendir cuentas por la derrota? ¡Kessler! Ven aquí y muéstrale a este necio los cargos.”

              Con un sonido de botas, uno de los oficiales dio un paso adelante.

              El almirante Ulrich Kessler, a quien Reinhard había nombrado comisionado de la policía militar y comandante de las defensas de la capital ese año, volvió su rostro anguloso hacia el comisionado de ciencia y tecnología y, tomando una postura severa hacia el hombre desconcertado, dijo estas palabras:

              “Almirante de ingeniería Anton Hilmer von Schaft, lo arresto por cargos de aceptar sobornos, apropiación indebida de fondos públicos, evasión de impuestos, abuso extraordinario de confianza y difusión de secretos militares”

              Seis fuertes policías militares ya habían formado una amenazante pared uniformada alrededor de Schaft.

              La cara del comisionado de ciencia y tecnología cambió de color adoptar el color del barro mezclado con cenizas volcánicas. Esa mirada de conmoción claramente no era por haber sido acusado falsamente; Era el tipo de mirada causada por hechos ocultos que de repente eran desvelados.

              “¿Con qué evidencias …?;” comenzó a decir, pero ese era el límite de su farol. Cuando los polocías militares tomaron sus brazos a derecha e izquierda, se retorció y gritó ininteligiblemente. 

              “¡Llévaoslo!” ordenó Kessler.

              “¡ …sucio!”

              Mientras escuchaba sus gritos desvanecerse en la distancia, Reinhard escupió con disgusto. En sus ojos azul hielo no había ni una pizca de simpatía. Justo cuando el almirante Kessler estaba a punto de irse, lo detuvo y ordenó:

              “Incrementa la vigilancia de la oficina del comisionado de Phezzan. Y no me importa si se dan cuenta. Eso en sí mismo debería ayudar a tenerlos bajo control “.

              No fue difícil para Reinhard suponer que Phezzan estaba desechando a Schaft como un peón que había perdido su valor. Para Reinhard, esto era una oportunidad perfecta para reemplazar la vieja sangre agotada de la Comisión de Ciencia y Tecnología. Sin embargo, eso no significaba que simplemente debía ignorar los movimientos de Phezzan. ¿Por qué Schaft ya no era necesario para ellos? ¿Era debido a que Phezzan había logrado su objetivo designado? ¿O porque se había abierto otra ruta? En cualquier caso, ellos habían ganado algo o de lo contrario no estarían tirando la basura.

              “¿Qué están tramando esos Phezanís Avariciosos?”

              No estaba exactamente preocupado, pero tampoco podría ignorar esas sospechas. No era agradable saber que alguna treta o trama urdida por Phezzan había tenido éxito tan fácilmente.

IV

      El deber de visitar la casa del alto almirante Karl Gustav Kempf para informar a su familia de su fallecimiento recayó en el almirante Ernest Mecklinger, subdirector del Cuartel General del Comando Supremo de las Fuerzas Armadas Imperiales. Mecklinger, también artista, se armó de valor y se dedicó a su tarea, pero al ver a la viuda de Kempf, quien, incapaz de contenerse, se echó a llorar mientras su hijo mayor de ocho años hacía todo lo posible para consolarla. él involuntariamente alejó de ellos en su corazón.

              “¡Mami, mami, no llores! ¡Vengaré a papá! Mataré a ese Yang por ti. ¡Lo prometo!”

              “¡Lo mataré!” dijo su hermano de cinco años, sin entender realmente lo que estaba diciendo.

Incapaz de soportar estar allí un momento más, Mecklinger se despidió de la familia Kempf. Kempf sería ascendido a Alto almirante, enterrado con un funeral militar y se le entregarían varias medallas. La familia que dejaba atrás nunca tendría problemas para cubrir sus necesidades diarias.. Aún así, no importaba los honores y recompensas que se otorgaran, sin duda habrían algunas cosas por las que nunca podrían compensar.

              Hildegard von Mariendorf entendía que el corazón de Reinhard tenía un vacío que no se llenaba fácilmente. Y, por difícil que fuera, a Hilda le preocupaba que el hecho de no llenar ese vacío pudiera arruinar el carácter de Reinhard.

        Un día mientras almorzaban, el joven mariscal imperial de cabello dorado dijo: “Ya sea que roben o construyan, el primero es el digno de elogio. Esa es la forma natural de las cosas “.

              Hilda estaba totalmente de acuerdo en ese punto, por lo que asintió con seriedad.

              “Pero, ¿qué derechos pueden reclamar”, continuó Reinhard, “aquellos que simplemente heredan poder, riqueza y honor sin ninguna habilidad o esfuerzo propio? El único camino para esa calaña es pedir clemencia a los que son capaces. No tienen más opción que desaparecer tras ser engullidos silenciosamente en las olas de la historia. La noción misma de dinastías basadas en líneas de sangre me ofende. La autoridad debe ser solo para una generación. No es algo para ser cedido, es algo que debe ser robado ”.

              “Por lo cual eso significa que su excelencia no legará su posición y autoridad a su descendencia, ¿correcto?”

              El joven primer ministro imperial miró a Hilda; parecía sorprendido, como si alguien acabara de gritar justo detrás de él. Sin duda, pensar en sí mismo como padre iba más allá del pensamiento del joven. Apartó los ojos de Hilda y parecía estar reflexionando sobre algo. Luego dijo: “Mi heredero será alguien cuyas habilidades sean iguales a las mías o mayores. Además, la sucesión no necesariamente tendrá lugar después de que esté muerto “.

Al pronunciar esas palabras, el más levísimo indicio de una sonrisa apareció en el hermoso rostro de Reinhard, y luego desapareció rápidamente. Hilda lo vio y le recordó al polvo de diamante, que brillaba mientras bailaba a través del aire helado. Tan hermoso como brillante, era al mismo tiempo alegre y gélido: una niebla hecha de diminutos cristales de hielo.

              “Si alguien piensa que puede apuñalarme por la espalda y ganar todo lo que es mío, entonces le invito a intentarlo. Dicho esto, me aseguraré de que esas personas piensen mucho sobre lo que sucederá si sus intentos fracasan ”.

              Aunque hablaba con una cadencia casi musical, algo en las palabras de Reinhard hizo que Hilda se estremeciera. Cuando terminó de hablar, Reinhard agotó su copa de rosado. Desde que perdió a su amigo pelirrojo, la ingesta de licor de Reinhard había aumentado marcadamente.

              Hilda permaneció en silencio. Sintió como si su máscara de porcelana se hubiera roto, y había vislumbrado la soledad oculta debajo. Siegfried Kircheis, esa presencia en su vida que podría haberse llamado su segundo yo, se había ido, y su hermana mayor, Annerose, lo había dejado. Aquellos con quienes Reinhard había compartido los años y su corazón ahora se habían ido. Tenía subordinados leales y capaces, pero por alguna razón mantenía su corazón cerrado a ellos. Hubo incluso uno que lo consideraba algo bueno: Paul von Oberstein.

  Lo que Oberstein requería era alguien que pudiera ejecutar sus tramas y engaños con la habilidad de maquinaria de precisión y sin dejarse llevar por la emoción. Dicho en términos extremos, para Oberstein, Reinhard era solo un medio con el que obtener un fin. Sin duda observaría con satisfacción cómo su “herramienta” conquistaba la galaxia, unificaba a la humanidad y llegaba a estar en la cima de todo poder y gloria. Esa satisfacción probablemente no era diferente de la de un artista al completar un trabajo realizado con la técnica perfecta. Con trazos de un pincel incomparable llamado Reinhard von Lohengramm, el artista Paul von Oberstein completaría su gran pintura histórica en un lienzo tejido de tiempo y espacio.

 En el camino a casa ese día, Hilda continuó examinando los pensamientos que había tenido durante el almuerzo, rastreando sus trayectorias y siguiéndolas a donde conducían. En lo que respectaba a Oberstein, los sentimientos que Reinhard tenía hacia su hermana Annerose y el difunto Siegfried Kircheis eran probablemente emociones que se debían rechazar. Para sus ojos artificiales, mostraban una debilidad y fragilidad impropia de un conquistador.

              “Un gobernante debe ser un objeto de miedo y asombro para sus súbditos. No debería ser es un objeto de afecto …; 

              Hilda había aprendido en sus estudios universitarios de dos pensadores antiguos que habían hecho esa afirmación. Sus nombres, si recordaba correctamente, eran Han Feizi y Maquiavelo.  ¿Acaso Oberstein deseaba ahora convertirse en el fiel practicante de sus ideas, aunque estuviera separado de ellos por varios miles de años de espacio y tiempo? Lo más probable es que asistiera como partera el nacimiento de un conquistador como nunca antes la galaxia había visto. Y, sin embargo, al mismo tiempo, también podría destruir los sentimientos de un joven que alguna vez había sido muy sensible. Si el nacimiento de este nuevo conquistador terminara siendo nada más que el renacimiento de Rudolf el Grande a gran escala, sería un desastre no solo para Reinhard personalmente, sino para toda la humanidad y toda la historia también.

Hilda sintió una punzada , producto de un dolor de cabeza leve y un repentino estremecimiento, provocado por la idea de que ella misma podría terminar convirtiéndose en enemiga de Oberstein.

              Sin embargo, si es una pelea que no se puede evitar, pelearé y tendré que ganarla , pensó Hilda, confirmando su propia determinación. Reinhard no debe convertirse en “Rudolf II”. Reinhard necesita ser Reinhard. Para todos nosotros es tan importante que siga siendo Reinhard, ¡con todos sus defectos y debilidades!

              Más tarde, cuando Hilda regresó a su casa, notó su propia tez ligeramente enrojecida reflejada en un espejo antiguo con marco de roble.

              “La resolución es una buena cualidad , Hildegard von Mariendorf”, dijo, dirigiendo una pregunta solemne hacia el reflejo de sus ojos azul verdosos que brillaban con tanta vitalidad e intelecto, “pero ¿cuáles son sus posibilidades de ganar? Si las personas pueden ganar simplemente por medio de su voluntad, nadie tendría que trabajar tan duro como ellos. Sé lo que debo hacer: debo ir a visitar a su hermana, la condesa Grünewald. Ah, aun así, no sería necesario que personas como yo metieran la nariz en esto si el Almirante Kircheis aún estuviera vivo.”

              Los suaves dedos de Hilda acariciaron su pelo corto, rubio oscuro. No podía llamar a los muertos desde el palacio de Hades, pero aun así, tenía que preguntarse: ¿cuántas personas, tanto ahora como en el futuro, serían trasladadas a murmurar esas mismas palabras debido al joven pelirrojo que había muerto tan joven?

              ¡Si Kircheis estuviera vivo!

    El barón Heinrich von Kümmel, primo de Hildegard von Mariendorf, descansaba su cuerpo enfermizo en una lujosa cama con dosel. Tenía algo de fiebre, y su sudoración había sido lo suficientemente mala como para necesitar más de diez cambios de sábanas solo ese día. La criada sentada junto a su cama estaba leyendo en voz alta un libro de poesía para consolar a su joven maestro.

              “Si mi corazón tiene alas o no …; Me resbalo de la palma de la gravedad …; como si saltara a través del cielo sin límites …; al mundo natal que dejé, verde en los viejos tiempos …; aunque ahora su trino de los pajaros es silenc …”    

              “¡Suficiente! Déjame.”

              Así ordenó con esa voz feroz pero impotente, la criada cerró obedientemente la colección de poesía, hizo una reverencia apresurada y salió de la habitación. Heinrich fulminó con la mirada a la puerta, furioso con un odio frustrado hacia todos los que gozaban de buena salud, y tuvo que estabilizar su respiración después de la fatigante tensión, meramente causada por eso.

              Por un momento, los ojos vidriosos y febriles de Heinrich se volvieron hacia el espejo en la pared. Había un enrojecimiento enfermizo en sus mejillas, y gotas de sudor trazaban líneas por su garganta hacia su pecho.

 No estaré aquí mucho tiempo máspensó el joven jefe de la Casa Kümmel. Es sorprendente que haya vivido estos dieciocho años. Cuando era niño, cada anochecer le acompañaba el terror de no poder vivir para ver la luz del siguiente amanecer.

              En aquellos días, sin embargo, no se sentía tan asustado de la muerte misma. Lo que lo asustaba era pensar en él desapareciendo gradualmente de los recuerdos de las personas después de su marcha. Los criados aquí en esta propiedad, sus parientes, incluso Hilda, esa bella e inteligente prima suya, después de que él se había ido por un año, ¿recordaría alguno de ellos a ese joven frágil llamado Heinrich?

              ¿Y cuál había sido el motivo de que su vida durara tanto tiempo, de todos modos? ¿Estaba vivo solo para comer y lavarse la cara con la ayuda de sus sirvientes? ¿Para pagar a sus médicos los honorarios por sus tratamientos? ¿Para llegar al final de su corta vida mirando el dosel sobre su cama? ¿Era simplemente su suerte desvanecerse sin propósito, sin dejar nada de su propia creación en este mundo, ni prueba alguna de que hubiera vivido alguna vez? Había escuchado historias de otro joven de dieciocho años como él, que se había convertido en almirante a esa edad, que había sido nombrado mariscal imperial a los veinte años, había obtenido el puesto de primer ministro imperial a los veintidós años y que incluso ahora seguía avanzando hacia un futuro sin límites, entonces, ¿por qué tenía que morir unido a un destino cruel e injusto?

              Heinrich presionó una mejilla delgada y pálida contra su almohada humedecida en sudor. No moriría así. No podía morir así. No podía morir en paz hasta que hubiera hecho algo: dejar algún tipo de marca en la historia como prueba de que había vivido.

     En la noche del día del funeral militar del almirante Kempf, Wolfgang Mittermeier se tomó una copa de vino blanco y fue a visitar a su colega Oskar von Reuentahl a la residencia oficial donde vivía solo. Reuentahl parecía tener algo en mente, pero lo recibió alegremente en su sala de estar y le dio otro vaso. Mittermeier había estado planeando conversar un poco entre bebidas o algo, pero su anfitrión, curiosamente, parecía estar borracho y soltó algo realmente sorprendente.

              “Escúchame, Mittermeier. Solía ​​pensar que teníamos objetivos comunes: derribar a los aristócratas, destruir la Alianza de Planetas Libres, conquistar todo el universo. Solía ​​pensar que compartíamos eso con el Duque Lohengramm. Pero ahora …;”

              “¿Quieres decir que no?”

              “Últimamente, he estado pensando, tal vez los subordinados no son más que herramientas convenientes y desechables para ese hombre. Aparte de Siegfried Kircheis, por supuesto. Pero aparte de él, ¿alguien en el almirantazgo significa algo para el duque? Mira a Kempf. Ahora, no es como si realmente sintiera simpatía por él, pero mira lo que sucedió: el hombre fue literalmente usado y arrojado en una batalla sin sentido “.

 “Pero aún así, el duque lloró la muerte de Kempf y lo ascendió a alto almirante a pesar de su derrota. ¿Y acaso no recibirá su familia una pensión para atender sus necesidades?”

              “Eso es lo que me está molestando. Piénsalo de esta manera: Kempf está muerto, por lo que el duque derrama algunas lágrimas, otorga algunos honores, y eso es todo. Pero lo que tiene que hacer es dar algo más tangible (autoridad, tal vez o riqueza) a los vivos . Pero tengo mis dudas sobre si ese hombre es capaz de hacerlo.”

              Mittermeier, cuyo rostro ahora enrojecido por el licor, sacudió la cabeza una vez y luego respondió: “Espera un minuto. El otoño pasado, cuando Kircheis murió y el duque se alejó del mundo, ¿no fuiste tú quien dijo que ibas a volver a ponerlo de pie? ¿Acaso no hablabas en serio con eso?”

              “Dije en serio cada palabra. Entonces.” Los ojos heterocromáticos de Reuentahl brillaron, ambos con su propia luz única. “Pero no es que haya hecho una larga serie de llamadas correctas y elecciones correctas todos los días desde que nací. Y aunque no es el caso en este momento, puede llegar el día en que lamente esa decisión de ayudarlo ”.

              Cuando Reuentahl dejó de hablar, una jaula invisible de pesado silencio se cerró alrededor de los dos jóvenes almirantes.

“Voy a fingir que nunca escuché eso”, dijo finalmente Mittermeier  “No deberías ser tan descuidado con lo que dices. Si alguien como Oberstein se enterara de lo que acaba de decir, incluso podría ser objetivo de una purga. El Duque Lohengramm es el héroe de nuestro tiempo. Es suficiente para nosotros actuar como sus brazos y piernas, y ser recompensados ​​en consecuencia. Eso es lo que pienso.”

              Por fin, su amigo se fue, y Reuentahl se sentó solo en su sofá y murmuró: “Hmph. No puedo creer que hice eso otra vez.

              Una luz amarga se refugió en sus ojos desiguales. Al igual que cuando había hablado de su madre antes, Reuentahl había bebido demasiado y le había dicho demasiado a Mittermeier. Y esta vez, se habia vuelto loco y había exagerado los pensamientos por los que no se sentía necesariamente tan apasionado. Desde el año pasado, cuando Reinhard le había dicho que lo desafiara en cualquier momento si tenía la confianza, esos pensamientos se habían precipitado en el fondo de su corazón, como el cieno en el lecho de un río.

              Reuentahl volvió sus ojos negros y azules hacia la ventana. El crepúsculo estaba cayendo lentamente, suavemente. En poco tiempo, un dosel de zafiro oscuro salpicado de granos de oro se extendería sobre las cabezas de todos.

    “¿Apoderarme del universo con mis manos … ?” 

 Dijo las palabras en su mente, como probándolas. Desde el punto de vista del nivel actual de habilidad y logros de la humanidad, era algo terriblemente grandioso decirlo, pero había algo extraño en esas palabras que aceleró su corazón.

              Había oído que Reinhard von Lohengramm, su joven señor y maestro, había planteado una vez esta pregunta a Siegfried Kircheis: “¿Crees que lo que fue posible para Rudolf el Grande es imposible para mí?” Si amplificara eso, ¿tenía él, Oskar von Reuentahl, las mismas calificaciones? ¿No podía anhelar lo mismo que el duque Lohengramm había anhelado? Todavía tenía treinta y un años. Tenía el rango de alto almirante en la Armada Imperial Galáctica. El rango de mariscal imperial estaba a su alcance. Estaba mucho más cerca del asiento del poder supremo que Rudolf el Grande cuando tenía treinta y un año

 En cualquier caso, lo que había dicho había sido algo extremadamente inquietante. Mittermeier no se lo repetiría a los demás bajo ninguna circunstancia, pero tal vez era necesario que él se diera cuenta de que era una broma mañana en algún momento.

              Mientras tanto, camino a casa, Mittermeier sintió que había bebido un café excesivamente ácido. Incapaz de borrar el recuerdo, estaba tratando de decirse que esas palabras habían sido solo el licor que hablaba y no Reuentahl. Aún así, no podía engañarse a sí mismo.

              ¿Una nueva era simplemente significaba una era que traía nuevos conflictos? ¡Incluso si lo hiciera, pensar que, de todas las personas, su buen amigo Reuentahl albergaba tanta insatisfacción y desconfianza hacia su señor! Si bien probablemente eso solamente no conduciría a ninguna catástrofe de forma directa, debería evitar hacer cualquier cosa que sea detectada por alguien como Oberstein.

              ¿Soy demasiado ingenuo? Se preguntó Mittermeier. Si bien su coeficiente intelectual era alto, realmente no le gustaba usar su cerebro para otra cosa que no fuera destruir enemigos en el campo de batalla. Nada le disgustaba más que las luchas de poder entre aliados. De repente, pensó en el enemigo. Probablemente tenían preocupaciones propias. Se preguntó qué estaría haciendo el hombre conocido como Yang Wen-li ahora.

              ¿Bailar con una bella mujer en una celebración de la victoria, tal vez?

V

 La suposición de Mittermeier era errónea.

              El héroe que había salvado una vez más a la Alianza de Planetas Libres de una crisis vital, estaba acostado en la cama, estornudando una y otra vez. Aunque el trabajo excesivo era probablemente el culpable, se había infectado con una enfermedad imposible de erradicar: el resfriado común. Por supuesto, había algo de bendición en esto: después de dejar el banquete de la victoria en las manos capaces de Cazellnu, Frederica Greenhill, Schenkopp, Merkatz y los demás, pudo regresar a su residencia oficial y meterse en la cama. Julián, que iba a ser ascendido a suboficial, se quedó con él. Después de su primera incursión, Julian había derribado a los combatientes enemigos en la serie de batallas que habían seguido y, lo más importante, había visto a través de los planes de la Armada Imperial, proporcionando a sus oficiales superiores la justificación para recomendar su promoción. En cuanto al propio Yang, había que tener en cuenta el equilibrio de recursos humanos entre los oficiales de alto rango, por lo que una vez más pasaron por alto su ascenso a mariscal y solo le dieron una medalla.

              “Te haré un buen ponche caliente. Mezclaré miel y limón con vino y lo diluiré con agua caliente. Es lo que funciona mejor para un resfriado “.

              “¿Puedes dejar de lado la miel, el limón y el agua?”

              “¡No!”

              “No haría tanta diferencia, ¿verdad?”

              “¿Y si quito el vino en su lugar?”

              Yang guardó silencio por un momento. “Eras mucho más obediente cuando viniste a mi casa hace cuatro años”.

  “Sí”, dijo Julian, sin perder el ritmo. “Actuar así también fue algo que tuve que aprender”.

    Yang, que no pudo encontrar una réplica adecuada , se volvió hacia la pared y comenzó a quejarse.

              “Ah, qué vida tan miserable …; Me impusieron un trabajo que no soporto, no tengo mujer en mi vida, y si trato de beber un poco de alcohol, me toman el pelo…”  

              “¡No se ponga de mal humor solo por un resfriado!”

              Julian había gritado, pero eso había sido para evitar que su expresión se ablandara de repente. Habían pasado más de dos meses desde que habían tenido una conversación. Se alegró de que finalmente pudieran volver a hablar así. Había sido una tradición esencial desde que había venido por primera vez a la casa Yang. Hizo el ponche caliente en la cocina, luego se lo pasó a su paciente.

              “Eres un buen chico”.

              Aunque era irreflexivo, Yang cambió su tono en el instante en que tomó un sorbo. El ponche que el chico le había dado era prácticamente, vino puro sin adornos. Por un momento, el joven de cabello lino observó al joven almirante de cabello negro sentado en la cama mientras estaba envuelto en sus mantas, sorbiendo con satisfacción su medicina para el resfriado, pero finalmente Julian habló en tono de resolución.

              “¿Almirante Yang?”

              “¿Qué?”

  “Yo …; Quiero alistarme. Oficialmente.” 

              Por un largo momento, Yang no dijo nada.

     ¿Me da tu permiso? Si.. si está completamente en contra, pase lo que pase …; Renunciaré a la idea.”

              “¿Quieres unirte sin importar qué?”

              “Por supuesto. Quiero ser un soldado que proteja la libertad y la igualdad. No del tipo que se convierte en un peón para ser utilizado en invasiones y opresión, un soldado que está allí para proteger los derechos de los ciudadanos “.

              “Dijiste que abandonarías la idea, pero ¿qué harías si la abandonases?”

 “No lo sé. No, espera. Si se tratara de eso, me convertiría en lo que usted me dijo que fuera, almirante”

              Yang hizo girar su taza de ponche caliente medio vacía entre las palmas de sus manos.

              “Nunca se te ocurrió que te dijeran que no, ¿verdad?”

              “¡Eso no es cierto en absoluto!”

           “Soy quince años máyor que tu, chico, no creas que no puedo ver a través de un farol tan flojo”.

              Yang habló con arrogancia, pero como estaba vestido con su pijama, las palabras de Yang no tenían tanta dignidad como él mismo creía.

              “Lo siento.”

 “Bueno, supongo que no puedo detenerte. ¿Cómo podría decir que no si me miras así? De acuerdo. No te veo convirtiéndote en un alborotador, así que haz lo que quieras. “.

              Los ojos marrón oscuro del muchacho se iluminaron. “¡Gracias! ¡Muchas gracias, almirante!”

Tras de un momento, Yang agregó una cosa más. “¿Pero realmente tienes tantas ganas de ser un soldado?”

              Yang no pudo contener una sonrisa irónica.

En cada de religión y en cada sistema legal, había ciertos puntos que habían sido fundamentales desde la antigüedad: no matarás. No has de robar. No darás falso testimonio.

              Yang pensó en su propia vida. ¿A cuántos enemigos y aliados había matado? ¿Cuántas cosas había robado? ¿Cuántas veces había engañado a sus enemigos? El hecho de que esas acciones estuvieran exentas de censura en esta vida actual se debió solo al hecho de que estaba siguiendo las órdenes de su nación. En verdad, una nación podría hacer cualquier cosa, excepto resucitar a los muertos. Podría perdonar a los delincuentes y arrojar a los inocentes a prisión, o incluso enviarlos a la horca. Podría poner armas en manos de civiles que vivían vidas pacíficas y enviarlas también al campo de batalla. Dentro de su nación, un ejército era la organización violenta más grande.

 “Mira, Julian. Por lo general, no es mi estilo decir este tipo de cosas, pero si dices que te convertirás en soldado, hay algo que no quiero que olvides: el ejército es un órgano de violencia, y esa violencia viene en dos tipos “.

              “¿Buena violencia y mala violencia?”

              “No ,así no. Hay violencia con fines de gobierno y opresión, y hay violencia como medio de liberación. El ejército de una nación …; 

   Yang bebió el último de su ponche caliente considerablemente enfriado.

              “… es por naturaleza una organización de primer tipo. Eso es lamentable, pero la historia lo demuestra. Cuando los gobernantes se enfrentan con sus ciudadanos, es raro que los militares se pongan del lado de la gente. De hecho, en varios países en el pasado, los propios militares se convirtieron en organizaciones autoritarias e incluso gobernaron al pueblo a través de la violencia. Incluso el año pasado, tuvimos algunas personas que intentaron hacer eso y fallaron “. 

              “Pero tú también eres un militar, y te opusiste a eso, ¿no? Quiero ser un soldado como tú, incluso si eso es solo una aspiración.”

              “¡Oye Oye! Detente un segundo, Lo sabes más que bien, ¿no? mis aspiraciones en realidad no tienen nada que ver con los militares”

              Yang creía que la pluma era más poderosa que la espada. Él creía que en una sociedad donde las verdades eran tan raras, esa era una de las pocas excepciones.

  “Rudolf el Grande no pudo ser derrotado por la espada. Sin embargo, sabemos acerca de los pecados que cometió contra la raza humana. Ese es el poder de la pluma. La pluma puede acusar a un dictador que vivió hace cientos de años, a tiranos que vivieron hace miles de años. No puedes viajar a través de la historia con una espada, pero con un bolígrafo, puedes hacerlo ”.

              “Cierto, pero ¿no significa todo eso realmente que puedes confirmar lo que sucedió en el pasado?”

“¡¿El pasado?! Escucha, Julian, si consideramos la historia humana como algo que continuará desde este punto también, entonces el pasado es algo que se acumula para siempre. La historia no es solo un registro del pasado, también es la evidencia de que la civilización se transmite hasta nuestros días. Nuestra civilización actual se encuentra en la cima de un enorme montón de historia pasada acumulada. ¿Lo Entiendes?”

              “Sí señor.”

              Después de una breve pausa, Yang exhaló un suspiro y una queja juntos. “Por eso quería ser historiador. Pero al principio tuve un pequeño malentendido y mi vida terminó así ”.

              “Aún así”, dijo Julian, “sin las personas que hacen historia, los que la escriben no tendrían mucho que hacer, ¿verdad?”

              Yang sonrió con ironía una vez más y extendió su taza hacia el chico. “Julian, ese ponche caliente… ¿podrías traerme otra taza de eso? Estaba realmente bueno.”

              “Sí señor. Inmediatamente.”

           Yang observó a Julian mientras se dirigía hacia la cocina, luego desvió la mirada hacia el techo.

   “Bueno, las cosas simplemente no parecen ir a mi manera, ni en mi vida, ni en la de nadie más …”. 

VI

     Después de decidir otorgar medallas al liderazgo de la Fortaleza Iserlohn y su flota patrullera, con Yang al frente de la línea, el gobierno de la Alianza de Planetas Libres se sometió a una reorganización a pequeña escala. El presidente del Comité de Defensa, Negroponte, presentó su renuncia y Walter Islands asumió el cargo en su lugar. Debido a la fuerte influencia del presidente Trünicht en ambos políticos, era seguro decir que las posibilidades de que hubiera cambios en la política militar eran cero. El recién nombrado Presidente Islands habló muy bien de Negroponte por su salida elegante y voluntaria y luego declaró su intención de continuar plenamente las políticas de su predecesor. Era difícil juzgar si eso hacía que Negroponte se sintiera mejor o no, pero en la superficie, al menos, de hecho había desocupado el asiento del presidente del Comité de Defensa con gracia y luego se había convertido en presidente de una corporación estatal de energía de hidrógeno.

              El primer acto oficial del recién nombrado presidente fue visitar al Comisionado Brezeli, enviado a Heinessen desde Phezzan, para hacer un poco de amaño de ofertas arreglando sobornos concernientes a la importación de suministros militares.. Una vez que el asunto se resolvió de manera segura, la conversación se convirtió en una charla ociosa, e Islands le contó a Brezeli sobre el fracaso de Negroponte cuando se enfrentó a Yang Wen-li en el tribunal de investigación. Mientras lo hacía, Islands trató de pintar a Negroponte de la mejor manera posible, diciendo que su intención había sido evitar la tiranía militar.

              “He escuchado varias cosas diferentes sobre esto”, dijo Brezeli, “y parece que todo se reduce a que todos harían que Yang Wen-li renunciara si pudieran encontrar una razón. Dicho esto, sería un problema para ti si él entrara en política después de renunciar; bien podría comenzar a sacudirlos cimientos de vuestro poder. ¿Eso es un buen resumen?”

              Brezeli no había hecho ningún esfuerzo para disfrazar sus palabras, señalando las verdaderas intenciones de Islands con una franqueza que parecía bastante fuera de lugar. Islands, sintiéndose un poco irritado, dijo que no tenía nada en contra de Yang personalmente, pero que quería suprimir la entrada de los soldados en la esfera política.

              “Si ese es el caso, deberías hacer una ley, entonces. ¿Para qué crees que es el poder? Es hacer que todos obedezcan las leyes y regulaciones que tú mismo has creado …; Cuando sientas el placer de eso, un placer que el dinero no puede comprar, harás lo que sea necesario para ganar más poder, incluso si tienes que gastar una tonelada de dinero en hacerlo. ¿O me equivoco?”

              “No, es como dices …” 

  Islands sacó un pañuelo y se secó el sudor que no había aparecido en su rostro. Esto fue para ocultar un ceño de disgusto. Lo que le molestaba tanto era que el tono del hombre era tan descarado, y que a pesar de eso, daba en el blanco con respecto a una parte de la verdad. Ambas cosas le molestaban.

              En cualquier caso, la propuesta del comisionado de Phezzan tenía sus atractivos, por lo que Islands expresó su gratitud y se apresuró a informar a Trünicht.

              Mientras esperaba en la habitación contigua, Boris Konev no podía escupir en el suelo, ya que estaba tan bien pulido. Abandonando el impulso, tragó.

              ¿Qué palabras podrían describir un mundo tan lleno de corrupción? Si bien el mundo en el que había vivido hasta ahora como un comerciante libre ciertamente tenía su propia estrategia de negociación, Konev todavía creía que era un mundo más franco, imparcial y justo, uno en el que cualquiera que confiara en el poder político para doblegar a un oponente no sería más que un objeto de insultos. Esto se debió a que no había encontrado otra cosa que este tipo de conversación desde que había venido a trabajar a la oficina del comisionado. Nunca había planeado aguantar ese trabajo por mucho tiempo, y ahora podría estar a punto de alcanzar sus límites.

    Un día, cuando Mayo estaba por acabar , El terrateniente Rubinsky transmitió una decisión sobre Phezzan.

              “¡Kesselring!” llamó el terrateniente.

              El joven ayudante pronto apareció , y se inclinó respetuosamente.

              “Supongo que todo está en su sitio para ese proyecto que mencioné anteriormente”.

              Kesselring respondió con una leve sonrisa llena de confianza. 

“No he dejado nada al azar, Excelencia”.

              “Muy bien. En ese caso, estoy activando el plan. Informe a su equipo “.

              “Como desee. Si puedo preguntar, excelencia: cuando este plan haya tenido éxito y tanto el Duque Lohengramm y el Yang Wen-li se apunten el uno contra el otro con todo su arsenal, ¿Quién cree que saldrá victorioso?

              “No tengo ni idea. Aún así, eso es lo que lo hace tan interesante. ¿No estás de acuerdo?”

              “Absolutamente. Bueno, entonces iré y transmitiré sus órdenes al equipo.

               Las relación padre e hijo no se había estrechado en lo más mínimo desde aquella noche anterior. Ambos estaban tratando conscientemente de preservar su relación como supervisor y empleado. Después de retirarse a su propia oficina, Kesselring apretó el interruptor de su visiofono, y con la transmisión de video desactivada, pasó las órdenes tan pronto como se confirmó la recepción.

              “Aquí la Guarida del Lobo. Fenrir está desencadenado. Repito. Fenrir está desencadenado.

              Qué palabras clave más juveniles , pensó Rupert Kesselring, aunque su propio sentido lingüístico era irrelevante en esta ocasión. Mientras el mensaje llegara a sus destinatarios y ningún extraño descubriera quién lo enviaba, eso sería suficiente.

              Bueno, ¿quién va a ser comido cuando el desatado Fenrir abra sus fauces rojas? El semblante del joven ayudante estaba coloreado por una sonrisa amarga. Si hubiera sido un lobo y no un perro, incluso podría haberse vuelto contra su amo.

              Leopold Schumacher, ex capitán de la Armada Imperial Galáctica, revisó el pasaporte falso que le habían dado una vez más. Si bien había sido emitido oficialmente por el dominio de Phezzan, el nombre no era el suyo.

              Si el plan tenía éxito, se le había prometido no solo la ciudadanía y el derecho a vivir permanentemente en Phezzan, sino también mucha riqueza material.

              Sin embargo, naturalmente, Schumacher no confiaba plenamente en las promesas del joven ayudante Phezzaní. De hecho, sentía un intenso escepticismo tanto hacia el gobierno del Dominio de Phezzan como del propio Kesselring, y no tenía intención alguna de cambiar de opinión al respecto. Sin embargo, cuando pensó en el castigo que se aplicaría a sus hombres en lugar de a sí mismo, no había nada que pudiera hacer por el momento, excepto seguir lo que ellos querían. Si Phezzan tenía la intención de usarlo como herramienta, solo tendría que usar Phezzan a cambio. Aun así, pensar que hacerlo significaría caminar sobre el suelo de Odin una vez más …; 

              “¿Listo para ir, Capitán?”

              El conde Alfred von Lansberg, que lo acompañaba en este viaje, habló con voz alegre. Respondiéndole con un movimiento de cabeza, Schumacher comenzó a caminar lentamente hacia la oficina en el puerto espacial de Phezzan.

             El año 798 SE, o 489 IC , todavía estaba a medio camino. Aún quedaba otro mes hasta el evento que enviaría ondas de choque a través del Imperio Galáctico y la Alianza de Planetas Libres.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: